ArticlePDF Available

Animales distintos, un tres en uno de poetas nacidos en los sesentas

Authors:
Siglo de siglas, el x x (concluso en 1989 o aún inconcluso) lo fue también de
antologías. Siglo de las antologías. Nada extraño, por demás, si se repara
en un principio que articula por igual las siglas y las antologías de ese siglo:
el afán de comprimir el tiempo, de concentrar el espacio, en aras de hacer
abarcable (y antes atendible) por la memoria (y aun por la percepción misma)
los frutos de una producción, intelectual o no, que rebasa las posibilidades
cognitivas (informativas) básicas de cada individuo o comunidad humanos.
Dominante ese principio durante el siglo x x más allá de la letra impresa (plazas
comerciales integradas a su vez por tiendas departamentales, comida buffet,
etcétera), se entiende el carácter epónimo de la antología entonces, aun cuando
ella preceda a Cristo.
Pero, desde luego, esta relevancia de las antologías ha contado especialmen-
te en el ámbito de las letras, de la literatura; y dentro de ésta, particularmente,
en el territorio de la poesía, género de discurso que se diría indisociable del
principio antológico no sólo por lo que respecta a su difusión y conservación
entre culturas y a través del tiempo, sino incluso a su aislada e inicial publica-
ción en cuadernos.
Memorables son en la tradición antológica de poesía escrita en español
títulos como el Índice de la nueva poesía americana (1926), suscrito por Bor-
ges, Huidobro e Hidalgo, la provocadora Antología de la poesía mexicana
ANIMALES DISTINTOS, UN TRES EN UNO
DE POETAS NACIDOS EN LOS SESENTAS
Juan Carlos H. Vera, coord., Animales distintos. (Muestra de poetas argentinos,
españoles y mexicanos nacidos en los sesentas). Selec. present. y notas de
Ana Franco Ortuño, Antonio Portela, Juan Carlos H. Vera y Benjamín Barajas.
México, Ediciones Arlequín/Fonca-Conaculta/Sigma Ediciones, 2008, 605 pp.
187
EN-CLAVES del pensamiento, año III, núm. 5, junio 2009, pp. 187-190.
188 Osmar Sánchez Aguilera
EN-CLAVES del pensamiento, año III, núm. 5, junio 2009, pp. 187-190.
moderna (1928) de Jorge Cuesta, la enjundiosa y orientadora Antología de la
poesía hispanoamericana preparada por Federico de Onís, las Laurel y Poe-
sía en movimiento capitaneadas por Octavio Paz, entre otras muchas de cuya
saga participa, por voluntad propia, la que ahora comento: Animales distintos.
(Muestra de poetas argentinos, españoles y mexicanos nacidos en los sesen-
tas), coordinada por Juan Carlos H. Vera, y preparada por Ana Franco Ortuño
en el caso de la argentina, por Antonio Portela en el caso de la española, y por
Juan Carlos H. Vera y Benjamín Barajas en el de la mexicana. Basta reparar
en la secuencia de los gentilicios en el subtítulo para comenzar a saber dónde
tuvo su epicentro creativo la “muestra”.
Todo un paquete del tipo “tres en uno”: tres muestrarios de la poesía pro-
ducida por mexicanos, españoles y argentinos nacidos en la década de los se-
sentas, en un solo libro (605 pp.). Más que por romper, fundar o, sencillamente,
iniciar algo, esa década parece escogida por considerar los promotores de la
antología que la poesía de los sesentas cuenta con menor continuidad crítica e
histórico-literaria en México. Atractiva en sí la idea del “tres en uno”, lo es más,
sin lugar a dudas, el título: Animales distintos, un acierto, lo mismo si referido a
los humanos en general que si a los poetas: “animales” los humanos, sólo que
“distintos”; y “animales”, entre los humanos, también los poetas, sólo que (tal
vez más) “distintos”. Meritoria también es la inclusión de chas biobibliográcas
de cada poeta al nal de cada “muestra”.
Según se explica en la “Presentación”, “el propósito de esta antología es dar
a conocer en México a poetas argentinos y españoles, o en Argentina a poetas
españoles y mexicanos, o en España a poetas mexicanos y argentinos naci-
dos en la década de los sesentas” (p. 7). Y, cabría añadir, a poetas mexicanos
en México, a argentinos en Argentina y a españoles en España, independiente-
mente de la tendencia de los medios digitales de comunicación y de las usuales
antologías a reforzar la ilusión de que todo lo cognoscible o, mejor, todo lo que
amerita ser conocido, está al alcance de todos por intermedio de ellos.
Los criterios generales de la selección difícilmente pudieran ser más laxos “que
los poetas cuenten con obra publicada en libro, que hayan nacido entre 1960 y
1969 y que su obra posea nivel literario” (p. 8). Tautológico parece, en principio, ese
tercer criterio. No se le esperaría luego del primero y en medio de una antología,
pero pronto recordamos que el primer criterio no garantiza el tercero. En la medi-
da en que se van conociendo los textos introductorios, elaborados por los com-
piladores de cada “muestra” nacional, va enterándose el lector de que esos
tres criterios delimitaban sólo el margen de maniobra posible sobre el que cada
compilador desplegaría su trabajo, según las concepciones poéticas suyas, sus
habilidades para seleccionar y las especicidades de la tradición encargada.
Reseñas y noticias 189
EN-CLAVES del pensamiento, año III, núm. 5, junio 2009, pp. 187-190.
