ArticlePDF Available

El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional

Authors:

Abstract

This article aims to show that the political ideas of the selfnamed "National Reorganization Process -Proceso de Reorganización Nacional [PRN]" -were structured within the ideological frame offered by conservative-liberalism. Through the study of some of the ideologicalpromoters of the PRN, it is argued that conservative-liberalism served as merger of the different types of argentinian rights and laid the foundations for the neoliberal ideas that were impelled afer the dictatorship period
Este documento está disponible para su consulta y descarga en
Memoria Académica, el repositorio institucional de la Facultad de
Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad
Nacional de La Plata, que procura la reunión, el registro, la difusión y
la preservación de la producción científico-académica édita e inédita
de los miembros de su comunidad académica. Para más información,
visite el sitio
www.memoria.fahce.unlp.edu.ar
Esta iniciativa está a cargo de BIBHUMA, la Biblioteca de la Facultad,
que lleva adelante las tareas de gestión y coordinación para la concre-
ción de los objetivos planteados. Para más información, visite el sitio
www.bibhuma.fahce.unlp.edu.ar
Licenciamiento
Esta obra está bajo una licencia Atribución-No comercial-Sin obras derivadas 2.5
Argentina de Creative Commons.
Para ver una copia breve de esta licencia, visite
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/ar/.
Para ver la licencia completa en código legal, visite
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/ar/legalcode.
O envíe una carta a Creative Commons, 559 Nathan Abbott Way, Stanford, California
94305, USA.
El liberalismo conservador
y la ideología del Proceso de
Reorganización Nacional
Sociohistórica
2010, no. 27, p. 103-135
Morresi, Sergio
Cita sugerida:
Morresi, S. (2010) El liberalismo conservador y la ideología del
Proceso de Reorganización Nacional. Sociohistórica (27), 103-135. En
Memoria Académica. Disponible en:
http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.4878/pr.4878.pdf
103
En parte de la literatura especializada sobre la última dictadura sufrida por la
Argentina suele hacerse hincapié en la incapacidad de los protagonistas para con-
formar una ideología política coherente con sus postulados, métodos y objetivos
y que fuera asimilable por el heterogéneo conjunto de intereses que amalgamaba
el Proceso de Reorganización Nacional (PRN). Aunque es cierto que el régimen
de facto surgió con una lógica de legitimación basada en el combate a la subversión
que se mostró efectiva, al menos durante los primeros años de la presidencia de
Jorge R. Videla (Canelo, 2008; Quiroga, 2004), las armaciones sobre la incohe-
rencia ideológica del mismo parecen justicadas por la presencia -tanto en el
seno como en la periferia del gobierno dictatorial- de distintos grupos con ideas
contrapuestas entre (comúnmente, llamados “nacionalistas” y “liberales”, cf.
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27 | primer semestre 2010 | ISSN 1853-6344 | 103-135
Sergio Morresi
El liberalismo conservador
y la ideología del Proceso
de Reorganización Nacional*
* Una versión anterior de este trabajo fue presentada con el título “La democracia de los muertos. Algunos
apuntes sobre el liberalismo-conservador, el neoliberalismo y la ideología del Proceso de Reorganización
Nacional” en las XIº Jornadas Interescuelas de Historia, San Miguel de Tucumán, en septiembre de 2007.
Agradezco los comentarios que en esa ocasión realizaran Luciano Alonso, Gabriela Águila y Daniel Lvovich.
Asimismo, quisiera agradecer las recomendaciones del evaluador anónimo de este artículo.
UNGS (Universidad Nacional de General Sarmiento) - CONICET
104
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
Jordán, 1993; Pucciarelli, 2004). El objetivo de este trabajo es brindar elementos
que sustenten la hipótesis de que, pese a las importantes diferencias que había
entre estos grupos, los mismos tenían en el liberalismo conservador un sustrato
ideológico común que posibilitaba la interacción y la compatibilización de políticas
incluso más allá de su acuerdo básico sobre la lucha antisubversiva.
En este sentido, buscamos retomar el trabajo de Hugo Quiroga (2004) que
muestra los esfuerzos que la dictadura efectuó para proveerse legitimidad y cum-
plir con sus metas de transformación social y fundación de un nuevo orden. En
su libro, Quiroga distinguía, siguiendo una tradición de la teoría política, entre
las diferentes fuentes de legitimidad de las que el gobierno dictatorial intentó
nutrirse: la legitimidad de origen (que estaría dada por la situación caótica en la
que había sumido al país el gobierno “demagógico” del peronismo), la legitimi-
dad de ejercicio (que se derivaría de la capacidad de las Fuerzas Armadas para
poner en vigencia un orden) y la legitimidad de nes (que estaría asentada en los
objetivos de reinstauración republicana que serían compartidos por los elementos
“sanos” de la sociedad). Nosotros quisiéramos mostrar, de forma exploratoria,
cómo fueron procuradas ideológicamente estas distintas legitimidades a partir
del estudio de las obras de Jaime Perriaux y Ricardo Zinn.
En las páginas que siguen proponemos, en primer lugar, claricar la categoría
“liberalismo- conservador” para, luego, rastrear la presencia de esta ideología
política en dos de los referentes intelectuales que impulsaron la instalación y el
despliegue del PRN. Sobre el nal, arriesgamos una hipótesis que liga el pensa-
miento liberal-conservador del PRN con el neoliberalismo que, con posterioridad
a 1983, se impuso en la Argentina. En este sentido, y de modo subsidiario, se
espera diferenciar la ideología política del PRN de las propuestas neoliberales.
1. El liberalismo conservador como idea política
De acuerdo con una línea de interpretación clásica en la que se destaca el
abordaje de Carlos Nino (1990), el liberalismo-conservador se distingue de otros
liberalismos -como el liberalismo igualitario de John Rawls (1995)- por su énfasis
en la defensa del libre mercado y la propiedad privada y su rechazo a la inter-
vención redistributiva del Estado. Esta caracterización puede parecer atractiva,
sobre todo si pensamos en la forma en que algunos intelectuales latinoamerica-
nos privilegiaron la libertad económica a ultranza al tiempo que desestimaban
105
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
las libertades políticas y civiles. No obstante presenta un inconveniente para el
objetivo de este trabajo: para el jurista argentino, el liberalismo-conservador y
el neoliberalismo son básicamente lo mismo; para nosotros, en cambio, se trata
de dos ideologías distintas, cuyas diferencias resultan tan relevantes como sus
similitudes. Así, pues, en esta primera sección vamos a tratar de ofrecer una
caracterización algo más compleja del liberalismo-conservador
1
.
Siguiendo la denición de Norberto Bobbio (1999), entendemos por liberalis-
mo un sistema de ideas y prácticas que deduce su legitimidad del consentimiento
de los individuos y propende, en economía, al imperio del mercado, y, en política,
a la presencia de un Estado que gobierne lo menos posible. Esto implica que
el liberalismo 1) protege la propiedad privada, incluyendo la propiedad privada
de los medios de producción y 2) ergo, protege la existencia de un mercado de
trabajo, al mismo tiempo que 3) procura un Estado de poderes limitados (Estado
de derecho o constitucional) y 4) se inclina por un Estado de funciones limitadas
(Estado mínimo).
Si aceptamos esta caracterización general del liberalismo podemos pasar a
detallar cuál es el contenido especíco que diferencia al liberalismo conservador
del liberalismo en general. Tomando como base las ideas de Ángel Rivero (1998),
William Harbour (1985) y Michael Oakeshott (2000), diremos que el liberalismo-
conservador es una variante del liberalismo que 1) valoriza la experiencia sobre
la teoría y es contraria al racionalismo (es decir, a las abstracciones y a las idea-
lizaciones, lo que comporta, en general una antropología más bien pesimista),
2) es moderada y prudencialista en cuanto al cambio social, 3) se opone a las
redistribuciones progresivas de los bienes y recursos, pero no a la acción estatal
que garantiza un orden, orienta a la economía y protege los derechos. Además,
se trata de una tradición que se muestra 4) temerosa de la democracia (por sus
tendencias populistas y por entrañar el peligro de desembocar en una demagogia
o en una tiranía de la mayoría) y 5) respetuosa de la sabiduría de las tradiciones
e instituciones heredadas (a las que se siente obligada a restaurar cuando son
atacadas de modo sistemático por factores exógenos).
A diferencia del conservadurismo a secas, el liberalismo-conservador no es
contrario a un rol importante del mercado en la economía. Tampoco se opone de
modo frontal al cambio social, ya que lo acepta si se produce de modo gradual,
ni al individualismo, ya que no cree que tenga efectos necesariamente disolven-
1
En la última sección volveremos sobre esta cuestión para señalar las principales diferencias entre el
liberalismo-conservador y el neoliberalismo.
106
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
tes. Por otra parte, y distanciándose de lo que podríamos llamar el liberalismo
clásico, el liberalismo-conservador cree en la importancia de un orden social de
tipo jerárquico y, aunque comparte la idea liberal de libertad, cree que sus límites
deberían ser jados mucho más estrechamente que lo que habían sostenido los
liberales (Harbour, 1985).
Según ha sido establecido por ciertos historiadores y politólogos argentinos,
la ideología que asumieron las elites gobernantes argentinas después de la batalla
de Caseros puede ser identicada como liberal conservadora (por ejemplo, Gallo,
1980; Gallo, 1987; Gallo y Cortés Conde, 1986; Botana, 1984; 1991; Halperín
Donghi, 1987; Botana, 1985). Desde esta óptica, habría sido el sistema de ideas
liberal conservador el que permitió erigir un puente entre una república restringida
y un liberalismo democrático participativo a comienzos del siglo XX. Natalio Bo-
tana y Ezequiel Gallo señalan, además, que el liberal conservadurismo argentino,
ejemplicado en pensadores como Sarmiento y Alberdi, es una ideología que no
abreva en la tradición liberal más amplia, sino apenas en dos de sus vertientes:
los doctrinarios franceses y el liberalismo escocés. Se trata, entonces, de una
cosmovisión que deja a un lado tanto a Rousseau y a Voltaire cuanto a Locke y
a Kant, que son reemplazados por de Tocqueville, Guizot, Smith y Hume. Y se
trata, también, de restar importancia a las ideas sobre la naturaleza de la humani-
dad que dejan paso a la investigación sobre los hombres “reales”, los hábitos, las
instituciones y las condiciones económicas y políticas especícas en las que los
argentinos se desenvolvían (Martínez Peroni, 2002; Botana, 1984; Gallo, 1987;
1988). Entre esas condiciones, las más preocupantes para las elites argentinas
(tanto de la generación del ‘37 como de la del ‘80) eran la de la ausencia de un
poder unicado y aglutinante que hiciera imposible el regreso de la guerra civil
y la falta de “cultura política” de los criollos e inmigrantes que los hacía ineptos
para participar de forma inmediata de la cosa pública.
Si seguimos el razonamiento de esta lectura a la que podríamos llamar “tran-
sicional”, estaríamos en condiciones de armar que los liberales conservadores
argentinos de mediados y nes del siglo XIX anticipaban las ideas de Robert
Dahl (1989) con respecto al camino más seguro para llegar a una democracia
partiendo de un régimen hegemónico. Según Dahl, para que una sociedad arribe
exitosamente a una poliarquía estable, es necesario que en primer lugar se ga-
ranticen una serie de libertades personales económicas y políticas a la población
en general y luego, de modo paulatino, a medida que se educa a los habitantes
para convertirlos en ciudadanos, se los hace ingresar en el juego político. Como
107
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
veremos en seguida, esa misma era la perspectiva que los liberales-conservadores
sostuvieron durante el PRN, al que veían como una instancia de poder sólido y
unívoco capaz de inaugurar una etapa de reinstalación de los derechos, deberes y
garantías republicanas, a los que (luego de un tiempo prudencial durante el cual
se “educaría al soberano”) se sumaría la participación plena de la ciudadanía en
una suerte de democracia limitada por los valores constitutivos de ese orden que
aparecía como su fundamento.
2. El liberalismo conservador durante el Proceso
Si, como arma Quiroga (2004), el PRN buscó sustentar su poder en la
legitimidad de su origen, su ejercicio y sus nes, el sustrato ideológico-político
procesista, debería hallarse en el terreno que se forma por la intersección de
estos tres reclamos de legitimidad. Dicho de otro modo: si es posible hablar de
una ideología del último régimen militar, la misma debería ser compatible con
las distintas estrategias de legitimación.
