ArticlePDF Available

LAS CUATRO ETAPAS DEL ACTO DIDÁCTICO

Authors:

Abstract

Las etapas del acto didáctico, son a mí juicio, cuatro: Elaboración, Enunciación, Concretización y Abstracción. Este orden de presentación de las etapas es irremplazable. este y crear, a partir del manejo de material, desafíos precisos que sirvan para canalizar la intuición dentro de la investigación que el alumno esté realizando en su camino de búsqueda. Tal planteamiento supone evitar la información verbal así como las palabras correctivas: "bien" y "mal", utilizando en todo momento ejemplos y contraejemplo que aporten continuidad a las respuestas que escuchemos. Estas respuesta, ya correctas o incorrectas, deben ser recogidas como hipótesis desde la motivación de comprobarlas por sus propios medios para establecer conclusiones válidas. La motivación debe venir dad como una actualización de las necesidades de nuestros alumnos; necesidades no solamente físicas o intelectuales sino también operantes para buscar soluciones a las dudas que se reflejan en focos concretos para las situaciones que se les plantean. Esta etapa subraya la calidad cualitativa del aprendizaje: el respeto al alumno debe ser obligación permanente, para que su originalidad y su creatividad tome forma en las estrategias realizadas para la construcción del conocimiento. Y es en esta etapa, más que en ninguna otra, donde el profesor pondrá a prueba el dominio que tiene sobre el tema. Un dominio sin el cual se perderá fácilmente. La etapa de Elaboración tiene, a su vez, tres fases: Observación, Realización y Transformación. Para partir del vocabulario del alumno es necesario que éste observe y exprese con sus palabras lo que ha observado. En la fase de sentados por el profesor. En la transformación elabora conclusiones claras sobre el trabajo realizado; pasa de percibir de una forma a percibir de otra, a relacionar respecto a lo concluido, a intelectualizar a partir de las relaciones establecidas; en definitiva, pasa del no conocer al conocimiento. Estas tres fases son difíciles de percibir didácticamente ya que en muchas ocasiones se entremezclan en la espontaneidad del aula, aunque esto no quiere decir que no sea necesario percibirlas.
EL
RINCÓN
DE LA DIDÁCTICA
LAS CUATRO ETAPAS DEL ACTO DIDÁCTICO
José Antonio Fernández Bravo
Especialista en didáctica de las matemáticas
Las etapas del acto didáctico, son a mí juicio, cuatro: Elaboración,
Enunciación, Concretización y Abstracción. Este orden de presentación de
las etapas es irremplazable.
ETAPA DE ELABORACIÓN
En esta etapa de debe conseguir la formación intelectual de la
naturaleza del concepto que haya sido propuesto como tema de estudio.
El profesor, respetando la observación del alumno, debe de partir del
vocabulario de este y crear, a partir del manejo de material, desafíos
precisos que sirvan para canalizar la intuición dentro de la investigación
que el alumno esté realizando en su camino de búsqueda. Tal
planteamiento supone evitar la información verbal así como las palabras
correctivas: “bien” y “mal”, utilizando en todo momento ejemplos y
contraejemplo que aporten continuidad a las respuestas que escuchemos.
Estas respuesta, ya correctas o incorrectas, deben ser recogidas como
hipótesis desde la motivación de comprobarlas por sus propios medios para
establecer conclusiones válidas. La motivación debe venir dad como una
actualización de las necesidades de nuestros alumnos; necesidades no
solamente físicas o intelectuales sino también operantes para buscar
soluciones a las dudas que se reflejan en focos concretos para las
situaciones que se les plantean.
Esta etapa subraya la calidad cualitativa del aprendizaje: el respeto al
alumno debe ser obligación permanente, para que su originalidad y su
creatividad tome forma en las estrategias realizadas para la construcción
del conocimiento. Y es en esta etapa, más que en ninguna otra, donde el
profesor pondrá a prueba el dominio que tiene sobre el tema. Un dominio
sin el cual se perderá fácilmente.
La etapa de Elaboración tiene, a su vez, tres fases: Observación,
Realización y Transformación. Para partir del vocabulario del alumno es
necesario que éste observe y exprese con sus palabras lo que ha observado.
