ArticlePDF Available

RESISTENCIA Y SUMISIÓN EN SOCIEDADES URBANAS Y DESIGUALES: POBLACIONES, VILLAS Y BARRIOS POPULARES EN CHILE

Authors:
347
RESISTENCIA Y SUMISIÓN EN SOCIEDADES URBANAS
Y DESIGUALES:
POBLACIONES, VILLAS Y BARRIOS POPULARES
EN CHILE
Francisca Márquez1
PARTE I. LA IDENTIDAD POBLACIONAL Y EL PODER DE HABITAR
UN LUGAR EN LA CIUDAD
La aspiración y reivindicación de una mejor vida, de un “lugar” en la sociedad
y la ciudad, es y ha sido históricamente una reivindicación de la base del movi-
miento de pobladores en Chile. Durante casi todo el siglo XX, la participación
del mundo poblacional, entendida como expresión de soberanía ciudadana,
contribuyó a controlar y a limitar el poder del Estado. La participación del
movimiento de pobladores urbanos estimuló el desarrollo de una cultura de
actoría y justicia social, pero sobre todo de inventiva en la lucha por ganar es-
pacios a la ciudad.
En esta aspiración por un lugar en la ciudad, los pobladores de este siglo XXI
parecieran no diferenciarse de sus antecesores. Sin embargo, sus relatos dejan
entrever tres elementos distintivos de lo que fueron los viejos actores populares
de mediados del siglo XX.
Uno, la debilidad de su adscripción de clase —obrera, popular— y la con-
secuente fragmentación de sus identidades; dos, la persistente aspiración a la
igualdad, unos desde la equidad como principio de igualdad de oportunidades;
1 Antropóloga y socióloga Ph. D. Presidenta del Colegio de Antropólogos de Chile; vicepresi-
denta de la Fundación para la Superación de la Pobreza en Chile y docente e investigadora de
la Escuela de Antropología de la Universidad Academia Humanismo Cristiano.
Procesos de urbanizacion_final.indd 347Procesos de urbanizacion_final.indd 347 24/11/08 10:02:1624/11/08 10:02:16
348
Francisca Márquez
otros desde la solidaridad como principio de redistribución hacia el que nada
tiene; y tres, estrechamente ligado a los dos anteriores, una acción fragmentada
que se debate entre la resistencia, la sumisión y, progresivamente, el estallido
contra un Estado que los niega en el reconocimiento de sus derechos.
Tal vez en estos tres grandes rasgos, considerando la tradición comunitaria
y de lucha social, residan algunas de las características más importantes del
mundo poblacional en el Chile actual.
LA IDENTIDAD FRAGMENTADA
Partamos de lo que aquí he llamado la identidad fragmentada. La pérdida y el
debilitamiento de los viejos referentes de identidad, que daban vida y cuerpo
a la clase obrera, parece imponerse en nuestras sociedades liberales. Junto con
los viejos referentes de identidad, el relato de las luchas obreras y poblacionales
parece ir quedando relegado a la nostalgia de unos y al olvido de otros. En con-
textos de desigualdad como el nuestro, y de frágil integración social respecto de
los modelos de modernidad, los actores poblacionales no sólo están ausentes
del escenario y del debate público, sino que también enfrentan difi cultades
para defi nir principios que les otorguen identidad y sentidos que unifi quen sus
acciones. La vida en las villas y en las poblaciones en este siglo XXI muestra que
las identidades, la pertenencia, la sociabilidad y la convivencia ciudadana no
siempre resisten la fragmentación que impone la experiencia del gueto —que en
su sentido etimológico viene de getare, arrojar a los extramuros— y el estigma
que en ellos deja esta sociedad estamental —marcas que se hacían con hierro
candente sobre la piel del esclavo.
Pero no siempre fue así. La historia del siglo XX está plagada de ejemplos
de pobladores en los que el sentido de la identidad se construía justamente al
calor de la lucha por un espacio en la ciudad y la sociedad, de la lucha por tor-
cerle la mano a un Estado reticente, de la lucha contra los poderes ocultos de
la sociedad. Era ahí donde el orgullo de ser poblador nacía. Hoy, sin embargo,
esa identidad poblacional no sólo se encuentra fragmentada en términos de la
continuidad y de la unidad de su relato, sino también de la posibilidad de su
reconocimiento, para usar las categorías del maestro Lévi-Strauss.
Cuando se habla de identidades fragmentadas, lo que se está diciendo es
que los quiebres y los vacíos de identidad del discurso en el mundo poblacio-
nal son profundos: entre padres e hijos, entre vecinos y vecinas, entre obreros
y estudiantes, entre el viejo trabajador y la joven vendedora del mall, el relato
poblacional contiene trizaduras, olvidos y silencios, a veces profundos. Un
discurso fragmentado, deshilado, advierte Lévi-Strauss, es un discurso que
pierde su fuerza de larga duración y con ello también la fuerza de penetrar y
Procesos de urbanizacion_final.indd 348Procesos de urbanizacion_final.indd 348 24/11/08 10:02:1624/11/08 10:02:16
349
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
de imponerse al discurso de un poder y de un Estado que domina desde su
invisible presencia.
“Los hombres son más los hijos de su tiempo que de sus padres”, decía el
historiador Marc Bloch. Es cierto, siempre lo ha sido; pero tal vez hoy lo sea
todavía más que en tiempos de transformaciones vertiginosas y desigualdades
crecientes entre los hombres. La memoria de los espacios poblacionales ha
quedado rezagada, perdida en el vacío. Doblemente desheredados: del legado
de sus ancestros y de las promesas de la modernidad contemporánea.
Un relato fragmentado es también un relato que pierde unidad. En contextos
de fuerte segregación, guetización y desigualdad, la diversidad de los elementos
que brindan una identidad, más que constituir un recurso, un capital social,
simbólico, económico, parecen más bien un impedimento para que este relato
pueda constituirse como tal. Los fragmentos prevalecen sobre la unidad. El
desconcierto de las identidades es el desconcierto de la cultura y de la acción
poblacional: “Antes sabíamos por qué luchar”, decía una pobladora al referirse
a tiempos pasados.
Lo que hoy está en juego es la capacidad de historicidad de estas identidades
poblacionales.
Y cuando los fragmentos son más que la totalidad, muy difícil será compo-
ner el mosaico, y en consecuencia ser re-conocido en toda su magnitud. Desca-
lifi cación, desconocimiento, se han convertido en componentes centrales de
la experiencia de la alteridad de estas identidades desconcertadas del mundo
poblacional. Distancia subjetiva y social profunda con un Estado y una sociedad
que los fi ja en su condición de excluidos y asistidos, de parias de los extramu-
ros de la ciudad. No hay disciplinamiento más efi caz, dice Michel Foucault,
que aquel que distribuye y ordena a los individuos en el espacio. Y así ha sido
y así continúa siendo desde el nacimiento de la República, desde el camino de
cintura que separa el Santiago propio del Santiago impío y plebeyo. Esfuerzo
civilizatorio del espacio popular urbano que se reactualiza una y otra vez en
las fronteras de la ciudad. Extramuros de la supervivencia, la descalifi cación
y la negación de los derechos a los que por décadas se resistió el movimiento
poblacional.
En este universo social de la descalifi cación y de la vulnerabilidad, el campo
de lo posible, de lo imaginable, ciertamente se estrecha. El pensamiento y las
posibilidades de sí mismo pueden reducirse a su más mínima expresión —co-
mo ocurre entre los más marginales, apostados en las salas de espera de cada
municipio—, a la urgencia del lograr sobrevivir el día a día. Sobre este fondo
de défi cit de identidad no puede entonces sino instaurarse un proyecto prag-
mático y defensivo que preserve y asegure lo que de sí mismo persiste y resiste.
“La sumisión voluntaria” a este Estado omnipresente e impenetrable, de la que
Procesos de urbanizacion_final.indd 349Procesos de urbanizacion_final.indd 349 24/11/08 10:02:1624/11/08 10:02:16
350
Francisca Márquez
hablaba Étienne de La Boétie, es para algunos la única salida posible, para otros
la rabia y el estallido contra lo que más duele, los iguales.
LA ACCIÓN FRAGMENTADA
Si la acción y la lucha concertada constituían el principal capital del mundo po-
blacional, hoy la precariedad de los referentes colectivos, y los obstáculos que
impone el mercado a la construcción de una acción colectiva, han pasado a ser
las referencias más fuertes. La acción poblacional se debate entre una diversidad
de principios que hablan de la creciente individualización y del desapego de
los vínculos y hábitos que contenían y a la vez protegían el mundo poblacional.
Fragmentación de la identidad y fragmentación de su acción, que probablemente
se encuentra a la base de los enfrentamientos poblacionales que se ven surgir en
el seno mismo del mundo poblacional y que tal vez se seguirán viendo.
La resistencia nostálgica, la sumisión y el reclamo, la lucha individual o el
estallido enrabiado amenazan hoy con eclipsar toda acción concertada. La vieja
lucha por el derecho a un lugar en la ciudad se ha transformado progresivamente
en la lucha interna por un lugar en los estrechos márgenes del propio gueto.