2.1. La (¿in?)coherencia del Proceso
En la literatura sobre el PRN es habitual encontrar llamados de atención
sobre el carácter errático, cuando no claramente contradictorio, de sus políticas,
incluso antes de que la legitimidad brindada por el combate a la subversión se
resquebrajase. En general, se acostumbra subrayar que, ante la ausencia de una
ideología coherente que sirviera como orientadora general, los distintos secto-
res civiles y militares favorables a la dictadura se enfrentaban entre sí, causando
que el gobierno dictatorial avanzase y retrocediese hacia distintas direcciones de
forma simultánea. Desde esta perspectiva, al menos una parte importante de los
fracasos del PRN serían achacables a la falta de uniformidad de las tres fuerzas
armadas (Jordán, 1993; Canelo, 2008; Palermo y Novaro, 2003).
Pero de acuerdo con algunos autores la incoherencia del PRN no sólo se
extendía a las acciones de la Junta de Gobierno y las Fuerzas Armadas, sino a
sus mismos ideólogos. Al respecto, es ilustrativo un artículo reciente de Emi-
liano Álvarez (2007). Álvarez retoma algunos de los indicios de la investigación
de Palermo y Novaro (2003) sobre la dictadura militar y pasa revista a cuatro
108
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
instancias culturales que tuvieron como meta brindar apoyo teórico e intelectual
al PRN: el llamado grupo Azcuénaga (o grupo Perriaux), los participantes del
Congreso de Intelectuales de 1978, el encuentro de las culturas presidido por
Victorio Ocampo en 1977 y los artículos de la revista Carta Política que, editada
por la Fundación Piñero Pacheco, fuera dirigida por Mariano Grondona
2
. Desde
la perspectiva de Álvarez, el primer par puede ser calicado como conservador
tradicional y fácilmente asimilable al nacionalismo católico e integrista. La ter-
cera instancia, aunque bajo el manto liberal de Ocampo, también habría estado
conformada por personas cercanas al conservadurismo. La cuarta, por último,
representaría una voz “modernizante” que, sin embargo, no habría tenido el
volumen suciente para imponerse ni para servir de puente con el liberalismo
del proyecto económico encabezado por Martínez de Hoz, que sería, en este
sentido, contradictorio con los planes tradicionalistas del grupo Perriaux o la
ideología conservadora del Congreso de Intelectuales.
Sin negar el valor del trabajo de Álvarez, no parece descabellado armar que
su conclusión es una vuelta sobre el leitmotiv de que la última dictadura padecida
por la Argentina fue “liberal en lo económico y conservadora en lo político”.
Sin embargo, creemos que, en este punto fundamental, el autor se equivoca. Por
un lado, lee el orteguismo de Perriaux como rancio nacionalismo católico y a
sus ideas sobre la generación del ’80 como nostalgia conservadora, sin prestar
atención a los temas liberales presentes en sus argumentos. Por el otro, no resalta
los tintes conservadores (de tradición católica) de los liberales “modernizantes”
que acompañaron al PRN (como Grondona).
Desde nuestra óptica, sólo si percibimos la particular compatibilidad política
que, entre ideas diferentes, permitió el liberal-conservadurismo de personajes
como Jaime Perriaux, Ricardo Zinn, José Alfredo Martínez de Hoz, Alberto
Benegas Lynch, Carlos Sánchez Sañudo, Mariano Grondona, Segundo Linares
Quintana y Horacio García Belsunce, comenzaremos a entender mejor la trama
ideológico política del PRN. En este sentido, las distintas corrientes políticas
cercanas al régimen dictatorial A partir de ese punto, pensamos, no sólo logra-
remos comprender mejor el derrotero político-ideológico del gobierno de facto,
sino también la forma en la que, con posterioridad, el neoliberalismo se impuso
en la Argentina. Sin embargo, en este trabajo no vamos a tratar sobre todos los
2
Sobre Carta Política, véase el trabajo de Sivak (2005) y el testimonio del dueño del Banco de Intercambio
Regional (Piñero Pacheco, 1981). Nótese -además- que los argumentos de Grondona en Carta Política son
similares a los que expone Ricardo Zinn y sobre los que trataremos enseguida (Grondona, 1976).
109
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
intelectuales mencionados más arriba. Aunque pensamos que nuestra hipótesis
de que el liberalismo-conservador fue la ideología política del proceso se muestra
más fuerte cuando todos los matices son incluidos, razones de espacio nos obligan
a elegir apenas a dos exponentes (Perriaux y Zinn) para tratarlos aquí
3
.
2.2. Perriaux y la otra generación del 80
Abogado, porteño, pupilo intelectual y representante editorial de Ortega y
Gasset en la Argentina, amigo personal del lósofo Julián Marías y profesor
universitario, Jaime Perriaux (1920-1981) estudió derecho en la Universidad
de Buenos Aires y realizó distintos cursos de losofía y teoría del derecho en
Michigan, París y Madrid. Durante los años ‘40 fue, junto con José Alfredo
Martínez de Hoz, uno de los fundadores del Ateneo de la Juventud Democrática
Argentina (AJDA). En los años 50 y 60 participó de distintos grupos políticos
y gremiales (como la asociación de empresarios católicos dirigida por Enrique
Shaw). Fue, además, funcionario en los gobiernos de Guido (en carácter de
asesor legal), Levinsgston y Lanusse (ministro de Justicia). Su inuencia en
la gestación y el desarrollo del PRN fue, como veremos en seguida, de suma
importancia
4
.
Aunque Perriaux mismo aseguraba haber rmado varios artículos bajo seu-
dónimo, sólo han llegado hasta nosotros dos de sus obras. La primera de ellas se
ocupa de un análisis crítico de las teorías jurídicas (Perriaux, 1949); la segunda,
de interés para este trabajo, procura recuperar la idea orteguiana de “generación”
para su aplicación a la Argentina contemporánea (Perriaux, 1970)
5
.
El lósofo español Ortega y Gasset ha tenido una indudable inuencia en
el pensamiento liberal-conservador en América Latina y particularmente en
Argentina (Aguilar, 1998; 2004; Campomar, 2003; Cruz, 1983). Su idea de gene-
ración es, podría decirse, metódica; le sirve como instrumento conceptual para
la comprensión de la estructura del cambio incesante del hombre y del mundo
3
En trabajos anteriores (Morresi, 2008a; b) ya hemos hablado brevemente de Alberto Benegas Lynch,
José Alfredo Martínez de Hoz y Álvaro Alsogaray; en otro, que está en preparación, haremos lo propio con
Horacio García Belsunce, Segundo Linares Quintana, Mariano Grondona y Carlos Sánchez Sañudo.
4
Los datos sobre Perriaux están extraídos de Seoane y Muleiro, 2001; Sebreli, 2006; Muleiro, 2001; Muleiro
y Cadenas Madariaga, 2001; Granovsky, 2001; Muleiro, 1999; Marías, 1981 y 2002 y Túrolo, 1996.
5
También es posible considerar como obras de Perriaux, las notas y prólogos en algunas traducciones
anotadas, como la de La civilización puesta a prueba de Arnold J. Toynbee (1954).
110
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
en un sentido profundo (lo que Ortega llama metahistoria o historiología). Para
Ortega, una generación se distingue por tener la misma edad en un “sentido
vital” más que cronológico. Este sentido vital se reere a una forma de pensa-
miento, a una cosmovisión compartida por los hombres (véanse los puntos I
a IV de Ortega y Gasset, 2005 cuyo contenido fue publicado originalmente en
notas del Diario La Nación en la década del ‘30). En ciertas épocas, normales,
el pensamiento de una generación se siente a mismo como el fruto de ideas
anteriores. En otras, se percibe al pasado (sobre todo al pasado inmediato que se
supone como instancia de condensación de lo pretérito) como algo que es urgente
reformar desde la raíz. Las primeras son épocas de losofía pacíca, las segundas
de una losofía “beligerante” que aspira a destruir el pasado para superarlo de
forma radical (Ortega, 2002). Esta operación destructiva/formativa no puede
estar a cargo de la masa, pues, en esencia, las mayorías insisten en las ideologías
establecidas; debe ser, en cambio la tarea de una “escasa minoría” que se ocupe
de conquistar el territorio nuevo que está a su frente al tiempo que cuida sus
espaldas del “vulgo retardatario” (Ortega, 2002). Para Ortega, “nuestra época”
era de beligerancia; para Perriaux sucedía lo mismo: era necesario destruir el
mundo de la sociedad y el Estado demagógicos para reemplazarlo por un nuevo
orden liberal-conservador.
En su trabajo, Perriaux sigue la visión de Ortega y periodiza las generaciones
argentinas cada quince años, muestra su carácter acumulativo y establece que las
posibilidades para establecer alianzas intergeneracionales dependen de la capa-
cidad de las elites para generar un proyecto nacional que trascienda los objetivos
de la masa (Perriaux, 1970:7-10, 70-77 y 120-27, cf. Ortega, 2002). Tal como lo
subraya Ricardo Zinn, la lectura de Perriaux sobre las generaciones orteguianas
parece demandar a la Argentina una alianza alrededor de una nueva generación
del ochenta (de 1980) y de un nuevo proyecto nacional que venga a suplantar a
las generaciones de políticos “viejos”, populistas demagógicos (como Balbín y
Perón) nacidos entre 1880 y 1917 (Zinn, 1976:186)
6
. Pero, ¿en qué consistía ese
“proyecto nacional” para Perriaux y cuál era su origen?
Luego de volver de Francia, a comienzos de los años ‘50, y merced a amistades
que habían sido forjadas cuando asistía a las reuniones de ASCUA (Asociación
Cultural Argentina para la Defensa y Superación de Mayo)
7
, AJDA y los cursos
6
Se trataría de una alianza entre las generaciones activas (los que en ese momento tenían entre 30 y 60
años).
7
Perriaux, de hecho, formó parte de la Comisión Directiva de ASCUA (Fiorucci, 2001).
111
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
de Cultura Católica, Jaime Perriaux se integró a un grupo de notables encabeza-
do por Federico de Álzaga que se reunía en la contería Richmond de Buenos
Aires, a pocos pasos del estudio de Martínez de Hoz (que también era parte del
grupo). El grupo editaba la publicación Demos, una revista de baja circulación
pero de considerable inuencia entre los jóvenes antiperonistas. El objetivo de
ese grupo, según cuenta Carlos Túrolo (1996), era preparar planes de gobierno
y estar listos para participar en política cuando se lograra derrocar a la “segunda
tiranía”. Luego del golpe de estado de 1955, pero sobre todo después del triunfo
de Frondizi, Perriaux comenzó a realizar de forma habitual reuniones en su casa
en las que se discutía de política, derecho, economía y losofía, esa fue la semilla
del llamado “Grupo Azcuénaga” que varios años más tarde sería un espacio de
reunión para los que quisieran impulsar el golpe de 1976 y uno de los semilleros
de los cuadros civiles del PRN, tal como testimoniaría Martínez de Hoz cuando
fuera interrogado por la “Comisión Ítalo” en 1984 (cf. Murano, 2004; Muleiro
y Cadenas Madariaga, 2001; Seoane y Muleiro, 2001; Túrolo, 1996; Palermo y
Novaro, 2003).
En efecto, inmediatamente después de que Cámpora asumiera el gobierno,
Perriaux y su grupo comenzaron una lenta tarea de aunar voluntades y apoyos
para un gobierno militar que veían como única salida posible al desgobierno
peronista, evidenciado en la liberación de los presos políticos (Perriaux, como
ministro de justicia de Lanusse, había sido el creador de la Cámara Federal en
lo pena, CAFEPE, el célebre Camarón) y el recrudecimiento de las operacio-
nes armadas de los grupos subversivos. Ya en este momento surge la idea de
que el próximo gobierno deberá hacer aquello que la “Revolución Argentina”
no logró: reorganizar el país en sus estructuras básicas, tanto políticas, como
económicas y culturales (Palermo y Novaro, 2003). Es por ello que, por las
ocinas y por la casa de Perriaux comienzan a deslar militares, banqueros,
empresarios industriales y agropecuarios, intelectuales y profesionales del
derecho y la economía, entre los que se destacan José Alfredo Martínez de
Hoz (el futuro ministro de econoa de Videla, que tomaría de Perriaux no
sólo ideas y contactos sino también la famosa muletilla “hay que achicar el
Estado para agrandar la Nación”), Juan José Catalán (secretario de cultura del
y ministro de educación del PRN, autor de documentos sobre la forma de
detectar las ideas subversivas en los ámbitos escolares de nivel inicial), Mario
Cadenas Madariaga y Jorge Zorreguieta (ambos secretarios de agricultura de
Martínez de Hoz), Horacio García Belsunce (de las academias de Derecho,
112
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
Economía, Historia y Ciencias Políticas)
8
y Ricardo Zinn (sobre quien habla-
remos enseguida)
9
.
