ArticlePDF Available

La perspectiva narrativa en terapia familiar sistémica

Authors:

Abstract and Figures

In this article we review the main interventions based on the narrative paradigm in the context of the systemic model. Firstly, we briefly recapitulate, at the risk of being overly simplistic, the evolution of family therapy describing how this process accompanies the development of narrative practice. Second, we focus on the description of Michael White's narrative therapy and his externalization procedure detailing every stage of the therapeutic process with clinical examples in order to give the reader a detailed view of common narrative interventions. A final section is allocated to describe the affinity between personal construct theory and narrative therapy highlighting its fruitfulness for the evolution of the systemic model.
Content may be subject to copyright.
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
5
LA PERSPECTIVA NARRATIVA EN TERAPIA
FAMILIAR SISTÉMICA
Adrián Montesano
Departament de Personalitat, Avaluació i Tractament Psicològics.
Facultat de Psicología. Universitat de Barcelona.
adrianmontesano@ub.edu
In this article we review the main interventions based on the narrative paradigm in
the context of the systemic model. Firstly, we briefly recapitulate, at the risk of being
overly simplistic, the evolution of family therapy describing how this process accompanies
the development of narrative practice. Second, we focus on the description of Michael
White’s narrative therapy and his externalization procedure detailing every stage of the
therapeutic process with clinical examples in order to give the reader a detailed view
of common narrative interventions. A final section is allocated to describe the affinity
between personal construct theory and narrative therapy highlighting its fruitfulness for
the evolution of the systemic model.
Keywords: family therapy, narrative therapy, externalization, personal constructs,
integration in psychotherapy
INTRODUCCIÓN
Antes de empezar creemos necesario hacer una breve aclaración acerca del
apelativo narrativa al hablar sobre psicoterapia. Por terapia narrativa (TN) no se
entiende un tipo particular de terapia con un procedimiento estándar y una
metodología precisa y contrastada. Por el contrario, distintos modelos de interven-
ción familiar e individual han incorporado la idea de la terapia como una actividad
narrativa. Cada uno de ellos ha llegado a esta idea por diferentes caminos y ha
aportado matices diferentes a la noción de terapia como un contexto de regulación
intersubjetivo de narraciones. Todos ellos, independientemente de las técnicas que
utilicen, tienen en común la visión del humano como un ser que busca el sentido de
su experiencia a través de compartir historias acerca de quién es y quién no es, que
piensa y que no piensa, que siente o no siente, que hace o deja de hacer. La evolución
de las distintas escuelas hacia la perspectiva narrativa es tributaria de la evolución
del pensamiento en las ciencias en general y guarda, a su vez, reverberaciones con
(Págs. 5-50)
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
6
premisas constructivistas presentes en textos de la filosofía subjetivista. En nuestra
opinión, la visión narrativa se enmarca dentro de la meta-teoría constructivista que
concibe al ser humano como un sujeto epistemológico y postula que el conocimien-
to es un marco interpretativo y no el descubrimiento de la verdad (véase Feixas y
Villegas, 2000 para una revisión). En el campo de la psicoterapia, es el modelo
sistémico quien preconiza el desarrollo de una óptica narrativa de la práctica
terapéutica pero en la actualidad son prácticamente incontables los modelos
clínicos de diferentes orientaciones que han incorporado la narrativa en sus
formulaciones teóricas. Una muestra significativa de ello es que en el congreso de
la Society for Psychotherapy Research del 2012 había un bloque diario especial-
mente reservado para las presentaciones acerca de psicoterapia y narratividad.
1. La evolución del modelo sistémico
A lo largo de las 6 décadas de su existencia la terapia familiar sistémica ha
evolucionado de diferentes maneras. Uno de los desarrollos más notables de su
maduración consiste en la incorporación de la epistemología constructivista en las
formulaciones teóricas de muchos de sus representantes más significativos (por
ejemplo, Bateson, 1972, 1979; Boscolo, Cecchin, Hoffman, Penn, 1987; Sluzki,
1992, 1996, 2012; Watzlawick, 1984). Como acabamos de señalar, el planteamien-
to básico del constructivismo radica en que el cómo se conoce determina lo que se
conoce y por tanto el conocimiento del mundo es una construcción consensuada, un
marco interpretativo compartido que, por el momento, resulta el más viable para
explicar la realidad, lo cual tiene insalvables implicaciones para la práctica clínica.
Se reconoce que Kelly (1955/1991) es el pionero del constructivismo en psicotera-
pia y Watzlawick es quien lo introduce en el modelo sistémico (véase Feixas y
Villegas, 2000; para una revisión).
Tras su gestación, los primeros pasos en terapia familiar se encaminan hacia
el estudio del plano pragmático de la comunicación, es decir, hacia las secuencias
interaccionales de conductas y su relación con la sintomatología. Los terapeutas
sistémicos, influidos por la Teoría General de Sistemas y la Cibernética y motivados
en parte por la ruptura con otros modelos antecesores (e.g. psicoanálisis) que
contaban con una larga tradición en la aproximación intrapsíquica, rehúsan del
estudio de los procesos mentales internos implicados en la experiencia relacional.
Asumen que los problemas psicopatológicos derivan del modo en que las personas
interactúan dentro del sistema familiar. La terapia, por tanto, se circunscribe a las
interacciones, las conductas observables que se producen entre personas que
pertenecen a un contexto determinado. Así, se busca el cambio a través de
intervenciones terapéuticas cuidadosamente planificadas sobre la dinámica de la
familia, alejándose, intencionadamente, de la terapia basada en el insight. La
pregunta de “por qué” se sustituye por la de “para qué”. Sin duda, en la década de
los 60 estos planteamientos suponen una auténtica renovación del ejercicio de la
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
7
terapia y dan luz a aquellos terapeutas insatisfechos con los modelos predominantes
de la época.
Las siguientes generaciones de terapeutas familiares, sin embargo, conceden
mayor importancia a la exploración del significado, el discurso narrativo y los
procesos de cambio ligados a la identidad. Aunque los propios autores
comunicacionalistas de Palo Alto de la denominada etapa pragmática, también
podrían ser entendidos desde la perspectiva posmoderna. La obra de Watzlawick es
un claro ejemplo de ello, en este sentido no puede ser más revelador el título de uno
de sus libros fundamentales ¿Es real la realidad? (1979). En cualquier caso, aunque
la evolución constructivista no es lineal ni aglutina al conjunto de las propuestas
teóricas surgidas, gran parte de los terapeutas sistémicos (sobre todo en EE.UU y
el norte de Europa) cambian su foco de interés hacia los procesos mentales
relegados antaño a la caja negra. Así la definición de terapia evoluciona y se concibe
como un proceso epistemológico en el que la (re)construcción del conocimiento en
un contexto relacional constituye el eje del cambio.
Desde este punto de vista renovado, el síntoma ya no se considera solamente
como una expresión de la estructura y los patrones de interacción familiar sino que
además se atribuye un papel crucial a la mitología familiar, entendida como una red
de narrativas compartidas que alberga las creencias, afectos, legados, rituales y
polaridades semánticas respecto a los cuales cada miembro es a su vez agente
(contribuye a su construcción) y receptor (se posiciona y es influido por ellas; e.g.
Dallos, 1996, 2006; Linares, 1996; Linares y Campo, 2000; Ugazio, 1998). La
metáfora sobre los circuitos cibernéticos de feedback es transcendida y surge el
interés sobre los circuitos intersubjetivos de diálogo y co-construcción. En palabras
de Sluzki (1996) quienes maniobran con una visión cibernética más ortodoxa,
operan bajo el supuesto de que “los problemas son comportamientos que forman
parte de secuencias de procesos interpersonales que contribuyen a mantenerlos (…)
los problemas estructurales (…) de la familia y del entorno social significativo
constituyen el problema” (pág. 143). Mientras que los clínicos influidos por el
nuevo salto epistemológico operan bajo el supuesto de que:
“el problema reside en la descripción del problema, y que, consecuente-
mente, el cambio consiste en describir los problemas de manera diferente,
generando diferentes acuerdos y diferentes consecuencias. El foco de
atención ya no es el individuo, o la familia, o la red como tal, sino las
historias alojadas en el espacio virtual de la conversación entre personas,
es decir, la narrativa, esa historia que se despliega, en el caso de las terapias,
como respuesta a la pregunta ¿Qué los trae por aquí? o ¿A qué atribuyen
este problema? (pág. 145).
Esta nueva tendencia se caracteriza por un interés creciente en la construcción
social del conocimiento y la realidad. Hoffman (1985, 1988), como ya anunciamos
en otro lugar (Feixas, Muñoz, Compañ, Montesano, 2012), define este cambio
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
8
como un movimiento pendular puesto que estas premisas epistemológicas ya están
en las formulaciones originales sobre el modelo ecológico de la mente de Bateson,
quien impulsa definitivamente el nacimiento del modelo sistémico. Botella y
Figueras (2006) señalan como muestra significativa de esta pendularidad el
monográfico de Family Process del año 1982 (la revista más importante del modelo
sistémico) que apela a la necesidad de una revisión epistemológica que reinterprete
la postura constructivista de la obra de Bateson.
En aquel momento, el estudio de la intersubjetividad y los procesos de
construcción del significado implicados en la experiencia relacional cobran vital
importancia. La influencia también decisiva de la cibernética de segundo orden
(Von Foester, 1981) descarta la idea de una aproximación objetivista, libre de
influencias, del terapeuta en el contexto clínico. Se cuestiona la noción de autoridad
del terapeuta. Este, es incluido como una voz más dentro de la red de discursos
ligados al problema. Lo observado no es independiente del observador. Una
premisa sencilla que exige la emergencia de modelos que contemplen el estudio de
la complejidad, la pluralidad y la multidimensionalidad en la teorización sobre el
ser humano y las relaciones entre los individuos de un sistema. El trabajo de
Andersen (1991) sobre el equipo reflexivo es un punto de referencia fundamental
de esta línea evolutiva al incorporar al espacio terapéutico una multiplicidad
reverberante de visiones. Muchos otros autores desarrollan su trabajo bajo el influjo
de la nueva forma de entender el cambio del modelo sistémico desarrollando
recursos conversacionales de gran trascendencia (e.g. Anderson y Goolishian,
1988, 1990). De especial interés en el plano conversacional es el desarrollo de la
entrevista circular del grupo de Milán (e.g. Tomm, 1985) por su precisa forma de
dibujar secuencias interaccionales coloreadas de matices de significado relacional.
La conversación entre los interlocutores del contexto terapéutico (y también
el extra-terapéutico) adquiere suma importancia, se enriquece con el uso de nuevas
metáforas de cambio dotando el flujo conversacional de una carga significativa de
connotaciones semánticas. El lenguaje adquiere un protagonismo insólito y se le
confiere un poder constitutivo. Muchas de las propuestas teóricas subscriben la idea
de que es en el lenguaje donde reside el centro de poder. A través de él puede
generarse un contexto de libertad en el que proyectar futuros alternativos, explorar
bifurcaciones y sus implicaciones, y multiplicar las posibilidades vitales de las
personas y familias que consultan por un problema. Las posturas más radicales
cuestionan incluso la noción de “sistema” al que definen como un subproducto del
poder constitutivo del lenguaje. Es en este punto que el foco sobre la narrativa y los
procesos de construcción de significado, vehiculizados por el lenguaje y la
interacción social, así como la concepción del terapeuta como un co-constructor de
alternativas liberadoras, aúna las posturas de una parte significativa de los represen-
tantes del modelo sistémico de finales de la década de los ochenta y principio de los
noventa.
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
9
El contexto social en estos años está marcado por la caída del muro de Berlín
y el triunfo de la economía neoliberal basada en el mercado y el capital. A su vez,
el desarrollo tecnológico y la globalización modifican radicalmente la forma en que
las personas se comunican y se relacionan. La psicología clínica, movida por los
acontecimientos socio-económicos, sufre lo que algunos autores han denominado
la fiscalización de la psicoterapia (Beyebach y Herrero de Vega, 2006). Las
principales aseguradoras de EEUU redefinen las condiciones contextuales y
económicas de la praxis terapéutica. Los terapeutas se ven abocados a reformular
las bases de sus modelos. Ya no pueden tomar decisiones libremente acerca de las
características idóneas de sus intervenciones y se ven obligados a modificar, para
garantizar su continuidad, el setting terapéutico y a demostrar la eficacia de la
terapia no tanto en términos clínicos sino más bien bajo las exigencias del balance
coste-beneficio, tan próximo a la postura positivista. Hecho que, desafortunada-
mente, contribuye flagrantemente a intensificar la guerra entre modelos. Aunque
como señalan Beyebach y Herrero de la Vega (2006), a pesar de la constricción de
libertad que supone la fiscalización de la psicoterapia, hay que reconocer que genera
algunos cambios positivos, como la reducción del tiempo de los tratamientos y el
estudio riguroso de los métodos psicoterapéuticos y sus componentes. No obstante,
estas exigencias presionan a los terapeutas y gestores de dispositivos de asistencia
clínica a inclinar la balanza hacia el paradigma positivista preponderante en el modo
de vida occidental. Los clínicos de modelos afines a este paradigma, como el
conductista o los “objetivistas”, ven en este momento la oportunidad para desarro-
llar su supremacía frente a otros modelos que ven como apremiante su necesidad de
renovarse.
Aunque los acontecimientos socioeconómicos favorecen el positivismo, la
semilla del cambio epistemológico ya está dando, irrevocablemente, sus frutos en
el panorama intelectual de las ciencias duras como la física, la química o las
matemáticas y también, aunque con cierto retraso, en las ciencias sociales y las artes.
En esta época acontece el llamado giro constructivista en el ámbito de la psicote-
rapia (Feixas y Villegas, 2000; Villegas y Pacheco, 2006) y es en el impulso de este
salto epistemológico que algunos sistémicos empiezan a trabajar utilizando inter-
venciones narrativas. Así, junto con otros psicólogos y psicoterapeutas cognitivos
influidos también por el movimiento constructivista y el construccionismo social,1
empiezan a dar forma a la óptica narrativa en psicoterapia. Nótese que no se trata
de un incremento del arsenal técnico disponible, sino que bajo el influjo del
pensamiento posmodernista cambia la unidad psicológica objeto de evaluación y
tratamiento. Tanto las aportaciones de los autores más teóricos (Hoffman, 1985,
1988; Tomm, 1985) como aquellas realizadas por los autores de vertiente más
clínica (Sluzki, 1983, 1985) convergen en la necesidad de un giro hacia lo narrativo,
lo discursivo. Desde ese momento, el concepto de narrativa en psicoterapia tiene
una difusión extraordinaria, se aplica a una multitud de contextos y se diseñan una
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
10
gran cantidad de intervenciones y técnicas específicas. La obra de Carlos Sluzki
(e.g. 1992) y la de Michael White (e.g. White, 1991; White y Epston, 1990) se
convierten en textos de referencia puesto que gozan de una gran repercusión a nivel
mundial y sirven de inspiración para muchos autores posteriores que han hecho
aportaciones al paradigma narrativo.
En efecto, es en la década de los noventa que las terapias centradas en las
narrativas empiezan a imponerse y extenderse rápidamente. La influencia del
construccionismo social propuesto por Gergen (1985) en los terapeutas sistémicos
inspira la creación de modelos basados en la metáfora del texto. El impacto de este
enfoque es recogido por Bertrando y Toffanetti (2004) cuando señalan que, en 1996,
Peter Steinglass, director editorial de la revista Family Process afirma: Las
aproximaciones narrativas de la terapia familiar han capturado la imaginación y el
interés en nuestro campo, lo que se refleja en el hecho de que los escritos sobre estos
temas constituyen el grupo más consistente de los artículos publicados en nuestra
revista en este periodo (pág. 403).
Las ideas del enfoque narrativo son utilizadas por autores provenientes de
tradiciones diversas como la estratégica (Eron y Lund, 1996), la terapia familiar y
de pareja (Sluzki, 1992; Zimmerman y Dickerson, 1994; Penn y Frankfurt, 1994;
Papp e Imber-Black, 1996), la consultoría familiar en medicina general (Weingarten,
Weingarten y Worten, 1997), la medicina narrativa (Greenhallgh y Hurwitz, 1998)
la investigación sobre la intervención terapéutica (Dallos, 2006; Gonçalves, Ribeiro,
Mendes, Matos y Santos, 2011; Kogan y Gale, 1997) o incluso las relaciones
públicas (Vasquez, 1993). No obstante, las reacciones ante tales acontecimientos
están cargadas de contrastes en el campo de la terapia familiar. Los más ortodoxos
apuestan por continuar con las intervenciones típicas sobre el sistema desde el punto
de vista de la cibernética de primer orden. Otros son partidarios de la integración de
los conceptos sugeridos por los narrativos con las formas más tradicionales de
terapia familiar y piensan que esta postura supone un enriquecimiento mutuo y un
incremento de la capacidad heurística de la práctica terapéutica. Algunos otros, más
proclives al objetivismo, niegan la importancia del enfoque calificándolo, en
ocasiones, de superfluo y ajeno a los objetivos fundamentales de la terapia familiar.
Bertrando y Toffanetti indican que White y sus seguidores imponen la narrativa
con vehemencia, desencadenando el más radical rechazo de los modelos de terapia
familiar que les han precedido (2004, pág. 321). Quizás la crítica fundamental fue
plasmada por Minuchin (1988) cuando plantea la pregunta: “¿Dónde está la familia
en la terapia familiar narrativa?”. El discurso crítico plantea que la unidad de
observación y de máximo interés de la TN, aun sosteniéndose en los postulados del
construccionismo social, es el individuo más que la familia u otros sistemas más
amplios. Es categorizado como un enfoque del interior al exterior en tanto que se
centra principalmente en las experiencias subjetivas y la identidad de la persona, y
atiende las repercusiones relacionales en un segundo momento, casi por añadidura.
