ArticlePDF Available

El Patrimonio inmaterial de la antigua fábrica Tacaruna

Authors:
  • Andalusian Historical Heritage Institute (IAPH)

Abstract and Figures

INTRODUCCIÓN Los espacios industriales se implantan en Brasil a mediados del siglo XIX. El fin del Imperio y el inicio de la República (1889) constituirán el gran estímulo para un fértil y complejo momento cultural caracterizado por una amplia implantación de modernas infraestructuras, surgiendo un rush industrial con la finalidad principal de salvaguardar la materia-prima y la economía nacional. En este periodo, al calor del desarrollo industrial, las principales ciudades experimentarán una significativa transformación en su morfología como resultado de la incorporación de las innovaciones tecnológicas, de programas y tipologías arquitectónicas. Con la creciente industrialización, los puertos pasan a desempeñar un importante papel en la exportación de materia prima e importación de los productos industriales y en conjunto surgen nuevas necesidades y servicios, nuevas edificaciones y el uso más intenso de la maquinaria moderna promueve la producción en mayor escala. El aumento de la importación de productos durante el siglo XIX y la abolición de la esclavitud (1888) determinarán la necesidad de modernización de la industria azucarera, lo que originó un programa para la implantación de usinas que posibilitaran una mayor producción. Por su tradición en la producción azucarera, principal recurso de exportación de Brasil, y especialmente del noreste, los productores de azúcar pasan a invertir más en la calidad de su producto de manera que pudiera competir y obtener más lucro en su exportación. La fábrica Tacaruna nace en este contexto, como producto de la transformación político-económica experimentada en el país. Construida inicialmente como refinería azucarera y posteriormente transformada en fábrica textil, el conjunto fabril Tacaruna comprende, por su valor histórico, tecnológico, social y arquitectónico uno de los ejemplos más significativos de la cultura industrial de noreste brasileño, y muy especialmente del Estado de Pernambuco. Su actividad abarcará definitivamente hasta 1992, año en el que el complejo Tacaruna cerrará definitivamente sus puertas. El análisis de su legado material e inmaterial es el objeto de la presente comunicación.
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
EL PATRIMONIO INMATERIAL DE LA INDUSTRIA: EL CASO DE LA
FÁBRICA TACARUNA
Patrícia Ferreira Lopes
INTRODUCCIÓN
Los espacios industriales se implantan en Brasil a mediados del siglo XIX. El fin del
Imperio y el inicio de la República (1889) constituirán el gran estímulo para un fértil y
complejo momento cultural caracterizado por una amplia implantación de modernas
infraestructuras, surgiendo un rush industrial con la finalidad principal de salvaguardar
la materia-prima y la econoa nacional. En este periodo, al calor del desarrollo
industrial, las principales ciudades experimentarán una significativa transformación en
su morfología como resultado de la incorporación de las innovaciones tecnológicas, de
programas y tipologías arquitectónicas. Con la creciente industrialización, los puertos
pasan a desempeñar un importante papel en la exportación de materia prima e
importación de los productos industriales y en conjunto surgen nuevas necesidades y
servicios, nuevas edificaciones y el uso más intenso de la maquinaria moderna
promueve la producción en mayor escala.
El aumento de la importación de productos durante el siglo XIX y la abolicn
de la esclavitud (1888) determinarán la necesidad de modernización de la industria
azucarera, lo que originó un programa para la implantación de usinas que posibilitaran
una mayor producción. Por su tradición en la producción azucarera, principal recurso
de exportación de Brasil, y especialmente del noreste, los productores de azúcar pasan a
invertir más en la calidad de su producto de manera que pudiera competir y obtener más
lucro en su exportación.