Los dos primeros personajes nombrados, Martínez de Hoz y Catalán, pare-
cen representar dos polos ideológicos opuestos: liberal pragmático el primero
y conservador y tradicionalista (bordeando en lo reaccionario) el segundo
10
. Sin
embargo, gracias a Perriaux que actúa como antrión, ambas visiones (liberal y
conservadora) pueden compatibilizarse en un proyecto común encabezado por
las Fuerzas Armadas que, como arman Palermo y Novaro, tenía como objetivo
primordial el disciplinamiento; disciplinamiento que implicaba una restauración
del orden perdido a la vez que una venganza histórica contra una clase obrera
que se mostraba demasiado activa y un empresariado pequeño acostumbrado a
vivir de los favores de los gobiernos “populistas”:
Pese a la apariencia de alianzas en anteriores oportunidades, esta [el golpe
de 1976] era la primera vez que militares y conservadores librecambistas
coincidían enteramente en el diagnóstico y la terapia: debían destruirse las
bases del desorden, había que liquidar a la
Argentina maldita’, acabando
para siempre con las insolencias de las identidades políticas y sociales de
los sectores populares, sus sindicatos, sus servicios sociales y hasta buena
parte de las fábricas en las que esa
plaga’ tenía su fundamental apoyo.
Se trataba en denitiva de refundar el ethos de la sociedad…(Palermo y
Novaro, 2003).
Así pues, el proyecto de Perriaux es, en más de un sentido, el proyecto del
PRN, el proyecto de la “nueva generación del ‘80”. Militares furibundamente
anticomunistas convencidos de estar peleando una batalla de la tercera guerra
8
El hecho de que García Belsunce haya sido miembro de estas instituciones tiene su importancia, porque
su calidad de académico fue resaltada tanto por los miembros del PRN (durante el diálogo político, cf. infra)
como por el diario La Prensa, con el cual colaboraba en tiempos del gobierno de facto
9
Sobre los participantes de las reuniones, véase (Palermo y Novaro, 2003; Álvarez, 2007; Muleiro, 2001;
Muleiro y Cadenas Madariaga, 2001)
10
Para Jordán (1993:131-132) podría decirse que Juan JoCatalán era un liberal con un proyecto educativo
“abierto” y razonable. Sin entrar a discutir puntualmente la fallida gestión de Catalán, vale la pena citar que
entre los objetivos que él mismo trazó para su gestión se encontraban “la vigencia de los valores de la moral
cristiana, de la tradición nacional y de la dignidad del ser argentino y la conformación de un sistema educa-
tivo acorde con las necesidades del país, que sirva efectivamente a los objetivos de la Nación...Resolución
del Ministerio de Educación y Cultura de la Nación, Nº 538, del 27/10/77. Asimismo, en el célebre documento
Subversión en el ámbito educativo (Conozcamos a nuestro enemigo), rmado por Catalán en su condición de ministro,
se armaba que los grandes problemas de la Argentina se debían a la dislocación de los órdenes naturales
“entre el patrón y el obrero, el padre y el hijo, el profesor y el alumno...”
113
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
mundial (como el general Galtieri), conservadores culturalmente reacciona-
rios (como Catalán), liberales pragmáticos (como Martínez de Hoz), liberales
doctrinarios (como García Belsunce) y empresarios de convicciones ambiguas
(como Zinn) podían no sólo compartir un diagnóstico (la necesidad de eliminar
a la guerrilla y ordenar la economía) sino también una receta: un estado de tipo
autoritario, un “poder unicador” capaz de reorganizar jerárquicamente a la
sociedad argentina.
Ya iniciada la dictadura, Perriaux, junto con algunos miembros de las Aca-
demias de Ciencias Morales y Políticas y de Derechos y Ciencias Sociales (como
Gustavo Perramón Pearson, Horacio García Belsunce y Segundo Linares Quin-
tana) y el apoyo de empresarios y banqueros, fundó la “Sociedad de Estudios
y Acción Ciudadana” (SEA). La SEA fue una entidad exclusivista, “pero no
elitista” de acuerdo con Perriaux, que reunía alrededor de mil miembros en todo
el país. Los mismos eran reclutados entre “hombres y mujeres idóneos” para la
elaboración de “planes de acción política y cultural”
11
. Uno de los planes del SEA
fue presentado al Ministro del Interior de Videla, el General de división Albano
Harguindeguy, en ocasión del “diálogo político” que se abrió con personalidades
y asociaciones en 1980
12
. Allí, la SEA propuso un plan a largo plazo (se habla
del año 2010) para el PRN que contemplaba una reforma institucional profun-
da que implicara, tal como lo había ya proclamado el presidente de facto, una
reestructuración social de mentalidades, estructuras e instituciones. En más de
un punto, el plan de la SEA no hacía más que repetir los conceptos que Ricardo
Zinn, uno de los asiduos concurrentes a las reuniones de Perriaux, había dado
a conocer en un libro publicado a pocos meses de comenzada la dictadura, La
segunda Fundación de la República.
2.3. Ricardo Zinn y la refundación de la república
Ricardo Mansueto Zinn (1926-1995), contador público, ejecutivo de empresas
(Sasetru, SocMa, Siam-DiTella), banquero y consultor económico fue funcionario
de las presidencias de Onganía (Asesor en el Ministerio de Defensa), Levingston
11
Jaime Perriaux y Gustavo Perramón Pearson, “El Ministro del Interior dialogó hoy con dirigentes de
la Sociedad de Estudios y Acción Ciudadana,” (Buenos Aires: Ministerio del Interior - Ocina de Prensa,
mimeo, 1980).
12
Sobre el diálogo político, ver González Bombal, s/f; Lvovich (2007); Morresi (2009).
114
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
(Asesor de la Presidencia del Banco de la Nación), Lanusse (Subsecretario de
Coordinación en el Ministerio de Economía) y Martínez de Perón (Secretario
de Programación y Coordinación Económica). Fue él (aparentemente, con la
ayuda de Martínez de Hoz) el que diseñó las pautas para el plan económico de
Celestino Rodrigo, de quien era asesor
13
. Con la llegada del PRN, su pertenencia al
grupo comandado por Perriaux le facilitó su entrada al Ministerio de Economía
14
.
Cuando la Argentina retornó a la democracia, Zinn se unió a la Ucedé de Also-
garay, se acercó a la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas
(FIEL), al Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y a la
Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA). También creó, en 1978, junto al
empresario Gilberto Montagna, su propia entidad: la fundación Carlos Pellegrini,
una institución dedicada a la promoción de los valores liberales y a la exaltación
de la gura del presidente de la generación del ochenta. Luego del triunfo de
Menem, Zinn participó junto con Mariano Grondona (h), del cuerpo de asesores
de María Julia Alsogaray en las privatizaciones de ENTEL y SOMISA. Su última
labor pública fue la de asesorar a Estenssoro en la privatización de YPF (murió
junto con él en un oscuro accidente aéreo)
15
.
Aunque no fue protagonista de lo que podríamos llamar strictu sensu el “ám-
bito intelectual”, durante el PRN, Zinn fue gestor e impulsor de dos iniciativas
de carácter educativo/ideológico que tendrían un impacto importante en las
últimas décadas de la historia nacional: el Centro de Estudios Macroeconómi-
cos de Argentina (CEMA, cuya creación en 1980 apoyó con donaciones de su
propio estudio y del Banco de Italia, donde era miembro del directorio junto
a los hermanos Rohm y a Franco Macri) y la Escuela de Dirección y Negocios
13
A pesar de que la mayoría de los trabajos (por ejemplo, Restivo y Dellatorre, 2005) sostienen que el
plan conocido popularmente como “el rodrigazo” fue redactado por Zinn, Murano (2004) insinúa que el
joven economista Pedro Pou también estuvo involucrado, mientras que García Belsunce (1982) arma que
Martínez de Hoz no fue ajeno a la tarea.
La manera en que llegó Zinn a imponer su plan al gobierno peronista no está clara: algunos (Restivo y
Dellatorre, 2005; Jordán, 1993) hablan de contactos directos con el lópezreguismo, pero también parece
factible la inuencia del empresario azucarero Carlos Blaquier (cf. Sáenz Quesada, 2003).
Hay dos interpretaciones con respecto al objetivo de Zinn: una pragmática arma que su objetivo era
producir una escalada inacionaria capaz de licuar las deudas del sector empresario, cuyos intereses repre-
sentaba; la otra, doctrinaria, arma que Zinn tenía en mente un reordenamiento general de la economía (y
aquí nuevamente se dividen las opiniones con respecto a lo loable o lo execrable de este reordenamiento).
Al respecto, cf., Muchnik, 1978; Restivo y Dellatorre, 2005 y Túrolo, 1996.
14
Hay fuentes que arman que Zinn se desempeñó como asesor del Ministerio encabezado por Martínez
de Hoz, sin embargo, debe haberse tratado de un asesoramiento informal.
15
Para datos sobre Zinn y las fundaciones en las que participó, cf. Restivo y Dellatorre (2005); Murano
(2004); Cortina (1997); Thompson (1994); Heredia (2004) y Zinn (1996).
115
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
(IAE, hoy en día parte de la Universidad Austral, a cuyos cursos y reuniones
informales de nes de los años setenta, Zinn asistía y otorgaba nanciamiento).
Como dijimos más arriba, a pesar de su escasa producción intelectual Zinn
obtuvo el reconocimiento de amplios sectores de poder, no sólo por sus co-
nexiones (empresariales y políticas), sino también por sus ideas, publicadas a
pocos meses de comenzada la dictadura. en el libro La Segunda fundación de la
República (Zinn, 1976). El libro se convirtió en una suerte de best-seller, al menos
entre los sectores cercanos al Proceso, y sus ideas fueron citadas muchas veces
en los círculos anes al régimen (generalmente en forma crítica, por razones
que enseguida se explican)
16
.
El libro de Zinn es, a su modo, una síntesis perfecta de la ideología liberal
conservadora que imperó durante el PRN. El volumen, que se divide en seis
partes, se abre con un título llamativo: “sesenta años de decadencia” porque, para
el autor, la Argentina de 1976 se encuentra al nal de un proceso entrópico que
habría comenzado con la Ley Sáenz Peña y la llegada del “populismo radical”
a la primera magistratura. El origen de esa decadencia, sostiene Zinn, es doble:
por un lado, la generación del ’80 (“la última que tuvo un proyecto nacional”)
yerra en gran escala al cerrar las puertas del ascenso social a los inmigrantes que
se muestran como dignos ciudadanos, por el otro, el radicalismo es incapaz de
generar un nuevo plan para la república. Aquí, Zinn parece tomar en cuenta las
críticas de algunos historiadores al orden conservador (cf. supra punto 1); hay
admiración por el proyecto del ochenta, pero también cuestionamientos porque
la clase gobernante se “suicida” en su cerrazón a la nueva realidad socioeconó-
mica derivada de la inmigración que ella misma-acertadamente- promovió. Los
problemas no se solucionarán, continúa Zinn, con los gobiernos conservadores
de 1930-1943, ya que estos, pecando de inmediatismo, tampoco son capaces de
generar un proyecto de país a futuro y, para colmo, inuidos por ideas nacionalis-
tas, implementan una serie de medidas “estatizantes” (como las Juntas de Granos
o de Carnes) que, a la postre, harían más sencilla la labor del populismo. En este
punto, claramente, la visión de Zinn se aparta de la de otros compañeros de ruta
16
Del libro de Zinn se publicó una versión en inglés que fue favorablemente reseñada en Estados Unidos,
y que contaba con una presentación del embajador estadounidense en la Argentina, Robert Hill (Zinn,
1979). También se editó una “continuación” en 1980, aunque en realidad se trataba de una versión revisada
y ampliada del texto original (Zinn, 1980). El éxito de la primera edición en castellano se subraya en el
prólogo de Zinn (1980) y se corrobora por las menciones de las ideas de Zinn que hicieron los miembros de
la Academias de Derecho y Ciencias Sociales y de Ciencias Morales y Políticas que concurrieron al Diálogo
Político llevado adelante por el PRN sobre el nal del gobierno de Videla (Morresi, 2009).
