ArticlePDF Available

Las hormigas Ecitoninae (Hymenoptera: Formicidae) de Morelos, México

Authors:
Article

Las hormigas Ecitoninae (Hymenoptera: Formicidae) de Morelos, México

Abstract and Figures

Se realizó un inventario de las hormigas ecitoninas del estado de Morelos, ubicado en la región centro-sur de la república mexicana. Los muestreos fueron realizados por medio de colectas directas y del uso de trampas de intercepción; ocasionalmente se capturaron también machos atraidos a la luz. Se encontraron 15 especies de hormigas ecitoninas: Labidus coecus (Latreille, 1802); L. praedator s. str. (Fr. Smith, 1858); Neivamyrmex agilis Borgmeier, 1953; N. cornutus (Watkins, 1975); N. fallax Borgmeier, 1953; N. graciellae (Mann, 1926); N. impudens (Mann, 1922); N. macropterus Borgmeier, 1953; N. melanocephalus (Emery, 1985); N. nigrescens (Cresson, 1872); N. opacithorax (Emery, 1894); N. pauxilus (Wheeler, 1903); N. sumichrasti (Norton, 1868); N. swainsoni (Shuckard, 1840) y Nomamyrmex esenbecki mordax (Santschi, 1928). Doce de estos registros son nuevos para la entidad. Las especies más abundantes fueron L. coecus, N. melanocephalus, N. nigrescens y N. esenbecki. Se proporciona también alguna información sobre la distribución de estas especies en el estado y las fechas de vuelo de los machos que fueron recolectados. Por último, se anexa una clave para la identificación de obreras y machos en la cual se incluye una especie adicional (N. fuscipennis), que no fue recolectada por nosotros pero ha sido informada por otro autor para la entidad.
No caption available
… 
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
531
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Las hormigas Ecitoninae (Hymenoptera: Formicidae) de Morelos, México
Luis N. Quiroz-Robledo & Jorge Valenzuela-González
Instituto de Ecología, A. C. Departamento de Entomología. Congregación El Haya. Apartado Postal 63, 91000 Xalapa,
Veracruz, México; quirozl@ecologia.edu.mx; valenjor@ecologia.edu.mx
Abstract. The Ecitoninae ants (Hymenoptera: Formicidae) from Morelos, México. To produce an inven
-
tory of the Ecitoninae ants from Morelos State (south central Mexico), we used direct capture and pit-fall traps.
Occasionally, males were also collected near artificial light sources. Fifteen species were found: Labidus coecus,
L. praedator s. str., Neivamyrmex agilis, N. cornutus, N. fallax, N. graciellae, N. impudens, N. macropterus, N.
melanocephalus, N. nigrescens, N. opacithorax, N. pauxilus, N. sumichrasti, N. swainsoni and Nomamyrmex
esenbecki mordax. Twelve of these species are new records for the state. The most abundant species were L.
coecus, N. melanocephalus, N. nigrescens and N. esenbecki mordax. The distribution of the species in the state,
flight dates of males for some species, and a key for the identification of workers and males are included. One
additional species (N. fuscipennis), collected by other authors in Morelos but not by us, is also included in the
key. Rev. Biol. Trop. 54(2): 531-552. Epub 2006 Jun 01.
Key words: formicidae, army ants, Ecitoninae, Morelos, Mexico.
Las hormigas conocidas como legionarias
se agrupan actualmente en tres subfamilias: 1)
Aenictinae, que se distribuyen principalmen-
te en la región indo-australiana con algunas
especies en África y Europa; 2) Dorylinae,
distribuidas mayoritariamente en África con
algunos representantes en Asia y Europa y 3)
Ecitoninae, que agrupa a las hormigas legiona-
rias de América (Watkins 1976, Gotwald 1995,
Palacio 1999). Las tres subfamilias forman
parte de la sección Dorylinae dentro del com-
plejo poneroide (Bolton 1990).
Estas hormigas se caracterizan por formar
colonias grandes, ser altamente móviles ( no
poseen sitios fijos de nidificación) y por pre-
sentar un comportamiento de depredación en
grupo. Para mayor información sobre la bio-
logía y el comportamiento de estos insectos se
puede consultar a Schneirla (1971), Hölldobler
y Wilson (1990) y Gotwald (1995).
En la actualidad se conocen aproxima-
damente 150 especies de hormigas ecitoninas
Recibido 28-V-2004. Corregido 04-X-2004. Aceptado 18-XI-2004.
(Watkins 1976), de las cuales 47 han sido infor-
madas para México (Watkins 1982, 1986, 1990).
Además de los autores antes mencionados,
Creighton (1950), Borgmaier (1955), Kempf
(1972), MacKay et al. 1985), Rodríguez-Garza
(1986), Watkins y Coody, 1986, Smith (1979),
Brandão (1991), Bolton (1995), González et
al. (1995), Quiroz y Valenzuela (1995), Rojas
y Cartas (1997) y Quiroz et al. (2002) dan
también alguna información sobre la distri-
bución de estas hormigas en México. En los
trabajos de Watkins (1982, 1988-89), MacKay
et al. (1985) y Quiroz et al. 2002 se pueden
consultar algunas claves para la identificación
de las ecitoninas de México. Para el estado de
Morelos, se han informado únicamente cuatro
especies (Watkins 1982, 1993: com. Pers.,
Quiroz 1993).
El estado de Morelos está situado en la
parte centro-sur de México, entre dos zonas
muy importantes desde el punto de vista bio-
geográfico, el Eje Neovolcánico Transversal y
532
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
la Cuenca del río Balsas (Fig. 1). Su geografía
accidentada favorece la existencia de varios
dominios climáticos que aunado a la diver-
sidad florística da por resultado una riqueza
faunística importante, en la que se encuentran
representados elementos tanto neárticos como
neotropicales y algunos autóctonos, que desde
el punto de vista zoogeográfico son importan-
tes (Anónimo 1981, Aguilar 1990).
En el presente trabajo se proporciona una
lista de las especies encontradas en la locali-
dad, su distribución en el estado y claves para
la identificación de obreras y machos.
MATERIAL Y MÉTODOS
Área de estudio. El estado de Morelos
se localiza entre los paralelos 18°22’06” y
19°07’10 de latitud norte y los meridianos
98°03’ y 98°30’08” de longitud oeste. Tiene
una extensión de 4 958 Km
2
y se encuentra
dividido en 33 municipios, siendo la ciudad de
Cuernavaca su capital. Limita en la parte norte
con el Distrito Federal y el estado de México; al
este y sureste con Puebla; al sur y suroeste con
Guerrero y al oeste con el estado de México.
En la entidad morelense se alcanzan alti-
tudes de 3 450 msnm en el Chichinautzin y de
5 452 m en el Popocatépetl. De ahí, el terreno
desciende hasta los 890 m en el Valle de Jojutla,
para volver a ascender a 1 500 m en la parte sur
en la Sierra de San Gabriel en los límites con el
estado de Guerrero (Vidal 1980).
El clima es cálido subhúmedo,
Awo(w)(i´ )g y Aw1@(w)(i´)g, de acuerdo a la
clasificación de Köeppen adaptada por García
para México (1964) y semicálido subhúme-
do, A(C)w1@(w)ig y (A) Cw1@(w)ig, en la
mayor parte del estado. Se vuelve templado
subhúmedo Cw2(w)big en las laderas monta-
ñosas y semifrío C(w2) (w) (b=) i y frío ETHw
en alturas superiores a los 2 800 m. La selva
baja caducifolia (SBC) es el tipo de vegetación
más ampliamente distribuido, ya que cubre
más del 50% de la superficie estatal, su ámbito
altitudinal se ubica entre los 800 y 1 800 m. En
algunas zonas de SBC alterada se desarrollan
matorrales espinosos (“huizacheras”) con gran
abundancia de algunas especies de Acacia.
En cañadas y barrancas de la zona montosa
se pueden localizar pequeños manchones de
bosque mesófilo. De los 1 800 a 4 000 m se
encuentran bosques de pinos, encinos y abetos y
en la parte más alta del estado, que colinda con
las faldas del volcán Popocatepetl, hay algunas
zonas con praderas de alta montaña; hacia los
5000 m se encuentra el límite medio de las nie
-
ves perpetuas, por encima del cual ya no existen
plantas vasculares (Miranda y Hernández 1963,
Rzedowski 1978, Anónimo 1981).
La agricultura de temporal se practica en
casi todo el estado, aprovechando la temporada
de lluvias. Se siembra principalmente maíz,
fríjol, calabaza y sorgo. La agricultura de riego
se practica en la parte central y sur del estado,
cultivándose principalmente caña de azúcar,
arroz, jitomate y flores ornamentales. En la
zona norte del estado se ubican las extensiones
más importantes de pastizales, los cuales se han
desarrollado para uso pecuario suplantando a
la vegetación primaria. Los pastizales están
dominados por varias especies de gramíneas
la mayor parte de ellas introducidas, aunque
también se pueden encontrar en ellos algunos
árboles y arbustos de baja altura.
