ArticlePDF Available

Abstract

ste documento busca responder el interrogante sobre cuáles son los efectos del trabajo infanto-juvenil en la educación y salud de las niñas y niños colombianos. Haciendo uso de la Encuesta Nacional de Calidad de Vida de 2003, se concluye que la vinculación temprana al mercado laboral de las y los niños con edades entre 12 y 17 años afecta negativamente su asistencia escolar, aumenta sus niveles de extraedad educativa y deteriora la percepción de su estado de salud. Para los menores entre 7 y 11 años, la relación entre trabajo infantil y la educación no es tan clara, debido posiblemente al bajo número de niños trabajadores en este rango etáreo y a la gran cobertura escolar en básica primaria que tiene Colombia. La no influencia inmediata en la salud de los oficios realizados, y la ejecución de labores más suaves respecto a las hechas por los niños de mayor edad, podrían ser algunas de las causantes de que el perjuicio en la salud de las y los niños trabajadores no sea evidente en la población de 7 a 11 años. Las pruebas empíricas contenidas en este artículo predicen que los programas encaminados a aumentar la cobertura y calidad educativa y, máxime, a impulsar y facilitar la asistencia escolar, principalmente en niveles superiores a la básica primaria, serán grandes aliados en la erradicación del trabajo infanto-juvenil en Colombia.
El trabajo infantil y juvenil en Colombia y algunas de sus
consecuencias claves
Aura Cecilia Pedraza Avella
Rocío Ribero Medina
1
El trabajo infantil y juvenil en Colombia y algunas de sus
consecuencias claves
Aura Cecilia Pedraza Avella
Rocío Ribero Medina
Resumen: Este documento busca responder el interrogante sobre cuáles son los efectos del trabajo
infanto-juvenil en la educación y salud de las niñas y niños colombianos. Haciendo uso de la Encuesta
Nacional de Calidad de Vida de 2003, se concluye que la vinculación temprana al mercado laboral de las y
los niños con edades entre 12 y 17 años afecta negativamente su asistencia escolar, aumenta sus niveles de
extraedad educativa y deteriora la percepción de su estado de salud. Para los menores entre 7 y 11 años, la
relación entre trabajo infantil y la educación no es tan clara, debido posiblemente al bajo número de niños
trabajadores en este rango etáreo y a la gran cobertura escolar en básica primaria que tiene Colombia. La
no influencia inmediata en la salud de los oficios realizados, y la ejecución de labores más suaves respecto a
las hechas por los niños de mayor edad, podrían ser algunas de las causantes de que el perjuicio en la salud
de las y los niños trabajadores no sea evidente en la población de 7 a 11 años. Las pruebas empíricas
contenidas en este artículo predicen que los programas encaminados a aumentar la cobertura y calidad
educativa y, máxime, a impulsar y facilitar la asistencia escolar, principalmente en niveles superiores a la
básica primaria, serán grandes aliados en la erradicación del trabajo infanto-juvenil en Colombia.
Palabras clave: Trabajo de menores, niñez, juventud, educación, salud, Colombia.
Clasificación JEL: J49, J28, J21,121, D13
Resumo: Este documento procura responder à questão sobre quais são os efeitos do trabalho
infanto-juvenil na educação e na saúde das crianças colombianas. Examinando a Enquete Nacional de
Qualidade de Vida de 2003, conclui-se que a vinculação precoce ao mercado laboral de crianças com idades
entre os 12 e os 17 anos afeta negativamente a sua assistência escolar, aumenta os seus níveis de extra idade
educativa e deteriora a percepção do seu estado de saúde. Para os mais novos, entre os 7 e os 11 anos, a
relação entre o trabalho infantil e a educação não é tão clara, possivelmente devido ao baixo número de
crianças trabalhadoras nesta faixa etária e à grande cobertura escolar básica primária que possui a
Colômbia. A não influência imediata na saúde dos ofícios realizados, e a execução de labores mais suaves
respeito às realizadas pelas crianças de mais idade, poderiam ser algumas das causais de que o prejuízo na
saúde das crianças trabalhadoras não seja evidente na população dos 7 aos 11 anos. As provas empíricas
contidas neste artigo predizem que os programas encaminhados a aumentar a cobertura e a qualidade do
ensino e, mais ainda, a impulsionar e facilitar a assistência escolar, principalmente em níveis superiores ao
ensino básico primário, serão grandes aliados na erradicação do trabalho infanto-juvenil na Colômbia.
Palavras chave: Trabalho de menores de idade; infância; juventude, educação; saúde; Colômbia.
Abstracts: This paper researches on the effects of child labor on schooling and health of children in
Colombia. By using the data of the Living Standards Measurement Survey of 2003, we conclude that joining
the labor force at the early ages of 12 -17 negatively affects school attendance and over-age and it
deteriorates children perception of their own health status. For minors younger than eleven, the relationship
between child labor and schooling was not so significant, probably because of the relatively lower number of
children on this condition and because of the rather large primary schooling coverage in the country. The
fact that health status was not affected either for this
2
age group maybe due to the fact that their activities are lighter and that consequences of child labor on
health are not immediately perceived. The econometric exercises contained in this paper predict that
those programs and policies oriented towards increasing school coverage and quality, and to increase
school attendance, mainly at the secondary levels, will be great tools to help eradicate child labor in
Colombia.
Key words: Child labor, youth labor, childhood, youth, education, health, Colombia.
JEL Classification: J49, J28, J21, I21, D13
3
revistacinde@umanizales.edu.co
Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud. Vol. 4, Nº. 1:.., 2006
El trabajo infantil y juvenil en Colombia y algunas de sus
consecuencias claves*
Aura Cecilia Pedraza Avella**
Roo Ribero Medina***
-Introducción. -1. Revisión de literatura. -2. Marco Empírico. -3. Estimaciones econométricas.
-4. Conclusiones y Recomendaciones. -Bibliografía.
Primera versión recibida diciembre 21 de 2005; versión final aceptada marzo 30 de 2006 (Eds.)
Introducción
El trabajo infanto-juvenil es un fenómeno que preocupa a la sociedad actual en cuanto a que actúa
en detrimento de uno de los grupos más vulnerables de la población. Dentro de sus principales
consecuencias, además de ser claro que es un impedimento para que las y los niños y jóvenes satisfagan
sus necesidades innatas de recreación, se presume que la vinculación temprana al trabajo tiene
repercusiones negativas en la salud de los menores y, a futuro, en la población adulta. Asimismo, al
darse en los años en que se construyen las bases de la formación, el trabajo infantil y juvenil
obstaculiza la educación, incidiendo negativamente en los ingresos posteriores, deteriorando las
reservas de capital humano y aumentando las brechas de pobreza.
Si bien el trabajo infanto-juvenil tiene una fuerte relación con la pobreza, no se puede dejar de
considerar que en ocasiones el trabajo trae como consecuencia que los niños se mantengan ocupados y,
en algunos casos, alejados de vicios y actividades impropias, al ser una alternativa para aquellos
menores que no realizan alguna actividad académica o de otro tipo. Además, en hogares con ingresos
muy restringidos, por pequeño que sea el aporte económico que genera un menor, puede ser un factor
importante para la supervivencia de la familia. Sin embargo, bajo condiciones de falta de recursos, se
prevé que para los hogares que insistan en el trabajo infantil y juvenil será muy difícil abandonar el
círculo vicioso de la pobreza.
En Colombia, según la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI),2 en el año 2001 había un
total de 1.567.8473 menores entre 5 y 17 años que ejercía una ocupación remunerada o no en la
Este artículo hace parte de la tesis de grado denominada "El trabajo Infantil y Juvenil en Colombia: sus causas y consecuencias",
presentada por la coautora Aura Cecilia Pedraza Avella para optar por el título de Magíster en Economía de la Universidad de los
Andes, realizado entre agosto de 2004 y junio de 2005.
Ingeniera Industrial, Universidad Industrial de Santander. Magíster en Economía, Universidad de los Andes. Actualmente se
encuentra, con dedicación exclusiva, estudiando el Doctorado en Ciencias Económicas en la Universidad Nacional de Colombia,
becada por COLCIENCIAS y la Universidad Nacional de Colombia. Correo electrónico: acpedrazaa@unal.edu.co
Matemática, Universidad Javeriana. Magíster en Economía, Universidad de los Andes. M.Phil. in Economics, New York University.
Ph.D. in Economics, New York University. Post Doctoral in Economics, Yale University. Profesora Asociada de la Facultad de
Economía de la Universidad de los Andes. Correo electrónico: rrivero@uniandes.edu.co
Realizada por el Departamento Nacional de Planeación DANE y apoyada por el Programa internacional para la erradicación del
trabajo infantil de la Organización Internacional del Trabajo IPEC/OIT.
4
producción de bienes y servicios, con una mayor participación de los niños de género masculino y de
aquellos que habitaban en las zonas rurales. En cuanto a las consecuencias que genera el fenómeno en
cuestión, los resultados de esta encuesta señalan que un 44.6%4 de los menores entre 5 y 17 años debe
abandonar la escuela por motivos relacionados con actividades laborales. A través de cálculos
adicionales basados en la ENTI realizados por DANE, DEPROYECTOS LTDA e IPEC (2003), se
estima que el país pierde anualmente 5.65 billones de pesos (2.8% del PIB aproximadamente) al
permitir el trabajo de los menores de edad.
Aunque en la actualidad no existe consenso acerca de la forma adecuada para abordar el problema
del trabajo infantil y juvenil, en lo que sí existe unanimidad es en que, sin importar cual es la causa de
que el menor esté trabajando, si esto genera consecuencias negativas para el menor, se debe propender
remediar esta situación y brindarle las condiciones de bienestar que éste merece. Dentro de las
alternativas más difundidas para afrontar el tema se encuentra la erradicación absoluta y urgente del
trabajo infantil; otra opción generalizada es hacerlo visible para reglamentarlo y garantizar que se
desarrolle en mejores condiciones.
El presente documento busca estudiar algunas de las consecuencias más graves del trabajo infantil y
juvenil en Colombia, concentrándose en el efecto negativo que puede tener este fenómeno sobre dos
importantes indicadores del bienestar como son la educación y la salud. En la primera parte se presenta
una revisión de la literatura relacionada, seguida del marco empírico utilizado (parte 2). La tercera
parte recoge los resultados econométricos obtenidos acerca de los efectos en salud y educación que
genera la vinculación temprana al mercado laboral en Colombia. Finalmente, en la parte 4 se exponen
las conclusiones y recomendaciones de la investigación.
1. Revisión de literatura
1.1 Generalidades acerca del trabajo infanto-juvenil
Conforme al creciente interés sobre el fenómeno, el término trabajo de niños es usado para señalar
diferentes conceptos que, aunque muy relacionados, no describen un fenómeno específico y, por tanto,
pueden dar lugar a múltiples interpretaciones de política (Myers, 2001a). Actividades desempeñadas
por menores, tales como los trabajos de cualquier clase remunerados o no, ocupaciones de tiempo
completo, quehaceres que interfieren con la asistencia escolar, tareas de explotación o perjudiciales,6
labores que violan las leyes nacionales o internacionales sobre trabajo infanto-juvenil, son algunas de
las definiciones más comúnmente utilizadas.
Es importante aclarar que no existe unanimidad acerca de los límites de la niñez y de la juventud, lo
que complica la diferenciación entre trabajo infantil y juvenil. Dentro de los términos de la Convención
sobre los Derechos del Niño (ONU 1989), “se entiende por niño todo ser humano menor de 18 de edad,
salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad”.7 La
definición y los matices operacionales del término “juventud” varían a menudo de país a país,
dependiendo de los factores socio-culturales, institucionales, económicos y políticos específicos. Según
DANE, DEPROYECTOS LTDA e IPEC (2003).
Ibid.
Ibid.
Según el Convenio No 182 de la Organización Internacional de Trabajo OIT, son consideradas como peores formas de trabajo
infantil y juvenil: a) Todas las formas de esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, como la venta y el tráfico de niños, la
servidumbre por deudas y la condición de siervo, y el trabajo forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en conflictos armados; b)
La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños u niñas para la prostitución, la producción de pornografía o actuaciones
pornográficas; c) La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la realización de actividades ilícitas, en particular la
producción y el tráfico de estupefacientes; d) El trabajo que, por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo, dañe la
salud, la seguridad o la moralidad de los niños y niñas.
http://www.unicef.org.co/12-texto.htm
5
la División de Población de la ONU, la niñez está comprendida entre los 0 y los 14 años, mientras que
los jóvenes son las personas con edades entre los 15 y los 24 años de edad. Para algunos investigadores,
según el contexto, el período juvenil “puede extenderse entre un rango máximo desde los 12 a los 35
años, como se aprecia en algunas formulaciones de políticas públicas dirigidos al sector juvenil”.8
En Colombia, de acuerdo al Artículo 28 del Código del menor, “se entiende por menor a quien no
haya cumplido los dieciocho (18) años”9. Por otro lado, según la Ley de la Juventud,10 se entiende por
joven a la persona entre 14 y 26 años de edad; por ende, niños son las personas entre 0 y 13 años de
edad.
Para nuestro país, a partir del año 2001, el DANE ha clasificado los menores trabajadores:11
Menor trabajador tradicional. Son aquellos que ejercen ocupaciones remuneradas o no en el
mercado productivo por una hora o más a la semana. Igualmente aquellos que están buscando
trabajo.12
Menor trabajador doméstico. Son aquellos que realizan oficios domésticos como actividad
principal o por más de catorce horas semanales.
Menor trabajador. Corresponde a la suma de todos los menores que son clasificados como
trabajadores según las dos definiciones anteriores.