116
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
del PRN que, como Benergas Lynch (1989), Linares Quintana (1976) y García
Belsunce (1982), veían en los gobiernos de ese período una saludable vuelta hacia
las instituciones y hábitos que habían hecho a la Argentina una república liberal
con un futuro promisorio. El golpe de 1943 marca para Zinn (y para casi todos
los ideólogos cercanos al PRN) el punto de inexión denitivo: a la demagogia
de una “interminable esta permisiva” se suma pronto el populismo peronista,
en el que el criterio de la cantidad reemplaza al de la cantidad, que “sumerge a
los individuos en un universo de emociones superciales” que transforma a la
población en una “masa abyecta” y sin futuro. Y es que para Zinn el peor de los
pecados populistas es su actitud miope (su “horizonte reducido al más egoísta
de los presentes”). Este “presentismo” tiene una “connotación teológica”: así
como el individuo se aleja de mismo (para ser parte de la masa) se aleja de
Dios, “que encierra el futuro y el pasado y los trasciende en su perennidad”,
escapándose así de los “mandamientos y las normas éticas que condicionan su
conducta presente” (Zinn, 1976: 20-21, 42-45, 50-51).
La curiosa ligazón que Zinn establece entre política y teología tiene dos co-
rolarios que vale la pena resaltar. El primero, de carácter teórico, es la condena
(junto al marxismo) del nihilismo, el existencialismo y el “humanismo ateo”
(aparentemente, la referencia es a Sartre, Zinn, 1976) con lo que el pensamiento
de Zinn se acerca al de algunos de los expositores que se reunieron en el “Primer
Congreso Nacional de Intelectuales” que se realizó en 1978 y donde estuvo pre-
sente un amigo personal de Perriaux, el también orteguiano Máximo Etchecopar.
17
El segundo, de carácter práctico, es que para Zinn aparecen como “gobiernos
populistas” no sólo las presidencias peronistas, sino también las radicales, las
desarrollistas e incluso las militares. El desarrollismo, dice Zinn, parece tener una
visión de futuro, pero en realidad es apenas un conjunto de enunciados vacíos;
su sustancia está en un materialismo, que, “no está unido a valores morales” y
por lo tanto sirve para cualquier ideología y puede predisponer a la esclavitud y la
masicación
18
. Con respecto a los gobiernos militares, algunos deben ser criticados
por su excesivo “estatismo”, pero, de acuerdo con Zinn, sin dudas “el peor” fue
el que encabezó Lanusse: “El proceso de institucionalización promovido por el
gobierno Lanusse es perfecto ejemplo de acto irracional y sin futuro, típicamente
17
Etchecopar, un conservador con simpatías por el franquismo y miembro fundador del Ateneo de la
República, había sido funcionario del gobierno de Onganía como ladero de Mario Amadeo; junto con Juan
José Catalán formaban lo que podríamos llamar el ala más “dura” del grupo Perriaux, (Rouquié, 1994:369,
vol. 2; cf. Lewis, 2001; Álvarez, 2007).
18
Cf. la misma idea expresada por Álvaro Alsogaray (1969).
117
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
demagógico”, por haber reincorporado al peronismo a la vida política, dice Zinn,
en perfecto acuerdo con las ideas de los militares procesistas que insistían una
y otra vez en que esta vez no les iba a suceder lo mismo que a sus predecesores
(Zinn, 1976:53-54) (cf. Sidicaro, 1996).
Otro punto en el que Zinn coincide plenamente de acuerdo con las declaracio-
nes de los miembros de las Fuerzas Armadas (y con algunas de las ponencias del
Congreso de Intelectuales) es con respecto a la importancia del lugar geopolítico
de la Argentina, al que dedica la segunda parte de su libro. Zinn, como muchos
de los militares (Videla, Harguindeguy, Villegas, Menéndez, Galtieri, Saint Jean…)
y civiles (Perriaux, Etchecopar, García Belsunce, Perramón Pearson, Linares
Quintana, Grondona…) del PRN, está convencido que Argentina está librando
una de las batallas de la tercera guerra mundial.
19
Se trata, dice Zinn retoman-
do argumentos de la realpolitik y de la visión doctrinaria de la guerra en forma
alternativa, de una batalla inevitable y de formas inéditas en la que Argentina
está forzada a participar “del lado de Occidente”, junto a los Estados Unidos,
ya que Europa sería demasiado “blanda” y habría negociado con el comunismo
(Zinn, 1976: 66-96).
De acuerdo con Zinn, lo que la Argentina debía defender al luchar en esta
tercera guerra mundial era su “integridad espiritual”, su “destino” puesto en
riesgo por la decadencia producida por la demagogia y el populismo. La “iden-
tidad” argentina, para Zinn, estaría originada en la Libertad, concepto que Zinn
deriva de la existencia de Dios (en una curiosa mezcla de referencias a Ortega
y Gasset, Spinoza, Descartes, Hegel, Aristóteles, Platón y Montesquieu). “El
hombre es libre porque participa, aunque de una manera imperfecta, en la
absoluta ausencia de necesidad, que es Dios”, sostiene el autor. La Argentina,
pueblo cristiano, ha nacido libre y debe mantenerse así, enfrentándose a sus
enemigos externos y a la subversión interna que intentan disolver su esencia
atacando su soberanía. Esta idea se entiende mejor cuando se considera que
Zinn supone que la libertad es, a la manera de Hobbes (Hobbes, 1985; cf.
Janine Ribeiro, 1999; Nielsen, 1986; Ryan, 1996), equivalente a la seguridad y
19
Para Zinn (1976: 85-111), se trata de una lucha con varias facetas: una cultural-militar contra la subversión
de raigambre populista, una económico-política contra el imperialismo ruso (que los argentinos habrían
comenzado en 1930 cuando los gobiernos conservadores expulsaron a la compañía rusa Yuyamtorg) y una
general, total, contra el marxismo anti-occidental. En su segundo libro, Zinn (1980:141 y ss.) vuelve sobre
el tópico para insistir en la idea de que Argentina libra la tercera guerra mundial que había sido anticipada
para 1985 por los estrategas militares de la OTAN, como el general Hacket (1982). Para Zinn, en 1980, es
claro que la etapa de la subversión abierta ha sido superada en Argentina, pero es necesario “estar alerta y
luchar la batalla cultural” para evitar un posible rebrote.
118
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
la soberanía es su garantía; así pues, cuando la guerrilla pone en riesgo al Es-
tado de derecho o cuando la subversión cultural y la demagogia trastocan los
valores tradicionales, el poder soberano trastabilla y, junto con él, es la libertad
misma (que sólo puede existir en el marco de la ley), la que está en riesgo
(Zinn, 1976:157-174; Zinn, 1980:151-161). ¿Y cuáles son estos valores tradi-
cionales que deberían ser protegidos? Zinn menciona varios lugares comunes
(el esfuerzo, el trabajo, la tolerancia…), pero el corazón de su razonamiento
apunta, de modo inequívoco, a la defensa del corazón del sistema capitalista:
la propiedad privada de los medios de producción (Zinn, 1980:163-186). Para
Zinn, del mismo que para otros conservadores liberales como Perriaux (1980)
y García Belsunce (1982), el capitalismo no es apenas un sistema económico,
sino la forma misma de la libertad en el mundo contemporáneo. El capitalismo
y el individualismo, asegura Zinn, no sólo no atentan contra la sociedad, son
su misma condición de posibilidad; lejos de ser disolventes, ayudan a reunirse
a las personas en pueblos libres. Es por ello que debe defenderse el carácter
“sacro” de la propiedad privada y cumplir con una serie de pautas que hacen a
un Estado y a una economía libre, como la seguridad social privada y voluntaria,
la erradicación de las prácticas extorsivas de los sindicatos que se inmiscuyen
en política, la supresión de leyes que garantizan salarios, estabilidad laboral o
impunidad ante quiebras (Zinn, 1976:174-181 y 212-216; Zinn, 1980:165).
El libro de Ricardo Zinn termina con una sección propositiva, un plan para
la nueva generación del ’80, un proyecto de gobierno a futuro para el PRN. En
este punto, el autor recupera una idea de Kant con respecto a la interrelación
entre libertad, ley y fuerza (cf. Kant, 1990). Zinn muestra entonces que la república
no puede vivir sin los tres términos de la ecuación kantiana y que Argentina, en
los años que van de 1916 a 1976 siempre ha tenido un décit en un aspecto u
otro. Por eso, y por la difícil coyuntura del país en ese momento, concluye que
es necesario refundar la república, reformando o reemplazando la constitución
de 1853-1860-1958 por un cuerpo legal que garantice la presencia permanente
de las fuerzas armadas en el seno del gobierno. Concretamente, Zinn propone
(ya en 1976) 1) que los militares permanezcan en el poder durante un largo
período de tiempo (“para erradicar la subversión” en todas sus formas, ree-
ducar cívicamente a una población “dopada” por la demagogia y reencauzar a
los partidos políticos, los sindicatos y las asociaciones civiles) y 2) crear, luego
de un tiempo, un “Consejo de Garantía de la República”, integrado por los
comandantes de las fuerzas armadas y por los futuros ex presidentes, encargado
119
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
de vigilar que los partidos políticos se comporten con “seriedad política” y no
estén inltrados o inuenciados por posturas “populista-marxistas” y de actuar
como contralor del poder ejecutivo civil (el acuerdo de sus miembros sería
requerido para nombrar gobernadores provinciales, ministros y funcionarios)
(Zinn, 1976:185-226).
En esta última cuestión, Zinn parece apartarse de los planteos de otros
conservadores liberales (defensores a ultranza de la vigencia de la Constitución
Nacional). Sin embargo, cuando se observan detenidamente los argumentos de
Zinn y se los contrasta con los de, por ejemplo, García Belsunce (1982) o Sánchez
Sañudo (1981), se cae rápidamente en la cuenta de que las diferencias no son de
fondo, sino de forma. En realidad, la distancia que separa a Zinn del resto de los
liberal-conservadores no es muy grande; todos están de acuerdo en que el PRN
debe gobernar en solitario durante un largo tiempo, pero discrepan con respecto
a la forma de institucionalizar rol que les cabrá a las fuerzas armadas una vez
superado el “período crítico”. Zinn apuesta a una reforma de la constitución, la
mayoría de sus colegas a una serie de reformas legales no constitucionales y de
normas de jurisprudencia que sean capaces de alcanzar los mismos objetivos (tales
como la prohibición de ciertos partidos, el retiro de derechos políticos a deter-
minadas personas, la exigencia de ciertas calicaciones para poder ser candidato
político, la reforma de la estructura ministerial para integrar a los comandantes
militares, etcétera)
20
. Es decir que ni Zinn ni los otros liberal-conservadores
confían en que la sola labor “educativa” o “cultural” del PRN pueda garantizar
el orden por ellos defendido y vislumbran la necesidad de erigir instituciones que
actúen como barreras de contención a cualesquiera desviaciones en las que la
población civil pudiera incurrir. Se trata, en suma, no sólo de educar al soberano,
sino también de tutelarlo, al menos hasta que éste tenga en claro cuáles son los
límites de la libertad, o, para decirlo con las palabras de Sánchez Sañudo “qué es
y qué no es la democracia”.
20
La coincidencia de fondo entre Zinn y otros intelectuales cercanos al PRN puede notarse en su segundo
libro, donde el autor cambia su postura original, armando que en lugar de una “engorrosa” reforma cons-
titucional, los problemas institucionales podrían resolverse mediante modicaciones en las leyes electorales.
Esas modicaciones deberían incluir prohibiciones de ciertos partidos e ideas políticas, así como la reforma
del sistema electoral (para volver al voto uninominal). De todos modos, al igual que Perriaux (Perriaux y
Perramón Pearson, 1980) y en consonancia con las declaraciones a la prensa del PRN (Quiroga, 2004), Zinn
arma que el retorno al Estado de Derecho debe hacerse en forma lenta y escalonada, para evitar desbordes
de los políticos (Zinn, 1980: 371-396).
120
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
3. La Restauración del orden y el éxito del PRN
En este último punto quisiéramos volver sobre el liberalismo-conservador para
especicar (mediante un breve punteo) sus principales características. Esto nos
permitirá entender por qué la ideología del PRN resultó exitosa, a pesar de ser
aplicada con inconstancia, y de qué modo se relaciona con el modelo neoliberal
que la reemplazó a mediados de los años ’80.