Metodología. Para la realización de las
colectas se seleccionaron de dos a cuatro sitios
de muestreo en cada uno de los 33 municipios
del estado. Estos sitios fueron seleccionados
en función de su accesibilidad y tratando de
tener una buena representación de los diferen-
tes estratos altitudinales y tipos de vegetación
existentes en la entidad. Las hormigas fueron
recolectadas directamente con ayuda de pinzas
entomológicas y aspiradores bucales y por
medio del uso trampas de intercepción (tipo
pit fall), las cuales se colocan fácilmente y
actúan día y noche por periodos de tiempo
relativamente largos (Bestelmeyer et al. 2000).
Las colectas directas se efectuaron capturan-
do algunos ejemplares en todas las columnas
depredadoras y migratorias de estas hormigas
que se podían detectar en el transcurso de cami-
natas efectuadas en el sitio de muestreo.
533
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Para los trampeos se colocaron dos trampas
de intercepción en cada una de las localidades
seleccionadas. Estas trampas fueron hechas con
recipientes de plástico de un litro de capacidad,
con un diámetro de 13 cm. Los recipientes se
llenaban hasta la mitad de su capacidad con
anticongelante comercial diluido en agua al
30% como liquido conservador y eran enterra-
dos de tal manera que su boca quedaba a ras
del suelo. Finalmente se cubrían con un plato
de plástico para evitar la desecación y el paso
de basura y/o de agua en caso de lluvia. Las
trampas eran recolectadas a las 48 hrs. de haber
sido colocadas.
Adicionalmente se realizaron algunas
colectas de machos a la luz en zonas urbanas
y suburbanas. En total se tuvieron 77 sitios de
muestreo (ver Cuadro 1 y Fig. 1).
Todos los ejemplares colectados fueron
conservados en alcohol al 70% y posterior-
mente montados para su identificación uti-
lizando las claves de Watkins (1982). En el
caso de los machos se procedió a la extrac-
ción y montaje del edeago. Algunos ejempla-
res de todas las especies encontradas están
depositados en la Colección Entomológica
del Instituto de Ecología en Xalapa, Veracruz
(Colección IEXA, registro SEMARNAP: VER.
IN.048.0198).
RESULTADOS
En total fueron recolectadas 168 muestras
y alrededor de 4 000 ejemplares pertenecientes
a 15 especies de hormigas ecitoninas. Se obtu-
vieron muestras de obreras de 13 especies:
Labidus coecus, L. praedator, Neivamyrmex
agilis, N. cornutus, N. fallax, N. graciellae, N.
impudens, N. melanocephalus, N. nigrescens,
N. opacithorax, N. pauxilus, N. sumichrasti
y Nomamyrmex esenbecki mordax. Se colec-
taron también machos pertenecientes a cua-
tro especies (L. coecus, N. macropterus, N.
swainsoni y No. esenbecki); en el caso de dos
de estas especies (N. macropterus y N. swain-
soni), no se pudieron obtener obreras. En la
Cuadro 2 se muestra la lista de las especies
obtenidas, su frecuencia de recolección, el
ámbito altitudinal y el tipo de vegetación en
que fueron encontradas.
En todos los municipios del estado excep
-
to uno (Ocuituco), se obtuvieron muestras de
hormigas ecitoninas. Por lo que respecta a la
distribución altitudinal de estas hormigas en
el estado, se obtuvieron colectas desde los 890
hasta los 3 500 m. Estas hormigas se encon-
traron asociadas con gran diversidad de tipos
de vegetación: Selva baja caducifolia, pastizal,
matorral espinoso, bosque de pino-encino, bos-
que de pino, vegetación urbana y suburbana y
diversos tipos de agrosistemas.
A continuación se proporcionan algunos
comentarios sobre cada una de las especies
encontradas. Para la distribución de las espe-
cies además de nuestros propios datos, nos
hemos basado en la información proporcionada
por Creighton 1950, Kempf 1972, Smith 1979,
Brandão 1991, Watkins 1976, 1982, 1988-
1989, 1993: com. pers., Quiroz y Valenzuela
1995, Quiroz et al. 2002, MacKay et. al. 1985
y Bolton 1995. La distribución mundial se
proporciona por país, la de México por estado
y la de Morelos por municipio y localidad (ver
Cuadro 1 y Fig. 1).
Labidus coecus
(Latreille, 1802)
Distribución mundial: Argentina, Bolivia,
Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El
Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Guyana,
Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay,
Perú. Surinam, Trinidad y Tobago y Venezuela.
Distribucn en México y Morelos:
Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Distrito
Federal, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nayarit,
Nuevo León, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa,
Tamaulipas, Veracruz y Yucatán. Para Morelos
ver Fig. 2a.
Comentarios: Primer registro para el esta
-
do de Morelos, se colectaron obreras y machos.
Se encontró en SBC, matorral espinoso, pas-
tizal, ecotono entre SBC y bosque de pino,
bosques de pinos, huertas de mango y agua-
cate y en zonas urbanas, en altitudes entre
534
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
los 890 y 3 500 m. A pesar de ser la especie
más abundante en la entidad no encontramos
informes previos de su presencia en el estado.
Frecuentemente se les capturó en las trampas
de intercepción; en forma directa se les encon-
tró bajo piedras y en ocasiones, al realizar las
excavaciones para colocar las trampas. Se les
observó depredando larvas de Sacarabaeidae,
atacando colonias de otras hormigas como
Prenolepis sp. y Paratrechina longicornis y
depredando larvas de lepidópteros. Por lo que
se refiere a los machos, es común encontrarlos
Municipio SC
Amacuzac 1.- Amacuzac
2.- Huajintlan
Atlatlaucan 3.- Atlatláhucan
4.- San Juan Atlatlahucan
Axochiapan 5.- Axochiapan
6.- Quebrantadero
Coatlán del Rió 7.- Cocoyotla
8.- Coatlán
Cuautla 9.- Libramiento
10.- Calderón
Cuernavaca 11.- Chamilpa
12.- Reforma
13.- Flores Magón
14.- Cuernavaca
Emiliano Zapata 15.- Tetecalita
16.- Calera Chica
Huitzilac 17.- Coajomulco
18.- Cempoala
19.- Huitzilac
Jantetelco 20.- Carr. a Cuautla
21.- Carr. a Izucar
Jiutepec 22.- Tlahuapan
23.- Progreso
Jojutla 24.- Carr. Jojutla-Tlaquiltenango
25.- Tehuixtla
26.- Higuerón
27.- Jicarero
Jonacatepec 28.- Jonacatepec
29.- Tlaica
Mazatepec 30.- Justo Sierra
31.- Cuauchichinola
Miacatlán 32.- Coatetelco
33.- Miacatlan
Ocuituco 34.- Huecahuasco
35.- Ocuituco
Puente de Ixtla 36.- Carr. Alpuyeca-Xoxocotla
37.- Pte. de Ixtla
Temixco 38.- Acatlipa
39.- Xochicalco
CUADRO 1
Sitios de recolección (SC) para las hormigas Ecitoninae del Estado de Morelos, listados por municipio
TABLE 1
Collections sites (SC) for Ecitoninae ants in the state of Morelos, México, listed by “municipality”
Municipio SC
Temoac 40.- Temoac
41.- Amimilcingo
Tepalcingo 42.- Agua Fría
43.- Tepalcingo
Tepoztlán 44.- Tepoztlán
45.- Amatlán
46.- Tescal
47.- Cartuchos
Tetecala 48.- Actopan
49.- Tetecala
Tetéla del Volcán 50.- Tetéla del Volcán
51.- Hueyapan
Tlalnepantla 52.- Felipe Neri
53.- El Vigia
Tlaltizapan 54.- Temilpa
55.- Ticuman
56.- Acamilpa
Tlaquiltenango 57.- Huautla
58.- Quilamula
59.- Tlaquiltenango
Tlayacapan 60.- S. José de los Laureles
61.- El bebedero
Totolapan 62.- Tepetlixpita
63.- Nepopualco
Villa de Ayala 64.- Rafael Merino
65.- Moyotepec
66.- Chinameca
Xochitepec 67.- Alpuyeca
68.- Alcanfores
Yautepec 69.- Cocoyoc
70.- Cañon de Lobos
71.- San Isidro
Yecapixtla 72.- Yecapixtla
73.- Xochitlán
Zacatepec 74.- Chiverias
75.- Galeana
Zacualpan 76.- Zacualpan
77.- Tlacotepec
535
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Fig. 1. Localización del área de estudio. Los sitios de recolección (1 a 77) corresponden a las localidades indicadas en el
Cuadro 1.
Fig. 1. Location of the study area. Collection sites (1 to 77) are identified on the map according to numbers, as indicated
in Table 1.
536
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
volando alrededor de los postes del alumbrado
público en los meses de mayo y junio.
Labidus praedator
s str. (Fr. Smith, 1858)
Distribución mundial: Argentina, Bolivia,
Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El
Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras,
México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú.