En la fase de sentados por el profesor. En la transformación elabora
conclusiones claras sobre el trabajo realizado; pasa de percibir de una
forma a percibir de otra, a relacionar respecto a lo concluido, a
intelectualizar a partir de las relaciones establecidas; en definitiva, pasa del
no conocer al conocimiento. Estas tres fases son difíciles de percibir
didácticamente ya que en muchas ocasiones se entremezclan en la
espontaneidad del aula, aunque esto no quiere decir que no sea necesario
percibirlas.
ETAPA DE ENUNCIACIÓN
Llegados al punto en que el alumno ha comprendido a partir de la
generación mental de una serie de ideas, se hace necesario enunciar o
simbolizar lo que ha comprendido respecto a la nomenclatura o simbología
correcta del concepto, dentro del área en que se esté trabajando. El alumno
puede descubrir y comprender el concepto uno, pero no su representación
convencional y debe de ser informada por el profesor. Este es el objetivo de
la etapa, poner nombre a lo que se ha descubierto y comprendido. Pero no a
lo que el profesor supone que se ha descubierto y comprendido sino a lo
que en realidad ha sido así. Por ello, la etapa anterior es de exagerada
importancia y debe de tener su particular evaluación para no considerar
intelectualizado todo lo que en ella se ha visto sino todo lo que ella se ha
intelectualizado.
Asegurada, entonces, la comprensión del concepto diremos: “Eso
que tú dices…se dice…”, “Eso que tu dices…se representa…”…
Esta etapa no puede estar en función de la subjetividad del profesor a
la hora de enunciar o simbolizar un concepto; hay que atender a la
nomenclatura o simbolización convencional científica. La identificación
por el alumno de una relación o concepto debe de ser siempre válida y no
estar sujeta al vocabulario de uno y otros profesores. En algunas clases,
para la resta “llevando”, las decenas prestan a las unidades y, en otras,
comparten porque, según ellos, las unidades no tienen. Esto es lo que hay
que evitar cuando digo que hay que enunciar con nomenclatura científica y
válida para todos; los profesores tienen que ser conscientes de que diez se
dice siempre diez y que uno se dice siempre uno y que sólo una decena de
unidades equivale, siempre, a diez unidades.
ETAPA DE CONCRETIZACIÓN
Es la etapa que el alumno aplica, a situaciones conocidas y ejemplos
claros ligados a su experiencia, el concepto o la relación comprendida con
su nomenclatura y simbología correctas. Se parte de ejercicios sencillos y
se va aumentando progresivamente la dificultad.
ETAPA DE ABSTRACCIÓN
Etapa en la que el alumno aplica los conocimientos adquiridos a
cualquier situación u objeto independiente de su experiencia. Es capaz de
generalizar la identificación de ese concepto o relación en el mundo que le
rodea, inventar situaciones donde se perciba la relación estudiada o crear
otras relaciones a partir de esta. Las situaciones planteadas se deben
presentar en orden creciente de dificultad.
Consideraciones sobre las investigaciones apoyadas en ele proceso:
- La programación de aula que ha tenido presente las cuatro etapas
ha sido útil desde su aplicación y los resultados de aprendizaje
obtenidos, con cualquier concepto y a cualquier edad.
- La etapa más difícil para el profesor es la etapa de Elaboración y,
sin embargo, debe ser la que resulte más fácil al alumno.
- Los alumnos que no respondan fructíferamente en la etapa de
Abstracción, aunque lo hayan hecho en la de Concretización, no
han intelectualizado la orientación correcta del concepto o la
relación trabajada. Esto quiere decir que el profesor deberá revisar
la preparación de las etapas anteriores y su actuación en ellas,
canalizando, así, una auténtica investigación-acción.
- Todos los alumnos que estén preparados para entrar en la etapa de
Elaboración de un concepto deben llegara ala etapa de
Abstracción. La diferenciación de las capacidades de estos
alumnos no puede distinguirse por la compresión, o no, de los
conceptos sino que debe estar en función de la dificultad de los
ejercicios o situaciones que son capaces de solucionar.
- Los libros de texto ignoran la etapa de Elaboración y la
Abstracción. Y, muy pocas veces, aciertan con la nomenclatura
correcta en la etapa de Enunciación.