La fábrica Tacaruna nace en este contexto, como producto de la transformación
político-económica experimentada en el país. Construida inicialmente como refinería
azucarera y posteriormente transformada en fábrica textil, el conjunto fabril Tacaruna
comprende, por su valor histórico, tecnológico, social y arquitectónico uno de los
ejemplos más significativos de la cultura industrial de noreste brasileño, y muy
especialmente del Estado de Pernambuco. Su actividad abarcará definitivamente hasta
1992, año en el que el complejo Tacaruna cerrará definitivamente sus puertas. El
análisis de su legado material e inmaterial es el objeto de la presente comunicación.
BREVE HISTORIA DEL COMPLEJO TACARUNA
Primera fase: Usina Beltrão, la pionera en la América del Sur
Al final del siglo XIX, con el surgimiento del movimiento republicano en Brasil,
empiezan a surgir ideas de planeamiento industrial para explorar sus materias-primas e
intentar articular una econoa más consolidada y competitiva internacionalmente.
Como el azúcar era uno de los productos de mayor exportación, el sector azucarero
empieza a transformar los antiguos ingenios centrales en refinerías.
Las transformaciones industriales alcanzan el estado de Pernambuco, este tenía
como su principal riqueza la industria azucarera desde hace siglos. En ese momento era
uno de los mayores productores del país, y es ahí que se verifica la grande implantación
del género industrial azucarero. Con el objetivo de mejorar la producción y facilitar su
exportación, en 1890 se implanta la Usina Beltrão, la primera, y considerada la más
moderna refinería de la América del Sur. A finales de 1890, se inician las obras de
construcción de la Usina, teniendo elegido para su ubicación el sitio Tacaruna, palabra
indígena itacoaruna que significa piedra del agujero negro”.
1
En 1891, se construye un
canal derivado del sitio Tacaruna para la formacn de un puerto fluvial al norte de la
usina, trasladando el complejo de Olinda hacia la provincia de Recife, motivo por el
cual todas las transacciones comerciales, incluso el pago de tasas, eran realizadas con
ésta última.
2
Su fundador, el Dr. Arruda Beltrão hace público a través del periódico
Diario de Pernambuco la instalación de la Compañía en la capital, “[…] al fin, intentaré
fundar y explotar grandes refinerías de azúcar en Rio de Janeiro y Recife.”
3
.
La construcción se finaliza cinco años después (1895), siendo financiada
inicialmente por el grupo de accionistas, en su mayoría Pernambucanos, liderada por
Antonio Carlos Beltrão, que posteriormente necesitaría del capital del gobierno para
efectuar las instalaciones.
4
1
GALVÃO, Sebastião de Vasconcelos: Diccionario Chorographico, Histórico e Estatístico de
Pernambuco. Rio de Janeiro; Imprensa Nacional, 1910. El nombre esasociado al sitio debido a sus
densos árboles que eran utilizadas sobre todo en emboscadas armadas contra los holandeses en el siglo
XVII.
2
Boletins do Expediente do Governo de Pernambuco: 1891-1892, p.124.
3
Diário de Pernambuco, 26 de Julio de 1890, p. 02. Original en portugués: “[…] tento por fim fundar e
explorar grandes fábricas de refinar assucar no Rio de Janeiro e no Recife.”
4
Lei 2.126, 1888/9. In: Boletins do Expediente do Governo de Pernambuco. p. 198. "(:) Artículo
único. Queda autorizado el presidente de la provincia a contratar con el ingeniero Antonio Carlos de
Arruda Beltrão, atentando a la prioridad de la idea debidamente comprobada, la fundación, en esta
ciudad, de una usina para la producción diaria de veinte toneladas de azúcar refinado de lo tipo
exportación y de consumo interno, en el valor de seiscientos contos de réis, siendo dada la subvención de
doscientos contos de réis, conforme las mismas clausulas y condiciones a que están sujetas las
Imagen 01
Vista del acceso central al Complejo Tacaruna.
Fuente: URB-Recife/ DPSH. Inicio del siglo XX.