3.1. El liberalismo-conservador del Proceso
Los gobiernos dictatoriales argentinos se caracterizaron siempre por buscar
el apoyo de civiles. Ese apoyo provenía de dos fuentes enfrentadas entre sí, los
“nacionalistas” (cercanos a la iglesia, al fascismo, a la ideas “comunitaristas”, al
corporativismo, al tradicionalismo, al conservadurismo, al franquismo e incluso
a ciertos sectores del peronismo) y los liberales (proclives a un orden político
plural, a una apertura económica en consonancia con los principios económicos
del liberalismo clásico, a la primacía de la constitución de 1853 y el profesiona-
lismo militar). Esta división es, por supuesto, de “tipos ideales”, ya que los dis-
tintos actores de cada situación histórica participaron de un proceso de enorme
dinamismo y complejidad (Lewis, 2001; Rouquié, 1994; Potash, 1986; McGee
Deutsch, 2005). Sea como fuere, por distintas razones que no vamos a analizar
aquí (como por ejemplo la decadencia de los fascismos, la marcha de la guerra
fría y el nuevo contexto internacional, el lugar del peronismo en la política ar-
gentina, la aparición de movimientos guerrilleros, los cambios en el sistema de
acumulación), esta división que estuvo clara hasta mediados del siglo pasado se
fue desdibujando a partir de los años setenta.
Esto no quiere decir que no quedaran vestigios de esas divisiones. Como lo
muestran Canelo (2008) y Palermo y Novaro (2003), había claras divergencias
al interior de las Fueras Armadas entre lo que podría denominarse el sector
“duro” (“halcones” o “pinochetistas” en el lenguaje de la época) conformado
por ociales al mando de tropas, en general cercanos al nacionalismo, y otro
“blando” (“palomas” o “politicistas”) fuerte en los rangos más encumbrados y
más cercanos a las posiciones liberales. El conicto entre esos dos sectores, fue
recurrente, sobre todo al comienzo del PRN, a pesar de que ambos apoyaban (y
ese era su punto táctico de intersección) la lucha antisubversiva (Quiroga, 2004;
121
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
Sidicaro, 1996). Sin embargo, fue un tercer sector, el llamado “moderado”, que
se mantenía en un punto equidistante de los otros dos, el que marcó la pauta
político-ideológica general del PRN. Este último grupo (en el que podríamos
ubicar tanto a militares como Videla, Harguindeguy y Saint-Jean, cuanto a civiles
como Martínez de Hoz, Grondona y Perriaux), funcionó como árbitro y factor
de equilibrio, recibiendo alternativamente tanto el apoyo de los duros como de
los blandos (Canelo, 2003; 2004; 2005; 2008).
Aunque podría verse en los “moderados” apenas el producto o el residuo de
las luchas entre nacionalistas y liberales, lo cierto es que se trataba del grupo más
numeroso, el que disfrutaba de mayores espacios de poder y el que ponía el rumbo
general del régimen. Y ese rumbo no constituía un tránsito errático de medidas
de un lado y de otro, sino que era la expresión institucional de la ideología liberal-
conservadora a la que los integrantes del “grupo Perriaux”, así como muchos
de sus compañeros de ruta, ayudaron a cimentar. En cierto sentido, podríamos
describir al liberalismo-conservador como el síntoma de un amalgamamiento entre
nacionalistas y liberales en un único modelo multifacético cuyas características
principales no está de más señalar nuevamente, de modo sintético:
- Es anti-comunista, pero también anti-peronista (y, en general, también
anti-desarrolista).
- Es propulsor del libre mercado, pero también de un Estado fuerte, capaz
de poner en funcionamiento ese mercado.
- Es favorable a las formas republicanas y representativas, pero se muestra
proclive a la regulación y el control de esas formas para que arrojen los
resultados que se suponen correctos desde un punto de vista meta-
institucional.
- Es contrario a la democracia, pero abierto al pluralismo político (con
restricciones al comunismo y al populismo).
- Reivindica las tradiciones políticas, morales y culturales, pero tiene
ambiciones modernizantes e institucionalizantes.
122
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
- Es proclive a un ordenamiento jerárquico, pero no de corporaciones,
sino de individuos-ciudadanos.
- Se muestra alejado del integrismo católico
21
, pero no deja de señalar la
importancia de la instalación social de una “ética cristiana” para que el
orden político funcione.
El listado que acabamos de exponer no es una suma de paradojas, sino que
resume el ideario liberal-conservador: libertad, pero dentro de un orden jerárquico
establecido. Es este modelo, que más arriba hemos ejemplicado con los aportes
de Perriaux y Zinn, el que sirvió como principal sustento ideológico del PRN,
en la búsqueda de su legitimidad de origen (la decadencia argentina producto del
populismo y la demagogia), de ejercicio (la restauración de un orden jerárquico,
pero de un pluralismo restringido, y económicamente ortodoxo) y de destino (la
institucionalización de un régimen de nuevo tipo, mediante una reforma cons-
titucional o mediante una batería de leyes y reglamentaciones que facilitaran la
perennidad de los cambios introducidos)
22
.
Sostener que el PRN contó con una ideología política que le sirvió de sustento
(y también de horizonte) no implica armar que la dictadura fuese sistemática-
mente coherente con el ideario liberal-conservador. Tal como ha sido señalado
por distintos analistas (Palermo y Novaro, 2003; Sidicaro, 1996; 2006; Quiroga,
2004; Pucciarelli, 2004; Jordán, 1993; Canelo, 2005; 2008), los actores principales
del PRN tuvieron dicultades para llevar adelante una agenda política consistente.
En este sentido, y dejando a un lado el acuerdo sobre la necesidad de suprimir la
subversión, las contradicciones prácticas en las que incurrió el último gobierno
de facto parecen ser más producto de una lucha interna de intereses y poderes (y
en ocasiones de personas) que de proyectos ideológicos dispares. No obstante,
a pesar de la incapacidad del Proceso para convertir en sistemática política su
ideología, pensamos que es posible armar que el liberalismo-conservador tuvo
éxito en el sentido que sus impulsores civiles lo procuraron: el PRN dio lugar
a un nuevo orden ético-político sobre el que, más adelante, pudo montarse la
21
Este alejamiento es ante todo teórico, ya que hay espacios de socialización comunes entre liberales-
conservadores y conservadores reaccionarios. Sin embargo, pueden percibirse señales claras durante el
PRN, como la censura (temporaria) de la revista Cabildo.
22
A este respecto puede ser útil confrontar los planes de Zinn y Perriaux con el que presentaron en distintos
momentos las Fuerzas Armadas (Canelo, 2005; Vázquez, 1985; Yannuzzi, 1996; Castiglione, 1992).
123
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
ideología neoliberal. A este nuevo orden bien podríamos llamarlo tal como lo
hacía Perriaux: la democracia de los muertos.
3.2. La democracia de los muertos
En el plan de gobierno que la SEA presentó a Videla, Perriaux recuperaba
algunos pasajes de la pluma del novelista y ensayista inglés Gilbert K. Chesterton
(Muleiro, 1999). Chesterton, un conservador sui generis de profundas convicciones
anticapitalistas y fundador de la Liga Distribucionista (una suerte de tercera vía
avant la lettre), tenía curiosas ideas sobre la democracia que se inspiraban en los
escritos de Edmund Burke. Para Chesterton, la democracia era la proyección
de la personalidad humana en al ámbito de la política, un espacio de reunión e
interdependencia secular de los individuos a la vez que un punto de encuentro
entre la eternidad y el tiempo divino (Jiménez, 2006). Así pues, para Chester-
ton, la democracia debe entenderse como gobierno de ciudadanos, de hombres
probos capaces de interactuar, y no como gobierno de las masas. La democracia
es también el gobierno de la tradición “que son una sola y misma idea”. Por
Tradición, vale la pena aclararlo, Chesterton no entendía apenas las prácticas he-
redadas, sino una actividad dinámica, capaz de vincular el pasado con el presente
y planicar el futuro. Las creencias y los valores de ayer deberían ser rescatados
no por su prosapia, sino por su capacidad de brindar sentido de comunidad y de
porvenir a los pueblos (Chesterton, 1998; Jiménez, 2006; Pearce, 2004). Sólo en
este contexto teórico puede entenderse una cita de Chesterton que suele ser mal
utilizada (y que es la que usaba Perriaux):
“Seguir la tradición signica dar voz y voto a la más nebulosa de las clases
sociales: la de nuestros antepasados. Es la democracia de los muertos. La
tradición se resiste a rendirse ante la arrogante oligarquía de aquellos cuyo
único mérito es estar entre los vivos”. (Chesterton, 1998:28)
Para el escritor irlandés, lo esencial era que la democracia no degenerara en
utopismo redentor ni en individualismo atomista (Jiménez, 2006). Lo que propone
Chesterton no es un tradicionalismo reaccionario, sino un dique de contención
a un futurismo que desembocará en fascismo; una reivindicación de la tradición
para poner coto al avance incontenible de “dirigentes” que destrozan las ideas (y
124
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
las vidas) de la “gente común” en nombre de una sapiencia improbable
23
. Pero,
más allá de Chesterton, ¿qué es lo que pensaba Perriaux al recuperar la referencia
al escritor inglés?
Responder a esta pregunta no es sencillo, al menos con el material contenido
en este trabajo. Sin embargo, cabe apuntar que Perriaux, Zinn y varios de los
liberal-conservadores mencionados más arriba se basan en ideas de cuño elitista
del todo contrarias a las de Chesterton, en donde la tradición (entendida ahora
en su sentido más lato de hábitos e ideas del pasado) comparte la supremacía
con cierto futurismo refundacional y en donde la democracia juega un papel
menor. Lo importante para el pensamiento liberal-conservador no es, al n y al
cabo, la democracia, que es apenas un “mecanismo de elección” que no debería
fetichizarse, sino el orden republicano.
24
Al respecto, García Belsunce aclara:
“Nuestra forma de gobierno por imperio del artículo 1° de la Constitu-
ción Nacional es la República Representativa y Federal. La Constitución
Nacional no alude a la democracia como forma de gobierno; no obstante,
la ciencia política y la doctrina constitucional han admitido que la elección
del gobierno por el pueblo es un concepto inmanente a la república como
forma pura de gobierno. Pero tampoco debemos ligar como conceptos
inseparables, por seguir un doctrinarismo que como tal puede y debe ser
superado, los de república y democracia.
La democracia es un proceso para llegar a la república […] la república
está dada en su esencia por la noción de representatividad y éste es un
concepto no cuantitativo, sino cualitativo, que por lo tanto se desnatu-
raliza frente a la llamada democracia de masas […] Además, la república
representativa exige también la representatividad cualitativa en el repre-
23
En este punto vale la pena citar el pasaje que complementa al que hemos reproducido más arriba: “La
democracia nos aconseja no desoír la opinión de un hombre bueno; aunque sea nuestro mucamo. La tra-
dición nos pide que no desoigamos la opinión de un hombre bueno; aunque sea nuestro padre. Yo por lo
menos, no puedo separar las ideas de democracia y de tradición; me parece evidente que ambas son una
misma idea [...] Debo decir primero, qué si he tenido una inclinación, siempre fue una inclinación a favor
de la democracia, y por consiguiente, de la tradición. Antes de llegar a ningún principio teórico o lógico, me
conformo con permitirme esta confesión personal: siempre he estado más inclinado a creer en el clamor
de la clase trabajadora, que a creer en esa selecta y perturbada clase literata, a la cual pertenezco. Preero
aún las fantasías y los prejuicios del pueblo que ve la vida desde dentro, a las demostraciones más claras del
pueblo que vé la vida desde fuera” (Chesterton, 1998:28).
24
Zinn (1976:126-127) llega a decir que la conocida frase de Borges (“la democracia es una exageración
de la estadística”) no es verdadera, pero se acerca a la realidad. Al respecto, comparar con las declaraciones
de los miembros del SEA (Perriaux et al., 1980; Morresi, 2009) y la visión de Álvaro Alsogaray (1993) y
Sánchez Sañudo (Sánchez Sañudo, 1969).
125
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
sentante, o, lo que es lo mismo, el gobierno de los más por los mejores
a n de no caer en el acertado concepto de la ‘kakistocracia’”. (García
Belsunce, 1982:32)
Perriaux y el liberal-conservadurismo buscaron justicar una “democracia
de los muertos” en un sentido muy diferente al de Chesterton. En lugar de un
respeto por las tradiciones populares, como proponía el irlandés, procuraron
una república tutelada por las elites y basada en los muertos” de la dictadura.