Surinam y Venezuela.
Distribucn en México y Morelos:
Chiapas, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San
Luis Potosí, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán.
Para Morelos Ver Fig. 2a.
Comentarios: Primer registro para Morelos,
se colectaron obreras en una sola ocasión,
forrajeando sobre vegetación herbáceo arbusti
-
va en zonas de SBC a 1 054 m.
N. agilis
Borgmeier, 1953
Distribución mundial: Estados Unidos y
México.
Distribucn en México y Morelos:
Chihuahua y Jalisco. Para Morelos ver Fig. 2a.
Comentarios: Primer registro para Morelos;
obreras recolectadas en cuatro ocasiones en SBC
en trampas de intercepción, entre 945 y 990 m.
CUADRO 2
Especies de hormigas de la subfamilia Ecitoninae recolectadas en el estado de Morelos.
Se muestra la frecuencia de recolección para cada especie (n= 168), el ámbito altitudinal en que fueron encontradas
y el tipo de vegetación en que se recolectaron
TABLE 2
Frecuency of collection (n= 168) for species of Ecitoninae ants in the state of Morelos, Mexico,
plus altitudinal ranges for their occurrence, and type of associated vegetation
Especie N Altitud Vegetación
L. coecus 40 (23.8%) 890-3500 SBC, ME, P, ECO, BP, HA, HM y VU
L. praedator 1 (0.6%) 1054 SBC
N. agilis 4 (2.4 %) 945-990 SBC
N. cornutus 7 (4.2 %) 900-1850 SBC y ECO
N. fallax 6 (3.6 %) 980-1350 SBC
N. graciellae 9 (5.3 %) 1460-1850 SBC, ECO, BP, VU
N. impudens 1 (0.6 %) 1500 SBC
N. macropterus 11 (6.5 %) 990-1850 SBC, ECO, BP y VU
N. melanocephalus 21 (12.5 %) 900- 1850 SBC, ME, ECO, HM y VU
N. nigrescens 17 (10.2 %) 990-1850 SBC, P, M y VU
N. opacithorax 9 (5.3 %) 990-1850 SBC, ME, P y ECO
N. pauxilus 5 (3 %) 950-1740 SBC, ME y VU
N. sumichrasti 2 (1.2 %) 1050- 1300 SBC y ME
N. swainsoni 14 (8.3.%) 950-2060 SBC, ME, ECO y VU
No. esenbecki 21 (12.5%) 910- 1850 SBC, ME, ECO y VU
(SBC: selva baja caducifolia; ME: matorral espinoso; P: pastizal; M: cultivo de maíz; HM: huertos de mango; HA: huertos
de aguacate; BP: bosque de pino; ECO: ecotono de la selva baja caducifolia y bosque de pino; VU: vegetación urbana. (SBC:
Tropical deciduous forest; ME: thorn forest; P: pastureland; M: corn orchards; HM: mango orchards; HA: avocado orchards;
BP: pine forest; ECO: ecotone between SBC and pine forest; and VU: urban vegetation).
537
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
N. cornutus
Watkins, 1975
Distribución mundial: México.
Distribución en México y Morelos: Jalisco,
Morelos y Oaxaca. Para su distribución en
Morelos ver Fig. 2b.
Comentarios: Ya registrada para Morelos,
se colectaron obreras en cinco ocasiones en
trampas de intercepción y por recolección
directa, en SBC y en el ecotono entre SBC y
bosque de pino, entre los 900 y 1 850 m. Se dis
-
tribuye principalmente en el centro del estado.
Se les observó depredando sobre una colonia de
Fig. 2. Distribución de las hormigas Ecitoninae en el estado de Morelos. 2a: Labidus coecus, L. praedator y Neivamyrmex
agilis; 2b: N. cornutus, N. fallax, N. graciellae y N. nigrescens; 2c: N. macropterus, N. impudens, N. melanocephalus y
Nomamyrmex esenbecki mordax; 2d: Neivamyrmex opacithorax, N. pauxilus, N. swainsoni y N. sumichrasti.
Fig. 2. Distribution of Ecitoninae ants in the state of Morelos. 2a: Labidus coecus, L. praedator y Neivamyrmex agilis; 2b:
N. cornutus, N. fallax, N. graciellae y N. nigrescens; 2c: N. macropterus, N. impudens, N. melanocephalus y Nomamyrmex
esenbecki mordax; 2d: Neivamyrmex opacithorax, N. pauxilus, N. swainsoni y N. sumichrasti.
538
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
termitas. En una ocasión se les observo siendo
cazadas por lagartijas del género Sceloporus.
N. fallax
Borgmeier, 1953
Distribución mundial: Estados Unidos,
Guatemala y México.
Distribución en México y Morelos: Jalisco,
Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Veracruz y
Yucatán. Para Morelos ver Fig. 2b.
Comentarios. Primer registro para la enti
-
dad, se le encontró en SBC entre los 980 y los 1
350 m. Recolectadas bajo piedras y en trampas
de intercepción. Se les observó depredando a
una colonia de Linepithema sp.
N. graciellae
(Mann, 1926)
Distribución mundial: México.
Distribución en México y Morelos: Jalisco
y Oaxaca. Para Morelos ver Fig. 2b.
Comentarios. Es su primer registro para
el estado, se colectó en varias ocasiones por
medio de recolección directa, en SBC, ecotono
de la SBC y bosque de pino y en zonas urbanas,
a una altitud entre los 1 460 y los 1 850 m.
N. impudens
(Mann, 1922)
Distribución mundial: Costa Rica,
Guatemala, Honduras y México.
Distribucn en México y Morelos:
Chiapas, San Luis Potosí y Yucatán. Para
Morelos ver Fig. 2c.
Comentarios. Es su primer registro para el
estado. Se colecen SBC a los 1 500 m. Obreras
recolectadas en trampas de intercepción.
N. macropterus
Borgmeier, 1953
Distribución Mundial: Estados Unidos y
México.
Distribucn en México y Morelos:
Chihuahua, Durango, Oaxaca y Puebla. Para
Morelos ver Fig. 2c.
Comentarios. Primer registro para el esta-
do. Se colectaron únicamente machos volando
en marzo, junio julio y agosto, en SBC, ecotono
entre SBC y bosque de pino y en zonas urbanas
entre los 990 y 1 850 m.
N. melanocephalus
(Emery, 1895)
Distribución mundial: Estados Unidos,
Guatemala, Honduras y México
Distribucn en México y Morelos:
Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos Nayarit
y Oaxaca. Para su distribución en Morelos ver
Fig. 2c.
Comentarios. Ya registrada para Morelos,
se le encont en SBC, en el ecotono entre
la SBC y el bosque de coníferas, vegetación
urbana, huertas de mango y en matorral espi
-
noso entre los 900 y los 1 850 m. Obreras
capturadas en columnas en desplazamiento
en el suelo, en trampas de intercepción y
forrajeando sobre Waltheria americana. Se les
observó atacando nidos de avispas del nero
Polibia para depredar las larvas; también se
les encontró depredando sobre crisomélidos y
larvas de lepidópteros.
N. nigrescens
(Cresson, 1872)
Distribución mundial: Costa Rica,
Guatemala, Honduras y México.
Distribucn en México y Morelos:
Chiapas, San Luis Potosí y Yucatán. Para
Morelos ver Fig. 2b.
Comentarios. Primer registro para el estado.
Recolectadas en SBC, cultivos de maíz, pastizal
y en zonas urbanas a una altitud entre los 990 y
1 850 m. Se les obserdepredando una colonia
de Paratrechina longicornis y sobre algunos
hemípteros. Obreras capturadas por recoleccn
directa y en trampas de intercepción.
539
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
N. opacithorax
(Emery, 1894)
Distribución mundial: Costa Rica, Estados
Unidos y México.
Distribución en México y Morelos: Baja
California, Jalisco, Oaxaca. Para Morelos ver
Fig. 2d.
Comentarios. Primer registro para el esta
-
do. Se le encontró en matorral espinoso, pas-
tizal, SBC, ecotono entre la SBC y bosque de
pino-encino entre los 990 y 1 850 m. Obreras
capturadas en trampas de intercepción.
N. pauxilus
(Wheeler, 1903)
Distribución mundial: Estados Unidos y
México.
Distribucn en México y Morelos:
Hidalgo. Para Morelos ver Fig. 2d.
Comentarios. Primer registro para el esta-
do. Se le encontró en SBC, matorral espinoso
y en zonas urbanas entre los 950 y 1 740 m.
Obreras obtenidas en trampas de intercepción
y por recolección directa.
N. sumichrasti
(Norton, 1868)
Distribución mundial: Costa Rica,
Guatemala, México y Nicaragua.
Distribucn en México y Morelos:
Chiapas, San Luis Potosí, Veracruz y Yucatán.
Para Morelos ver Fig. 2d.
Comentarios: Primer registro para Morelos.
Se colectó en SBC y matorral espinoso entre
los 1 050 y 1 300 m; obreras capturadas en
trampas de intercepción.