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
11
Más allá del debate interno de la terapia familiar, otros autores se han
posicionado con respecto al concepto de narrativa y su relación con la psicoterapia.
Por ejemplo, en el panorama nacional, Fernández-Liria (Fernández Liria, 2001;
Fernández Liria y Rodríguez-Vega, 2012) y García-Martínez (2012) son partidarios
de entender la narrativa como un concepto de integración en psicoterapia capaz de
aglutinar las posiciones teóricas y prácticas de múltiples orientaciones como la
psicoanalítica (Luborsky), la experiencial (Greenberg) o la cognitiva (Russell,
Gonçalves) e incluso el estudio de la personalidad (McAdams, Singer). A diferencia
de otros conceptos como por ejemplo la “distorsión cognitiva” que tiene implicaciones
muy precisas acerca del funcionamiento mental y, por ende, acerca del tratamiento,
el término narrativa resulta tan inespecífico como sintético para representar la
unidad objeto de interés de la psicoterapia. Tal vez es por esta capacidad abarcadora
que ha alcanzado una difusión transteórica capaz de contentar las sensibilidades de
múltiples modelos terapéuticos.
En nuestra opinión, el péndulo dibujado por Hoffman continúa en la actualidad
pero, observado longitudinalmente, parece describir el movimiento del péndulo
esférico de León Foucault diseñado para demostrar el movimiento de rotación de
la tierra. Este péndulo, por su diseño, tiene la particularidad de describir dos
movimientos simultáneos: el primero, más rápido, oscila de adelante a atrás, como
cualquier péndulo, de un polo a otro. El segundo, más lento, demuestra que los
primeros son en realidad microprocesos que describen un movimiento circular más
amplio. Tras 60 años de terapia familiar parece que el modelo sistémico tiende a la
integración oscilando circularmente, como el péndulo de Foucault, entre conductas
y significados, procesos internos y discursos sociales, intrasubjetividad e
intersubjetividad, individuo y sistema, estructura y proceso, prescripción y conver-
sación, dinámica y mitología. Asumiendo que cada parte es útil y cuestionable al
mismo tiempo.
2. Más allá de la pendularidad
Es indiscutible que el modelo sistémico ha realizado grandes aportaciones a
la psicoterapia desde sus inicios. El impacto de los conceptos sistémicos en las
ciencias sociales ha sido categorizado como un cambio paradigmático puesto que
supone un cuestionamiento radical de los modelos lineales y deterministas del
comportamiento. Y bien que es verdad que su interés sobre el contexto en que viven
e interactúan las personas asienta un nivel de análisis insoslayable para el entendi-
miento de la complejidad de la conducta humana. Más allá de la causalidad lineal,
desarrolla el estudio del humano bajo la concepción de un ser-en-relación, del
individuo como parte de un contexto relacional vivo con mecanismos pragmáticos
reguladores y connotaciones semánticas definitorias que se articulan en torno al
vínculo emocional. Lejos de haber agotado sus aportaciones teóricas y prácticas, el
(ya no tan) joven modelo sistémico sigue en continua evolución a pesar de (o gracias
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
12
a) las discrepancias de matices entre los distintos autores. Toda evolución requiere
de una diferenciación y por tanto no es extraño que surjan opiniones divergentes.
Los desarrollos de los distintos autores buscan su propia identidad y necesitan de
la diferencia para establecerse frente a sus coetáneos en un proceso de validación
por contraste (Procter, 2012). Mas en realidad, la propagación de las nuevas
orientaciones depende tanto de su capacidad heurística como de su nivel de
integración de los conocimientos precedentes. Podría considerarse que el lento
proceso de la evolución del pensamiento se asemeja a una espiral en la que el
conocimiento acumulado pasa a ser el centro del nuevo círculo emergente. Las
distintas propuestas surgidas bajo el signo de la óptica narrativa no siempre cumplen
estos preceptos pero muchos autores si han apostado por la integración en sus
formulaciones contribuyendo a girar sobre la espiral del conocimiento.
Desde un punto de vista histórico, surgen inevitablemente dos preguntas con
respecto al futuro del modelo sistémico. Por un lado, cabe preguntarse cuáles son
los retos que deberá afrontar y qué desarrollos teóricos irán asociados. No es una
pregunta sencilla de contestar, y su desarrollo excede el propósito de este texto.
Aunque creemos oportuno señalar que algunos autores (e.g. Linares, 2003) han
augurado que en el futuro la terapia familiar debería integrar de forma más profusa
al individuo en sus planteamientos de manera que ocupe un mayor espacio tanto en
las reflexiones teóricas como en la práctica clínica. Por tanto, en las futuras
propuestas deberían incorporarse conceptos de índole individual que resultan del
todo básicos para el ejercicio de la psicoterapia como por ejemplo la dimensión
emocional del ser humano (como ya hiciera Virginia Satir en los albores del modelo
sistémico), el estudio de la personalidad así como los factores involucrados en los
fenómenos psicopatológicos a los cuales la sistémica ha dado la espalda durante
tanto tiempo. Esto implicaría, sin salvedad alguna, que los autores del modelo
sistémico aumentaran el grado de integración con otros modelos terapéuticos de
corte individual. Un ejemplo de ello puede ser la propuesta de Valeria Ugazio
(1998) sobre las polaridades semánticas, o la integración de Rudi Dallos de la TN,
la teoría del apego y el modelo sistémico (Dallos, 2006) o el modelo de Harry
Procter (2012) acerca del sistema de constructos familiares y los niveles de
construcción interpersonal, del que hablaremos un poco más en el último apartado.
Recientemente, Canevaro (2012) ha publicado un libro en el que aborda la terapia
individual desde el punto de vista sistémico aunque ya existían precedentes en este
sentido (e.g. Boscolo y Bertrando, 1996).
La segunda pregunta, más importante para el tema que nos ocupa, podría
formularse de la siguiente manera: ¿Cuáles son las principales contribuciones que
ha realizado el giro narrativo y que formarán parte del acervo teórico-práctico de la
nueva generación del modelo sistémico y qué aspectos han sido criticados?
Plantearse esta cuestión implica, en parte, asumir que el impulso renovador
generado por los planteamientos constructivistas está llegando a su fin y que, en un
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
13
tiempo más o menos próximo, históricamente hablando, el modelo sistémico
asistirá a un nuevo giro teórico. Pero es difícil delimitar este asunto cuando se está
navegando todavía en las aguas del movimiento posmodernista. En cualquier caso,
parece atisbarse por parte de una facción de terapeutas sistémicos cierto descontento
acerca del radical papel que se le otorga al lenguaje como único motor de la
construcción de realidades. Nadie cuestiona la poderosa influencia de la cultura en
la narrativa individual, pero si la postura epicéntrica que obvia la influencia de otros
factores no epifenoménicos como por ejemplo la estructura y la organización
familiar o el apego y la afectividad. Lo que genera cierta disconformidad es la visión
del humano que se desprende ya que parece disolverse eclipsado por la ubicuidad
de los discursos sociales y el poder soberano del lenguaje y la cultura. En este
sentido, resulta controvertida la visión del self como algo volátil, gaseoso, indife-
renciado del resto de narrativas, un sí mismo desprovisto de aspectos identitarios
nucleares con anclajes a la experiencia relacional vivida como planteara, por
nombrar sólo una, la escuela trigeneracionalista liderada por Bowen. En general, se
cuestionan las propuestas posmodernas que no son capaces de integrar conceptos
básicos de los modelos que les han precedido. Pero, pese a las voces críticas, parece
claro que el posmodernismo, en sus distintas vertientes, ha calado en los supuestos
básicos y procedimientos del modelo sistémico al menos en cuatro sentidos:
1. En el rechazo de la postura objetivista del terapeuta. El observador es parte
integrante de lo observado y como tal, el terapeuta forma parte de la red
de narrativas generadas en torno a un problema determinado. El terapeuta
no es poseedor de la verdad, ni busca corregir las desviaciones a la norma,
sino que se erige como un experto facilitador en la generación de nuevos
mundos posibles y nuevas narrativas. Fruto de ello, se fomenta extensa-
mente el estudio de los factores del terapeuta implicados en el cambio.
2. En la asunción de la complejidad como marco de referencia en el que
articular cualquier propuesta teórica. Hecho que implica cierta flexibili-
dad mental y apertura conceptual a la creciente heterogeneidad de las
fórmulas familiares y culturales a las que la terapia familiar tiene que dar
respuesta.
3. En las múltiples alternativas técnicas generadas fruto del interés sobre el
significado como son las preguntas circulares, las intervenciones basadas
en la reflexividad (como el equipo reflexivo) o la externalización.
4. En el interés por la subjetividad del individuo, la identidad y los procesos
de cambio ligados a ella. La causalidad lineal y la circular se compatibilizan
en vez de contraponerse. El foco sobre el mundo de los significados
expande considerablemente las posibilidades terapéuticas pues estos no
son nunca únicos, siempre están abiertos a la transacción y pueden ser
discutidos, re-definidos y re-valorizados.
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
14
LA TERAPIA NARRATIVA DE MICHAEL WHITE
Como hemos señalado en el apartado precedente, Michael White y el grupo del
Dulwich Centre en Adelaide, Australia (véase www.dulwichcentre.com.au), fue-
ron pioneros en la utilización de intervenciones narrativas en terapia familiar
sistémica. White desarrolló un modelo terapéutico basado en la construcción de
relatos alternativos (White, 1991, 2000; White y Epston, 1990). Utilizó la analogía
del texto como metáfora explicativa del funcionamiento de la terapia. Desde su
punto de vista, los clientes re-escriben sus historias vitales en el transcurso del
proceso terapéutico generando una historia alternativa, que más tarde denominaría
historia preferida, en la que el problema deja de tener sentido y la persona reorienta
su vida. El desarrollo de su modelo tuvo tres grandes influencias. La primera fue la
obra de Bateson de la que White heredó su postura epistemológica esencial. La
segunda fue la obra del historiador Michael Foucault que supuso una fuente de
inspiración casi inagotable que utilizó para conceptualizar cómo los sistemas de
conocimiento de la cultura occidental afectan al individuo, lo cosifican y subyugan
sus potencialidades. La tercera fueron las obras de Bruner y Vygotsky de las que
tomó prestada, entre otras cosas, la visión constructivista del aprendizaje, como los
conceptos de zona de desarrollo próximo y el andamiaje, que le servirían de guía
para crear mapas de cómo articular las conversaciones terapéuticas (White, 2007).
Aunque White murió en el 2008, su legado sigue en plena expansión. La TN
de Adelaida es, en la actualidad, uno de los grupos más activos y comprometidos
con el trabajo comunitario y las cuestiones políticas relacionadas con la terapia.
Tratan de dar respuesta a los efectos de la injusticia social, la pobreza, la marginación
y el racismo. Han aplicado sus prácticas a colectivos desfavorecidos de Australia,
como la comunidad aborigen, y de otros países de Europa, América, África y Asia.
El enfoque está basado en el construccionismo social y se considera uno de los
modelos más representativos de las denominadas terapias breves. En este sentido,
guarda muchas similitudes con la terapia centrada en soluciones de Steve de Shazer
(1985; 1988). La TN de White ha suscitado un gran interés en la comunidad de
psicoterapeutas y se han transferido muchas de sus aportaciones a otros marcos de
referencia. Aunque el arsenal de procedimientos narrativos generados por este
grupo es muy amplio, la intervención terapéutica central y que mayor repercusión
ha tenido en la terapia familiar es la externalización. En este apartado describiremos
en detalle el método terapéutico generado por la escuela de Michael White.
Comenzaremos definiendo la externalización y los mecanismos implicados en su
eficacia terapéutica. A continuación expondremos brevemente algunas considera-
ciones básicas que el modelo adopta acerca de la patología y el cambio para ilustrar
después las formas de utilizar este procedimiento a través de ejemplos clínicos.
1. ¿Qué es la externalización?
Considere el lector las siguientes preguntas en una situación clínica:
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
15
¿Cómo llamas a esa sucia materia que te mete en problemas? ¿Alguna vez
has sufrido como esta “Ruin caca” te traicionaba y te manchaba los
pantalones mientras jugabas? ¿Cómo se las ingenia esta “ruin caca” para
molestarte a ti y a tu familia? ¿Hubo ocasiones en las que derrotaste a “la
caca” y la pusiste en su lugar en vez de dejar que ella te derrotara? ¿Hubo
ocasiones en que “la caca”, al hacer que su hijo se ensuciara, los incitó
a gritarle y sin embargo ustedes fueron capaces de declinar tal invitación
y ofrecieron, en cambio, comprensión?
Estas preguntas que pueden parecer extrañas para el lector que no esté
familiarizado con la TN son ejemplos prototípicos de la particularidad conversacional
que tiene este modelo. A principios de la década de los ochenta White descubre a
través de la práctica clínica algo que tiene un efecto muy positivo en las familias que
le consultaban. Trabajando con niños con problemas de encopresis, observó que la
probabilidad de que la terapia tuviera éxito aumentaba de forma exponencial si
invitaba a sus clientes a hablar del problema como algo ajeno y separado de su
identidad. Llamar “Ruin Caca” al problema de la encopresis le permitía poner en
el mismo bando al niño y sus padres, y aunar sus esfuerzos en la lucha contra las
amenazas del problema, lo cual desbloqueaba la dinámica relacional y aceleraba
notablemente el proceso terapéutico. A partir de este descubrimiento, White centra
sus esfuerzos en desarrollar un método terapéutico conversacional focalizado en
separar el problema de la identidad de las personas para liberarlas de los efectos
opresivos que ejercen sobre ellas. Este cambio de posición abre un espacio
psicológico para la (re)construcción de una imagen de competencia del self y
fomenta la internalización de una posición de agencia personal (re-authoring) a
través de la cual las personas pueden sentirse dueñas de sus vidas (Tomm, 1994).
A este trabajo terapéutico sobre las narrativas de identidad se denomina
externalización.
Algunos autores han categorizado este procedimiento como una técnica
innovadora que favorece el proceso de la terapia a través del cambio atribucional
del problema a factores externos. También puede entenderse como un caso
particular del uso de metáforas en terapia. Las metáforas, incluida la externalización,
aumentan la eficacia de la comunicación puesto que sintetizan, a menudo de forma
gráfica, una gran cantidad de información la cual se torna más fácil de recordar y
de manejar (Beyebach, 1995). En este sentido la externalización, además de liberar
la identidad, reduce el problema a un tamaño mucho más manejable.
No obstante, los seguidores más próximos a la postura socioconstruccionista
de base de la TN advierten que la externalización no es una técnica, sino un
procedimiento que engloba todo el proceso terapéutico y entraña una cosmovisión,
es decir, una forma particular de entender la terapia, las relaciones y el mundo.
White declaró su preferencia a utilizar la acepción “prácticas narrativas” frente a
“técnicas narrativas” bajo el argumento de que la segunda denota un ejercicio de
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
16
poder del terapeuta sobre el cliente mientras que la primera resulta más coherente
con la posición política paritaria en la que enmarca su modelo. Una visión
alternativa la ofrecen Beyebach y Rodríguez Morejón (1994) al decir que asumen
la acepción de “técnica de la externalización” porque de esta manera se subraya la
idea de que es un procedimiento transferible a otros marcos conceptuales distintos
a los de White y su contexto particular. La postura de White no obstante, lejos de
ser radical, es circunscrita en su contexto concreto y aunque cuestiona el concepto
de terapia no renuncia a él.2
En cualquiera de los casos lo que resulta imprescindible entender es que el
proceso de externalización es progresivo, no se trata de una reformulación estática
del problema en un momento dado de la terapia. Más bien se trata de un intercambio
co-constructivo en el que la disección identitaria del problema se lleva a cabo a
través de diferentes estrategias narrativas a lo largo de todo el proceso terapéutico.
Tomm, al hablar sobre la externalización, destaca que “este proceso es
particularmente curativo porque constituye un eficaz antídoto contra un proceso
patologizante, inadvertido pero omnipresente dentro de la interacción humana: el
rótulo negativo” (1994, pág. 12). Los diagnósticos y las etiquetas, “las palabras que
una vez fueron mágicas” como anunciaba De Shazer (1994) tienen la habilidad de
funcionar como profecías autocumplidoras que mantienen, cuando no exacerban,
los problemas y sus consecuencias. A pesar de la evolución de la mayoría de los
modelos terapéuticos hacia posturas menos patoligizantes y más respetuosas con
los clientes, sus valores y sus vidas, muchas de las características contextuales de
los centros e instituciones donde se ejerce la práctica asistencial fomentan la
internalización de los problemas. No sólo la cultura popular tiende a asumir que
cuando alguien tiene un problema, la persona es el problema, sino que, lo que es
peor, este punto de vista es alimentado también por los mensajes que dan los agentes
de salud (médicos de cabecera, especialistas, trabajadores sociales, asistentes,
psicólogos, etc.) acerca de la naturaleza del problema. Gracias a estos mensajes, que
a menudo se trasmiten a través de un informe oficial, una persona se convierte en
“esquizofrénica”, en “depresiva”, o en “ansiosa”, lo cual desanima enormemente a
la persona a cambiar puesto que resulta del todo extenuante luchar contra lo que uno
mismo “es”. La TN de White en cambio tiene como lema fundamental que el
problema es el problema. A través de la externalización, trata de pasar de la persona
problematizada a la personalización del problema, de modo que libere a la persona
de los efectos alienantes de una narrativa personal saturada por el problema y pueda
luchar contra un ente separado que trata de amargarle la vida.
