ArticlePDF Available

Otra vuelta a la identidad latinoamericana en los estudios literarios y culturales

Authors:

Abstract

This paper is a response to the ever present theoretical necessity to rethink the categories that seek to interpret sociocultural phenomena through literary works, specially the category of Latin American cultural identity. In order to accomplish this, an historization of the term is carried out consisting of a tour through the semantic uses and transformations that it has passed through over time in an effort to respect the specificity of the environments of refection that are called up by this type of study, as well as –and especially– for recovering the critical analytical possibilities of the concept. In this spirit, the paper offers a theoretical-methodological context to literary-cultural research that day by day updates the notion of identity and the debates around it.
Atenea 506
II Sem. 2012
29
Otra vuelta a la identidad
latinoamericana en los
estudios literarios y
culturales
ISSN 0716-1840
Another turn on Latin American identity
in cultural and literary studies
Olga Ostria Reinoso
1
RESUMEN
El presente trabajo surge de la continua necesidad teórica de repensar las categorías
que buscan interpretar los fenómenos socioculturales a través de las obras literarias,
específicamente la de identidad cultural latinoamericana. Para ello se lleva a cabo una
labor de historización del término: recorrido por los usos y transformaciones semánti-
cas que la noción ha sufrido; en un esfuerzo por respetar la especificidad de los ámbitos
de reflexión que se ven convocados mediante este tipo de estudios, como también –y
especialmente– de recuperar las posibilidades crítico-analíticas del concepto. En este
tenor, el artículo procura ofrecer un contexto teórico-metodológico a las investigacio-
nes literario-culturales que día a día actualizan la noción de identidad y los debates en
torno a ella.
Palabras clave: Identidad cultural latinoamericana, categorías analíticas, crítica literaria,
estudios culturales, alteridad.
ABSTRACT
This paper is a response to the ever present theoretical necessity to rethink the catego-
ries that seek to interpret sociocultural phenomena through literary works, specifi-
cally the category of Latin American cultural identity. In order to accomplish this, an
historization of the term is carried out consisting of a tour through the semantic uses
and transformations that it has passed through over time in an effort to respect the
1
El presente artículo es resultado del proyecto de investigación “Discursos identitarios en las
crónicas urbanas de Monsiváis, Lemebel y Alcalde , código 103126 1/I , Universidad del Bío-Bío.
2
Doctora en Estudios Latinoamericanos (UNAM). Profesora del Departamento de Estudios
Generales Universidad del Bío-Bío. Concepción, Chile. E-mail: eostria@ubiobio.cl
pp. 29-42
Atenea 506
II Sem. 2012
29
30
Atenea 506
II Sem. 2012
specificity of the environments of reflection that are called up by this type of study, as
well as –and especially– for recovering the critical analytical possibilities of the concept.
In this spirit, the paper offers a theoretical-methodological context to literary-cultural
research that day by day updates the notion of identity and the debates around it.
Keywords: Latin American cultural identity, analytical categories, literary criticism,
Cultural Studies, otherness.
Recibido: 09.03.11. Aceptado: 05.01.11.
e
l presente trAbAjo surge de una continua necesidad analítica, teóri-
ca, de repensar las categorías que buscan interpretar los fenómenos
socioculturales a través de las obras literarias. Ideología, memoria,
cultura, cultura popular, por nombrar algunas, constituyen categorías an-
fibias” que parecen resistir prácticamente toda utilización metodológica
que pretenda tender puentes interdisciplinarios. Una de las más proble-
ticas es la de identidad y, específicamente, la de identidad latinoamericana,
en la medida en que ha sido empleada casi indiscriminadamente en in-
numerables estudios para también gran número de fines y disciplinas que
han terminado, en muchas ocasiones, por vaciarla de sentido, de capacidad
explicativa y, desde luego, de potencial crítico. Se trata, sin embargo, de una
noción cuya virtual utilidad se ve regenerada en esta última década, no sólo
porque, en efecto, permite vincular distintas esferas del conocimiento, sino
porque contribuye al análisis de muchos fenómenos culturales actuales re-
lacionados, por ejemplo, con la globalización, las nuevas formas de exilio,
las dinámicas urbanas, los flujos transnacionales, la desterritorialización
cultural, etc. Las discusiones alrededor de estos temas y sus conexiones con
lo identitario se reabren constantemente, por lo que, al parecer, no es un
mal momento para volver a detenerse seriamente en las identidades cultu-
rales de América Latina.
Una de las tareas cardinales a la hora de reexaminar las mencionadas
nociones consiste en someterlas a un proceso de historización, es decir, ex-
plicar el proceso de transformaciones semánticas y de uso que el concepto
ha experimentado (en América Latina y fuera de ella), en un esfuerzo por
respetar la especificidad de los ámbitos de reflexión que se ven convocados
mediante este tipo de estudios, por un lado, y por recuperar las posibilida-
des crítico-analíticas del concepto, por otro. En este tenor, nuestro artícu-
lo procura ofrecer un contexto teórico-metodológico a las investigaciones
literario-culturales que día a día actualizan la noción de identidad y los
debates en torno a ella.