Como para reforzar esta idea del margen de maniobra individual, interesa
conocer que los compiladores de cada “muestra” poética nacional no tuvieron
una visión de conjunto de la antología, ni supieron de los criterios especícos
aplicados/interpretados por los otros, antes de publicado el libro: “No tengo
un panorama absoluto de lo reunido ya que cada selección fue hecha por un
compilador distinto y cada quien aplicó sus propios criterios de lectura, de con-
vocatoria, de selección” (Franco Ortuño, p. 14). Ergo, ella, Portela y Barajas só-
lo pueden responder por la correspondiente parcela a su cuidado.
Muy explícito sobre criterios editoriales es el responsable de la “muestra”
española “fue una determinación editorial el número de poetas que debían formar
parte del volumen. […] 40 de 40 habría sido un título posible para este libro”
(p. 192); además, que se incluyera “al menos a un poeta por año de la déca-
da” (p. 193); y que el espacio concedido a cada obra individual no rebasara las
140 líneas. En resumen: unos 40 poetas por país, con alrededor de 40 años y
cuya muestra individual no pasara de 140 líneas (¿por qué no 120 o 160?) y, col-
mo de voluntarismo, que no hubiera año de la década de los sesentas ayuno
de poeta en ninguna de las “muestras”. Garantizada quedaba así la disparidad
que se intentaba coartar con otros criterios editoriales: si en un año (1962, p.
ej.) no hubiera nacido ni siquiera un poeta reconocible en alguna de esas tra-
diciones, pero en otro (1964, v. gr.) hubieran nacido 5 o 7, se imponía decidir
entre el apego a la representatividad y el mantenimiento de un “nivel literario”
homogéneo, dentro del margen de los 40 posibles.
A esta luz se va entendiendo la necesidad de ese criterio a primera vista
innecesario: “que su obra posea nivel literario.” Si saludable y meritorio es el
prurito de pluralizar, democratizar o descentralizar los focos de poesía co-
rrespondientes a cada tradición nacional elegida, las maneras de practicarlo,
como esos criterios de carácter más orientado hacia la estadística, tendieron a
desfavorecer el imprescindible criterio estético.
Curioso, y acaso también sintomático, es que, a diferencia de las “muestras”
española y mexicana, la argentina no haya sido preparada por algún lector de esa
nacionalidad, sino por una lectora (sensible y exigente) mexicana, que, adicio-
nalmente, no pudo contactar in situ (sino más bien en sitios-web) a muchos de
los poetas que seleccionó, a quienes, por demás, no conocía personalmente.
Constatado que la argentina es la mejor “muestra” poética de Animales distintos,
ha de concluirse que: o la poesía argentina producida por escritores nacidos en
la década de los sesentas es de por la de mejor calidad entre las presentadas,
o las otras selecciones no fueron igual de buenas. No se descarta la posibili-
dad, desde luego, de que esa misma sea la mejor en bruto y también la mejor
190 Osmar Sánchez Aguilera
EN-CLAVES del pensamiento, año III, núm. 5, junio 2009, pp. 187-190.
drenada. En abono de esto último conviene observar que la argentina presenta
sólo a 37 poetas, por 41 de la mexicana y de la española.
Ante condiciones de trabajo como las de Ana Franco, se antoja conjeturar
si ellas serán necesarias (incluso, las necesarias) para garantizar una selec-
ción poética de calidad sostenida, a partir de la prioridad que ellas aseguran al
poema con respecto a su poeta, o al texto con respecto a su autor. Respuestas
posibles a tal singularidad asoman cuando se conocen algunas operaciones de
los responsables de las otras “muestras”.
Así, en el caso de la española, se avisa de la ausencia de “algunos poetas
fundamentales” “por diversas razones ajenas a mi tarea” (¿poetas ‘titulares’ que
no intervinieron en este juego por decisión propia o de sus ‘managers’-editores?)
Más extraña saber que entre los criterios editoriales tal vez secundarios estuvo
el de observar (seguramente ‘en la medida de lo posible’) “una proporción geo-
gráca” (p. 193), pues entonces el peregrino criterio de cubrir cada año de la
década habría de conciliarse con el de que cada provincia (región, municipio)
del país en cuestión estuviera representada.
En la “muestra” española se declara que ese anhelo estuvo limitado por el
hecho de que en ese país hay “otras lenguas ociales”, además de la única
en Animales distintos, lo cual excluía otras provincias o regiones de ese país
(Cataluña, Galicia) donde escritores nacidos en los sesentas hubieran hecho
poesía “de nivel literario”. (¿No cabría una observación similar para las zonas
de México o Argentina pobladas por descendientes directos de sus aborígenes
cuyas lenguas maternas fueran (todavía) otras que el español (o el gallego o
el catalán)?)
Por su parte, Benjamín Barajas y H. Vera aportan otros indicios esclarece-
dores cuando explican, para el caso mexicano, que “los poetas que intervienen
en esta antología no son los más conocidos, ni los más premiados, ni los más
publicados” (p. 404): ¿otra manera de respaldar la razón de ser de la antología,
particularmente desde su epicentro mexicano? Evidente, por otra parte, es que
tal explicación no contempla como premios las numerosas becas de creación
otorgadas por el Estado mexicano a no pocos de los poetas incluidos.
os M a r sá n c h e z aG u i l e r a *
Fecha de recepción: 07/04/2008
Fecha de aceptación: 06/06/2008
* Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México osmar@itesm.mx
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.