ArticlePDF Available

LIDERAZGO, MEJORA Y CENTROS EDUCATIVOS 1

Authors:
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
1
LIDERAZGO, MEJORA Y CENTROS EDUCATIVOS
1
Antonio Bolívar (Universidad de Granada)
"En lugar de concentrarnos en cómo la gente actúa en papeles ya
dados en una organización, la investigación debe dirigirse a crear los
roles y estructuras que apoyen y promuevan las prácticas educativas que
deseamos" (Sykes y Elmore, 1989: 78).
INTRODUCCIÓN: ALGUNAS LÍNEAS PARA SITUAR EL LIDERAZGO
Cualquier propuesta medianamente compleja sobre el liderazgo debiera situarse entre
concebirlo como un gestor eficiente (rol de liderazgo "profesional"), identificable con la posición
formal ocupada por una persona (dirección); y como tarea moral amplia, expresión cualitativa de
una organización dinámica y comunitaria, y -como tal- una función difusa entre todo el
profesorado (liderazgo moral o "funcional"). La cuestión es si el liderazgo es un rol, con
determinadas funciones; o más bien (Firestone, 1995) las funciones superan su asunción por un
rol específico. El dilema de un discurso crítico -por tanto, con claros referentes transformadores
de la realidad- se sitúa, pues, entre la visión profesionalizada, y las propuestas de unas
organizaciones escolares en que las funciones del liderazgo sean compartidas y dispersas. El
problema a que nos enfrentamos es, en suma, cómo hacer compatible el liderazgo múltiple de
los profesores, en diferentes espacios y tareas, con el liderazgo formal de determinadas
personas.
Estamos en un momento de reconceptualización del liderazgo escolar
(Leithwood, 1995; Smylie, 1995), ya sea porque enfoques emergentes nos inducen a
extenderlo más allá de las posiciones ocupadas formalmente en la organización (el
liderazgo como algo a "estimular" inductivamente entre todos los miembros), ya porque
el liderazgo como algo a "ejercer" (imponer deductivamente a otros) está en una
profunda crisis, en organizaciones convencionales, pero especialmente en
organizaciones "educativas". Igualmente se discute si el liderazgo es algo individual, a
promover en el grupo, o -mejor- un fenómeno o cualidad de la organización (Ogawa y
Bossert, 1995). En fin, el movimiento de reestructuración escolar está dando la vuelta a
los planteamientos tradicionales. En este sentido el texto de Sykes y Elmore que
encabeza este escrito es sumamente ilustrativo: en lugar de limitarnos a ver cómo los
equipos directivos podrían funcionar mejor en papeles ya dados, la verdadera cuestión
sería -al revés- cómo reestructurar los centros para que promuevan los papeles y
funciones que deseamos. Así, cuando se habla de que el problema es la falta de
formación (o, ahora, "acreditación") de los directivos, suele servir como dispositivo para
desviar entrar en el verdadero problema: cómo deban estar organizados los centros
escolares.
1
Trabajo presentado en la VIII Reunión del Grupo ADEME (Asociación para el
Desarrollo y Mejora de la Escuela), celebrada en julio de 1995 en Madrid. Publicado en A.
Medina (coord.): El liderazgo en educación. Madrid: UNED, 1997, pp. 25-46
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
2
El tema del liderazgo se presenta, entonces, con una mezcla de planos y ángulos, que
impiden una reflexión seria, sobre todo cuando se sustancializa, en lugar de inscribirlo en el
marco de los centros como organizaciones y en el contexto de mejora. Un modo para situar
contextual/históricamente las distintas visiones del liderazgo, al tiempo que para comprenderlo
como algo multidimensional, es el cruce entre, por una parte, los modos de concebir el cambio
educativo y las reformas, por otro, los distintos enfoques sobre las organizaciones escolares,
congruentes con los modos de pensar la enseñanza. Unido a ellos, en tercer lugar, las distintas
concepciones de la profesionalidad docente y el ejercicio de la enseñanza, si es que ya no
vienen dadas por los anteriores ángulos. Aquí me voy a centrar en el primero, Teresa González
y J.M. Escudero abordan, respectivamente, otras dimensiones.
Cualquier discurso sobre el liderazgo es dependiente de una comprensión de la
peculiaridad de los centros escolares como organizaciones y de una teoría del cambio
educativo, entendiendo -como quiere dar a entender el texto de Sykes y Elmore- que es a nivel
organizativo donde ha de situarse adecuadamente lo que deba ser el liderazgo. A menudo,
como es sabido, las mayores limitaciones que presentan las teorías/propuestas del liderazgo
proviene de haber transferido estilos/modos eficientes de liderazgo a los centros escolares,
procedentes de otros contextos (políticos, industriales), ignorando su especificidad como
organizaciones "educativas". Si las formas tradicionales de gestión basadas en el control
burocrático y en la autoridad técnico-racional no son por sí mismas suficientes, ni legitimables;
es necesario ampliar la noción de liderazgo para incluir en ella la autoridad moral y profesional,
el acuerdo y colegialidad, y el liderazgo múltiple de los profesores. El reto crítico es lograr un
desarrollo institucional de los centros como unidades de cambio en que el liderazgo está difuso
y apropiado por el conjunto de miembros de la institución, con el riesgo de que los líderes
naturales, bajo la "aureola" moral (Sergiovanni, 1992), se nos conviertan en "carismáticos", dado
que no podemos presuponer unas condiciones formales de igualdad.
Por eso los problemas que plantea un enfoque crítico del liderazgo son, entre otros, (a)
El "desafío de la difusividad": eliminar el liderazgo formal para difuminarlo entre todos, en la
práctica puede dar lugar a que florezcan liderazgos morales incontrolados, según las cualidades
carismáticas de imponerse a los restantes miembros del grupo. (b) Lograr una comunidad ideal
de comunicación, en que todos los miembros tengan igual grado de competencia comunicativa
para consensuar constructivamente valores e intereses de lo que deba ser el centro, es más
bien un ideal contrafáctico (como en la propuesta de Habermas) que una utópica realización
real.
No obstante apostar por unos valores educativos en sí mismos como guía para la
acción, en un proceso dialéctico, dialógico y deliberativo representa una apuesta legítima por
sus intereses generalizables. Dialéctica en el sentido de construir y reconstruir el conocimiento
mediante un proceso, generado y usado en el contexto de la práctica. Dialógica y deliberativa,
más que como una colección de "profesionales reflexivos" individuales, como un colectivo
reflexivo de profesionales. Para ello es necesario explorar las condiciones y circunstancias de la
escuela que interfieren la competencia comunicativa y las transformaciones requeridas para
alcanzar más altos niveles. Entre estos cambios fundamentales se cuentan la distribución del
poder entre los afectados en la toma de decisiones, revisar los conceptos y pcticas habituales
de liderazgo y dirección, y reconstruir las condiciones insulares en que trabajan los profesores.
Si bien el liderazgo es una forma especial de influencia relativa a inducir a otros a cambiar
voluntariamente sus preferencias (acciones, supuestos, creencias) en función de unas tareas o
proyectos comunes; cabe poner el acento en las cualidades del líder como clave de este poder
de influencia, en la propia situación, o si pudiera haber estructuras y procesos que posibilitaran
un ejercicio múltiple y dinámico del liderazgo. Cuando hablamos de liderazgo múltiple de
profesores nos referimos a que, al margen de la posición formal ocupada administrativamente,
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
3
hay profesores que actúan de facilitadores y apoyo/ayuda a otros profesores, generadores de
nuevas ideas o proyectos, aportan cooperativamente conocimientos, hacen materiales
curriculares innovadores, toman -a su nivel- decisiones administrativas o de gestión, tienen
iniciativas y se responsabilizan de proyectos particulares, promueven desarrollos curriculares
alternativos para determinados grupos o niveles, actúan -en fin- de "catalítico" para la mejora
individual de otros profesores (Smylie y Denny, 1990) y para que el centro escolar "se mueva".
En este último sentido más que pensar, idealmente (pues iría contra la que nos dice la
propia psicología social), que cada profesor llegue a ser un líder; se trata de que los valores,
prácticas y normas del grupo van generando procesos hacia la mejora y cambio, cuyo "testigo"
es tomado por distintos profesores. Como señala Fullan (1993: 127): "En la medida en que el
liderazgo del profesorado amplía la capacidad del centro escolar más allá del director, su
función debe contribuir a crear las condiciones y capacidad para que cada uno de los
profesores llegue a ser líder". Precisamente la ausencia de tales procesos dinámicos es lo que,
normalmente, posibilita que tenga que existir un liderazgo personalizado.
Los propósitos de incrementar el liderazgo de los profesores, en nuestras coordenadas
actuales, son congruentes (Hart, 1995) con un sentido más democrático y comunitario de la
gestión de la enseñanza. A su vez estaríamos aprovechando los recursos internos del personal
del centro para la mejora, constituyendo el centro escolar como un lugar de aprendizaje y
motivación mutua entre los profesores. El desarrollo del curriculum e innovaciones funciona
mejor cuando, en lugar de ser dirigido por líderes o administración externa, se capacita a los
propios profesores para tomar decisiones sobre cómo implementarlo. En último extremo querer
tener unos centros docentes profesionalmente más preparados significa promover el desarrollo
del conjunto del profesorado.