Paralelo a la variada terminología, existen también diversos enfoques en los que se enmarcan los
estudios sobre menores trabajadores que, según Myers op. cit., pueden ser resumidos en cuatro líneas
de pensamiento principales: a. Mercado laboral, b. Capital humano, c. Responsabilidad social y d.
Niñez.
El enfoque del mercado laboral parte de finales del siglo XVIII, cuando se creía que el trabajo
infantil y juvenil desplazaría al trabajo adulto, lo que originó la intervención de los gobiernos para
mantener a los menores fuera del mercado laboral por lo menos hasta la mitad de su adolescencia o
hasta que hubiesen terminado un período de educación obligatorio.13 Recientemente esta posición ha
encontrado detractores quienes afirman que no hay evidencia para decir que la participación económica
de las y los niños y jóvenes amenace el empleo o los salarios de los adultos, y que no todos los trabajos
son perjudiciales para los menores. Antes bien, se considera que en la mayoría de los casos el trabajo
del menor genera una contribución económica que alivia la pobreza de los hogares.
La línea de pensamiento del capital humano, por otro lado, plantea el trabajo de menores como un
producto del subdesarrollo, llamado a desaparecer al eliminarse las distorsiones económicas existentes.
Los defensores de este pensamiento promueven las “políticas que brindan a los niños las habilidades,
actitudes y otras capacidades -el capital humano- que necesitan para contribuir al desarrollo económico
y convertirse en adultos prósperos” (Myers, op. cit., p. 34). La creación de sistemas que mezclan la
educación y el trabajo, subsidios o créditos escolares, el mejoramiento de la cobertura y calidad
educativa, son algunas de las alternativas de política planteadas por los defensores de esta teoría.14
Un tercer enfoque del trabajo de menores se relaciona con la responsabilidad social, la cual se
centra en aspectos como “la inequidad, discriminación, concentraciones injustas de poder, alienación
cultural, relaciones disfuncionales de las familias y la comunidad, irresponsabilidad social y deterioro
Esta indeterminación de los límites de la juventud se hace evidente en los países iberoamericanos donde se presenta una gran
diferencia en los rangos de edad utilizados como referentes en el campo de las políticas de juventud: 7-18 en El Salvador; 12-35 en
Costa Rica; 12-29 en México; 14-30 en Argentina; 15-24 en Bolivia, Ecuador, Perú, República Dominicana; 15-25 en Guatemala y
Portugal; 15-29 en Chile, Cuba, España, Panamá y Paraguay; 18-30 en Nicaragua; menores de 25 años en Honduras; entre los 15 y
24 años de edad en Brasil.
http://www.secretariasenado.gov.co/leyes/C_MENOR.HTM
Ley No. 375 del 4 de julio de 1997.
Estas definiciones se tomaron de DANE et al. ( 2003).
Hasta el 2001 esta definición contabilizaba sólo a los menores trabajadores no remunerados que laboraban quince horas o más. Ver
Lasso (2002) o Flórez, Knaul & Méndez (1994).
Cunningham (1991).
Ver Myers, op. cit., p. 36.
6
de los valores y la moral(Myers, op. cit., p. 36). De acuerdo a esta perspectiva, el problema real del
trabajo infantil y juvenil está en el maltrato al que son sometidos muchos menores y la solución no se
da en la exclusión de éstos del mercado laboral sino en la aplicación de programas que ayuden a
prevenir este abuso.
Finalmente, la línea de pensamiento del trabajo infanto-juvenil desde el punto de vista específico de
la niñez ubica los derechos, el desarrollo y el bienestar del menor como ejes fundamentales. Bajo este
marco referencial se sostiene que las políticas para enfrentar este fenómeno deben partir de un sólido
entendimiento de los niños y jóvenes y de su situación, incentivando incluso la participación de
menores trabajadores en el diseño de las iniciativas para hacerle frente al trabajo infantil y juvenil.15
1.2 El Trabajo Infanto-Juvenil y la Educación
Una de las repercusiones del trabajo infantil y juvenil más ampliamente aceptadas, es que dicho
fenómeno va en contravía de la asistencia escolar de los menores, dada la supuesta simultaneidad con
que se toma la decisión de que la/el niño/joven trabaje o estudie.
Jacoby (1994) plantea que el ingreso del menor al mercado laboral se da según las restricciones
crediticias de su familia, haciéndose paulatinamente necesario que el niño/joven deje de asistir a la
escuela. De acuerdo a las estimaciones hechas por el autor para Perú, la asistencia escolar de tiempo
completo está relacionada positivamente con mayores ingresos familiares, altos activos fijos del hogar,
padres más educados, edades más distanciadas entre hermanos, el tener una hermana inmediatamente
mayor, y que los textos requeridos por su escuela sean más baratos. Así, intuye que la relación inversa
con alguno o varios de estos factores contribuye a que el menor abandone el estudio y, con gran
probabilidad, ingrese al mercado laboral.
Para el caso particular de los adolescentes rurales de Latinoamérica, Alcázar, Rendón y
Wachtenheim (2002) encuentran significativo el intercambio entre trabajar y estudiar en diez países de
la región16, señalando que los determinantes más importantes de esta decisión son el ingreso familiar, el
número de hijos, el nivel educativo de los padres y la ocupación de los mismos. Similares resultados
fueron hallados por Sapelli & Torche (2003) para datos correspondientes a la niñez chilena y por
Bucheli y Casacuberta (2003) para los adolescentes uruguayos. Estos últimos concluyeron que la
probabilidad de asistir al sistema educativo está relacionada con un vector de características
individuales y otro de entorno familiar, cuya influencia puede racionalizarse en términos de su impacto
en los costos y beneficios marginales de estudiar.
Sin embargo, según Krishna (1996), en India el trabajo infantil y juvenil es sólo una mínima parte
del problema de la inasistencia escolar. Otros factores como la pobreza de la familia y las condiciones
inadecuadas de las entidades educativas así como la no disponibilidad de cupos, inciden
significativamente en el hecho de que un menor asista o no a la escuela.
Algunos autores como Myers (2001b) incluso sostienen que es posible e idóneo en algunos casos
que los menores combinen el trabajo y la asistencia escolar. Modelos de educación que dan lugar a que
el menor trabaje por temporadas17, programas que muestran a las/los niños/jóvenes trabajadores las
ventajas de tener un grado alto de educación para acceder a mejores formas de trabajo18, técnicas de
enseñanza encaminadas a dotarlos de habilidades para ser más productivos en un trabajo presente o
Myers & Borden (1998), Miljeteig (1999).
Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana.
Vacaciones prolongadas en verano para el caso de los sistemas educativos europeos y norteamericanos, y el sistema de Escuela
Nueva en Colombia, son algunos ejemplos.
Un caso particular de estos programas es el llamado AXÉ de Salvador (Brasil), que busca incentivar la integración de niños
trabajadores en el sistema educacional llevándolos a que acompañen en sus labores, por un día, a profesionales exitosos. También el
Programa Nacional Bolsa-Escola (Brasil) que, con la idea de romper el círculo vicioso de la pobreza, busca retener a los niños en la
escuela dándole un auxilio monetario a los padres.
7
futuro19, y los sistemas de aprendices20 son algunos de los ejemplos exitosos de vinculación
trabajo-estudio.
1.3 El Trabajo Infanto-Juvenil y la Salud
Es común que los menores trabajadores se desenvuelvan en ambientes laborales caracterizados por
exposición a factores de alto riesgo, herramientas no aptas y esfuerzo excesivo que se contraponen al
desarrollo propio de su edad. Estas características del trabajo infanto-juvenil hacen que tenga una
incidencia negativa sobre la salud de los menores tanto en el corto como en el largo plazo.
Aunque los estudios sobre los efectos en la salud futura de una entrada temprana al mercado laboral
han coincidido en afirmar que quienes han trabajado cuando niños/jóvenes presentan niveles de salud
más precarios en su edad adulta,21 los efectos contemporáneos han sido poco analizados y parece no
existir evidencia cuantitativa de que el trabajo influya negativamente en la salud presente de los
menores. En Brasil, Kassouf (2000) encontró evidencia de los efectos negativos en la salud adulta de
quienes tuvieron una entrada temprana al mercado laboral. Sin embargo, al comparar la salud de
menores trabajadores y no trabajadores sólo se hallaron diferencias en problemas dentales. De manera
similar, para la población rural de Vietnam, O’ Donnell, et al. (2004) llegaron a la conclusión de que,
aunque su incidencia contemporánea es despreciable, el trabajo infanto-juvenil afecta negativamente la
salud del adulto.
1.4 El Trabajo Infanto-Juvenil en Colombia
Colombia no es ajena a la preocupación mundial por el trabajo infanto-juvenil y por las
consecuencias negativas que éste puede ocasionar en el bienestar de los menores. El país, tanto en la
Constitución Política como en diferentes reglamentaciones nacionales y regionales, ha adoptado los
convenios de la IPEC/OIT en la reglamentación de la edad mínima para trabajar y la definición de las
peores formas de trabajo infantil.22 El Código del Menor, particularmente en el Título 9, busca
garantizar los derechos de las/los niños/jóvenes trabajadores y evitar su maltrato y explotación.23
En nuestro país, para ningun menor de edad está permitido el trabajo nocturno, dominical y festivo,
o aquel relacionado con la actividad minera, cualquier labor de tipo subterráneo, o aquellas que
involucren acciones peligrosas, insalubres o que requieran grandes esfuerzos. Legalmente los menores
pueden trabajar en jornadas establecidas así:
12-14 años de edad: 4 horas diarias y 24 semanales en oficios ligeros.
14-16 años de edad: 6 horas diarias y 36 semanales.
16-18 años de edad: 8 horas diarias y 48 semanales.
Adicionalmente, de ningún modo pueden desconocerse para los menores las garantías que
establecen las leyes laborales para cualquier trabajador, en cuanto a sistema de contratación,
prestaciones sociales y seguridad social, entre otras.
En Colombia, es reconocido que el trabajo infanto-juvenil es una de las situaciones de mayor
trascendencia social y que se requiere una acción urgente y efectiva para mejorar sus indicadores;24 sin
19
20
21
22
23
24
Underprivileged Children´s Education Programme (UCEP) en Dhaka (Bangladesh), por ejemplo.
Swaneng Hill Secondary School es uno de los casos más reconocidos en este aspecto. Esta escuela privada rural de Botswana
organiza a sus estudiantes en brigadas de diferentes clases de trabajo productivo.
Ver, por ejemplo, O’Donnell, Rosati & Van Doorslaer (2004), y Kasoouf, McKee & Mosialos (2001).
Convenio sobre la edad mínima (138 de 1973) y Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil (182 de 1999). Resolución
23/1911, Ley 48/1924, Ley 56 /1927, Ley 32/1936, Ley 75/1968, Ley 7/1979, Decreto 2737/1989, entre otras.
Para mayor información sobre el contenido de este código, ver: http://www.cajpe.org.pe/rij/bases/legisla/colombia/leyco42.HTM
Flórez, Knaul & Méndez (1994) mencionan puntualmente este aspecto.
8
embargo, son pocos los trabajos econométricos que midan a profundidad las causas y consecuencias de
este fenómeno en el país. Barreto (2001) expone que cerca de 323.000 niños se encuentran vinculados
al trabajo doméstico infantil y juvenil en hogares ajenos, y casi sin excepción, están siendo explotados
debido a bajas o nulas remuneraciones, horarios prolongados, manipulación de sustancias peligrosas y
carencia de seguridad social.
Pedraza y Ribero (2005) encuentran que los principales determinantes del trabajo infanto-juvenil en
Colombia son la pobreza, la edad y el género del menor. El hecho de que la familia haya sufrido algún
choque económico a raíz de la crisis de 1999 también se asocia positivamente con la existencia actual
de menores trabajadores.
El DANE, por su parte, acerca de las causales del trabajo infantil y juvenil en nuestro país afirma
que “dentro de los factores asociados y que pueden estar unidos, o no, a la pobreza, es posible señalar,
por ejemplo, el nivel de educación del jefe, su condición laboral, los ingresos per cápita del hogar, el
número de personas del hogar, distintos aspectos culturales o condiciones propias del niño mismo,
entre otros factores” (DANE et al., 2003, p. 97).
Sobre las consecuencias del trabajo temprano en el bienestar de los niños colombianos, Flórez,
Knaul & Méndez (1995) encontraron que los porcentajes de vinculación laboral de los menores son
proporcionales a la deserción escolar y que muchos de los trabajos tienen consecuencias perjudiciales
para su desarrollo.
Por otro lado, DANE et al. (2003) señala que “Del conjunto de todos los niños y niñas que asisten a
un establecimiento educativo 10.8% ejecutan algún trabajo, porcentaje que en el caso de la cabecera
corresponde a 9.1% y en el resto de municipio a 15.2%”. Se trata de una categoría de estudiantes que
asume un esfuerzo adicional, lo que dificulta su rendimiento en ambas actividades”. (DANE et al.,
2003, p. 74). Aunque este estudio encontró altos niveles de participación de niños y niñas trabajando
(1.096.000 hombres y 472.000 mujeres entre 5 y 17 años), también halló evidencia de que la mayoría
de los padres de estos menores (66.7%) considera que si los niños dejan de trabajar no habría ninguna
incidencia en el hogar mientras que, en términos producto interno bruto, el país pierde anualmente un
2.8% al permitir el trabajo de los niños y niñas y no hacer que esa población se eduque hasta completar
la educación media.
2. Marco empírico
2.1 Los datos
Para la realización de la presente investigación se utilizaron los datos de la Encuesta de Calidad de
Vida 2003 (ECV-2003)25 y algunas referencias municipales procedentes de la base de datos de la
FUNDACIÓN SOCIAL (1995) titulada “Municipios y Regiones de Colombia: una mirada desde la
sociedad civil”.