Y fue esta “democracia de los muertos” la que, si bien no alcanzó a “refundar la
república” in toto tal como se pretendía en los términos propuestos durante PRN,
sirvió como terreno de para que gran parte del proyecto liberal-conservador,
transformado por el prisma de la ideología neoliberal nalmente pudiera impo-
nerse después de 1983. En este sentido, el PRN no fue tanto el terreno de las
luchas ideológicas de las derechas “tradicionales” (nacionalistas y liberales) sino,
ante todo, el espacio que posibilitó el surgimiento de la nueva derecha argentina
(Morresi, 2008b).
3.3. Coda
Si hemos insistido, al comienzo de este trabajo, en que el liberalismo-
conservador no es lo mismo que el neoliberalismo ha sido porque la precisión
terminológica nos permite establecer cuál fue la función política de la ideología
del PRN
25
: la imposición de un orden social sobre el que se pudieran erigir las
políticas neoliberales. Para que esto quede más claro es menester establecer al
menos dos de las diferencias (sutiles, pero fundamentales) que encontramos entre
el liberalismo-conservador y el neoliberalismo
26
.
En primer lugar, el liberalismo-conservador es proclive a impulsar el libre-
mercado, pero su propuesta económica es más bien ecléctica y pragmática, tal
como lo muestra con claridad la gestión de Martínez de Hoz al frente del Minis-
terio de Economía durante la presidencia de Videla (Palermo y Novaro, 2003)
27
.
25
Lo cual no implica que ese fuera el objetivo de los defensores del PRN; utilizamos la palabra “función”
sin apostar a un abordaje funcionalista.
26
Adicionalmente, véase el apéndice del célebre libro de Hayek (2005), titulado “¿Por qué no soy un
conservador?”
27
En este sentido, si hubo un intento serio de implementar un plan neoliberal fue el que trató de llevar
adelante Roberto Alemann durante los meses previos a la guerra de Malvinas. Eso no quiere decir que
126
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
El neoliberalismo no es uniforme ni unívoco, pero sí es consistente y aborrece
tanto las medidas eclécticas como las conductas pragmáticas (cf. Alsogaray,
1993; Hayek, 1973; Moraes, 2001). Al contrario que al liberalismo-conservador,
al neoliberalismo no le interesa fundar su legitimidad sobre la eciencia (en el
crecimiento económico o en el combate a la inación) sino que preere basarse
en cuestiones deontológicas y teoréticas, dando por sentado que los resultados a
mediano plazo pueden ser los contrarios a los esperados por los políticos y por
la sociedad (al respecto, cf. Barry, 1983; Gray, 1998)
28
.
En segundo lugar, el liberalismo-conservador y el neoliberalismo comparten
una inclinación a privilegiar la cuestión del orden político. Sin embargo, la forma
en que uno y otro entienden a ese orden es diferente. Para el primero, el orden
se contrapone a la anarquía y, por ello, su principal preocupación es fortalecer un
soberano capaz de establecer una rme jerarquía, muchas veces sirviéndose de
categorías extra-políticas, como la religión. Para el segundo, el problema no es el
orden en abstracto, sino el tipo de orden que sirve a los valores que se suponen
fundamentales (como la libertad negativa y la propiedad privada, cf. Morresi,
2006). Para el neoliberalismo, no es la autoridad lo que está en cuestión, sino
las metas legítimas que la misma puede perseguir; es decir que se preocupa por
la estructura socio-estatal y jurídica, que a su entender debe ser reformulada de
modo tal de hacerse compatible con (e incluso favorable al) desarrollo de una
economía de libre concurrencia ideal
29
.
Pero si es cierto que el liberalismo-conservador y el neoliberalismo no son
iguales, es obvio que hay fuertes lazos de parentesco entre ambos. Ambos movi-
mientos comparten un lenguaje, en el sentido pocockiano (Pocock, 1972; Morresi,
2007a) y, sobre todo, en el caso argentino, redes sociales y contactos profesionales.
En efecto, como lo muestra con claridad el caso de Zinn, las relaciones personales
no hubiera neoliberales cerca del PRN durante el período previo (Manuel Alberto Solanet en el gabinete
de Martínez de Hoz, Pedro Pou en la Provincia de Buenos Aires, Domingo Cavallo en el BCRA durante
la gestión de Viola), sino que sus ideas, aunque fueran implementadas en parte, no determinaron el tono
general ni del discurso ni de la política del régimen de facto.
28
Hay una amplia literatura sobre el carácter deontológico del neoliberalismo (cf. una revisión de la misma
en el capítulo 2 de Morresi, 2006). Sin embargo, vale la pena señalar que varios neoliberales argentinos
(Alsogaray sea probablemente el ejemplo más cabal) se mostraron defensores de las visiones más doctri-
narias sólo cuando no se encontraban en posiciones de poder o de responsabilidad. Esta cuestión requiere
un tratamiento mucho mas profundo del que podemos darle en este espacio (no obstante, véanse algunos
apuntes preliminares en Ganem y Morresi, 2008).
29
En este sentido, es importante destacar que el neoliberalismo no preconiza un Estado ausente, sino que
procura reorientar la maquinaria estatal para convertirla en soporte e impulsora de un mercado libre que
por sí sólo no puede mantenerse en funcionamiento (Morresi, 2007b).
127
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
e institucionales del liberalismo-conservador y el neoliberalismo que se instalaría
en los años ’80 tienen importantes puntos de intersección (Morresi, 2008b)
30
.
Desde esta perspectiva, debería quedar en claro que el PRN no instauró al neo-
liberalismo en la Argentina. A su modo, hizo algo lógicamente anterior: impuso el
orden que serviría de escenario para el triunfo neoliberal posterior.
Bibliografía
Aguilar, Enrique (1998), Nación y Estado en el pensamiento de Ortega y Gasset, Buenos
Aires: Ciudad Argentina, p. 154.
___________(2004), Ortega y Gasset en la Cátedra Americana, Buenos Aires: Nuevo
hacer - GEL, p. 328
Alsogaray, Álvaro C. (1969), Bases para la acción política futura, ed., Buenos Aires:
Editorial Atlántida, p. 130.
___________(1981), Participación e Intervención del Estado en la Economía: Programa
para su reducción, 3 vols., Buenos Aires: Fundación Carlos Pellegrini.
___________(1993), Experiencias de cincuenta años de política y economía argentina,
Buenos Aires: Planeta, p. 414.
Álvarez, Emiliano (2007), “Los intelectuales del ‘Proceso’. Una aproximación a
la trama intelectual de la última dictadura militar”, en Políticas de la Memoria,
nº 6-7, pp. 79-85.
Barry, Norman P. (1983), “The New Liberalism”, en British Journal of Political
Science, vol. 13, nº 1, pp. 93-123.
Benegas Lynch, Alberto (1989), Por una Argentina mejor, Buenos Aires: Editorial
Sudamericana, pp. 397.
Bobbio, Norberto (1999), Estado, Gobierno y Sociedad, trad. de José F. Fernández
Santillán, colección Breviarios, México, DF: Fondo de Cultura Económi-
ca.
Botana, Natalio R. (1984), La tradición republicana: Alberdi, Sarmiento y las ideas
políticas de su tiempo, Buenos Aires: Sudamericana, p. 493.
30
Sólo a modo de ejemplo, digamos que los célebres “tres tomos” que Alsogaray escribió a comienzos de
la década del ’80 y que de allí en más fueron ofrecidos a todos los presidentes (de facto y de jure) como guía
para un plan de gobierno “serio” fueron editados originalmente por la Fundación Carlos Pellegrini, creada y
dirigida por Zinn, quien, como apuntamos, más tarde se integraría a la Unión del Centro Democrático de
Alsogaray (véase Alsogaray, 1981).
128
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
Botana, Natalio R. (1985), El orden conservador: la política argentina entre 1880 y 1916,
2° ed., colección Historia y sociedad, Buenos Aires: Sudamericana, p. 345.
___________(1991), La Libertad política y su historia, colección Historia y sociedad,
Buenos Aires: Sudamericana, p. 232.
Campomar, Fornieles, Marta M (2003), Ortega y Gasset en La Nación, 1a ed ed.,
colección Serie española de validación argentina, Buenos Aires: El Elefante
Blanco, p. 405.
Canelo, Paula (2003), “Las Fuerzas Armadas frente a la salida política durante la
última dictadura militar (Argentina, 1976-1981)”, trabajo presentado en VI
Congreso Nacional de Ciencia Política de la Sociedad Argentina de Análisis Político,
2003.
___________(2004), “La política contra la economía: los elencos militares frente
al plan económico de Martínez de Hoz durante el PRN (1976-1981)”, en
Alfredo Pucciarelli (org.), Empresarios, tecnócratas y militares. La trama corporativa
de la última dictadura, Buenos Aires: Siglo XXI.
___________(2005), “Los fantasmas de la ‘convergencia cívico-militar’. Las
Fuerzas Armadas frente a la salida política durante la última dictadura militar
(Argentina, 1976-1981)”, en Sociohistórica, nº 17/18.
___________(2008), “Las dos almas del Proceso. Nacionalistas y liberales durante
la última dictadura militar.”, trabajo presentado en IVº Jornadas de Trabajo
sobre Historia Reciente, Rosario, 14-16/05 de 2008.
Castiglione, Marta (1992), La militarización del Estado en la Argentina (1976-1981),
colección Biblioteca Política Argentina, 350; Buenos Aires: CEAL.
Chesterton, G. K. (1998), Ortodoxia, trad. de Augusto Assía, colección Sepan
cuántos, 498; México, DF: Porrúa, p. 90.
Cortina, Luis (1997), “El CEMA, academia y política”, La Nación, 16/02/1997.
Cruz, Vélez, Danilo (1983), Ortega y Gasset y el destino de América Latina, Buenos
Aires: Fundación Banco de Boston, p. 294.
Dahl, Robert (1989), Poliarquía. Participación y oposición, Buenos Aires: REI.
Fiorucci, Flavia (2001), “El antiperonismo intelectual: de la guerra ideológica
a la guerra espiritual”, en XXIII° Congreso Internacional de la Latin American
Studies Association.
Gallo, Ezequiel (1980), Entre el liberalismo y la democracia liberal: características y crisis del
liberalismo oligárquico en sociedades meridionales, colección Anales de la Universidad
de Alicante - Historia contemporánea, Alicante: Universidad, p. 158.
129
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
Gallo, Ezequiel y Roberto Cortés Conde (1986), La República conservadora, colec-
ción Biblioteca argentina de historia y política, Buenos Aires: Hyspamérica,
p. 238.
Gallo, Ezequiel (1987), “Tradición Liberal en Argentina”, en Estudios Públicos,
nº 27, pp. 351-378.
___________(1988), “La Ilustración escocesa”, en Estudios Públicos, 30, pp.
273-289.
Ganem, Dante y Morresi, Sergio Daniel (2008). “Una aproximación a los con-
ceptos de Estado y Ciudadanía en el neoliberalismo argentino: el Centro
de Estudios Macroeconómicos Argentinos”, trabajo presentado en las IIas.
Jornadas de Estudios Políticos: La política en la Argentina actual: nuevas formas de
pensar viejos problemas, Los Polvorines, 12 y 13 de noviembre de 2008.
García Belsunce, Horacio A. (1982), Política y economía en años críticos, Buenos Aires:
Editorial Troquel, p. 147.
González Bombal, Inés (s/f), El diálogo político: la transición que no fue, CEDES,
mimeo.
Gray, John N. (1998) False Dawn. The Delusions of Global Capitalism. London:
Granta Books.
Granovsky, Martín (2001), “24 de marzo de 1976 (II) Los dos signicados del
golpe”, en Realidad Económica, nº 178.
Grondona, Mariano (1976), “Las monarquías fundantes”, en Carta Política,
31.
Hackett, John Winthrop (1982), The Third World War: the untold story, London:
Sidgwick & Jackson, p. 446.
Halperín Donghi, Tulio (1987), Argentina: la democracia de masas, colección Historia
argentina, Buenos Aires: Paidós, p. 173.
Harbour, William R. (1985), El pensamiento conservador, trad. de Juan Carlos Gor-
lier y Bibiana Tonnelier, colección Temas, Buenos Aires: Grupo Editor
Latinoamericano.