CLARIFICAR CARACTERÍSTICAS DEL LIDERAZGO
Con motivo de la reunión, en forma de "panel", de importantes miembros del Centro
Nacional para el Liderazgo Educativo en USA, Bolman y Deal (1994) han sumariado un
conjunto de caracteres consensuados por dichos expertos, que configuran lo que solemos
entender hoy por liderazgo:
1. Liderazgo y posición formal ocupada en la organización no son sinónimos.
2. Liderazgo y gestión son diferentes
3. El liderazgo es inevitablemente político
4. El liderazgo es inherentemente simbólico
5. El liderazgo tiene algo que ver con un conjunto de cualidades humanas y éticas
Voy a tomarlas como hilo conductor para ir comentando algunos de los aspectos que
estimamos inicialmente relevantes en el liderazgo. Así desde una perspectiva burocrática, o por
una vivencia de relaciones jerárquicas, se tiende a igualar liderazgo con ocupar determinadas
posiciones formales (director, jefe de estudios, etc.) en la organización, o con la autoridad
ejercida en función de un nombramiento oficial. Aparte de restringir el liderazgo a puestos
directivos, la experiencia que tenemos muestra que la organización "se mueve" no por la
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
4
posición ocupada, sino por la capacidad para implicar a otros en misiones consensuadas,
articulando las visiones parciales, en un nivel de símbolos, creencias o cultura escolar.
Desde una concepción ampliada, que aquí vamos a sostener, el liderazgo puede ser
ejercido por todos aquellos que, independientemente de la posición institucional que ocupen,
son capaces de motivar, dirigir, apoyar a otros en torno a determinadas propuestas o proyectos.
Es cierto que la estabilidad y continuidad de la organización exige unas posiciones formales.
Pero el cambio y la renovación en una organización implica que puedan emerger diferentes
liderazgos, al margen de dicha posición institucional (Bolman y Deal, 1994).
Ni ejercer de líder es ser un héroe, ni -en el otro extremo- se puede igualar liderazgo y
gestión técnico-administrativa. Al igual que en el caso anterior (liderazgo y posición) uno y otro
no son excluyentes (un buen gestor puede ser un buen líder y viceversa), cada uno tiene -en
principio- diferentes papeles en la organización. Por otra parte el gestor suele limitarse a que las
cosas funcionen tal y como están prescritas, de manera reproductiva; mientras que un liderazgo
para el cambio exige -por definición- ir más allá de la propia gestión. No obstante, a veces, es
difícil distinguir cuándo una práctica se limita a la mera gestión, o se realiza con un sentido o
finalidad ulterior. Precisamente en la medida en que en nuestro contexto el término "líder",
"liderazgo" tiene unas connotaciones específicas, distintas de la dirección, cabe emplear éste
último refiriéndose exclusivamente a la posición institucional ocupada o a la función técnica de
gestión administrativa, reservando "liderazgo" cuando además ejerce algunas de las funciones
(humana, política o cultural) con que solemos caracterizarlo.
El ejercicio del liderazgo es también, inevitablemente, político. Tiene que lidiar,
normalmente, entre diferentes puntos de vista enfrentados, intentando -por diversas estrategias-
consensos o acuerdos, con el fin de que las tareas de la organización puedan ser productivas.
Esto hace que su trabajo no pueda reducirse a una actividad racional; al contrario, el "poder"
debe ser ganado, al margen de la posición ocupada, luchando entre el conflicto y los intereses
opuestos. En lugar de ver este papel micropolítico -en sentido negativo- como "disgregador" de
la labor conjunta, suele ser un medio positivo para lograr la cohesión e integración. A nivel
general, por otro lado, la propia Administración les otorga un papel político.
Se ha destacado la importancia de la cultura, valores y visión en las organizaciones. El
ejercicio del liderazgo es contextual, de ahí la importancia para los líderes de comprender
profundamente la cultura en que trabajan. Por eso un liderazgo efectivo requiere una cultura
organizativa de base, y -además- una cultura escolar fuerte requiere un liderazgo. En fin, como
hemos aprendido desde un enfoque cultural y por transferencia de nuevos modos de gestionar
las organizaciones, lo más propio del líder es articular una visión conjunta en pro de una meta, e
implicar a los miembros en dicha misión.
Por último se ha resaltado, por la llamada "teoría de los rasgos" (estilo, conducta,
contingencia), el lado humano del líder (teoría de las relaciones interpersonales) por medio de la
que llega a ejercer influencia en sus seguidores/subordinados. Si bien hemos solido criticar, por
las consecuencias que tendría, que sólo las personas (normalmente hombres, pues ha sido
dominante el modelo masculino) con especiales rasgos o cualidades puedan ejercer el
liderazgo; hemos de reconocer que el ejercicio del liderazgo conlleva algunas cualidades
humanas y éticas, inmanejables, como compromiso ético, carácter, visión a largo plazo,
valentía, provisión de apoyo afectivo a los miembros del grupo, contar con metas moralmente
defendibles, etc.. Desde una "ética del cuidado/solicitud" (ethics of care) por el otro, que
reivindican, entre otras, Gilligan (1985) y Noddings (1984) como sensibilidad más propia de las
mujeres, cabría retomar algunas de estas cualidades (afecto, simpatía, preocupación por los
otros, sentido comunitario y negociador), para acoger otra "voz" diferente, del modelo dominante
en el liderazgo (Dunlap y Schmuck, 1995).
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
5
Nuestro punto de vista tradicional sobre los líderes (gente especial que ocupa la
dirección, que toma las decisiones clave, y que dinamiza a la tropa), como acertadamente
señala Peter Senge (1992) en La quinta disciplina, está profundamente arraigada en una visión
del mundo individualista heredada de la modernidad, no adecuada a las organizaciones
escolares. Estos irreales "héroes carismáticos" es un punto de vista que es preciso abandonar,
por ser dependiente de presupuestos no legitimables (los profesores son personas con un
conjunto de déficits y capacidades que necesitan ser movidos por alguien). En su lugar hemos
de ver la complejidad y peculiaridad de los centros escolares como organizaciones, así como lo
que hemos aprendido sobre los procesos de cambio, para contextualizar adecuadamente el
liderazgo.
EL LIDERAZGO DESDE EL CAMBIO Y MEJORA DE LA ESCUELA
Sabemos ya, como viene repitiendo -con razón- Sarason (1990) en los últimos años, que
una de las razones por las que hemos fracasado en cambiar la educación ha sido por nuestra
mala conceptualización de los procesos de cambio escolar: hemos subestimado -señala- su
complejidad, practicado un reduccionismo y no hemos preparado a los agentes educativos para
el cambio. Y es que en todo proceso de mejora de la escuela intervienen diversas dimensiones,
procesos, agentes y estrategias, al tiempo que puede tener distintos propósitos y valores; por lo
que es necesario contextualizar debidamente el tema/problema del liderazgo en las múltiples
instancias y niveles que configuran, de acuerdo con lo que hoy sabemos, la mejora escolar.
Es cierto que contamos con un amplio saber acumulado (Fullan y Miles, 1992; Fullan y
Hargreaves, 1992; Fullan, 1993) sobre los procesos de cambio: no es un suceso puntual, sino
un largo proceso para corredores de fondo; la política educativa no puede prescribir el núcleo
del cambio, para que éste suceda (modos de hacer) deben antes cambiar los modos de pensar;
planificar de modo progresivo es mejor que los diseños programados de antemano; es mejor
pensar globalmente que por pequeñas parcelas o parches; las estrategias de puesta en práctica
funcionan mejor cuando logran integrar las propuestas de los centros, que cuando son
impuestas desde una instancia central; o que el conflicto y los problemas son compañeros
inevitables de cambios reales, no superficiales o cosméticos. Igualmente sabemos que los
cambios pueden, sin duda, ser prescritos y legislados, pero sólo cuando implican a los centros y
profesores afectarán al punto clave: lo que los alumnos aprenden y cómo los profesores
enseñan. Por eso los profesores individuales pueden hacer poco cuando se enfrentan a los
presiones ymites de las prácticas colectivas y hábitos institucionales establecidos.
Parece también documentado en la literatura y evidenciado en la práctica que el
intercambio de conocimientos y experiencias entre colegas ("aprender juntos") suele ser uno de
los medios más enriquecedores y con mayor incidencia en el desarrollo profesional docente.
Igualmente que la cultura del individualismo y privacidad, empotrada en el trabajo escolar, suele
impedirlo. De ahí la llamada al trabajo en colaboración o equipo. Por su parte la autonomía y
descentralización, como incremento de la capacidad de toma de decisiones a nivel de centro,
parece ser una condición estructural para implicar a los agentes en la toma de decisiones y -de
este modo- posibilitar trabajar juntos.
Tras la crisis de modelos técnico-burocráticos de innovación educativa, sucesivas "olas"
sobre cómo lograr que la mejora escolar (y no sólo el cambio) tenga lugar en los centros
escolares han recorrido en las últimas décadas el campo educativo (vid. Cuadro N1 1). Después
de la crisis de los setenta en que, por una parte, después de la constatación de los fracasos en
la puesta en práctica de las innovaciones diseñadas externamente, parece que el sistema
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
6
educativo es poco susceptible de cambio; y -por otra- algunos informes (p.e. Coleman y otros en
1966) y la sociología de la educación (teorías de la reproducción) muestran que la escuela no
puede compensar las diferencias procedentes de familia y clase social, se pueden distinguir tres
olas de entender/gestionar la mejora escolar. Así a fines de los setenta el movimiento de
"escuelas eficaces" quiere mostrar que, bajo ciertas condiciones, los centros escolares pueden
hacer algo que marca diferencias. En los inicios del movimiento de las "escuelas eficaces" se
trataría de "hacer más de lo mismo" (mejores resultados de lo que ya se hace); en una segunda,
manifiesta en la orientación de "mejora de la escuela" (School Improvement), se trataría de
"hacer lo mismo, pero de modo conjunto mejor". La tercera vía emergente, a partir de la
segunda mitad de los ochenta, estaría en las propuestas de reestructurar y rediseñar los centros
escolares para la mejora (movimiento de "reestructuración escolar", "systemic change"
"escuelas de desarrollo profesional", "desarrollo organizativo", etc.), con un énfasis en la gestión
basada en la escuela, que conlleva revalorizar el papel de los equipos directivos y profesores.