En cuanto a la definición de menor se refiere,26 teniendo en cuenta la información disponible por
las encuestas en mención y uno de los objetivos de la investigación de relacionar trabajo con
educación, para este estudio se llamó niño a las personas entre 7 y 11 años de edad y joven a aquellos
entre 12 y 17 años.27 Por otro lado, se define a los niños y jóvenes trabajadores como aquellos menores
Inicialmente se pretendió utilizar la Encuesta de Trabajo Infantil 2001. Sin embargo, la imposibilidad de vincular características
familiares, como variables de control, hizo que esta idea se abandonara.
La denominación menor se utiliza indiferentemente para el caso de los niños y jóvenes.
En la ECV la información laboral se encuentra consignada mediante preguntas distintas para los dos grupos de edad considerados. A
los niños de 5-11 años de edad se les aplicó un módulo específico de labores desempeñadas, mientras que los de 12 -17 años tuvieron
las mismas preguntas de fuerza de trabajo de los adultos. Aunque existe información de tipo laboral para menores desde los cinco
años, el grupo comprendido por los niños de 5 y 6 años no fue tenido en cuenta debido a su bajo número y a que en estas edades la
inserción escolar no se considera perentoria.
9
que ejercen ocupaciones remuneradas o no en el mercado productivo por una hora o más a la semana,
aquellos que están buscando trabajo,28 o aquellos que realizan oficios domésticos como actividad principal o
por quince o más horas semanales29
Para la medición de la educación, las variables utilizadas fueron las siguientes:
asistencia escolar (definida como 1 si el menor asiste a la escuela y 0 de lo contrario), y,
extraedad escolar (definida como edad -grado escolar al que asiste- 6) que representa el grado
de rezago educativo que tiene el menor respecto a su edad.
Como medida de salud se utilizaron dos variables:
reporte del estado de salud (es una variable discreta ordenada que toma el valor de 1 si el
estado de salud es muy bueno hasta 4 si el estado de salud es malo), y,
enfermedad en los treinta días anteriores a la encuesta (definida como 1 si el/la menor sufrió
alguna enfermedad en el mes anterior y 0 de lo contrario).
Como variables de control, para todos los modelos estimados, se utilizaron datos individuales de edad y
género del menor, los años de educación de la madre, el género y la edad del jefe del hogar, una dummy que
muestra si la familia sufrió algún choque a raíz de la crisis económica de 1999, variables dummies de
composición del hogar por grupos etáreos, el tamaño de la familia y una variable de riqueza .30 Para controlar
además por características del lugar de residencia se utilizó una dummy que indica si el menor habita en la
cabecera o en el resto del municipio, y otras variables binarias que representan la región del país donde se
encuentra.
Considerando, además, que el trabajo infanto-juvenil puede verse influido por las características del
mercado laboral local, fueron también usadas, como variables de control, los promedios municipales de los
salarios de las/los niños, jóvenes y adultos31. Por otro lado, se controló por el número de planteles educativos
per cápita como proxy de las particularidades del sistema educativo de la zona, por cuanto el trabajo de los
menores puede exacerbarse en regiones con baja cobertura educativa.
Para los modelos de salud se utilizaron, igualmente, otras variables de control que podrían afectar la salud
del menor. Del tipo familiar se incluyó el estado de salud de la madre del menor, para captar aspectos de la
salud debidos a factores genéticos, y, como característica del entorno, fue utilizado el número de hospitales
per cápita del municipio. Este último se incluyó como un indicador de disponibilidad de servicios de salud en
el entorno del menor.
2.2 Estadísticas Descriptivas
Las definiciones de las variables utilizadas se presentan en el Cuadro 1 y las estadísticas descriptivas de
las mismas son mostradas en el Cuadro 2.
Para el grupo de niños entre 7 y 11 años, esta definición sólo incluye a los trabajadores activos debido a que la información sobre
quienes estaban buscando trabajo no es reportada en la encuesta para este grupo etáreo.
Ver Pedraza & Ribero (2005) para otras definiciones alternativas de trabajo infantil.
Esta variable es un índice de activos fijos del hogar estimada a través del método de componentes principales. Para su construcción,
se consideró la tenencia de lavadora, nevera, licuadora, equipo de sonido, estufa, horno, microondas, aspiradora y/o brilladora, VHS,
DVD, computador, conexión a internet, motocicleta, calentador de agua o ducha eléctrica, aire acondicionado y ventilador.
Se consideraron adultos a todas las personas de 18 años o más.
10
CUADRO 1. VARIABLES UTILIZADAS
VARIABLES
TRABAJO INFANTIL Y JUVENIL
Trabajo
EDUCACION DEL NIÑO/ JOVEN
sistencia escolar
Extraedad
SALUD DEL NINO/JOVEN
Estado de salud
Enfermedades en los últimos 30 días
VARIABLES DE CONTROL
Variables Individuales
Edad
Género femenino
Variables familiares
Género masculino del jefe del hogar
Edad del jefe del hogar
Educación de la madre
Riqueza del hogar
Choque por la crisis de 1999
Porción niños(as) menores de 7 años en el hogar
Porción niños(as) de 7 11 años en el hogar
Porción jóvenes de 12 17 años en el hogar
Porción mujeres de 18 - 60 años en el hogar
amaño del hogar Estado de
salud de la madre
Variables del lugar de vivienda
Región XX
Cabecera municipal
Variables del mercado laboral
Salario municipal-personas entre 7 y 11 años
Salario municipal-personas entre 12 y 17 años
Salario municipal-personas entre 18 y 60 años
Variable del sistema educativo
Ln Planteles educativos p.c en el municipio
Variable del sistema de salud
Ln Hospitales p.c en el municipio
DEFINICIÓN
Trabajadores remunerados y no remunerados que laboran una hora o más a la semana, niños que buscan trabajo y trabajadores
domésticos que laboran más de 14 horas semanales
Dummy que toma el valor de 1 si el menor asiste a la escuela; 0 de lo contrario.
Variable que toma el valor de 0 si el menor presenta una extraedad menor o igual a 1 grado; de lo contrario, toma los valores de la
extraedad
Variable ordenada que toma el valor de 1,2,3 o 4 si el menor reporta un estado de salud muy bueno, bueno, regular o malo,
respectivamente Dummy que toma el valor de 1 si el menor ha
presentado enfermedades en los 30 días previos a la encuesta; 0 de lo contrario
Años de edad del menor Dummy que toma el valor de 1 si el
menor es de género femenino; 0 de lo contrario
Dummy que toma el valor de 1 si el jefe del hogar es de género masculino; 0 de lo contrario
Años de edad del jefe del hogar
Años de educación de la madre
Factor de activos fijos construido a través del método de componentes principales
Dummy que toma el valor de 1 si el hogar sufrió algún choque a raíz de la crisis económica de 1999; 0 de lo contrario
Niños(as) menores de 7 años sobre el total de miembros del hogar
Niños(as) entre 12 y 17 años sobre el total de miembros del hogar
Jóvenes entre 7 y 11 años sobre el total de miembros del hogar
Mujeres entre 18 y 60 años sobre el total de miembros del hogar
Número de personas en el hogar
Variable ordenada que toma el valor de 1,2,3 o 4 si la madre reporta un estado de salud muy bueno, bueno, regular o malo,
respectivamente.
Dummy que toma el valor de 1 si el menor habita en XX; 0 de lo contrario Dummy que
toma el valor de 1 si el menor habita en la cabecera municipal; 0 de lo contrario
Logaritmo natural del salario promedio del municipio donde habita el menor, para las personas entre 7 y 11 años
Logaritmo natural del salario promedio del municipio donde habita el menor, para las personas entre 12 y 17 años
Logaritmo natural del salario promedio del municipio donde habita el menor, para las personas entre 18 y 60 años
Logaritmo natural del número de planteles educativos per cápita del municipio donde habita el menor
Logaritmo natural del número de hospitales per cápita del municipio donde habita el menor
11
CUADRO 2. ESTADÍSTICAS DESCRIPTIVAS
VARIABLE
JÓVENES ENTRE 12 Y 17OS
OB
S
MEDIA
DESV. EST.
MIN.
MAX.
OBS
MEDIA
DESV.
EST.
MIN.
MAX.
TRABAJO INFANTIL Y JUVENIL
Trabajo
880
7
0.0789
0.2696
0
1
1000
5
0.3059
0.4608
0
1
EDUCACION DEL NIÑO/JOVEN
Asistencia escolar Extraedad
880
7
880
7
0.9582
0.0715
0.2001
0.2577
0 0
1
1
1000
5
1000
5
0.8014
0.3222
0.3990
0.4674
0 0
1
1
SALUD DEL NINO/JOVEN
Estado de salud
Enfermedades en los últimos 30 días
880
7
880
7
2.0588
0.0631
0.5242
0.2432
1 0
4 1
1000
5
1000
5
2.0703
0.0754
0.5354
0.2640
1 0
4 1
VARIABLES DE CONTROL
Variables Individuales
Edad
880
7
8.9698
1.4060
7
11
1000
5
14.4255
1.7372
12
17
Género femenino
880
7
0.4878
0.4999
0
1
1000
5
0.5045
0.5000
0
1
Variables familiares
Género masculino del jefe del hogar
880
7
0.7257
0.4462
0
1
1000
5
0.6925
0.4615
0
1
Edad del jefe del hogar
880
7
42.714
9
11.9752
11
95
1000
5
45.8517
11.5242
12
97
Educación de la madre
880
7
8.5866
5.4663
0
31
1000
5
7.7283
5.6298
0
28
Riqueza del hogar
880
7
-0.2059
1.0042
-2.4614
1.9015
1000
5
-0.1219
1.0031
-2.4614
1.9015
Choque por la crisis de 1999
880
7
0.5252
0.4994
0
1
1000
5
0.5252
0.4994
0
1
Porción-niños(as) menores de 7 años en el hogar
880
7
0.1181
0.1370
0
0.6667
1000
5
0.0782
0.1173
0
0.6250
Porción-niños(as) de 7 - 11 años en el hogar
880
7
0.3045
0.1259
0.0625
1
1000
5
0.0943
0.1234
0.0000
0.6667
Porción jóvenes de 12 - 17 años en el hogar
880
7
0.1074
0.1355
0
0.75
1000
5
0.3385
0.1556
0.0588
1
Porción-mujeres de 18 - 60 años en el hogar
880
7
0.2474
0.1111
0
0.8
1000
5
0.2522
0.1305
0
0.8
Tamaño del hogar
880
7
5.3269
2.0134
2
18
1000
5
5.2757
2.1231
1
18
Estado de salud de la madre
880
7
2.0732
0.9147
0
4
1000
5
2.0101
1.0540
0
4
Variables del lugar de vivienda
Región Bogotá
880
7
0.4412
0.4966
0
1
1000
5
0.4635
0.4987
0
1
Región Atlántica
880
7
0.0895
0.2854
0
1
1000
5
0.0863
0.2808
0
1
Región Oriental
880
7
0.0803
0.2717
0
1
1000
5
0.0713
0.2573
0
1
Región Central
880
7
0.0818
0.2740
0
1
1000
5
0.0792
0.2700
0
1
Región Pacífica
880
7
0.1073
0.3095
0
1
1000
5
0.1082
0.3107
0
1
Región Antioquia
880
7
0.0827
0.2754
0
1
1000
5
0.0850
0.2788
0
1
Región Valle
880
7
0.0801
0.2714
0
1
1000
5
0.0746
0.2627
0
1
Región San Andrés
880
7
0.0156
0.1238
0
1
1000
5
0.0117
0.1075
0
1
Región Orinoquia
880
7
0.0217
0.1457
0
1
1000
5
0.0204
0.1413
0
1
Cabecera municipal
880
7
0.7180
0.4500
0
1
1000
5
0.7413
0.4379
0
1
Variables del mercado laboral
Salario municipal-personas entre 7 y 11 años
689
3
8.7871
0.7981
6.2146
10.819
8
7895
8.8127
0.7451
6.2146
10.819
8
Salario municipal-personas entre 12 y 17 años
868
4
11.113
9
0.5539
9.2103
12.712
9
9853
11.1112
0.5371
9.2103
12.712
9
Salario municipal-personas entre 18 y 60 años
876
8
12.615
9
0.4343
11.0021
13.283
6
9948
12.6235
0.4346
11.0021
13.283
6
Variables del sistema educativo
Ln Planteles educativos p.c en el municipio
844
0
-8.2057
0.4565
-9.7884
-5.583
5
9605
-8.2091
0.4609
-9.7884
-6.6786
Variables del sistema de salud
Ln Hospitales p.c en el municipio
724
5
-10.816
0.5620
-12.4911
-7.935
0
8299
-10.818
8
0.5435
-12.4911
-8.6281
FUENTES: Encuesta de Calidad de Vida 2003 y Fundación Social 2005.
12
Según los resultados calculados con los datos de la ECV-2003, el 23.53% de la población
colombiana son menores entre 7 y 17 años, correspondiendo al 22.42% de aquellos que viven en las
cabeceras municipales y al 26.6% de la población en el resto del municipio (ver Cuadro 3).
CUADRO 3. LOS NIÑOS Y JÓVENES COLOMBIANOS
DESCRIPCIÓN
Menores Cabecera / Población Total Cabecera Menores
Cabecera que trabajan / Menores Cabecera
Menores Cabecera que asisten a la escuela / Menores
Cabecera
Menores Cabecera con salud aceptable / Menores Cabecera
Menores Resto / Población Total Resto
Menores Resto del Municipio que trabajan/ Menores Resto del
Municipio
Menores Resto del Municipio que asisten a la escuela/ Menores
Resto del Municipio
Menores Resto del Municipio con salud aceptable/ Menores
Resto del Municipio
Menores / Población Total Menores
Trabajadores / Total Menores
Menores que asisten a al escuela / Menores
Menores con salud aceptable / Total Menores
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003. Cálculos de los
Autores.