Atenea 506
II Sem. 2012
31
I. SOBRE LA IDENTIDAD LATINOAMERICANA
Si bien el término ‘identidad’ es de uso relativamente reciente, la voluntad
por definir lo latinoamericano nos acompaña de forma persistente desde, al
menos, el inicio de los movimientos de emancipación e independencia en
nuestras tierras
3
. Este afán casi obsesivo por determinar nuestras ‘peculia-
ridades’, especificidades’ o aquellos rasgos ‘auténticos a partir de los cuales
distinguirnos de los colonizadores, responde, como ya bien sabemos, a una
búsqueda de reconocimiento y de autonomía cultural respecto de las me-
trópolis europeas. En ese sentido es que tal objetivo constituye, a grandes
rasgos, un gesto de liberación, de independencia y, en último término, una
señal defensiva. Así, la problemática se asocia en la práctica –y en palabras
de Raúl Dorra (1986)– a una “inspiración ideológica (49), dado su esen-
cial vínculo a una estrategia de poder y a un proyecto histórico: el de la
integración de los países de la región con fines libertarios. “La idea de ‘uni-
dad latinoamericana –señala con acierto Rosalba Campra (1998)– aparece
pues ligada indisolublemente a la lucha contra la condición de colonizado,
contra la definición impuesta desde afuera por las presiones económicas,
políticas, culturales: unidad no tanto de lengua o de origen, sino más bien
de problemáticas” (18).
Las profundas secuelas de la condición colonial y la eterna dependencia
de nuestros países explican en parte la continua inquietud por el tema de
la identidad y patentizan, asimismo, su carácter de proceso inacabado. De
modo que el propio cuestionamiento, el hecho de formularnos una y otra
vez la pregunta por nuestra identidad, es a un tiempo signo de esa iden-
tidad que se persigue. Por eso es que, entre otros factores, ella no puede
entenderse como una esencia, como algo fijo que debe desentrañarse, sino
como un devenir y como una búsqueda continuamente redefinida, rese-
mantizada y recomenzada.
Llegado el siglo XIX, el surgimiento de las ideas “nacionales” viene a re-
forzar la atención en el problema de la identidad. En efecto, la constitución
de la nación –fundada en una necesaria construcción identitaria– es, como
lo ha expresado Renato Ortiz
4
, requisito fundamental de desarrollo; nación
(e identidad nacional) y progreso se vuelven, en este contexto, sinónimos.
3
Más ampliamente aún, el intento por precisar “lo americano” está presente en la historia del
continente, desde su descubrimiento hasta nuestros días, como ha señalado, entre otros, Fernan-
do Aínsa (1986).
4
Véase, por ejemplo, Ortiz (2000 y 1996).
32
Atenea 506
II Sem. 2012
De este planteamiento que enlaza las nociones de identidad y nación, abs-
traemos dos implicancias en las cuales es preciso detenerse:
1. la impronta romántica que carga la preocupación por la identidad de la
región.
2. el impacto que la crisis acerca de la idea de nación tiene sobre la noción
de identidad.
1. A lo largo de todo el siglo XIX y la mayor parte del XX el recorrido en
busca de “lo latinoamericano, en cuanto esfuerzo por especificar una na-
turaleza, una esencia que nos hiciera únicos, diferentes y reconocidos uni-
versalmente, y que, al mismo tiempo, nos condujera al progreso, se presenta
como la búsqueda de un centro que sea capaz de asimilar y sintetizar toda
la diversidad cultural y racial de cada país y, a su vez, de la región. Este prin-
cipio de homogeneización e integración en el cual se inspiran los proyectos
nacionales y continentales se verá reflejado en la creación de categorías de
pensamiento como las de “mestizaje, “sincretismo, autenticidad”, o in-
cluso y más tarde, en imágenes colmadas de misticismo como las de raza
cósmica y energía nativa, por nombrar las más recurrentes. Todas ellas
ilustran la tendencia romántica que empapa y da forma a estos proyectos
de unificación, en la medida en que procuran fusionar pasado y presente,
apropiarse de los orígenes para construir un futuro. Ya lo dijo en su mo-
mento Pedro Henríquez Ureña (1972): “El problema de la expresión genui-
na de cada pueblo está en la esencia de la rebelión romántica (217). Desde
este horizonte, no está de más recordar que es el movimiento romántico
(en especial el romanticismo alemán de Herder) el que se especializa en
buscar el genio nacional, el alma de la lengua, la fuente de las tradiciones,
el origen de los orígenes.