El nuevo complejo utilizaba un innovador proceso de refinado exportado de Europa: el
modelo Stephen. El procedimiento Stephen era realizado por técnicos europeos
contractados por Antonio Beltrão y que eran entrenados por el proprio Carl Stephen,
conocido en Pernambuco como el rey del azúcar. La maquinaria para la instalación de
la usina fue adquirida a la Compañía Fives Lille de Paris. La superioridad del proceso
Stephen radicaba principalmente en la reducción del tiempo de producción del azúcar
refinado: en apenas 48 horas la caña llegaba a la fábrica y salía transformado en un
azúcar refinado de 99,75 de polarización, seco y envasado para el consumo. Según
Rocha, se evitaba el proceso costoso y lento de los sucesivos cocimientos y
subsecuentes centrifugaciones que llevaban largos meses. El producto alcanzaba no
sólo la albura deseada, sino también consiguió que el azúcar se conservara seco y
acristalado por un largo periodo de tempo. Tal eficiencia acaba por lanzar el terrón de
azúcar en el mercado nordestino, hasta entonces únicamente apreciado en Europa o
Estados Unidos, siendo largamente utilizado en los hoteles y restaurantes de lujo.
La usina alcanza a finales del 1896 su auge en la producción, experimentando
un significativo crecimiento de 11.600 toneladas de azúcar anuales de calidad superior,
evitando el perjuicio del 62% causado por el todo de producción antiguo utilizado
concesiones para los demás ingenios centrales." Original en portugués: Art. Único. Fica o presidente da
província autorisado a contratar com o engenheiro Antônio Carlos de Arruda Beltrão, atenta a
prioridade da idéia devidamente comprovada, a fundação, nesta cidade, de uma usina para produzir
diariamente vinte toneladas (20.000 Kilogramas) de assucar refinado typo exportação e de consumo
interno, no valor de seiscentos contos de is, sendo-lhe dada a subvenção de duzentos contos de réis,
mediante as mesmas clausulas e condições a que estão sujeitas a concessões de engenhos centrais.
hasta entonces en las usinas centrales del Estado. No obstante, en 1897, con las deudas
de la Compañía Azucarera, la falta de recursos y sin el apoyo del gobierno, la
producción empieza a tener grandes pérdida de los mercados externos y surgen serios
problemas financieros en la Usina.
La compañía Cunha & Gouveia compra la Usina en 1899 e invierte en nuevas
tecnologías, maquinarias y productos importados desde Liverpool y Bremen
5
para
aumentar la producción. Sin embargo, el declive del mercado azucarero junto con las
persecuciones poticas de la época resulta en la quiebra de la Usina, que será entonces
adquirida por la tradicional compañía azucarera Lemos & Cia en 1914. A pesar de la
solidez del grupo, Lemos era propietario de otras dos usinas en el mismo Estado, las
usinas Trapiche y Catende, que aparte de contar con una maquinaria eficiente tan
renovada como la de la usina Beltrão, se beneficiaban de la menor distancia en el
transporte de materia-prima, una vez que estaban en el interior de la provincia, la
empresa no consigue reactivar la Usina Beltrão, permaneciendo ésta inactiva hasta
1924.
Imagen 02
Vista aérea del Complejo Tacaruna.
Fuente: Arquitecto Gildo Montenegro. 1976/1977
Segunda fase: de Usina a Fábrica Textil
La inactivación de la fábrica durante 27 años (1897 hasta 1924) hizo empeorar su estado
de conservación, de manera que el coste para su reforma y compra de maquinarias era
5
ROCHA, Limério Moreira da. Usina Belto, Fábrica Tacaruna. Recife: Líber Gráfica e Editora, 1991,
pag. 29.
elevado. En 1924, el grupo Lacerda e Menezes de la Compañía Manufactura de Tejidos
del Norte compra la usina y adaptan el antiguo edificio para la instalación de la Fábrica
Textil Tacaruna, empezando la producción de los tejidos Tacaruna.