12-17 OS
HOMBRE MUJER TOTAL
HOMBRE MUJER TOTAL
5.19%
5.21%
10.4%
5.72%
6.3%
12.02%
3.72%
2.48%
6.2%
12.8%
13.59%
26.39%
97.12%
97.43%
97.27%
83.59%
83.59%
84.81%
86.87%
86.16%
86.51%
87.57%
87.57%
85.25%
6.82%
6.35%
13.17%
6.91%
6.52%
13.43%
6.69%
5.13%
11.82%
26.9%
20.92%
47.82%
92.21%
91.25%
91.75%
61.75%
64.16%
62.92%
80.13%
75.31%
77.81%
76.01%
75.78%
75.9%
5.62%
5.51%
11.13%
6.04%
6.63%
12.4%
4.65%
3.31%
7.96%
16.86%
15.7%
32.56%
95.54%
95.54%
95.54%
76.95%
80%
78.52%
84.7%
82.84%
83.78%
84.06%
81.13%
82.56%
Como se puede apreciar en el Cuadro 3, el porcentaje de niños y niñas entre 7 y 11 años que
trabajan es del 7.96% frente a un 32.56% de jóvenes entre 12 y 17 años que están laborando.
Indiferente del género del menor o de su lugar de vivienda, la proporción de trabajadores siempre es
mayor en el caso de aquellos en edades entre los 12 y 17 años frente a las/los niños de 7 a 11 años.
En el rango de edad de 7-11, el 95.54% asiste a una entidad educativa y el 83.78% presenta estados
de salud aceptables.32 Para el caso de los jóvenes entre 12 y 17 años, se evidencian una asistencia
escolar del 78.52%, y un 82.56% reporta estado de salud aceptable.
Según el Cuadro 4, la mayoría de los menores trabajadores son varones que habitan en la cabecera
municipal. En cuanto a diferencias de género, las niñas/jovenes trabajadoras tienen edades promedio
mayores y trabajan un número de horas superior a los hombres de su misma generación.
32 Estados de salud aceptables se refiere a aquellos reportados como buenos o muy buenos.
13
CATEGORÍA
CABECERA MUNICIPAL
Tasa de menores
Tasa de menores
trabajadores
Tasa de menores que
asisten a la escuela
Tasa de menores con
estado de salud aceptable
RESTO DEL MUNICIPIO
Tasa de menores
Tasa de menores
trabajadores
Tasa de menores que
asisten a la escuela
Tasa de menores con
estado de salud aceptable
TOTAL NACIONAL
Tasa de menores
Tasa de menores
trabajadores:
Tasa de menores que
asisten a la escuela
Tasa de menores con
estado de salud aceptable
7-11 OS
CUADRO 4. MENORES TRABAJADORES Y NO TRABAJADORES EN COLOMBIA
CATEGORIA
NIÑOS
TRABAJADORES
NIÑOS NO TRABAJADORES
7-11OS
12-17
OS
7-11OS
12-17 AÑOS
HOMBRE
MUJER
TOTAL
HOMBRE
MUJER
TOTAL
HOMBRE
MUJER
TOTAL
HOMBRE
MUJER
TOTAL
Lugar de vivienda:
Cabecera
32.03%
21.34%
53.37%
28.01%
29.74%
57.75%
34.4%
35.51%
69.91%
36.75%
41%
77.75%
Resto
26.39%
20.24%
46.63%
23.76%
18.48%
42.24%
15.38%
14.71%
30.09%
10.47%
11.78%
22.25%
TOTAL
58.41%
41.59%
100%
51.78%
48.22%
100%
49.78%
50.22%
100%
47.22%
52.78%
100%
Edad Promedio:
Cabecera
9.22
9.43
9.33
15.18
15.42
15.3
8.94
8.97
8.96
14.18
14.09
14.14
Resto
9.48
9.32
9.4
14.73
14.88
14.81
8.9
8.9
8.9
13.89
13.78
13.8411
TOTAL
9.35
9.38
9.37
14.96
15.15
15.1
8.92
8.94
8.93
14.04
13.94
3.99
Participación
escolar:
Cabecera
95.73%
91.78%
93.76%
56.77%
54.07%
55.42%
97.23%
97.72%
97.44%
93.46%
97.08%
95.27%
Resto
87.69%
76.65%
82.17%
33.65%
23.29%
28.47%
92.88%
92.99%
92.94%
92.54%
95.12%
93.83%
TOTAL
91.71%
84.22%
87.97%
45.21%
38.68%
41.95%
95.06%
95.36%
95.2%
93%
96.1%
94.55%
Estado de salud
aceptable:
Cabecera
83.59%
81.19%
82.39%
85.52%
79.12%
82.32%
87.13%
86.42%
86.78%
88.33%
84.54%
86.44%
Resto
68.97%
74.64%
71.81%
76.06%
74.9%
75.48%
81.79%
75.39%
78.59%
75.99%
76.45%
76.22%
TOTAL
76.28%
77.92%
77.1%
80.79%
77.01%
78.9%
84.46%
80.91%
82.69%
82.16%
80.5%
81.33%
Horas promedio de
trabajo:
Cabecera
7.25
11.2
9.23
26.81
35
30.91
Resto
14.6
17.5
16.05
36.35
29.65
33
TOTAL
10.93
14.35
12.64
31.58
32.33
31.96
Trabajadores
remunerados:
Cabecera
56.04%
29.26%
45.33%
52.76%
24.54%
40.8%
Resto
20.27%
14.23%
17.65%
49.68%
16.16%
35.01%
TOTAL
39.9%
21.95%
32.43%
51.34%
24.4%
38.36%
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003. Cálculos de los Autores.
Para los dos grupos etáreos se puede observar que los hombres que viven en el resto del municipio
presentan tasas más altas de trabajo remunerado; vale la pena aclarar que los salarios reportados son
extremadamente bajos33 y, por tanto, el aporte monetario de los menores trabajadores a sus hogares es
bastante reducido, sobre todo en el caso de las/los niños entre 7 y 11 años. Calculando la porción de los
ingresos totales del hogar producto del trabajo de los menores, según los datos de la ECV 2003, ésta no
llega al 10% en el 99.89% del total de trabajadores entre 7 y 11 años y al 91.86% en el caso de los
jóvenes entre 12 y 17 años. No debe despreciarse, sin embargo, que en algunos casos cuando el menor
realiza oficios en su hogar o colabora en un negocio familiar, está haciendo posible que los adultos
generen mayores ingresos para la familia y, por tanto, su contribución económica no se limitaría
únicamente a su aporte monetario.
De acuerdo con la literatura, los menores (y/o sus padres) se enfrentan a la disyuntiva entre trabajar
y estudiar, la cual genera cuatro actividades posibles: sólo estudiar, sólo trabajar, realizar las dos
actividades o no realizar ninguna de las dos. De acuerdo a lo reportado en la ECV 2003, la actividad
más común que realizan los menores colombianos es estudiar únicamente, aunque la proporción
disminuye notablemente al pasar del grupo de 7-11 años al de 12-17 años como se puede ver en el
Cuadro 5. Por otro lado es evidente que los menores que no laboran tienen niveles más altos de
asistencia escolar en comparación con los niños/jóvenes trabajadores34.
En materia de género, las mujeres presentan una mayor propensión que los hombres a sólo estudiar
mientras que ellos tienen un mayor porcentaje bien sea realizando las dos actividades o no ejerciendo
Tomando en cuenta solamente los valores positivos, los salarios promedio mensuales reportados para los niños y niñas entre 7 a 11
años son de $11746 y $16050, respectivamente. Para el grupo de 12 a 17 años estos valores aumentan a $113923 para los hombres y
$131901 para las mujeres.
Dentro de las razones que se dan en la ECV 2003 para justificar la no asistencia a una entidad académica, los menores de los dos
grupos reportan, en mayor proporción, que se debe a los altos costos educativos. Un 0.09%, de los niños entre 7 y 11 años, y un
7.18%, de aquellos con edades entre 12 y 17 años, dieron como justificación que necesitan trabajar.
14
ninguna. Las diferencias entre los dos grupos etáreos se agudizan en las cabeceras municipales, puesto
que el porcentaje de menores que sólo trabajan pasa del 0.36% al 33.92% al subir el rango de edad; al
mismo tiempo, la proporción de menores dedicados exclusivamente a estudiar disminuye de 91.44% a
48.99%.35 Como era de esperarse, a mayores niveles de ingreso per cápita se registran menores tasas de
trabajadores y una mayor asistencia escolar. Al analizar la influencia del jefe del hogar en las
decisiones de los menores, se puede notar que en los hogares con jefatura femenina los niños/jóvenes
se dedican en una mayor proporción a estudiar exclusivamente frente a los hogares con jefe varón; por
otra parte, parece no haber una clara relación entre la edad del jefe del hogar y la actividad de los
menores. Por otro lado, las madres de los hijos que ocupan su tiempo estudiando y no trabajando
tienden a tener niveles educativos superiores.
CUADRO 5. DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO DE LOS MENORES COLOMBIANOS
CATEGORÍA
7-11 AÑOS
12-17 AÑOS
TRABAJA Y
ESTUDIA
TRABAJA
ESTUDIA
NO ESTUDIA NI
TRABAJA
TOTAL
TRABAJA Y
ESTUDIA
TRABAJA
ESTUDIA
NO ESTUDIA NI
TRABAJA
TOTAL
GÉNERO
Masculino
8.49%
0.73%
87.05%
3.74%
100%
15.97%
18.63%
60.98%
4.41%
100%
Femenino
5.64%
1.04%
89.9%
3.42%
100%
12.94%
17.67%
67.06%
2.33%
100%
LUGAR DE VIVIENDA
5.83%
0.36%
91.44%
2.36%
100%
13.93%
33.92%
48.99%
3.18%
100%
Cabecera municipal
9.8%
2.02%
81. .95%
6.23%
100%
14.62%
11.78%
70.2%
3.41%
100%
Resto del municipio
QUINTIL INGRESO PC36
7.4%
1.4%
85.27%
5.93%
100%
14.6%
24.78%
56.85%
3.77%
100%
1
7.72%
0.94%
88.77%
2.58%
100%
14.24%
18.02%
64.03%
3.7%
100%
2
7.15%
0.33%
90.86%
1.67%
100%
15.76%
12.47%
69.61%
2.17%
100%
3
5.33%
0.08%
93.37%
1.22%
100%
13.84%
10.98%
71.13%
4.04%
100%
4
5.21%
0%
94.04%
0.76%
100%
10.87%
6.56%
81.16%
1.41%
100%
GÉNERO JEFE HOGAR
Masculino
7.53%
0.91%
88.05%
3.51%
100%
13.62%
19.06%
63.78%
3.55%
100%
Femenino
5.88%
0.82%
89.54%
3.77%
100%
16.17%
16.13%
64.8%
2.9%
100%
EDAD JEFE HOGAR
Número de años promedio
42.23
45.19
43.18
42.53
43.28
45.55
44.57
46.67
46.73
45.88
EDUCACIÓN DE LA MADRE
Número de años promedio
7.38
3.15
7.93
4.31
5.69
6.54
4.08
7.82
6.21
6.16
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003. Cálculos de los Autores.
Con el fin de identificar en qué medida el trabajo infantil y juvenil está afectando los niveles de
educación de los niños y jóvenes colombianos, los gráficos 1 y 2 muestran que para el rango total de
edades ente 7 y 17 años de edad los menores trabajadores presentan niveles inferiores de asistencia
Hay que resaltar que, para los dos grupos etáreos, la zona Pacífica es la que presenta proporciones más altas de menores que sólo
trabajan.
La clasificación por quintiles de ingreso per cápita se obtuvo a partir del cálculo de los ingresos totales de los hogares, ajustados
según la metodología DANE para la ECV 2003.
15
escolar y mayores grados de extraedad escolar, frente a aquellos que no laboran. Es importante resaltar
que la brecha entre la serie de menores trabajadores y no trabajadores aumenta considerablemente, en
los dos gráficos, a partir de los once años de edad, período en el que normalmente se inicia la transición
entre educación básica primaria y secundaria.
GRÁFICO 1. ASISTENCIA ESCOLAR GRÁFICO 2. EXTRAEDAD ESCOLAR
120,00%
100,00%
80,00%
60,00%
40,00%
20,00%
0,00%
7 8 9 10 11 12 13 14 15
16 17 Edad
trabajan no
trabajan
70,00%
60,00%
50,00%
40,00%
30,00%
20,00%
10,00%
0,00%
12 13
Edad
t rabajan no
trabajan
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003.
Respecto a las diferencias en salud entre los menores que trabajan y los que no lo hacen, tomando
el autorreporte registrado en la ECV 2003, se puede decir que los trabajadores entre 7 y 17 años
perciben niveles de salud inferiores frente a las personas de su misma edad que no laboran. Sin
embargo, el registro del número de enfermedades presentadas en los treinta días anteriores a la encuesta
no muestra una tendencia clara que diferencie la salud de las/los menores trabajadores y no
trabajadores en este rango de edad (ver gráficos 3 y 4).
GRÁ FI C O 3 . EST A DO DE SA L UD GRÁFICO 4. PADECIMIENTO DE ENFERMEDADES
90, 00%
85, 00%
80, 00%
75, 00%
70, 00%
65, 00%
12 13 14 15
16 17
Edad
t rabajan no t
rabajan
7 8 9 10 11 12 13 14 15
16 17
Edad
t rabajan no t
rabajan
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003.