Hayek, Friedrich August von (1973), Law, legislation and liberty: Rules and order, 3
vols., 1; London: Routledge, p. 184.
___________(2005), Camino de servidumbre, Madrid: Alianza Editorial, 302 pp.
Heredia, Mariana (2004), “El proceso como bisagra. Emergencia y consolidación
del liberalismo tecnocrático: FIEL, FM y CEMA”, en Alfredo Pucciarelli (org.),
Empresarios, Tecnócratas y Militares, Buenos Aires: Siglo XXI, pp. 313-382.
130
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
Hobbes, Thomas (1985), Leviatán, o la materia, forma y poder de una república eclesiástica
y civil, colección Los grandes pensadores, s/d: Sarpe.
Janine Ribeiro, Renato (1999), Ao leitor sem medo. Hobbes escrevendo contra o seu tempo,
Belo Horizonte: UFMG.
Jiménez, Jorge Dagnino (2006), “G.K Chesterton y la Europa de su tiempo”, en
Abril, Anotaciones de Pensamiento y Crítica, nº 61.
Jordán, Alberto R. (1993), El Proceso 1976/1983, Buenos Aires: Emecé, 454 pp.
Kant, Immanuel (1990), Antropología práctica Según el manuscrito inédito de C.C.
Mrongovius, fechado en 1785, trad. de Roberto Rodríguez Aramayo, Madrid:
Tecnos, p. 93.
Lewis, Paul (2001), “La Derecha y los Gobiernos Militares 1955-1983”, en David
Rock, et al. (orgs.), La Derecha Argentina. Nacionalistas, Neoliberales, Militares y
Clericalistas, Buenos Aires: Javier Vergara Editor, pp. 321-370.
Linares Quintana, Segundo V. (1976), Sistemas de partidos y sistemas políticos: el gobierno
de las leyes y el gobierno de los hombres, Buenos Aires: Plus Ultra, p. 693.
Lvovich, Daniel (2007), “Sociedad civil y consenso social en la Argentina de la
dictadura”, trabajo presentado en Coloquio Internacional ‘Problemas de historia
reciente en el Cono Sur’, Los Polvorines, 24-26/10 de 2007.
Marías, Julián (1981), “La lealtad del pensador argentino Jaime Perriaux”, El
País, 20/09/1981.
___________(2002), “Dos amigos argentinos de Ortega”, La Nación, 26/07/2002.
Martínez Peroni, José Luis (2002), “El orden político ‘liberal conservador’ en la
Argentina de la generación del ‘80”, en Millcayac, Anuario de Ciencias Políticas
y Sociales, vol. 1, nº 1.
McGee Deutsch, Sandra (2005), Las derechas. La extrema derecha en la Argentina,
Chile y Brasil 1890-1939, trad. de Julio C. Cortés, colección Colección Con-
vergencia entre Memoria y Sociedad, a cargo de Noemí M. Girbal-Blacha,
Bernal: Universidad Nacional de Quilmes, p. 527.
Moraes, Reginaldo C. (2001), Neoliberalismo: De onde vem, para onde vai?, colección
Ponto Futuro, a cargo de Isabel María M. Alexandre y Benjamin Junior
Abdala, São Paulo: Editora Senac, p. 156.
Morresi, Sergio Daniel (2006), ‘O liberalismo desenquadrado. Uma crítica às
leituras neoliberais do liberalismo clássico’, Tesis de Doctorado, mimeo [una
versión en español será publicada durante 2010 con el título El liberalismo
desquiciado] (Universidade de São Paulo).
131
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
Morresi, Sergio Daniel (2007a), “Apuntes preliminares para un estudio del neo-
liberalismo en la Argentina”, trabajo presentado en Encuentro Internacional
Teoría y práctica política: Argentina y Brasil. Nuevas formas de la dependencia, nuevos
caminos para el desarrollo, Mar del Plata, 3-5/12 de 2007.
___________(2007b), “Más allá de la democracia”, en Eduardo Rinesi y Gabriel
Nardacchione (orgs.), Las lentes de Víctor Hugo. Transformaciones políticas y desafíos
teóricos en la Argentina reciente, UNGS-Prometeo, pp. 117-150.
___________(2008a), “Neoliberales antes del Neoliberalismo”, en Germán So-
prano y Sabina Frederic (orgs.), Construcción de escalas en el estudio de la política,
Buenos Aires: UNGS-Prometeo, en prensa.
___________ (2008b), La nueva derecha argentina y la democracia sin política, Buenos
Aires: Biblioteca Nacional - UNGS, p. 112.
___________(2009), “Los compañeros de ruta del Proceso. El diálogo político
entre las Fuerzas Armadas y los intelectuales liberal-conservadores”, trabajo
presentado en XIIº Jornadas Interescuelas de Historia. San carlos de Bariloche,
28-31/10 de 2009.
Muchnik, Daniel (1978), De Gelbard a Martínez de Hoz. El tobogán económico, Buenos
Aires: Ariel, pp. 418.
Muleiro, Vicente (1999), “Las fantasiosas salidas políticas”, Clarín, 21/03/1999.
___________(2001), “Los Gauchos de Martínez de Hoz”, Clarín, 18/03/2001.
Muleiro, Vicente y Mario Cadenas Madariaga (2001), “Entre las vacas y el mata-
dero (Entrevista)”, Clarín, 18/03/2001.
Murano, Adrián (2004), Banqueros: los dueños del poder. Cómo y quiénes devastaron a la
Argentina, colección Biografías y Documentos, Buenos Aires: Norma.
Nielsen, Torben Hviid (1986), “The State, the Market and the Individual. Politics,
Economy and the Idea of Man in the Works of Thomas Hobbes, Adam
Smith and in Renaissance Humanism”, en Acta Sociologica, vol. 29, nº 4, pp.
283-302.
Nino, Carlos Santiago (1990), “Liberalismo Conservador: ¿Liberal o conserva-
dor?”, en Revista de Ciencia Política, vol. XII, nº 1-2, pp. 20-44.
Oakeshott, Michael (2000), El racionalismo en política y otros ensayos, trad. de Eduardo
L. Suárez Galindo, México D. F.: Fondo de Cultura Económica, pp. 510.
Ortega y Gasset, José (2005), En torno a Galileo, a cargo de José Lasaga Medina,
Madrid: Biblioteca Nueva, p. 229.
___________ (2002), El tema de nuestro tiempo (incluyendo el prólogo para alemanes), a
cargo de Domingo Hernández Sánchez, Madrid: Tecnos, p. 291.
132
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
Palermo, Vicente y Marcos Novaro (2003), La dictadura militar, 1976-1983: del golpe
de estado a la restauración democrática, Buenos Aires: Paidós.
Pearce, Joseph (2004), Wisdom and innocence: a life of G. K. Chesterton, San Francisco:
Ignatius Press.
Perriaux, Jaime (1949), Las reglas de conducta; diferencias esenciales entre la teoría tradicional
del derecho, incluso la de Kelsen, y la teoría ‘egológica’, Buenos Aires: s/d, 81 pp.
___________(1970), Las generaciones argentinas, Buenos Aires: Editorial Univer-
sitaria de Buenos Aires, p. 162.
Perriaux, Jaime y Gustavo Perramón Pearson (1980), El Ministro del Interior dialogó
hoy con dirigentes de la Sociedad de Estudios y Acción Ciudadana, declaración de prensa,
Ministerio del Interior - Ocina de Prensa, mimeo, Buenos Aires.
Perriaux, Jaime, Gustavo Perramón Pearson y Ernesto Parellada (1980), Temario de
la entrevista de los Dres. Jaime Periaux, Gustavo Perramón Pearson y Ernesto Parellana
con el Ministro del Interior, 22 de Julio de 1980, Ministerio del Interior - Ocina
de Prensa, mimeo, Buenos Aires.
Piñero Pacheco, Raúl (1981), La de-generación del 80, Buenos Aires: El Cid Editor,
p. 190.
Pocock, J. G. A. (1972), “Languages and their implications: The Transformation
of the Study of Political Thought”, Politics, Language and Time, London:
Methuen.
Potash, Robert A. (1986), Ej ejército y la política en la Argentina, 2 vols., colección
Biblioteca argentina de historia y política, Buenos Aires: Hyspamérica.
Pucciarelli, Alfredo Raúl (org.) (2004), Empresarios, tecnócratas y militares. La trama
corporativa de la última dictadura, Buenos Aires: Siglo XXI Editores.
Quiroga, Hugo (2004), El tiempo del proceso. Conictos y coincidencias entre políticos y
militares, 1976-1983, 2° ed., Rosario: Homo Sapiens - Fundación Ross.
Rawls, John (1995), Teoría de la Justicia, trad. de M. Dolores González, México D.
F.: Fondo de Cultura Económica.
Restivo, Néstor y Raúl Dellatorre (2005), El Rodrigazo, 30 años después: un ajuste
que cambió al país, Buenos Aires: Capital Intelectual, p. 127.
Rivero, Ángel (1998), “Liberalismo Conservador (De Burke a Nozick)”, en Juan
Antón Mellón (org.), Ideologías y movimientos políticos contemporáneos, Semilla y
Surco, Serie de Ciencia Política, Madrid: Tecnos, pp. 47-65.
Rouquié, Alain (1994), Poder militar y sociedad política en la Argentina, 2 vols., 2;
Buenos Aires: Emecé.
133
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
Ryan, Alan (1996), “Hobbes’s political philosophy”, en Tom Sorell (org.), The
Cambridge Companion to Hobbes, New York: Cambridge University Press.
Sáenz Quesada, María (2003), Isabel Perón. La Argentina en los años de María Estela
Martínez, Buenos Aires: Planeta, p. 487.
Sánchez Sañudo, Carlos A. (1969), “La Planicación en las Fuerza Armadas y su
imposibilidad en la sociedad”, en Saturnino Héctor Huici, Carlos A. Sánchez
Sañudo y Alberto Benegas Lynch (orgs.), Derecho, planicación y libertad, Buenos
Aires: Centro de Estudios sobre la Libertad, pp. 33-91.
___________(1981), Qué es y qué no es la democracia, Buenos Aires: Escuela de
Educación y Filosofía de la Libertad, p. 329.
Sebreli, Juan José (2006), “Claroscuros de una época al borde del abismo”, La
Nación, 19/03/2006.
Seoane, María y Vicente Muleiro (2001), El dictador: la historia secreta y pública de
Jorge Rafael Videla, Buenos Aires: Sudamericana, p. 639.
Sidicaro, Ricardo (1996), “El régimen autoritario de 1976: Refundación frustrada
y contrarrevolución exitosa”, en Hugo Quiroga y César Tcach (orgs.), A
veinte años del golpe. Con memoria democrática, Rosario: Homo Sapiens.
___________(2006), “Sobre algunas consecuencias políticas de la dictadura
1976-1983”, en Hugo Quiroga y César Tcach (orgs.), Argentina 1976-2006.
Entre la sombra de la dictadura y el futuro de la democracia, Rosario: Homo Sapiens,
pp. 31-45.
Sivak, Martín (2005), El Doctor. Biografía no autorizada de Mariano Grondona, Buenos
Aires: Aguilar.
Thompson, Andrés (1994), “`Think Tanks´ en la Argentina. Conocimiento,
instituciones y política”, CEDES: mimeo, 2004.
Túrolo, Carlos M. (1996), De Isabel a Videla: los pliegues del poder, Buenos Aires:
Editorial Sudamericana, p. 300.
Vázquez, Enrique (1985), PRN. La úlima. Origen, apogeo y caída de la dictadura militar,
colección TEAS, Buenos Aires: Eudeba, p. 326.
Yannuzzi, María de los Angeles (1996), Política y dictadura. Los partidos políticos y el
Proceso de Reorganización Nacional. 1976-1982, Rosario: Fundación Ross.
Zimermann, Eduardo (2000), “La sociedad entre 1870 y 1914”, Nueva Historia de la
Nación Argentina, vol. 4; Buenos Aires: Academia Nacional de la Historia.
Zinn, Ricardo (1976), La segunda fundación de la República, Buenos Aires: Editorial
Pleamar, p. 269.
134
Sociohistórica / Cuadernos del CISH 27
primer semestre 2010
Zinn, Ricardo (1979), Argentina, a nation at the crossroads of myth and reality, New
York: R. Speller, p. 211.
___________(1980), 4 años después de la segunda fundación de la República, Buenos
Aires: Editorial Pleamar, p. 535.