En esta trastienda poblacional, la disputa, como en el juego de espejos, termina
por volverse contra ellos mismos: el poblador que obtuvo su vivienda —tal vez
en un juego de sumisiones y pragmatismo— se convierte a menudo en el úni-
co adversario visible y posible, en el enemigo interno contra el que estallará la
rabia contenida de sus iguales. Hechos como los del 6 de abril, o los ajustes de
cuentas entre pandillas de jóvenes y bandas de microtráfi co pueden terminar
por socavar los cimientos que décadas de historia y lucha común le valieron
a punta de convicción y también de sangre, el reconocimiento y el respeto al
mundo poblacional.
La desconfi anza en el Estado no se traduce en la confi anza en el mundo
poblacional, y tampoco, por cierto, en los mecanismos del mercado. Paradó-
jicamente, el Estado sigue siendo percibido como el principal —y a veces úni-
co— responsable y garante del desarrollo y la igualdad.
En la desconfi anza y en el temor al otro, en Chile, se agazapa el miedo de
terminar ocupando el patio trasero. Y es que ser joven, mujer, pobre, mapuche
o cesante en este país puede signifi car, para muchos, ocupar el patio trasero
de la democracia, vivir una ciudadanía restringida en la que la distancia entre
aquello que se quiere ser y aquello que se logra se asienta. Porque en un país
desigual, donde el peso de los orígenes es una evidencia fuerte, la probabilidad
de levantar una imagen de sí, distinta con y desde otros, parece remota.
Ésta es la historia, por ejemplo, de la llamada nueva pobreza, categoría que
incluye a aquellas familias que durante la década de los noventa pudieron pasar
Procesos de urbanizacion_final.indd 350Procesos de urbanizacion_final.indd 350 24/11/08 10:02:1624/11/08 10:02:16
351
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
de los márgenes del río, del campamento y de la choza, a lo que hoy día se conoce
como villas o conjuntos de viviendas sociales; viviendas que van de los 35 a los
48 metros cuadrados para familias a menudo de cuatro a seis personas.
“Quiero volver al campamento”, decía con convicción una pobladora recien-
temente erradicada a una villa, mientras las demás vecinas asentían con la cabeza.
Y aunque la mayoría de estas familias se muestra conforme con los benefi cios
que supone vivir en una casa con luz, agua y alcantarillado, la nostalgia de esa
manera “comunitaria” de vivir a las orillas del río gana fuerza a medida que
transcurre el tiempo. Rotos los viejos lazos de sociabilidad de la comunidad de
iguales, los pobladores se enfrentan a un vecindario en el que, a pesar de ellos,
la desconfi anza, el miedo y la inseguridad no tardarán en instalarse.
Integración y reconocimiento son las demandas que se escuchan una y otra
vez en cada una de estas familias. Y aunque su vivienda actual la saben mejor
que sus viejas rucas, incluso mejor que las viviendas sociales de la década de los
ochenta, todos ellos se sienten excluidos, habitantes de los bordes de la ciudad.
Más educados, mejor alimentados y con techo, los nuevos pobres de este país
aún ocupan el patio trasero de nuestra democracia. En este modelo de ciudad
de fronteras, marcada por la afi rmación de una ciudadanía privada, la comuni-
dad y las identidades fuertemente fragmentadas se viven mal.
PARTE II. DE LA AUTOCONSTRUCCIÓN TUTELADA A LA PRIVATIZACIÓN
SEGREGADA EN CHILE
El origen de las poblaciones y de los barrios populares más emblemáticos de la
ciudad de Santiago se debe rastrear en las décadas de los cincuenta y sesenta,
período marcado por el nacimiento del movimiento urbano y el crecimiento
de la pobreza que surgía junto a una alta la migración rural. En este período de
incremento de la población marginal urbana, el Estado crea los primeros planes
nacionales de vivienda. Las décadas que siguen serán testigos de la expansión
de la capacidad organizativa de los “pobres de la ciudad”, de su capacidad de
infl uir con miras a satisfacer sus necesidades de vivienda y de incidir en el re-
ordenamiento urbano.
Este proceso de apropiación de la ciudad por parte de los pobladores no
sólo fue relevante en términos del protagonismo que ellos alcanzaron en la ciu-
dad, sino también por su injerencia en los procesos de cambio social y político
que removieron a la sociedad chilena. El movimiento de pobladores, iniciado
a mediados del siglo XX, permitió alcanzar y reivindicar formas más dignas de
vida en la ciudad.2
2 El concepto mismo de “poblador”, con el que se denominó a los pobres de la ciudad, surgió
Procesos de urbanizacion_final.indd 351Procesos de urbanizacion_final.indd 351 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
352
Francisca Márquez
Si en los años del Frente Popular los protagonistas fueron los sindicatos
de trabajadores urbanos, en los años de la Revolución en Libertad lo serían
los pobladores y su demanda por un espacio en la ciudad, los campesinos y
su exigencia de tierras. En este período, los pobres de la ciudad crecieron y se
convirtieron en actores centrales de la sociedad. La acción de los pobladores
ponía de manifi esto el problema de la inclusión en la ciudad y en la sociedad.
El Estado reaccionó no sólo porque no era deseable que hechos sociales como
la toma de La Victoria en 1957 se repitieran, sino porque un mínimo de justicia
obligaba a poner en marcha los planes de vivienda popular.3 Si bien los pobla-
dores poseían sus propias tradiciones organizativas, éstas se vieron potenciadas
a fi nes de la década de los cincuenta y hasta fi nales de los sesenta por personajes
que esgrimían nuevos discursos de cambio y justicia social.
El régimen militar de las décadas posteriores y sus transformaciones insti-
tucionales tuvieron consecuencias profundas para los movimientos urbanos y
la localización de los pobres en la ciudad. No sólo terminó con las “tomas” or-
ganizadas de terrenos y silenció el movimiento de pobladores, sino que además
creó la política de erradicación de poblaciones más grande que haya conocido
la historia de Chile. En pocos años, los “pobres” fueron “reubicados” y “ato-
mizados” en los márgenes de la ciudad, en viviendas semejantes, por su tamaño
y forma, a “cajas de fósforos”.
Las erradicaciones de pobladores, con sus viviendas para pobres y en comu-
nas de pobres, inauguran así una nueva etapa en la construcción de la ciudad de
Santiago. No sólo la segregación urbana se consolida, sino también el miedo y
la violencia, en una ciudad hecha de guetos y apartheid. El défi cit de políticas
de vivienda no haría sino agudizar el drama de los sin casas. El allegamiento y
el hacinamiento caracterizarán las condiciones de vida de una proporción no
menor de familias pobres de la década de los ochenta. Resistencia y supervivencia
marcarán el quehacer subterráneo de las organizaciones de pobladores.
Durante la década de los noventa, con el retorno a la democracia, los linea-
mientos básicos del modelo neoliberal se conservan, y con ellos el criterio de
las políticas urbanas. El objetivo declarado, sin embargo, sería el de eliminar los
rasgos autoritarios y “paternalistas” que el Estado había adquirido en décadas
y se extendió en la década de los sesenta. Sin embargo, fue en la coyuntura electoral de 1970
cuando la ciudad se pobló de “campamentos”, los pobladores fundaron nuevos barrios en la
capital y obtuvieron una nueva posición en la ciudad y en la sociedad urbana.
3 El Plan Habitacional de Alessandri, más allá de la precariedad de las nuevas formas de po-
blamiento, inauguró un sistemático plan de reubicación de los más pobres en la ciudad. El
gobierno posterior de Frei Montalva debió entonces incluir en sus planes de vivienda las
denominadas “soluciones habitacionales”, es decir, formas de poblamiento precario, pero en
un sitio propio, cuando la presión y la movilización popular ya no admitían esperas.
Procesos de urbanizacion_final.indd 352Procesos de urbanizacion_final.indd 352 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
353
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
anteriores. Se trataría de quebrantar así las actitudes clientelistas y de fomentar
el sentido de responsabilidad y de ejercicio ciudadano.
El debate de las políticas sociales de la década de los noventa no se centra
en la superación de la desigualdad social sino en el desafío de la superación de
la línea de la pobreza. Por esta razón, la construcción de viviendas se masifi ca,
pero se descuidan dos aspectos centrales que sí habían estado presentes en la
década de los sesenta: localización y, en menor grado, calidad (Bajoit, 2002).
A partir del análisis de la construcción de dos espacios barriales populares,
Villa La Reina, construida en 1967 durante la llamada Revolución en Libertad,
y Villa San Arturo, construida treinta años después, durante el período de la
concertación democrática, se aborda a continuación la cuestión poblacional
en Chile.
El análisis de estos dos períodos revela cómo el mundo poblacional ha ido
perdiendo fuerza en ciertos principios básicos de los procesos de construcción
de una ciudad más democrática, igualitaria e integradora.