- Evitar el libro de texto y asegurarse un adecuado material impreso
para aliviar el trabajo del profesor en la etapa de Concretización
y en la etapa de Abstracción, solucionaría en gran medida el
fracaso de “saber” con lo que nos encontramos actualmente.
Reduciríamos las toneladas de información dispersa en los
contenidos y daríamos más fuerza al conocimiento.
- El profesor es insustituible en la etapa de Elaboración.
- No se pueden ver las etapas presentadas como cuatro pasos
distintos sino como un todo ligado al Acto didáctico.
PLANTEAMIENTOS DIDÁCTICOS
En el intento de esclarecer la diferenciación de las etapas de
Elaboración (Observación, Realización, Transformación), Enunciación y
Concretización he tomado dos actuaciones (Largo-Corto/Alto-Bajo) del
libro: Didáctica de la Matemática en la Educación Infantil, publicado por
Ediciones Pedagógicas. El lector prestará una marcada atención debido a
que el Acto Didáctico se interconexionan unas etapas con otras.
LARGO – CORTO
Desarrollo
Actividad uno: Pondremos dos filas de cinco sillas en el centro de la clase.
Las sillas que compongan una fila estarán a la misma distancia (una
enfrente de otra) de las sillas que compongan la otra fila. La distancia será
determinada por el profesor y la llamaremos distancia A.
El profesor habrá preparado dos lanas rojas de igual longitud a la
distancia A, dos lanas azules de la misma longitud y una lana amarilla de
menor longitud que la distancia A. Sentará a cinco niños en la primera fila
a lo que dirán que guarde la lana (ésta debe ser dada a cada niño por el
profesor) en una de sus manos. Delante de ellos y de pies pondrá a otros
cinco niños que formarán pareja con estos que están sentados.
De la lana que tenían guardada el profesor dará, sin decir nada, una
punta al que está sentado y otra al que está de pie.
El juego consiste en lo siguiente: Cuando el profesor de una palmada
los niños que están de pies tendrán que sentarse en la silla vacía sin soltar la
lana. ¿Qué ocurrirá?
Tenemos que hablar mucho con los niños. Los que tenían la cuerda
amarillazo lo habrán conseguido. Que nos digan por qué y prestemos
mucha atención en el lenguaje utilizado.
Supongamos que nos han dicho, para poder seguir la actividad, que
es que “no se puede”, les diremos que sus compañeros si han podido, que
por qué ellos no. Supongamos que nos dicen: “ es que no tengo…”;
supongamos que no hablan, que se callan a lo que nosotros preguntamos,
entonces no debemos obligarlos a hablar, ni se lo pondremos mal
esperando un largo tiempo a ver que dicen. Si tiene que decir algo, lo dicen
inmediatamente debido a su espontaneidad. De no ser así, nada
adelantaremos esperando una respuesta que más que fortalecer su
percepción generará angustia a su interés, a su querer conocer.
Haremos la misma actividad con otros cinco niños sentados y otros
cinco de pie, pero esta vez les dejaremos elegir a ellos la lana. ¿Cuál
quieres tú?, les diremos, después de haberles informado que los niños que
no logren sentarse en la silla vacía perderán el juego. Observemos qué es lo
que nos dicen los dos niños que les ha tocado la lana amarilla, si es que no
ha sido elegida voluntariamente por otra pareja.
Continuaremos con la actividad sustituyendo a los que perdieron por
otros dos niños hasta que algunos hagan eco de la desventaja de tener la
lana amarilla. Escucharemos atentamente e implicaremos en el diálogo al
resto de la clase. Conduciremos sus expresiones a una común, supongamos
que es que van diciendo que no quieren la lana amarilla “no tiene para
sentarse”. Es entonces cuando hemos creado una necesidad de vocabulario,
ya que han aprendido y necesitan enunciar lo que han comprendido. Les
diremos: la lana amarilla “no tiene para sentarse” porque es CORTA,
¿cómo es la lana amarilla?
Actividad dos: Jugaremos igual que hemos jugado en la actividad uno, pero
esta vez prepararemos las lanas de tal forma que la que haga perder sea la
roja.
El objetivo es que el niño llegue a decir que no quiere la roja porque
es corta.