Movimiento
Lema
Metas del cambio
Liderazgo
1.
Escuelas
eficaces
(1975-85)
"Hacer más de lo
mismo".
Conseguir mejores
resultados en lo que ya
se hace.
Liderazgo "instructivo"
fuerte, capaz de articular
una visión conjunta
2.
Mejora de la
escuela
(1980-90)
"Hacer lo mismo, pero
de modo conjunto
mejor".
Mejora a nivel
organizativo de centro
como totalidad.
Líder como dinamizador
y promotor del cambio
organizativo
3.
Reestructura-
ción escolar
(1987-Hoy)
"Crear roles y
estructuras que
promuevan la mejora
que deseamos".
Rediseñar los centros
escolares de modo que
hagan posible la
mejora.
Liderazgo
"transformacional", moral
y cultural.
Cuadro N1 1: Olas sucesivas de entender el cambio y la mejora escolar
1. Escuelas eficaces
El movimiento de "Escuelas eficaces" (Effective School Research) acentúa aquellos
elementos/indicadores que "marcan la diferencia", como resultados de alumnos socialmente
desfavorecidos en contextos urbanos y del Centro en su conjunto, rendimiento de cuentas del
profesorado o de la institución. En una buena revisión del campo de la mejora de la escuela
Nieto Cano (1993: 23-55) sintetiza (Cuadro N1 2), a partir de los resultados de las diferentes
investigaciones, las características de las "escuelas eficaces".
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
7
* Autonomía y gestión local: Aparte de regulaciones externas, tienen un amplio margen de gestión y
capacidad para planificar el curriculum.
* Fuerte liderazgo instructivo: El directivo tiene un liderazgo instructivo focalizado en el curriculum y
con un visión clara sobre la mejora del centro.
* Estabilidad del profesorado: Condiciona el trabajo cooperativo y fomenta una línea de enseñanza
coherente.
* Organización y articulación curricular e instructiva: Articulación y consenso en metas y objetivos
definidos, así como expectativas sobre resultados a conseguir.
* Control sistemático del progreso y logros de los alumnos: Seguimiento sistemático y
permanente del trabajo de los alumnos, como medio para ajustar la labor docente.
* Altas expectativas sobre el rendimiento de los alumnos y reconocimiento de éxito académico:
Consenso sobre expectativas elevadas por la comunidad escolar sobre rendimiento de los alumnos.
* Apoyo y colaboración entre escuelas y familias: Fomentan la comunicación e implicación de
padres en el proceso educativo, con un sentido de comunidad educativa.
* Orden y disciplina: Como contexto y atmósfera necesaria para el aprendizaje, clima escolar
ordenado, de respeto, confianza y apoyo.
* Colaboración y relaciones de colegialidad entre el profesorado: Coordinación y cooperación
como clave para el sentido de equipo y el desarrollo profesional.
* Desarrollo continuo del personal docente: Actividades y contexto adecuado para el desarrollo
profesional así como recursos externos gestionados por los centros para la formación continua.
Cuadro N1 2: Características y condiciones internas de las "escuelas eficaces" (Nieto Cano, 1993: 32-34)
El informe de la OCDE (1991) sobre Escuelas y calidad de la enseñanza se acoge a
este movimiento, pues -tras recoger los diferentes enfoques de la calidad- se decide al final ("la
escuela como el meollo de la cuestión") por las "escuelas eficaces" y sus características como
clave de la calidad: "la motivación y los logros de cada estudiante -afirma- se hallan
profundamente afectadas por la cultura o clima peculiar de cada escuela". A su vez el
documento del MEC (1994) sobre Centros educativos y calidad de la enseñanza, antecedente
del Proyecto de Ley sobre el Gobierno de los Centros, con un título (y orientación) que coincide
con el anterior Informe, recoge algunas de las caracteres tópicos de la literatura sobre "escuelas
eficaces" con estas palabras: "Los centros educativos que ofrecen una enseñanza de mayor
calidad presentan una serie de rasgos o características que afectan tanto a la organización
administrativa y de gobierno como a la organización académica y social. Así, por ejemplo, son
centros en los que existe una estructura de gobierno y un liderazgo pedagógico asumidos y
compatibles con el funcionamiento de mecanismos colegiados y participativos de gestión y de
decisión; en los que se da un alto grado de estabilidad del profesorado; en los que la oferta
educativa, el currículo y el trabajo académico de los alumnos es el resultado de una
planificación minuciosa y coordinada; en los que existe un clima de buenas relaciones
personales entre el profesorado sobre la base de un proyecto educativo y curricular compartido;
en los que el nivel de implicación y apoyo de los padres es elevado, y, en suma, en los que hay
un compromiso común de profesores, alumnos y padres con una serie de valores, metas y
normas que configuran el clima o cultura peculiar del centro, le confieren su identidad y generan
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
8
en todos sus miembros un fuerte sentimiento de pertenencia".
Desde las "escuelas eficaces" el liderazgo se sitúa como un elemento decisivo en la
eficacia y calidad de este tipo de centros. El ejercicio del liderazgo se centra: (a) como un
liderazgo instructivo capaz de apoyar a los profesores en los recursos metodológicos de una
enseñanza efectiva, al tiempo que centrar las tareas en el curriculum, supervisarlas y dinamizar
el trabajo conjunto del profesorado. Este liderazgo instructivo debía tener una fuerte preparación
pedagógica para poder ejercer de mediador entre lo que la investigación didáctica ha mostrado
como eficaz y su aplicación en el aula por el profesorado. (b) Por otro, dependiente de una
comprensión de los centros escolares como organizaciones con una cultura propia, pero
también derivado de este movimiento de reforma en la medida en que los centros escolares
eficaces se caracterizan por tener una identidad, cultura o misión diferenciada, el líder posee
una "visión" clara de los fines del centro, que logran articular y compartir por los demás
miembros de la comunidad educativa, conseguir actuar de acuerdo con dicha visión, y
redistribuir apoyos y recursos que puedan ayudar a que la comunidad escolar se mueva en
torno a dicha visión. En las propuestas de mejora efectiva de la escuela articular una visión
compartida es una de las funciones del trabajo de los líderes.
El discurso de la eficacia nos lleva a que, para que un centro alcance buenas cotas de
calidad, debe tener una cultura organizativa propia, lo que ha confluido a tomar al centro escolar
como unidad del cambio; o a propugnar una identidad formativa propia que pueda generar, por
competencia mercantil, la calidad buscada. No en vano, el referido documento ministerial (MEC,
1994), acogiéndose a este movimiento, llega a afirmar: "Sin una auténtica autonomía
institucional es altamente improbable que se llegue a alcanzar en los centros educativos esta
asunción de valores, metas y normas que constituye, quizá, la caractestica más destacable de
todas las señaladas, puesto que sintetiza e integra las restantes".
2. Mejora de la escuela
En segundo lugar el movimiento de "Mejora de la escuela" (School Improvement
Research) pretende capacitar organizativamente al propio Centro para resolver de forma
relativamente autónoma sus problemas. Moreno (1992) señala que "mejora de la escuela" es el
término utilizado para referirse a "todo esfuerzo de desarrollo que tiene como foco de atención
definido el Centro educativo considerado en su totalidad". De este modo se trata, en un enfoque
más amplio de la calidad educativa, de generar condiciones internas de los centros que
promuevan el propio desarrollo de la organización. No obstante las distinciones no están tan
claras, debido a que la llamada "segunda generación" de las "escuelas eficaces" ha integrado
parte de los presupuestos de "mejora de la escuela". Desde el movimiento de "mejora de la
escuela", que alcanza su mayor conceptualización y desarrollo en el Proyecto I.S.I.P., se
entiende ésta como:
"Un esfuerzo sistemático y sostenido dirigido al cambio en las condiciones de
aprendizaje y otras condiciones internamente relacionadas en una o más escuelas, con
el propósito de lograr más eficazmente las metas educativas" (Miles y Ekholm, 1985:
48).
La conocida definición conjuga que el cambio debe afectar en último extremo a la
actividad educativa del aula, pero para que esto tenga lugar tendrá que incidir en las
condiciones organizativas del Centro escolar como unidad de mejora. Este cambio se sitúa,
pues, a un doble nivel: (i) aula, e (ii) institucional. Si bien la definición anterior acentúa el nivel
del centro, la direccionalidad del cambio es la mejora deseable en el aprendizaje de los
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
9
alumnos. Todo proceso de cambio orientado a la mejora tiene, entonces, un componente
personal e institucional. La práctica docente en el aula, para no quedar recluida individualmente
a sus paredes, debe ser comunicada, intercambiada y compartida con la de los colegas.