LA AUTOCONSTRUCCIÓN TUTELADA DE LA DÉCADA DE LOS SESENTA:
VILLA LA REINA, 1967
El tiempo histórico
A mediados de la década del sesenta corrían en Chile vientos de humanismo
cristiano, de promoción popular, y una democracia cristiana fuerte tras la fi gura
del presidente Eduardo Fei Montalva. Son los años de la Alianza para el Pro-
greso, de la CEPAL y su teoría estructural sobre el desarrollo. El ambiente era
propicio para desarrollar los grandes cambios que llevarían a la modernización
del capitalismo nacional. La Revolución en Libertad enmarca así la reforma
agraria, el programa de la promoción popular y, en lo habitacional, el propósito
de promover la construcción de viviendas para absorber el crecimiento demo-
gráfi co y mejorar el nivel de vivienda de los pobladores. Eran tiempos en los
que la población del Gran Santiago crecía estrepitosamente: superaba los dos
millones de habitantes. Con la llegada a la capital de campesinos empobrecidos
en busca de un trabajo y un mejor vivir, la precariedad habitacional aumentó.
En 1966, el 12% de la población de Santiago vivía en conventillos.
El enfoque de la intervención del Estado difi ere del gobierno de Alessandri:
la política habitacional se concibe ahora en el marco de una política de integra-
ción y participación social dirigida por el partido Demócrata Cristiano. Con
la autoconstrucción de viviendas y la organización de sus condiciones de vida
(MINVU, 2004), el Partido proclamaba las virtudes de la comunidad popular.
La noción de marginalidad como supuesto social, promovida por el jesuita Vec-
Procesos de urbanizacion_final.indd 353Procesos de urbanizacion_final.indd 353 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
354
Francisca Márquez
kemanns y la DESAL, inspiraba el quehacer de las políticas en torno a los más
pobres. El quehacer del Estado se abocaba al fomento de las organizaciones de
base y a los cambios institucionales, en especial mediante una ley de juntas de
vecinos. Los pobladores marginales eran convocados a participar activamente
en la política de vivienda, estableciéndose así un estrecho vínculo entre vida
asociativa comunitaria y vida política. De esta manera, la política de vivienda
lograba responder y canalizar las reivindicaciones de los marginales pero, por
sobre todo, lograba integrarlos institucionalmente al desarrollo de la ciudad.
La creación del Plan de Ahorro Popular y la estrecha relación que surgía
entre el desarrollo urbano y la política habitacional se sumaron a este nuevo
enfoque, organizando y racionalizando la producción habitacional.4 La Corpo-
ración de Mejoramiento Urbano (Cormu), por su parte, gestionaba la creación
de sociedades mixtas de mejoramiento urbano junto a municipios y entidades
públicas.5
La premisa de mediados de la década de los sesenta es “construir viviendas
dignas, pero ajustadas a la capacidad de pago de sus asignatarios”; viviendas más
pequeñas, en comparación con las cifras históricas, pero que contaran con el
equipamiento indispensable para la vida familiar y el desarrollo comunitario.
La creciente movilización social ejercía cada vez más presión, y obligaba a re-
defi nir los planes que se proponían. La demanda de vivienda aumenta de manera
progresiva: si en 1968 hubo ocho tomas de terreno, en 1969 éstas habían ascen-
dido a veintitrés y en 1970 llegaban a 220. El aparato administrativo no logró
operar a gran escala. Después de 1967, las luchas de los pobladores escaparon
al control institucional y las ocupaciones ilegales de terreno se multiplicaron.
Luchas de pobladores que se entremezclaron con la política nacional populista
4 El sector se reorganiza institucionalmente mediante la Ley 16.391 del año 1965. La ley crea el
Ministerio de Vivienda y Urbanismo, la Corporación de Servicios Habitacionales (Corhabit),
la Corporación de Mejoramiento Urbano (Cormu); se reorganizan las dependencias de la
Corvi y la Dirección de Obras Urbanas, reformada ésta dos años más tarde para convertirse
en la cuarta de las corporaciones del período: la Corporación de Obras Urbanas.
5 Uno de los ejemplos más divulgados, reactivado posteriormente, fue el caso de Urcorei, que
articuló las acciones de la Cormu y el Plan de Desarrollo Comunal de la municipalidad de La
Reina. Se fi jaban así las relaciones entre los programas habitacionales y el desarrollo global de
la ciudad. La relación entre la actividad económica y el espacio territorial se incorpora en la
planifi cación, y se defi nen políticas nacionales de planifi cación y acciones dirigidas al desarrollo
regional. Con el fi n de desarrollar estudios de preinversión en áreas de vivienda y desarrollo
urbano, se inicia un programa de asistencia técnica destinado a los municipios de las principales
ciudades. Los municipios reciben capacitación para instalar las Ofi cinas de Programación de
Desarrollo Local. El papel de los estudios de preinversión y la modifi cación del artículo 10 de
la Constitución Política, que posibilita acciones más expeditas de expropiación del suelo ur-
bano con el fi n de mejorar las instalaciones de las zonas residenciales, es de especial relevancia
en el caso de Villa La Reina.
Procesos de urbanizacion_final.indd 354Procesos de urbanizacion_final.indd 354 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
355
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
de la promoción popular. La ideología y las organizaciones promovidas por el
mismo Estado dieron lugar a una demanda popular creciente que la sociedad
no pudo absorber (Dubet et ál., 1989). Si bien el movimiento estaba vinculado
al Estado y dependía de los partidos políticos, el empeño de las organizaciones
comunitarias en mejorar las condiciones de vida y consolidar una identidad
colectiva impedía que aquél se redujera al simple clientelismo.
El arquitecto y urbanista
El proceso de construcción de Villa La Reina, ubicada en la comuna de La
Reina,6 debe ser comprendido en este contexto político y social, y en estrecha
relación con la fi gura de su creador, el arquitecto y entonces alcalde (1964) Fer-
nando Castillo Velasco. El liderazgo de Castillo Velasco se construye al alero de
los movimientos de pobladores y estudiantes, cuyas demandas democratizado-
ras marcaron los gobiernos de Alessandri, Frei Montalva y Allende: derecho a
viviendas dignas, salud, educación y participación (Zerán, 1998).
Inspirado en los valores del humanismo cristiano, Castillo Velasco concibe
al ser humano como sujeto central de su visión arquitectónica. A partir de allí
proyecta su ideal de vivienda, barrio, comuna, ciudad y país. En su concepción,
la arquitectura se entrelaza a la política, y la estética a la ética.
La construcción de Villa La Reina recoge los postulados centrales y más ra-
dicales de la época: la integración social a la ciudad y a las fuentes laborales; la
participación, la organización y la autoconstrucción. Villa La Reina se inspira
también en la constatación de una sociedad que tiende a segregar y margina-
lizar.7 Evitar la erradicación de los más pobres y marginales hacia la periferia
de la ciudad constituía un principio básico de política social y diseño urbano
de la época.
En este proceso de integración, y a la vez de ruptura con los patrones clásicos
de segregación urbana, Castillo Velasco concibe la pieza clave de este proyecto:
el Parque Industrial. El proyecto original planteaba la integración del Parque al
desarrollo comunal, y a su vez la satisfacción de las expectativas de los trabajado-
res no sólo en lo laboral sino también en actividades afi nes como la capacitación
técnico-profesional, recreación, atención médica y servicio social.
6 Los terrenos de la comuna La Reina corresponden al loteo del fundo La Reina realizado en
1940. En el año de 1963, estos terrenos son separados de la comuna de Ñuñoa, con la consi-
guiente creación territorial y administrativa de La Reina. Villa La Reina colinda al norte con la
avenida Larraín, al sur con Talinay, al este con Diputada Laura Rodríguez y al oeste con Canal
Las Perdices.
7 Eduardo San Martín, en Zerán (1998).
Procesos de urbanizacion_final.indd 355Procesos de urbanizacion_final.indd 355 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
356
Francisca Márquez
Villa La Reina responde, sobre todo, a un anhelo de la época de pensar las
políticas habitacionales de manera articulada a la planifi cación urbana y a una
ciudad más amable, capaz de contener en sí misma los principios de una sociedad
que convive bien, que tiene vida comunitaria. El proyecto del diseño urbano de
Villa La Reina, en el que sólo hay cuatro arterias principales que desembocan
en la avenida Larraín, y unos pasajes que dan a esquinas formando pequeñas
plazoletas, refl eja claramente su objetivo (Castillo Velasco, 1981). La preocu-
pación por la recuperación de los espacios públicos está a la base del hecho de
pensar el diseño urbano, y ciertamente también de Villa La Reina. “La ciudad
necesita hoy un lugar intermedio entre el espacio privado y el público”, dirá
Castillo Velasco. Esta preocupación por los espacios intermedios llevará a pri-
vilegiar los espacios de uso comunitario, y un trazado de calles zigzagueantes
que conformarán las pequeñas plazoletas de Villa La Reina.
A un diseño concebido para favorecer la convivencia se sumó la participación
en la autogestión. Ésta permitió pensar y diseñar soluciones habitacionales a la
medida de sus habitantes. La autoconstrucción y la participación crean “volun-
tad” y sentido de pertenencia, en los términos de Castillo Velasco.
Participación y autoconstrucción
La autoconstrucción está en la base del proyecto: no sólo permitió abaratar los
costos de mano de obra del proyecto y crear un sentido de pertenencia y com-
promiso, sino que sobre todo afi anzó la confi anza en las propias capacidades. El
relato de sus pobladores, así como el de su gestor, Castillo Velasco, es un relato
épico que recoge y expresa el carácter de hazaña de lo construido; pero también
del esfuerzo mancomunado y de destrezas que se sumaron hábilmente.