Desde otros modelos también han observado los beneficios de separar la
persona del problema. Por ejemplo, el riguroso y fructífero modelo de Emoción
Expresada (Leff y Vaughn, 1985) ha demostrado que las actitudes que adoptan los
familiares ante una enfermedad o un trastorno psicológico tienen un impacto
determinante en su pronóstico. Aquellos familiares que atribuyen los síntomas (y
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
17
las consecuencias que se derivan de ellos) a las intenciones de la persona, muestran
una emoción expresada alta (en forma de crítica u hostilidad) e influyen desfavo-
rablemente en el curso de la enfermedad. Mientras que los familiares de baja
emoción expresada no se comportan de forma crítica, hostil o sobreimplicada, sino
que separan la persona y sus capacidades de los efectos que un trastorno o una
enfermedad mental grave ejerce sobre la persona y desarrollan estrategias relacionales
que disminuyen significativamente la posibilidad de que sufra una recaída. En
realidad en el modelo de emoción expresada se favorece que la persona y sus
familiares reconozcan que hacen frente a una enfermedad auténtica de la que el
paciente es víctima, lo que le resta responsabilidad sobre la conducta sintomática
y las consecuencias a ella asociadas. Durante la terapia se puede ayudar a las
familias a hacer esta distinción para que regulen sus actitudes. En este sentido se
externalizan los síntomas de las intenciones de la persona. No obstante, para
entender este modelo hay que tener en cuenta que surge del trabajo con familias de
personas que sufren una esquizofrenia y que los síntomas positivos, y más aún los
negativos, repercuten notablemente en la convivencia familiar. La adherencia al
tratamiento farmacológico resulta esencial y se basan por tanto en que la conciencia
de enfermedad es una clave para un buen pronóstico.
Las estrategias de uno y otro modelo no son incompatibles, al revés, resulta
significativo que ambos coincidan en el gran efecto terapéutico que produce el
distinguir entre persona y problema. Este reposicionamiento tiene claras ventajas
con respecto a las dimensiones de “responsabilidad” versus “no responsabilidad”
y “control” versus “no control” que una persona o una familia adopta frente a un
problema determinado. Como señala Beyebach (Beyebach y Herrero de la Vega,
2006) el procedimiento de la externalización “constituye una salida elegante a una
de las importantes encrucijadas de toda psicoterapia: la de superar la disyuntiva
responsabilidad con culpabilidad vs. Desculpabilización con falta de control” (pág.
287). White (White y Epston, 1990) describe su propio trabajo como un abordaje
que ayuda significativamente a las familias porque tiene efectos positivos en cuanto
a una serie de aspectos esenciales:
1. Disminuye los infructuosos conflictos personales acerca de quién es el
responsable del problema.
2. Contrarresta la sensación de fracaso personal cuando el problema continúa
a pesar de los intentos por solucionarlo.
3. Genera las condiciones adecuadas para que los miembros de una familia
cooperen entre sí.
4. Abre un espacio de diálogo en el que las personas pueden generar nuevas
vías de acción y proyectos vitales libres de la influencia del problema.
5. Supone un diálogo y no un monólogo sobre el problema, puesto que éste
no es ni la persona ni su relación con la familia, sino la relación de la
persona y la familia con el problema.
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
18
Para que una conversación tenga estos efectos liberadores, el terapeuta tiene
que tener en mente ciertos mapas conceptuales que le guíen en el proceso de
externalizar. En el cuadro 1 se presentan algunas de las diferencias básicas entre
conversaciones externalizadoras e internalizantes con respecto al problema.
2. Consideraciones acerca de la patología
White (1994), influido por la corriente construccionista, desestima el interés
de la nosología psiquiátrica y el diagnóstico basado en criterios estadísticos. Más
aún, considera que esta ciencia y su red de significados forman parte de los discursos
sociales opresivos que generan y mantienen la patología. Entiende que los trastor-
nos psicológicos son consecuencia de los efectos opresivos y alienantes que las
creencias y discursos sociales tienen en las narrativas personales. Los problemas
devienen cuando las personas de un contexto social determinado tratan de ser como
se supone que se debe ser. Las narrativas sociales se tornan parasitarias para la
identidad de las personas cuando éstas luchan para que su cuerpo, sus pensamientos,
sus conductas, sus emociones y sus relaciones se ajusten a los patrones socialmente
aceptables.
Internalizante
Ve a la persona como el problema
Importancia de que la persona se
identifique como “enferma”
Cultura del déficit: Hablar del problema y
sus características
Único núcleo central del self
Poca relevancia del contexto
en el problema
Categorización del individuo en función
de la normalidad y etiquetación
La enfermedad como parte de la
identidad. Línea de intervención: Cómo
vivir con la enfermedad
Los profesionales son los expertos y los
pacientes aprenden
Persona pasiva recibe el tratamiento
Externalizante
Ve el problema como el problema. Se
localiza fuera de la persona y su identidad
Reconocer que se enfrenta un problema
Cultura de las fortalezas: hablar de los
recursos y virtudes de la persona
Diferentes niveles en la construcción de la
identidad. Yo polifónico
Maximizar la influencia del contexto
Celebrar la diferencia y desafiar las
nociones de normalidad
Liberar del impacto de tales prácticas y
dar cabida a nuevos si mismos
Las personas son expertas en sus propias
vidas y los profesionales en formas de
ayudar
Persona activa en su cambio, alentar el
sentimiento de agencia personal
Cuadro 1. Diferencias entre conversaciones internalizantes y externalizadoras
(Adaptado de Morgan, 2000)
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
19
White (1994) se apoya en las ideas de Foucault (1979, 1980) para explicar los
mecanismos a través de los cuales los cánones y los discursos sociales dominantes
son transmitidos entre los interlocutores de un contexto social determinado. Es por
medio de la tecnología del poder moderno, basada en el juicio normalizador, que los
discursos sociales oprimen y limitan a las personas. La idea básica radica en que las
formas modernas de poder contribuyen a la problematización y la sumisión del
individuo a un marco interpretativo que deja de ser viable para el funcionamiento
satisfactorio de su vida y sus relaciones. White denominó narración dominante
como conocimiento dominante y unidad de poder al efecto que ejercen sobre el
individuo los cánones y normas sociales. La metáfora del panóptico como mecanis-
mo de control social resume la esencia de estas ideas que proclaman que todos
somos portadores potenciales del “virus” del discurso social dominante y todos
somos susceptibles de ser “infectados” puesto que el juicio normalizante adopta una
estructura jerárquica ascendente. En el cuadro 2 se contrasta el modelo de poder
tradicional con el moderno, propio de nuestra época, para señalar cómo las
creencias sociales dominantes ejercen su influencia sobre las personas y sus vidas.
Frente al conocimiento dominante Foucault habló de cierto tipo de conoci-
mientos minoritarios que se producen a nivel local y que no encuentran espacio para
Poder Moderno
Sistema de juicio normalizante
ejercido por personas paritarias en
la evaluación de sus vidas y las de
los demás
Ubicado en circuitos de alianzas y
coaliciones cambiantes con
intereses similares. Es difuso, no
se localiza con claridad
Panóptico:
Se desarrolla y refina a nivel local
La gente participa activamente en
la construcción de sus vidas de
acuerdo con los cánones
Agrupa a la gente para la vigilancia
y establecimiento de lo normativo
Basada en el continuum
normalidad/ anormalidad, tablas de
desempeño, fórmulas para la
categorización de las personas,
etc.
Poder Tradicional
Control social a través del juicio
moral ejercido por
representantes e instituciones
del estado
Está ubicado en un centro
definido y responde a los
intereses particulares de los
monopolizadores
Jerarquía piramidal:
de arriba hacia abajo
La gente está a las afueras y
son objetos del poder. El poder
es impuesto
Oprime, reprime, limita, prohíbe,
impone, coarta
Empleo de símbolos de poder,
ceremonias, castigo público.
Busca generar temor
Mecanismo de
control
Quién ostenta
el poder
Figura
representativa
Participación
Acciones
Tecnología del
poder
Cuadro 2. Diferencias entre el poder tradicional y el moderno
Adaptado d White, 2000).
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
20
expandirse a los que denominó conocimientos subyugados. A partir de estas ideas,
White terminó de articular la dimensión narrativa dominante versus narrativa
alternativa que es, en definitiva, el constructo nuclear alrededor del cual gravita el
resto de su teoría.
3. Consideraciones acerca del cambio
Como hemos visto, el foco de atención principal de la TN lo constituye la
relación del individuo con su entorno. Concede un papel central al lenguaje puesto
que concibe al hombre como un narrador de historias que a través de los relatos da
orden, coherencia y significado a la experiencia vital. El terapeuta asume la
responsabilidad de proveer una conversación especial que permita generar el
cambio. De forma general, el proceso terapéutico podría resumirse en tres fases:
1. El terapeuta realiza un acoplamiento con el cliente o la familia para
detectar la narrativa dominante saturada por el problema. Así el
terapeuta debe captar los mandatos y modelos sociales de los que derivan
los patrones narrativos habituales en sus discursos.
2. En la segunda fase el terapeuta trata de deconstruir las narrativas
relacionadas con el estilo de vida insatisfactorio. Es aquí donde el proceso
de externalización adquiere mayor intensidad. El terapeuta centra sus
esfuerzos en comenzar a separar la identidad de los clientes de la asignada
por los diagnósticos psiquiátricos y los cánones sociales.
3. En la tercera fase, una vez se ha deconstruido la narrativa dominante que
sometía a la persona a un estilo de vida insatisfactorio, la terapia se centra
en construir narrativas alternativas que contradigan al relato opresivo
dominante y que recuperen dimensiones de competencia y satisfacción
personal. La terapia suele culminarse con la aplicación de técnicas
específicas como cartas o rituales diversos, como veremos más adelante.
Un aspecto crucial a tener en cuenta es que se trata de un programa basado en
cambios mínimos, es decir, se prima la dirección de los avances que va haciendo la
persona sobre la frecuencia o intensidad de los mismos. En este sentido las
“recaídas” son re-definidas como bajones propios de la adaptación al nuevo estilo
de vida. La estrategia terapéutica básica consiste en amplificar lo positivo y
maximizar los cambios por mínimos que puedan parecer. Esta perspectiva confluye
sincrónicamente con la terapia centrada en soluciones de Steve de Shazer (1982,
1985, 1988) aunque, al parecer, no se influyeron mutuamente. El proceso de la
terapia breve de de Shazer se concentra en indagar cuidadosamente sobre los
sucesos positivos de la vida de sus clientes, se focaliza principalmente en la parte
constructiva del proceso esbozado arriba. Para ello, resulta fundamental que los
clientes descubran lo positivo que ya están haciendo y que recuperen el control
sobre sus vidas. En la actualidad muchos terapeutas integran ambos modelos de
terapia en su práctica clínica.
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
21
Antes de detallar el proceso de externalización mostramos, a modo de síntesis
de lo expuesto hasta ahora, un esquema de cómo la TN entiende la patología y cuál
es la alternativa terapéutica que propone (figura 1).
4. El proceso de externalización
La utilidad del procedimiento de externalización, al igual que cualquier otra
técnica, depende en gran medida de la manera en que se haya definido el setting
terapéutico, de las características de la familia con la que se esté trabajando, del
momento del proceso terapéutico en que se encuentre la intervención, del contexto
institucional en el que trabaje el terapeuta, de sus habilidades conversacionales, de
la aceptación por parte de la familia del trabajo metafórico, etc. No puede pasar
desapercibido que este procedimiento es claramente de carácter interactivo, que se
basa en co-construir a través del diálogo historias alternativas que favorezcan la
disolución de los problemas. El éxito de la técnica, por tanto, no radica en el modo
en que el terapeuta aplica el procedimiento sino en la interacción entre la familia y
el terapeuta y las narrativas resultantes de la conversación entre los mismos.
Veamos más en detalle y de forma secuencial cómo se lleva a cabo el proceso
de externalización. Una primera decisión que se tiene que tomar es qué va a ser
externalizado. En este sentido es el cliente el que tiene que proponer la metáfora
externalizante. El terapeuta, por su parte, debe decidir sobre qué aspecto del
problema o de la vida del cliente va a sugerir el trabajo de externalización. Por
ejemplo, en un caso de depresión, un cliente señalaba que de forma especialmente
significativa le abrumaban pensamientos sobre un futuro desesperanzador. Todos
estos pensamientos seguían una lógica del tipo “y si no consigo dinero”, “y si mi
Figura 1. Esquema del modelo de Terapia Narrativa de White
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
22
pareja me deja”, “y si tengo un problema de salud” y le paralizaban a la hora de tomar
decisiones con respecto a su vida de pareja y su vida en general. El equipo
terapéutico consideró externalizar estos pensamientos a los que el cliente decidió
bautizar como “los malditos Y sis”. A partir de este mínima metaforización, el
cliente pudo observar la influencia que ejercían sobre su vida cotidiana y pudo, con
ayuda de su pareja, aprender a ponerlos en su lugar de manera que resultasen menos
molestos para su vida a medida que avanzó la terapia. Es importante tener en cuenta
que la definición externalizante del problema puede fluctuar a lo largo del proceso.
Así por ejemplo, una persona con problemas de adicción a la cocaína, puede
empezar luchando contra el “maldito veneno” que intoxica sus ganas de vivir o el
gusano hambriento” que sustenta las ganas de consumo, para pasar a luchar
después contra la “traicionera impulsividad” que le juega malas pasadas a la hora
de tomar decisiones. En otras ocasiones, el problema externalizado originalmente
se mantiene a lo largo de todo el proceso. En otras ocasiones es la propia familia la
que viene con una visión externalizadora. Aun en estos dos últimos casos, la
externalización suele sufrir una transformación paralela al avance de la terapia.
Especialmente cuando se utiliza un recurso analógico para la externalización es
aconsejable marcar los avances en el propio objeto utilizado. Por ejemplo, un cliente
utilizó una figura de arcilla en forma de mano para externalizar la inseguridad (que
le aprisionaba y le impedía hacer cosas), a medida que avanzó la terapia, el terapeuta
le sugirió que fuese arrancando dedos a la figura como símbolo de la pérdida de
poder del problema.
Frecuentemente lo que se decide externalizar tiene que ver con algún aspecto
negativo del problema por el que la familia ha solicitado el tratamiento. El sentido
común invita a que el criterio preferente sea el considerar qué elemento o elementos
de la situación actual preocupan más a la familia y qué aspectos internalizados están
bloqueando la posibilidad del cambio. No hay que olvidar que el objetivo primor-
dial de la danza identitaria entre lo internalizado y lo externalizado es ofrecer
posibilidades viables para la resolución del problema. En cierto sentido, la elección
sobre lo qué va a ser externalizado focaliza la conversación terapéutica en torno a
uno o varios aspectos que marcarán el curso de la terapia. Beyebach (e.g. Beyebach
y Rodriguez Morejón, 1994; Beyebach, 2006) basándose en su amplia experiencia
clínica en modelos breves de terapia familiar, enumera una serie de indicaciones
para el uso de la externalización en función de la situación clínica y de las
características del cliente (véase cuadro 3).
Otra consideración importante es que lo que es susceptible de ser externalizado
no son sólo los aspectos negativos ligados a la sintomatología de un trastorno.
También pueden ser externalizadas las creencias que van ligadas al mantenimiento
del problema. En este sentido podría decirse que existen dos modalidades de
externalización: la primera consiste en hablar del problema o el síntoma como si
fuera un personaje externo. En la segunda, el problema se relaciona con ciertas
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
23
creencias o modelos sociales que gobiernan el estilo de vida del cliente sin que este
lo haya notado. Considérese por ejemplo el caso de una pareja en la que uno de sus
miembros padece una enfermedad física crónica como el cáncer. Las parejas que
pasan por una experiencia como esta suelen ver amenaza su estabilidad familiar y
conyugal puesto que la aparición de la enfermedad y su cronicidad implican
cambios en los roles y en la estructura familiar (Navarro, 2004).
En el caso de David y Sandra, el cáncer había inundado la totalidad de sus
vidas. David llevaba enfermo más de dos años y a pesar de que la
posibilidad de morir a causa del tumor era bastante baja, las consecuen-
cias del tratamiento con quimioterapia habían socavado sus capacidades
funcionales tanto a nivel laboral como familiar. Ambos miembros de la
pareja se sentían consternados por la pérdida de la normalidad que había
supuesto la aparición del cáncer. Tal era la consternación que la relación
entre ambos giraba completamente en torno a la enfermedad. David,
quejumbroso por los dolores y las molestias, y Sandra, sumida en su rol de
cuidadora, habían transformado su relación de pareja hasta convertirla
casi en una relación de enfermera y paciente. Ninguno de los dos estaba
satisfecho con la situación, pero el no poder ventilar estos sentimientos por
miedo a herirse mutuamente, provocaba que la insatisfacción se tradujera
en un mayor distanciamiento emocional entre los miembros de la pareja
e incluso facilitaba la aparición de síntomas de tipo depresivo en Sandra.
En este caso resultaba del todo adecuada una intervención terapéutica que
ayudase a poner la enfermedad en su lugar. Para ello, combinamos ambas
Situación Clínica
Clientes que se muestran pasivos,
resignados o incapaces para hacer frente
a una situación.
El cliente está paralizado por los
sentimientos de culpa.
La Familia está enfrentada por el
problema.
El cliente muestra una fuerte
internalización del diagnóstico.
El cliente sostiene creencias fuertemente
arraigadas que mantienen el problema.
El cliente se expresa de forma ambigua y
poco concreta.
Objetivo y efecto buscado
Aumentar la responsabilidad sin
culpabilizar.
Desplazar la culpa y recuperar los
recursos de las personas para que
actúen sobre el problema.
Reestructurar las posiciones de la familia
frente a un enemigo común.
Aplacar las connotaciones peyorativas
del diagnóstico.
Cuestionar las creencias de los clientes
sin que se sientan atacados.
Ayudar a establecer un punto de
referencia concreto al que poder hacer
alusiones.
Cuadro 3. Recomendaciones en el uso de la externalización
(Adaptado de Beyebach y Rodríguez Morejón 1994).