Al tomar como foco de innovación al centro escolar como totalidad, ciertas
características internas del centro (como metas compartidas o liderazgo) parecen estar en la
base de la mejora. Como recientemente señalan Hopkins y Ainscow (1993: 291) no cabe
esperar una mejora escolar desconectada de las condiciones internas del centro escolar, por lo
que cualquier reforma educativa impuesta externamente, si quiere ser exitosa, tendrá que ser
reconstruida por el centro escolar de acuerdo con sus prioridades; al tiempo que ir creando
condiciones internas que puedan apoyar y gestionar el cambio en los centros. Desde la política
educativa se pueden "implantar" cambios, pero no llegarán a formar parte viva de los centros y a
promover una mejora, si no sitúan al profesorado en un papel de agente de desarrollo curricular,
y provocan un desarrollo organizativo interno de los centros escolares. Los cambios educativos
pueden ser prescritos y legislados, pero si no quieren quedarse en mera retórica o maquillaje
cosmético, tienen que afectar a lo que ocurre en el aula y a lo que aprenden los alumnos,
alterando los modos habituales y asentados de trabajo (la cultura escolar existente). Tendrán
que generarse desde dentro y capacitar al Centro para desarrollar su propia cultura innovadora,
incidiendo en la estructura organizativa y laboral, al rediseñar los contextos laborales y papeles,
potenciar la toma de decisiones y el desarrollo institucional u organizativo, con el objetivo de
implicar al profesorado en un análisis reflexivo de sus prácticas.
Las tareas del liderazgo como dinamizador y promotor de dicho cambio deben dirigirse
a:
(a) Con el posible apoyo externo, el liderazgo actúa como agente interno que promueve
condiciones organizativas internas que posibiliten el desarrollo del centro como
organización y base del cambio. El líder, desde esta perspectiva, debe contribuir a
posibilitar aquellos elementos que contribuyan a capacitar al centro a autorenovarse:
establecer una visión clara de la escuela, valorar y utilizar tareas relevantes, encontrar
modos que faciliten el consenso sin impedir el pensamiento crítico.
(b) El liderazgo como dinamizador y promotor del cambio organizativo, con procesos
tales como autorevisar la acción anterior (cuestionar prácticas vigentes) para determinar
déficits, necesidades o problemas, clarificar expectativas, implicar a los miembros en
compromisos y planes para la mejora, redirigir las resistencias, y la autoevaluación
institucional. El ejercicio del liderazgo se caracteriza por coordinar procesos, estimular
las tareas, compartir metas, capacidad para resolver problemas y toma de decisiones,
etc.
De este modo se llega a que cualquier propuesta de cambio debe implicar una
reconstrucción cultural del mismo. Hablar de "reconstruir" culturalmente los centros escolares
significa entender que el cambio curricular/educativo debe ser asumido por los miembros como
propio hasta lograr institucionalizarse, formando parte -tras un proceso de resocialización- de
las nuevas pautas, actitudes y prácticas de acción cotidiana. En esta medida la visión cultural
confluye, en diversas versiones, con una segunda etapa del movimiento de escuelas eficaces,
pero sobre todo con "mejora de la escuela" y, en parte, con la reestructuración escolar.
Obviamente sería engañoso y simplista hacer corresponder un
modelo de liderazgo congruente con cada movimiento de reforma/mejora, más bien hay acentos
particulares en cada caso, pero también cruces de características. El movimiento de mejora de
escuela recoge caracteres del líder como articulador de una visión compartida del centro,
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
10
acentuando la labor de los equipos directivos y el ejercicio del liderazgo (externo e interno)
como dinamizadores de una trabajo conjunto y colegiado del centro, vertebrando el trabajo
particular de cada profesor con las metas conjuntas del centro. En cualquier caso se concluye
que cambiar de modo relevante en educación implica, al mismo tiempo, reconstruir las
instituciones que tienen la responsabilidad de realizar esa función. La cuestión de la innovación
se convierte en cómo reestructurar los centros escolares, tanto en la redefinición de las tareas,
procesos y funciones de los profesores, como en comprometer a las comunidades escolares en
la educación que se quiere llevar a cabo.
3. Reestructuración escolar
Desde que el famoso informe (A Nation prepared, 1986) de la Carnegie apelara a la
necesidad de reestructurar los centros escolares, el movimiento por la reestructuración escolar,
aparte de haberse convertido -por su vaguedad- en un paraguas bajo el que acoger cualquier
propuesta reformista, viene a expresar cómo podemos gestionar las escuelas en unos tiempos
(postmodernos) de retraimiento y recensión del papel del Estado en la educación, por lo que se
cede la responsabilidad a los propios centros, a los padres o a la iniciativa privada. Hargreaves
(1994) ha explorado las consecuencias de los contextos cambiantes de nuestra modernidad
tardía (por no decir postmodernos) que fuerzan a rediseñar el trabajo de los profesores y a
reconvertir las escuelas. Esta "ola" de reforma se caracteriza, entonces, por pensar que es
necesario reestructurar (reconstruir, reconvertir, reformar, rediseñar o transformar), de un modo
alternativo, los centros escolares y la propia política curricular. Como todo lema educativo de
reforma, para poder convertirse en un símbolo utilizado para focalizar diversos y plurales
intentos de cambio, goza de un amplio grado de ambigüedad. Tyack (1990) ha puesto de
manifiesto los múltiples referentes prácticos a los que se aplica el concepto de
"reestructuración" y -sobre todo- los múltiples referentes prácticos a los que se aplica,
concluyendo que
"La gente considera reestructurar como un sinónimo del mecanismo mercantil de
elección, o como profesionalismo y capacitación docente, o como descentralización y
gestión basada en la escuela, o como implicar más a los padres en la educación de sus
hijos, o como los estándares nacionales en el curriculum con la realización de tests o
pruebas, o como desregulación, o nuevas formas de rendir cuentas los centros, o como
cambios básicos en el curriculum y la instrucción, o como alguna de estas o todas en
combinación" (Tyack, 1990: 170-171).
A un nivel organizativo, más relevante ahora, la reestructuración escolar significa:
(a) Una gestión y toma de decisiones basada en el centro: La devolución de
competencias y la desregulación puede dar lugar a un fortalecimiento de la autoridad y
poder del director, o -en otra vía- a un liderazgo compartido por el conjunto del
profesorado.
(b) Transformar los roles y trabajo del profesorado con lemas como capacitación
("empowerment") o reprofesionalización de la "fuerza" de trabajo. Rediseñar el trabajo
escolar, se estima, es promover un sentido de comunidad en el Centro, con unas
relaciones de colegialidad y colaboración que, implicando al profesorado en el desarrollo
de la institución, conduzcan a un compromiso por parte de la comunidad docente con
las misiones consensuadas del Centro.
(c) Cambios en el gobierno escolar: Como consecuencia de una descentralización
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
11
política y administrativa la reestructuración conlleva alterar las estructuras de gobierno y
organización en los Centros, a menudo en paralelo a cambios postfordistas en la
organización del trabajo en el mundo empresarial.
(d) Introducción de mecanismos neoliberales de mercado: Los cambios en la estructura
y en la eficiencia del sistema educativo se hacen pivotar en un "mercado administrado",
en que los padres y alumnos son los clientes, y los centros escolares potenciales rivales.
Ello exige la introducción sucesiva de mecanismos que posibiliten la diferenciación del
producto, como incrementar la oportunidad de elección de centros, en función de una
identidad propia (diferenciada) de cada centro o de la publicación de "ranking" de
resultados conseguidos.
Cabe repensar los roles de los equipos directivos para responder a las tendencias
actuales en el movimiento "reestructuración" escolar (Murphy, 1991). Sin duda dimensiones
como una gestión basada en la escuela, elección de centros, descentralizacn de la autoridad y
toma de decisiones a nivel de centro, o progresiva mayor implicación de profesores y padres en
toma de decisiones, así como unos papeles y funciones más diversas y diferenciadas de los
profesores, afectan profundamente a qué pueda/deba ser el liderazgo y la dirección escolar
(Murphy, 1994). En este contexto de cambios sustanciales en la configuración de los centros
escolares y de continuas reformas, el papel tradicional de ejercicio del liderazgo se tambalea,
para pasar a esparcirse por los demás agentes educativos. Deja de ser el cabeza de la
pirámide, como el modelo burocrático anterior, para redefinirse como dinamizador de las
relaciones interpersonales del centro y con una función de agente de cambio y recursos. Esto
obliga a su vez a delegar responsabilidades a otros miembros (empowering), en favor de una
toma de decisiones compartidas, como uno de los objetivos claves en la reestructuración.
Además en una situación en que los centros escolares están acercándose cada vez más
a las demandas del entorno y padres, los líderes se ven forzados a preocuparse por ofrecer una
buena imagen pública del centro, de modo que pueden atraer y retener a mayor número de
alumnos. En una investigación sobre problemas de directivos noveles (Bolam, 1995), en que
hemos participado, hemos notado, particularmente en el País Vasco y Cataluña, donde la
disminución de alumnos es más acusada, la preocupación reiterada de los directores por la
imagen pública del centro. Así nos decía un director que su "escuela no se ha preocupado de
ofrecer una buena imagen. El trabajo bien hecho se ha quedado dentro y no ha tenido
trascendencia y eso ha sido malo para la escuela, que no se ha dado a conocer". Sin duda en la
medida en que se está apostando progresivamente por una elección de los centros por los
padres, como uno de los componentes del movimiento de reestructuración, obliga a los equipos
directivos a tener una mayor relación con los padres y el entorno del barrio.
En una organización de los centros que básicamente ha permanecido invariable desde
su creación en la modernidad, los centros escolares están siendo bombardeados con una
plétora de requerimientos y demandas imposible de asumir en dicha organización; pues, como
decía un director, cuando "los compañeros piensan que los problemas en general son
problemas del director", ésta se hace incorfotable. La reconversión/ reestructuración escolar se
dirige a cómo alterar la organización burocrática anterior, para que los centros puedan funcionar
en este contexto postmoderno.