3. Estimaciones econométricas
3.1 El Trabajo Infantil-Juvenil y la Educación
En esta sección se cuantifica el intercambio entre trabajo infanto-juvenil y asistencia escolar. El
objetivo de este análisis es entender, para Colombia, las características que determinan la inclinación
del menor a trabajar, estudiar, desarrollar ambas actividades o no hacer ninguna de las dos, y ver cómo
el ejercer un trabajo influye en la asistencia escolar. Adicionalmente, se estudió la relación entre el
trabajo y la extraedad escolar de los menores colombianos.
16
3.1.1. Modelo de Actividad del Menor
Dadas las decisiones de trabajo y asistencia escolar del menor, se creó una variable de actividad,
que indica si la/el niño/joven realiza ambas actividades, sólo trabaja, sólo estudia o no hace ninguna de
las dos. Esta elección del menor (o de sus padres) de ocuparse en alguna de estas cuatro actividades es
estimada a través de un modelo Logit multinomial. Normalizando el modelo, las probabilidades
resultantes son:
Prob(Actividad = j) = ------------
1 + J e k ' xi
k=1
donde:
j=1 si el menor trabaja y estudia
j=2 si el menor sólo trabaja
j=3 si el menor sólo estudia
j=4 si el menor ni trabaja ni estudia
x representa las características de cada individuo (personales, familiares y de su entorno).
El Cuadro 6 reporta los coeficientes y relative risk ratio (RRR) obtenidos de estimar el logit
multinomial para los grupos de 7-11 y 12-17 años. La categoría escogida como referencia es “sólo
estudiar”.
Los resultados indican que para las dos cohortes, las probabilidades de que el menor trabaje y
estudie, o que sólo trabaje, frente a que sólo estudie, se incrementarán relativamente ante un aumento
marginal de su edad. La probabilidad de que el menor trabaje y estudie, frente a que sólo estudie, se
incrementa relativamente si su género es masculino, si su hogar sufrió un choque económico a raíz de
la crisis del 99, o si habita en las regiones oriental, central o pacífica en lugar de hacerlo en Bogotá.
Una mayor edad del jefe del hogar y/o del número de años de educación de la madre están
relacionadas negativamente con que el menor sólo trabaje, respecto a que únicamente asista a la
escuela. Estas dos variables también se relacionan negativamente con que los niños de 7-11 años no
realicen ninguna de las dos actividades, respecto a que únicamente asistan a la escuela.
17
CUADRO 6. DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO DE LOS MENORES COLOMBIANOS: MODELO LOGIT MULTINOMIAL
VARIABLES
7-11 AÑOS
12-17 AÑOS
Trabajar y Estudiar
Sólo Trabajar
No Trabajar ni Estudiar
Trabajar y Estudiar
Sólo Trabajar
No Trabajar ni Estudiar
Coef.
RRR
Coef.
RRR
Coef.
RRR
Coef.
RRR
Coef.
RRR
Coef.
RRR
Edad
0.2267
1.2545 ***
0.3565
1.4283 *
-0.0612
0.9406
0.2911
1.3379 ***
0.6563
1.9276
***
0.5067
1.6598 ***
Niña
-0.7323
0.4808 ***
0.2202
1.2464
-0.0236
0.9767
-0.4320
0.6492 ***
-0.2355
0.7902
***
-0.6641
0.5147 ***
Jefe del hogar hombre
0.2936
1.3412 *
-0.5784
0.5608 *
-0.5391
0.5833 ***
0.0477
1.0489
0.0273
1.0277
0.4479
1.5650 **
Edad del jefe del hogar
0.0007
1.0007
-0.0355
0.9651 ***
-0.0181
0.9820 **
-0.0118
0.9883 **
-0.0193
0.9808
***
-0.0073
0.9927
Años de educación de la madre
0.0263
1.0267
-0.1723
0.8417 *
-0.0938
0.9105 ***
-0.0400
0.9607 ***
-0.1028
0.9024 ***
-0.0455
0.9555 *
Riqueza
-0.3162
0.7289 ***
-1.0163
0.3619 ***
-0.9875
0.3725 ***
-0.2317
0.7932 **
-0.7696
0.4632
***
-0.5453
0.5797 ***
Choque por la crisis de 1999
0.3329
1.3950 **
0.8184
2.2669 ***
-0.2570
0.7734
0.4216
1.5244 ***
0.1174
1.1246
-0.1229
0.8844
Porción de niños(as) menores de 7 años
0.9771
2.6566
1.8250
6.2028
1.1661
3.2094
-0.2244
0.7990
0.7479
2.1125
2.1192
8.3247 **
Porción de niños(a) entre 7 y 11 años
0.4036
1.4972
-0.1539
0.8574
-1.5954
0.2028 *
-0.1574
0.8543
-0.9546
0.3850 **
0.1285
1.1371
Porción de niños(as) entre 12-17 años
1.1643
3.2038 **
0.4779
1.6127
-0.1004
0.9045
0.1303
1.1391
-1.0694
0.3432 **
-0.1339
0.8747
Porción de mujeres entre 18 y 60 años
-0.7800
0.4584
-1.9757
0.1387
-1.9383
0.1440
-0.2858
0.7514
-1.4623
0.2317
***
0.8680
2.3821
Número de personas en el hogar
-0.0921
0.9120 **
0.0816
1.0850
0.1253
1.1335 *
0.0133
1.0134
0.0224
1.0227
0.0309
1.0314
Región Atlántica
0.7647
2.1483 **
-40.0912
3.88E-18 ***
0.2324
1.2616
-0.3582
0.6989 *
-1.1132
0.3285 **
-0.7156
0.4889 *
Región Oriental
0.5636
1.7570 **
-2.2152
0.1091 **
-0.8430
0.4304 *
0.5548
1.7417 ***
0.2859
1.3310
-0.1608
0.8515
Región Central
0.7471
2.1108 **
-2.0000
0.1353 *
0.5883
1.8009
0.4950
1.6405 **
0.6033
1.8282 **
0.7171
2.0484 ***
Región Pacífica
1.4688
4.3440 ***
-3.4235
0.0326
1.3902
4.0157 ***
0.5800
1.7860 **
-0.1569
0.8548
-0.1883
0.8284
Región Antioquia
1.1938
3.2995 ***
-2.9385
0.0529 **
0.7911
2.2059 **
-0.1944
0.8233
0.0412
1.0421
0.1829
1.2006
Región Valle
0.9403
2.5608 ***
-1.3101
0.2698
1.0734
2.9252 ***
0.1807
1.1981 *
0.4540
1.5746
***
0.8449
2.3278 ***
Región San Andrés
-0.5746
0.5630 ***
-36.1047
2.09E-16 ***
-36.8810
9.61 E-17 ***
0.0443
1.0452
-0.5621
0.5700
***
-30.0252
0.0000 ***
Región Orinoquía
1.3171
3.7325 *
-37.3073
6.28E-17 ***
-37.0640
8.00E-17 ***
0.3157
1.3712
-0.0690
0.9333
-0.6049
0.5462
Cabecera Municipal
0.0324
1.0329
-0.5245
0.5919
0.6068
1.8346
0.0099
1.0100
-0.4783
0.6198 ***
0.1943
1.2144
Ln salario prom.-personas de 12-17 os
-0.0218
0.9784
-0.1165
0.8901
0.1560
1.1688
-0.2041
0.8154 *
0.0792
1.0824
-0.0500
0.9512
Ln salario prom.-personas de 18-60 os
0.4132
1.5117
-2.1729
0.1138
1.6127
5.0163 ***
-0.0898
0.9141
-0.0635
0.9385
0.4017
1.4943
Ln Planteles per cápita en el municipio
0.0138
1.0139
0.5408
1.7174
0.5025
1.6529 ***
0.1257
1.1339
-0.0996
0.9052
0.1223
1.1301
Constante
-11.543**
25.9804
-19.719***
-0.7569
-9.790**
-14.014***
Número de observaciones
6704
9526
Pseudo R2
0.1303
0.1729
Log pseudo-likelihood
-2833.5452
-7768.4771
Test de Wald - combinación de categorías
Prob>chi2 = 0.000 en todos los casos
Prob>chi2 = 0.000 en todos los
casos
CATEGORÍA DE REFERENCIA: Sólo estudiar.
REGIÓN DE REFERENCIA: Bogotá
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003 y Fundación Social 2005. Cálculos de los Autores37.
NOTACIÓN: *** Significancia al 1%, ** Significancia al 5%, * Significancia al 10%.
También se controló por el logaritmo del salario promedio municipal de las personas entre 7 y 11 años.
18
Si el menor habita en un hogar cuyo jefe es hombre, la opción de no realizar ninguna de las dos
actividades se ve favorecida en comparación con sólo estudiar para los más jóvenes (7-11 años), pero la
relación es inversa para los mayores (12-17 años). Como era de esperarse, una mayor riqueza influye
positivamente el que el menor únicamente estudie, frente a que trabaje, combine ambas actividades o
no realice ninguna de las dos actividades, para ambas cohortes.
Al estimar los modelos con las muestras separadas por género,38 se obtiene que la variable de
riqueza es significativa y positiva para los varones, cuando se compara la probabilidad de que el menor
sólo estudie frente a que realice cualquier otra actividad. Para el caso de las mujeres, en el grupo entre
7 y 11 años dicha variable sólo influye (positivamente) el que la niña únicamente asista a la escuela
respecto a que no estudie o trabaje; por otro lado, si una joven entre 12 y 17 años vive en un hogar más
rico, será mayor la probabilidad de que estudie exclusivamente en comparación de que sólo trabaje o
no realice ninguna de estas actividades.
3.1.2 Asistencia Escolar
Con el fin de profundizar en el análisis de la decisión de trabajar o estudiar, en esta sección se
cuantifica la simultaneidad que existe entre las dos decisiones, estimando el modelo Probit bivariado
que se describe a continuación.
Educación* = /3eX + se; Educacn = 1 si Educacn* >0 ; 0 de lo contrario
TrabajoInfantil* = j3tiX + sü ; TrabajoInfantil = 1 si TrabajoInfantil* > 0 ; 0 de lo
contrario
E[Se ]= E[sti ]= 0
donde:
Var[Se ]= Var [sti ]=1
Corr[se,sti ]=P
Este modelo presupone que las dos decisiones no son independientes y estima el nivel de
correlación entre los términos de error (ρ). Entre más grande, en valor absoluto, sea el estimador de ρ,
el “trade-off” o intercambio entre trabajo infantil y juvenil y asistencia escolar será más fuerte. Los
resultados de la estimación del modelo se muestran en el Cuadro 7.
Cuadro no incluido en el documento pero disponible para consulta.
19
CUADRO 7. ASISTENCIA ESCOLAR Y TRABAJO INFANTIL Y JUVENIL: MODELO PROBIT
BIVARIADO
VARIABLES
7-1
1
OS
12-17 AÑOS
Asistencia Escolar
Trabajo
Asistencia Escolar
Trabajo
Coef.
DF/dX
Coef.
dF/dX
Coef.
DF/dX
Coef.
dF/dX
Edad
0.0067
0.0007
0.1214
0.0168
***
-0.3172
-0.0902
***
0.2541
0.0459 ***
Niña
-0.0437
-0.0035
-0.3389
-0.0469
***
0.1386
0.0237
-0.1654
-0.0381 ***
Jefe del hogar hombre
0.2834
0.0192
**
0.1171
0.0159
-0.0699
-0.0332
0.0095
-0.0052
Edad del jefe del hogar
0.0104
0.0006
**
-0.0003
0.0000
0.0079
0.0016
*
-0.0087
-0.0019 ***
Años de educación de la madre
0.0484
0.0029
**
0.0114
0.0016
0.0427
0.0120
***
-0.0349
-0.0064 ***
Riqueza
0.4642
0.0266
***
-0.1664
-0.0226
***
0.3769
0.1162
***
-0.2709
-0.0443 ***
Choque por la crisis de 1999
0.0977
0.0064
0.1989
0.0272
***
0.0167
0.0539
**
0.1571
0.0540 ***
Porción de niños(as) menores de 7 años
-0.5215
-0.0292
0.4042
0.0555
-0.5599
-0.2682
***
0.0716
-0.0440
Porción de niños(a) entre 7 y 11 años
0.7497
0.0441
*
0.1426
0.0204
0.4325
0.1202
-0.3563
-0.0659
Porción de niños(as) entre 12-17 años
0.1589
0.0108
0.5416
0.0751 **
0.4656
0.1759
*
-0.2227
-0.0175
Porción de mujeres entre 18 y 60 años
0.7756
0.0439
-0.4378
-0.0599
0.4112
0.0598
-0.5275
-0.1252 *
Numero de personas en el hogar
-0.0697
-0.0042
**
-0.0474
-0.0066 **
-0.0161
-0.0050
0.0114
0.0018
Región Atlántica
0.1080
0.0065
0.2736
0.0434
0.5354
0.1553
***
-0.3955
-0.0658 **
Región Oriental
0.3486
0.0159
**
0.2491
0.0402 *
-0.0300
0.0546
0.2532
0.0861 ***
Región Central
-0.2042
-0.0128
0.2983
0.0485 *
-0.2805
-0.0654
*
0.2800
0.0615
Región Pacífica
-0.4804
-0.0357
0.6930
0.1327
***
0.1417
0.1108
*
0.1524
0.0706
Región Antioquia
-0.2548
-0.0159
0.5364
0.0982
***
-0.0689
-0.0405
-0.0158
-0.0136
Región Valle
-0.4176
-0.0308
**
0.4360
0.0748
***
-0.2940
-0.1187
***
0.1203
0.0016
Región San Andrés
5.3218
0.0256
***
-0.2768
-0.0309
***
0.5141
0.2236
***
-0.0208
0.0437 ***
Región Orinoquia
5.6469
0.0267
***
0.6237
0.1305
0.1665
0.0995
*
0.0650
0.0418
Cabecera Municipal
-0.2409
-0.0127
0.0107
0.0013
0.2099
0.0588
*
-0.1727
-0.0321
Ln salario prom.-personas de 12-17 os
-0.0687
-0.0040
-0.0102
-0.0015
-0.0620
-0.0375
*
-0.0191
-0.0138
Ln salario prom.-personas de 18-60 os
-0.6336
-0.0364
**
0.1666
0.0225
-0.0358
-0.0340
-0.0539
-0.0222
Ln Planteles per cápita en el municipio
-0.2778
-0.0160
**
0.0598
0.0080
0.0484
0.0259
0.0030
0.0069
Constante
7.574***
-4.972***
6.190***
-2.4875
Número de observaciones
67
04
95
26
Log pseudos-likelihood
-11
5
0490
-3985
232.7
Rho
-0.