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
24
modalidades de externalización en la terapia. Por un lado se metaforizó la
enfermedad como “un diablillo caprichoso” que daba órdenes y que no
entendía de las necesidades de la pareja. Este movimiento permitió unir a
la pareja contra la enfermedad y que ambos pudieran expresar qué
necesidades estaban siendo desatendidas por culpa del caprichoso diabli-
llo. En un momento más avanzado de la terapia se analizaron las creencias
de Sandra acerca de su rol de cuidadora. Se externalizo la creencia de “la
mujer como sostén de la familia” lo que permitió analizar e identificar los
requerimientos abusivos de este rol y que ganara tiempo y espacio para
otras necesidades relevantes en su vida.
Por último, señalar que aunque la externalización sea un procedimiento
aplicable a una gran variedad de situaciones y condiciones clínicas tiene algunas
excepciones en su uso. Como señalan Payne (2002) y el propio White (White y
Epston, 1990) no debe utilizarse en casos de abuso y maltrato como el abuso sexual,
la violencia de género, las violaciones, el bullying, etc., cuando se trabaja con el
agresor. Ante tal situación el terapeuta tenderá, en todo caso, a externalizar las
creencias y actitudes que fundamentan la agresión para desmontar el discurso que
justifique la violencia.
4.1 De la problematización de la persona a la personificación del problema
Una vez tomada la decisión de qué va a ser externalizado es momento para
ponerle un nombre. Habitualmente este nombre va asociado a la manera en que las
personas definen el problema cuando llegan a la consulta. En la práctica clínica se
observa que cada familia y cada miembro tiene una forma específica de formular
el problema por el que consultan. Es importante que el terapeuta muestre sensibi-
lidad hacia las características específicas de cada situación de manera que la
redefinición del problema resulte creíble, asumible y próxima a la experiencia
particular de la familia.
Una forma típica de negociar el nombre con el cliente o la familia de lo que se
va a externalizar es indagar sobre la definición del problema y alentar a que ellos
mismos lo concreticen, a través de la imaginación, en un nombre que lo represente.
En este primer movimiento táctico comienza la personificación del problema al que
después habrá que dotar de connotaciones específicas. A continuación transcribimos
una secuencia conversacional en la que se pone de manifiesto esta fase del proceso.
En este caso, un joven con problemas de adicción a la cocaína y el cannabis definía
el problema como un impulso irrefrenable que le llevaba al mismo sitio una y otra
vez.
Terapeuta: ¿Cómo definirías ese impulso que no puedes frenar?
Carlos: pues… no se… como eso, un impulso, no lo sé. Pues que me llama
y no puedo dejar de escucharlo… es una mierda... luego me arrepiento.
Terapeuta: entiendo… ¿Entonces quieres decir que de alguna manera hay
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
25
una voz que te invita a seguir ese camino que siempre te lleva al mismo
sitio?
Carlos: Sí, algo así. Pero cuando escucho esa voz… es que no escucho otra
sabes, se me va la pinza.
Terapeuta: ¿Y cómo llamarías tú a esta especie de voz?
Carlos: no te entiendo ¿Que cómo se llama?
Terapeuta: Sí, para que podamos entendernos tú y yo, si fuese una persona
y tuvieras que ponerle un nombre ¿Cómo la llamarías?
Carlos: Pues… no sé (pausa.) La verdad que te come la olla. Si fuese una
persona se llamaría Mr. Comecocos.
Terapeuta: (risas) ¡Qué bueno! Parece que Mr. Comecocos es un auténtico
experto en convencerte de que hagas cosas que no quieres.
Carlos: Ya te digo ¡Menudo listillo!
En este ejemplo se ve como el joven acepta rápidamente la propuesta que le
hace el terapeuta, pero esto, obviamente, no siempre ocurre así. En ocasiones habrá
que desistir de la técnica o buscar otro foco si se atasca el proceso o no resulta útil
para la familia. Si bien hemos dicho que existen básicamente dos modalidades de
externalización, las técnicas para personificar el problema son múltiples y las
metáforas resultantes infinitas. Las posibilidades tácticas están al servicio de la
imaginación y la creatividad del terapeuta. Cuando por algún motivo la persona
tiene dificultades para encontrar un nombre, resulta de gran utilidad introducir un
elemento analógico, como la mano de arcilla que hemos comentado antes. De esta
manera, se ayuda a definir la externalización. El terapeuta puede mandar la tarea al
cliente de que traiga al próximo encuentro algún objeto que represente el problema.
Esto mismo puede hacerse a través de dibujos. La utilización de dibujos para
comenzar la externalización resulta especialmente eficaz en el trabajo con niños y
adolescentes y sus familias. En el caso del joven del ejemplo anterior, se le pidió que
realizara un dibujo que representase a Mr. Comecocos (figura 2). Una vez realizado
el dibujo se le pidió que describiese las características de este personaje. Escribió
lo siguiente:
Despreocupado, liante, malo, descontrolado”.
“Mr. Comecocos pasa de todo, es un despreocupado que entra en mi vida
para liarme y entrar en su mundo, me aísla. Es un mundo descontrolado
y malo que rige él.
La descripción de las características del problema, como en el caso de Mr.
Comecocos, forma parte de la siguiente fase del modelo que White denomina
preguntas de influencia del problema sobre la persona. Consiste en describir
cómo el problema influye en la vida de las personas en todas las esferas: conductual,
emocional, física, relacional. Pueden ser preguntas del tipo ¿Qué te hace pensar,
sentir, hacer y cómo te lleva a relacionarte (el personaje o creencia que sea)?
Resulta conveniente atribuir al personaje los aspectos negativos que se derivan
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
26
del problema y atribuir lo positivo a la persona. En este sentido, utilizar expresiones
personificadoras y un lenguaje de guerra resulta de gran utilidad (Beyebach y
Rodríguez Morejón, 1994). Ejemplos prototípicos de ello pueden ser: “los malditos
‘Y sis’ están tratando de hundirte”, “la colonización de los ‘Y sis’”, “parece que
Mr. Comecocos sabe cómo vencerte”, “la tiranía de la ruin caca”, “la batalla
contra el gusano hambriento”, “el pulso contra el diablillo caprichoso”, “la
opresora mano de la inseguridad” o “el sometimiento a los mandatos de la visión
Figura 2. Dibujo de externalización
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
27
de la mujer como sostén de la familia”.
Todas estas intervenciones tienen el don de generar una distancia cada vez
mayor entre la persona y el problema. Del mismo modo que en el modelo dialógico
del self se generan diálogos entre las distintas voces interiores (Hermans y
Dimaggio, 2004), resulta muy útil contraponer la voz del problema con la voz de
la persona y la familia, intensificando las diferencias entre ambos y polarizando los
atributos positivos y negativos en uno y otro bando (Beyebach y Rodríguez
Morejón, 1994). Y si la situación lo requiere se puede optar también por externalizar
algún atributo positivo con la finalidad de hacerlo más consciente y engrandecerlo.
En el caso de niños y adolescentes (aunque también es aplicable en adultos)
resulta muy eficaz continuar con los dibujos iniciales generando una historia en
torno a ellos que describa el tipo de relación que se mantiene con el problema tanto
en el pasado como en el presente y especialmente en el futuro. Continuar esta
historia y compartirla con la familia ayuda a que tengan un lenguaje común, sentido
como propio y relacionado con su experiencia, para hacer frente al problema,
recuperar el control sobre el mismo y descubrir cuál puede ser la vía alternativa para
recuperar una vida satisfactoria. En la figura 3 se presenta una viñeta dibujada en
la tercera sesión por el joven que luchaba contra la influencia de Mr. Comecocos.
4.2 La nueva narrativa de la historia preferida
Una vez que se ha descrito de una manera más o menos detallada la influencia
que ejerce el problema sobre la vida de la persona y sus relaciones, se invierte el
sentido de la entrevista y comienza una segunda tanda de preguntas acerca de la
influencia de las personas sobre el problema. El objetivo fundamental consiste
en identificar episodios concretos en los que el cliente y sus familiares no dejaron
que el problema externalizado o las creencias y modelos opresivos del contexto
social pautaran sus vidas por completo. Es decir, hay que incluir en la nueva
narrativa episodios de la experiencia que contradigan la antigua narrativa. Es lo que
White denominó acontecimientos extraordinarios.3
Por lo general no resulta sencillo que las personas identifiquen este tipo de
hechos en el flujo de su experiencia. Menos aún cuando la narrativa está muy
saturada por el problema. Esta fase exige un auténtico ejercicio de virtuosismo
exploratorio por parte del terapeuta para ayudar al cliente y a sus familiares a que
identifiquen acontecimientos extraordinarios. Estos pueden rastrearse en el pasado
remoto o el inmediato, o incluso en el espacio entre sesiones. También pueden
buscarse en la experiencia presente, estos son los que tienen lugar durante el
transcurso de la sesión. Pero también pueden identificarse en el futuro mediante
preguntas relativas a las intenciones o planes que tiene la persona para hacer frente
a los problemas. La descripción pormenorizada de la fase anterior, de la influencia
del problema sobre la vida de la familia, facilita encontrar matices en la experiencia
del cliente que contradiga la narrativa dominante. El terapeuta debe estar receptivo
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
28
a cualquier señal que marque una diferencia para poder amplificarla a través de
preguntas destinadas a construir nuevos significados. La táctica para generar una
narrativa alternativa consiste pues en encontrar puntos de entrada en la historia de
la persona que permitan construir nuevos significados que sostengan una identidad
libre del problema y que potencien un sentido de agencia personal.
Como estrategia fundamental para generar nuevos significados White (1994)
Figura 3. Presente, pasado y futuro de la relación con Mr. Comecocos
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
29
toma prestada de Bruner (1986) la distinción entre el panorama de acción y el
panorama de conciencia. El primero hace referencia a los hechos, las conductas
y pensamientos que tienen lugar en un nivel factual de la experiencia. El segundo,
en cambio, es el lugar donde yace el mundo del significado y las implicaciones que
tienen esos hechos, conductas y pensamientos para la persona y su sentido vital.
Cuando se localiza un acontecimiento extraordinario se pueden formular preguntas
relativas al panorama de acción tales como: ¿Cómo has conseguido enfrentarte
eficazmente al problema? ¿Qué hiciste o qué pensaste para que esos episodios
tuvieran lugar? ¿Qué te dijiste a ti mismo para actuar así? ¿Qué abono el terreno para
que aflorara esa idea? ¿Qué hiciste para mantener esa idea hasta el final?
Las preguntas relativas al panorama de conciencia en cambio buscan aclarar
el significado que tiene para la persona tales acontecimientos, por ejemplo: ¿Qué
indica esto acerca de tus cualidades como persona? ¿Qué estás descubriendo de ti
ahora que antes estaba oculto por (creencia/ personaje)? ¿Por qué es importante para
ti que sea de otra manera? ¿De qué forma va a repercutir esto en tu relación con el
problema? ¿Y con tu familia? ¿Qué crees que dirá de ti tu mejor amigo cuando sepa
acera de esto? ¿Qué otras personas que te conocen llegarían a la misma conclusión
que tú?
Cuantos más acontecimientos extraordinarios puedan localizarse más fácil
resultará tejer la nueva narrativa. Sin embargo, tal y como señala White sólo con
identificar uno es suficiente si resulta suficientemente significativo para la persona.
Lo más habitual es que se localicen varios en distintos momentos temporales de la
historia de la persona. Es tarea del terapeuta facilitar que la persona establezca las
conexiones necesarias para dotar de coherencia a la historia alternativa resultante
(figura 4). En cierto sentido, el mero hecho de preguntar acerca de acontecimientos
extraordinarios puede suscitar que sucedan al focalizar la experiencia consciente de
la persona en búsqueda y captura de la diferencia.
Figura 4. Esquema de la construcción narrativa
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
30
En TN los terapeutas adoptan una actitud de doble escucha. Permanecen muy
atentos a la narrativa que la familia trae a la sesión pero al mismo tiempo se
concentran en percibir qué significados se esconden en lo no dicho o no narrado. Es
lo que White denominó lo ausente pero implícito (White, 2000). Este concepto
hace referencia a que la categorización de una experiencia en torno a un significado
se hace en base a una diferencia, sólo puede hacerse por contraste a lo que no es. Por
ejemplo, sólo puede conocerse la desesperación si la persona tiene un conocimiento
acerca de la esperanza. Una historia de soledad habla también de experiencias de
conexión con los otros. En este sentido White propone que toda atribución de
significado a una experiencia esta en relación a un opuesto que a menudo no es
expresado pero que se encuentra latente en la narrativa. En su terminología, siempre
hay un punto de resistencia frente a las prácticas de poder del discurso dominante.
Si aplicamos esta idea al marco de la terapia, la familia no sólo nos habla de
lo que es el problema sino también de lo que el problema no es. El significado
emergente de la línea de implicación de lo opuesto supone un punto de salida a la
narrativa constrictiva del problema pues lo ausente pero implícito ofrece múltiples
vías para describir el tipo de relación que la familia o cliente mantiene con el
problema. Como guía para la conversación el terapeuta puede preguntarse a sí
mismo en qué significados latentes se apoya la narrativa saturada por el problema
y en qué forma pueden conectarse con la historia alternativa. El terapeuta debe tratar
de hacer visible los significados que no son evidentes pero que están por implicación
o contraste en la narrativa presentada. Normalmente estos significados entrañan
valores importantes de la persona y esperanzas vitales que han sido quebrantadas
o subyugadas por la aparición del problema. Carey (2006) propone algunos
ejemplos de preguntas que ponen de manifiesto estos valores en una persona que
expresa dolor emocional como resultado de una experiencia traumática: ¿Qué dice
este dolor acerca de tus creencias importantes sobre la vida que han sido subyugadas
o violadas? ¿De qué dan testimonio estas lágrimas acerca de lo que es preciado para
ti? ¿Qué conocimientos importantes del mundo han sido insultados, degradados,
transgredidos o pisoteados?
En nuestro ejemplo del joven muchacho que luchaba contra Mr. Comecocos
también se puede inferir lo ausente pero implícito. Como está descrito más arriba,
el joven describió al personaje como “despreocupado, liante, malo, descontrolado.
Mr. Comecocos pasa de todo, es un despreocupado que entra en mi vida para
liarme y entrar en su mundo, me aísla. Es un mundo descontrolado y malo que rige
él”. En estas líneas se puede leer claramente una alternativa al problema basada en
la historia de alguien preocupado, responsable, bueno, con capacidad de control y
conectado con los demás. Los significados opuestos a la expresión narrativa del
problema tienen que ser contrastados con el cliente y sus familiares y observar de
qué manera estas características se manifiestan en las acciones que llevan a cabo y
cómo se conectan con sus valores personales.
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
31
Como puede observarse existen múltiples vías de entrada para construir la
historia preferida. La idea básica radica en facilitar que las personas reflexionen
sobre su experiencia, descubran nuevos valores, redescubran viejas esperanzas y
adquieran compromisos con ellas mismas que les guíen hacia una vida mejor. White
(2007) sistematizó ciertos recursos conversacionales para orientar la narrativa en el
proceso terapéutico. Incorporó las metáforas del andamiaje y la zona de desarrollo
próximo, creadas por Vygotsky (1962) y desarrolladas por Bruner (1990) para
estructurar la práctica de conversaciones terapéuticas. A través de estos recursos el
terapeuta puede ayudar al cliente a pasar de lo conocido y familiar de la narrativa
del problema a lo no conocido pero posible de conocer de la historia preferida. Estos
desarrollos teóricos están detallados en una de las últimas obras antes de su muerte.
En ella White (2007) describe una serie de mapas basados en el andamiaje para guiar
la conversación terapéutica de manera que facilite la consecución de distintos
objetivos en la emergencia de la historia preferida. Remitimos al lector interesado
en profundizar a dicha obra que, de momento, solo está disponible en inglés.
4.3 Mantener y enriquecer la nueva narrativa
En el primer paso del proceso se le da un nombre al problema que permita
objetivarlo como algo externo. Seguidamente se explora sobre dos aspectos
cruciales. Primero cómo el problema influye en la vida de las personas y después
la manera en que las personas influyen sobre el problema. A partir de los
acontecimientos extraordinarios y del significado ausente pero implícito se comien-
za a tejer una historia diferente a la inicial. Pero es evidente que la historia, nunca
mejor dicho, no ha hecho más que empezar.
La pregunta más habitual que formulan los alumnos cuando están realizando
un entrenamiento en un modelo breve como la TN suele referirse a cómo se logra
un compromiso para el cambio cuando el problema del cliente o la familia tiene
cierta gravedad o bien cuando muestran reticencias para continuar con la todavía
incipiente historia alternativa. Por ejemplo, en el marco de las drogodependencias
se observa a menudo que la persona puede haber aceptado el trabajo de externalización
sobre la conducta adictiva y haber identificado acontecimientos extraordinarios en
los que ha conseguido el control sobre su vida y, sin embrago, no sentirse en
disposición para continuar con la terapia o para cesar el consumo y seguir dando
pasos en el proceso de cambio. La propuesta de White para este tipo de situaciones
consiste en plantear al cliente o la familia un dilema que hay que resolver. Al
plantear el dilema se contraponen dos situaciones opuestas respecto a las cuales el
cliente ha de tomar una decisión. En un extremo del dilema, se plantea la posibilidad
de seguir con o aumentar la sumisión al personaje o modelo que haya sido
externalizado. En el otro, se sitúa la posibilidad de continuar con la libertad personal
experimentada en los acontecimientos extraordinarios. Cuando se realiza este
movimiento conviene concretizar a través de preguntas los efectos y consecuencias
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
32
de ambas posturas. Se preguntaría por ejemplo, ¿Cómo deberías hacer para
aumentar tu sumisión a (personaje/ creencia)? ¿Qué tendría que pasar para que el
(personaje/ creencia) ganara más terreno? Con el objetivo de esclarecer qué cosas
harían que el problema fuese a peor. Como contrapartida se recuerda el futuro
positivo dibujado por los desenlaces inesperados, se evalúan los inconvenientes que
conlleva el realizar pasos en esta dirección y se explicitan las estrategias y recursos
que tiene la persona para afrontarlos. La decisión queda a la voluntad de la persona.
