ArticlePDF Available
El TRABAJO : PASADO Y PRESENTE
YAMILE DELGADO DE SMITH*
Resumen: Con la crisis de la modernidad se producen cambios en el trabajo: se
desvanece su contenido territorial, se erosionan las categorías de racionalidad y
centralidad. La evolución que hoy vivimos, da cuenta de nuevas formas de trabajo que
supera los esquemas del fordismo-taylorismo por empresas globales en redes
articuladas, con nuevos espacios de participación.
La tendencia de las organizaciones apuntan a desarrollar estrategias y competencias a
sus trabajadores que permitan asumir los nuevos espacios laborales.
Palabras Claves: modernidad, trabajo, fordismo
El contexto internacional de hoy se caracteriza por una tendencia a redefinir el marco
conceptual sobre el cual se regía el trabajo, como consecuencia de los desarrollos
tecnológicos y las transformaciones que se observan en el sistema productivo mundial.
El referente histórico tejido alrededor de los sistemas de trabajo, permitía relevar como
eje fundamental de las relaciones sociales, una concepción positiva, legal, del conjunto
de acciones disponibles de los actores sociales organizados alrededor del trabajo.
Esta tendencia a regular la acción de los actores, a legitimar los actos sociales, bajo
contenidos altamente institucionalizados tenía su fundamento en el contenido de la
organización del trabajo, cuyo paradigma esencial lo constituía el Fordismo/Taylorismo
que centra su atención en la rigidez organizacional, la estandarización de los
comportamientos sociales y una visión del trabajo centrada en una parcela de tareas
articuladas en funciones organizacionales controladas a través del sistema de normas.
* MCS Administración del Trabajo y Relaciones Laborales. Profesor Asociado. PPI. Doctorado en Ciencias Sociales.
Universidad de Carabobo. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales.
El trabajo como sujeto histórico deviene en un hecho social, institucionalizado y
analizado a la luz de las formulaciones clásicas privativas del mundo de la sociología,
construyéndose alrededor del mismo un conjunto teórico (Teoría Social) caracterizado
por contenidos positivos funcionales y/o estructurales donde se centraba la atención
alrededor del consenso social, como el eje que definía el conjunto de relaciones sociales
o desde una perspectiva histórica dialéctica, que intentaba precisar el contenido
contradictorio de las relaciones laborales (Capital vs. Trabajo).
La conformación de un andamiaje dialéctico (Consenso - Conflicto) constituía el
artificio conceptual y paradigmático de interpretación de la relación social, contenida
alrededor de trabajo.
En todo el posesionamiento teórico de interpretación del trabajo se descubre una lógica
situacional, que dejó al descubierto el contenido esencialmente Tayloriano/ Fordista del
trabajo, estructurado alrededor de los desarrollos tecnológicos propios de la II
Revolución Industrial y los inicios de la I Revolución Científica Tecnológica.
Bajo este proceso de ruptura con la rigidez productiva, el uso de inventarios como
sinónimo de amortiguador frente a la demanda social, se recrea un proceso que, dando
fin al Fordismo, crea las bases de una transformación social, que revolucionando los
lugares de trabajo, fragmentando los mecanismos de inserción social del mercado
laboral bajo signos desregularizadores y globales, permite la instauración de una nueva
visión del trabajo social, (ventaja cooperativa) donde los actores comparten ideas y
basan sinérgicamente hablando, todo en decisiones compartidas por la misión y visión
que se traza en la organización.
Esta visión de las organizaciones aparece desde las perspectivas de las relaciones
laborales y/o industriales, reforzado por los contenidos de las teorías explicativas e
institucionalizadas de los actores sociales que participan en el hecho social trabajo.
Trabajadores y sus organizaciones, empresarios y sus organizaciones, gobierno
conforman una trilogía (Sistema Tripartito), explicada en un continuum de
interrelaciones que definían un tipo de producción social, centrada fundamentalmente
en el concepto de producción en masa, consumo en masa, comunicación de masa,
hechos que definen a nivel social macro, un estilo que la ciencia social caracterizó como
Fordismo.