La experiencia de Villa La Reina, en efecto, no obedeció exclusivamente a
las exigencias que los pobladores le hacen al Estado: nació de la articulación
virtuosa de individuos con intereses, capacidades y habilidades diversas. Sin
embargo, es claro que la presencia del Estado o del municipio, en la fi gura de su
alcalde, fue en principio pieza central en la gestión y construcción del proyecto.
Villa La Reina nace de un proceso de fuerte autogestión tutelada que a su vez
le otorgaba a su quehacer un marco de institucionalidad.
La relación entre el comité de pobladores y los partidos políticos era estrecha.
Y aun cuando muchos de ellos nacían justamente de afi nidades partidarias, y
esto ocasionaba tensiones y fricciones entre los comités, se logró constituir una
federación de pobladores que agrupaba a los dieciséis comités existentes.
La estricta organización de los pobladores permitía distribuir tareas, turnos y
medición del tiempo de trabajo en puntos; éstos se acumulaban hasta completar
Procesos de urbanizacion_final.indd 356Procesos de urbanizacion_final.indd 356 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
357
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
el puntaje requerido para la obtención de una vivienda. La unidad de cuenta
era el trabajo; el dinero, en cambio, tenía una injerencia menor.
El proceso de autoconstrucción, tal como se había programado, tomó cuatro
años. Familias enteras trabajaban sábados y domingos en faenas completas. La
compra de materiales, así como la distribución entre los distintos comités, tam-
bién se autogestionaba. Una vez concluido el período de gobierno del presidente
Frei Montalvo, el proceso de autoconstrucción aún no terminaba. Pero con la
llegada del gobierno de la Unidad Popular el apoyo estatal perdió fuerza y las
dinámicas sociales entre los pobladores tendieron a romperse y a polarizarse.
A pesar de que la vivienda se levantaba como un derecho indiscutible, sería el
Estado el principal responsable de velar por el cumplimiento de este derecho.
Aun así, los pobladores continuaron con el proceso de construcción y termina-
ción de sus viviendas, aunque de manera menos organizada y colectiva.
El 11 de septiembre de 1973 concluyó el proyecto de autoconstrucción,
pero no con la experiencia y el aprendizaje que en cada uno de ellos se había
acumulado durante esos años. “La autoconstrucción aún existe”, dice una
pobladora casi cuarenta años después. Con el regreso de la democracia y de
Fernando Castillo Velasco al municipio de La Reina a mediados de la década de
los noventa, la memoria pareció reactivarse y las nuevas generaciones volvieron
a hablar y a recordar la experiencia colectiva de los años sesenta.
Lo cierto es que hoy, treinta años después, nadie se quiere ir de Villa La
Reina. La comuna no sólo sigue siendo un espacio privilegiado en términos de
emplazamiento y vegetación, sino que además se encuentra entre las comunas
de la región metropolitana con los índices más bajos de delincuencia.8 Más
allá de las cifras, del deterioro de las calles y de los muros, de la cesantía,9 del
microtráfi co, de la delincuencia, los lazos de convivencia persisten, así como
el orgullo por su historia y por el hecho de habitar una comuna integrada a la
ciudad de Santiago.
Las nuevas generaciones quisieran permanecer en la integración de esta co-
muna privilegiada a la gran ciudad. Pocos lo logran. Pero cuando parten, aspi-
ran siempre a reproducir un modelo de vida similar.10 Entre los más viejos, los
8 En el año 2003, Adimark advirtió que en La Reina aumentaba el índice de victimización: es
decir, que crecía la sensación de inseguridad porque algún miembro de la familia había sido
víctima de un robo con violencia.
9 Sólo un 60% de los trabajadores del Parque Industrial son vecinos de la Villa. El proyecto
original contemplaba un parque industrial con una habitación-vivienda al lado. Esto ha fun-
cionado sólo en parte.
10 Aun así, el alcalde Castillo Velasco consiguió que unas sesenta familias, los hijos y nietos de los
constructores de la villa, migraran hacia Peñafl or y desarrollaran un proyecto similar, aunque
más pequeño.
Procesos de urbanizacion_final.indd 357Procesos de urbanizacion_final.indd 357 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
358
Francisca Márquez
temores tienen que ver con el avance de los males de la pobreza y la exclusión
social en la Villa. La resistencia de los más viejos hecha mano de la memoria y
de los saberes de la autogestión, de la autonomía frente al Estado. Lo hacen, por
ejemplo, cuando los vecinos decidieron derrumbar unos muros que sólo servían
para cobijar ladrones y delincuentes; o cuando mujeres y niños se esforzaron
para construir de los desechos de una gran fábrica “una plaza con áreas verdes
para que tuviéramos algo fresco”. La memoria reactualizada se transforma así
en resistencia frente a una sociedad que los margina en sus aspiraciones.
DE LA PRIVATIZACIÓN SEGREGADA DE LA DÉCADA DE LOS NOVENTA:
VILLA SAN ARTURO DE MAIPÚ, 1997
El tiempo histórico
Junto con la recuperación de la democracia, a principios de la década de los no-
venta, surgen en Santiago nuevos campamentos a orillas del río Mapocho, líneas
de trenes, basurales, terrenos baldíos y estatales. Las ocupaciones “ilegales” por
parte de las familias que desde el período del gobierno militar habían vivido en
condiciones de miserable allegamiento se reactivarán de manera espontánea.
Ya no se hablará de “tomas” sino de “asentamientos irregulares”. Y en sentido
estricto, estas ocupaciones están lejos de ser lo que fueron en la década de los
setenta. De manera silenciosa y solitaria, los “sin casa” se desplazarán en las
noches, con sus cartones y maderas para construir sus precarias viviendas.
La llegada de la democracia no activa el movimiento y las demandas colecti-
vas, pero abre un espacio de “respiro” y una esperanza de solución. La década
de los noventa marca un nuevo pacto entre los pobladores y el Estado. Con po-
líticas más descentralizadas, los municipios no tendrán difi cultad en orientar las
nuevas políticas sociales hacia los “lunares de pobreza”. El aumento signifi cativo
de la construcción de viviendas sociales, junto con políticas para incentivar el
ahorro, permite que muchas familias accedan al “sueño de la casa propia”.
La adquisición de vivienda pasa entonces a ser objeto de preocupación de las
políticas sociales para “la superación de la pobreza”. A mediados de la década
de los noventa la vivienda se transformará en instrumento clave, en el punto
de partida para la erradicación de la pobreza y la indigencia en Chile.11 No se-
rán los pobladores organizados quienes demandarán este derecho; el Estado,
mediante una compleja ingeniería social, incentivará a las familias para que se
11 La meta de “erradicar” los 970 campamentos que existían en el país a mediados de la década de
los noventa se convierte en política pública. El programa Chile Barrio nace justamente cuando
se constata que estos 970 campamentos existen, pero también en respuesta a la dispersión de
los programas públicos a la hora de abordar y enfrentar las situaciones de extrema pobreza.
Procesos de urbanizacion_final.indd 358Procesos de urbanizacion_final.indd 358 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
359
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
postulen a este derecho. Con la entrega de subsidios y apoyos complementarios
a las familias, la vivienda y el barrio se sitúan en el centro de una política integral
e intersectorial para superar la pobreza.
El esfuerzo estatal en materia habitacional implicó el traslado defi nitivo de
la población que habitaba en campamentos o como allegados hacia las nuevas
villas de vivienda social. Éstas concentran la mayoría de los pobres urbanos.
Entre los años 1992 a 2002, las viviendas aumentan en un 25,7%, muy por en-
cima del crecimiento poblacional del período (13,3%), y el número de vivien-
das construidas con materiales precarios —mediaguas, piezas— decrece en un
42,9%. Según el censo del año 2002, alrededor del 60% del total de las viviendas
construidas en el país pertenece a programas habitacionales subsidiados. Las
condiciones de vida y de urbanización de los más pobres mejoraron sustanti-
vamente.12 La nueva pobreza urbana de Santiago es, hoy en día, la pobreza de
“los con techo” (Rodríguez, 2001).
La villa sin nombre
En la periferia de la comuna de Maipú, entre la avenida Ferrocarril y el canal
Santa Marta, existe una villa cuyo nombre desconocen todos, aun la munici-
palidad: San Arturo, Don Arturo, Los Héroes, Carlos V, La Villa. Si bien fue
construida con los fondos del programa Chile Barrio, hasta el año 2002 no
existía legalmente ni se encontraba en los mapas de la ciudad. A ésta no llega
locomoción colectiva, ni ambulancias, y rara vez la policía. Sin embargo, allí
habitan, desde 1999, 408 familias.
La Villa se compone de 46 edifi cios —sus vecinos las llaman “las naves”—,
cada uno de tres pisos y doce departamentos que dan a un pasillo común. Los
departamentos no superan los 44 metros cuadrados, y en promedio viven cinco
personas por familia. De diseño simple, pero colores alegres, la Villa parece una
más entre muchas otras. Con escasas y deterioradas áreas verdes, una sede social
completamente destruida y saqueada, ofrece un panorama árido y desolado para
quien la visita por primera vez.