La elección del sector de producción textil no fue fortuita. Desde la segunda
mitad del siglo XIX, la producción algodonera de Pernambuco creció
considerablemente debido sobre todo a la Guerra de Secesión estadounidense que
interrump el abastecimiento de las industrias inglesas. En ese momento, la producción
de algodón del Estado se equipara a la de azúcar, que hasta entonces era el principal
producto de Pernambuco. En 1920, el Estado pernambucano poseía 442 industrias de
las cuales, 95 eran del sector textil, creciendo de tal manera que en 1960 de las 97
fábricas del noreste brasileño, 32 estaban en Pernambuco.
La fábrica es considerada pionera en Brasil debido al aprovechamiento de la
materia prima tradicionalmente desechada por el sector algodonero y acaba por
conseguir un alto desempeño hasta 1955. La Compañía importó de Europa máquinas
modernas adecuadas a la nueva producción y contrató a técnicos europeos para su
montaje y ejecución. El principal producto, en especial, eran las mantas Tacaruna,
conocidas como cobertores Tacaruna, como también las colchas y franelas. (Imágenes
03 e 04) La fábrica tenía tres turnos (6am-2pm; 2pm-10pm; 10pm-6am) con una hora de
descanso para la comida. Los oficios eran realizados tanto por hombres como por
mujeres, no obstante, éstas se dedicaban más a la fase de embalajes de los cobertores.
El complejo poseía un espacio para el barrido de la fibra, la hilandería, la tejeduría, el
sector de acabado y tintorería, el sector de franela, un almacén para hilos y otro para los
cobertores, y una caldera. Además poseía un comedor, una enfermaría, espacios para la
administración y también mantenimiento de la maquinaria. La Tacaruna tenía una Villa
obrera, llamada Vila Tacaruna, en 1960 eran más de 300 casas. Cada vivienda con dos
habitaciones, salón y cocina. El valor del alquiler de la casa era disminuido del salario,
pagado semanalmente el viernes, y eran destinadas exclusivamente para los trabajadores
más antiguos de la fábrica. La inmobiliaria de la villa era mantenida por la propia
Fábrica.
La crisis de 1929 hizo que las importaciones de maquinaría textil sufrieran una
nueva caída. Entretanto Pernambuco aumentaba su capacidad de producción y la
exportación de productos, de manera que entre 1931 a 1937 registraba un crecimiento
de aproximadamente el 72%. El mercado consumidor interno crecía y, poco a poco, el
aumento de la productividad también permitió la mejora en las condiciones de trabajo y
de ocio. Según Peres, la administración estructurada acaba por fundar en 1931 el
“Tacaruna futebol Clube” constituido en su mayoría por los operarios de la fábrica.
Además del fútbol, la administración promovía fiestas y celebraciones durante el año,
sobre todo en navidad y noche vieja cuando se iluminaba la chimenea marcando aun
más el paisaje Recife-Olinda.
En la década de los 70, la producción cae debido a la plaga del bicudo que
destruye el algodón y los productos son vendidos a precios bajos. En este período, la
fábrica pasará por grandes dificultades financieras debido a una conjunción paulatina de
factores políticos y económicos. Después de casi 100 os, cerraría sus puertas en 1992
cuando es expropiada por el Banco Económico debido a las inmensas deudas
acumuladas.
EL COMPLEJO INDUSTRIAL
La Fábrica Tacaruna está localizada en la Avenida Agamenon Magalhaes, justo en la
frontera divisoria de los municipios de Recife y Olinda, y en uno de los principales ejes
viarios de la zona. De esa manera su localización proporciona el encuentro de los
transeúntes que vienen tanto del centro de Recife como de Olinda. Esta última, fue la
primera capital pernambucana, inicialmente con un fuerte comercio y servicio que atraía
una considerable área residencial. Recife, era la puerta de entrada principal del Estado, y
luego, albergó los servicios militares y de seguridad. De esa manera, las dos ciudades
son comprendidas como un conjunto especial, con vínculos e interacciones económicas
e históricas que acaban por generar una lectura cultural única.