Las ideas afanadas en definir un “ser nacional” y un “ser latinoamerica-
no tendrán, desde luego, expresión en la literatura y en la artes de América
Latina a través de muy variadas formas, entre las que destaca la presencia
del anhelo nostálgico de reunión con la naturaleza, con el cosmos, con el ser
humano y, al mismo tiempo, la decepcionante constatación de las profun-
das fronteras que impiden tal reconciliación. Esa “urgencia romántica de
expresión (217) de la que padecemos, según el mismo Henríquez Ureña,
se manifiesta en nuestras letras hasta bien entrado el siglo XX, y sus hue-
llas pueden encontrarse sin mayor dificultad en numerosas obras literarias
contemporáneas.
De manera que las ansias de integración nacional y regional que carac-
terizan los planteamientos políticos y culturales de este periodo, encuen-
P. Henríquez Ureña
Atenea 506
II Sem. 2012
33
tran correspondencia en aquellos anhelos románticos expresados por las
artes de rebasar la parte para encontrar el todo. En definitiva, el pensamien-
to romántico deviene eje fundamental que configura tanto las reflexiones
sobre una identidad latinoamericana como las diversas manifestaciones a
través de las cuales ella se revela.
2. Las últimas décadas del siglo recién pasado traen consigo una serie in-
contable de cuestionamientos en múltiples instancias de reflexión, los cua-
les tienen que ver, en muchos casos, con el desencanto y la duda respecto
de determinados supuestos atribuidos a la Modernidad, y que, por tanto,
se inscriben dentro de las corrientes de pensamientos que se han dado en
llamar posmodernas, contexto en el cual podemos inscribir también a los
Estudios Culturales
5
. Una de aquellas controversias se dirige implacable ha-
cia la idea de nación o de Estado-nación. Si bien se trata de un conjunto de
objeciones (de orden político, económico, social y cultural), nos enfocare-
mos aquí en la crítica orientada hacia la supuesta unidad de esta entidad,
hacia la concepción de ésta como una totalidad cultural homogénea. Según
esta perspectiva, las profundas diferencias culturales entre los habitantes de
una misma nación han sido enmascaradas en pos de un organismo supues-
tamente artificial. La concepción esencialista o sustancialista de identidad,
por consiguiente, se ve de igual forma profundamente erosionada por las
nuevas miradas. Se la considera una noción estática que tiende a homoge-
neizar los grupos culturales y, en consecuencia, a ignorar las heterogeneida-
des regionales, sociales, étnicas, etc. Por lo que se tratará, entonces, de asu-
mir una visión dinámica y plural, constitutiva de discursos identitarios que
se van construyendo como imaginarios culturales. En este orden reflexivo,
se privilegia la idea de diversidad cultural’ o ‘multiculturalidad’, con la cual
se reconoce una proliferación infinita de “identidades culturales” (minorías
étnicas, sexuales y hasta generacionales), como las ha clasificado Stuart Hall
(1991). De modo tal que aquella advertida equivalencia entre los conceptos
de “identidad” y “nación parece ahora desvanecerse. El asunto se complica
y acentúa al situar todo este panorama en el contexto de la renombrada
globalización: nuevas identidades surgen ahora a partir de los flujos de in-
formación transnacionales
6
, como aquellas que Habermas (1998) ha califi-
cado de “formas posnacionales de identidad” o aquellas “identidades deste-
rritorializadas” a las que hacen referencia García Canclini (1990) o Martín
Barbero (1987), entre otros.
5
Véase Viñas Piquer (2002).
6
Véase Martín Barbero (2000).
S. Hall
34
Atenea 506
II Sem. 2012
En dicho entorno, pensar en una identidad regional latinoamericana,
evidentemente obliga, ha obligado, a asumir nuevos enfoques.
Durante los últimos años, la noción de ‘hibridación ha dominado, en
muchos aspectos, los acercamientos a la problemática de las identidades;
término que, según el mismo García Canclini –quien lo hace suyo–, per-
mite dar cuenta de la variedad y complejidad de los procesos de mezcla e
interacción culturales que se llevan a cabo en Latinoamérica en el globali-
zado escenario actual.
Sin embargo, a partir de estos renovados puntos de vista surgen nuevas
interrogantes y se advierten otras carencias o deficiencias críticas, entre los
cuales habrá que considerar muy especialmente:
1. La falta de una actitud crítica fundamental en los Estudios Culturales,
subyacente, por ejemplo, en el empleo de términos como ‘multicultura-
lismo e ‘hibridación, implicados en la temática de las identidades. Aun
cuando el acento puesto en la diversidad cultural por los Estudios Cultu-
rales (norteamericanos y latinoamericanos) colaboró en la tarea de des-
enmascarar el proyecto homogeneizador representado por el concepto de
nación, revistió el problema con una nueva máscara. Efectivamente, esta
especie de exaltación de la pluralidad cultural tiende a ocultar o a restar
atención a las profundas diferencias sociales existentes en América Latina
7
.
Lo diverso encubre lo desigual, lo neutraliza en una sinonimia mentirosa.