Murphy (1994) delimita cuatro grandes dilemas de los directivos en la reestructuración
escolar:
(a) El dilema de la complejidad: Algunos de los cambios en la configuración de los centros
escolares (elección, descentralización, gestión a nivel de centro, inhibición de la administración)
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
12
están haciendo más complejo el papel de los directivos.
(b) El dilema de la búsqueda: Al no estar acostumbrados a trabajar de este modo se inicia una
continua búsqueda de nuevas formas. Si ya en sí mismo el concepto de reestructuración es
"amorfo", lo que engendra falta de claridad de lo que se pretende, hay -además- dificultades
para encontrar alternativas futuras al status quo actual. Estas dos condiciones (un cuadro poco
claro del futuro y la falta de capacidad para desasirse de las prácticas habituales), comenta
Murphy, hacen que el directivo inicie una búsqueda de su nuevo papel.
(c) El dilema del yo: El directivo tiene conciencia de que ha de revisar su propia personalidad
para resituarse en sus nuevas funciones. En efecto, el incremento de toma de decisiones de los
profesores, la búsqueda de colaboración, la innovación centrada en la escuela, entre otros,
engendran graves dilemas sobre su actuación como persona.
(d) El dilema del rendimiento de cuentas: Tener la responsabilidad última en el funcionamiento
del centro, en un contexto de competencia entre centros, engendra la grave responsabilidad por
que el centro marche del mejor modo.
Por otro lado, si bien una gestión basada en el centro incrementa la participación de los
profesores en la toma de decisiones y, en menor medida, promueve el trabajo conjunto de los
profesores en cuestiones de enseñanza; en los últimos años se han suscitado razonables
dudas, desde el análisis de experiencias realizadas, sobre cómo la descentralización y
autonomía no ha alterado sustancialmente la calidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje
ofrecidos a los alumnos. Como señala Elmore (1993: 40):
"Existe poca evidencia de que la gestión basada en la escuela tenga una
relación directa o predecible con cambios a nivel de instrucción o aprendizaje de los
alumnos. De hecho, la evidencia sugiere que la implementación de las reformas en
gestión basada en la escuela tiene una relación aleatoria con cambios en el curriculum,
enseñanza, y aprendizaje de los alumnos".
Es evidente que una mera descentralización administrativa o curricular no genera por sí
misma una mejora en los resultados de los alumnos, o sin limitarse a metas eficientistas,
tampoco una mayor calidad educativa total. Es una expectativa poco realista creer que la
descentralización provoque una mejora escolar. La Gestión Basada en la Escuela es un simple
mecanismo o medio por el que se pueden tomar decisiones a nivel local del centro para
implementar determinadas reformas que podrían aumentar la calidad educativa, sin existir una
relación de medio-fin. Para que así sea se requieren un segundo conjunto de factores, y ante
todo "que el foco del cambio se dirija a cambios curriculares y prácticas docentes tanto como a
las estructuras organizativas y procesos necesarios para apoyar tales cambios" (Robertson,
Wohlstetter y Mohrman, 1994: 3). Es más fácil limitarse a los procesos de trabajo y toma de
decisiones sin centrarse en la propia práctica docente del aula. Si la adopción de un sistema de
decisiones centrado en la escuela puede ser una condición necesaria para iniciar un proceso de
mejora, no es suficiente para ofrecer más altos niveles de calidad ofrecida, si no se combina
con un foco claro en la mejora del curriculum y enseñanza.
LIDERAZGO PARA EL CAMBIO Y MEJORA
En último extremo nos importa, como señalábamos, el liderazgo como un facilitador del
cambio en las instituciones educativas. Numerosas análisis de innovaciones han puesto de
manifiesto el papel crucial que el equipo directivo ha tenido en su desarrollo exitoso. La
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
13
dirección y el liderazgo ejerce un relevante papel en la buena puesta en práctica de
determinadas innovaciones, e influye en las expectativas y compromiso que los miembros
tienen acerca de los fines de la organización. Importa la "implicacn" conjunta de los profesores
en el proceso de cambio, como un factor clave del proceso del cambio educativo. Leithwood,
Jantzi y Fernández (1993) entienden que la implicación de los profesores es una función
dependiente de un conjunto de variables, algunas inmodificables (edad, género, experiencia
anterior), y otras sin duda alterables, como aumentar la toma de decisiones de los profesores o
el impacto que pueda ejercer el liderazgo en los miembros de la organización. La Figura N1 1
identifica un conjunto de constructos (variables) y sus relaciones para explicar la implicación de
los profesores en el cambio.
Figura N1 1: Modelo para explicar la progresiva implicación de los profesores en el cambio (Leithwood,
Jantzi y Fernández, 1993: 38).
La implicación de los profesores en el cambio, aunque como concepto tiene una
ambigüedad inherente (estado psicológico, y compromiso personal), en una visión amplia es
dependiente principalmente de los tres factores que aparecen en la Figura N1 1. Las
condiciones externas a la escuela se refieren al conjunto de factores que a nivel central,
provincial o de la propia comunidad escolar prestan apoyo y condicionan al centro escolar y a
los profesores. Entre las condiciones internas a la escuela se encuentran los fines (en la medida
que los objetivos del cambio sean percibidos como compatibles con sus propios fines), la
cultura de la organización, los nuevos programas, o recursos. El liderazgo transformativo ofrece
una visión articulada de los fines de la organización generando motivaciones para participar en
los fines y misiones de la organización. El liderazgo ejercido de modo transformacional puede
contribuir a transformar la cultura escolar aumentando la capacidad individual y colectiva para
resolver los problemas, como ayudar a identificar los fines a conseguir por la organización y las
prácticas adecuadas para alcanzarlos.
Las tareas y prácticas de gestión (atender a todo el conjunto de rutinas y tareas que
posibilitan que la escuela funcione diariamente) deben subordinarse a un sentido más amplio de
la misión de la escuela. Leithwood (1994: 55) sostiene que "ciertamente, la mayoría de las
prácticas manifiestas de los líderes transformacionales parecen tener carácter de gestión.
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
14
(Pero) los efectos transformacionales dependen de que los líderes de las escuelas infundan un
significado y una finalidad a sus rutinas diarias, tanto para ellos mismos como para sus
colegas". Cambios de primer orden (instructivos o curriculares) son una dimensión de la mejora
de la escuela, pero para que los primeros se sostengan de modo estable, son necesarios
cambios a nivel de organización. Esta segunda dimensión implica un liderazgo de otro tipo. Por
eso el lema que se ha extendido en los últimos años es que cambiar significativamente implica
reconstruir/reconvertir ("reestructurar" es el lema americano) los centros escolares como
organizaciones.
Leithwood (1994: 53) propone el "liderazgo transformacional" como modelo en la
reestructuración escolar, de modo que recoja las dimensiones significativas utilizadas en otras
conceptualizaciones ("aplicación global de todas esas dimensiones, dice, persistir en una o
varias dimensiones del liderazgo e ignorar las restantes no nos conduce a ninguna parte"). De
este modo ha efectuado una buena síntesis (Leithwood, 1994: 57-60) de algunas de las
características del ejercicio del liderazgo para los próximos años en la reconversión escolar en
cuatro ámbitos: propósitos (visión compartida, consenso, y expectativas), personas (apoyo
individual, estímulo intelectual, modelo de ejercicio profesional), estructura (descentralización de
responsabilidades y autonomía de los profesores), y cultura (promover una cultura propia,
colaboración).
Por su parte, Ainscow, Hopkins y otros (1994), en relación con un Proyecto de
innovación ("Mejorar la calidad de la educación para todos"), en que se trata, en este caso, de
capacitar al centro como totalidad para reconstruir las propuestas externas de acuerdo con sus
propias prioridades, apoyadas por agentes de cambio externos, extraen un conjunto de
proposiciones sobre las lecciones aprendidas acerca de qué factores asociados a las
particulares condiciones de cada centro pueden contribuir a una cultura escolar favorable a un
cambio entendido como mejora. Como una de las conclusiones señalan: En nuestro trabajo con
los centros -dicen- hemos identificado de modo consistente que el modo como el liderazgo es
conceptualizado y percibido en los centros es un factor clave para influir en la capacidad para
hacer frente al cambio y entender la mejora. El liderazgo es, sin duda, una de los campos
relevantes en la reforma, y para redirigirlo desde un modelo "transaccional" al "transformacional"
encuentran como relevante: establecer una visión clara de la escuela, valorar y utilizar tareas
relevante, entender el liderazgo como una función que puede ser ejercida por cualquier
miembro, más que como un conjunto de responsabilidades reservadas a un individuo, encontrar
modos que faciliten el consenso sin implicar nunca impedir el pensamiento crítico.
Dentro del mismo proyecto de mejora, Ainscow y Southworth (1994), han delimitado
cinco ámbitos de ejercicio del liderazgo: (1) Tratar con la gente para crear y sostener relaciones
positivas de trabajo con los colegas, (2) Contribuir a generar una visión global del centro, (3) Dar
el impulso, como presión y apoyo, necesario para la puesta en marcha de los proyectos, (4)
Ejercer de monitor del desarrollo, y (5) Establecer un clima propicio para el desarrollo
profesional: compartir ideas y experiencias, clarificarlas, negociarlas y confrontarlas.