El Fordismo alude una época, un proceso social agotado. característico de una etapa del
desarrollo del trabajo. que localizado en la regulación extrema legal, en la legitimidad
de los actores sociales que intervienen en el proceso, le dan contenido a una forma de
producción social que entra en crisis como consecuencia de los avances significativos
operados en la división internacional del trabajo, que introduce ruptura en el concepto
de producción en masas, por el concepto de la producción racionalizada, la
fragmentación del proceso de trabajo, a una flexibilización en la producción y una
concepción nueva en el ámbito de las relaciones laborales (Riflcin 1996 :125).
La especialización fragmentada es sustituida por una visión multi, Ínter y
transdisciplinaria, de acción mancomunada de los actores que participan en el acto de la
producción social.
Bajo este criterio de ubicación histórica del problema, pudiésemos indicar la existencia
de un marco de análisis diferenciado en el tiempo, como consecuencia de la madurez de
la reflexión social, el descubrimiento o reconocimiento valorativo de nuevos
mecanismos sociales, reconocedores del carácter integral del hombre, así como la
evolución, crecimiento y desarrollo de las organizaciones cuyas estructuras reforzaban
el sentido teleológico del trabajo militarizado, cuyo componente esencial giraba
alrededor de la rentabilidad.
El proceso que identifica una acción de trabajo bajo una concepción Fordista, alude a la
forma acabada con la cual se encara el problema de la modernidad en el trabajo,
haciendo depender de este la acción explicativa realizada en el campo de las Relaciones
Industriales, donde el énfasis esencial giraba alrededor de las formas institucionales con
las cuales se encarnan las relaciones laborales en una enmarañada transnormativa que
surge de los acuerdos e interacciones de los actores (Clark Kerr, Dunlop Harbison,
Myers) o en el reparto de los beneficios derivados de la acción negociada del trabajo
(Alton Craig), o la acción dialéctica derivada del enfrentamiento entre capital y trabajo
(Richard Hvnian).
Todas estas concepciones, derivadas de los planteamientos básicos de la sociedad
moderna, encabezaron y caracterizaron un escenario moderno de las Relaciones
Industriales, cuyo fin llegó con el fin del Fordismo y la aparición de nuevas formas de
organización del trabajo, signada por elementos desinstitucionalizadores de las clásicas
relaciones laborales, des legitimizadores de la acción de los actores y la aparición de
nuevas formas de negociación social.
Con la muerte del Fordismo, feneció también el concepto de Relaciones Industriales,
para dar origen a nuevas concepciones que centran su interés en el bienestar social y la
recuperación del individuo en su esplendor y libertad.
La Modernidad entonces, representó para el mundo del trabajo, la existencia de un
proceso social donde los trabajadores. como consecuencia de la producción en masa, es
un consumidor estandarizado, protegido en acciones estatales con capacidad de absorber
las improntas de un mercado volátil, recreando un Estado de bienestar social.
Con la crisis que comienza a operar en el modo de acumulación capitalista, los llamados
soportes del equilibrio entran en un proceso de cambio, que toca al sujeto-masa como
centro del proceso social, redefinen el rol del Estado en el proceso, desarticulando el
andamiaje teórico del sistema.
El modelo de producción se flexibiliza, se informaliza, deslocaliza y relocaliza en
acciones fabriles ligeras, difusas y especializadas, rompiéndose así las piezas claves del
Fordismo.
Se trata de un cambio en los patrones de producción y de consumo, con esfuerzos de
adaptación continua, bajo contenidos organizativos distintos, donde se desvanece el
concepto de la concentración fabril por redes productivas, interconectadas y potenciadas
por nuevos argumentos tecnológicos, derrumbándose sectores y ramas industriales
clásicos (acero, producciones mecánicas y eléctricas, etc.), derivando en mercados
laborales fragmentados, segmentados, creando un cuadro social de identidades sociales,
diluidas, ambulantes o nómadas. En ese sentido, Attali Jacques señala como hemos
pasado a las redes de producción de distribución y de consumo.