N. swainsoni
(Shuckard, 1840)
Distribución mundial: Costa Rica,
Guatemala, Honduras y México.
Distribucn en México y Morelos:
Chiapas, San Luis Potosí y Yucatán. Para
Morelos: ver Fig. 2d.
Comentarios: Primer registro para
Morelos. Se colectaron en SBC, matorral
espinoso, zonas urbanas, ecotono y bosque
de pino encino, en altitudes entre los 950 y 2
060 m. Solo se capturaron machos volando en
abril, junio, julio y septiembre.
Nomamyrmex esenbecki mordax
(Santschi, 1928)
Distribución mundial: México.
Distribución en México y Morelos: Colima,
Durango, Guerrero, Jalisco, Michoan,
Morelos, Nayarit, Oaxaca, Sinaloa y Sonora.
Para su distribución en Morelos ver Fig. 2c.
Comentarios. Se colectaron en SBC, mato
-
rral espinoso, ecotono de SBC y bosque pino y
en zonas urbanas, en altitudes que van desde
los 910 a los 1 850 m. Se capturaron obreras
mediante recolección directa y en trampas de
intercepción y algunos machos a la luz entre
los meses de junio a septiembre. En ocasiones
se pudieron observar las colonias en desplaza-
miento. Se les observó depredando colonias de
Solenopsis geminata.
DISCUSIÓN
En total se encontraron 15 especies de
ecitoninas en la entidad. A estas hay que agre-
gar una más, Neivamyrmex fuscipennis que
nosotros no recolectamos, pero que ha sido
informada por Watkins (1993: com. pers.) para
el estado. Ninguna de las especies encontra-
das es endémica para la entidad: N. agilis, N.
macropterus, N. nigrescens y N. pauxilus se
distribuyen en Estados Unidos y México; N.
cornutus, N. graciellae, No. esenbecki mordax
han sido registradas únicamente para México;
N. melanocephalus, N. opacithorax y N. sumi-
chrasti se conocen para Estados Unidos, México
y Centro América, mientras que L. coecus y
N. swainsoni se distribuyen desde Suramérica
hasta el sur de los Estados Unidos; N. fallax se
ha informado para Estados Unidos, México y
Guatemala; por último, L. praedator, se distribu-
ye desde Argentina hasta México (Watkins 1976,
540
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
1982, 1993: com. pers.). De las 15 especies reco-
lectadas en el presente trabajo, 12 son registros
nuevos para el estado: L. coecus, L. praedator,
N. agilis, N, fallax, N. graciellae, N. impudens,
N. macropterus, N. nigrescens, N. opacithorax,
N, pauxilus, N. sumichrasti, N. swainsoni.
Ocho especies se obtuvieron de colectas
directas y 11 en trampas de intercepción. Dos
de estas especies fueron recolectadas exclu-
sivamente a través de colectas directas, cinco
en trampas de intercepción y seis por ambos
métodos. Finalmente, dos especies más (N.
macropterus y N. swainsoni) fueron detectadas
solo por la captura de machos. Estos resultados
indican que para obtener un inventario lo mas
completo posible de las especies presentes,
es recomendable utilizar una combinación de
varios métodos de recolección.
El 69.6% de las muestras fueron obtenidas
durante la época de lluvias y el 30.3% restante
en la de secas. Estos resultados sugieren que
las hormigas ecitoninas son más abundantes y
activas en la región durante la época de lluvias,
como ha sido observado también por Watkins
(1988-1989) en zonas de selva baja caducifo-
lia en el estado de Jalisco y por Quiroz et al.
(2002) en selva alta perennifolia en Veracruz.
Estas hormigas se encuentran ampliamente
distribuidas en el estado. Únicamente en uno de
los 33 municipios de la entidad no se pudieron
obtener muestras (Ocuituco, ver Fig. 1); este
municipio se encuentra en las zonas montaño-
sas ubicadas al nordeste del estado y nuestros
sitios de recolección se encontraban ubicados
alrededor de los 2 000 m. En cuanto a su dis-
tribución altitudinal, se colectaron desde las
zonas más bajas del estado, ubicadas a los 890
m en el valle de Jojutla hasta los 3 500 m. Las
únicas especies recolectadas cerca o ligeramen-
te por arriba de los 2 000 m fueron L. coecus,
N. nigrescens y N. swainsoni. Los registros
obtenidos a mayor altitud correspondieron a
capturas de L. coecus obtenidas a 2 575 y
3 500 m en las localidades de Coajomulco (17)
y Cempoala (19) en el municipio de Huitzilac.
Hasta donde sabemos, las capturas obtenidas a
3 500 metros son el registro obtenido a mayor
altura para la distribución de estas hormigas
(Palacio, 2003). El resto de las especies se
encontraron por debajo de los 2 000 m con su
mayor abundancia entre los 890 y los 1 800
m; el 91.4% de las muestras fueron obtenidas
dentro de este ámbito altitudinal.
Las especies más abundantes y con dis
-
tribución más amplia fueron (ver Cuadro 2):
L. coecus (23.8% del total de colectas obte-
nidas), N. melanocephalus y No. esenbecki
(12.5% cada una) y N. nigrescens (10.2%).
Estas cuatro especies son las únicas que tienen
una frecuencia de captura superior al 10% y
representan el 59.2% de las colectas obtenidas.
A continuación se encuentran N. swainsoni
(8.3%), N. macropterus (6.5%), N. graciellae
y N. opacithorax (5.3%), N. cornutus (4.2%),
N. fallax (3.6%) N. pauxilus (3%), N. agilis
(2.4%) y N. sumichrasti (1.2%). Finalmente
dos especies, L. praedator y N. impudens,
fueron recolectadas en una sola ocasión, lo que
sugiere que se trata de especies poco abundan-
tes en el estado o bien nuestros métodos de
muestreo no fueron eficientes para capturarlas.
Por lo que respecta a los machos, se colec-
taron 101 ejemplares pertenecientes a cuatro
especies (L. coecus, N. macropterus, N. swain-
soni y No. esenbecki). Las fechas de vuelo
observadas en algunos casos difieren ligera-
mente de las informadas por Watkins (1982)
en su trabajo de las ecitoninas de México. Los
machos de L. coecus cuyos vuelos han sido
informados para marzo y abril, fueron colec-
tados en mayo y junio. Los de N. macropterus
previamente conocidos para el periodo junio-
agosto, fueron colectados en marzo, junio y
agosto. Los de N. swainsoni informados para
el periodo mayo-agosto, se colectaron en abril,
junio, julio y septiembre. Finalmente, nuestros
datos de vuelo de No. esenbecki, coinciden
con los informados por Watkins, de junio a
septiembre. No se pudieron obtener machos de
las otras doce especies presentes en la entidad,
probablemente debido a la falta de un muestreo
más constante a la luz o bien a que sus vuelos
son realizados durante el día, como es el caso
de N. nigrescens y N. opacithorax (Baldridge
et al. 1980). Además, en el caso de ocho de
estas especies (N. agilis, N cornutus, N. fallax,
541
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
N. graciellae, N. impudens, N. melanocepha-
lus, N. pauxilus y N. sumichrasti) no se cono-
cen los machos (Watkins 1982), lo que sugiere
que éstos no son atraídos a la luz. Como ya
antes se mencionó, dos especies fueron detecta-
das únicamente mediante la captura de machos
(N. macropterus y N. swainsoni).
Las especies obtenidas fueron encontradas
en gran diversidad de ecosistemas: selva baja
caducifolia, ecotono entre este tipo de selva
y bosques de pino-encino, bosques de pino,
matorral espinoso, pastizales, diversos agrosis-
temas como cultivos de mango, aguacate, maíz,
etc. y en zonas urbanas y suburbanas. Todas
las especies fueron recolectadas en selva baja
caducifolia, que es el tipo de asociación vege-
tal que ocupa la mayor extensión en el estado,
ubicada principalmente en la parte centro y sur
del estado. Mezclados con este tipo de vegeta-
ción son comunes pastizales, áreas cultivadas
y manchones de matorral espinoso compuestos
principalmente por Acacia spp. En la parte
norte hay bosques de coníferas y es donde se
localizan las mayores altitudes en la entidad.
Entre la SBC y los bosques de coníferas existe
una zona de transición o ecotono que parece ser
el límite de la distribución para la mayoría de
las hormigas ecitoninas en la entidad.
De las 47 especies que han sido informa-
das para el México (Watkins 1982, 1986, 1990,
1993: com. pers.); 16 (34%) se encuentran
presentes en el estado de Morelos a pesar de su
extensión relativamente pequeña (4 958 Km
2
)
en comparación con la superficie total del
país (1 972 547 Km
2
). Esta abundancia puede
deberse a la ubicación geográfica de la entidad
que se localiza en la confluencia de las regiones
neártica y neotropical y también a su relieve
accidentado que favorece la presencia de varios
tipos climáticos y florísticos (Anónimo 1981,
Aguilar 1990).