Desigualdades sociales, contradicciones clásicas cada vez más antagónicas
no desaparecen, pero son celebradas como expresión genuina del espíritu
democrático. Algo similar ocurre con la concepción de ‘hibridación que,
desde esta óptica, resulta una actualización de la de mestizaje, puesto que
apunta, en última instancia, a una síntesis relativamente armoniosa y con-
ciliatoria conformada en el espacio de la hegemonía; dicha categoría, en
consecuencia, tampoco permite dar cuenta a cabalidad de la coexistencia
altamente conflictiva presente en los pasados y actuales procesos culturales
latinoamericanos. Se trata, finalmente, de una hibridación y un multicultu-
ralismo inocuos; tranquilizadores, pero engañosos.
Desde una mirada que pretende vincular cultura
8
y sociedad y, en ese
7
Al respecto, Jean Baudrillard ha sentenciado en La transparencia del mal: “[...] mientras la
diferencia prolifera al infinito, en la moda, en las costumbres, en la cultura, la alteridad dura, la de
la raza, la locura, la miseria se ha convertido en un producto escaso. Citado por Martín Barbero
(2000: 19).
8
Concebimos aquí la noción de cultura, según lo expresado por Francoise Perus (1995),
como “un conjunto más o menos heterogéneo de elementos materiales y espirituales histórica-
Atenea 506
II Sem. 2012
35
tenor, subrayar las contradicciones y el conflicto (ni superados ni sinte-
tizados) inherentes a nuestros procesos culturales, nos parece que, por
ejemplo, las categorías de “totalidad contradictoria y “heterogeneidad no
dialéctica
9
desarrolladas por Antonio Cornejo Polar desde el ámbito de la
historiografía y crítica literarias, contribuyen notablemente a un enfoque
de tal naturaleza.
2. La necesidad de nuevas formas de vinculación social que sean capaces de
contrarrestar la fragmentación resultante de la perpetua multiplicación de
identidades. El ensalzamiento acrítico de la diferencia –“la esencia identi-
taria de la posmodernidad”, según ha advertido Jameson
10
– ha contribuido
(como lo han hecho, desde el punto de vista económico, los tratados bila-
terales, por ejemplo) a establecer mil y una fronteras entre los individuos,
esto es, a destruir los ya escasos factores de cohesión de comunidades como
la latinoamericana. Consiguientemente, se han debilitado las condiciones
para la emergencia de movimientos sociales que tengan posibilidades cier-
tas de desestabilizar las rígidas relaciones de poder instauradas. En verdad,
la segmentación social de la que somos testigos y que se basa frecuente-
mente en el derecho a ser diferentes’, en la práctica, consigue dividir de
manera eficaz a individuos y comunidades, cuyas problemáticas históricas
siguen siendo, sin embargo, absolutamente compartidas. De ahí que man-
tiene su interés y necesidad penetrar en y problematizar la, hasta cierto
punto, gastada categoría de identidad latinoamericana, en la medida en que
tal esfuerzo, por una parte, nos permita llevar a cabo una crítica al mul-
ticulturalismo anodino del que hemos dado cuenta, poniendo énfasis en
las contradicciones que nos son comunes y que tal postura encubre; y, por
otra, dé paso a una propuesta de vinculación comunitaria que, sin diluir
las diferencias culturales, se oponga a la peligrosa fragmentación social, tan
conveniente a los intereses de los poderosos. Todo ello en un contexto don-
de, insistimos, la concepción de identidad como esencia ya no responde a
una realidad social, como tampoco a las mutaciones sufridas por las disci-
plinas sociales ni a sus más recientes debates.
mente dados, que así como expresa el grado de dominio alcanzado por la sociedad en su conjunto
sobre la naturaleza bajo determinadas formas de organización social, sirve de marco general de
referencias para la percepción que tienen los hombres de su lugar y su papel en la sociedad en que
les ha tocado vivir” (29).
9
Véase Cornejo Polar (1982 y 1996).
10
Citado por Moraña (2000: 227).
36
Atenea 506
II Sem. 2012
Es, pues, con esta panorámica en mente, que proponemos, en principio,
leer la categoría de identidad latinoamericana como un conjunto de signos
y relaciones que permitan construir vínculos de todo tipo entre los países,
las culturas, las literaturas de nuestra región; como una noción que no pase
por alto la diversidad, pero que permita enfatizar las semejanzas culturales
y sociales, y que no escamotee las relaciones desequilibradas intra y extra-
rregionales. De esa forma, creemos, es posible subrayar las desigualdades
sociales que caracterizan al continente, sin enmascararlas en simples dife-
rencias culturales. En suma, nuestra apuesta a las diversas aproximaciones
de la problemática de la identidad latinoamericana y sus aplicaciones en
los estudios literarios y culturales consiste en intentar imaginarla como una
compleja red de solidaridades (reales o virtuales) que permita reconocernos
en diversos relatos que nos hermanan y nos diferencian de otras realidades.