Esta nueva forma de orden comercial comienza a instaurarse a escala planetaria. Surgen
las tecnologías informática, telecomunicaciones, ingeniería genética y los objetos
nuevos, los objetos nómadas (objetos industriales portátiles como fax, teléfono móvil,
juegos de vídeo, órganos artificiales, ordenadores portátiles, etc.) que preparan para el
día de mañana la individualización y la industrialización de los servicios, del ocio, del
juego y luego de la pedagogía, del diagnóstico de la prevención y del tratamiento
médico [...] El hombre de mañana, trabajador nómada, asalariado temporal de empresas-
nómadas ellas mismas, porque están instaladas en los lugares donde el coste del trabajo
no cualificado es más bajo -, consumidor de objetos nómadas, dueño de sí mismo,
informado y manipulador, será a la vez enfermo y terapeuta, maestro y alumno,
espectador y actor, consumidor de su propia producción, enmascarado y narcisista,
mezclando la ficción y la realidad en un universo de fronteras indefinibles, verdugo
víctima de sí mismo, portador de sus propias prohibiciones, marginal y policíaco (Attali
1994: 120-121).
Como puede observarse se produce un cambio de perspectiva en el uso del concepto de
trabajo, en tanto se desvanece su contenido formal y territorial, perdiendo centralidad
como ordenador de la vida social, asumiendo nuevas y variadas formas. En este
contexto, se rehace una concepción multiforme de relaciones sociales, que apropiándose
de espacios de participación organizacional distintos, permitieron superar el carácter
autoritario de la organización clásica.
Esta superación del modo Tayloriano-Fordista de focalizar el problema de la
organización social, supone un re levantamiento de las concepciones emancipadoras
subyacente en el contenido civilizador del trabajo, en tanto liberador de las fuerzas
opresoras de la tradición, supone como lo describe Anthony Giddens en su obra
Modernidad e Identidad de yo, un proceso que identifica el proceso de liberación coto
sinónimo de superación de lo tradicional. (1997: 268).
¿Alguien tiene duda del daño que a la dignidad humana trajo el trabajo Taylorista?. Al
inicio del siglo XX, la actividad tayloriana del trabajo, se dedicó a transformar al obrero
en un autómata sin pensamiento, cuyo trabajo lo definía el cronómetro, la obediencia a
ciegas, y un salario en atención a las piezas producidas. Livovetsky (1994: 122) señala
que tras un largo ciclo híbrido de materialismo tayloriano y de idealismo del deber ser,
la atención recae en la exigencia de lograr la adhesión activa de los empleados,
rechazando las formas autoritarias del trabajo, tomando en cuenta el potencial humano.
Una sociedad centrada alrededor de trabajo, hizo necesario el desarrollo de mecanismos
de racionalidad, estas evidenciaban una estructura jerárquica de legitimación del poder y
cuya interacción era controlada a través de la norma.
Con la crisis de la modernidad, las relaciones laborales apuntan hacia un modelo
posfordista o toyotista que ha generado mercados de trabajos segmentados, ofertas
estratificadas de servicios, el repunte de las tecnologías de informática y la
industrialización de los servicios.
Atrás quedaron las rígidas líneas jerárquicas, con estructuras de mando que iba de la
parte superior de la organización a la parte inferior, siguiendo un estricto estilo
tayloriano; en el caso concreto de la producción de carro, los trabajadores encargados
del montaje carecían de cualquier conocimiento especializado y no podían entrar en
ningún tipo de control independiente sobre el ritmo de producción. Las especialidades
de diseño y de organización, así como las decisiones relativas a producción quedaban en
manos de la dirección.
La empresa moderna, se fundamenta en una concepción jerárquica de las relaciones
sociales, formalizada en un sistema de comunicación y una visión rígida e inflexible de
mando y obediencia.
Con la erosión de este esquema, surge un hombre trabajador que se caracteriza por ser
cada día mas nómada, y cuya labor realiza con el apoyo de los objetos nómadas:
celulares, telex portátil y ordenadores. Estas nuevas circunstancias han traído una
tendencia al retraimiento, vivir agazapados en refugios altamente tecnificados (Popcorn
1993: 54). Desde muchos lugares, entre ellos el hogar estas tecnologías permiten una
relación laboral sin fronteras. En palabras de Sartory(1998), en este mundo diluido
impera el homo communicans, desprovisto de la racionalidad del homo sapiens donde el
mundo de las interacciones aparece inmerso en relaciones mediáticas.