Iremos jugando, utilizando la palabra CORTA, cambiando la
longitud de las lanas, llegando, en alguna ocasión, a que sean dos de
distinto color las que hagan perder el juego.
Nada diremos sobre larga, aunque lo oigamos como expresión de
algunos niños respecto a NO CORTA; callaremos. No nos debe importar la
adquisición de la relación de los que nombran sino los que la desconocen.
Y por tanto, en este momento indicar también el nombre “larga” no sería lo
más adecuado, didácticamente hablando.
Lo único que hasta aquí debe saber el niño es que existen lanas
cortas y por tanto lanas no cortas. Si se quiere se puede jugar con esto dos
nombres de la relación percibida en la situación propuesta: CORTA y NO
CORTA.
Actividad tres: Jugaremos a hacer trenes de regletas del mismo color.
Una vez que los niños han construido sus trenes, uno de color
amarillo será más corto que el de color azul. El tren de color amarillo será
más corto que el del color azul (dos regletas amarillas/dos regletas azules).
Les preguntará a los niños: ¿A qué tren podemos llamar corto? Los niños
responderán que el de color amarillo. Sin decir nada añadiremos al tren
amarillo dos regletas más.
Volveremos a hacer la misma pregunta: ¿A qué tren podemos llamar
corto? Contestarán al azul.
- ¿No decíais que el amarillo?
Esto es un pequeño desafío para que puedan ser conscientes, desde la
contrariedad manipulada en la situación, de la relación matemática como
expresión comparativa. Observemos, no obstante, las respuestas del niño.
No es corto el amarillo, ni lo es el azul, es corto cuando se compara
con el azul y el azul es corto cuando se compara con el amarillo, siendo
este, por supuesto, más largo.
Todo esto puede ser informado debido a que no fortaleceríamos la
intencionalidad a su querer conocer. Dicho de otra forma, a algunos niños
les importa poco que algo pueda, o no, ser largo o ser corto, sin embargo a
todos les importa resolver el pequeño enigma cuando se han sentido
provistos de razón.
Actividad cuatro: Se construirán dos trenes de regletas, rojo y amarillo. El
rojo será más largo que el amarillo.
Se les pregunta a los niños. ¿Qué tren es el más corto? El amarillo,
responderán.
Cuando hayamos obtenido tal respuesta, construiremos, sin quitar los
trenes ya construidos, un tren azul más corto que el amarillo y les haremos
la misma pregunta. Contestarán que el azul.
- Pero, ¿No decíais que era amarillo?
Seguiremos desafiándoles de esta manera: Cambiaremos, añadiendo
o quitando regletas a trenes, hasta hacerlos más o menos cortos que otros,
contrariando sus respuestas anteriores.
Más de un niño observará, (atentos al lenguaje), es que el…es más
corto que…, una vez hayamos obtenido esto habremos conseguido la
adquisición de la relación en su auténtica ortodoxia.
A partir de aquí podremos identificar la relación en dos o más
regletas individualmente ya roja, azul o amarilla, obligándolos a expresarse
correctamente, diciendo, por ejemplo: la roja es más corta que la amarilla,
la amarilla es más corta que la azul, la roja es más corta que la azul, la
amarilla no es más corta que la roja…como podemos considerar esto como
una dinámica de relaciones podemos, considerarlo como matemática.
Trabajaremos, sin agobio de tiempo, con la expresión más corta
que…, o, no es más corta que…Cuando las relaciones formen parte de su
capacidad para establecerlas con seguridad, podremos decir que “no corta”
se dice “larga”.
Conduciendo a expresiones: más corta que…, más larga que…
ALTO – BAJO
Desarrollo
Actividad uno: Tendremos que comprobar si el niño tiene en su vocabulario
la palabra “alto” y la palabra”bajo”, y si es capaz de utilizarlas en
distinción de dos objetos.
Construiremos en el suelo una fila de regletas rojas apoyadas sobre la
base de menor superficie y unas junto a otras, del mismo modo
construiremos una fila de regletas amarillas y otra fila de regletas azules,
Separaremos unas filas de otras.
Les preguntaremos a los niños: ¿Qué veis?
Si nos dicen muros, muros utilizaremos. Si nos dicen paredes,
paredes utilizaremos, si nos dicen…
Les diremos: “vamos a jugar a saltar “muros”.