Las condiciones actuales demandan, además, la puesta en marcha de pro-
yectos socioculturales alternativos a la denominada globalización. En ese
sentido es que los esfuerzos por una integración a todo nivel, por hacer del
continente una zona cultural y económica, debieran retomarse, repensarse
con más bríos que antes, con mayor lucidez y determinación. Desde esa
perspectiva también, nuestro perfil identitario continúa construyéndose.
II. EL ESTUDIO DE LA IDENTIDAD LATINOAMERICANA
EN LAS LETRAS: LITERATURA Y SOCIEDAD
Uno de los vehículos privilegiados para la manifestación y, por ende, para
el estudio de las identidades culturales lo constituye, sin lugar a dudas, la
literatura, pues ésta construye imágenes de la cultura que al reproducir-
la la interpretan, y al interpretarla la cambian, la cuestionan, la inventan
(Ostria, 1994: 82). Estudiar, pues, la identidad latinoamericana es de suyo
vincular Literatura, Cultura y Sociedad.
La labor implica tender puentes entre la imaginación literaria y los pro-
cesos sociales, culturales e históricos; procesos de los cuales la Literatura
como institución y como práctica concreta no constituye tan sólo una par-
te, sino que es a la vez origen y resultado, puesto que se conforma y repro-
duce histórica y socialmente.
Desde luego, en su carácter de expresión artística, la literatura no será
mero reflejo de tales procesos, ni mecánica copia:
La sociedad propone, condiciona, presenta un repertorio (monumen-
tos, formas, acontecimientos, tradiciones...): el creador dispone, juega,
Atenea 506
II Sem. 2012
37
figura estos datos según sus fantasmas, sus intenciones estéticas, sus po-
sibilidades individuales.[...] Su ojo, su psique, su brazo “mediatizan y
metamorfosean el patrimonio común, la materialidad objetiva (Brunel
y Chevrel, 1994: 71-72).
No cabe, entonces, ni reducir los textos literarios a documentos histó-
ricos mediante un análisis sociológico, como tampoco realizar un análisis
inmanentista que deje de lado el entorno. Uno de los propósitos de los
estudios literario-culturales está en sacar a la luz el carácter histórico-social
de los textos en pro de un cuestionamiento de las relaciones sociales exis-
tentes, considerando que “literatura e historia no se constituyen una a otra
de manera externa, sino que se hallan indisolublemente ligadas por una
relación de intrincación y articulación que constituye la condición de exis-
tencia histórica de algo como la literatura (Balivar y Macherey, 1974: 23)
11
.
Por otra parte, no podemos perder de vista que la literatura no agota el
sentido en sus condiciones históricas de producción, y que, si bien las pro-
piedades del texto tienen que ver con las condiciones de enunciación, no se
reducen a ellas. Texto y contexto, forma y contenido no podrán pensarse,
desde este enfoque, en términos de exterioridad ni de separación, sino, muy
por el contrario, como profundamente implicados y articulados, como una
relación entre el texto y el mundo.
Un método de estudio que representa fielmente estas premisas, pues
concibe al texto literario como un órgano profusamente tramado con la
‘realidad’, y que, además, surge de las demandas del mundo latinoameri-
cano, es el analítico-explicativo-referencial, desarrollado por Antonio Cor-
nejo Polar. Según lo caracteriza Raúl Bueno (2004), lo analítico en dicho
modelo crítico se refiere, sumariamente, al estudio de la estructura textual;
lo referencial, a la situación histórico-social, que no constituye aquí una
entidad pasiva, sino parte activa y sustancial del proceso de producción
textual; y, por último, lo explicativo, a la relación significativa y funcional
entre texto y contexto de realidad. En este sentido, para Cornejo leer los
textos no es agotar los mensajes lingüísticos, sino hacer visibles los sentidos
que producen dichos textos en sus profundas relaciones con la historia y la
cultura que les concierne (90).
Antonio Cándido (2007), para seguir con los investigadores latinoame-
ricanos, también entiende esta interconfiguración obra-sociedad como la
crítica más productiva. Desde su horizonte, habrá que determinar a tra-
11
Citado por Perus (1995: 44).
A. Cornejo-Polar
38
Atenea 506
II Sem. 2012
vés del análisis literario “si el factor social provee sólo materia (ambiente,
costumbres, rasgos grupales, ideas) que sirve de vehículo para conducir la
corriente creadora; o si, además de eso, es un elemento que actúa en lo que
hay de más esencial en la obra de arte” (27).
Se trata, en resumidas cuentas, de asumir un abordaje dialéctico de la
literatura y la sociedad que ojalá facilite la comprensión de ambas esfe-
ras que, como sugiere Roberto Schwarz (1989), ofrezca la posibilidad de
construir un conocimiento nuevo capaz de explicar tanto la obra como la
sociedad que la engendra.
Resta ahora terminar de dar el vistazo histórico a la categoría de “iden-
tidad”, desde el punto de vista de las disciplinas o ámbitos de reflexión por
los que ella ha transitado, con miras a aproximarnos a una comprensión
que funcionalice esta herramienta de análisis crítico.