6
Imagen 03
Vista este de la Fabrica Tacaruna.
Fuente: Patricia Ferreira Lopes, enero 2010
6
LOPES, Patricia Wanderley Ferreira. Fábrica da cultura: proposta para o Centro Cultural Tacaruna,
uma reflexão sobre a preservação do patrimônio. TCC. Recife: UFPE, 2009, pp. 55.
El complejo Tacaruna ocupa un área de seis hectáreas, de las edificaciones de la
antigua Usina Beltão sólo persiste el edificio principal, la chimenea y la casa palacio, las
demás instalaciones fueron todas derribadas para la adecuación de la industria textil. El
edificio principal está dividido en tres partes: el bloque central con cinco plantas, el
bloque sur con tres y el norte con solo dos plantas. Además del edificio principal, la
usina contaba con una chimenea de 60 metros de altura, una casa tipo palacio donde
residía el director-gerente, un pequeño edificio para oficinas, una casa para destilería,
una construcción de ladrillo para la bomba de succión de agua de Sant´Anna y además
catorce casas de ladrillo para los operarios graduados y doce de tapia para los operarios
inferiores. Incluía también una línea férrea, al sur del edificio, que conectaba la usina a
la nea de Recife - Olinda y Beberibe.
Imagen 04
Vista del entorno al Complejo Tacaruna.
Fuente: Acervo Projeto Tacaruna. 2002.
El edificio Principal
El volumen principal se destaca por su monumentalidad e imponente chimenea dando
su fachada principal a la Avenida Agamenon Magalhães. La volumetría de la
edificación es asimétrica y variada teniendo su cuerpo central más alto que se destaca
por el reloj y por el letrero superior, y dos volúmenes laterales uno con tres y el otro con
dos plantas. Las fachadas poseen un ritmo con inspiración renacentista debido a la
presencia de ventanas y el predominio de lo horizontal. La solidez volumétrica del
edificio es alcanzada a través de las ventanas y puertas más elevadas en la planta baja,
esas tenían originalmente sus marcos de madera en color azul.
Imagen 05
Vista del bloque norte, el volumen principal se destaca por su monumentalidad e imponente chimenea.
Fuente: Patricia Ferreira Lopes. Agosto 2009.
La estructura del edificio original es precedente de soluciones pre-fabricadas una
vez que adopta el uso del hierro y forjado armado por viguetas. Se trata de un edificio
con paredes exteriores de fábrica de ladrillo macizo y con estructura interior de
columnas y vigas de hierro fundido. El forjado utiliza el sistema con perfiles de hierro
dispuestos con espacios de cerca de ochenta centímetros y que reciben por compresión
los ladrillos en forma de bovedillas. Las columnas varían de espesor conforme la carga
a que son solicitadas, teniendo, por lo tanto, mayor diámetro en los pisos inferiores y
menor en el pavimento superior. Las vigas apoyadas en las columnas están dispuestas
linealmente en el sentido longitudinal del edificio, son de perfil “I” y de cerca de
ochenta centímetros de alma. Tanto las paredes externas como las internas poseen gran
espesor, variando entre sesenta centímetros y un metro y diez, sirviendo de apoyo para
las vigas de hierro fundido, trabajando como elemento de contraventamiento. En el
volumen central del edificio principal se constata la existencia de pisos sin
correspondencia con las ventanas, el mayor número de pisos confirma que en esa
edificación el interior no correspondía a la fachada renacentista. La fachada pasa a
cumplir solamente la función estética monumental de época, en cuanto que la rigurosa
estructura interna era encargada de proporcionar mayor funcionalidad y amplitud del
espacio. En ese mismo volumen, en el quinto piso fue utilizado un sistema distinto de lo
restante del edificio, el forjado en hormin armado y no en ladrillo macizo.