0
586
-0.7
574
Test de Wald Rho
Prob>chi
2 = 0.4162
Prob>chi2
= 0.0000
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003 y Fundación Social 2005. Cálculos de los Autores.39
NOTACIÓN: *** Significancia al 1%, ** Significancia al 5%, * Significancia al 10%.
El coeficiente del factor de correlación ρ es negativo para los modelos de los dos rangos de edad,
pero sólo es significativo en el caso de los jóvenes con edades entre 12 y 17 años. Esto verifica que,
para este grupo, efectivamente se da un intercambio entre trabajo y asistencia escolar. La no
significancia de este factor en el grupo de 7-11 años se explica por el bajo número de niños
trabajadores en este rango etáreo y por las intensivas campañas que se han hecho en Colombia a favor
de la cobertura escolar en básica primaria.
Vale la pena resaltar que, para la mayoría de los casos, las variables cuyos coeficientes son
significativos tanto para la asistencia escolar como para el trabajo presentan signos opuestos, lo que
ratifica la relación de simultaneidad que se da entre estas dos actividades.40 Así, para los niños entre 7
39 También se controló por el logaritmo del salario promedio municipal de las personas entre 7 y 11 años.
40 La excepción a este hecho ocurre, para los niños entre 7 y 11 años, con la variable de tamaño de la familia que influye negativamente
tanto el trabajo infantil y juvenil como la asistencia escolar. Para el otro grupo, el choque generado por la crisis de 1999 afecta positivamente
las dos actividades consideradas.
20
y 11 años, si el hogar es más rico, y si habita en San Andrés respecto a Bogotá, se tendrá una mayor
probabilidad de que asista a la escuela y una menor probabilidad de que trabaje. Iguales relaciones se
presentan en el caso de aquellos entre 12 y 17 años en los que, además, una menor educación de la
madre, una mayor edad del joven o un jefe del hogar de menor edad conducen a un aumento en el
trabajo juvenil y una disminución de la asistencia escolar.
El modelo Probit bivariado fue estimado separadamente por género y por cabecera/resto41. En esos
modelos el intercambio entre asistencia escolar y trabajo fue corroborado42 para aquellos niños entre 7 y
11 años que habitan en las cabeceras municipales o son de género femenino. Diferentes modelos
estimados para el grupo entre 12 y 17 años presentaron un factor de correlación negativo significativo
entre las dos actividades en cuestión, por lo que se concluye que el trabajo y la asistencia escolar se
contraponen en este grupo etáreo tanto para los trabajadores tradicionales como los domésticos, para
los jóvenes de ambos géneros y para aquellos que viven en las cabeceras municipales o en el resto del
municipio.
3.1.3 Extraedad escolar
Para ahondar en la relación de doble vía que, como se vio anteriormente, existe entre la educación y
el trabajo infantil y juvenil, en esta sección se utiliza el método de pareo por probabilidades de
similitud (propensity score matching) para ver el efecto que el trabajo tiene sobre la extraedad escolar.
De forma ideal, se hubiese querido obtener el rezago educativo que presentaría un menor trabajador si
no estuviera laborando, para compararlo con su nivel actual de extraedad; sin embargo, al ser esto
imposible, se buscó un método que entregara resultados semejantes a los deseados sin recaer en el
sesgo de selección que es común cuando se utiliza el método de diferencia de medias muestrales. Así,
aunque muchos esquemas han sido propuestos para corregir dicho sesgo, se escogió este método
porque tiene la ventaja de “emular un experimento, reemplazando la ordenación aleatoria por el
condicionamiento a una serie de variables... sin requerir que se asuman formas funcionales para las
ecuaciones de salida” (Heckman et al. , 1999, p. 1.952 y p.1.955).
Bajo la premisa de que se tienen suficientes e idóneas variables de control que hacen que la
distribución de la variable dependiente (en este caso la extraedad escolar) en el grupo contrafactual
(menores que trabajan) sea similar a la observada en aquellos que no participan en el tratamiento
(menores que no trabajan) y que, además, hacen posible aparear participantes y no participantes, se
estimaron los efectos que el trabajo tiene sobre la extraedad escolar. Las observaciones se aparearon
según características que determinan el trabajo infantil-juvenil, a través de la estimación de un modelo
Probit de la variable binaria de trabajo (ver Cuadro 8A).43 Posteriormente, siguiendo el método de
estimación por kernel Epanechnikov, se calcularon las diferencias en extraedad para los grupos de
tratamiento y control. A través de un muestreo repetido (bootstrapping) se corroboró si la diferencia era
estadísticamente distinta a cero. Los resultados de este procedimiento se consignaron en el Cuadro 8.
Para el grupo entre 12 y 17 años, los jóvenes trabajadores efectivamente presentan niveles mayores
de extraedad relativos a los no trabajadores. Al comparar esta diferencia encontrada (0.8644) con la
extraedad promedio del grupo (0.3537), se puede notar la gran magnitud del efecto del trabajo juvenil
en esta variable de educación. Esta diferencia, adicionalmente, es significativa para esta cohorte. Sin
embargo, la diferencia en extraedad no es significativa para los niños de 7 a 11 años, lo cual puede
deberse a que este grupo es de menor edad y por ende los efectos sobre el rezago escolar todavía no se
Cuadros no incluidos en el documento pero disponibles para consulta.
Se obtuvo un Rho negativo y significativo.
El grupo tratamiento será aquel en el que los menores trabajen y, consecuentemente, el grupo de control contendrá a los que no lo
hacen.
21
notan. No obstante, cuando se analiza únicamente el trabajo doméstico,44 en el grupo de 7-11 años se
encuentra una relación positiva entre extraedad y trabajo infantil, resultado que también se da para el
grupo con mayor rango de edad.
CUADRO 8. EXTRAEDAD: PAREO POR PROBABILIDADES DE SIMILITUD
(PROPENSITY MATCHING SCORE)
MUESTRA
7-11 AÑOS
12-17 AÑOS
Tratados Control
Diferencia
Tratados Control
Diferencia
Efecto promedio (ATT)
-0.0965 1 -0.0801 I
-0.0163
2.5931 I 1.7287 |
0.8644
Intervalo de confianza muestreo repetido
(bootstrapping)
[-0.1195, 0.0869]
[0.7053, 1.0234]
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003 y Fundación Social 2005. Cálculos de los Autores.
CUADRO 8A: MODELO PROBIT DETERMINANTES TRABAJO INFANTIL Y JUVENIL
VARIABLES
7-11 AÑOS
12-17 AÑOS
Coeficiente
Coeficiente
Edad
0.1292 ***
0.2391 ***
Niña
-0.2676 ***
-0.1013 ***
Edad del jefe del hogar
-0.0021
-0.0066 ***
Educación de la madre
0.0063
-0.0360 ***
Riqueza
-0.1921 ***
-0.2391 ***
Choque por la crisis de 1999
0.1632 ***
0.0955 ***
Proporción de niños(as) menores de 7 años en el hogar
0.3631
0.3873 **
Proporción de niños(as) entre 7 y 11 años en el hogar
0.1603
-0.2409 *
Proporción de niños(as) entre 12 y 17 años en el hogar
0.4082 *
-0.0574
Proporción de mujeres entre 18 y 60 años en el hogar
-0.1368
-0.3364 **
Región Atlántica
0.1270
-0.5226 ***
Región Oriental
0.1613
0.2388 ***
Región Central
0.3262 ***
0.2811 ***
Región Pacífica
0.5434 ***
0.0017
Región Antioquia
0.3915 ***
-0.0609
Región Valle
0.4751 ***
0.1274 *
Región Orinoquía
0.6820 ***
0.0895
Cabecera municipal
0.0084
-0.1841 ***
Ln salario prom.-personas de 12-17 años
-0.0391
-0.0653 **
Ln salario prom.-personas de 18-60 años
0.1466
-0.1649 **
Constante
-4.2978 **
-0.6969
Número de observaciones
6704
9526
Pseudo R2
0.0794
0.1747
Log pseudo-likelihood
-1656.0661
-4813.2704
Cuadros no incluidos en el documento pero disponibles para consulta.
22
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003 y Fundación Social 2005. Cálculos de los Autores.45
NOTACIÓN: ""Significancia al 1%, "Significancia al 5%, "Significancia al 10%.
3.2. El Trabajo Infanto-Juvenil y la Salud
En esta sección se busca determinar si las condiciones, por lo general nocivas, en que trabajan los
menores, tienen efectos cuantificables sobre su estado de salud.
La ausencia de datos panel impide realizar estimaciones para observar la influencia del trabajo infantil y
juvenil en la salud adulta. Por tal motivo, el estudio se focalizó en los efectos en la salud contemporánea sin
desestimar que las enfermedades laborales pueden no tener síntomas inmediatos. Como variable dependiente
fue utilizada la percepción del estado de salud, cuya representación numérica va de 1 a 4 según la persona
encuestada haya contestado que el menor tiene una salud muy buena, buena, regular y mala, respectivamente.
Igualmente, se estimaron los modelos con el reporte de enfermedades presentadas en los treinta días
anteriores a la encuesta.
3.2.1 Estado de Salud
Para estimar el estado de salud de los menores colombianos, teniendo en cuenta si laboran o no, se utilizó
un modelo probit ordenado en el que la variable dependiente toma los cuatro valores ordenados del reporte
de salud.
Al considerar la doble relación que puede existir entre el trabajo infantil y juvenil y la salud46, se decidió
instrumentar la variable de trabajo por medio de factores educativos y laborales relacionados47 a través de un
modelo Probit.48 Esta decisión fue motivada por la evidencia encontrada acerca del intercambio existente
entre asistencia escolar y trabajo.
La ecuación estimada es:
Prob[Salud = j]= 0(/?; X, Trabajolnfantil, VI, VF, W)
donde:
J =1 si la salud reportada es muy buena, J
=2 si la salud reportada es buena, J =3 si la
salud reportada es regular, J =4 si la salud
reportada es mala,
O corresponde a una función de distribución normal estándar,
p es el vector de parámetros que refleja el impacto de las variables independientes en la
dependiente,
A. es un término constante,
VI son las variables individuales de control,
VF son las variables familiares de control,
y, VV son las variables de control por lugar de vivienda.
También se controló por el género del jefe del hogar, el número de personas en el hogar, la región de San Andrés, el logaritmo del
salario promedio municipal de las personas entre 7 y 11 años y el logaritmo del número de planteles educativos p.c en el municipio.
Los menores trabajadores posiblemente presentan niveles inferiores de salud pero, al mismo tiempo, puede que los menores
enfermos no estén trabajando al encontrarse impedidos. Por otro lado, los menores trabajadores pueden estar aquejando
enfermedades como excusa para no ser obligados a laborar.
Las variables instrumento son: grado de educación de la madre, planteles educativos per cápita y salarios promedios municipales
para las personas entre 7 y 11, 12 y 17, y 18 y 60 años.
Los resultados del Probit no se presentan en el documento pero están disponibles para consulta.
23
El sesgo que se puede presentar en modelos de salud debido a factores genéticos no observados
trató de corregirse controlando por el estado de salud de la madre. Además, se utilizó el número de
hospitales per cápita de los municipios para captar alguna medida del sistema de salud local.
Según se puede observar en el Cuadro 9, para el grupo de 12 a 17 años se encuentra que cuando
las/los jóvenes trabajan existe una mayor probabilidad de que reporten peor estado de salud; esto no se
evidencia en el caso de los niños entre 7 y 11 años. Sin embargo, no hay que dejar de lado que estos
resultados pueden estar reflejando problemas de sesgo ocasionados por la variable utilizada, la cual es
tan sólo una percepción particular del estado de salud del individuo. La estimación reveló algunas
relaciones importantes entre las variables de control y la variable dependiente. La riqueza está
relacionada positivamente con reportar estar más sano en los dos grupos etáreos, al igual que vivir en
Antioquia o San Andrés respecto a Bogotá. Por el contrario, que la madre tenga una deficiente salud o
vivir en la región Atlántica en comparación con Bogotá, aumentan la probabilidad de que se reporten
niveles más bajos de salud del menor. En el grupo de 7 a 11 años, si el hogar del niño sufrió algún
choque a raíz de la crisis de 1999, este tendrá mayor probabilidad de tener mala salud. Para el rango de
edades entre 12 y 17 años, entre otros factores, tener una mayor edad, ser de género masculino, un
mayor número de personas viviendo en el hogar, vivir en el resto del municipio o que haya un mayor
número de hospitales per cápita se asocia positivamente con mejores estados de salud reportados.
CUADRO 9. ESTADO DE SALUD Y TRABAJO INFANTO-JUVENIL: MODELO PROBIT
ORDENADO
VARIABLES
7-11 AÑOS
12-17 AÑOS
Coef.
dF/dX
Coef.