Como ya hemos señalado en un apartado anterior, se trata de un programa
basado en cambios mínimos por lo que llegados a este punto del proceso el foco
terapéutico se centra en amplificar cualquier cambio que se haya dado por mínimo
que sea. La estrategia a seguir durante esta fase de la terapia consiste en identificar
los episodios satisfactorios de la experiencia de la familia y entretejerlos con la
imagen de cambio generada a partir de los desenlaces inesperados. Ejemplos de
preguntas en esta línea son: ¿Qué ha ido mejor desde la entrevista anterior? ¿Qué
hiciste para conseguir que esto sucediera? ¿Qué más personas se dieron cuenta de
este logro? ¿Qué cosas diferentes crees que vieron en ti? ¿Cómo reaccionaron ellos
cuando lo notaron? ¿En qué te ayudó (personas significativas)?
En esta misma línea resulta de gran ayuda para el cliente realizar preguntas que
identifiquen las posibilidades relacionadas con los sí mismos posibles positivos
que emergen de la nueva narrativa. En concordancia con la terapia centrada en
soluciones, en estas preguntas es importante dar por supuesto que el cambio
ocurrirá. Realizar este tipo de preguntas cuando procede no sólo favorece el timing
del cambio sino que además ayuda a la persona a tener una imagen muy clara y
definida de lo que es el cambio. Por ejemplo: ¿Qué vas a hacer, pensar, sentir cuando
esto pase? ¿Quién será el primero en advertir los cambios? ¿Cómo va a reaccionar
(persona significativa) cuando se dé cuenta de ello? ¿Cuándo esta persona reaccio-
ne así, cómo vas a reaccionar tú? ¿Qué pasará cuando mantengas este cambio?
Como se habrá dado cuenta el lector, los verbos y las conjunciones de las
preguntas eluden deliberadamente el uso del condicional para remarcar la idea de
que el cambio tendrá lugar. Es importante que el terapeuta tenga esto en mente a la
hora de elaborar su discurso. Una tercera vía de acción consiste en realizar preguntas
acerca del futuro próximo. Estas pueden ir dirigidas a dos tipos de objetivos. Las
primeras van dirigidas a determinar cuáles son las posibilidades extraordinarias
que el cliente puede conseguir: ¿Qué cosas te ves capaz de conseguir de aquí a seis
meses con esta nueva imagen de ti mismo? ¿Cómo te vas a sentir cuando veas que
has dado este paso? ¿Qué pasos estas dando ya que van en esta dirección?
La otra serie de preguntas sobre el futuro tienen por objetivo identificar y
seleccionar audiencias adecuadas que ayuden y mantengan la nueva identidad de
la persona. Son las llamadas preguntas de difusión extraordinaria o de circula-
ción. Ejemplo de ellas pueden ser: ¿Quiénes han percibido estos cambios? ¿A
quienes les comunicaremos las buenas noticias primero? ¿Cómo les harás saber lo
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
33
que has logrado? ¿Cómo van a pensar y reaccionar cuando lo sepan? ¿Qué será
diferente en tu relación con ellos?
Como habrá observado el lector, se trata, en definitiva, de enardecer la libertad
de las personas frente a la constricción vital impuesta por el problema. La estrategia
general consiste en situar al cliente en una posición de mayor control sobre los
acontecimientos de su vida, clarificar las posibilidades positivas que brotan de la
nueva posición y vincular estas experiencias con una nueva identidad teniendo muy
presente el contexto relacional de la persona o familia consultante. Es esencial que
la renovación identitaria resultado del cambio vital se vea confirmada y enaltecida
por la red de relaciones significativas de la persona. La TN, prolífica en el diseño
de estrategias para tal fin, acostumbra a ritualizar el cierre de la terapia en base a
intervenciones que apelen a la audiencia de voces externas (e internas) implicadas
en la trama resultante de la lucha entre las dos historias: la saturada por el problema
y la preferida. La explicación de estos procedimientos nos conduce ineludiblemente
al siguiente apartado.
5. Cómo finalizar la terapia
La TN busca que las personas re-escriban sus vidas a lo largo del proceso
terapéutico. En consonancia con la nueva historia vital generada, la persona
experimenta un cambio identitario, denominado en la jerga de la TN migración de
identidad. White (1986) buscó una metáfora que reflejase este proceso de transi-
ción identitaria para definir la terapia. Encontraron que la noción de Rito de pasaje
o Rito de paso descrita por van Gennep era una analogía muy adecuada para
enmarcar el tipo de trabajo terapéutico que habían configurado.
El rito de pasaje es definido por van Gennep como un fenómeno universal que
se realiza a través de rituales diversos en función de la cultura en que se dé y que
está destinado a facilitar las transiciones de la vida social, de un estatus a otro o de
una identidad a otra. El rito de paso concluye con la reincorporación de la persona
a su mundo social y familiar pero en una posición diferente. A su vez, promueve la
participación de las personas significativas del entorno en la celebración y el
reconocimiento de que la persona alcanzó un status mejor que el anterior.
Aplicar esta conceptualización a la práctica terapéutica permite alejarse de la
noción clásica del fin de la terapia como pérdida y de suscribir el proceso a los
límites de la privacidad y la exclusividad de la relación cliente terapeuta. Por el
contrario, para completar la migración identitaria será necesario que se proclame,
mediante declaraciones que sostengan la idea de que la persona logró realizar la
transición con éxito, un reconocimiento social de la nueva posición de la persona.
White y Epston (1990) propusieron diferentes formas de ritualizar el pasaje a
la nueva reincorporación y contrastaron con sus clientes y familias consultantes
cuáles habían resultado más útiles. Se percataron de que lo más relevante era
disponer de una audiencia capaz de dar cuenta del cambio acontecido y de legitimar
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
34
la nueva posición de la persona. Fruto de esta revisión concretaron cuatro vías
diferentes de llevar a cabo este objetivo:
1. Notificar por escrito el cambio logrado a las personas más importantes de
la vida de la persona.
2. Realizar declaraciones personales y redactar cartas o documentos que
dejen constancia del nuevo estilo de vida.
3. Celebrar los cambios con algún ritual en presencia de las personas
significativas.
4. Consultar al cliente en calidad de experto quien se convierte en asesor del
terapeuta.
El cierre narrativo puede revestir múltiples formas y no siempre implica la
disolución total del problema. Pero siempre conlleva una re-descripción de la
situación problemática y un enriquecimiento narrativo en términos de flexibilidad
y coherencia.
5.1 Cartas, documentos y declaraciones personales
El punto 1 y 2 hacen referencia a la utilización de material escrito en
psicoterapia. Este es un tema muy amplio puesto que el uso de la escritura por parte
del terapeuta o de la familia se ha aplicado a una infinidad de situaciones. Es un
medio técnico que no conoce límites y cuya aplicabilidad tiene tantas facetas como
terapeutas lo utilicen. No obstante en este sub-apartado vamos a considerar sólo
algunos de los procedimientos más habituales que facilitan el final de la terapia. Un
trabajo muy sistemático sobre el uso de cartas en terapia familiar puede encontrarse,
para quien quiera profundizar, en Linares, Pubill y Ramos (2005). Desde el modelo
de TN se le da mucha importancia a cómo la tecnología de poder a través del
lenguaje escrito define y moldea a las personas. Por ejemplo, el expediente de un
estudiante es un vehículo de la valía de la persona y determinará en parte el acceso
a oportunidades laborales. En el caso de los informes psiquiátricos el impacto en la
definición de la identidad de la persona es mucho mayor. Con más frecuencia de lo
conveniente en la práctica clínica se dan situaciones en las que una persona
desenfunda una carpeta llena de informes médicos y psiquiátricos para contarle al
infortunado terapeuta la retahíla de conclusiones que los expertos han hecho sobre
la persona y su problema. Es por ello que la TN muestra gran interés en
contradocumentar y describir las capacidades de la persona, su competencia y su
lugar en la comunidad a través de cartas, certificados y declaraciones personales.
Una de las técnicas de contradocumentación más famosas en TN es la
utilización de certificados que den testimonio de los nuevos relatos. Preferentemen-
te se utilizan con niños y adolescentes pero pueden adaptarse muy fácilmente al
mundo de los adultos. Tremendamente ingeniosos son los certificados diseñados
por White y Epston (1990), por ejemplo: Certificado de Domador de Monstruos y
Cazador de Fantasmas, Certificado de Victoria sobre el Pipi Traicionero, Certifica-
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
35
do de control sobre la Ruin Caca, Certificado de huida de las Rabietas, los cuales
son emitidos por instituciones tan pintorescas como la Asociación Australiana de
Domadores de Monstruos y Cazadores de Fantasmas o la Sociedad Internacional de
Vencedores del Miedo. Estos certificados se entregan normalmente en el marco de
una celebración. En la figura 5 presentamos un ejemplo de un diploma entregado
a un niño que había superado un problema de impulsividad.
Las cartas es el otro gran bloque de producciones escritas utilizadas en el
trascurso de la terapia. Utilizar cartas como cierre narrativo incrementa la eficacia
de la comunicación así como la divulgación de los cambios logrados. Utilizaremos,
a modo de ejemplo, la carta dirigida a una pareja fuertemente polarizada que decidió
finalizar la terapia prematuramente y que encontró continuación a través del envío
de la siguiente carta:
Estimada Pareja:
Queríamos escribiros unas palabras que puedan servir de recuerdo del
trabajo que habéis realizado durante estos cinco meses. Lo primero de
todo felicitaros porque después de muchos años en los que habéis estado
jugando en bandos contrarios a consecuencia del sometimiento a la
dictadura de la rivalidad, habéis tomado la decisión de volver a caminar
uno al lado del otro y empezar a funcionar como un equipo.
Pareciera que habéis empezado a entender la importancia que esto tiene
Figura 5. Certificado de Domador de Caballos Salvajes
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
36
para el bienestar emocional y la salud individual y de pareja y habéis
empezado a ganar terreno a los mandatos de la rivalidad. Os confesare-
mos que hubo momentos en los que nos preocupaba que no entendieseis los
riesgos que comportaba jugar en equipos rivales. En la terapia observa-
mos que, bajo el influjo de la consentida rivalidad, tú, Dorotea, dedicabas
gran parte de tu atención en señalar lo que Teófilo “no hacía” y tú, Teófilo,
aprendiste a responder “escapando”. Así se consolidó el círculo vicioso
en el que os quedasteis atrapados: “a mayor crítica, mayor escapismo y
viceversa”.
Tanto sufrimiento cuando lo que en realidad los dos estabais buscando
todo este tiempo era el reconocimiento, el cariño y el amor del otro. En
nuestra opinión, hacéis bien en desoír lo que la rivalidad tiene preparado
para vosotros. Durante la terapia habéis realizado algunos pasos en esta
dirección:
1. Habéis empezado a hablar y compartir las cosas que os preocupan e
interesan.
2. Habéis retomado salidas, viajes, actividades, etc… que han sido y son
placenteras para vosotros.
3. Habéis empezado a tomar decisiones conjuntamente llegando a
acuerdos en los que cada uno tiene que ceder y poner algo de su parte.
Os animamos a seguir avanzando en esta dirección: tú Teófilo a seguir
amplificando tus señales de cariño y de reconocimiento hacia Dorotea y
tú, Dorotea, a continuar poniendo más confianza en Teófilo. Ambos tenéis
que valorar los gestos de buena voluntad que cada uno hace hacia el otro,
pues es la manera en que podéis desplazar a la obstinada rivalidad.
Os deseamos mucha suerte y una buena continuación en la búsqueda del
bienestar.
El Equipo Terapéutico
5.2 Celebración de los cambios
Celebrar los cambios a través de rituales tiene un gran efecto terapéutico. La
conveniencia de incluir rituales al final de la terapia (o durante el proceso) viene
marcada por el valor cultural simbólico que poseen y por su capacidad para
estrechar lazos y legitimar transiciones en la posición e identidad de las personas
(García-Martínez, 2012). Sirva como ejemplo el resumen del siguiente caso clínico
al que hemos titulado Bruno y La muerte del León.
Bruno era un joven que a pesar de contar con sólo 23 años de edad tenía una
larga historia de consumo de cocaína que comenzó cuando era un adolescente pre
púber. Cuando llegó a nuestra consulta nos sorprendió su determinación en querer
abandonar ese estilo de vida y comenzamos un trabajo terapéutico individual y
familiar que se extendería por un periodo de once meses. Durante los primeros
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
37
meses la terapia tuvo sus idas y venidas con respecto al mantenimiento de la
abstinencia, pero la determinación de Bruno era tal que no le importaba cuantas
veces tenía que levantarse y volver a hacer frente a la “fiera salvaje” que le arrastraba
al viejo estilo de vida. Al principio la familia estaba dividida con respecto al
problema. El padre culpaba al hijo de todas sus fechorías y había desistido de la idea
de ayudar, la madre, en cambio, trataba de compensar la actitud del padre con una
marcada sobreprotección e indulgencia. Como resultado Bruno actuaba a sus
anchas sin que nadie pudiese poner límites y, lo que era peor, contenerle cuando la
fiera salvaje empujaba a Bruno hacia la desesperación. Tras unas sesiones conjuntas
los padres consiguieron alinearse y ayudar a Bruno poniéndole límites donde él no
era aún capaz de controlarse y ofreciendo contención en los momentos de mayor
dificultad. Durante los últimos siete meses de la terapia, Bruno mantuvo la
abstinencia total con relativa facilidad y nos dedicamos a trabajar sobre otros
aspectos de su vida que habían sido desatendidos por satisfacer las necesidades que
le imponía la fiera salvaje. Pasados estos meses el equipo terapéutico decidió dar por
finalizada la terapia y se convocó a toda la familia para una última sesión especial.
En esta sesión se invitó a Bruno y a sus padres a comentar qué cambios valoraban
más y cómo habían sido capaces de hacerlos. Los padres reconocieron el esfuerzo
de Bruno y éste el de sus padres, sin embargo seguía siendo señalado como el chico
problemático que, en esencia, no había cambiado, sólo había aprendido a controlar-
se más. Esta actitud exigente había sido útil durante una parte del proceso, pero en
estos momentos resultaba del todo contraproducente puesto que bloqueaba la
consolidación de la historia alternativa de Bruno. El equipo terapéutico consideró
necesario ayudar a la familia a completar la migración de identidad y se trasmitió
el siguiente mensaje para facilitar la etapa de reincorporación del rito de pasaje:
Estimada familia, hemos estado luchando conjuntamente durante once
largos meses contra una fiera salvaje, un león, que había destrozado las
cualidades tan fascinantes que posee vuestro hijo y que son un reflejo de
los valores que vosotros como padres le habéis sabido transmitir. Enten-
demos que la fiereza del león resulta muy amenazante para vosotros por
todas las cosas que habéis tenido que pasar. Sin embargo creemos con
total firmeza que Bruno ha sabido dar caza a la fiera salvaje y ha terminado
con el peligro que antes acechaba constantemente. Seguro que habéis
escuchado la historia de los Masais en África. Los niños de esta tribu
llegados a una edad deben cazar un león para demostrar su valor como
guerreros. Para ello deben adentrarse en la selva y seguir el rastro de un
macho hasta darle caza. Una vez que vuelve a la tribu, se realiza una gran
celebración a partir de la cual el niño deja de serlo para siempre y pasa
a ser un hombre más de la tribu. Pues pensamos que eso es justo lo que ha
sucedido en vuestra familia. Bruno, no sin la ayuda de vuestras enseñan-
zas, ha conseguido matar al León, y está deseoso de volver a casa para ser
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
38
un hombre más de vuestra tribu. Es por eso que creemos que es injusto para
todos vosotros no celebrar vuestra victoria y que os privéis de disfrutar del
fin de la guerra, por mucho que en la selva haya más leones. Así que os
animamos encarecidamente a que celebréis vuestra victoria con todas
aquellas personas que significan algo para vosotros sin escatimar en
gestos que expresen el amor que sabemos que os procesáis los unos a los
oros. Habéis matado al León, es tiempo para celebraciones ¿Cómo
podríais empezar?
Tras una breve pausa padre e hijo se levantaron dubitativamente de sus sillas
y se dieron un abrazo que llevaba esperando casi una década. Seis meses después
en la sesión de seguimiento nos contaban que todavía seguían celebrándolo.
5.3 Archivos de resistencia
En el seminario que impartió Michael White en Bilbao dos años antes de su
fallecimiento, manifestó su entusiasmo con respecto al proyecto que desde hacía
unos años estaban llevando a cabo: la creación y almacenamiento de archivos de
resistencia. Estos archivos están creados por una comunidad amplia de clientes que
acceden a participar activamente a través de su experiencia en la resolución de
problemas similares a los que ellos tuvieron. La participación puede darse en varios
niveles. Pueden ser invitados, si ellos así lo desean, a asistir a sesiones de terapia en
las que tendrán el rol de asesores de los clientes que están consultando en la
actualidad. También pueden ser invitados como conferenciantes para que den
cuenta de su experiencia ante un auditorio interesado. Lo más frecuente es que
aporten un testimonio personalizado bien sea por escrito, filmado, pintado, en forma
de canción, etc. acerca de cómo se resolvió el problema o qué cosas ayudaron a que
la relación de la persona con el problema cambiara hacia una interacción más dócil.
Estos son almacenados en un archivo o biblioteca para que puedan ser utilizados por
otras personas que pasen por problemas similares. Ejemplos de estos archivos de
resistencia pueden consultarse en la página web de la Asociación Española de
Terapia Narrativa (ww.aeten.es).
5.4 El cliente como experto
Como se ha señalado más arriba, desde la TN se entiende que cualquier ser
humano siempre tiene un punto de resistencia hacia los problemas y discursos
sociales de poder. Las personas que se rebelan contra una versión de su historia
personal restrictiva o escindida, poseen un conocimiento especial que puede ir más
allá de su historia singular. La idea de que estas personas compartan sus conoci-
mientos acerca de los problemas y el modo de resolverlos disuelve el protagonismo
del terapeuta en la construcción de la historia alternativa y relega su posición a un
facilitador de contextos y relaciones que generen los ingredientes necesarios para
que las personas se sobrepongan en la lucha con el problema y sus aliados.