La riqueza específica de ecitoninas en la
entidad (16 especies) es parecida a la registrada
por Watkins (1988) para Chamela, Jalisco (15);
en ambos sitios la vegetación predominante es
la selva baja caducifolia. Al realizar una com-
paración entre ambas localidades se obtuvo un
índice de similitud de 0.45. En contraste, se
presenta una mayor riqueza en las selvas tropi
-
cales húmedas donde se pueden esperar alrede-
dor de 20 especies por localidad (Rettenmeyer
et al. 1983, Quiroz et al. 2002).
En México a nivel estatal, los datos que se
disponen (Kempf 1972, Watkins 1982, 1988,
MacKay 1985, Rodríguez 1986, Rojas y Cartas
1997, Quiroz et al. 2002) y los proporcionados
en este trabajo, registran como los estados con
mayor riqueza específica de hormigas ecito-
ninas a: Veracruz (27 especies), Chiapas (21),
Jalisco (17), Morelos (16) San Luis Potosí (13),
Oaxaca y Yucatán (12) y Campeche (10); en el
resto de los estados los registros son inferiores
a las 10 especies. Estos datos deben ser toma-
dos como preliminares ya que algunos estados
han sido muy poco trabajados.
Las hormigas ecitoninas son un grupo
predominantemente neotropical con alguna
penetración en la región neártica (Watkins
1976, 1982, 1993: com. pers.). De acuerdo al
criterio de Halffter (1976), el grupo tiene un
patrón de dispersión neotropical típico. De las
29 especies de ecitoninas que se distribuyen en
la región neártica (Watkins 1993: com. pers,
Hedlund 2003), 21 se encuentran en México
y de éstas, diez están presentes en el estado
de Morelos (L. coecus., N. agilis, N. fallax, N.
fuscipennis, N. macropterus, N. melanocepha-
lus, N. nigrescens, N. opacithorax, N. pauxilus
y N. swainsoni), lo que representa el 62.5% de
las especies del estado; el resto (37.5%) son
de distribución netamente neotropical. Esta
composición se puede explicar por la situación
geográfica de la entidad que se localiza en la
confluencia de estas dos zonas biogeográficas
(Brown 1973, Aguilar 1990).
AGRADECIMIENTOS
A Julian Watkins de la Universidad de
Baylor, EUA por autorizarnos a utilizar algu-
nos de sus dibujos y por la literatura propor-
cionada. A los dos revisores anónimos por
sus acertadas observaciones y sugerencias. A
Harry Brailowsky y a Cristina Mayorga por
las facilidades brindadas para la revisión de las
542
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
ecitoninas depositadas en la colección entomo-
lógica del IBUNAM. A Patricia Galindo y a
Adriana Trejo por su ayuda en las colectas de
campo, a Teresa Suárez Landa por su ayuda en
el procesamiento y montaje del material reco-
lectado y a César V. Rojas Gómez por su ayuda
en el “escaneo” de las figuras.
RESUMEN
Se realizó un inventario de las hormigas ecitoninas
del estado de Morelos, ubicado en la región centro-sur de
la república mexicana. Los muestreos fueron realizados por
medio de colectas directas y del uso de trampas de inter-
cepción; ocasionalmente se capturaron también machos
atraidos a la luz. Se encontraron 15 especies de hormigas
ecitoninas: Labidus coecus (Latreille, 1802); L. praedator
s. str. (Fr. Smith, 1858); Neivamyrmex agilis Borgmeier,
1953; N. cornutus (Watkins, 1975); N. fallax Borgmeier,
1953; N. graciellae (Mann, 1926); N. impudens (Mann,
1922); N. macropterus Borgmeier, 1953; N. melanoce-
phalus (Emery, 1985); N. nigrescens (Cresson, 1872); N.
opacithorax (Emery, 1894); N. pauxilus (Wheeler, 1903);
N. sumichrasti (Norton, 1868); N. swainsoni (Shuckard,
1840) y Nomamyrmex esenbecki mordax (Santschi, 1928).
Doce de estos registros son nuevos para la entidad. Las
especies más abundantes fueron L. coecus, N. melano-
cephalus, N. nigrescens y N. esenbecki. Se proporciona
también alguna información sobre la distribución de estas
especies en el estado y las fechas de vuelo de los machos
que fueron recolectados. Por último, se anexa una clave
para la identificación de obreras y machos en la cual se
incluye una especie adicional (N. fuscipennis), que no fue
recolectada por nosotros pero ha sido informada por otro
autor para la entidad.
Palabras clave: formicidae, hormigas, Ecitoninae,
Morelos, México.
REFERENCIAS
Aguilar, B.S. 1990. Dimensiones ecológicas del estado
de Morelos. Centro Regional de Investigaciones
Multidisciplinarias, Universidad Nacional Autónoma
de México. México D. F. 221 p.
Anónimo. 1981. ntesis Geográfica del Estado de
Morelos. Secretaría de Programación y Presupuesto.
Coordinación general de los servicios Nacionales de
Estadística, Geografía e Informática. Aguas Calientes,
México. 110 p.
Baldridge, R.S., C.W. Rettenmeyer & J.F. Watkins II. 1980.
Seasonal, Nocturnal and Diurnal Flight Periodicities of
Neartic Army Ant Males (Hymenoptera: Formicidae).
J. Kansas Entomol. Soc. 53: 189-204.
Bestelmeyer, B.T., D. Agosti, L.E. Alonso, C.R. Brandao,
W.L. Brown Jr., J.H. Delabie & R. Silvestre. 2000.
Field Techniques for the Study of Ground-Dwelling
Ants, p. 112-144.
In D. Agosti, J.D. Majer, L.E.
Alonso & T.R. Schultz, (eds.). Ants: Standard
Methods for Measuring and Monitoring Biodiversity.
Smithsonian, Washington, D.C.
Bolton, B. 1990. Identification Guide to the Ant Genera
of the World. Harvard University, Cambridge,
Massachussetts, EEUU. 222 p.
Bolton, B. 1995. A New General Catalogue of the Ants
of the World: Harvard University, Cambridge,
Massachussetts, EEUU. 504 p.
Borgmeier, T. 1953. Vorarbeiten zu einer Revision der
neotropisch Wanderameisen. Stud. Entomol. 2: 1-51.
Borgmeier, T. 1955. Die Wanderameisen der neotropischen
Region (Hym. Formicidae). Stud. Entomol. 3: 1- 717.
Brandão, C.R.F. 1991. Adendos ao catálogo abreviado das
formigas da região Neotropical. Rev. Bras. Entomol.
35: 319-412.
Brown, W.L. 1973. Comparison of the Hylean and Congo-
West African rain forest ant faunas, p. 165-185.
In
A.S. Ayensu & W.D. Duckworh (eds.). Tropical
Rain Forest Ecosystems. Smithsonian Institution,
Washington, D.C.
Creighton, W.S. 1950, The ants of North America. Bull.
Mus. Comp. Zool., Harvard. 104: 1585.
Cresson, E.T. 1872. Hymenoptera Texana. Trans. Amer.
Entomol. Soc. 4: 153-292.
Emery, C. 1894. Studi sulle formichi della fauna neotropi
-
ca. Bull. Soc. Entomol. Ital. 26: 137-242.
Emery, C. 1895. Beitraege zur kenntnis der nordameri-
kanischen Ameisenfauna. Zool. Jahrb. Abt. Syist. 8:
257-360.
García, M.E. 1964. Modificaciones al sistema climático
de Köppen para adaptarlos a las condiciones de la
República Mexicana. Larios. México, D.F. 150 p.
González, V.D., W.P. Mackay, M.A. Rebeles & S. Vinson.
1995. New records for the ant Cheliomyrmex morosus
in Mexico (Hymenoptera: Formicidae). J. New York
Entomol. Soc. 103: 219-220.
543
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Gotwald, W.H. 1995. Army Ants; the biology of social
predation. Cornell University, Ithaca, Nueva York,
EEUU. 302 p.
Halffter, G. 1976. Distribución de los Insectos en la
Zona de Transición Mexicana, Relaciones con la
Entomofauna de Norteamérica. F. Entomol. Mex.
35: 1-64
Hedlund, K. 2003. List of Species in Neartic Region-
Online Catalog of Ants of North America (http://
www.cs.unc.edu/~hedlund/SpeciesListSAVE.html;
consultado 17 febrero 2006).
Hölldobler, B. & E. Wilson. 1990. The Ants. Belknap
of Harvard University, Cambridge, Massachussetts,
EEUU. 732 p.
Kempf, W.W. 1972. Catálogo abreviado das formigas da
Região Neotropical. Stud. Entomol. 15: 3-344.
Latreille, P.A. 1802. Historie naturelle des fourmis, et
recueil de mémoires et d`observations sur les abeilles,
les araraignées, les faucheurs, et autres insectes. Par
-
is. 445 p.
Mackay, W., J. Pérez-Domínguez & L. Valdez-Sánchez.
1985. The army ants of the State of Chihuahua
México (Hymenoptera: Formicidae: Ecitoninae).