Brevemente, el concepto de identidad hace su entrada en las ciencias
sociales a través del psicoanálisis, cuya importante influencia en este cam-
po como también en las humanidades provoca su traslado –junto con la
de otras nociones como las de ‘inconsciente’, ‘fluido de conciencia o ‘aso-
ciación libre de ideas
12
– a la literatura primero y, posteriormente, a la so-
ciología, donde “no comienza a ocupar un lugar central sino a partir de la
década de 1960” (Altamirano, 2002: 129)
13
. En el ámbito literario, entonces,
la identidad se asocia a la conciencia del sujeto-personaje y suscita un aná-
lisis psicoanalítico de la obra.
En Latinoamérica, el término se emplea, aun después de la propaga-
ción del uso del vocablo “identidad” y hasta muy recientemente, en cuan-
to equivalente de un ‘ser’ y, en esa dirección, como una noción filosófica,
metafísica, ontológica. Es aprehendida, por lo tanto, como una esencia es-
tática, como un origen que hay que descubrir. De ahí que los pensadores
se refieran a la identidad como sinónimo de especificidad, autenticidad,
peculiaridad, etc.
Con el tiempo, el concepto se va dinamizando, pero también compleji-
zando, en la medida en que pasa de ser una categoría ontológica a una so-
cial; o bien de concebirse como una esencia, a entenderse como una cons-
trucción derivada de la interacción social. Este último enfoque que, hasta el
momento, parece haber prevalecido, reúne y reelabora planteamientos de
otras áreas y disciplinas como la filosofía y la antropología, muchos de los
12
Para la relación entre teoría psicoanalítica y literatura, véase Viñas Piquer (2002), pp. 541-554.
13
Una entrada a la voz “identidad” que ofrece un panorama aún más detallado de su evolu-
ción, se encuentra en Carlos Altamirano (dir.) (2002), pp. 129-134.
Atenea 506
II Sem. 2012
39
cuales han contribuido al desarrollo de la temática identitaria en algunos de
los más recientes estudios literarios y culturales. He aquí algunos de ellos:
1. En primer lugar, la identidad debe concebirse como un devenir, como un
proceso abierto, dinámico, de carácter orgánico, vivo. De modo que ésta
podrá “aparecer como una adscripción ‘fluida que se genera en la inte-
racción social, y no como una sustancia estable (Altamirano, 2002: 131).
2. Las identidades colectivas [entre las que puede inscribirse la latinoameri-
cana] pueden verse como entidades relacionales constituidas por indivi-
duos vinculados entre sí a partir de un común sentimiento de pertenen-
cia; lo cual implica compartir un núcleo de símbolos y representaciones
sociales y, por lo mismo, una orientación común a la acción (Giménez,
2000: 60). Estas identidades colectivas “no pueden considerarse como un
sistema de suma cero donde las diferencias individuales se anulan para
confluir en un interés colectivo común (Valenzuela, 2000: 23).
3. La construcción de identidad corresponde a un proceso intersubjetivo
de reconocimiento mutuo. En tal proceso se construye la conciencia del
“nosotros” y, conjuntamente, la identificación de “los otros” (Valenzuela,
2000). Por consiguiente, las identidades “no sólo aparecen en relación al
sí mismo sino también y muy especialmente en relación a los otros. [En
efecto,] toda noción de identidad se completa con la imagen que una
colectividad elabora sobre el resto del mundo y de la representación que
esa cultura se hace de otras identidades, pero también con las imágenes
que los demás proyectan sobre uno mismo (Aínsa, 1986: 40).
4. Puesto que una identidad emerge y se afirma, adquiere su carácter dis-
tintivo y específico, “sólo en la confrontación con otras identidades en
el proceso de interacción social” (Giménez, 2000: 50), frecuentemente
su proceso de conformación implica una “relación desigual y, por ende,
luchas y contradicciones” (50).
Destaquemos hasta aquí la vital importancia que el factor alteridad ad-
quiere en la construcción y/o en la lectura de las diversas manifestaciones
identitarias, sobre todo de una identidad como la latinoamericana, pues la
compleja relación con lo otro, aquella presencia conflictiva y problemática,
configura notablemente sus manifestaciones contextuales
14
.
Ahora bien, la perspectiva social-interaccionista tiende a enfatizar el ca-
14
Véase, por ejemplo, nuestra interpretación de los cuentos de Julio Cortázar a partir de esa
otredad radical, en Ostria (2009).
40
Atenea 506
II Sem. 2012
rácter de adscripción de la identidad, su condición de proyecto, por sobre
los factores históricos, las huellas de lo acontecido, que indiscutiblemente
determinan también la identidad como devenir. Si la identidad es un “pro-
ceso histórico en permanente construcción y reconstrucción (Valenzuela,
2000: 25), debe existir un pasado a partir del cual éste se construya y se
reconstruya. Si es además huella y sendero, marca y proyecto (25), habrá,
pues, una historia que sirva de sustento y cuyos rastros se expresarán, haya
o no una voluntad explícita de hacerlo. Desde esa óptica, la identidad no
será simplemente una adscripción fluida determinada por la contingencia,
sino también, y primordialmente, un signo de la historia.