La evolución que hoy vivimos esta caracterizada por redes de producción, consumo y
comunicación que dan cuenta de nuevos esquemas de trabajo, donde se supera el
concepto de empresa militarizada por empresas globales en redes, desterritorizadas y
articuladas en nuevos espacios de participación.
Se trata, según Barbero (1999:35), de la parición de una comunidad mundial en la que
hombres de tradiciones culturales muy diversas emigran en el tiempo, inmigrantes que
llegan a una nueva era desde temporalidades muy diversas, pero todos compartiendo las
mismas leyendas y sin modelos para el futuro.
Una nueva cultura organizacional caracteriza los nuevos tiempos : innovación, la
emoción del dinamismo, y el entusiasmo a la comunicación abierta. La empresa no
exige esa obediencia incondicional. y la rígida relación burocrática. de tal manera que
como ¡ni¡,,, bien lo expresa Lipovetsky en su obra El Crepúsculo del Deber, la
perfección moral ¡la sido sustituida por la obligación empresarial de ser innovador y
flexible (1998: 124).
La flexibilidad organizacional, como elemento de una nueva cultura queda representada
en la capacidad empresarial de desarrollar el potencial individual de sus actores
sociales, se sustituye el trabajo encadenado, la obediencia incondicional por la
capacidad del nuevo trabajador para formarse en un hombre polivalente. capaz de
asumir múltiples retos en distintas áreas del desempeño.
Las nuevas realidades de la organización están cada día mas erosionadas por el impacto
de toda una cultura mas mediática. Para Mas Weber (1947:88 ), una acción es social en
tanto que. en virtud del significado subjetivo que le confiere el individuo que actúa tiene
en cuenta el comportamiento de los demás, y de este modo. queda orientada en su
transcurso . Supone, a su vez, un acto racional donde la voluntad requiere de un
principio legitimador formalmente universal - la comunicación libre de dominio - que
sustituye a los criterios tradicionales de legitimación ( Lara , 199? : 65 ) .
Las palabras cruciales de esta famosa definición de Weber son "significado subjetivo".
Gran parte del comportamiento humano no es social en el sentido de que no está
empapado de «significado subjetivo». El comportamiento puede ser puramente fortuito,
suscitado por algún estímulo pasajero carente de toda la significación que se requiere
para que un acto sea social. Puede ser simplemente una respuesta más o menos
mecánica a una presión física o a cualquier otro tipo de alteración.
Las acciones e interacciones llegan a ser sociales sólo cuando en ellas está presente el
elemento de significado subjetivo, únicamente cuando, además del mero acto mecánico,
está presente un sentido, por oscuro y efímero que sea del significado del acto para la
persona o personas más directamente implicadas en el mismo. Y ¿Cuál ha sido el
significado que ha traído los símbolos que se incorporan como parte de la cultura
empresarial?
Los actos sociales se realizan mediante símbolos. La forma más evidente e importante
de símbolo es el lenguaje. El lenguaje hablado y escrito, es el que hace posible, más que
ningún otro elemento simbólico, la cultura humana. Y sólo el lenguaje permite el
desarrollo de la mente humana, el sentido del yo, la conciencia de identidad personal, y
esa capacidad fundamental, única en la humanidad, de ser capaz de asumir uno o más de
los roles sociales con los que se enfrenta el Nombre en sociedad.
Hay una tendencia cada vez mayor a dar importancia a la comunicación simbólica y la
comunicación con apoyo en tecnologías de información . Sólo debido a la existencia de
símbolos más o menos fijos para las cosas, ideas, valores, pensamientos y sentimientos,
es posible para el hombre vivir de algo más que de los recursos fisiológicos y
psicológicos.
Decir que el hombre vive únicamente a través de los modos de pensamiento,
comportamiento aprendidos y que, en conjunto, constituyen la cultura, no supone el
papel esencial que en la vida humana desempeñan los reflejos, instintos y tendencias
biológicas. En el fondo, la cultura está profundamente arraigada y es inseparable de lo
que llamamos interacción simbólica: la interacción de los seres humanos en términos de
símbolos con significados compartidos.