En la realidad de un centro, sin duda, la vertebración y dinamización depende,
comunmente, de cómo el equipo directivo ejerza o no una función de liderazgo (y no solo de
gestión), especialmente cuando logra conjugar las tareas y prácticas propias de la dirección con
un sentido más amplio de la misión de la escuela. Pero nos interesa acentuar cómo se implican
otros profesores, que logran ir ejerciendo en su respectivo grupo o conjuntamente, a su modo,
una función de liderazgo; es decir, en qué grado va siendo éste compartido. Por eso, aún siendo
muy relevante las personas que en cada momento ocupan puestos directivos, al tener -en
principio- mayores posibilidades de influencia, nos importa las redes y roles que, por ellos u
otros, se van creando en escuela, de forma que agentes de cambio (incluidos agentes de apoyo
externo) logran implicar a los miembros en dinámicas de trabajo y compromisos que capaciten
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
15
al centro para autorenovarse, generando -entonces- una "cultura institucional" propia del centro
escolar, que sostenga su desarrollo futuro.
Una línea de autonomía creciente del Centro y del trabajo como acción conjunta exige
un liderazgo vertebrador de la dinámica colegiada del centro, capaz de propiciar el trabajo en
equipo de los profesores y el ejercicio de la autonomía pedagógica y organizativa de los centros.
Conocemos, como en parte ya hemos reseñado, algunas de estas condiciones internas que
pudieran favorecer el desarrollo profesional de los profesores: oportunidades para aprender de
otros colegas, compartir las responsabilidades entre todos los miembros del centro, tiempo y
espacio para este tipo de tareas, promover y apoyar la mejora de las actividades del aula y
conjunta del centro. A su vez exige una política curricular y de asesoramiento distinta. Pero por
encima de todo, es preciso reconocerlo, existe una cultura en los centros (conjunto de prácticas
habituales, creencias, y relaciones de poder) que impide, más allá de las limitaciones
estructurales, este liderazgo múltiple de los profesores y profesoras. En último extremo al ser un
factor dependiente del modo de trabajar y estar estructurada la organización, quizá por ello se
piensa hoy que sólo una reconstrucción en profundidad de los centros escolares pudiera
generar el desarrollo profesional y liderazgo de los profesores.
Referencias
AINSCOW, M., HOPKINS, D., SOUTHWORTH, G. y WEST, M. (1994): School Improvement in
an Era of Change: an Overview of the "Improving the Quality of Education for All" (IQEA)
Project. Paper presented at the annual meeting of the AERA, New Orleans.
AINSCOW, M. y SOUTHWORTH, G. (1994): School Improvement: A Study of the Roles of
Leaders and External Consultans. Paper presented at the annual meeting of the
A.E.R.A., New Orleans.
BOLAM, R. (dir.) (1995): Los primeros años de dirección. Estudio comparado de cuatro países:
Gran Bretaña, Noruega, España y Holanda. Proyecto de Investigación perteneciente a
E.N.I.R.D.E.M. (European Network for Improving Research and Development in
Educational Management), en prensa.
BOLMAN, L.G. y DEAL, T.E. (1994): "Looking for Leadership: Another Search Party's Report",
Educational Administration Quarterly, 30 (1), 77-96.
DUNLAP, D. y SCHMUCK, P. (Eds.) (1995): Women Leading in Education. Albany, NY.: State
University of New York Press.
ELMORE, R.F. (1993): "School Decentralization: Who gains?, Who Loses?", en J. Hannaway y
M. Carnoy (Eds.): Decentralization and School Improvement: Can We Fulfill the
Promise?. San Francisco: Jossey-Bass.
FIRESTONE, W.A. (1995): "Leadership: Roles or Functions?", en K. Leithwood (Ed.).
FULLAN, M. (1993): Change Forces. Probing the Depths of Educational Reform. Londres: The
Falmer Press.
FULLAN, M. y HARGREAVES, A. (Eds.) (1992): Teacher Development and Educational
Change. Londres: The Falmer Press.
FULLAN, M.G. y MILES, M.B. (1992): "Getting Reform Right: What Works and What Doesn't",
Phi Delta Kappan, 73, 745-6.
GILLIGAN, C. (1985): La moral y la teoría. Psicología del desarrollo femenino. México: F.C.E.
HARGREAVES, A. (1994): Changing Teachers, Changing Times. Teacher' Work and Culture in
the Postmodern Age. Londres: Cassell.
HART, A.W.(1995): "Reconceiving School Leadership: Emergent Views", The Elementary
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
16
School Journal, 96 (1), 9-29
HOPKINS, D. y AINSCOW, M. (1993): "Making Sense of School Improvement: An Interim
Account of the `Improving the Quality of Education for All' Proyect", Cambridge Journal of
Education, 23 (1), 287-304.
LEITHWOOD, K. (1994): "Liderazgo para la reestructuración de las escuelas", Revista de
Educación, 304 (mayo-agosto), 31-60.
LEITHWOOD, K. (Ed.) (1995): International Handbook of Educational Leadership and
Administration. Londres: Kluwer.
LEITHWOOD, K., JANTZI, D. y FERNANDEZ, A. (1993). Secondary School Teachers'
Commitment to Change: The Contributions of Transformational Leadership. Paper
presented at the annual meeting of the American Educational Research Association,
Atlanta.
M.E.C. (1994): Centros educativos y calidad de la enseñanza. Madrid: Ministerio de Educación y
Ciencia.
MILES, M.B. y EKHOLM, M. (1985): "What is School Improvement?", en W.G. Van Velzen et al.:
Making School Improvement Work: A Conceptual Guide to Practice. Leuven: ACCO, 33-
67.
MORENO OLMEDILLA, J.M. (1992): La mejora de la escuela: Una primera demarcación del
territorio. IV Seminario sobre Desarrollo Curricular Basado en la Escuela. Sevilla: C.E.P.,
febrero, documento de trabajo, policopiado.
MURPHY, J. (1991): Restructuring Schools: Capturing and Assesing the Phenomena. New
York: Teachers College Press.
MURPHY, J. (1994): "Transformational Change and the Evolving Role of the Principal: Early
Empirical Evidence", en J. Murphy y K.S. Louis (eds.): Reshaping the Principalship:
Insights from Transformational Return Efforts. Newbury Park, CA.: Corwin, 20-53.
NIETO CANO, J.M. (1993): El asesoramiento pedagógico a centros escolares: Revisión teórica
y estudio de casos. Universidad de Murcia: Facultad de Educación de la Educación,
tesis doctoral (inédita).
NODDINGS, N. (1984): Caring: A feminine Approach to Ethics and Moral Education. Berkeley:
University of California Press.
O.C.D.E. (1991): Escuelas y calidad de enseñanza. Informe internacional. Barcelona/Madrid.
Paidós/MEC.
OGAWA, R.T. y BOSSERT, S.T. (1995): "Leadership as an Organizational Quality", Educational
Administration Quarterly, 31 (2), 224-243.
ROBERTSON, P.J., WOHLSTETTER, P. y MOHRMAN, S.A. (1994): Generating Curriculum
and Instructional Innovations through School-Based Management. Paper presented at
the annual meeting of the AERA.
SARASON, S.B. (1990): The Predictable Faliure of Educational Reform. San Francisco: Jossey-
Bass.
SENGE, P.M. (1992): La quinta disciplina. El arte y la práctica de la organización abierta del
aprendizaje. Barcelona: Granica.
SERGIOVANNI, T.J. (1992): Moral Leadership: Getting to the heart of school improvement. San
Francisco: Jossey-Bass.
SMYLIE, M.A. y DENNY, J.W. (1990): "Teacher Leadership: Tensions and Ambiguities in
Organizational Perspective", Educational Administration Quarterly, 26 (3), 235-259.
SMYLIE, M.A. (Ed.) (1995): "Teacher Leadership", monográfico de The Elementary School
Bolívar (1997). Liderazgo, mejora y centros educativos. En A. Medina (coord.): El liderazgo en
educación. (pp. 25-46). Madrid: UNED.
17
Journal, 96 (1).
SYKES, G. y ELMORE, R.E. (1989): "Making Schools Manageable: Policy and Administration
for Tomorrow's Schools", en J. Hannaway y R. Crowsom (eds.): The Politics of
Reforming-School Administration (The 1988 Yearbook of the politics of Education
Association). Londres: Falmer Press, 77-94.
TYACK, D.(1990): "`Restructuring' in Historical Perspective: Tinkering toward Utopia", Teachers
College Record, 92 (2), 170-191.
... Las prácticas propias de un liderazgo sólido refieren a garantizar un ambiente ordenado y de apoyo, con metas y expectativas comunes, y el acceso a recursos estratégicos (Robinson, Lloyd y Rowe, 2014); centrar las acciones en el diálogo, la influencia y la confianza mutua (Barroso, 2005); marcar directrices comunes y gestionar el programa educativo (Bolívar, 1997(Bolívar, , 2010; así como atender al desarrollo profesional docente, clave en la transformación de las prácticas para emprender el cambio. ...
... El tipo de liderazgo de las autoridades educativas y del equipo directivo es un factor clave en el impulso de procesos de innovación educativa (Bolívar, 1997; Ritacco-Real y Amores-Fernández, 2019; Sosa-Díaz y Valverde, 2015; Valverde y Sosa-Díaz, 2014), así como en la configuración en la escuela de una cultura tecnológica propia (Peirats Chacón, Muñoz y San Martín, 2015). ...
... Se torna relevante, por tanto, comprender el liderazgo de los equipos directivos, como agentes clave hacia el cambio en la cultura organizativa que necesitan los centros educativos del siglo xxi; sin olvidar, como se desprende de lo avanzado por Bolívar (1997), que las personas que ocupan los puestos directivos son determinantes en la dinamización y vertebración del centro, lo que en cada momento y en función de cada equipo supondrá unas acciones u otras. A este respecto, Fullan (2019) apunta la importancia de la permanencia en el cargo. ...