En el año 2000, el ingreso promedio de las familias entrevistadas era equi-
valente al sueldo mínimo, o en algunos casos inferior. La escasa participación
laboral de las mujeres, el alto número de hijos en edad escolar y los gastos que
supone vivir en casa propia torna especialmente difícil la situación económi-
ca de estas familias. Tras la erradicación de sus comunas de origen, muchos
12 La mejoría de las condiciones de vida de los benefi ciados es evidente. El uso de la letrina o
pozo negro, como sistema de eliminación de excretas, se redujo entre 1987 y el 2002 del 47%
al 27,4% en el quintil I, y del 36,2% al 16% en el quintil II. Esto debido en gran medida al
esfuerzo que se hizo en el período en materia de vivienda social.
Procesos de urbanizacion_final.indd 359Procesos de urbanizacion_final.indd 359 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
360
Francisca Márquez
de los hombres perdieron sus trabajos: ese mismo año, sólo dos de cada siete
personas económicamente activas tenía un trabajo estable —en construcción,
principalmente—.
Todos los vecinos coinciden en que los dividendos son demasiado altos
para sus ingresos y la calidad de las viviendas. Para muchas familias, el monto
mensual del dividendo equivale al 50% de sus precarios ingresos. Por ende, la
morosidad llega casi al 100% de los hogares.
Los pobladores nunca pudieron ver sus viviendas antes de ocuparlas: la
entrega se aplazaba una y otra vez, pero en todo caso la noticia de haber sido
asignados es recordada como uno de los momentos más emocionantes de sus
vidas. Si bien las historias y las aspiraciones de cada una de estas familias son
diferentes, la necesidad y el deseo de integración y reconocimiento es común a
todos ellos: aun cuando saben que sus viviendas actuales son mejores que sus
viejas mediaguas,13 mejores incluso que las viviendas sociales de la década de
los ochenta, todos ellos se saben excluidos, habitantes de los bordes de la ciu-
dad. En este modelo de ciudad segregada y ciudadanía privada, la ausencia de
rituales, ceremonias y festejos que celebren el inicio de una nueva vida se vive
mal. Sin títulos de dominio, sin otro gesto que la entrega apresurada de una
llave, los vecinos perciben que sus vidas no serán lo que habían soñado, que el
estigma de la pobreza aún los acompaña.
Ciertamente, el Estado de los años noventa resolvió el gran défi cit habitacio-
nal que venía de las décadas anteriores. En Chile, en toda su historia, nunca se
había construido tanta vivienda social. El problema de los sin techo y allegados
de este país tuvo al menos algún alivio. Aún así, ellos están descontentos. El
fondo de sus reclamos, fi nalmente, tiene que ver con los términos a partir de
los cuales quieren y aspiran a construir su relación con el Estado y la sociedad
en su conjunto.
Recluidas en sus viviendas, y afanadas en obtener los ingresos necesarios para
su supervivencia, las familias del antiguo campamento ya no participan, salvo en
el cuidado de la pequeña iglesia evangélica que construyeron y de la plazoleta
que comparten, la más verde de la villa. Lo demás es llana supervivencia. El
encierro, la soledad y la falta de solidaridad es lo que según ellos caracteriza a la
Villa. En sus relatos aparece una y otra vez la nostalgia por la comunidad del viejo
campamento. Desconcertados, impotentes ante la desconfi anza y la violencia
que se ha apoderado de la vida barrial, añoran la comunidad que perdieron y
no dejan de soñar en recuperar algo de su antiguo modo de vida.
De sus nuevas viviendas destacan ellos la mala calidad, el hacinamiento, la
promiscuidad y la falta de privacidad. En el campamento, la organización del
13 Vivienda precaria de madera y techo de latón.
Procesos de urbanizacion_final.indd 360Procesos de urbanizacion_final.indd 360 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
361
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
espacio era fl exible; estaban acostumbrados a espacios amplios que se adaptaban
a las necesidades de las familias. Estos nuevos departamentos, en cambio, los
obligan a vivir en un espacio cuya organización es fi ja, rígida, y en el que cual-
quier tipo de adaptación supone necesariamente transgredir el espacio común.
El hacinamiento y la promiscuidad no caracterizaban la vida del campamento: lo
intrincado y laberíntico del diseño y la distribución de sus antiguas casas aislaba
los espacios, garantizaba la convivencia comunitaria y al mismo tiempo la intimi-
dad. En cambio, el diseño, el tamaño y la mala calidad de las viviendas actuales
hacen que las familias vivan en permanente situación de angustia: lo reducido del
espacio niega cualquier posibilidad de ajuste a sus necesidades. Aun así, muchos
se atreverán a transgredir las normas y construirán lo que requieren.
Para las familias que venían ya como allegadas de sus lugares de origen, la
falta de espacio no es un factor que los perturbe especialmente. El hacinamiento
existe, pero al menos viven en familia, no con extraños. Como allegados, así
vivieron durante muchos años. Les preocupa, en cambio, la mala calidad de las
viviendas y el deterioro del entorno. Para ellos la vivienda es fundamentalmente
una inversión a mediano plazo, y como su aspiración es partir algún día, temen
que en ese entonces no puedan venderlas a un precio razonable.
El Estado ausente
Los habitantes de esta villa sin nombre no pueden explicarse la ausencia del
Estado en su territorio. Los rumores que corren de boca en boca y las conver-
saciones de pasillo dan forma a la escasa sociabilidad entre vecinos: que serán
desalojados, que sus terrenos serán vendidos, que una gran tienda ha decidido
construir allí, que los vecinos de los barrios más pudientes han exigido su ex-
pulsión de la comuna. Éstos son algunos de los comentarios más frecuentes.
Lo que todos saben es que Maipú es una comuna de una nueva clase media.
Se conoce como “clase aspiracional”, y se caracteriza, entre otras, porque la
pobreza no es bienvenida. Con escasas escuelas públicas, sin micros que entren
a la villa, sin ferias donde comprar a buen precio, sin poder acudir a la munici-
palidad en busca de ayuda, sin títulos de dominio y sin ceremonial que consagre
su nueva vida, los habitantes de la Villa se sienten abandonados.
Las respuestas de los vecinos van surgiendo esporádica y desordenadamente:
se toman la calle para exigir la presencia del alcalde, acuden a la televisión para
que se sepa de su situación, contratan a un abogado para que gestione sus de-
mandas ante el Ministerio de la Vivienda... Sin un rumbo claro, por supuesto.
Las acciones se suceden entonces una tras otra sin que jamás se vean sus frutos.
Finalmente, el sentimiento de impotencia frente a la invisibilidad: “Nosotros
no existimos”, decía una vecina.
Procesos de urbanizacion_final.indd 361Procesos de urbanizacion_final.indd 361 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
362
Francisca Márquez
El anonimato y la invisibilidad, no obstante, tienen sus ventajas: vivir sin
pagar, aunque el costo sea no ser escuchado jamás. A pesar de los subsidios,
de las viviendas, de las aspiraciones de movilidad, de la nostalgia y el empeño
por revivir la comunidad, los vecinos de esta villa tienen miedo: cada uno se
sabe olvidado, y lejos, muy lejos de lograr la tan anhelada integración y el reco-
nocimiento social. El abandono, la violencia, la invisibilidad y el estigma de su
pobreza es lo queda de esta historia.
La segregación como política
Recientes estudios del PNUD/SUR y del MINVU revelan la insatisfacción de
los habitantes de estos nuevos barrios. La historia de Villa de Maipú lo confi rma.
Esta insatisfacción no sólo atañe a sus viviendas, sino principalmente al barrio y
al vecindario. El deseo de migrar está directamente asociado a la insatisfacción
con el modo de vida y la sociabilidad que se impone entre estos habitantes.
No pocos estudios denuncian las falencias de este sistema: la supremacía de
la cantidad por sobre la calidad, la indigna estrechez de las viviendas, la segre-
gación y guetización de sus territorios, la imposibilidad de elegir dónde vivir,
la ruptura de los vínculos de vecindad.
En el inventario acumulado de vivienda social de los últimos veinte años es-
tán presentes las mayores defi ciencias urbano-arquitectónicas —cierres ciegos,
quiebre en relación con el patrón arquitectónico barrial, espacios residuales in-
utilizados, frentes discontinuos, apropiación indebida de espacios públicos—, y
de conectividad y transporte público urbano. Por otra parte, los grandes volú-
menes de inversión en casas no se han acompañado de un volumen importante
de inversión en el plano de los servicios públicos. Las villas crecen alejadas de
escuelas, consultorios, parques y espacios públicos: de ahí que la sensación de
aislamiento y marginalidad se incremente dramáticamente.
PARTE III. REFLEXIONES FINALES
LECCIONES DE LAS EXPERIENCIAS POBLACIONALES
La experiencia chilena de la década de los noventa es un buen ejemplo de un
Estado efi ciente y activo en la resolución del gran défi cit habitacional acumulado
de las décadas anteriores. En toda la historia de Chile nunca se había construido
tanta vivienda social para los sin techo y allegados de este país. Sin embargo,
ellos recuerdan con nostalgia la vida en sus ranchos y campamentos. ¿De qué
habla, entonces, el descontento de estos pobladores?