DF/dX
Salud
Muy
Buena
Salud
Buena
Salud
Regular
Salud Mala
Salud
Muy
Buena
Salud
Buena
Salud
Regular
Salud
Mala
Trabajo Infantil y juvenil
(instrumentada)
Edad
Niña
Edad del jefe del hogar
Riqueza
Choque por la crisis de 1999
Porción de mujeres de 18-60
años en el hogar Numero de
personas en el hogar
Región Atlántica
Región Oriental
Región Pacífica
Región Antioquia
Región Valle
Región San Andrés
Región Orinoquia
Cabecera Municipal
Ln Hospitales per cápita en el
municipio
Estado de salud de la madre
-0.6130
-0.0028 0.0824
0.0060 ***
-0.3427 ***
0.2319 ***
-0.6022 *
-0.0127 0.1805
*** 0.3490
** 0.3418
*** -0.2318
** 0.1796
*** -0.0655
* 0.1845
0.0920
0.0099 0.2506
***
0.1037
0.0005
-0.0139
-0.0010
0.0580
-0.0404
0.1019
0.0021
-0.0280
-0.0484
-0.0482
0.0442
-0.0281
0.0116
-0.0276
-0.0161
-0.0017
-0.0424
0.0267
0.0001
-0.0037
-0.0003
0.0149
-0.0077
0.0262
0.0006
-0.0131
-0.0383
-0.0358
0.0001
-0.0127
0.0019
-0.0157
-0.0028
-0.0004
-0.0109
-0.1245
-0.0006
0.0168
0.0012
-0.0696
0.0460
-0.1223
-0.0026
0.0391
0.0815
0.0791
-0.0425
0.0387
-0.0128
0.0410
0.0181
0.0020
0.0509
-0.0060
0.0000
0.0008
0.0001
-0.0033
0.0022
-0.0059
-0.0001
0.0021
0.0052
0.0049
-0.0018
0.0021
-0.0006
0.0023
0.0008
0.0001
0.0024
1.7273 ***
-0.1401 ***
0.1653 ***
0.0014 -0.1677
*** 0.0485
-0.0982
-0.0448 ***
0.1898 ***
0.0476 0.0823
-0.1963 ***
-0.1571
-0.3442 ***
0.1855 **
0.2017 **
-0.1205 **
0.2239 ***
-0.2595
0.0210
-0.0249
-0.0002
0.0252
-0.0073
0.0148
0.0067
-0.0262
-0.0070
-0.0118
0.0326
0.0257
0.0649
-0.0245
-0.0328
0.0181
-0.0336
-0.1406
0.0114
-0.0133
-0.0001
0.0137
-0.0039
0.0080
0.0036
-0.0206
-0.0042
-0.0080
0.0095
0.0084
0.0009
-0.0225
-0.0112
0.0098
-0.0182
0.3777
-0.0306
0.0361
0.0003
-0.0367
0.0106
-0.0215
-0.0098
0.0439
0.0106
0.0186
-0.0400
-0.0323
-0.0629
0.0440
0.0417
-0.0264
0.0490
0.0224
-0.0018
0.0021
0.0000
-0.0022
0.0006
-0.0013
-0.0006
0.0029
0.0006
0.0012
-0.0021
-0.0017
-0.0029
0.0031
0.0023
-0.0016
0.0029
Ancillary parameters:
_cut 1
_cut 2
_cut 3
[-0.3893,0.4913]
[2.0417,0.4986]
[3.6453,0.5158]
[-0.9289,0.5653]
[1.5113,0.5743]
[3.0866,0.5764]
Número de observaciones
Pseudo R2
Log pseudo-likelihood
5956
0.0866
-4348.1409
8228
0.1756
-4179.9688
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003 y Fundación Social 2005. Cálculos de los Autores.
NOTACIÓN: *** Significancia al 1%, ** Significancia al 5%, * Significancia al 10%.
24
También se controló por las variables que representan las proporciones, en el hogar, de los menores de 7 años, los niños entre 7 y 11 años y las mujeres entre
18 y 60 años. Igualmente, por el género del jefe de hogar y la dummy de región Central.
INSTRUMENTOS PARA TRABAJO INFANTIL Y JUVENIL: grado de educación de la madre, planteles educativos per cápita y salarios promedios municipales
para las personas entre 7 y 11, 12 y 17, y 18 y 60 años
En cuanto a los trabajadores tradicionales (al exceptuar del grupo de trabajadores los que se dedican
a oficios del hogar), en los dos grupos etáreos se encuentra evidencia de que hay una mayor
probabilidad de que presenten estados de salud inferiores en comparación con aquellos que no hacen
esta clase de labores; la misma relación se encuentra para todos los menores que habitan en las
cabeceras municipales. Para los niños entre 7 y 11 años que habitan en el resto del municipio, se
evidencia de que los trabajadores tienen niveles de salud más bajos frente a aquellos que no laboran. En
el grupo de edades superiores, además, se ve la relación trabajo-niveles inferiores de salud para el caso
de los trabajadores domésticos.49
3.2.2 Padecimiento de Enfermedades
En esta sección se estima la relación entre el padecimiento de enfermedades y el trabajo, a través
del método de pareo por probabilidades de similitud (propensity matching score) usando el estimador
kernel Epanechnikov. Los resultados se muestran en el Cuadro 10.
CUADRO 10. PADECIMIENTO DE ENFERMEDADES Y TRABAJO INFANTIL Y JUVENIL:
PAREO POR PROBABILIDADES DE SIMILITUD (PROPENSITY MATCHING SCORE)
MUESTRA
7-11 AÑOS
12-17 AÑOS
Tratados Control
Diferencia
Tratados Control
Diferencia
Efecto promedio (ATT)
0.0743 1 0.0696 | 0.0047
0.0787 1 0.0724 | 0.0064
Intervalo de confianza muestreo repetido
(bootstrapping)
[-0.0216, 0.0310]
[-0.0086, 0.0213]
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003 y Fundación Social 2005. Cálculos de los Autores.
Estos cuadros de resultados no están incluidos en el documento pero están disponibles para consulta.
CUADRO 10A: MODELO PROBIT DETERMINANTES DE TRABAJO INFANTIL Y JUVENIL
VARIABLES
7-11 AÑOS
12-17 AÑOS
Coeficiente
Coeficiente
Edad
0.1221 ***
0.2401 ***
Niña
-0.2519 ***
-0.0902 ***
Jefe del hogar hombre
0.0859
-0.0698 *
Edad del jefe del hogar
-0.0015
-0.0064 ***
Educación de la madre
0.0023
-0.0430 ***
Riqueza
-0.1996 ***
-0.2231 ***
Choque por la crisis de 1999
0.1411 **
0.1017 ***
Proporción de niños(as) menores de 7 años en el hogar
0.0997
0.4999 ***
Proporción de niños(as) entre 7 y 11 años en el hogar
0.1131
-0.3089 **
Proporción de mujeres entre 18 y 60 años en el hogar
-0.0553
-0.3642 **
Región Oriental
0.3347 *
0.2463 ***
Región Central
0.4905 ***
0.3428 ***
Región Pacífica
0.7483 ***
0.1362
Región Antioquia
0.5860 ***
-0.0353
Región Valle
0.4489 ***
0.2609 ***
Región Orinoquía
0.8800 ***
0.2582 **
Cabecera municipal
-0.0731
-0.1275 **
Ln salario prom.-personas de 12-17 años
-0.0361
-0.1338 ***
Ln salario prom.-personas de 18-60 años
0.6674 ***
0.0934
Ln Planteles Educativos per cápita en el municipio
0.2592 **
-0.0501
Ln Hospitales per cápita en el municipio
-0.0937
0.1835 ***
Estado de salud de la madre
0.0831 ***
0.0445 **
Constante
-10.2411 ***
-1.5607
Número de observaciones
5956
8228
Pseudo R2
0.0804
0.1714
Log pseudo-likelihood
-1389.3813
-4040.5325
FUENTE: Encuesta de Calidad de Vida 2003 y Fundación Social 2005. Cálculos de los Autores.
También se controló por la proporción de los menores de 12-17 años en el hogar, por la dummy de la región de San Andrés y por el
logaritmo del salario de los niños entre 7 y 11 años.
NOTACIÓN: *** Significancia al 1%, ** Significancia al 5%, * Significancia al 10%.
Las estimaciones no revelan diferencias significativas en el padecimiento de enfermedades entre los
menores trabajadores y los no trabajadores, para ninguna de las dos cohortes consideradas. Esto no es
sorprendente dado que el padecimiento de enfermedades es relativamente bajo en general en niños y
jóvenes de estas edades, pero tampoco puede ser usado como evidencia de que el trabajo
infanto-juvenil no acarrea efectos sobre la salud de los menores.
4. Conclusiones y recomendaciones
La información contenida en este artículo demuestra que el trabajo infanto-juvenil es un fenómeno
vigente en Colombia que está ocasionando problemas en el bienestar de los menores. Además de
encontrarse un reporte estadístico de 7.96% y 32.56% de trabajadores del total de la población entre
7-11 años y 12-17 años, respectivamente, el estudio muestra el impacto negativo que ejerce la
vinculación temprana al mercado laboral sobre la educación y salud percibida de los menores
colombianos.
Sobre el vínculo entre educación y trabajo infantil y juvenil, en Colombia existen diversos factores
individuales, familiares y del entorno, que contribuyen a que el menor, en una decisión conjunta con
sus padres o acudientes, se incline a trabajar, estudiar, realizar ambas actividades o no realizar ninguna
26
de las dos. Una mayor edad, el ser varón y la pobreza se relacionan con que los menores abandonen la
escuela para dedicarse bien sea a sólo trabajar o a trabajar y estudiar. Aún controlando por edad,
género y riqueza, el habitar en la región Pacífica por sí sólo incrementa la probabilidad de que los
menores trabajen y estudien, frente a la opción de sólo estudiar. La educación de las madres se revela
una vez más como factor determinante del capital humano, ya que se relaciona negativamente con que
el menor sólo trabaje, y con que los niños de 7-11 años no realicen ninguna de las dos actividades,
respecto a que únicamente asistan a la escuela.
El intercambio entre trabajo y escolaridad se verifica para los jóvenes entre 12 y 17 años de edad
que realizan labores tradicionales o domésticas, puesto que se encontró una correspondencia negativa
entre trabajo y asistencia escolar. Además, las variables de control utilizadas en los modelos que
estiman la relación entre trabajo y asistencia escolar presentan coeficientes inversos para estas
actividades, es decir, que aquellas que estimulan el estudio desestimulan el trabajo y viceversa.
Adicionalmente se halló un vínculo positivo y de una magnitud considerable entre trabajo y extraedad
escolar, ya que los menores que trabajan tienen más del doble de la extraedad promedio que los que no
trabajan.50
Las pruebas econométricas muestran también que, en alguna medida, el trabajo afecta
negativamente la salud de las/los menores colombianos. Estados percibidos de salud más bajos
diferencian a los jóvenes trabajadores de los no trabajadores en el rango de edad entre 12 y 17 años. La
no influencia inmediata de los oficios realizados sobre la salud, y la ejecución de labores más suaves
respecto a las hechas por los menores de mayor edad, podrían ser algunas de las causantes de que este
efecto no se haya observado en la población de 7 a 11 años.
Así, las pruebas empíricas contenidas en este artículo muestran que el trabajo actúa en detrimento
del bienestar de la niñez y juventud colombiana, sobretodo de su educación, y constituyen un factor
importante a tener en cuenta para el diseño inmediato de políticas que detengan el avance de este
problema y procuren disminuir los actuales índices.
El “trade-off” encontrado entre el trabajo infantil y juvenil y la educación, y la evidencia de que
mejores niveles educativos de la madre están relacionados negativamente con la probabilidad de que el
menor trabaje, predicen que los programas encaminados a aumentar la cobertura y calidad educativa y,
máxime, a impulsar y facilitar la asistencia escolar, principalmente en niveles superiores a la básica
primaria, serán grandes aliados en la erradicación del fenómeno en cuestión.
Por otro lado, teniendo en cuenta que en nuestro país existen disposiciones legales que reglamentan
el trabajo de los menores, hacer más efectivo su cumplimiento contribuirá a combatir el trabajo infantil
y juvenil, principalmente si se controlan de manera eficiente irregularidades relacionadas con la
mínima edad para vincularse al mercado de trabajo, con las jornadas laborales legales según el grupo
etáreo y con la existencia de las llamadas peores formas de trabajo infantil.
Por último, se quiere señalar que en cuanto al problema del trabajo infantil y juvenil en Colombia
quedan pendientes por indagar aspectos importantes, en particular el tema de los costos y beneficios
económicos que tendría una eventual erradicación de esta clase de trabajadores; de igual manera, la
contraposición de estas variables económicas con las consecuencias actuales del problema en el
bienestar de la población infantil y juvenil. Por otro lado, con una mejora de los datos estadísticos que
permita hacer estudios de panel, sería interesante investigar sobre los impactos futuros en la salud y
educación de los individuos cuando han tenido una inserción temprana al mercado de trabajo.
Bibliografía
Para los menores entre 7 y 11 años, la relación entre trabajo infantil y las dos variables de educación (asistencia escolar y extraedad)
no fue significativa, debido posiblemente al bajo número de niños trabajadores en este rango etáreo y a la amplia cobertura escolar
en básica primaria que tiene Colombia.