Article
Full-text available
Numerous studies have addressed the family-school relationship, but few have considered that teachers' ways of relating to families incubate during their early training. Based on a qualitative study, this article describes the representations of fourteen teacher educators in undergraduate programs of elementary education. The teachers work in four Chilean universities and were studied with respect to the family, the family-school relationship, and their approach in early teacher education. The results show willingness to incorporate the topic of family-school relationships in the initial plans of study, mediated by a representation of the supremacy of schooling as an agent for modeling childhood education and defining the structure of the link between families and schools.
... Las prácticas propias de un liderazgo sólido refieren a garantizar un ambiente ordenado y de apoyo, con metas y expectativas comunes, y el acceso a recursos estratégicos (Robinson, Lloyd y Rowe, 2014); centrar las acciones en el diálogo, la influencia y la confianza mutua (Barroso, 2005); marcar directrices comunes y gestionar el programa educativo (Bolívar, 1997(Bolívar, , 2010; así como atender al desarrollo profesional docente, clave en la transformación de las prácticas para emprender el cambio. ...
... El tipo de liderazgo de las autoridades educativas y del equipo directivo es un factor clave en el impulso de procesos de innovación educativa (Bolívar, 1997; Ritacco-Real y Amores-Fernández, 2019; Sosa-Díaz y Valverde, 2015; Valverde y Sosa-Díaz, 2014), así como en la configuración en la escuela de una cultura tecnológica propia (Peirats Chacón, Muñoz y San Martín, 2015). ...
... Se torna relevante, por tanto, comprender el liderazgo de los equipos directivos, como agentes clave hacia el cambio en la cultura organizativa que necesitan los centros educativos del siglo xxi; sin olvidar, como se desprende de lo avanzado por Bolívar (1997), que las personas que ocupan los puestos directivos son determinantes en la dinamización y vertebración del centro, lo que en cada momento y en función de cada equipo supondrá unas acciones u otras. A este respecto, Fullan (2019) apunta la importancia de la permanencia en el cargo. ...
... Las prácticas propias de un liderazgo sólido refieren a garantizar un ambiente ordenado y de apoyo, con metas y expectativas comunes, y el acceso a recursos estratégicos (Robinson, Lloyd y Rowe, 2014); centrar las acciones en el diálogo, la influencia y la confianza mutua (Barroso, 2005); marcar directrices comunes y gestionar el programa educativo (Bolívar, 1997(Bolívar, , 2010; así como atender al desarrollo profesional docente, clave en la transformación de las prácticas para emprender el cambio. ...
... El tipo de liderazgo de las autoridades educativas y del equipo directivo es un factor clave en el impulso de procesos de innovación educativa (Bolívar, 1997; Ritacco-Real y Amores-Fernández, 2019; Sosa-Díaz y Valverde, 2015; Valverde y Sosa-Díaz, 2014), así como en la configuración en la escuela de una cultura tecnológica propia (Peirats Chacón, Muñoz y San Martín, 2015). ...
... Se torna relevante, por tanto, comprender el liderazgo de los equipos directivos, como agentes clave hacia el cambio en la cultura organizativa que necesitan los centros educativos del siglo xxi; sin olvidar, como se desprende de lo avanzado por Bolívar (1997), que las personas que ocupan los puestos directivos son determinantes en la dinamización y vertebración del centro, lo que en cada momento y en función de cada equipo supondrá unas acciones u otras. A este respecto, Fullan (2019) apunta la importancia de la permanencia en el cargo. ...
Article
Full-text available
A partir del análisis cualitativo del discurso de estudiantes de orígenes populares, abordamos sus experiencias como universitarios en el contexto español, en donde se implementaron importantes cambios que afectan a las condiciones de acceso y permanencia en la universidad. Se aprecia cómo actualmente la apuesta universitaria se ha vuelto más costosa e incierta y por ello menos atractiva para los estudiantes de clases populares. Consideramos que esto se relaciona con la caída en el censo universitario que se ha ido registrando tras la implementación, en 2012, de nuevas políticas universitarias. En cualquier caso, no parece que las nuevas condiciones ayuden a resolver los problemas de eficiencia e inequidad del sistema universitario en España. Abstract Based on the qualitative analysis of discourse of working-class students, we addressed their experiences as university students in the Spanish context, where important changes have affected the conditions of entering and remaining in the university. We observed that attending a university has become more costly and uncertain, and therefore less attractive for working-class students. We believe that this finding is related to the reduction in university enrollment that has occurred since the implementation of new university policies in 2012. In any case, the new conditions do not seem to contribute to solving the problems of efficiency and inequality in Spain's university system.
... Las nuevas tendencias, además, lo consideran un fenómeno de carácter colectivo, convirtiéndose en una oportunidad para alcanzar mayores niveles de cohesión e integración en las escuelas (Hadfield & Jopling, 2012). Así, se reconoce el potencial del liderazgo para incidir en el quehacer del establecimiento educativo (Bolívar, 1997). ...
... De hecho, este camino es crítico en el desarrollo intelectual de una base de conocimiento, en la que, se cree, el "contexto" es un factor clave para pasar de la investigación a la política y a la práctica (Clarke & O'Donoghue, 2017;Hallinger, 2020). De este modo, es necesario contextualizar debidamente el liderazgo en las múltiples instancias y niveles en que se configura, de acuerdo con lo asociado a la mejora escolar (Bolívar, 1997). ...
Article
Full-text available
El liderazgo educativo se ha convertido en un elemento indispensable para promover la mejora escolar. Sin embargo, considerando los avances internacionales, poco se sabe acerca de cómo detectar y visualizar el liderazgo entre los actores educativos, sean docentes o directivos, en establecimientos chilenos. La siguiente investigación aborda esta brecha, utilizando el Análisis de Redes Sociales (ARS) para examinar las interacciones de prácticas colaborativas en los procesos de enseñanza y mejora, y determinar los roles y patrones de liderazgo. Para ello se utilizó un cuestionario referido a los actores educativos de un establecimiento escolar chileno que posee trayectoria de mejora en SIMCE y otras métricas. Basado en indicadores de centralidad del equipo docente y directivo, la densidad de interacciones del establecimiento, junto con la visualización de sus sociogramas o mapas de red, este estudio se enfoca en detectar qué actores educativos se ubican efectivamente en posiciones de liderazgo. Se encuentra que aquellos relacionados con el Programa de Integración Escolar (PIE) tienen un rol preponderante, en los que la pandemia covid-19 se presenta como un escenario que resalta este papel, más allá de las jerarquías existentes. Lo anterior entrega evidencia contextualizada para las prácticas educativas y procesos de mejora escolar.
... School leadership is a pending task in current pedagogical leadership models (Bolívar, 2007). This phenomenon is characteristic of many educational systems, with the Chilean version being a very patent example of this. ...
... The results of this work show with clarity, that the action of the principal is essential in the generation of an innovative organization. These results are similar to those obtained previously in several research projects in other contexts (Bolívar, 2007;Fullan, 2008;OECD, 2009;Ríos et al., 2010). The collaborative work entails a teacher involvement that contributes towards generating an organizational culture that favors, and a participative and democratic leadership is mainly related with an organizational culture that promotes innovation in schools. ...
Article
Full-text available
Abstract Social and technological changes demand constant updating, this implies that schools must be prepared to face these changes. As a result, they need to have the capacity to innovate as part of their organizational culture. Although it is true, that not all schools are examples of innovative organizations, it is possible to identify some that have a more innovative organizational culture than others. In the generation of that capacity, the principal’s leadership plays an essential role, they are ones called to face the challenge of developing competences and skills to lead the change. Existing research confirms the importance of the school’s leadership in the development of educational centers, OECD reports already ratified this, stating how vital it is to have good principals to lead schools (2009). In this study, schools have been chosen that have certain characteristics that are considered stand out for the Chilean educational system. By applying a questionnaire, the innovative potential of the centers being studied and their organizational culture to favor this are analyzed, the latter from the point of view of the principal’s actions. The results allow confirming the innovative potential the studied centers have, the most substantial practices of the principal’s actions that favor innovation are identified, as well as the key role the principal’s leadership plays within these centers. At the same time, questions arise that limit the development of certain innovative actions, such as, the search and pressure for results originated essentially from standardized testing, like SIMCE, which is applied in Chile. Keywords: Leadership for innovation; Innovative schools; Organizational culture
... El liderazgo transformacional ejercido en una institución, desde la visión de mejorar las capacidades individuales y colectivas para la resolución de problemas, está en directa relación con la identificación de los fines comunes a la organización y a las prácticas que son consideradas adecuadas, generando la motivación para participar en la misión de la organización7 .En un estudio de Liderazgo Institucional (LI) para la promoción de profesionalismo, destaca la experiencia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, la que buscó mejorar el profesionalismo en algunas áreas específicas, desde conductas para el desarrollo de ensayos clínicos hasta conductas en los ambientes clínicos, donde fueron detectados eventos poco profesionales. El abordaje descrito fue mediante LI consistente en el desarrollo de políticas, comunicaciones abiertas para la transparencia y un abordaje de persuasión moral y ejemplificación 8 .En Chile, en relación a procesos de cambio educativo y liderazgo escolar, el Ministerio de Educación estableció un marco de evidencia, el cual es consistente con su rol central para el mejoramiento educativo al ser capaz de incidir en el aprendizaje de los estudiantes; siendo el segundo factor más importante después del profesor dentro del aula 9 .En este mismo contexto del liderazgo en procesos de cambio en educación en Chile, existe un estudio que analiza el comportamiento de las organizaciones de educación municipal respecto al concepto de LI, definiéndolo como «(...) la condición que tiene una corporación municipal de ejercer influencia en los centros educacionales de su dependencia, concitando consenso, credibilidad y confianza en las políticas, objetivos, metas y planes de acción que impulsa o realiza» 10 .Ahora bien, desde la perspectiva metodológica cualitativa -utilizando el análisis del discurso-existen muy pocos estudios. ...