(:) […] basado en las declaraciones de su fundador y de la prensa, fue la
primera obra en Brasil en emplear el hormigón armado en la construcción,
dado el gran peso representado por su muchos centenares de máquinas,
equipamientos; agua; azúcares para refinación y caña para molienda, que
tendría que recibir en breve.
7
Imagen 06
Vista interna bloque sur.
Fuente: Patricia Ferreira Lopes. Agosto 2009.
7
ROCHA, Limerio Moreira da. op.cit., p. 19.
Original en portugués: [...] baseado em declarações do seu empreendedor e da imprensa, foi essa a
primeira obra no Brasil a empregar o concreto armado na construção, em face do grande peso
representado pelas muitas centenas de maquinarias, aparelhos; água; açucares a serem refinados e cana
para moagem, que teria de receber em breve.
Imagen 07
Vista interna bloque sur. El forjado no coincide con los huecos de ventanas.
Fuente: Patricia Ferreira Lopes. Agosto 2009.
AVANCE DEL PROCESO LEGAL DE PROTECCIÓN Y ACTUACIONES
En las dos últimas décadas del siglo XX, comienza el reconocimiento de los valores
patrimoniales de Tacaruna. En 1985 el municipio de Olinda incluye el conjunto fabril en
su entorno inmediato como área protegida por medio del IPHAN (Instituto del Patrimonio
Histórico y artístico Nacional) y en 1992 con la Legislação Urbanística para o Sítio
Histórico de Olinda incluye la fábrica Tacaruna como Zona Especial de Interés Cultural
y Paisajístico. La FUNDARPE (Fundación del Patrimonio Histórico y Artístico de
Pernambuco) incluye el conjunto en el inventariado del patrimonio arquitectónico del
Estado y realiza el decreto n°1.229/94 limitando la zona edificable en el sitio Tacaruna.
En 1997, la ley del Suelo de Recife, clasifica el conjunto como Zona Especial de
preservación Histórica (ZEPH). En 2001 se concluye toda la expropiación del conjunto
pasando éste a manos del gobierno del Estado. En ese mismo año, el museólogo español
Jordi Pardo fue contratado como Consultor de la UNESCO para conceptuar el nuevo
uso del complejo industrial como Centro Cultural Tacaruna, que sale a concurso al año
siguiente.
Imagen 08
Área de protección del Complejo Tacaruna.
Fuente: FUNDARPE. 1994.
En 2002 se hace el primer levantamiento arquitectónico del complejo,
paralelamente se desarrolló un trabajo de documentación y catalogación de maquinaria
y efectivos tecnológicos, una vez que el abandono del edificio favorec la sustracción o
desmantelamiento de algunas piezas. En este mismo año, se hace el concurso nacional
para la elaboración de un proyecto de un Centro Cultural en el sitio Tacaruna. El
proyecto aprobado por el grupo de jurados no estaba de acuerdo con las leyes de
protección del conjunto y tras un largo proceso jurídico, el concurso fue anulado.
Desde de 2002 se han venido realizando estudios y proyectos tanto desde la
parte de arquitectura como de urbanismo y de gestión. En 2002 se realiza un informe
previo del estado de conservación del edificio en el cual se constata la necesidad de
actuación primordialmente en su cubierta y en su fachada este. A partir de 2003 se
desarrollan las primeras actuaciones orientadas a la protección del edificio principal. El
grave deterioro de la cubierta será el problema principal y de mayor urgencia, por lo que
se actuó en su remodelación y sustitución por una cubierta de estructura y tejas
metálicas. A continuación, en 2004 se actuó en la recuperación de la fachada este.
Imagen 09
Obra de recuperación de la fachada este.