Puesto que la identidad cultural es, en definitiva una categoría sociocul-
tural y no propiamente una literaria, queda preguntarse, por último, ¿cómo
aprehender, en concreto, ese proceso histórico, ese devenir que constituye
la identidad cultural, del texto literario? Desde luego, a través del lenguaje,
del tratamiento artístico de la oralidad, del discurso, pero también a través
de la relación que el propio texto establece con el mundo. Relación que
puede revelarse en los múltiples planos de la obra, en las claves o principios
medulares de las configuraciones narrativas, poéticas, en la construcción de
subjetividades, de visiones y propuestas de mundo, en suma, en los cons-
tructos discursivos y semióticos que, en definitiva, actualizan, expresan de
manera artística los conflictos asociados a la histórica alteridad que define
nuestra América. La lectura será, asimismo, parte del proceso en el que esta
identidad se manifieste. Un lector creativo, crítico, cómplice, en fin, activo,
suscitará múltiples interpretaciones a partir de los procesos socioculturales
inscritos en dichos constructos.
Para recapitular, postulamos, primero, acentuar la tensión histórica y
dialéctica entre pasado y futuro, entre rastro y proyecciones de la noción de
identidad colectiva proveniente de la sociología. Y, en seguida, insistir en la
conflictiva alteridad como componente activo de la categoría; otredad que
sigue determinando la tónica de un devenir identitario traumático y com-
plicado. En consecuencia, nos aventuramos a pensar la identidad cultural
latinoamericana como un entre las secuelas y los proyectos, la memoria y los
sueños, un entre el discurso ajeno y el propio, y un entre el texto y la lectura.
III
Volver a estudiar la identidad latinoamericana tendrá sentido si nuestras
investigaciones consiguen revitalizar en cierta medida las lecturas críticas
en las que se empalman literatura y sociedad, con miras a revalorizar las
Atenea 506
II Sem. 2012
41
esferas históricas e ideológicas en los estudios literarios y culturales. La
categoría representará un aporte, asimismo, si logramos inyectarle una
auténtica carga crítica, a través del énfasis en el conflicto –y no en la sín-
tesis armoniosa– de los procesos culturales, sociales e históricos que van
configurando lo latinoamericano. Finalmente, la tarea valdrá la pena en la
medida en que seamos capaces de conectar la temática a las circunstancias
históricas y políticas actuales, en las que el evidente desequilibrio de po-
deres, la consiguiente acentuación abismal de las contradicciones, la falta
de responsabilidad política y ética en las sociedades civiles, claman por la
creación de nuevas formas de vinculación social (ancladas principalmente
en las problemáticas históricas comunes), capaces de traspasar fronteras
nacionales, partidistas, culturalistas; formas que abran paso a la posibili-
dad, al menos, de cambios y acciones sociales.
REFERENCIAS
Aínsa, Fernando (1986). Identidad cultural de Iberoamérica en su narrativa.
Madrid, España: Gredos.
Altamirano, Carlos (Dir.) (2002). Términos críticos de la sociología de la cultura.
Buenos Aires, Argentina: Paidós.
Balivar, Etienne y Machery, Pierre (1974). “Presentación al libro de Renée Bali-
var”, Les Franchise fictifs. París, Francia: Hachette Littérature.
Brunel, Pierre y Chevrel, Yves (Dirs.) (1994). Compendio de literatura compa-
rada. México: Siglo XXI.
Bueno, Raúl (2004). Antonio Cornejo Polar y los avatares de la cultura latinoa-
mericana. Lima, Perú: Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San
Marcos.
Campra, Rosalba (1998). América Latina: La identidad y la máscara. México:
Siglo XXI.
Cándido, Antonio (2007). Literatura y sociedad: estudios de teoría e historia li-
teraria. Traducción Jorge Ruedas de la Serna. México: UNAM-CCYDEL.
(Primera edición: 1965. Literatura e sociedade: estudos de teoria e história
literaria. Sao Paulo, Brasil: Companhia Editora Nacional).
Cornejo-Polar, Antonio (1982). “El problema nacional en la literatura perua-
n a”. Sobre literatura y crítica latinoamericanas. Caracas, Venezuela: UCV.
------- (1996). “Una heterogeneidad no dialéctica: sujeto y discurso migrantes
en el Perú moderno. Revista Iberoamericana LXII / 176-177, 837-844.
Dorra, Raúl (1986). “Identidad y literatura. Notas para un examen crítico. En
Saúl Yurkievich (Ed.), Identidad cultural de Iberoamérica en su literatura.
Madrid, España: Alambra.