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
39
Esta postura down del terapeuta también se utiliza como forma de cerrar la
terapia. El movimiento consiste en invitar a la familia a una última sesión especial
en la que se le consulta en calidad de experta. En la conversación el terapeuta está
interesado en aprender sobre la familia y los conocimientos especiales que ha
desarrollado en la resolución del problema. Se les preguntan cosas como: ¿Cómo
encontraron las estrategias que han sido útiles para solucionar el problema? ¿Cuáles
son las nuevas teorías personales que respaldan los cambios conseguidos? ¿Y qué
lugar ocupan ahora en su vida? ¿Qué podrían contar a otras personas que atraviesan
situaciones similares con la finalidad de ayudarles a resolver los problemas? ¿Qué
les diría a las familias acerca de cómo implicarse en la lucha contra los problemas?
¿Qué cosas importantes de su historia particular más allá del problema le gustaría
compartir con el resto del mundo? ¿Qué mensaje le gustaría transmitir a los
profesionales que trabajan con personas que enfrentan este tipo de problemas?
TERAPIA NARRATIVA Y CONSTRUCTOS PERSONALES
1. Sistema de Constructos Familiares
Como hemos señalado en la introducción, George Kelly fue pionero en
adoptar una postura constructivista en psicoterapia. Ajeno a la revolución que
seguiría en los años posteriores, se adelantó a su época con su Teoría de Constructos
Personales (TCP; 1955/1991) en la que sienta las bases de una psicología que
concibe al humano como un ser activo en la transacción con la experiencia vital,
constructor de significados, en continua interacción con el mundo que le rodea. En
la formulación original de la TCP, la elaboración de constructos se circunscribe al
individuo, pero su marco conceptual permite asumir fácilmente el origen social de
los mismos. Afortunadamente, Procter (1985, 1991, 2005, 2012) y otros autores
(e.g., Feixas, 1990a, 1990b, 1991, 1992a, 1992b) llevaron a cabo este desarrollo
ampliando los corolarios de la teoría Kelliana para incluir la profundidad del nivel
sistémico en la comprensión de la conducta. En la noción de Sistema de Constructos
Familiares (SCF) se sintetiza la integración, bajo la meta-teoría constructivista, del
modelo sistémico con la teoría de Kelly (véase Feixas, 1995). De forma similar a
lo que hemos denominado mitología familiar en la introducción, el enfoque del SCF
propone que los miembros de una familia comparten (en mayor o menor medida)
un espacio psicológico en el que negocian una realidad común. Cada miembro
adopta una posición con respecto a los constructos que conforman el SCF. Este
posicionamiento no es estático sino que comienza con la pareja y varía a lo largo del
ciclo vital familiar. En este sentido, Ugazio (1998) ha realizado un importante
trabajo en el que ha descrito de forma sistemática qué polaridades semánticas
familiares (una noción original de Ugazio pero equivalente a la de constructo
familiar a los efectos de este artículo) son más frecuentes en diversos trastornos del
espectro neurótico. Para esta autora, “cada organización psicopatológica se desa-
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
40
rrolla dentro de un contexto familiar caracterizado por una polaridad semántica
específica […] el desarrollo de cada psicopatología depende de la posición
particular que el individuo y las personas significativas para él adopten respecto a
la polaridad crítica” (pág. 33). Señala por ejemplo que en los trastornos fóbicos la
polaridad principal se centra usualmente en torno a la semántica de la libertad
mientras que la anorexia se enmarca dentro de la semántica del poder (victorioso/
perdedor). Otros autores (Montesano, 2009) han explorado cómo en la distimia la
semántica de la fortaleza (fuerte/ débil) adquiere especial protagonismo.
A partir de la noción de SCF, Procter (2012) ha diseñado recientemente varias
versiones de rejillas cualitativas aplicables tanto en la investigación como en la
práctica que permiten mapear los procesos de construcción interpersonal en el
contexto familiar. Investigaciones preliminares han mostrado que estas rejillas
tienen una gran validez para capturar tanto los procesos de construcción como la
dinámica de interacción y que su utilización en el marco de una terapia permite
sintetizar de forma gráfica y sencilla la narrativa familiar-individual (Procter,
comunicación personal). La técnica permite no sólo dinamizar la comunicación
entre terapeuta y familia sino que, lo que es más importante, alienta el entendimiento
mutuo entre los familiares, factor clave para el éxito de la terapia. Consideramos que
este es un terreno muy fértil para el modelo sistémico y su reto de integrar lo
relacional con lo individual, precisamente porque permite utilizar el mismo marco
interpretativo para describir los procesos de construcción de los sistemas personales
y de los sistemas familiares (Feixas, 1995). Además, la integración de estos modelos
resulta viable para describir de forma sistemática procesos y contenidos de los
fenómenos psicopatológicos, el segundo de los ejes de evolución de la sistémica.
2. Los científicos cuentan historias
Del mismo modo que la TN entiende que la narración expresa los procesos
psicológicos del ser humano, la TCP se apoya en la noción de constructo personal
para reflejar la naturaleza del funcionamiento mental. Kelly utiliza la metáfora del
ser humano como un científico que elabora teorías, realiza hipótesis y predicciones
de futuro en base a sus constructos. A diferencia de la ciencia formal, los humanos
utilizamos constructos personales, de naturaleza idiosincrática y a menudo de
forma implícita para anticipar los acontecimientos y dar sentido a la experiencia
vital (véase Botella y Feixas, 1998). Como señala Procter (2009) el concepto de
constructo personal engloba diversos significados: entraña la dimensión perceptual,
emocional, conductual y relacional de la experiencia. Separar dichas dimensiones,
como es tradición en psicología, se aleja de la vivencia holística que tienen las
personas de su experiencia cotidiana y plantea muchos problemas teóricos (véase
Feixas, 2003). En cambio, tanto la narrativa como los constructos personales,
representan de forma mucho más precisa la extraordinaria complejidad de la
experiencia vital. En realidad, ambas unidades de análisis guardan muchas seme-
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
41
janzas entre sí y existen muchos puentes entre los desarrollos teóricos y las
aplicaciones prácticas de ambos puntos de vista. De hecho, en un sentido amplio,
podría incluso considerarse que la única diferencia radica en la forma de puntualizar
su metáfora fundamental. La TCP centra más su atención en los procesos
intrapsíquicos de la construcción de la experiencia (el hombre como científico),
mientras que la TN, de base construccionista, prima los procesos sociales, el
discurso y la influencia de las ideologías (el hombre como contador de historias).
Pero ambas perspectivas se rigen por la predilección hacia la subjetividad, los
procesos ligados a la construcción de la identidad y asumen que es en la experiencia
relacional donde se generan y negocian los significados. Mair (1989), un investiga-
dor de la TCP fuertemente sensibilizado con el poder de las historias (stories),
reescribe el principio fundamental de la TCP de la siguiente manera: “Los procesos
de las personas están canalizados psicológicamente por las historias que viven y las
historias que cuentan” (pág. 5). A pesar de su compatibilidad no pueden obviarse,
sin embargo, las diferencias epistemológicas entre los enfoques constructivistas y
los construccionistas. El lector interesado puede disfrutar de un atractivo debate en
el volumen 24 del Journal of Constructivist Psychology (Brent, 2011) suscitado a
raíz de la publicación de uno de los últimos libros de Gergen (2009).
Nuestro interés aquí es esbozar algunos de los puentes entre la TCP y la TN.
Nos sumamos a la visión de Procter (2009) cuando afirma que los constructos
conforman la trama fundamental de una narración. Para él un constructo “es como
el asa de una maleta. Dentro de la maleta reside una (o varias) historias que pueden
abrirse o expandirse en mayor o menor medida” (pág. 4). Desde este punto de vista,
la narrativa es la aplicación de uno o varios constructos en una secuencia temporal
en la que distintos personajes o (partes de uno mismo) se definen y se posicionan
en torno a uno u otro polo de la(s) dimensión(es) de significado descrita(s) por
dichos constructos. Por ejemplo, un relato de un episodio breve puede contener un
constructo incidental, mientras que una narrativa elaborada sobre la vida de la
persona podría reflejar el sistema nuclear de construcción. Los constructos subsumen
historias en tanto que generan una determinada narrativa o seleccionan qué
narrativas son pertinentes a una dimensión de significado concreta. La narrativa y
los constructos mantienen por tanto una relación dinámica, la narrativa refleja los
constructos en relación y los constructos revelan la síntesis de la narrativa. En este
sentido, un sistema de constructos puede generar una extraordinaria riqueza de
escenarios narrativos. Pero también puede que la narración, como ocurre con la
narrativa sintomática, devenga repetitiva, aplicando una y otra vez los mismos
constructos sobre la experiencia vital. Podríamos entender, por tanto, que la
narrativa dominante parasitaria descrita por la TN refleja uno o varios constructos
centrales que oprimen a la persona y que hacen que la construcción de la experiencia
se constriña a esas coordenadas. Cuestionar, flexibilizar o introducir nuevos
constructos es el modo de generar una historia alternativa. A su vez, las historias son
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
42
la manera principal de ayudar a otra persona a revisar o añadir nuevos constructos
a su repertorio (Procter, 2009).
Ya hemos esbozado antes como los constructos personales entroncan con el
SCF. Si a ello le añadimos la dimensión narrativa del discurso en el plano
interaccional, obtenemos una imagen más precisa de la arquitectura de los sistemas
de construcción de significado. Esta podría semejarse a la estructura de un árbol. La
narrativa, como las hojas de los árboles, interacciona con el medio, respirando
historias, transformando la energía del sol en alimento para sí y en oxígeno para el
mundo. El follaje brota de las ramas como la narrativa surge de los constructos
personales. Cuando brota una nueva hoja, la rama también se transforma. Y a
medida que las ramas crecen permiten aumentar la riqueza y los matices del colorido
del follaje. A veces estas ramas son más visibles y explícitas, otras no. Unas son más
fuertes que otras, más o menos independientes, pero todas confluyen sobre un
tronco primigenio que cumple, con mayor o menor éxito, una función sustentadora.
Además, al igual que cada árbol tiene unas características específicas que son
tributarias del contexto en el que crece, todo sistema de significado se circunscribe
a la cultura en la que se genera (véase figura 6).
Considerando todas estas conexiones entre las unidades básicas de análisis de
Figura 6. El árbol del significado
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
43
la TCP y la TN, no es extraño que ambos enfoques converjan en muchos aspectos
de sus procedimientos terapéuticos. Seguro que el lector ya ha percibido la analogía
entre lo que White denominó lo ausente pero implícito y la naturaleza bipolar de los
constructos descritos por Kelly. White se basa en la noción batesionana de que el
conocimiento es la captación de una diferencia y que, por tanto, todo significado
esta en relación a un opuesto. Pero Kelly ya había teorizado acerca de esta forma de
entender la generación del conocimiento. Para él, un constructo es la unidad mínima
de conocimiento del individuo que consiste en la captación de una diferencia (y una
similitud). Definió los constructos como dimensiones bipolares de significado que
tiene un individuo para entender y anticipar su experiencia. En consecuencia, la
terapia de ambos modelos alienta a los terapeutas a modular la intervención en torno
a los contrastes de significado que el cliente o la familia expresan (explícita o
implícitamente) en su narrativa. A menudo en este contraste se encuentra la base
sobre la que articular el cambio.
En cuanto a la praxis, no puede pasarse por alto tampoco la similitud
intencional de la terapia de rol fijo propuesta por Kelly y la creación de una historia
alternativa a partir de excepciones de la TN. Desde ambas estrategias, se desafía a
la persona a aventurarse en la empresa de experimentar nuevas formas de hacer,
sentir y pensar acerca de los sucesos vitales a partir de una propuesta alternativa pero
coherente con los valores personales y familiares. Las similitudes técnicas no sólo
se ciñen a estos aspectos generales sino que también pueden observarse en
cuestiones más específicas de la intervención. Por ejemplo, ambos enfoques
procuran conectar siempre la acción con el significado a través de preguntas que
permitan la reflexión (e.g., escalamiento, diagrama circular, panoramas de acción
y de conciencia). Por otra parte, como se ha descrito más arriba White propuso
manejar situaciones de resistencia en terapia presentando un dilema al cliente o la
familia. Desde la TCP existe toda una línea de investigación aplicada en la que se
ha constatado la importancia de los dilemas implicativos en distintos grupos
clínicos (véase Feixas, Saúl y Ávila, 2009; Feixas y Saúl, 2005). A grosso modo,
podemos definir los dilemas implicativos como un tipo de conflicto cognitivo en el
que la construcción del síntoma está asociada a aspectos identitarios de la persona.
A diferencia de la TN, la TCP ofrece procedimientos específicos de evaluación,
detección e intervención sobre los dilemas y ha generado una notable cantidad de
investigaciones empíricas al respecto (www.usal.es/tcp). Se ha encontrado que
tanto la existencia como la proporción de dilemas en el sistema de constructos se
asocian con la severidad de los síntomas (e.g., Feixas, Montesano, Erazo-Caicedo,
Compañ y Pucurull, en prensa) y que el éxito de la terapia, con independencia del
modelo, correlaciona con la resolución de dichos dilemas (e.g., Feixas, Saúl, Winter
y Watson, 2008).
En definitiva, tanto la TCP como la TN invierten sus esfuerzos en construir
elementos teóricos y procedimientos prácticos que den cuenta de cómo los seres
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
44
humanos crean sistemas de significado para dar sentido y actuar en el mundo.
Conciben al individuo como un contador de historias (Mair, 1989), co-autor de los
guiones de su vida (Mahoney, 1988), que construye su mundo en y a través de una
red de relatos o narrativas múltiples (Sluzki, 1992). Tanto la TCP como la TN y el
modelo sistémico, además de compartir la epistemología constructivista, asumen
posturas similares con respecto a diversas cuestiones clínicas como la influencia de
la etiquetación como mecanismo mantenedor de la patología, la visión de las
situaciones de no cambio como coherentes con la estructura y organización del
sistema (individual/ familiar) y no fundadas en la personalidad o en dobles
intenciones, la centralidad del lenguaje y la visión de la terapia como un proceso de
(re)construcción de significados.
REFLEXIONES FINALES
En poco más de medio siglo de evolución, el campo de la salud mental ha
sufrido grandes transformaciones. En el año 1949 el psiquiatra Egas Moniz recibía
el premio nobel en medicina por el valor terapéutico del procedimiento de la
lobotomía en la psicosis. Muchas cosas han cambiado desde aquel hito histórico. La
psicología clínica se ha expandido mundialmente y ha asistido a un vasto desarrollo,
no siempre lineal, que ha generado un número de modelos y procedimientos
inabarcable. Aun así la historia resulta, a veces, paradójica. Es probable que en la
actualidad los investigadores de las neuronas especulares, también llamadas
neuronas espejo, opten al premio nobel y sin embargo, durante más de medio siglo
diversos autores, especialmente del modelo sistémico, habían anunciado y detalla-
do, sin tener en cuenta la biología subyacente, los fenómenos a los que hacen
referencia.
Como hemos visto la sistémica sentó las bases de una concepción relacional
del ser humano y del desarrollo de la identidad. En las últimas décadas ha
incorporado a su repertorio teórico el concepto de narrativa. No sólo ha sido el
modelo sistémico, sino que muchos otros de corte individual han adoptado la
perspectiva narrativa para dar cuenta de los fenómenos objeto de su interés. De este
modo, las terapias se muestran más sensibles a la experiencia particular de cada
cliente o familia, lo que supone una ganancia para los modelos terapéuticos al uso
y sus consultantes. Sin embargo aunque la narrativa ha alcanzado una difusión
transteórica capaz de contentar las sensibilidades de múltiples modelos terapéuti-
cos, resulta insuficiente para explicar cierto tipo de procesos psicológicos, como por
ejemplo los significados implícitos que se encuentran en un nivel no consciente y
que, por tanto, no se muestran en la narrativa (como se hace patente en el trabajo
clínico con la hipnosis). El marco interpretativo de la TCP, en cambio, es capaz de
abarcar tanto la dimensión discursiva como la implícita de los significados y
dispone de herramientas sistemáticas para su evaluación. La TN podría beneficiarse
ostensiblemente de integrar tales procedimientos en su modelo.
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
45
Otra ventaja, sin duda, de la evolución de los modelos de intervención hacia
la narratividad tiene que ver con que están más orientados hacia el futuro y menos
hacia el pasado, sin obviarlo. La meta-teoría constructivista apela a los modelos
terapéuticos a vivir en el mundo de las posibilidades. Es decir, los flexibiliza y les
permite pasar de la rigidez estructural de los modelos esencialistas (rasgos, genes,
etc.) al mundo de los significados. En consecuencia, se expanden considerablemen-
te las posibilidades terapéuticas pues, como sabe el lector, los significados no son
nunca únicos, siempre pueden ser discutidos, redefinidos y revalorizados. La TN
está especializada en diseñar procedimientos para tal fin. Visto desde la actualidad,
parece mentira que nadie se hubiera dado cuenta antes de los beneficios de
externalizar el problema. El procedimiento de externalización tiene el poder de las
ideas simples y la profundidad de las teorías bien articuladas. Pero tampoco es una
panacea. En el contexto terapéutico, la externalización puede ayudar notablemente
a focalizar y acelerar el proceso pero debe abandonarse cuando no se obtiene la
respuesta esperada o la familia no acepta la redefinición. En cualquier caso, el
legado de la TN de White no sólo se basa en este procedimiento. Por ejemplo, han
popularizado el uso cartas y documentos escritos como herramientas terapéuticas
de gran valor. En realidad, los terapeutas narrativos son auténticos arquitectos del
arte de preguntar, son artífices de miles de preguntas interesantes cuya relevancia
clínica va más allá del marco donde fueron creadas. En nuestra opinión, son
creadores de una autentica tecnología de resolución de problemas que sobrepasa
con creces la rigidez que adolece, en muchas ocasiones, el programa clásico de
entrenamiento en solución de problemas que tan amplia difusión ha tenido en la
literatura psicológica.