27
Alcázar, L., Rendón, S. & Wachtenheim, E. (2002). Working and Studying in Rural Latin America:
Critical Decisions of Adolescence. Working Paper #R-469. Washington:
Inter-American
Development Bank. Barreto, J. (2001). Trabajo doméstico infantil y juvenil y juvenil en hogares
ajenos: Cuatro estudios
locales en Colombia. Bogotá: Save the Children y UNICEF. Bucheli, M. & Casacuberta, C.
(2003). Asistencia escolar y participación en el mercado de trabajo de
los adolescentes en Uruguay. Montevideo: Universidad de la República. Cunningham, H. (1991).
The children of the poor: representations of childhood since the seventeenth
century. Oxford: Blackwell. Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE
(2003). Encuesta de Calidad de Vida
2003 ECV 2003. Bogotá: DANE. DANE, DEPROYECTOS LTDA & IPEC (2003). Análisis de
los resultados de la encuesta sobre
caracterización de la población entre 5 y 17 años en Colombia. Bogotá: DANE. Flórez, C. E.,
Knaul, F. & Méndez, R. (1994) “Un análisis cuantitativo del trabajo infantil y juvenil y
juvenil en Colombia”. Desarrollo y Sociedad, Número 34, pp. 181-223. Flórez, C. E., Knaul, F.
& Méndez, R. (1995). Niños y jóvenes: cuántos y dónde trabajan? Bogotá:
Uniandes, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y Ediciones Tercer Mundo. FUNDACIÓN
SOCIAL (1995). Municipios y Regiones de Colombia: una mirada desde la sociedad
civil. Ver en: . http://200.41.76.12/municipios/ Heckman, J., Lalonde, R. & Smith, J. (1999). The
econometrics of active labor market programs. En:
Ashenfelter, O., Card, D. (Eds). Handbook of Labor Economics. Ámsterdam: North Holland.
Jacoby, H. (1994). “Borrowing Constraints and Progress Through School: Evidence from Peru”. The
Review of Economics and Statistics, Volumen 76 (1), pp. 151-160. Kassouf, A. (2000). Child
Labour in Brazil. Brasil: FAPESP Foundation. Kassouf, A., Mckee, M. & Mossialos, E. (2001).
“Early entrance to the job market and its effect on
adult health”. Journal of Health Policy and Planning, Volumen 16 (1), p. 21-28. Krishna, S. (1996).
Restoring childhood: learning,labour and gender in South Asia. Delhi: Konarks. Miljeteig, P. (1999).
“Understanding child labour”. Childhood, Volumen 6 (I), páginas 5-12. Myers, W. (2001a). Valuing
diverses approaches to child labour. En: Lieten, K. & White, B. (Eds.)
Child Labour Policy options. Ámsterdam: Aksant. Myers, W. (2001b). “Can children´s
education and work be reconciled?”. International Journal of
Educational Policy - Research and Practice 2001, Volumen 2 (3), pp. 307-330. Myers, W. &
Borden, J. (1998). Child labour: promoting the best interests of working children.
London: Save the Children Alliance. O’Donell, O., Rosati, F. & Van Doorslaer, E. (2004). Health
effects of child work: Evidence from rural
Vietnam. Working Paper No 53. Geneva: CEIS Tor Vergata. OIT (2002). Los convenios
fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo. Bogotá:
Programa In Focus sobre la promoción de la declaración. Pedraza, A. (2005). El Trabajo Infantil
y Juvenil en Colombia: Sus Causas y Consecuencias. Tesis de
grado de Magíster en Economía. Bogotá: Universidad de los Andes. Pedraza, A. & Ribero, R.
(2005). “Los Determinantes Del Trabajo Infanto-Juvenil en Colombia”
Revista Coyuntura Social. Diciembre de 2005. Sapelli, C. & Torche, A. (2003). Deserción
Escolar y Trabajo Juvenil: ¿Dos caras de una misma
decisión? Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile.
28
... En el presente estudio se utiliza la definición de trabajador juvenil de Pedraza y Ribero (2006), que cobija el rango de edad de 12 a 17 años, y que durante el período de referencia (en octubre se recogió la información de la ECV-2008) se encontraban en una de las siguientes situaciones: en ejercicio de una actividad en la producción de bienes y servicios, de por lo menos una hora remunerada a la semana; en trabajo familiar sin remuneración, por lo menos 15 horas a la semana, y los que estaban vinculados a un proceso de producción cualquiera sin remuneración). Pedraza y Ribero (2006), en las investigaciones sobre trabajo de los menores de edad, manejan los siguientes enfoques: el enfoque del mercado laboral, el cual se desarrolla cuando se pensaba que el trabajo de los menores podía sustituir el trabajo de los adultos; el enfoque del capital humano que señala que el trabajo de los menores es una característica de las economías subdesarrolladas, y que debe ser erradicado para que estos alcancen una acumulación de capital humano y buenos estados de salud que les permitan ser unos adultos con proyección de vida y bienestar. ...
... La importancia y el tamaño de este resultado parece indicar que los efectos del trabajo juvenil en la salud toman tiempo en manifestarse, y que mirar las consecuencias inmediatas y de mediano plazo puede llevar a una subestimación considerable de los costos de bienestar ocasionados a los menores que realizan actividades laborales. Pedraza y Ribero (2006), estiman un modelo logit ordenado en el cual la variable endógena es la percepción del estado de salud, el cual puede ser: malo, regular, bueno y muy bueno. Los principales resultados de esta investigación son los siguientes: se encuentra un impacto negativo en la salud de los jóvenes colombianos que se vinculan al mercado laboral; las pruebas econométricas permiten inferir que el trabajo de los jóvenes está relacionado con estados de salud regulares y malos. ...
Article
Full-text available
The objective of this paper is to determine the health effects that youth labour has in under ages in Colombia. In order to demonstrate the health effects due to child labour, the following information was used: The 2008 quality of life survey, econometric models and ordered logit models. The results concluded that when labour is carried out without following the necessary requirements, it constitutes a problem that affects the wellbeing of Colombian youngsters.
... Así mismo, se han evidenciado múltiples consecuencias del trabajo infantil, algunas relacionadas con la salud, debido a que los menores se encuentran en etapas tempranas del desarrollo físico y psicológico 5 . Los menores trabajadores se desenvuelven en ambientes no adecuados por exposición a factores de alto riesgo, herramientas inadecuadas y esfuerzo superior al recomendado para su edad, lo que trae consecuencias negativas en su salud física y mental 11 . ...
... Así mismo, se han evidenciado múltiples consecuencias del trabajo infantil, algunas relacionadas con la salud, debido a que los menores se encuentran en etapas tempranas del desarrollo físico y psicológico 5 . Los menores trabajadores se desenvuelven en ambientes no adecuados por exposición a factores de alto riesgo, herramientas inadecuadas y esfuerzo superior al recomendado para su edad, lo que trae consecuencias negativas en su salud física y mental 11 . ...
Article
Full-text available
RESUMEN Objetivo: determinar las funciones cognitivas afectadas en un grupo menores traba-jadores y la diferencia en el perfil neuropsiquiátrico de estos respecto a un grupo de menores no trabajadores. Metodología: investigación de diseño no experimental, de tipo transversal, prospectivo y analítico con un muestreo aleatorio simple. Resultados: el trabajo infantil no afecta todas las funciones cognitivas. Los puntajes obtenidos en las pruebas de habilidades gráficas, percepción táctil, percepción auditiva, memoria de evocación visual, lenguaje de repetición, lenguaje de comprensión, habili-dades espaciales y atención auditiva estaban en rangos normales para ambos grupos. Sin embargo, los puntajes en las pruebas de construcción con palillos, memoria de co-dificación visual, percepción visual, memoria de evocación auditiva, lenguaje expresivo, atención visual, habilidades conceptuales, fluidez verbal y fluidez gráfica se encuentran por debajo de lo esperado para ambos grupos. Conclusión: las dificultades que presentan tanto el grupo de menores trabajadores como el de no trabajadores se podrían explicar por las condiciones de vida de la población, lo que suscita la hipótesis de que la pobreza y la escasez en la estimulación ambiental afectan el desarrollo cognitivo tanto como el trabajo infantil. ABSTRACT Objective: The purpose of this investigation was to determine the cognitive functions affected in a group of working minors and the difference in their neuropsychiatric profile as compared to that of a group of non-working minors. Methodology: non-experimental, cross-sectional, prospective and analytical design with a simple random sampling. Results: It was observed that child labor does not affect all cognitive functions. The scores obtained in the graphic skills, tactile perception, auditory perception, visual evocation memory, repetition language, comprehension language, spatial skills and auditory attention tests are in normal ranges for both groups. However, the scores on the stick construction, visual coding memory, visual perception, auditory evocation memory, expressive language, visual attention, conceptual skills, verbal fluency, and graphic fluency tests are lower than expected for both groups.
... 33 También, para el año 2001 según Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) se encontró que el 13% de los menores entre 5 y 17 años, ejercieron una ocupación en la producción de bienes y servicios, con una mayor participación de niños habitantes de zonas rurales. 34 Seguidamente, para el año 2002 a 2009 se evidenció una participación del 9,2% de trabajo infantil en menores entre 5 y 17 años. 32 Por su parte, para el año 2012 la tasa de trabajo infantil a nivel nacional fue de un 17%; mientras que en el año 2015 se registró un índice del 15%; para el año 2018 pasó a un 11.8%; en el año 2019 se ubicó en un 5.4% y recientemente se registró que el trabajo infantil en las personas entre 5 y 17 años se encuentra en un 4.9%, con 281,000 jóvenes ubicados en sectores rurales. ...
Article
Full-text available
Introducción: La seguridad y salud en el trabajo (SST) en Colombia ha tenido especial importancia para la prevención de accidentes y riesgos que se presentan en un trabajador. En la población rural, especialmente a las actividades realizadas en el campo, la salud de los trabajadores rurales puede verse afectada ya que ejecutan actividades laborales con alto riesgo, lo cual hace que esta población se encuentre invisibilizada al alcance de las políticas de la protección de la salud en el trabajo. Objetivo: Analizar la percepción que tienen los trabajadores rurales respecto a la seguridad y la salud en el trabajo (SST). Métodos: se enmarcó a través de tipo reflexivo, a partir de la búsqueda sistemática de información publicada en las bases de datos y revistas científicas indexadas utilizando las palabras claves de búsqueda como seguridad y salud en el trabajo, trabajadores rurales, percepción de trabajadores rurales y población rural en Colombia. Resultados: La percepción que tienen los trabajadores rurales respecto a la SST es muy diversa, ya que varía en función de su desempeño en el proceso de trabajo y los factores de riesgo a los que se encuentran expuestos. Conclusión: En los agricultores no se presenta una adecuada percepción respecto a la salud ocupacional y términos relacionados con la SST, por lo que conduce a un mayor riesgo de accidentes en el campo; aunque, en trabajadores rurales expuestos a plaguicidas en cultivos se encontró propicias prácticas de seguridad en el manejo de dichas sustancias sin algún tipo de riesgo.
... Entre los menores de 7 a 11 años que trabajan en ocupaciones más leves, pero que no abandonan el sistema educativo, su percepción de la salud es superior. Se ha comprobado que incrementar y fomentar la educación secundaria aminora el riesgo de que la salud de los menores y adolescentes empeore (Pedraza y Ribero, 2006). ...
Book
Full-text available
Este libro es una versión de una tesis doctoral premiada por el Instuto de Estudios sobre América Latina de la Universidad de Sevilla. En él se describen los resultados de investigación sobre el programa de intervención psicoeducativo Edúcame Primero Perú, implementado en tres escuelas de Lima para la prevención y reducción del trabajo infantil.
... La EMS confiere al individuo la oportunidad de romper el círculo vicioso de la pobreza y sobrepasar limitaciones económicas y sociales (Velasco y Moreno, 2016); que al ser exiguos, junto con los aspectos familiares, son los principales causantes de la deserción escolar (Beltrán y López, 2015). Asimismo, abandonar el bachillerato representa una pérdida tanto para el gobierno como para la sociedad, pues se desperdicia el presupuesto destinado para tales fines además de no impactar la calidad de vida de otras personas que desean un espacio en la escuela para superarse (Díaz y Osuna, 2017), por lo que es necesario trabajar la renuncia escolar desde la prevención (Martín, Alemán, Marchena y Santana, 2015); enfocándose, entre otros aspectos, en aquellos componente de carácter económico que pudieran afectar la permanencia como la pobreza del propio estudiante (Morales y Vargas, 2018); el contexto socioeconómico (Casais y Ortega, 2015); el desempeño de algún tipo de trabajo (Pedraza y Ribero, 2006); la falta de dinero en el hogar (Cardoso y Verner, 2011); el apoyo económico que pudiera representar para sus padres (Serrano, Serrano, Mármol y Mesa, 2015); los deseos de ayudar económicamente en la casa (GEO, 2018); la amplia oferta de empleo poco calificado (Salvà-Mut, Oliver-Trobat y Comas-Forgas, 2014); la marginación (Lugo, 2013); becas económicas recibidas (Infante y Parra, 2010); y sus aspiraciones o expectativas laborales (Romero y Hernández, 2019). ...
Article
Full-text available
Dropout from militarized upper secondary schools is a matter of concern to education authorities, mainly because many of the students are in a vulnerable situation. There are many factors involved in this phenomenon and it should be studied in a focused manner. The objective of this research is to associate the economic factors, Poverty and the Need to Contribute Money to the Home and the social factors Social Success and Distance to School with the Propensity of School Dropout in students at Colegio de Bachilleres Militarizado (CBM). The study was non-experimental, descriptive and correlational with a sample of 350 students. A theoretical model is proposed that reflects the variables included in the constructs. Also, an empirical model is suggested that shows the results of the negative associations of poverty and social success with the inclination to drop out and the positive associations of the Need to Bring Money Home and Distance to School with the dependent factor.
Article
Full-text available