Procesos de urbanizacion_final.indd 362Procesos de urbanizacion_final.indd 362 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
363
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
De los dos casos analizados es necesario destacar un primer aspecto: ninguna
de las historias responde a la trama espontánea de las tomas de terreno propias
de América Latina.
Villa La Reina, la villa de la década de los sesenta, es una trama concebida
desde una utopía colectiva: salvaguardar la convivencia, a la que se superpone
un diseño convenido entre el Estado y los pobladores; y la espontaneidad de la
“energía” de la autoconstrucción. Proyecto y modelo concebidos por diversos
actores urbanos en los que lo público y lo privado se conjugan en una relación
virtuosa.
Villa San Arturo, la villa de los años noventa, es en cambio un proyecto que
se entrama a un programa de erradicación de lunares de extrema pobreza, en
un contexto de indudable primacía del mercado inmobiliario en la defi nición
y en el diseño del tipo de solución habitacional y urbana. Si en la década de
los sesenta primó la utopía de la promoción popular, en la de los noventa se
impuso el carácter masivo de las soluciones habitacionales y el ajuste del suelo
al mercado.
Ambas experiencias confi rman que lo urbano no sólo actúa como espejo,
sino también como constructor de realidad social. En los años sesenta se des-
cubre el proyecto utópico que transita entre la confi anza en las capacidades y
los vínculos sociales preexistentes, y simultáneamente la apuesta por un nuevo
orden espacial y social. En los años noventa, en cambio, en un contexto de
segregación urbana y desigualdad social, los criterios técnicos buscan resolver
los problemas de habitación y saneamiento.
Ambas historias, con sus quiebres y continuidades, arrojan una misma lec-
ción: la planifi cación urbana consiste no tanto en pensar la sociedad, como en
retratar, en plasmar ese proyecto de sociedad. Ambas experiencias territoriales
obligan a pensar la sociedad en una ciudad que niega la diferencia, que excluye
y segrega.
Los pobladores de Villa La Reina saben bien que si de las actuales políticas
sociales de vivienda dependiera, jamás tendrían una casa igual a la que ellos se
construyeron. Y es allí donde reside la clave del orgullo de la autonomía por-
ada, de saber que pudieron darle vuelta a la mano del sistema, a un Estado
no siempre dispuesto a escuchar. No son los pobladores del reclamo y la queja
sino del control cultural, del que habla del poder de decidir sobre los asuntos
propios, pero también sobre los ajenos. Así como hay capacidad de ejercicio
autónomo, también la hay de construcción de alianzas con otros, con el poder
económico y político. Orgullo que habla de la propia historia, de un mito fun-
dante que opera de legado de los hijos, de haberle ganado un espacio a una
ciudad que expulsa a la periferia a los más pobres de la sociedad.
Procesos de urbanizacion_final.indd 363Procesos de urbanizacion_final.indd 363 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
364
Francisca Márquez
En esa experiencia de la autoconstrucción y de la promoción popular per-
siste una memoria cívica y colectiva de un saber-hacer común y autónomo. Este
sentido del “nosotros” en nada se asemeja a la comunidad purifi cada de Richard
Sennet. Es un “nosotros” que se piensa y se vive en vinculación estrecha con
el quehacer de la polis y de la ciudad. El sentido de comunidad parece dar la
fuerza para luchar por ese espacio en la ciudad. En este sentido, los vínculos
sociales construidos desde esta historia común se transformarán en una identi-
dad territorial entendida como “el poder de habitar” en lo propio y en lo ajeno
(Garcés, 2005). Territorio de intersticio, espacio de resistencia cuyos habitan-
tes, a pesar de su metamorfosis y de sus procesos de reconversión, ejercen un
poder y un control.
En ambas villas, la memoria y la experiencia constituyen la columna vertebral
que soporta un relato y una identidad que, a pesar de los males de la ciudad y
de la fragmentación social que también los aqueja, subsiste entre los más viejos
vecinos. Pero a diferencia de Villa San Arturo, en Villa La Reina la memoria es
reactualizada permanentemente, al punto de poder afi rmar con orgullo que la
autoconstrucción aún está vigente. Todo parte y vuelve al presente en su tupida
urdimbre con el pasado, diría Marc Bloch. En Maipú, en cambio, el pasado no
es más que recuerdo nostálgico.
La villa, sus muros rallados, las rejas, hablan de su historia y de las formas
deseadas de habitarla ayer y hoy; de los antiguos y recientes miedos y deseos
de sus habitantes. Más que de una renuncia de la vieja apuesta comunitaria, los
pasajes enrejados de Villa La Reina hablan de una “reactualización”. La reja
reinstalada, en un doble movimiento —del antejardín al pasaje—, vino a salvar
la confi anza y la vecindad, que se había deteriorado en los tiempos de dictadura
y silencio, y a imponer la colectividad sobre el encierro privatizado. La reja nos
habla de la recuperación —tutelada y sugerida por Castillo Velasco— de rela-
ciones recíprocas que se construyen entre sus habitantes y el espacio habitado
como producto de una historia sedimentada en la materia. En Villa San Arturo,
en cambio, las rejas no hacen sino reafi rmar el miedo al otro, la privatización
de su pobreza.
“Antes teníamos por qué luchar, hoy no hay nada”. Esta frase nostálgica de
una habitante del campamento de Cerro Navia14 no parece tener lugar entre
los pobladores de Villa La Reina. En el buen sentido, éste sigue siendo un pro-
yecto inacabado; un proyecto propio en permanente construcción, una lucha
constante que no se detiene frente a obstáculo alguno. Porque así lo aprendie-
14 Véanse Historias de movilidad social de familias pobres urbanas: respuestas estatales a historias
singulares, Fondecyt Nº 1020318, e Identidad e identidades: la construcción de la diversidad en
Chile, Fondecyt Nº 1020266.
Procesos de urbanizacion_final.indd 364Procesos de urbanizacion_final.indd 364 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
365
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
ron de sus padres. En esta villa de la década de los sesenta, a diferencia de las
de los noventa, existe un bagaje social que se preserva, una experiencia social e
histórica que construyó una sociedad conformada por individuos fuertes en su
identidad, esto es, en su mirada de sí mismos y en su proyecto de identidad.
En este espacio pensado desde lo local-comunal, desde el municipio, con
su alcalde y sus pobladores, la pregunta era cómo subvertir el gran poder des-
de los poderes de abajo, desde el control de los de abajo; y cómo romper, a su
vez, con la cuadrícula de una ciudad en la que la sociedad desde abajo parece
no tener lugar.
Qué mejor ejemplo que el trazado de Villa La Reina, que subvierte y juega
con la visibilidad y la invisibilidad, el punto de encuentro y resguardo, al lado de
la luminosidad de la calle recta, abierta a la luz del sur, como dice su arquitecto.
A diferencia de los conjuntos de viviendas sociales de la actualidad, cuadrícula
de cuadras largas en las que el secreto de la convivencia no se construye jamás,
ni aun en los sitios llamados paradójicamente áreas verdes —café—.
Aun cuando el propósito de estas intervenciones públicas durante la década
de los noventa era fortalecer las capacidades solidaria y asociativa de los más
pobres, los resultados hablan de su deterioro y erosión. La llegada de los pro-
gramas de inversión social supone un gran esfuerzo de parte de los pobladores
para comprender la lógica pública y sus requerimientos, pero además un trabajo
no menor de adaptación a los términos de la relación. La focalización de estos
programas —que separa a la población en benefi ciarios y no benefi ciarios— y su
lógica de “formulación de proyectos” obliga a los pobladores a competir por las
“oportunidades” y la “inversión social” que el Estado ofrece. Si la solidaridad y
la ayuda en el campamento tenían que ver con los lazos de consanguinidad, real
o fi cticia —en estos espacios la vecindad era sinónimo de hermandad—, con la
llegada de las políticas y los programas sociales el trabajo colectivo se concentra
en fi nes más abstractos, el “proyecto”, principio unifi cador y de futuro próximo
en el que todos y cada uno deberá invertir. En este proceso, como se ha visto, las
estructuras solidarias, las adscripciones comunitarias y las formas tradicionales
de reciprocidad tienden entonces a transformarse y a erosionarse.
IDENTIDAD POBLACIONAL O EL PODER DE HABITAR
Toda población tienen un origen; todas tienen historia y trayectoria, pero no
todas tienen una identidad, esto es, un relato, un discurso en el que el origen,
la historia y un nosotros se amarren a una trama continua y coherente, a un
proyecto de futuro. Sin este relato comprensivo y utópico, no sólo se difi culta
la identifi cación con el propio territorio, sino también los vínculos de recono-
cimiento de la ciudad.
Procesos de urbanizacion_final.indd 365Procesos de urbanizacion_final.indd 365 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
366
Francisca Márquez
En la ciudad de Santiago el territorio ha sido desde siempre un recurso de
integración e identifi cación en el propio grupo de pertenencia; pero también de
desintegración-distinción- diferenciación con el resto de la sociedad. Las repre-
sentaciones de nosotros mismos en el mundo están íntimamente relacionadas
con las formas de ocupar el espacio y de hacer territorio. En este sentido, la iden-
tidad no es sólo narración, sino también capacidad de acción y movilización.