Esta tendencia a la interacción simbólica en el mundo del trabajo, permite preguntarnos
¿Qué esta ocurriendo? ¿Acaso el símbolo esta sustituyendo la palabra? ¿No es lógico
que los individuos se identifiquen con el empresario que es quien detenta los emblemas
del mayor conocimiento del mercado ?
Galende considera, que el empresario, emblema del capitalismo se ha recubierto de los
imaginarios de la eficacia, el éxito social, modelo de realización personal, en desmedro
de aquella imagen de agente de la explotación del hombre por el hombre (1997: 92). La
política, la salud, la escuela y la universidad, adquieren los rasgos de la empresa y se
cree ahora que la eficacia de sus funciones y el éxito de sus objetivos dependen de que
sean administrados con criterios empresariales. En palabras de este autor, el individuo
es forzado a ser mas maestro de su propio devenir subjetivo, pero en el seno de una
sociedad que no ofrece nada más allá de su propia subjetividad.
Adquirir esta supuesta capacidad de ser empresario de si mismo, competitivo y eficaz
para esta suerte de sociedad identificada con el mercado, ya no es un medio para extraer
plusvalía del beneficio del capital sino que es sentido como la solución mas justa, eficaz
y posible de luchar contra la amenaza de la exclusión y ser alcanzado por la desigualdad
de todo orden.
El desempeño organizacional constituye un concepto clave en el desarrollo de las
estrategias que apuntalan todo proceso de búsqueda de los mayores niveles de
rentabilidad organizacional, de productividad de eficacia, de excelencia. Constituye en
síntesis, el mecanismo básico que permite evaluar,,,, asegurar la productividad y la
rentabilidad dentro de una organización, en tanto valora el esfuerzo y da cuenta del
impacto del comportamiento organizativo en el conjunto de indicadores de desarrollo de
las organizaciones.
La tendencia de toda organización con la crisis de la modernidad es desarrollar
estrategias y componentes de interrelación entre los actores sociales a objeto de asegurar
una sinergia organizacional direccionada con altos niveles de rendimiento, y con
equipos de alto desempeño.
Para el desarrollo de equipos de alto rendimiento , se requiere de un contexto
organizacional donde se prevea una praxis de recursos humanos polivalentes, con
sistemas de incentivos donde se desarrolle potencialidades valorando el esfuerzo de una
manera compensatoria. Para Lipovestky (1994:127) el hombre polivalente, apto para
reciclarse, adaptarse a innovar ha reemplazado al hombre introdeterminado, en el
mundo de la incertidumbre y de la complejidad.
El desempeño visualizado desde la organización, permite aseverar que los procesos
sociales que dinamizan el comportamiento organizacional están asociados a la manera
como los actores sociales interactúan a partir del sistema de redes y la manera como
estos factores estructuran los contenidos básicos de la participación social. bajo el
concepto de sistemas o estilos de gerencia.
En cada estilo se refleja una manera de interacción y por consiguiente una forma de
valoración del desempeño. Cada estilo a su vez refleja contenidos básicos de la
organización del trabajo privilegiando niveles de variabilidad del trabajo, de
significación y de retroalimentación.
El desempeño va a depender del contenido de la acción social, que involucra a actores
sociales con significados internalizados culturalmente en un proceso interactivo signado
por contenidos descodificados social y culturalmente, en el proceso de las nuevas
formas de comunicación de estos tiempos.
El desempeño se mide por resultados que son consecuencia de productos observables
tangibles, medidos en términos de competencia. Estos resultados de la conducta social
expresan dimensiones en el campo de la comunicación, el valor y el contenido de la
misma está asociado a componentes de orden estructural, donde el trabajo y su proceso
social le dan significado cultural a la relación social.
La evolución técnico-social del trabajo, derivada de la revolución científica tecnológica,
en tanto modifica los contenidos del plan emancipador subyacente en las relaciones
sociales, intermediadas por acciones de consenso y/o conflicto extendibles a la
sociedad, descoloca y desconcentra al trabajo como artífice central de las relaciones
sociales, permitiendo el desarrollo de los sujetos liberados del soporte militarizado del
trabajo tayloriano .