Dialogaremos: ¿Qué muro saltarían? ¿Por qué?, ¿En cuál tendrían
que saltar más?, ¿Por qué?
Supongamos que a estas dos últimas preguntas nos responden que
en el muro azul porque es alto, entonces les preguntaríamos qué muro es
fácil de saltar; nos contestarían, el rojo.
- ¿Por qué?, y también escucharíamos sus respuestas. Si nos dicen
que es bajo habríamos comprobado que, o bien todos, o bien algunos
utilizan comparativamente las palabras alto y bajo. Supongamos que no son
todos, que han sido algunos los que han contestado. Los demás han
escuchado a sus compañeros y lo único que tendría que hacer el profesor es
poner situaciones en las puedan utilizarse esas palabras.
Si se nos diese el caso de que utilizasen expresiones distintas a alto o
bajo para referirse a ellas, actuaríamos como hemos venido actuando en las
relaciones anteriores.
Supongamos que en vez de utilizar la palabra bajo utilizan la palabra
pequeño, que puede ser muy corriente. Diríamos el muro rojo es pequeño
pero el muro rojo es fácil de saltar porque es BAJO.
Hay una gran diferencia entre empezar a definir la situación con esta
palabra, por parte del profesor, y permitir que el niño asocie un término a la
acción realizada. De la primera forma sería una situación dada, de la
segunda, una situación planteada.
Actividad dos: Les desafiaremos con dos regletas encima de la mesa: roja,
amarilla.
- ¿Qué veis? Si ven regletas, la palabra regletas la utilizaremos, si
ven edificios, edificios utilizaremos.
- ¿Qué edificio es alto?, preguntará el profesor. El edificio amarillo,
contestarán. Añadiremos un edificio azul haremos la misma pregunta. El
azul, contestarán. Pero, ¿no decíais que era amarillo?
Escucharemos y nos abriremos al diálogo. Cambiaremos el amarillo,
por el azul, el azul por otro amarillo,…
Se trata de conducir al niño a la percepción de la comparación desde
el punto de vista referencial. El amarillo puede, en ocasiones, ser alto, en
otras ser bajo. Cómo se entiende esto, es lo que nos tiene que explicar el
niño: ¿cómo lo entiende él?
Llegaríamos a jugar con las expresiones más alto que más bajo qué.
Crearíamos situaciones con los mismos niños, con otros objetos, con
más regletas, donde se pudiesen utilizar estas expresiones una vez
comprendida la necesidad.
Actividad tres: Sacaríamos a dos niños de estatura bien diferenciada.
Llamémoslos niño A y niño B. supongamos que el niño A es más alto que
el niño B, pero el niño A, no es el más alto de la clase.
Con el niño A y B en el centro de la clase, por ejemplo,
preguntaríamos: ¿Qué niño es más alto? Todos contestarían el niño A.
Entonces el profesor, hará salir al niño C (más alto que el niño A pero no el
más alto de la clase), que se pondrán junto al niño A y al B. El profesor
desafiará diciendo que el niño más alto es el C.
Sí, pero el C no estaba. Nos dirán.
Pero, yo os he preguntado cuál es el niño más alto y el niño C estaba
en la clase. (Intentamos ver si alguno se le ocurre que entonces el niño C no
es más alto por que… (Llamémosle niño D) es más alto que C. si no se les
ocurre jugaremos con los tres A, B Y C y les haremos la misma pregunta:
¿Qué niño es el más alto?
Ahora, casi seguro que , desde la fuerza que sujetan mentalmente por
haber sido engañados una vez y no desear que vuelva a suceder, algún niño
advierta que él niño advierta que el más alto es el niño D. Cuando esto
ocurra se ha advertido la necesidad de definir un conjunto referencial o de
ver la totalidad de los elementos que entran en comparación.
Actividad cuatro: Sacados los niño (llamémosle F y H) al centro de la clase
y con estatura bien diferenciada. Preguntaremos: ¿Cuál es el más alto de
estos niños? Supongamos que es el F y así nos lo advierten.
Sin decir nada haré que el niño G se suba encima de una silla. (Es
necesario que el niño G subido en la silla sea más alto que el niño F) y
volveré a hacer la misma pregunta.