Fuente: Acervo Projeto Tacaruna. 2004
En 2005 la FUNDARPE desarrolla un proyecto que convertía la antigua Tacaruna
en un espacio centrado en la cultura, el ocio y exposiciones, abrigando un amplio
programa cultural de gran impacto no solo en la vida de la ciudad y del Estado, sino
también del país. En 2006 empiezan las obras de urbanización y de paisajismo del
terreno, proyecto del arquitecto y paisajista Luis Vieira. En esa fase, las naves anejas
fueron demolidas para dar lugar a plazas y aparcamientos. Las pocas residencias obreras
que todavía existían y los anexos a la chimenea principal también fueran demolidos.
Estas intervenciones han sido financiadas por medio de la FUNDARPE y de la Secretaria
de Educación, del proprio gobierno del Estado de Pernambuco en conjunto con el DER
(Departamento de Estradas e Rodagem). A medios de 2007, las obras de paisajismo
estaban concluidas. No obstante, con la transición potica del gobierno de Pernambuco,
la segunda fase que contemplaba el edificio no fue realizada. Hasta 2009, el sitio ha
funcionado como espacio para conciertos y aparcamiento en los grandes eventos de la
ciudad, hasta que el Ministerio Público lo prohibió debido a los daños causados al
patrimonio. En agosto de 2009, el gobierno del Estado empezó un nuevo proyecto de
rehabilitación, “Centro de Ciudadania Padre Henrique”, que convierte el complejo en
un centro de ciudadanía, ocio y cultura, destinado a la formación de los jóvenes. En
julio de 2010 fueron realizados talleres gratuitos con el objetivo de propiciar el rescate
hisrico y la formación de la población cercana a Tacaruna. En la actualidad el proceso
de rehabilitación sigue inconcluso.
Imagen 10
Obra de urbanización y paisajismo del complejo.
Fuente: Patricia Ferreira Lopes. Agosto 2008.
REFLEXIONES FINALES
A pesar de la importancia de la preservación del patrimonio, materia comúnmente
aceptada, es pertinente señalar que principalmente en países jóvenes como Brasil,
todavía no hay una larga experiencia de preservación y los debates acerca de estas
cuestiones todavía están restringidos a pocas plateas. Este retraso puede ser constatado
por el reducido número de antiguos establecimientos fabriles protegidos por los órganos
oficiales de patrimonio histórico o empresas privadas en Brasil, existiendo una enorme
cantidad de territorios relacionados con el pasado industrial en situación de abandono.
Por sus grandes y atractivas dimensiones, los antiguos espacios industriales suelen ser
objeto de especulación inmobiliaria. Salvaguardar el patrimonio industrial se torna una
tarea que exige aun más esfuerzo y dedicación en ciudades como Recife, en el que el
fenómeno de verticalización es cada vez más intenso.
En cuanto al complejo Tacaruna, es primordial resaltar no sólo su vigorosa
edificación sino también el papel desempeñado en la industrialización de la ciudad y su
posible generación de renta como patrimonio industrial.
La Fábrica Tacaruna proyecta una imagen única y original en el paisaje del
territorio Recife-Olinda, imagen esa que se basa en su propia historia y memoria del
trabajo, retrata el desarrollo y los profundos cambios poticos, económicos, sociales,
tecnológicos y urbanísticos. La imagen de Tacaruna es reconocida en el perfil urbano,
forma parte de ese territorio como punto de referencia, tornándose una imagen vigorosa
para cualquier observador.
Actualmente, el edificio se encuentra sin un uso permanente y definido, y la obra
paisajística y muchas de las instalaciones, sufren deterioros. Se evidencia la falta de una
política estatal eficiente, las tímidas iniciativas públicas realizadas fueron insuficientes
para valorarlo y gestionarlo. Las virtudes del rescate y reutilización de ese patrimonio
reforzaría la identidad cultural de la región, revaloraría su historia y por medio del
turismo cultural, apoyaría su econoa.
BIBLIOGRAFIA
ROCHA, Limério Moreira da. Usina Beltrão, Fabrica Tacaruna. Recife; Líber Gráfica e
Editora, 1991.