Las prácticas y el contexto físico en que éstas se desenvuelven son una fuente
esencial de los signifi cados de identidad. Esta condición de la identidad se de-
nomina “territorialidad”, y el historiador Mario Garcés le atribuye el “poder de
habitar”. La territorialidad es un rasgo compartido por todos los sujetos sociales,
y por ello es un componente básico de su identidad. Un componente cuyo peso
varía según las circunstancias históricas, en benefi cio de lo laboral, lo político,
lo religioso. Y aunque el sentimiento de pertenencia en nuestras ciudades ya no
parece estar ligado exclusivamente al vecindario, sino ahora a un gran espectro
de espacios dispersos en el contexto urbano, la revalorización e identifi cación
de los vínculos simbólicos de intercambio y afectivos en el pequeño territorio
que representa la población, la villa, el barrio y la vecindad, siguen presentes.
¿Cómo se construyen entonces las identidades con el territorio? La respuesta
no está sólo en la capacidad de construir un relato de identidad, sino en la situa-
ción de poder en la que ese relato se encuentra. Lo que le otorga cierto grado de
coherencia, capacidad de acción e interpretativa de su pasado, pero sobre todo
de legitimidad frente al resto de la sociedad, es su ubicación en relación con el
poder. Para que la identidad goce de legitimidad, sostenía Claude Levi-Strauss,
no basta un relato continuo y coherente de la memoria —poblacional, en este
caso—; es imprescindible, siempre, el reconocimiento que de este relato hace
un otro. Hace falta una mirada que a modo de espejo devuelva al territorio y a
sus habitantes la imagen que se desea proyectar. Cuando esta imagen se devuel-
ve distorsionada, estigmatizada, la identidad se tensiona, se debilita, y a veces
se fragmenta irremediablemente, y afecta cualquier capacidad de acción y de
proyección en el tiempo. Cuando las narrativas identitarias de estos pequeños
territorios que reciben el nombre de villas, poblaciones y ahora barrios,15 son
negadas o no reconocidas, pierden su carácter de espacio intersticial, de puente
entre el mundo privado y el mundo de lo público, entre el hogar y la ciudad.
15 Entre las cien medidas que la presidenta Michelle Bachelet propuso al país se encuentra un
amplio programa de intervención urbana en doscientos barrios vulnerables en todo Chile. Si
se mira con atención, se concluye que estos barrios corresponden más bien a lo que tradicio-
nalmente se ha denominado poblaciones y villas. ¿Por qué hablar de barrios para referirse
a unos territorios cuya denominación de origen fue siempre la de población y villa? Difícil
respuesta que obliga a escarbar en los signifi cados históricos, sociológicos, urbanos y también
políticos que encierra este concepto de barrio.
Procesos de urbanizacion_final.indd 366Procesos de urbanizacion_final.indd 366 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
367
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
Las identidades poblacionales se transforman así en la trampa de la identidad
del gueto.
El relato nostálgico y de reclamo de muchas villas de pobreza responde jus-
tamente a esta imposibilidad de reconocimiento: de una memoria, una historia
y una trayectoria de esfuerzo y pobreza que no logra transformarse en una pro-
yección de sí mismos en el tiempo y en la sociedad en su conjunto. Invisibilidad
que los deja atrapados en la nostalgia de un pasado idealizado.
Para construir identidad poblacional, esto es, poder de habitar, es necesario
tener control sobre las propias decisiones, de modo que aquélla se exprese en
prácticas concretas, en toma de decisiones, en un poder simbólico y práctico
que demuestre el carácter permanente del barrio. Salir de la condición de
vulnerabilidad no es sólo un asunto de saber-hacer, sino también de poner en
escena, en actos prácticos y simbólicos, un saber-ser. La confi anza, en este sen-
tido, es una dimensión esencial del sentimiento de vivir en sociedad. Superar
la situación de incertidumbre, la sensación de estar a medio camino entre los
márgenes y la sociedad, exige tener la prueba de su fi abilidad y previsibilidad.
El problema central, entonces, es crear estas condiciones de reconocimiento
para la integración social.
Una política que se propone repensar la cohesión urbana desde el fortaleci-
miento de sus barrios está obligada a situarse en los procesos de construcción
del poder y la toma de decisiones de estos pequeños espacios de la gran ciudad;
de sus articulaciones con la metrópoli, con el mercado laboral, de las trayectorias
y los imaginarios que dan cuerpo a las fronteras y a las relaciones no siempre ar-
mónicas de sus habitantes en la gran ciudad. “Una ciudad que no se comprende
no se puede querer”, decía Armando de Ramón. Parece necesario, entonces,
hacer hablar a esa memoria colectiva de sus batallas perdidas y de sus batallas
ganadas; de sus exclusiones y desigualdades, de los puentes y las puertas para
poder descubrir ese principio de totalidad que permitirá que los habitantes del
barrio, de la población o de la villa, desde sus distintas memorias y utopías, se
abran al reconocimiento de todas las marcas y huellas sobre la ciudad.
BIBLIOGRAFÍA
Aldunate, A. et ál. (1987). Evaluación social de las erradicaciones: resultados de una
encuesta. Santiago: FLACSO.
Álvarez, J. (1988). Los hijos de la erradicación. Santiago: PREALC.
Bajoit, G. (2002). “La mutation de la politique sociale dans les États néo-libéraux”.
Ponencia presentada en el Seminario Políticas Sociales. Valparaíso: Univer-
sidad Católica de Valparaíso.
Procesos de urbanizacion_final.indd 367Procesos de urbanizacion_final.indd 367 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
368
Francisca Márquez
Bengoa, J., F. Márquez y S. Aravena (2000). La desigualdad: testimonios de fi nes
del siglo XX. Santiago: SUR.
Bourdieu, P. (1993). La misère du monde. Paris: Seuil.
Castillo Velasco, F. (1983). “Premio nacional de arquitectura 1983. Clase magis-
tral”, en Rev. CA, Nº 36.
De Gaulejac, V. e I. Taboada Leonetti (1994). La lutte des places. Paris: Desclée
de Brouwer.
De Certeau, M. (1990). L’invention du quotidien, Vol. 1, Arts de Faire. Paris:
Gallimard.
De Mattos, C. (1999). “Santiago de Chile, globalización y expansión metropolitana:
lo que existía sigue existiendo”, en Eure, Vol. 25, Nº 76, diciembre.
De Ramón, A. (2000). Santiago de Chile. Santiago: Sudamericana.
_______. (1990). “La población informal. Poblamiento de la periferia de Santiago
de Chile 1920-1970”, en Eure, Vol. XVI, Nº 50, diciembre.
Dubet, F. et ál. (1989). Pobladores: luttes sociales et democratie au Chili. Paris:
L’Harmattan.
Eliash, H. (1983). “La arquitectura de Fernando Castillo”, en Rev. CA, Nº 36.
Espinoza, V. (1988). Para una historia de los pobres de la ciudad. Santiago:
SUR.
Garcés, M. (2002). Tomando su sitio. El movimiento de pobladores de Santiago,
1957-1970. Santiago: LOM Ediciones.
Geremek, B. (1989). La piedad y la horca: historia de la caridad y la miseria en
Europa. Madrid: Alianza.
Gilbert, L. (2004). “Las comunidades del arquitecto Fernando Castillo Velasco
1973-2002. Una alternativa de vida urbana en Santiago de Chile”, en Semi-
nario de Arquitectura. Santiago: Universidad de Chile.
Hidalgo, R. (2002). “Vivienda social y espacio urbano en Santiago de Chile. Una
mirada retrospectiva a la acción del Estado en las primeras décadas del siglo
XIX”, en Eure, Vol. XXVIII, Nº 83.
Icaza, A. M. et ál. (1991). “Programas de vivienda, participación de pobladores
y técnicos: estudios de caso 1959-1987, Santiago de Chile”, en La asesoría
técnica en los procesos habitacionales populares de América Latina. Medellín:
Universidad Nacional de Colombia, Centro de Estudios del Hábitat Popular
(CEHAP).
Jünemann, F. (2005). “Comunidad e identidad urbana: Villa La Reina”. Informe
de práctica Fondecyt 1050031. Santiago: Universidad Academia Humanismo
Cristiano.
Katzman, R. (2001). “Seducidos y abandonados. El aislamiento social de los pobres
urbanos”, en CEPAL Nº 75, 171-189.
Procesos de urbanizacion_final.indd 368Procesos de urbanizacion_final.indd 368 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
369
Resistencia y sumisión en sociedades urbanas y desiguales: poblaciones, villas y barrios populares en Chile
_______. (2003), “La dimensión espacial en las políticas de superación de la
pobreza urbana”, en CEPAL Nº 59, 120.
Lefebvre, H. (1976). Espacio y política: el derecho a la ciudad. Barcelona: Penín-
sula.
Lomnitz, L. (1987). Cómo sobreviven los marginados. México D. F.: Siglo XXI.
Lynch, K. (1998). La imagen de la ciudad. Barcelona: GG Reprints.