Southwest. Nat. 30: 611-612.
Mann, W.M. 1922. Ants from Honduras and Guatemala.
Proc. U. S. Nat. Mus. 61: 1-54.
Mann, W.M. 1926. Some new neotropical ants. Psyche
33: 97-107.
Miranda, F. & E. Hernández X. 1963. Los tipos de veg
-
etación de México y su clasificación. Bol. Soc. Bot.
Méx. 27: 67-114.
Norton, E. 1868. Notes on Mexican ants. Amer. Natur. 2:
57-72.
Palacio, E. 1999. Hormigas Legionarias (Hymenoptera:
Formicidae: Ecitoninae) de Colombia. p. 117-189.
In
G. Amat, G. Andrade & F. Fernández (eds.). Insectos
de Colombia. Academia Colombiana de Ciencias,
Bogotá, Colombia.
Palacio, E. 2003. Subfamilia Ecitoninae, p. 281-285.
In
F. Fernández (ed.). Introducción a las hormigas
de la región neotropical. Instituto de Investigación
de recursos biológicos. Alexander von Humbold.
Bogotá, Colombia.
Quiroz-Robledo, L.N. 1993. Primer registro de
Neivamyrmex melanocephalus (Emery, 1895)
para el estado de Morelos, México (Hymenoptera:
Formicidae: Ecitoninae). Bol. Soc. Ver. Zool. 3: 56.
Quiroz-Robledo, L. & J. Valenzuela-González. 1995.
A comparison of ground ants communities in a
tropical rainforest and adjacents grasslands in Los
Tuxtlas, Veracruz, Mexico. Southwest. Entomol.
20: 203-213.
Quiroz-Robledo, L.N., J. Valenzuela-González & T. Suárez-
Landa. 2002. Las hormigas Ecitoninas (Formicidae:
Ecitoninae) de la Estación de Biología Tropical “Los
Tuxtlas”, Veracruz, México. F. Entomol. Mex. 41:
261-281.
Rettenmeyer, C., R. Chadab-Creped, N. Naumann & L.
Morales. 1983. Comparative Foraging by neotropical
army ants, p. 59-73. In P. Jaisson (ed.). Social Insects
in the Tropics. Presses de I´Université, Paris XIII.
Rodríguez-Garza, J. 1986. Hormigas (Hymenoptera:
Formicidae) de Nuevo León. Tesis de Maestría,
Colegio de Posgraduados, Centro de Entomología y
Acarología. Texcoco, México. 107 p.
Rojas, P. & A. Cartas. 1997. Ecitoninae, pp. 349-353. In
E. González-Soriano, E., R. Dirzo, & R. Vogt (eds.).
Historia Natural de Los Tuxtlas. UNAM, México D.F.
Rzedowski, J. 1978. La vegetación de México. Limusa.
México. DF. 432 p.
Santchi, F. 1928. Sur quelques nouvelles fourmis du Bresil.
Deut. Entomol. Zs. 1928: 414-416.
Schneirla, T.C. 1971. Army ants: a study in social orga-
nization., W.H. Freeman, San Francisco, California,
EEUU. 349 p.
Shuckard, W.E. 1840. Monograph of Dorylidae, a family
of the Hymenoptera Heterogyna. Ann. Natur. Hist. or
Mag. Zool. Bot. and Geol. 5: 188-201.
Smith, D.R. 1979. Formicoidea, Family Formicidae,
p. 1323-1467.
In K.V. Krombein, P.D. Jr. Hurd,
D.R. Smith & B.D. Burks (eds.). Catalogue of
Hymenoptera in America north of Mexico. Vol.
2. Apocryta (Aculeata) Smithsonian Institution.
Washington, D.C., EEUU.
Smith, F. 1858. Catalogue of the Hymenopterous insects
in the collection of the British Museum. 6, British
Museum, Londres. 216 p.
Vidal, C.R. 1980. Algunas relaciones clima-cultivos en el
Estado de Morelos. Instituto de Geografía, UNAM.
México D.F. 95 p.
544
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Watkins, J.F., II. 1975. Neivamyrmex cornutus, n. sp.
(Formicidae: Dorylinae) from Oaxaca, Mexico. J.
Kansas Entomol. Soc. 48: 92-95.
Watkins, J.F. II. 1976. The identification and distribution
of New World army ants (Dorylinae: Formicidae).
Baylor Univ. Waco, Texas, EEUU. 102 p.
Watkins, J.F., II. 1982. The army ants of Mexico
(Hymenoptera: Formicidae: Ecitoninae). J. Kansas
Entomol. Soc. 55: 197-247.
Watkins, J.F. 1986. Neivamyrmex chamelensis, n.sp.
(Hymenoptera: Formicidae: Ecitoninae) from Jalisco,
México. J. Kansas Entomol. Soc. 59: 361-366.
Watkins, J.F., II. 1988-1989. The army ants (Formicidae:
Ecitoninae) of the Chamela Biological Station in
Jalisco, Mexico. Fol. Entomol. Mex. 77: 379-393.
Watkins, J.F. & C.J. Coody. 1986. Taxonomy of
Neivamyrmex graciellae (Mann) (Hymenoptera:
Formicidae: Ecitoninae) including an original
description of the queen and field observations.
Southw. Natur. 31: 256-259.
Watkins, J.F. 1990. Neivamyrmex crassiscapus n.sp. from
Mexico. J. Kansas Entomol. Soc. 64: 348-350.
Wheeler, W.M. 1903. A decad of Texan Formicidae. Psyche
10: 93-111.
545
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Claves para la identificación de los géneros y especies de las hormigas ecitoninas
del estado de Morelos
Las siguientes claves están basadas en las publicadas por Watkins (1982) para las ecitoninas
de México, de las cuales se han redibujado algunas figuras. Se incluyen dos claves, una para la
identificación de las obreras y otra para la de los machos. Además de las 15 especies encontradas
en el presente trabajo, se incluye una más (N. fuscipennis) que nosotros no pudimos colectar pero
que ha sido reportada previamente por Watkins (1993) para la entidad.
Obreras
1. Borde interno de las garras tarsales sin un diente (Fig. 17). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . (Gén. Neivamyrmex) . . . 4
1’. Borde interno de las garras tarsales con un diente (Fig. 16) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2
2. Escapo antenal grueso, el ancho apical es mayor que un tercio de su longitud (Fig.15; ver también figuras 28 y 31)
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nomamyrmex esenbecki mordax
2’. Escapo antenal delgado, ancho apical menor a un tercio de su longitud (Figs. 13, 14) (Gén. Labidus) . . . . . . . . . . . .3
3. Pecíolo con un diente anteroventral (Fig. 30; ver también fig. 33); color castaño-rojizo . . . . . . . . . . . . Labidus coecus
3’. Pecíolo sin un diente anteroventral (Fig. 29; ver también fig. 32); color negro a castaño oscuro . . .Labidus praedator
4. Cabeza lisa y brillante con puntuaciones dispersas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5
4’. Cabeza finamente o toscamente granulada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .11
5. Ojo con una distintiva cornea convexa y el ápice del escapo antenal alcanza o excede claramente el nivel del ojo (Figs.