GALVÃO, Sebastião de Vasconcelos: Diccionario Chorographico, Histórico e
Estatístico de Pernambuco. Rio de Janeiro; Imprensa Nacional, 1910.
LOPES, Patricia Wanderley Ferreira. Fábrica da cultura: proposta para o Centro
Cultural Tacaruna, uma reflexão sobre a preservação do patrimônio. TCC. Recife:
UFPE, 2009.
PERES, Apolônio y CAVALCANTI, Manoel Machado: Indústria de Pernambuco. Recife;
Imp. Industrial, 1935.
Lei nº 2.126, 1888/9. In: Boletins do Expediente do Governo de Pernambuco.1889.
Boletins do Expediente do Governo de Pernambuco: 1891-1892.
Diário de Pernambuco, 26-07-1890, p.02.
Article
Full-text available
"ciertas veces aparece la comparación del tren con una bala, lo cual implica la pérdida del contacto directo con el terreno ; de la alternancia de subidas y bajadas, de la brisa, el viento, el sol y todas aquellas exuberantes asociaciones conectadas con el camino" (Litvak, 1991:209) El paisaje es un proceso en el cual el hombre crea su percepción a través de sus experiencias, miradas, emociones y memorias. Se trata de la articulación de múltiples sensaciones que el observador crea y de cómo ellas acaban siendo interpretadas por él. Existiendo, de esa manera, innúmeras interpretaciones y innúmeros paisajes. ¿Cómo nos llegan estas sensaciones? ¿Desde dónde las podemos experimentar? ¿Cuales lecturas (geo)temporales pueden tener el paisaje de los trenes? No cabe duda que el ferrocarril ha posibilitado nuevas formas de mirar y vivir el territorio. En el texto que sirve de introducción a este artículo, Litvak nos revela la sensación proporcionada por la rapidez del tren "bala" y de la tan deseada disminución del tiempo y del espacio del pasado siglo XIX. Uno de los paisajes ferroviarios podría ser, en cierto modo, ese rizoma de percepciones litvakiano, en el que la visión panorámica, lineal y veloz acaba por aislarnos del territorio. Este artículo plantea enseñar algunos de estos paisajes desde la perspectiva del observador con el fin de sacar a la luz el valor inmaterial del paisaje ferroviario a partir de la relación de las distintas aproximaciones estéticas y el contexto socioeconómico. Para ello se han establecido cuatro posibles categorías (geo)experimentales: el paisaje desde el tren, enmarcado por la ventana, en el cual el observador parece estático y el territorio es el que se mueve, un paisaje sin primer plano, sin reposo, sin contacto directo, sin ruido y sin olor; el paisaje desde la estación, en donde vemos partir la gran máquina en sus raíles, el paisaje de la despedida, del regreso, del (re) encuentro; el paisaje desde el espacio intermedio, desde el espacio del trayecto lineal, que puede ser rural pero también urbano, es el paisaje experimentado desde el entorno, desde el espacio de influencia de la ruta dictada por los raíles; y el paisaje digital o virtual, el observador puede estar en cualquier sitio, el viajero digital que experimenta, vive, escucha desde una pantalla, aislado de la escena. Palabras clave: Paisaje ferroviario, experiencia del paisaje, vías ferroviarias, categorías geoexperimentales, ferrocarril.
Usina Beltrão, Fabrica Tacaruna. Recife; Líber Gráfica e Editora
  • Limério Moreira Da
ROCHA, Limério Moreira da. Usina Beltrão, Fabrica Tacaruna. Recife; Líber Gráfica e Editora, 1991.
Fábrica da cultura: proposta para o Centro Cultural Tacaruna, uma reflexão sobre a preservação do patrimônio
  • Patricia Wanderley Ferreira
LOPES, Patricia Wanderley Ferreira. Fábrica da cultura: proposta para o Centro Cultural Tacaruna, uma reflexão sobre a preservação do patrimônio. TCC. Recife: UFPE, 2009.