Observamos atentamente sus respuestas: Algunos habrá que indiquen
que es el niño G, otros dirán, por ejemplo que el G “se hace el alto, pero
que no lo es”, otros advertirán que “no vale”.
Todas ellas y cualquier otra respuesta alternativa se tendrán que
conducir convenientemente. Son muchos los niños los niños que perciben
el más alto como el que más sobresale, y esto sólo es válido cuando están
sobre el mismo plano.
Ahora bien podríamos dar por falsa la conclusión de Piaget, como
admite Jhon Holt, cuando a partir de dos…, supongamos regletas naranjas,
creaba un modelo de percepción poniendo una de las regletas naranjas
vertical y otra un poco inclinada y preguntaba a los niños, cuál era más alta.
Los niños contestaban: “esta” señalando a la que estaba señalando en
posición vertical. Y por tanto concluía Piaget que esos niños no eran
capaces de percibir que las dos regletas eran igual de altas. A partir de aquí
elabora una serie de dudosas conclusiones.
¿Qué entiende el niño por alta? ¿La que sobresale? Y, si así es, ¿por
qué ha contestado mal?
Si en algún tema es difícil la investigación, este es el tema
pedagógico. Son tantos los factores desconocidos con los que no podemos
contar que la mejor conclusión deducida puede llevarnos a la peor de las
derrotas en el aula.
Nada mejor como función didáctica que escuchar al niño, no
esperando la respuesta deseada, sino observando sus respuestas.
Actividad cinco: Esta actividad está propuesta para que el niño opere
intelectualmente con las relaciones conocidas sin recoger entre ellas
equívocas asociaciones. Sirva como ejemplo la asociación grande y alto, y
pequeño y bajo. Suelen confundir el más grande con el más alto del mismo
modo que confunden el más bajo con el más pequeño. Y esto no es
confundido por el niño porque forma parte de un estado psicológico que
señala unas determinadas características, sino porque no ha formado parte
de un estado pedagógico. Es decir, no se le han propuesto situaciones
modelo donde pueda establecer, sin equívocos, las relaciones.
Preparemos un balón un palo y una goma de borra,…de tal forma
que el balón sea más bajo que el palo y más grande que el del palo; la goma
de borrar sea más baja que el palo y más pequeña que el palo. Jugaremos a
establecer relaciones: Más grande-pequeño que…, más alto-bajo que…y
observarán que el palo es más alto que la goma y también es más grande
que la goma, que el balón es más bajo que el palo y el balón es más grande
que el palo, que…
Se suele admitir, generalmente, que los niños confunden un poco
todos estos nombres de relaciones, para ellos parece ser todo lo mismo:
alto, grande, encima…, bajo, pequeño, debajo,…he podido comprobar que
no es tan cierto como se indica y que una de las razones puede subrayarse
por el hecho de que se introducen por una serie de términos, más que como
un establecer relaciones y relaciones entre relaciones. La adquisición no
viene dad por una dinámica intelectual y el niño asocia una serie de
palabras a unas situaciones que se le presentan, como he venido
observando en el material impreso, siempre equivalentes, parecidas, por no
decir iguales.
LAS CUATRO ETAPAS DEL ACTO DIDACTICO CLAVE: ARTICULO NOMBRE:
COMUNIDAD EDUCATIVA VOLUMEN: 228 DESDE PÁGINA: 36-40 EDITORIAL: INSTITUTO
CALASANZ DE CIENCIAS DE LA EDUCACION PAIS: ESPAÑA AÑO: 1995 ISSN: 0212-2650
CALIDAD AREA: EDUCACION CALIDAD BASE: ISOC-LATINDEX
Article
Full-text available
En: Suma Zaragoza 1998, n. 27, febrero ; p. 57-63 Se describe la dificultad de distinción inmediata de las nociones de izquierda y derecha, existente para muchas personas, y se analizan las causas en un estudio de relación de variables. Se formula una hipótesis de investigación, elaborando una propuesta didáctica de trabajo cuyo contraste con los métodos tradicionales sugiere un rendimiento más significativo. Se concluye afirmando cinco niveles de adquisición para el aprendizaje de estos conceptos, asegurando la necesidad de una lateralidad definida en el sujeto y un método de enseñanza basado en el movimiento, Bibliografía al final
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.