5, 7, 11, 12). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .6
5’. Ojo sin una distintiva cornea convexa, puede estar reducida a una manchita amarilla o ausente; el ápice del escapo
antenal no excede el nivel del ojo o la parte media de la cabeza si los ojos están ausentes (Figs. 3, 9, 10) . . . . . . . . .9
6. En vista dorsal, la porción ncava del margen posterior de la cabeza parece ser ligeramente más angosta que el
ancho ximo del mesosoma (Figs. 35, 36, 41); diente anteroventral del peolo agudo, punteado o distintiva-
mente angular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
6’. En vista dorsal, la porción cóncava del margen posterior de la cabeza parece ser más amplia que el ancho máximo del
mesosoma (Fig. 40); diente anteroventral del pecíolo despuntado, redondeado o ausente (Fig. 25); cabeza y tórax cas-
taño rojizos; gáster ligeramente mas claro, mitad posterior del dorso del promesonoto aplanado y dorso del propodeo
más grande que el nodo del pecíolo, en vista lateral (Fig. 25) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . N. opacithorax
7. Cabeza y gáster castaño obscuros a negros, mesosoma castaño rojizo; diente anteroventral del pecíolo pequeño y
dirigido ventralmente (Fig. 26). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..N. melanocephalus
7’. Cabeza castaño amarillenta a castaño rojiza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8
8. Diente anteroventral del pecíolo grande y triangular (Fig. 23), lamela frente a la fosa antenal angosta o ausente
(Fig.12) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . N. graciellae
8’. Diente anteroventral del pecíolo espinoso (Fig. 22) lamela frente a la fosa antenal ancha (Fig. 7; ver también figs. 22
y 41) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . N. impudens
546
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
9. Sutura entre el promesonoto y la mesopleura, en perfil, completa y distintiva (Fig. 20); ápice del escapo antenal casi
alcanza el nivel del ojo (Fig. 9); pecíolo alargado, longitud aproximada de una y media veces su ancho, en vista dorsal,
(Fig. 38) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .N. agilis
9’. Sutura entre el promesonoto y la mesopleura en perfil, incompleta (Figs. 21, 27); ápice del escapo antenal distintiva-
mente no alcanza el nivel del ojo o la línea media de la cabeza si los ojos están ausentes (Figs. 3, 10); pecíolo usual-
mente subcuadrado, casi tan ancho como largo o más ancho, en vista dorsal (Figs. 37, 42) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10
10. Superficie dorsal del propodeo vista de perfil, distintivamente más grande que la superficie descendente (Fig. 27); las
obreras mayores miden menos de 3.5 mm de longitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . N. pauxilus
10’. Pecíolo ligeramente más largo que ancho, en vista dorsal (Fig. 42); diente anteroventral del pecíolo agudo (Fig. 21);
las obreras mayores miden menos de 4.5 mm en longitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .N. fallax
11. Cabeza y mesosoma con numerosas depresiones redondeadas; de color negro a castaño rojizo oscuro (Figs. 4,
24, 43) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . N. sumichrasti
11’. Cabeza y mesosoma, aunque gruesamente granulados y algunas veces rugosos, sin distintivas depresiones redondeadas
en forma de hoyos; color usualmente castaño rojizo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .12
12. Ángulos posterolaterales de la cabeza proyectándose fuertemente (Figs 8, 19, 34) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . N. cornutus
12’. Ángulos posterolaterales de la cabeza solo proyectándose moderadamente, con un pequeño diente ligeramente dirigido
hacia afuera (Fig. 6); unión de las superficies dorsal y descendente del propodeo redondeados en perfil (Fig. 18, ver
también fig. 41). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .N. nigrescens
Machos
1. Terguitos gástrales con penachos conspicuos de sedas largas y densas (Fig. 44; ver también figs. 59, 68, 76 y 84)
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nomamyrmex esenbecki mordax
1’. Terguitos gastrales sin distintivos penachos de sedas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2
2. Placa subgenital con tres dientes apicales, dos externos y un pequeño subapical interno (Figs. 53, 54, 55, 57 y 58);
longitud entre 6-16 mm; flagelo antenal distintivamente mayor que el ancho de la cabeza. . . . . (Neivamyrmex) . . . 4
2’. Placa subgenital en forma de cuchara, con solo dos dientes apicales (Figs. 56 y 60); mandíbulas en forma de hoz (Figs.
49 y 50). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . (Labidus) . . . 3
3. Borde inferior del clípeo cóncavo en su parte media (Fig. 50); ángulos posteriores del pecíolo proyectandose fuerte-
mente; volsela con forma de garfio con una proyección posterior (Fig. 78; ver también figs. 62 y 74) . . . . . L. coecus
3’. Borde inferior del clípeo casi recto en su parte media (Fig. 49); ángulos posteriores del pecíolo no se proyectan
fuertemente; volsela un tanto en forma de zapapico con proyecciones dorsal y ventral agudas (Fig. 77; ver también
figs. 61 y 69) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . L. praedator
4. Mandíbulas distintivamente en forma de hoz, curvada internamente y gradualmente estrechada a un ápice agudo
(Figs. 47, 48 y 52) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .6
4’. Mandíbula no claramente en forma de hoz, se estrechan en forma desigual y curvadas hacia adentro en la base y
espatuladas en la porción dorsal; distancia de los ocelos laterales al ojo compuesto, al menos dos veces el diámetro del
ocelo medio (Figs. 46 y 51) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5
547
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
5. Cabeza, alitronco y gáster usualmente negros a castaño oscuro; abultamiento transverso prominente presente arriba de
la fosa antenal (Fig. 46); borde posterodorsal de los estipes con una no distintiva proyección triangular baja (Fig. 75;
ver también figs. 64 y 82). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .N. nigrescens
5’. Cabeza y alitronco negros a castaño oscuro; gáster usualmente castaño rojizo, abultamiento transverso arriba de la
fosa antenal débil o ausente (Fig. 51), ángulos posterodorsales del estípite un tanto redondeados y su ápice sin una
proyección dorsal (Fig. 73; ver también figs. 63 y 83); longitud de 10 a 11 mm . . . . . . . . . . . . . . . . . . N. opacithorax
6. Ápice de la ságita alargado formando una amplia proyección dorsal en forma de pico, la cual se extiende mas allá de
las proyecciones ventrales apicales (vista lateral, figs 66 y 67). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7
6’. Ápice de la ságita no forma una amplia proyección dorsal en forma de pico y no se extiende más allá de las proyeccio-
nes ventrales (Fig. 65); longitud mayor de 10 mm; longitud de la mandíbula mayor que la longitud del ojo compuesto
(Fig. 52); borde dorsal de los estípites no forma un triangulo amplio y no presenta una proyección subapical dorsal
grande (Fig. 70; ver también figura 79) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . N. swainsoni
7. Cabeza y alas negras; distancia del ocelo lateral al ojo compuesto usualmente alrededor de la mitad del diámetro del
ocelo medio (fig. 48; ver también figs. 72 y 81) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . N. fuscipennis
7’. Cabeza y alas castaño rojizas a castaño amarillentas: distancia de los ocelos laterales al ojo compuesto usualmente
alrededor de un cuarto (o menos) el diámetro del ocelo medio (Fig. 47; ver también figs. 71 y 80). . . N. macropterus
548
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Figs. 3-17. Cabezas de obreras en vista frontal de (3) Neivamyrmex fallax, (4) N. sumichrasti, (5) N. opacithorax, (6) N.
nigrescens, (7) N. impudens, (8) N. cornutus, (9) N. agilis, (10) N. pauxilus, (11) N. melanocephalus, (12) N. graciellae, (13)
Labidus coecus, (14) L. praedator, (15) Nomamyrmex esenbecki mordax. Figuras 16 y 17. Garras tarsales de obreras de (16)
L. coecus, (17) N. melanocephalus. Las líneas representan 1 mm. La figura 4 es tomada de Watkins (1982).
Figs. 3-17. Heads of workers of (3) Neivamyrmex fallax, (4) N. sumichrasti, (5) N. opacithorax, (6) N. nigrescens, (7) N.
impudens, (8) N. cornutus, (9) N. agilis, (10) N. pauxilus, (11) N. melanocephalus, (12) N. graciellae, (13) Labidus coecus,
(14) L. praedator, (15) Nomamyrmex esenbecki mordax. Figures 16 y 17. Tarsal claws of workers of (16) L. coecus, (17) N.
melanocephalus. Lines are 1.0 mm. Figure 4 from Watkins (1982).
549
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Figs. 18-30. Vista lateral de obreras de (18) N. nigrescens, (19) N. cornutus, (20) N. agilis, (21) N. fallax, (22) N. impudens,
(23) N. graciellae, (24) N. sumichrasti, (25) N. opacithorax, (26) N. melanocephalus, (27) N. pauxilus, (28) No. esenbecki
mordax, (29) L. praedator, (30) L. coecus. Las líneas representan 1 mm. La figura 24 es redibujada de Watkins (1982).
Figs. 18-30. Lateral views of workers of (18) N. nigrescens, (19) N. cornutus, (20) N. agilis, (21) N. fallax, (22) N. impudens,
(23) N. graciellae, (24) N. sumichrasti, (25) N. opacithorax, (26) N. melanocephalus, (27) N. pauxilus, (28) No. esenbecki
mordax, (27) L. praedator, (28) L. coecus. Lines are 1 mm. Figure 24 from Watkins (1982).
550
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Figs. 31-43. Vista dorsal de las obreras de (31) No. esenbecki mordax, (32) L. praedator, (33) L. coecus, (34) N. cornutus,
(35) N. graciellae, (36) N. melanocephalus, (37) N. pauxilus, (38) N. agilis, (39) N. nigrescens, (40) N. opacithorax, (41) N.
impudens, (42) N. fallax, (43) N. sumichrasti. Las líneas representan 1 mm. La figura 43 es redibujada de Watkins (1982).
Figs. 31-43. Dorsal views of workers of (31) No. esenbecki mordax, (32) L. praedator, (33) L. coecus, (34) N. cornutus,
(35) N. graciellae, (36) N. melanocephalus, (37) N. pauxilus, (38) N. agilis, (39) N. nigrescens, (40) N. opacithorax, (41) N.
impudens, (42) N. fallax, (43) N. sumichrasti. Lines are 1 mm. Figure 43 from Watkins (1982).
551
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Fig. 44. Ultimo terguito gastral de No. esenbecki mordax; figuras 45-52: Cabezas de los machos de (45) No. esenbecki mor-
dax, (46) N. nigrescens, (47) N. macropterus, (48) N. fuscipennis, (49) L. praedator, (50) L. coecus, (51) N. opacithorax,
(52) N. swainsoni. Figuras 53-60: Placas subgenitales de los machos de (53) N. macropterus, (54) N. opacithorax, (55) N.
nigrescens, (56) L. coecus, (57) N. fuscipennis, (58) N. swainsoni, (59) No. esenbecki mordax, (60) L. praedator. Las líneas
representan 1 mm. Las figuras 46, 48, 51, 53 y 57 son redibujadas de Watkins (1982).