Conference Paper
Full-text available
The aim of this study is to discuss how foreign language learning can prepare students to be successfully integrated into the job market and to bridge the gap that the literature review reveals in this scientific field. This research adopts a qualitative methodological approach which enables to identify key factors for employment success. Data were collected from a closed-ended questionnaire, aimed at organizations from different sectors in the Autonomous Region of Madeira. The results reveal that employers highly value social and interpersonal competencies, communication skills and foreign language proficiency. The results also suggest that foreign language proficiency plays an important role in the recruitment process, as it increases the applicants’ probability of recruitment. Moreover, this study concludes that English for Specific Purposes (ESP) needs to be introduced as a subject at the college level. This research allows identifying the main skills required by employers when recruiting employees and contributes to assessing the current needs of regional organizations. Keywords: Foreign Languages, Education, Employability, English For Specific Purposes.
Article
El liderazgo es un concepto difícil de definir, pero en tiempos de crisis es fácil de identificar. Para ello, la imagen y la confianza son dos características importantes que sirven para distinguir a un líder. La diversidad de contenido mediático que se puede apreciar en la actualidad y sobre todo respecto a la pandemia, genera la oportunidad de escuchar más voces e identificar a los líderes que son referencia para los ciudadanos. El objetivo principal de esta investigación cualitativa es identificar la manera en que los ciudadanos perciben la imagen, confianza y liderazgo de los voceros públicos de la pandemia Covid-19. Debido al corte cualitativo del estudio se realizaron cuatro grupos focales divididos por sexo y edad. Entre los hallazgos más importantes se encuentra que existe una mayor confianza y aceptación hacia la imagen de los portavoces del área de la salud por encima de la de los líderes políticos, quienes presentan poca confianza y una imagen controvertida.
Article
Full-text available
En este artículo se exponen y discuten diversas conceptualizaciones referidas al tema de liderazgo directivo, desde los estilos de liderazgo hasta las prácticas directivas, siempre buscando su relación con el impacto en la calidad educativa. Se plantea que, independientemente de las opciones teóricas e incluso ideológicas subyacentes, el debate sobre los “estilos directivos” puede también ser analizado como la priorización de ciertos ámbitos específicos de la labor directiva. Asimismo se expone la reciente taxonomía de prácticas directivas de K. Leithwood et al., y se valora su potencialidad para guiar investigaciones empíricas, en especial respecto de la asociación entre prácticas efectivas de los directivos y los resultados de aprendizaje de los alumnos. Finalmente se plantea la pertinencia de estos conceptos para avanzar en una agenda de investigación que puede ser estratégica en la definición de políticas de fomento del liderazgo directivo / This article presents and discusses several conceptualizations for the subject of principals leadership, from the styles of leadership to the managerial practices; always looking for their relationship to the impact of educational quality. It is theorized that, regardless of theoretical options, or underlying ideologies, the debate over “principals styles” can also be analyzed as the prioritization of specific subjects of management labor. At the same time, the recent taxonomical managerial practices of K. Leithwood et al. is presented, and it’s potential for guiding empirical investigations valued; specially in respect of the association between effective principals practices and the resulting learning of students. Finally the importance of these concepts for the advancement of an investigative agenda is shown. Such an investigation could prove strategic for the definition of policies regarding the principals leadership.
Conference Paper
Full-text available
El liderazgo es el resultado de la acción concertada de un colectivo de personas que trabaja dentro de un patrón de relaciones de apertura y confianza; en cada momento, la persona que tiene mayor conocimiento lleva la iniciativa frente a las otras. Así, las fronteras entre líderes y seguidores se disipan, en la medida en que todos ejercen ambos roles. Más que la acción de la persona que ejerce la dirección, o incluso el equipo directivo, es la forma de trabajar de un grupo amplio de personas, entre las que están los docentes pero no solo ellos. Deciden juntos. Y aquí adquiere nueva importancia lo virtual. Ahora bien: ¿Qué aporte o progreso real le proporciona el liderazgo distribuido a la educación y a la a distancia? Para responder a esta pregunta, en este trabajo se analizarán los factores que influyen en la teoría de liderazgo distributivo y la gestión educativa realizada por los líderes en la educación. Palabras clave: Tipos de liderazgo, sinergia, liderazgo distribuido, liderazgo en educación, líder virtual, gestión educativa e innovación Summary: The leadership is the result of the coordinated operation of a group of people that works within a pattern of relations of opening and confidence; at every moment as opposed to, the person whom has greater knowledge takes the initiative to the others. Thus, the borders between leaders and followers dissipate, in the measurement in which all exert both rolls. More than the action the person, who exerts the direction, or even the directive equipment, is the form to work of an ample group of people, between whom they are educational but not only they. They decide together. And here the virtual thing acquires new importance. However: What contributes or real progress provides the leadership distributed to the potentiality or education? In order to respond this question, in this work the factors will be analyzed that influence in the distributive leadership theory and the educative management made by the leaders in the education.
Chapter
Full-text available
One recurring debate in education concerns the importance of leaders. In the late 1970s, the effective schools literature suggested that strong administrative leadership is ‘one of the most tangible and indispensable characteristics… without which the disparate elements of good schooling can neither be brought together nor kept together’ (Edmonds, 1979a, p. 32). Others suggested that principal leadership was the ‘key’ to effective school change (Arends, 1982; Berman & McLaughlin, 1978). Yet, others have concluded that principals are relatively ineffective as instructional leaders (e.g., Martin & Willower, 1981; Morris and colleagues, 1984). In fact Sykes and Elmore (1989) argue that the way schools are structured makes it extremely difficult for principals to exercise leadership in at least one central area: instruction.
Book
Full-text available
In the early 1980s, a series of research studies reported that American schools had failed to produce literate and numerate graduates. This shortcoming was linked to the nation's declining economic position in the world marketplace, which led to a widespread, intensive school-restructuring movement. Drawing on multiple perspectives, the purpose of this book is to capture what has been learned to date about restructuring schools. Chapter 1 examines the impetus for rebuilding American schools by reviewing the classical arguments for organizational decentralization as well as more school-specific forces supporting reform. The second chapter provides an overview of restructuring and discusses the reasons why the restructured-schools movement represents a significant change in thinking about education. Chapters 3-5 deal specifically with major components of educational restructuring, including work redesign, organization and governance structures, and educational processes. The final chapter presents a critical examination of restructuring and the issues requiring further treatment as well as those factors that need to be addressed if change is to flourish. (Contains 290 references.) (LMI)
Article
Full-text available
This study examined how schools utilize school-based management to introduce curriculum and instructional changes. It builds on previous research which concluded that school-based management can be more effective when the conditions associated with high-involvement organizations-namely, the decentralization of power, knowledge and skills, information, and rewards-are in place. In the present research, we assessed the extent to which these four conditions along with three other factors-an instructional guidance system, leadership, and resources-facilitated the implementation of four categories of curriculum and instructional innovations. Data from seventeen schools in eight locations supported the premise that higher levels of reform take place when higher levels of more of these supporting conditions are present at a school Furthermore, all of these conditions, with the possible exception of resources, appear to be instrumental in facilitating these innovations. A number of avenues for future research are suggested.
Article
Full-text available
In this article, leadership is conceptualized as an organizational quality. Adopting a perspective on organizations offered by institutional theory, the authors offer a view of leadership that builds on the following points: Leadership flows through the networks of roles that comprise organizations. The medium of leadership and the currency of leadership lie in the personal resources of people. And, leadership shapes the systems that produce patterns of interaction and the meanings that other participants attach to organizational events.
Article
Full-text available
This article presents the findings of an exploratory study of teacher leadership roles in a metropolitan K-8 school district. These findings suggest that the development and performance of these roles are mediated by the organizational contexts in which they are established. They thus suggest that teacher leadership should be approached as an issue of organizational development rather than solely as an issue of individual empowerment.
Book
The first International Handbook of Educational Leadership and Administration (Leithwood et al.) was published in 1996 and quickly became something of a best seller for reference works within education. Such success, we suggest, was at least partly due to the unprecedented global waves of concern for improving schools launched in the mid 1980's, combined with a widespread belief in leadership as the single most powerful contribution to such improvement. The roots of this belief can be found in evidence produced by the early "effective schools" research, although there is a "romance" with leadership! as an explanation for success in many non-school enterprises, as well. During the two-year period during which this current handbook was being written, activity in the realms of school leadership, school improvement, and leadership development gained further momentum. The English government created its new National College of School Leadership, and several Asian nations announced new initiatives in leadership selection, preparation, and development.
Article
The changing demands being placed on schools and schools' characteristics as professional workplaces require that educators expand their views of leadership to include more flexible, inclusive, and varied leadership models. Teachers play an increasingly important role in school leadership, and inclusive, interactive, and reciprocal models of leadership provide more appropriate ways of understanding the social processes involved in teacher leadership. New work designs for teachers promote teacher leadership for a variety of reasons: to nurture a more democratic, communal, or communitarian social system for schools and schooling; to draw on teachers' expertise and experience as a school resource; to provide more appropriate work designs and incentives for teachers; and to create a more professional workplace in schools. Teacher leadership structures prominent in many reforms are examined in light of these purposes and the goals they seek to advance. Nonhierarchical theories of leadership from the general leadership literature are used to analyze these new work structures and the goals they seek to advance.