Desde nuestro punto de vista los modelos de intervención psicológica nece-
sitan reformularse para adaptarse a un mundo cuyas estructuras sociales cambian
cada vez más rápido. Ya hemos apuntado que una vía de desarrollo para el modelo
sistémico es la integración con psicoterapias de corte individual. Sin embargo, este
movimiento debería ser bidireccional, las terapias individuales no deberían seguir
obviando la importancia del contexto relacional en sus procedimientos. Considera-
mos que la TN encarna una de las alternativas más viables para esta evolución y que
tiene mucho que aportar a este respecto. Pero para ello se necesita, sin duda alguna,
mayor volumen y rigurosidad en la investigación sobre los procedimientos y
constructos teóricos del modelo que tan útiles resultan en la práctica clínica.
Por lo general, y a excepción de algunos autores (e.g., Gonçalves et al., 2011),
se ha renunciado (en ocasiones por considerar que está en contra de los postulados
construccionistas) a vincular la teoría de la TN con el mundo de la investigación.
En nuestra opinión, la rigurosidad en la investigación no está reñida con la TN, sólo
hace falta adoptar el marco interpretativo adecuado. La combinación de métodos
cuantitativos y cualitativos puede ser un marco muy útil para dar cuenta de la
fenomenología y la casuística relacionada con los problemas de salud metal en
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
46
términos de significado (e.g., Montesano, Feixas y Varlotta, 2009). Sin embargo,
también es cierto que esto resulta del todo imposible sin el apoyo financiero de las
instituciones macro que distribuyen los recursos. La prestigiosa revista Nature
(2012) ha tildado recientemente de “escandalosa” la falta de apoyo para los estudios
de mejora de las terapias psicológicas. Reconocen que los tratamientos psicológicos
tienen el potencial de marcar una diferencia substancial en el tratamiento de
pacientes pero que la financiación destinada a su estudio es muy escasa en
comparación a los recursos destinados al descubrimiento de fármacos. Esta caren-
cia de inversión es especialmente problemática en el caso de las terapias de corte
constructivista. Creemos que es importante que, a pesar del escaso apoyo financiero
e institucional, se sigan generando propuestas de investigación que ayuden a
difundir estos modelos por los canales a los que de momento no ha tenido acceso.
De este modo sería posible que, en las próximas décadas, la tensión entre la
“narrativa dominante” de lo biológico y los “conocimientos subyugados” de los
modelos psicoterapéuticos narrativos y constructivistas se resuelva a favor de una
postura más integrativa y surja una “narrativa alternativa” más fructífera y útil al
servicio de los usuarios de la red de recursos asistenciales en salud mental.
En el presente texto se revisan las principales intervenciones basadas en el
paradigma narrativo en el contexto del modelo sistémico. En primer lugar recapitulamos
de forma somera, aún a riesgo de resultar excesivamente simplistas, la evolución del
modelo sistémico para describir la manera en que este proceso acompaña el desarrollo
de la óptica narrativa. En segundo lugar, nos centramos en la descripción del modelo
de terapia narrativa de Michael White y el procedimiento de externalización, detenién-
donos en los principales pasos del proceso terapéutico e ilustrando cada fase con
ejemplos clínicos con el objeto de dar al lector una visión detallada de las intervencio-
nes narrativas al uso. Un último apartado está dedicado a reseñar la afinidad entre la
teoría de constructos personales y las intervenciones narrativas destacando su relevan-
cia para el futuro desarrollo del modelo sistémico.
Palabras clave: terapia familiar, terapia narrativa, externalización, constructos
personales, integración en psicoterapia
Agradecimientos
Queremos agradecer enormemente al Dr. Guillem Feixas sus sugerencias
de incalculable valor tanto a nivel conceptual como de redacción en la
preparación de este manuscrito.
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
47
Notas:
1 Las posturas constructivistas y construccionistas comparten la idea de que el conocimiento no es
la representación fiel de una realidad independiente del observador. Sin embargo, ambas posturas
difieren en algunos aspectos clave de su formulación. Mientras que para el constructivismo el
conocimiento reside en el sujeto, para el construccionismo reside en las relaciones sociales y el
lenguaje. Estas diferencias ya han sido recogidas en otros textos y exceden el propósito de nuestro
trabajo. Por ello remitimos al lector interesado en profundizar a los textos de Luis Botella y Sara
Figueras (2006) y Guillem Feixas y Manel Villegas (2000).
2 White explica su postura al respecto en una entrevista con Andrew Wood: “es mucho lo que
podemos hacer para que el contexto terapéutico sea más igualitario. No obstante, creo que es un
error suponer que la terapia pueda ser siempre totalmente igualitaria, porque la verdadera
estructura de este contexto determina lo que podríamos llamar una diferenciación de poder. Para
que esta distinción se esfumara y para poder creer que la terapia puede llegar a ser totalmente
igualitaria, los terapeutas tendrían que ignorar las particulares responsabilidades morales y
éticas vinculadas con la posición que ellos ocupan”. (White, 1994; pág. 227).
3 El término en inglés es “unique outcome”. La palabra inglesa unique se traduce literalmente como
único pero es una palabra que, a diferencia del español, se usa con muy poca frecuencia porque tiene
el matiz de señalar algo realmente extraordinario.
Referencias bibliográficas
ANDERSEN, T. (1991). The reflecting team: Dialogues and dialogues about the dialogues. New York: W.W.
Norton & Co.
ANDERSON, H., & GOOLISHIAN, H. (1988). Human Systems as Linguistic Systems: Evolving Ideas about the
Implications for Theory and Practice. Family Process, 27, 371- 393.
ANDERSON, H., & GOOLISHIAN, H. (1990). Beyond Cybernetics: Comments on Atkinson and Heath’s Further
Thoughts on Second Order Family Therapy. Family Process, 29, 157-163.
BATESON, G. (1972). Pasos hacia una ecología de la mente: una aproximación revolucionaria a la autocomprensión
del hombre. Buenos Aires: Carlos Lohlé.
BATESON, G. (1979). Mind and nature: A necessary unity. New York: Dutton.
BERTRANDO, P., & TOFFANETTI, D. (2004). Historia de la terapia familiar. Barcelona: Paidós.
BEYEBACH M. (1995). Uso de metáforas en terapia familiar. En J. Navarro y M. Beyebach, (Eds.) Avances en
Terapia Familiar Sistémica. Barcelona: Paidós.
BEYEBACH, M. (2006). 24 ideas para una psicoterapia breve. Barcelona: Herder.
BEYEBACH, M., & HERRERO DE LA VEGA, M. (2006). Psicología y pensamiento posmoderno. En L. Botella
(Ed.) Construcciones, narrativas y relaciones: aportaciones constructivistas y construccionistas a la
psicoterapia (pág 269-299). Barcelona: edebé.
BEYEBACH, M., & RODRIGUEZ MOREJÓN, A. (1994). Prácticas de externalización: la enseñanza de
habilidades para externalizar problemas. En Varios, La formación en terapia familiar (281-306). Vitoria:
Federación Española de Asociaciones de Terapia Familiar.
BOSCOLO, L., & BERTRANDO, P. (1996). Terapia Sistémica Individual. Buenos Aires: Amorrortu editores.
BOSCOLO, L., CECCHIN, G., HOFFMAN, L., & PENN, P. (1987). Milan systemic family therapy: Conversations
in theory and practice. New York, NY: BasicBooks.
BOTELLA, L., & FEIXAS, G. (1998). Teoría de los constructos personales: aplicaciones a la práctica
psicológica. Barcelona: Laertes.
BOTELLA, L., & FIGUERAS, S. (2006). Psicología y pensamiento posmoderno. En L. Botella (Ed.) Construc-
ciones, narrativas y relaciones: aportaciones constructivistas y construccionistas a la psicoterapia (pág 15-
70). Barcelona: edebé.
BRENT, D. S. (Ed.). (2011). Exploring and critiquing Ken Gergen´s Book Relational Being. [special issue].
Journal of Constructivist psychology, 24 (4).
BRUNER, J. S. (1986). Actual minds, possible worlds. Cambridge: Harvard University Press. (Edición en
castellano: La realidad mental y los mundos posibles. Barcelona: Gedisa, 1988).
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
48
BRUNER, J. S. (1990). Acts of meaning. Cambridge: Harvard University Press. (Edición en castellano: Actos de
significado: Más allà de la revolución cognitiva. Madrid: Alianza Editorial, 1991).
CANEVARO, A. (2012). Terapia Individual sistémica con familiares significativos. Madrid: Morata.
CAREY, M., WALTHER, S., & RUSSELL, S. (2006). The absent but implicit a map to support therapeutic
enquiry. Whorkshop notes, Dulwich center: Adelaida.
DALLOS, R. (1996). Sistemas de creencias familiares: Terapia y cambio. Barcelona: Paidós.
DALLOS, R. (2006). Attachment narrative therapy: Integrating systemic, narrative, and attachment approaches.
Maidenhead: Open University Press.
DE SHAZER, S. (1982). Patterns of Brief Family Therapy: An Ecosystemic Approach. New York, NY: The
Guilford Press.
DE SHAZER, S. (1985). Keys to Solution in Brief Therapy. New York: W. W. Norton & Company.
DE SHAZER, S. (1988). Clues: Investigating Solutions in Brief Therapy. New York, NY: W W. Norton &
Company.
DE SHAZER, S. (1994). Words were originally magic. New York: Norton.
ERON, J., & LUND, T. (1996). Narrative solutions in brief therapy. New York: Guilford Press.
FEIXAS, G. (1990a). Approaching the individual, approaching the system: A constructivist model for integrative
psychotherapy. Journal of Family Psychology, 4, 4-35.
FEIXAS, G. (1990b). Personal construct theory and the systemic therapies: Parallel or convergent trends? Journal of
Marital and Family Therapy, 16, 1 20.
FEIXAS, G. (1991). Del individuo al sistema: La perspectiva constructivista como marco integrador. Revista de
Psicoterapia, 6-7, 91-120.
FEIXAS, G. (1992a). Family constructs govern interaction: An integrative view. PsycCRITIQUES, 37(9), 915-
916.
FEIXAS, G. (1992b). Personal construct approaches to family therapy. In R. A. Neimeyer, & G. J. Neimeyer (Eds.),
Advances in personal construct psychology, vol. 2. (pp. 215-255). US: Elsevier Science/JAI Press.
FEIXAS, G. (1995). Personal constructs in systemic practice. In R. A. Neimeyer, & M. J. Mahoney (Eds.),
Constructivism in psychotherapy. (pp. 305-337). Washington, DC US: American Psychological Association.
FEIXAS, G. (2003). Una perspectiva constructivista de la cognición: Implicaciones para las terapias cognitivas.
Revista de Psicoterapia, 56, 107-112.
FEIXAS, G., MONTESANO, A., ERAZO-CAICEDO, M. I., COMPAÑ, V., & PUCURULL, O. (in press).
Implicative Dilemmas and Symptom Severity in Depression: A preliminary and content analysis study.
Journal of Constructivist Psychology.
FEIXAS, G., MUÑOZ, D., COMPAÑ, V., & MONTESANO, A. (2012). El modelo sistémico en la intervención
familiar. Material Docente. Universitat de Barcelona. http://hdl.handle.net/2445/31584
FEIXAS, G., SAÚL, L. A., & ÁVILA, A. (2009). Viewing cognitive conflicts as dilemmas: implications for mental
health. Journal of Constructivist Psychology, 22, 141-169.
FEIXAS, G., SAÚL, L. WINTER, D., & WATSON, S. (2008). Un estudio naturalista sobre el cambio de los
conflictos cognitivos durante la psicoterapia. Apuntes de Psicología, 26, 243-255.
FEIXAS, G., & SAÚL, L. A. (2005). La cognición: Tratamientos constructivistas. En B. Rojí y L. A. Saúl
(Comp.), Introducción a las psicoterapias experienciales y constructivistas (págs. 427-470). Madrid:
UNED.
FEIXAS, G., & VILLEGAS, M. (2000). Constructivismo y psicoterapia (3ª ed. revisada). Bilbao: Desclée de
Brouwer.
FRENÁNDEZ LIRIA, A. (2001). Una confluencia en las narrativas. En A. Fernandez-Liria y B. Rodríguez Vega.
La práctica de la psicoterapia. La construcción de narrativas terapéuticas. Desclée de Brouwer: Bilbao.
FERNÁNDEZ LIRIA, A., & RODRIGUEZ VEGA, B (2012). Terapia narrativa basada en la atención plena para
la depresión. Desclée de Brouwer, Bilbao.
FOUCAULT, M. (1979). Discipline and punish: the birth of the pridion. Middlesex: peregrine books.
FOUCAULT, M. (1980). Power/knowledge: selected interviews and other writings. New York: pantheon Books.
GARCÍA-MARTÍNEZ, J. (2012). Técnicas narrativas en psicoterapia. Madrid: Editorial Síntesis.
GERGEN, K. (2009). Relational Being: Beyond Self and Community. New York: Oxford University Press.
GERGEN, K. (1985). The social constructionist movement in modern psychology. American Psychologist, 40,
266-275.
GONÇALVES, M. M., RIBEIRO, P. A., MENDES, I., MATOS, M., & SANTOS, A. (2011). Tracking Novelties
in Psychotherapy Process Research: The Innovative Moments Coding System. Psychotherapy Research,
21, 497-509.
APORTACIONES TEORICAS E INSTRUMENTALES
49
GREENHALGH, T., & HURWITZ B. (1998). Narrative Based Medicine. Dialogue and discourse in clinical
practice. London: BMJ Books.
HERMANS, H., & DIMAGGIO, G. (Eds.) (2004). The dialogical self in Psychotherapy. Nueva york: Brunner
Routledge.
HOFFMAN, L. (1985). Beyond power and control: Toward a “second-order” family systems therapy. Family
systems Medicine, 3, 381-396.
HOFFMAN, L. (1988). A constructivist position for family therapy. Theirish Journal Of Psychology, 9, 110-129.
KELLY, G. A. (1955/ 1991). The Psychology of personal constructs. Norton/London, Routledge, New York.
KOGAN, S. M., & GALE, J. E. (1997). Decentring therapy: textual analysis of a narrative therapy session. Family
Process, 36, 101-126.
LEFF, J. P., & VAUGHN, C. (1985). Expressed emotion in families. New York: Guildford Press.
LINARES, J. L. (1996). Identidad y narrativa: La terapia familiar en la práctica clínica. Barcelona: Paidós Ibèrica.
LINARES, J. L., PUBILL, M. J., & RAMOS, R. (2005). Las cartas terapéuticas. Una técnica narrativa en terapia
familiar. Barcelona: Herder.
LINARES, J. L., & CAMPO, C. (2000). Tras la honorable fachada: Los trastornos depresivos desde una
perspectiva relacional. Barcelona: Paidós.
LINARES, J.L. (2003). ¿Acaba la historia en el posmodernismo? Hacia una terapia familiar Ultramoderna. Redes,
11, 31-47.
MAHONEY, M. J. (1988). Constructive metatheory: I. Basic features and historical foundations. International
Journal of Personal Construct Psychology, 1, 1- 35.
MAIR, M. (1989). Kelly, Bannister, and a story-telling psychology. International Journal of Personal Construct
Psychology, 2, 1- 14.
MINUCHIN, S. (1988). Where is the family in narrative family therapy? Journal of Marital and Family Therapy,
24, 397-403.
MONTESANO, A. (2009). Identidad y narrativa en la distima: análisis de contenido de constructos personales.
Trabajo de investigación no publicado. Universidad autónoma de Barcelona. Barcelona.
MONTESANO, A., FEIXAS, G., & VARLOTTA, N. (2009). Análisis de contenido de constructos personales en
la depresión. Salud Mental, 32, 371-379.
MORGAN, A. (2000). What is narrative therapy? An easy-to-read introduction. Adelaide: Dulwich Centre
Publications.
NAVARRO, J. (2004). Enfermedad y Familia. Manual de intervención psicosocial. Barcelona: Paidós.
NATURE: Therapy Deficit: studies to enhance psychological treatments are scandalously under-supported.
[Editorial]. (2012). Nature, 489, 473-474. doi:10.1038/489473b
PAPP, P., & IMBER-BLACK, E. (1996). Family themes: transmission and transformation, Family Process, 35,
5-20.
PAYNE, M. (2002). Terapia narrativa. Barcelona: Paidós.
PENN, P., & FRANKFUT, M. W. (1994). Creating a participant text: Writing, multiple voices, narrative
multiplicity. Family Process, 33, 217-231.
PROCTER, H. G. (2009). The construct. In Butler, R. (ED.) On reflection: emphasising the personal in Personal
ConstructTheory, Wiley: Chichester.
PROCTER, H. G. (1985). A construct approach to family therapy and systems intervention, in Button, E. Personal
Construct Theory and Mental Health. Beckenham: Croom Helm.
PROCTER, H. G. (2005). Techniques of Personal Construct Family Therapy. In D. Winter and L. Viney (eds.)
Personal Construct Psychotherapy: Advances in Theory, Practice and Research. Whurr, London.
PROCTER, H. G. (2012). Developments in Personal and Relational Construct Psychology: Qualitative Grids and
the Levels of Interpersonal Construing. Unpublished manuscript.
PROCTER, H.G. (1991). Psicologia de los constructos familiares. Revista de Psicoterapia, 6-7, 73-90.
SLUZKI, C. (1983). Process, structure and context: Toward an integrated view of the systemic models in family
therapy. Family Process, 22, 469-476.