___________(1996), Por una ética de la responsabilidad, Buenos Aires: Fundación
Carlos Pellegrini, p. 367.
135
El liberalismo conservador y la ideología del Proceso de Reorganización Nacional
Resumen:
El presente trabajo ofrece elemen-
tos para mostrar que las ideas políticas
del autotitulado “Proceso de Reorga-
nización Nacional (PRN)” se estruc-
turaron dentro del marco ideológico
brindado por el liberalismo conserva-
dor. A través del estudio de algunos de
los promotores ideológicos del PRN,
se argumenta que el liberalismo con-
servador sirvió como aglutinante a las
diferentes derechas argentinas y sentó
las bases para que, con posterioridad
al período dictatorial, se impulsaran las
ideas neoliberales.
Palabras Clave: Liberalismo con-
servador; Proceso de Reorganización
Nacional; Democracia; Neoliberalis-
mo; Jaime Perriaux; Ricardo Zinn.
Abstract:
This article aims to show that
the political ideas of the self-
named “National Reorganization
Process -Proceso de Reorganización
Nacional (PRN)”- were structured
within the ideological frame
offered by conservative-liberalism.
Through the study of some of the
ideologicalpromoters of the PRN, it
is argued that conservative-liberalism
served as merger of the different
types of argentinian rights and laid the
foundations for the neoliberal ideas
that were impelled afer the dictatorship
period.
Keywords: Conservative-liberal-
ism; National Reorganization Process;
Democracy; Neoliberalism; Jaime Per-
riaux; Ricardo Zinn.
... El nacionalismo de derecha (así como los sectores más reaccionarios del conservadurismo) también sufrieron con la expulsión de sus "aliados tácticos" de la burocracia sindical. Si bien estos dos últimos sectores presentaron duras batallas internas al interior del gobierno dictatorial, nunca pudieron tomar el timón que quedó en manos de los sectores liberal-conservadores (Canelo, 2008;Morresi, 2010). ...
... Asimismo, la con uencia de distintos sectores intelectuales, militares y empresariales en este proyecto, que daría como resultado diversas fases en el plano económico, indicaba que se consolidaba, después de años de empate hegemónico y ciclos de alianzas sociales diversas (O'Donnell, 1977), el modelo liberal-conservador. El mismo recuperaba una tradición intelectual de sectores medios, mandos militares y corporaciones empresariales, sumamente ecléctica, que se basaba en el anticomunismo y antiperonismo, el impulso al libre mercado (pero también con un Estado capaz de poner en funcionamiento ese mercado), la reivindicación de las tradiciones políticas, morales y culturales con ambiciones modernizantes e institucionalizantes, y la importancia de la instalación social de una ética cristiana para que el orden político funcione (Morresi, 2010). La articulación entre distintas ideologías, antes enfrentadas en el seno de las fuerzas armadas y la intelectualidad orgánica de las clases dominantes, se basaba en el principio de destruir la subversión, 16 para lo que habría que doblegar al movimiento obrero. ...
Article
Full-text available
Argentina y Brasil vivieron dictaduras cívico-militares durante las décadas de 1960 y 1980. En Argentina, la experiencia se dividió en dos etapas: en la primera (1966-1973) se persiguió una estrategia industrializadora; mientras que en la segunda (1976-1983), se alineó al proceso neoliberal. En Brasil, la dictadura (1964-1985) se inició en pleno auge de la etapa desarrollista y no abandonó ese patrón económico. En este artículo se analiza la evolución de ambas experiencias desde la economía política; se indaga en las formas que asumen los procesos de acumulación de capital en cada caso, al analizar cómo las dictaduras incidieron en los mismos, así como los objetivos ideológicos y de política económica que persiguieron. La comparación pone en debate aspectos como las condicionantes del mercado mundial en las dinámicas internas de cada país y las alianzas de clases sociales para entender las similitudes y diferencias entre los dos países.
... Vinculado con ello, también se desarrolla una creciente línea que estudia intelectuales, ideólogos y funcionarios civiles en las diversas vertientes ideológicas, en general conservadoras, católicas y/o liberales, que confluyeron en los gobiernos del período (Morresi, 2010;Vicente, 2014;Rodríguez, 2011;Galván y Osuna, 2014). ...
Thesis
The Latin American Anticommunist International: Chile, Argentina and Central America, 1977-1984, addresses both Chilean and Argentine support for the Extreme Right counterrevolutionary movements in Guatemala and El Salvador. Drawing on archival research in seven countries and online documents from several more, this thesis reveals the extent of the connections between the civil wars in Central America in the late 1970s and early 1980s and the anticommunist dictatorships that dominated the Southern Cone in this period. Despite the thousands of miles separating these two subregions of Latin America, the military dictatorships in Chile and Argentina understood events in Central America as a direct threat to the anticommunist struggle on which they staked their legitimacy at home. In response, the two dictatorships used bilateral channels and transnational ties cultivated through international organisations such as the World Anti-Communist League to provide ideological and material support to both the armed forces and semi-autonomous Extreme Right ‘death squads’ in Guatemala and El Salvador, offering their own ‘models’ of anticommunist governance as solutions for their besieged allies to the North. This thesis places the Chilean and Argentine dictatorships’ response to the conflicts in Guatemala and El Salvador in the context of the wider international history of this period. It shows how the Extreme Right Chileans, Argentines, Guatemalans and Salvadorans at the heart of this story also worked together – and with allies in the United States – to coordinate a transnational response to the rise of international human rights scrutiny, democracy promotion and associated shifts in US foreign policy in the region. In doing so, it demonstrates how this ‘Latin American Anticommunist International’ exerted an influence on the political systems that emerged at the end of the Cold War.
Article
Propuesta Republicana (PRO) can be defined as an experience of the New Right, a variety of the Right characterized mainly by a combination of historically hostile political traditions: liberalism and conservatism. This hostility, in the different experiences of the New Right, is updated around the problem of abortion. The present work tries, firstly, to briefly thematize the theoretical and historical antecedents of this construct between liberalism and conservatism and the affinities that both traditions share, in order to then enter the analysis of the arguments made by the deputies of PRO when discussing the law regarding the voluntary interruption of pregnancy and analyze its link with the different political traditions. The abortion debate is presented as a laboratory in which the bicephalous nature of the new right is clearly manifested.
Article
Para los escritores de la derecha nacionalista argentina, el pasado clásico ocupa un lugar central. La Historia de Roma (1939) de Ernesto Palacio no es la excepción: este pequeño texto, que debía servir como un manual escolar, es una muestra del modo en el que el nacionalismo argentino imaginaba, a partir de los debates históricos y políticos más contemporáneos, la tradición grecolatina. La relectura de esta tradición asimismo, implicaba postular una cierta imagen de «Occidente» y legitimar la traducción de textos de las literaturas europeas modernas. El objeto pues, de este trabajo, es analizar esta invención del pasado clásico por parte de Ernesto Palacio y de las derechas nacionalistas, y discutir brevemente por qué a partir del retorno a la democracia en 1983 las derechas argentinas dejan de recurrir a este uso político de la tradición grecolatina
Article
Full-text available
Este artículo aborda la relación entre edición y política a partir del estudio de la producción, circulación y recepción de autores y libros circunscriptos a la ideología de derechas. Recientemente, los autores Nicolás Márquez y Agustín Laje, publicados por la editorial de derechas Unión, han logrado una visibilidad inusitada, reflejada en la circulación y venta de sus libros y la masividad de los eventos y presentaciones. Argumentamos que el circuito de comunicación que produce y reproduce sus discursos tiene a los libros como objetos que se difunden y permiten que sus autores se conviertan en referentes intelectuales, culturales y políticos con “autoridad” y que crean comunidades de lectores. Éstos compran, leen y los utilizan como fundamento y como modo de asegurar sus creencias, sentimientos y opiniones políticas. A partir de entrevistas y seguimiento del público de estos autores exploramos las formas de sociabilidad y de subjetivación política que estos autores y sus libros habilitan en un espacio de circulación de ideas de derechas en la Argentina actual.
Thesis
Full-text available
The most part of the literature about the military dictatorships of Chile (1973-1990) and Argentina (1976-1982) concentrate in the analysis of economic policy focusing a balance of economic policy implemented, as whole or especific policies, techinical instruments, the economic and social results. In general, this literature concludes that the economic policy in Chile was more radical on monetarist principles application than in Argentina. On the other hand, there are relatively few works that integrate dynamically the economic policy analyses to role of economists as technocrats and its conflits. That is, treating economic tem as non-monolithic and looking political conditions to formulation and direction of the economic policy. This aspect together with the comparative approach is part of the research contribution. Thus, the dissertation aims to contribute to this literature gap of economic history, and intersecting the history of economic thought in relation to economic ideas diffusion and its concrete impacts on the direction of economic policies. The aim of the research is analyse comparatively the economic policy formulation and its results since de interpretative optics that privileges the participation of the economists in government. For archieving the research goal, the methods blends documental analysis and a bibliografy reserach. The documental analyses concentrated first into economic plans, El Ladrillo in Chile and Programa de Expansión, Recuperación y Expansión de la Economía, for verification of initial intentions, and so in many of public declarations of members of economic along the implementation of economic polices to observe possible changes and conflits. Furthermore, the research base on interviews, newspaper articles, biographys and testemonial works of many economists to clarify the disputes in the decision making. This is articúlate with the bibliography of economists participation and conflits of the technicals in the governament to balance the limits of the first type of research. The results of the study suggest that the economic team wasn’t monolitics, and they had intense conflicts between economists and other professionals who ran the economy. The Chicago boys had more internal cohesion and had Pinochet’s support so through a series of political and institucional movements within state with alliances, persuasion and conflicts, get more capacity and power than in argentine case to win resistance from certain military fractions, and specifically from other economists and profissionals who had alternative economic policy projects. In the other hand, Martínez de Hoz, a lawyer and self-taught pragmatic in economics, moved institutionally in state to try win restrictions in decision making of military camp, that interfered with more intensity in the economic polices, but also traditional liberals outside the governemnt and the management within his economic team (between traditional liberals and technocratic liberals). Although the differents degrees of implementation and social armor, both economic policy experiences favored financial sector to the detriment of industrial sector and workers.
Article
Democratic governments are not the only ones that formulate political strategies to generate consensus. The last Argentine dictatorship (1976–1983) also developed cultural, educational, and communication policies to maintain and increase its support and to curb the opposition. However, these policies have not been studied in the postdictatorship, largely because of the prevalence of the image of the apagón cultural (cultural blackout)—the notion that the dictatorship’s project was simply repression and censorship. Examination of recently discovered official documents reveals the productive and creative character of the dictatorship’s cultural projects, which were used to increase social control and impose a certain “order.” Los gobiernos democráticos no son los únicos que formulan estrategias políticas para generar consenso. La última dictadura argentina (1976–1983) también desarrolló políticas culturales, educativas y de comunicación para mantener e incrementar su apoyo y frenar a la oposición. Sin embargo, estas políticas no se han estudiado en la postdictadura, en gran parte debido a la prevalencia de la imagen del apagón cultural—la noción de que el proyecto de la dictadura era simplemente represión y censura. El examen de documentos oficiales recientemente descubiertos revela el carácter productivo y creativo de los proyectos culturales de la dictadura, que se utilizaron para aumentar el control social e imponer un cierto “orden”.
Conference Paper
El presente trabajo se desarrolla como avance preliminar de un proyecto de investigación mas amplio que problematiza el ingreso he impacto de las ideologías neoliberales en la Argentina que tiene como objeto de estudio al Centro de Estudios Macroeconómicos Argentinos (CEMA). La relación entre los conceptos de Estado y Ciudadanía es el núcleo principal del presente trabajo y sirve como primera aproximación a algunos de los conceptos2 que consideramos claves para analizar la matriz del ideario (de uno de los posibles idearios) neoliberales que a lo largo del siglo XX fueron desarrollándose en las sociedades occidentales. En primer lugar señalaremos preventivamente algunas diferencias pertinentes con la caracterización elemental y comúnmente aceptada sobre el neoliberalismo, donde reseñaremos brevemente premisas fundamentales entre las diferentes escuelas neoliberales y los conceptos reseñados. En segundo lugar, abordaremos la díada de conceptos que dan eje central a este trabajo (Estado y Ciudadanía) desde la perspectiva del CEMA. Finalmente abordaremos la pertinencia del estudio desde el ángulo ético político de las teorías neoliberales en la Argentina actual sugiriendo de modo reflexivo sus características perdurables en la sociedad.