La crisis de la Modernidad, supone un espacio de libertades, para el despertar del yo,
reencontrado en nuevos espacios de participación social.
BIBLIOGRAFÍA
Attali, Jaeques. (1994). Europal Barcelona. Seix Barral.
Barbero, Martín (1999). Los ejercicios del Ver. Hegemonía Audiovisual y Ficción
Televisiva, Editorial Gedisa, España.
Capra, Fritjof. (1992). El Punto Crucial. Editorial Estaciones. Argentina.
Colom, Antoni. (1997). Después de la Modernidad Nuevas Filosofías de la Educación.
Paidós. Buenos Aires.
Galende, Emiliano. (1997). De un Horizonte Incierto. Editorial Paidós. México.
Giddens, Anthony. (1997) Modernidad e Identidad del Yo. Editorial Península.
El Trabajo : Pasado y Presente Vamlle Delgado de Smith
Lara, María Pía (1992). La Democracia como Proyecto de Identidad. Etica. Editorial
Anthropos, Barcelona.
Lipovetsky, Guille. (1996). El Crepúsculo del Deber. La Etica Indolora de los Nuevos
Tiempos Democráticos. Editorial Anagrama.
Popcorn, Faith (1993) . Lo que Vendrá. Ediciones Granica. Barcelona.
Rifkin, Jeremy ( 1996). El Fin del Trabajo. Editorial Paidós. Buenos Aires.
Sartori Giovanni (1998). Homovidens. La Sociedad Teledirigida. Editorial Taurus.
Touraine, Alain. (1998). ¿Podemos Vivir Juntos? Fondo de Cultura Económica.
Argentina.
Weber, Max (1947) The Theory of Social and Economic Organization. Oxford
University.
... Formación y empresa es, sin lugar a dudas, uno de los binomios más importantes en el mundo de la educación para el trabajo. Así lo reconocen muchos autores que han tratado este tema, como De Morais (2005), Genatios y La Fuente (2004), Delgado de Smith (2001), Garmendia (2000), Smith (2000), Morín (1999), Cadenas (1997), Luhmann (1996. En opinión de Sladogna (2003) la empresa, grande o pequeña, formal o informal, productora de bienes o de servicios, tecnológicamente avanzada u obsoleta, pública o privada, rural o urbana, constituye el lugar en el cual, en última instancia, serán aplicados muchos de los conocimientos, habilidades y actitudes que se adquieren en los procesos de formación profesional por parte de quienes integran la población ocupada de un país. ...
Article
Full-text available
This work approaches to how it has been the behavior of the small and medium size enterprises (PYMES) in Latin America and the Caribbean. In order to do that it takes into account Messina’s investigations carried out in the year 2001 in this region and the proposals made by international organizations such as the CEPAL (2005) and the OIT (2004). The episteme of the microcompany is located and it is related with the situation of the young people and the role of education. Finally it is suggested to consider a set of aspects that have been successful in the microcompanies of Latin America and the Caribbean which could help to improve their performance.
Article
Traducción de: Le crépuscule du devoir: L'éthique indolore des nouveaux temps démocratiques Reimpresiones desde 1996 hasta 2000
¿Podemos Vivir Juntos? Fondo de Cultura Económica
  • Alain Touraine
Touraine, Alain. (1998). ¿Podemos Vivir Juntos? Fondo de Cultura Económica.
Lo que Vendrá. Ediciones Granica
  • Faith Popcorn
Popcorn, Faith (1993). Lo que Vendrá. Ediciones Granica. Barcelona.
De un Horizonte Incierto. Editorial Paidós
  • Emiliano Galende
Galende, Emiliano. (1997). De un Horizonte Incierto. Editorial Paidós. México.
El Punto Crucial. Editorial Estaciones
  • Fritjof Capra
Capra, Fritjof. (1992). El Punto Crucial. Editorial Estaciones. Argentina.
Europal Barcelona. Seix Barral
  • Jaeques Attali
Attali, Jaeques. (1994). Europal Barcelona. Seix Barral.