García Canclini, Néstor (1990). Culturas híbridas. Estrategias para salir y entrar
de la modernidad. México: Grijalbo.
42
Atenea 506
II Sem. 2012
Giménez, Gilberto (2000). “Materiales para una teoría de las identidades so-
ciales”. En José Manuel Valenzuela Arce (Coord.), Decadencia y auge de las
identidades. Cultura nacional, identidad cultural y modernización. México:
El Colegio de la Frontera Norte; Plaza y Valdés Editores.
Habermas, Jürgen (1998). Identidades nacionales y postradicionales. Madrid:
España, Tecnos.
Hall, Stuart (1991). “Old and New Identities, Old and New Ethnicities”. En
Anthony King (Ed.), Culture, Globalization and the World-System. Con-
temporary Conditions for the Representations Identity. Binghamton, Estados
Unidos: Dept. of Art and Art History, SUNY-Binghamton.
Henríquez Ureña, Pedro (1972). Tradición y rebelión (fragmento de “El des-
contento y la promesa”). En Alberto M. Vásquez (Ed.), El ensayo en Hispa-
noamérica. New Orleáns-México: Ediciones El Colibrí.
Martín Barbero, Jesús (1987). De los medios a las mediaciones. México: Gustavo
Gili.
------- (2000). “Globalización y multiculturalidad: notas para una agenda de
investigación. En Mabel Moraña (Ed.), Nuevas perspectivas desde / sobre
América Latina: El desafío de los estudios culturales. Santiago de Chile: Cuar-
to Propio.
Moraña, Mabel (2000). “De metáforas y metonimias: Antonio Cornejo Polar
en la encrucijada del latinoamericanismo internacional”. En Mabel Moraña
(Ed.) Nuevas perspectivas desde/sobre América Latina: El desafío de los estu-
dios culturales. Santiago de Chile: Cuarto Propio.
Ortiz, Renato (1996). Mundialización y cultura. Buenos Aires, Argentina: Alianza.
------- (2000). “Diversidad cultural y cosmopolitismo. En Mabel Moraña
(Ed.), Nuevas perspectivas desde/sobre América Latina: El desafío de los estu-
dios culturales. Santiago de Chile: Cuarto Propio.
Ostria, Mauricio (1994). “Marginalidad y diferencia: La situación de la literatu-
ra y la cultura latinoamericanas”, Reflexiones sobre el V Centenario. Rosario,
Argentina: Universidad Nacional de Rosario Editora.
Ostria, Olga (2009). “El sentimiento de no estar del todo: el discurso identita-
rio latinoamericano en dos cuentos de Julio Cortázar”. Revista Chilena de
Literatura 75, noviembre, 295-306.
Perus, Francoise (1995). El realismo social en perspectiva. México: Instituto de
Investigaciones Sociales, UNAM.
Schwarz, Roberto (1989). Que horas sao? San Pablo, Brasil: Cía. das Letras.
Valenzuela Arce, José (2000). “Introducción e “Identidades culturales. Co-
munidades imaginarias y contingentes. En José Manuel Valenzuela Arce
(Coord.), Decadencia y auge de las identidades. Cultura nacional, identidad
cultural y modernización. México: El Colegio de la Frontera Norte; Plaza y
Valdés Editores.
Viñas Piquer, David (2002). Historia de la crítica literaria. Barcelona, España:
Ariel.
g
Article
Full-text available
Este artículo aborda las interacciones directas y mediadas entre mujeres rurales a partir del interaccionismo y los estudios culturales, con la finalidad de caracterizarlas desde sus referentes identitarios. Para ello, se retoma el caso de San Bartolo Teontepec, en el sureste del estado de Puebla, México. Se concluye que la identidad de las mujeres, derivada de las interacciones, se constituye y es constituida: las define, pero también es susceptible de variabilidad.
Article
México ¿Cómo interpretar los actuales conflictos latinoamericanos entre las tradiciones que aún no se han ido y la modernidad que no acaba de llegar? En este libro el autor confronta los debates teóricos acerca de lo moderno y lo posmoderno con estudios sobre los usos populares del arte culto y de los medios masivos. Se analizan comparativamente la forma en que los museos, los políticos y el mercado ritualizan las tradiciones, los comportamientos de Octavio Paz y Jorge Luis Borges ante la televisión, el humor con que las historietas y los graffiti registran los cruces interculturales generados por las migraciones masivas y las nuevas tecnologías. Para entender estas culturas híbridas, el autor propone la utilización combinada de las disciplinas que las analizan por separado: la antropología con la sociología, la historia del arte y los estudios comunicacionales.
Literatura y sociedad: estudios de teoría e historia literaria
  • Antonio Cándido
Cándido, Antonio (2007). Literatura y sociedad: estudios de teoría e historia literaria. Traducción Jorge Ruedas de la Serna. México: UnAM-CCYDEL. (Primera edición: 1965. Literatura e sociedade: estudos de teoria e história literaria. Sao Paulo, brasil: Companhia Editora nacional).