Fig. 44. Dorsal view of fifth tergite of male of No. esenbecki mordax; figures 45-52: Heads of males of (45) No. esenbecki
mordax, (46) N. nigrescens, (47) N. macropterus, (48) N. fuscipennis, (49) L. praedator, (50) L. coecus, (51) N. opacithorax,
(52) N. swainsoni. Figures 53-60: Subgenital plates of males of (53) N. macropterus, (54) N. opacithorax, (55) N. nigres-
cens, (56) L. coecus, (57) N. fuscipennis, (58) N. swainsoni, (59) No. esenbecki mordax, (60) L. praedator. Lines are 1 mm.
Figures 46, 48, 51, 52 y 57 from Watkins (1982).
552
Rev. Biol. Trop. (Int. J. Trop. Biol. ISSN-0034-7744) Vol. 54 (2): 531-552, June 2006
Figs. 61-68. Ságitas de los machos de (61) L. praedator, (62) L. coecus, (63) N. opacithorax, (64) N. nigrescens, (65) N.
swainsoni, (66) N. macropterus, (67) N. fuscipennis, (68) No. esenbecki mordax. Figuras 69-76: Estípites de los machos de
(69) L. praedator, (70) N. swainsoni, (71) N. macropterus, (72) N. fuscipennis, (73) N. opacithorax, (74) L. coecus, (75) N.
nigrescens, (76) No. esenbecki mordax. Figuras 77-84: Volselas de los machos de 77) L. praedator, 78) L. coecus, 79) N.
swainsoni, 80) N. macropterus, 81) N. fuscipennis, 82) N. nigrescens, 83) N. opacithorax, 84) No. esenbecki mordax. Las
líneas representan 1 mm. Las figuras 63, 64, 65, 72, 73, 81 y 82 son redibujadas de Watkins (1982).
Figs. 61-68. Sagittae of males of (61) L. praedator, (62) L. coecus, (63) N. opacithorax, (64) N. nigrescens, (65) N. swain-
soni, (66) N. macropterus, (67) N. fuscipennis, (68) No. esenbecki mordax. Figures 69-76: Stipites of males of (69) L. prae-
dator, (70) N. swainsoni, (71) N. macropterus, (72) N. fuscipennis, (73) N. opacithorax, (74) L. coecus, (75) N. nigrescens,
(76) No. esenbecki mordax. Figures 77-84: Volsellae of males of 77) L. praedator, 78) L. coecus, 79) N. swainsoni, 80) N.
macropterus, 81) N. fuscipennis, 82) N. nigrescens, 83) N. opacithorax, 84) No. esenbecki mordax. Lines are 1 mm. Figures
63, 64, 65, 72, 73, 81 and 82 from Watkins (1982).
... Corona-L opez et al. (2013) reported 1,971 species of insects in the Sierra de Huautla Biosphere Reserve alone, many of which correspond to the tropical dry forest of the southern zone of the state. In Morelos, few studies of the myrmecofauna have been conducted (Trejo-Loyo and Quiroz-Robledo 2003, Quiroz-Robledo et al. 2004, Quiroz-Robledo and Valenzuela-Gonz alez 2006 and none have explored ant-plant associations. Nevertheless, it is recognized that ant-plant associations maybe numerous in the tropical forest and, in many cases, constitute obligate mutualisms (e.g., Pseudomyrmex-Acacia, Rico-Gray and Oliveira 2007). ...
... Differences in abundance of L. praedator between disturbed and closed environments were attributed to factors such as: 1) humidity and temperature required for foraging to be successful (Meisel 2006, Monteiro et al. 2008; 2) recognized nomadic dispersal (Monteiro et al. 2008); 3) availability of prey in each environment (Meisel 2006), because there is the possibility that hunting success of the predator was greater in the disturbed environment where other species of ants with fixed nests were present and abundant; or 4) an unknown ethological or physiological factor. Considering variations in its behavior, research on L. praedator is needed because the large size of its colonies and nomadic habit (Barth et al. 2015) can significantly impact invasive or exotic species in disturbed or edge environments, because these characteristics of L. praedator prevent establishment of invasive or exotic species in conserved environments, as is the case for other species of Dorylinae (Quiroz-Robledo and Valenzuela-González 2006). ...
Article
Full-text available
The effect of environmental variability on species richness, community structure, and daytime activity of ants along a disturbance gradient was examined at El Cielo Biosphere Reserve, Tamaulipas, Mexico. The study site was delimited by LANDSAT satellite images. Ants were evaluated using pitfall traps from 0800 to 1800 every hour for four consecutive days in August 2016. In total, 1190 individuals of 20 species and seven subfamilies were obtained. Six species responded positively to the disturbed environment during the morning, with variation between assessment days. The daytime activity of ant species was variable during the day along the disturbance gradient. Solenopsis geminata was the species that showed the most activity during most of the day in the study. Abundance of species differed between most environments each hour. The total variation explained by the first two axes of the relationship analysis of species abundance and environmental attributes was 83% (Axis 1: Temperature and humidity = 64%, Axis 2: Rocks = 19%). S. geminata and Forelius pruinosus were the species that responded significantly to the variables evaluated. The results suggested that environmental variability along a disturbance gradient determines the establishment of the niche and the diurnal activity profile of each species throughout the day and between days. © 2018 Southwestern Entomological Society. All rights reserved.
... From all samples, 576 specimens were obtained. Compared with the capture of other ant subfamilies, relatively few poneromorph specimens were obtained; for example, over 5000 Ecitoninae ants were collected under similar conditions (Quiroz & Valenzuela 2006). Poneromorphs tend to form low-population colonies, and individuals generally forage alone. ...
Article
Se hizo un inventario de las hormigas Poneromorfas del estado de Morelos, ubicado en la región centro-sur de la República Mexicana. Los muestreos se realizaron por medio de colectas directas y del uso de trampas. En total se encontraron 16 especies poneromorfas pertenecientes a nueve géneros (Anochetus, Belonopelta, Ectatomma, Gnamptogenys, Hypoponera, Leptogenys, Odontomachus, Pachycondyla y Platythyrea), ninguna de estas especies son informadas por vez primera para México, pero nuestros registros incrementan el número de poneromorfas conocidas para Morelos de 5 a 18. Las especies más comúnmente colectadas fueron O. clarus, G. striatula, E. tuberculatum y H. opaciceps, todas ellas especies neotropicales ampliamente dispersas. Se proporciona alguna información de su distribución, de sus estratos de forrajeo y de anidación. Translation provided by the authors.
Article
Full-text available
Moringa oleifera Lam. is a plant with nutraceutical and industrial value, and its seeds can be used to make biodiesel. In recent years, cultivation began in different regions of Mexico, from which reports on pests have increased. The objective of this work was to identify and determine abundance of thrips species associated with moringa flowers in a plantation in southeastern Mexico. Eight species of phytophagous thrips identified were Frankliniella cephalica (Crawford), F. insularis (Franklin), F. invasor Sakimura, F. gardeniae Moulton, F. parvula Hood, F. bruneri Watson, F. williamsi, and Microcephalothrips abdominalis (Crawford). A species of predatory thrips identified as Karnyothrips texensis (Hood) also was found. During the 1st year of sampling, the most abundant species of thrips was F. cephalica, while during the 2nd year it was F. insularis.
Thesis
Full-text available
Las hormigas se encuentran entre los organismos con mayor riqueza de especies del planeta, incluido los ecosistemas áridos y semiáridos. El presente trabajo presenta un listado de especies de hormigas del matorral costero del área periurbana a la ciudad de Ensenada, Baja California. En los nueve sitios que cubrieron el área de estudio se colocaron trampas de caída, trampas de de cebos y se realizaron colectas selectivas de hormigas. Se colectaron 16,721 especímenes de 40 especies y 17 géneros de hormigas, de las cuales únicamente la hormiga argentina (L. humile) es no nativa. Las especies más comunes fueron C. festinatus, C. semitestaceus, M. mimicus, C. califórnica, P. califórnica, P. vistana, S. xyloni y T. andrei. El área muestreada representa menos del 1% de la península y 3% del Estado de Baja California, sin embargo se colectó el 22% y 26% del total de especies registradas para la península y Estado, respectivamente. De manera independiente, las variables sugeridas para explicar el comportamiento de la riqueza de especies, excepto el tipo de suelo, no fueron un factor que incida en la riqueza de especies de hormigas. Sin embargo, de manera combinada al interactuar el tipo de suelo con los factores de pendiente, altura y orientación puede influir la composición en la riqueza de especies. Por otra parte se sugiere la incorporación de variables climáticas y de comportamiento de las especies para entender mejor el funcionamiento de las comunidades de hormigas del matorral costero circundante a la ciudad de Ensenada.