SLUZKI, C. (1985). Terapia familiar como construcción de realidades alternativas. Sistemas Familiares, 1, 53-59.
SLUZKI, C. (1992). Transformations: A Blueprint for Narrative Changes in Therapy. Family Process, 31, 217-230.
SLUZKI, C. (1996). La red social: Frontera de la práctica sistémica. Barcelona: Gedisa.
SLUZKI, C. (2012). La presencia de la ausencia. Terapia con familias y fantasmas. Barcelona: Gedisa.
STEINGLASS, P. (1996). Editorial: Family therapy’s future, Family Process, 35, 403-405.
TOMM, K. (1985). Circular Interviewing: A multifaceted clinical tool. In D. Campbell & R. Draper (eds.),
Applications of systemic family therapy: The Milan model. New York: Grune & Straton.
REVISTA DE PSICOTERAPIA / Vol. XXIII - Nº 89
50
TOMM, K. (1994). Externalización del problema e internalización de la posición como agente. En M. White, Guías
para una terapia familiar sistémica. (págs. 9-19). Barcelona: Gedisa.
UGAZIO, V. (1998). Historias permitidas, historias prohibidas. Polaridad semàntica familiar y psicopatología.
Barcelona: Paidós, 2000.
VASQUEZ, G.M. (1993). A Homo Narrans Paradigm for Public Relations: Combining Bormann’s Symbolic
Convergence Theory and Grunig’s Situational Theory of Publics. Journal of Public Relations Research, 5,
201-216.
VILLEGAS, M., & PACHECO, M. (2006). Psicología y pensamiento posmoderno. En L. Botella (Ed.) Construc-
ciones, narrativas y relaciones: aportaciones constructivistas y construccionistas a la psicoterapia (pág.
159-191). Barcelona: edebé.
VON FOESTER, H. (1981). Observing systems. Seaside, CA: Intersystems Publications.
VIGOTSKY, L. S. (1962). Thought and language. Cambridge, MA: MIT Press and Wiley.
WATZLAWICK, P. (1984). The invented reality. New York: Norton. (Trad. cast.: La realidad inventada.
Barcelona: Gedisa, 1989).
WATZLAWICK, P. (1979). ¿Es real la realidad? Barcelona: Herder.
WEINGARTEN, K., & WORTEN, M. E. (1997). A narrative approach to understanding the illness experiences
of a mother and daughter, Family Systems and Health,15, 41-54.
WHITE, M. (1986). Ritual of inclusion: An approach to extreme uncontrolled behaviour in children and young
adolescents. Dulwich Centre Review.
WHITE, M. (1991). La externalización del problema y la reescritura de vidas y relaciones. Cuadernos de Terapia
Familiar, 18, 31-59.
WHITE, M. (1994). Guías para una terapia familiar sistémica. Barcelona: Gedisa.
WHITE, M. (2000). Reflections on narrative practice. Adelaide, South Australia: Dulwich Centre Publications.
WHITE, M. (2007). Maps of narrative practice. New York: W.W. Norton & Co.
WHITE, M., & EPSTON, D. (1990). Narrative means to therapeutic ends. New York: W. W. Norton. [Traducción
al castellano: 1993 Medios narrativos para fines terapéuticos. Barcelona: Paidós.]
ZIMMERMAN, J. L., & DICKERSON, V. C. (1994). Using a narrative metaphor: Implications for theory and
clinical practice, Family process, 33, 233-245.
... Además, se establecen unas jerarquías y de allí se definen roles para las personas que componen el sistema, entendiendo entonces las problemáticas familiares no solo en torno al individuo, sino al sistema familiar en general. Como lo refiere Montesano (2012): ...
... Como lo nombra Montesano (2012): "aunque el arsenal de procedimientos narrativos generados por este grupo es muy amplio, la intervención terapéutica central y que mayor repercusión ha tenido en la terapia familiar es la externalización" (p. 14). ...
... La importancia de la familia de la cual habla White, fue cuestionada por autores como Minuchin, que continuaron en la línea de la cibernética, fieles a las premisas de la teoría familiar sistémica y que cuestionan la importancia que se le da a la familia en la terapia narrativa, la cual se expone en el texto de Montesano (2012), cuando menciona que: ...
Article
Full-text available
Este artículo se fundamentó en el rastreo bibliográfico, sobre las nociones de externalización del problema de la terapia narrativa y la terapia familiar sistémica. Se desarrolló mediante la investigación tipo cualitativa, con enfoque metodológico de alcance hermenéutico, utilizando como estrategia la investigación documental. Se analizaron textos, artículos y demás fuentes con el fin de hallar la relación entre externalización del problema y la terapia familiar sistémica. Los resultados encontrados exponen que la externalización del problema es el eje central de la terapia narrativa; además este concepto fue el más utilizado por parte de los terapeutas familiares que dejaron de lado la cibernética para darle paso al construccionismo social.
... Así, Castillo y Merino (2018) afirman que es aconsejable acudir a un terapeuta familiar para evitar o prevenir un impacto mayor a causa de la ruptura familiar, ya que el terapeuta ayudará a todos los miembros a llevar esta situación con la mayor normalidad posible. Por su lado, Montesano (2012) propone la terapia narrativa como una terapia conjunta de padres e hijos, ya que posibilita una buena comunicación entre ellos. Dicha terapia permite exteriorizar el problema, y consigue que el niño tenga una visión de la situación desde fuera (Freeman et al., 1997(Freeman et al., /2001. ...
... Dicha terapia permite exteriorizar el problema, y consigue que el niño tenga una visión de la situación desde fuera (Freeman et al., 1997(Freeman et al., /2001. Esta intervención terapéutica está compuesta de tres fases: en la primera el terapeuta realiza un acercamiento con la familia y detecta la narrativa dominante, en la segunda fase el terapeuta intenta deconstruir las narrativas relacionadas con el estilo de vida insatisfactorio, y en la tercera fase se trata de construir narrativas alternativas (Montesano, 2012). ...
Article
El presente artículo consiste en una revisión teórica cuyo objetivo general es analizar el modo en el que afecta la ruptura familiar al rendimiento escolar de los niños. analizan las actuaciones que debe seguir la escuela para disminuir los eventuales impactos de la ruptura familiar sobre el rendimiento escolar de los niños. Las conclusiones a las que se llega son que el rendimiento escolar del niño puede verse afectado por ciertos cambios de comportamiento, posibles conductas agresivas, falta de interés y motivación por la enseñanza, etc., fenómenos todos ellos que pueden ser provocados por procesos de ruptura familiar Para ello se realiza una revisión de estudios y trabajos académicos orientada a conseguir un acercamiento a los conceptos de familia, ruptura familiar y rendimiento escolar, con el fin de analizar la relación que se establece entre dichos términos. Asimismo, se indaga en los efectos que puede llegar a tener la ruptura familiar en el estado emocional de los niños, en su vida cotidiana, en la economía familiar y en la relación que tienen con sus iguales. Centrándose en el ámbito educativo, se presentan una serie de propuestas que determinados autores han planteado y se
... Las cartas pueden ser también usadas como una forma de posibilitar la reflexión entre sesiones (Bacigalupe, 1996). En este caso se puede alentar al cliente a escribir una carta a sus seres queridos vivos o muertos, diálogos, notas entre sesiones, diarios, poemas, etc. También pueden ser utilizamos como una forma de dar continuidad a esas terapias que decidieron finalizar prematuramente (Montesano, 2012). ...
Article
Full-text available
Todos nosotros empleamos estrategias con el fin de dar mejor sentido a nuestro mundo, a nuestras experiencias, somos constructores de significados. Lo que nuestros clientes traen a terapia es también un sistema de construcción. El proceso terapéutico tiene que ver con una forma de entender los problemas en función del significado personal del que consulta y la conversación será el medio a través del cual se exploran y negocian nuevos significados que van a permitir a la persona seguir avanzando con un sentido más pleno por los senderos que ella misma va escogiendo. Podemos definir la intervención psicológica como una conversación terapéutica y al terapeuta como un artista de la conversación, a través del diálogo puede hacer surgir nuevos significados o nuevas formas de posicionarse ante un problema.
... En la década de los noventa la influencia del construccionismo social propuesto por Gergen (1985), citado por Montesano (2013), en los terapeutas familiares inspira la creación de modelos basados en la metáfora del texto (p. 8). ...
Article
Objective: to describe the importance of the narrative reauthorization technique in the context of family therapy in order to identify the ways in which this procedure helps families to develop new ways of coping with their life in the face of COVID 19. Methodology: the documentary research technique was used that facilitated the collection of information for the contextualization of the reauthorization process, in the narrative intervention, of family therapy in the face of COVID-19, through the search, selection, reading, analysis, registration and criticism of the references found. In addition, a process of analysis, classification, ordering and description of the care models used in family therapy from its beginnings to the present was carried out, placing the emphasis on the foundations of the reauthorization process of narrative therapy, for which They identified the characteristics and the elements that identify them. Contribution: a description is presented of some contributions that describe the models of care in family therapy, emphasizing the foundations of narrative therapy and specifically in the ways of re-authorship as a process of reissuing the lives of families in conditions of confinement such as those caused by COVID-19.
... (Boscolo, y Bertrando 1996, citado por Montesano 2012). Desde el anterior postulado la neutralidad en el terapeuta debía comprender esta actitud como un estado de actividad y esfuerzo por buscar pautas y descubrir lo que encaja con el comportamiento, en función de su cualidad estética de interacción o correspondencia en las relaciones y no sus causas y "por qués". ...
... El enfoque narrativo creado por Michael White y David Epston entre 1970 y 1980, se centra en ayudar al cliente a través de una analogía diferente de la historia, texto y relato, a redescubrir un nuevo enfoque de las experiencias vividas, por tanto, es una nueva forma de resolver los problemas emocionales (Montesano, 2012;Rodríguez, 2013). Los clientes buscan la ayuda terapéutica y expresan dentro del contexto terapéutico su motivo de consulta. ...
Article
Full-text available
La adolescencia es una etapa vital en el desarrollo de una persona, los sucesos estresantes dentro de los subsistemas en esta etapa pueden provocar sintomatología ansiosa-depresiva. El objetivo del estudio, fue diseñar un programa de intervención narrativa socioemocional para disminuir síntomas ansioso-depresivos en adolescentes. Se buscó fortalecer habilidades propias de la inteligencia emocional, como, conciencia emocional, autoimagen, autoconcepto, autoestima y autoregulación. La investigación fue de tipo cuasi-experimental, preprueba-posprueba, con grupo control y temporalidad transversal. El enfoque de la investigación fue mixto. La muestra estuvo formada por 80 mujeres entre 13 a 15 años. Los resultados cuantitativos mostraron una diferencia estadísticamente significativa en el grupo experimental con efecto mediano para la Ansiedad, pequeño para la Depresión con efectos medios y altos en la autoimagen. El análisis cualitativo de las producciones verbales y pictográficas corroboraron el impacto de la intervención en la sintomatología disfórica y la autoimagen. Es importante continuar comprobando la eficacia de la intervención narrativa socioemocional para disminuir síntomas ansioso-depresivos en adolescentes.
... El enfoque narrativo creado por Michael White y David Epston entre 1970 y 1980, se centra en ayudar al cliente a través de una analogía diferente de la historia, texto y relato, a redescubrir un nuevo enfoque de las experiencias vividas, por tanto, es una nueva forma de resolver los problemas emocionales (Montesano, 2012;Rodríguez, 2013). Los clientes buscan la ayuda terapéutica y expresan dentro del contexto terapéutico su motivo de consulta. ...
Article
Full-text available
En la actualidad el sistema de salud se ve afectado por cargas excesivas de trabajo que conllevan el desarrollo de estrés y ansiedad durante la actividad laboral en sus trabajadores. En distintos hospitales de México la prevalencia del estrés laboral va del 22 a 63%, encabezando la lista médicos residentes y enfermeras. Con el objetivo de probar la efectividad del programa “Renaciendo” basado en Terapia Narrativa para la mejora de la satisfacción personal y laboral de enfermeras, se realizó una investigación cuasiexperimental, preprueba-posprueba, teórico-práctica con temporalidad transversal. Se trabajó con grupos intactos, uno de enfermeras profesionales y otro de estudiantes de enfermería realizando su estancia profesional en hospitales. Los resultados confirman la efectividad del programa para la mejora de la eficacia personal y la reducción de síntomas de agotamiento, depresión, ansiedad y estrés. Con puntuaciones más altas altas en todas las variables, las enfermeras profesionales tuvieron una reducción significativa solamente en estrés y ansiedad, en tanto que las estudiantes de enfermería disminuyeron significativamente el estrés y la depresión y aumentaron su eficacia personal. Programas de intervención sistémico- narrativos son necesarios ya que permiten mejorar la eficacia personal así como prevenir y disminuir el agotamiento laboral y los estados emocionales displacenteros asociados que afectan personal de enfermería. Las limitaciones de tiempo y alcance son temas prioritarios en el desarrollo de este tipo de intervenciones.
Article
Full-text available
Este trabajo está íntegramente dedicado a explicar un recurso técnico en terapia de pareja: la carta relacional. Se trata de una herramienta surgida de la terapia narrativa, que está diseñada para revitalizar la ética relacional de las parejas mediante una intervención breve que consta de dos entrevistas y una tarea escrita. En el texto, se explica primero el origen de la técnica y su base teórica. Después, se describe cómo llevar a cabo el proceso con instrucciones específicas paso a paso. En un tercer apartado, se reflexiona sobre el potencial de la técnica para generar cambio relacional y los mecanismos de funcionamiento involucrados. Se presenta también un estudio de caso en el que se analiza el impacto de la técnica en el bienestar de la pareja. Por último, se discuten las limitaciones del procedimiento y se señalan futuras líneas de desarrollo.
Article
Full-text available
Este estudio contiene el análisis de las relaciones entre el construccionismo social y la terapia narrativa, enfocados respectivamente en la terapia familiar. El enfoque fue cualitativo con alcances hermenéuticos; la estrategia fue documental y la técnica de generación de información fue la lectura crítica. El análisis e interpretación de contenido correspondió a cincuenta textos. Los resultados exponen desde estas dos corrientes, que la terapia familiar es un espacio de relatos de experiencias de vida, tejidas por una cantidad de significados, cuyo vehículo para narrarlos es el lenguaje. Se concluye que en el espacio terapéutico prevalece el conocimiento subjetivo e intersubjetivo, dándole prelación a los significados en sus diferentes contextos temporal y espacial.
Article
Full-text available
Discusses the social constructionist movement in modern psychology, noting that social constructionism views discourse about the world not as a reflection or map of the world but as an artifact of communal interchange. Both as an orientation to knowledge and to the character of psychological constructs, constructionism presents a significant challenge to conventional understanding. Although the roots of constructionist thought may be traced to long-standing debates between empiricist and rationalist schools of thought, constructionism moves beyond the dualism of these traditions and places knowledge within the process of social interchange. Although the role of psychological explanation is problematic, a fully developed constructionism could furnish a means for understanding the process of science and invites the development of alternative criteria for the evaluation of psychological inquiry. (100 ref) (PsycINFO Database Record (c) 2012 APA, all rights reserved)
Book
Full-text available
Esta obra cuestiona la aparente independencia entre epistemología y psicoterapia. ¿En qué medida el sufrimiento humano y su curación dependen de la forma que tenemos de conocer la realidad? ¿Cuáles son las implicaciones terapéuticas de asumir, como hace el constructivismo, que la realidad no se nos representa directamente c omo un proceso activo de construcción? El eje vertebrador de este libro es la coherencia entre la orientación epistemológica constructiva y en enfoque terapéutico propuesto como psicoterapia constructivista. Al postular el proceso activo de la persona en su captación de la realidad, el terapeuta constructivista se centra más en las interpretaciones que el cliente ha construido que en la realidad. Para poder propiciar algún cambio en su construcción es preciso contar con métodos para el conocimiento de sus premisas básicas o constructos personales, comprender el mundo desde su propia lógica. Esta actitud implica la aceptación incondicional y la empatía rogerianas, pero va más allá. El terapeuta constructivista es activo, anima a implicarse en procesos de experiencia determinados tanto dentro como fuera de la sala de terapia, en una pluralidad de técnicas que se ampara en el carácter integrador de esta propuesta constructivista.
Article
Full-text available
How can a theory of the self be used to understand the psychotherapeutic process? The basic assumption of the 'dialogical self' is that there is no centralised 'headquarter' in the mind, but that the internal self is made up of a number of different 'characters'. Interpersonal relationships, from infancy onwards, become internalised - these internalised relationships then influence relationships during life. The Dialogical Self in Psychotherapy is divided into four clear and accessible sections, which explore: theoretical and historical assumptions of the dialogical self from different angles: psychological, developmental and neurobiological the relationships between Dialogical Self Therapy and the authors' own theoretical perspectives treatment of clients suffering from severe disorders method and research. The Dialogical Self in Psychotherapy gathers together psychotherapists from divergent origins to explore current thinking in the field: cognitive, constructivist, process-experiential, narrative, psychodynamic, psychodramatic, humanistic, and cognitive analytic. This innovative book brings together inter- and intra-subjective dialogue and clearly demonstrates how they are incorporated into the therapeutic process. © 2004 selection and editorial matter, Hubert J.M. Hermans and Giancarlo Dimaggio. All rights reserved.
Article
The authors, a mother and daughter, propose that a family's ability to cope with the illness of a member is mediated by the degree to which the illness is understood by the family's networks of healthcare, friendship, and extended family. This factor has been given less attention than other factors, for example, the family member's role, the severity and chronicity of the illness, and the treatment regimen. Each of us describes her own illness experiences and her responses to the other's illness in order to reveal differences in the illness experience along the parameter of how well their illnesses are understood. We introduce three narrative concepts- narrative coherence, closure, and interdependence-to analyze our experience and to guide the development of coping strategies to mitigate the daughter's illness-induced isolation. A ceremony of witnessing and creation of a team to 'oppose despair and nourish hope' are described.