Mac Donald, J. (1972). Evaluación de la vivienda en Santiago. Santiago: Univer-
sidad Católica.
Márquez, F. (2005). “Nostalgia y reclamo: pobreza, identidad y contrato social
en Chile”. Tesis presentada para obtener el título de doctor en sociología.
Lovaina: Departamento de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Cató-
lica de Lovaina.
_______. (2002). “Apuntes de terreno: los campamentos de Cerro Navia”, en
Ciudadanía y desarrollo local. Santiago: IAF-SUR.
MINVU (2004). Chile: un siglo de políticas en vivienda y barrio. Santiago: Go-
bierno de Chile.
Pérez, L. (2005). “Comunidad e identidad urbana: Villa La Reina”. Informe de
práctica Fondecyt 1050031. Santiago: Universidad Academia Humanismo
Cristiano.
Rodríguez, A. (1984). Por una ciudad democrática. Santiago: SUR.
_______. (2001) Los con techo. Santiago: SUR.
San Martín, E. (1992). La arquitectura de la periferia de Santiago. Experiencias y
propuestas. Santiago: Andrés Bello.
Sennet, R. (1997). Carne y piedra: el cuerpo y la ciudad en la civilización occidental.
Barcelona: Alianza.
Simmel, G. (2002). Les Pauvres. Paris: PUF.
Wacquant, L. (2001). Parias urbanos: marginalidad en la ciudad a comienzos del
milenio. Buenos Aires: Manantial.
Zerán, F. (1998). Tiempos que muerden. Biografía inconclusa de Fernando Castillo
Velasco. Santiago: LOM Ediciones y Universidad ARCIS.
Procesos de urbanizacion_final.indd 369Procesos de urbanizacion_final.indd 369 24/11/08 10:02:1724/11/08 10:02:17
... This time, the collective no longer consists of sharing the same floor but the same neighborhood, identity, and a shared history (Márquez, 2017). It also consists of the community organization formed by relatively homoge-con el nombre de tomas de terreno (De Ramón, 1990). ...
... Con el programa de "Promoción Popular", el Estado fomentará su integración social mediante la participación en organizaciones de base como las Juntas de Vecinos, Centros de Madres, organizaciones sindicales, y en iniciativas de capacitación cultural, deportiva y social de los dirigentes.La integración a la ciudad, se hará con la transición del campamento al barrio mediante el programa de "Operación Sitio" que se focaliza en entregar suelo urbanizado, en algunos casos dotado de servicios, a los pobladores sin casa, apoyándose en su capacidad organizativa y en su potencial de contribuir con su fuerza de trabajo en la autoconstrucción de la vivienda(Hidalgo, 2010).Es importante destacar que el modelo de la Operación Sitio promueve la idea del acceso a la vivienda unifamiliar de propiedad individual que no era propia de los grupos populares que hasta entonces habitaban colectivamente en campamentos. Como señala De Ramón: «se promueve la incorporación de los pobladores a los sistemas financieros existentes, lo cual le permitiría llegar a ser propietario en la ciudad» (1990: 13).Esta vez lo colectivo ya no consiste en compartir el mismo suelo sino el mismo barrio, una identidad y una historia común(Márquez, 2017), y en la organización comunitaria formada por grupos relativamente homogéneos que venían del campamento(De Ramón, 1990). Como señala Espinoza «El 'nosotros' […] apunta a la calidad de poblador […]», según la cual, «el hecho de compartir determinado hábitat […] imponía condiciones y circunstancias que les eran comunes […] y constituía una categoría de identidad» que los llevaba a movilizarse más allá de la solución individual (1998: 259-260).RIUS V: HOUSING AND URBAN REGENERATION OF VULNERABLE NEIGHBOURHOODS IN SANTIAGO-VIVIENDA Y REGENERACIÓN DE BARRIOS VULNERABLES EN SANTIAGO ...
Book
Full-text available
This publication is a joint project between the Department of Management in the Built Environment at Delft University of Technology, and the School of Architecture at Pontificia Universidad Católica de Chile, which seeks to reflect on alternative housing production models that have arisen in response to social, economic and political changes in both contexts. Although the experiences have followed different paths and therefore, have had different results, they share a common goal: the search for alternative housing models that are collaborative, affordable and have the potential for regenerating urban neighborhoods. The first milestone of the cooperation between both institutions was an academic experience in a workshop format carried out at Santiago in November 2017. The workshop titled:“Imagining housing renewal in deprived areas” became an opportunity to discuss among scholars, students, civil society organizations, and the community. As a result of this debate, a number of topics and questions were identified, which form the basis of the conceptual framework of this publication. Through a compendium of short articles, this book presents an academic debate regarding collaborative housing processes in urban regeneration, stemming both from local experiences and from the identification of north-south and south-north perspectives.
... This time, the collective no longer consists of sharing the same floor but the same neighborhood, identity, and a shared history (Márquez, 2017). It also consists of the community organization formed by relatively homoge-con el nombre de tomas de terreno (De Ramón, 1990). ...
... Con el programa de "Promoción Popular", el Estado fomentará su integración social mediante la participación en organizaciones de base como las Juntas de Vecinos, Centros de Madres, organizaciones sindicales, y en iniciativas de capacitación cultural, deportiva y social de los dirigentes.La integración a la ciudad, se hará con la transición del campamento al barrio mediante el programa de "Operación Sitio" que se focaliza en entregar suelo urbanizado, en algunos casos dotado de servicios, a los pobladores sin casa, apoyándose en su capacidad organizativa y en su potencial de contribuir con su fuerza de trabajo en la autoconstrucción de la vivienda(Hidalgo, 2010).Es importante destacar que el modelo de la Operación Sitio promueve la idea del acceso a la vivienda unifamiliar de propiedad individual que no era propia de los grupos populares que hasta entonces habitaban colectivamente en campamentos. Como señala De Ramón: «se promueve la incorporación de los pobladores a los sistemas financieros existentes, lo cual le permitiría llegar a ser propietario en la ciudad» (1990: 13).Esta vez lo colectivo ya no consiste en compartir el mismo suelo sino el mismo barrio, una identidad y una historia común(Márquez, 2017), y en la organización comunitaria formada por grupos relativamente homogéneos que venían del campamento(De Ramón, 1990). Como señala Espinoza «El 'nosotros' […] apunta a la calidad de poblador […]», según la cual, «el hecho de compartir determinado hábitat […] imponía condiciones y circunstancias que les eran comunes […] y constituía una categoría de identidad» que los llevaba a movilizarse más allá de la solución individual (1998: 259-260).RIUS V: HOUSING AND URBAN REGENERATION OF VULNERABLE NEIGHBOURHOODS IN SANTIAGO-VIVIENDA Y REGENERACIÓN DE BARRIOS VULNERABLES EN SANTIAGO ...
Article
Full-text available
The precarization and stigma experienced in the informal settlements in the Metropolitan Area of Monterrey, undermine the rights of people who resist every day in order to take a place in society. In this article, we analyze the transits between spaces and formal and informal activities crossed by relations of domination and resistance in an informal settlement of the city. We will see that, in these blurred and negotiable transits, made by state capture, stigma, advantageous contact and tactical flight, people rebel against domination and fight endlessly for their inclusion from positions of disadvantage fueled by the State.
Thesis
Full-text available
La pregunta que anima y orienta esta investigación psicosocial es: “¿Cómo ocurre el proceso de configuración de la identidad entre los miembros del Movimiento de Pobladores en Lucha (en adelante MPL) a la luz de la actual coyuntura geopolítica?”. Esto, en circunstancias que las realidades e identidades del movimiento de pobladores en Chile, en general, muestran diversos indicios de estar entrando a una nueva fase histórica de cambios sociales, políticos y económicos. Indicios que surgen a tono con el actual escenario geopolítico mundial y que se entrelazan de diversas maneras, en torno a la relación con el giro autonomista de los movimientos antisistémicos, generando complejas coderivas entre dinámicas locales y globales, en las cuales participan las dinámicas autogestionarias y las interventoras como herramientas de cambio y conservación relacional del habitar humano. Teniendo como trasfondo de distinciones el campo mundial de los movimientos antisistémicos, y la caótica actualidad geopolítica leída a la luz de la llamada crisis terminal del Moderno Sistema Mundial (Amir, Gunder Frank, Arrigghi & Wallerstein, 1987), con esta investigación se ha buscado indagar en el proceso de realización del proyecto común (Maturana, 1993; Dávila & Maturana, 2007) del Movimiento de Pobladores en Lucha, mediante el cual las y los miembros de este joven movimiento urbano popular han comenzado a autogestionar un nuevo habitar social y político, cultural y económico (La Vida Digna), y en torno al cual se va configurando una nueva identidad colectiva emancipadora, la de poblador-militante (El Nuevo Poblador), como un habitante de nuevo tipo, construyendo el germen de una ciudad otra, de habitantes involucrados en la constitución de su propia soberanía, una urbe asamblearia e igualitaria sin expulsadores ni expulsados (La Población de Nuevo Tipo). El foco de la investigación se ha puesto en los procesos que posibilitan, realizan y conservan cotidianamente el proyecto común del MPL, los cuales surgen y se entrelazan a través de la seria y profunda disposición de sus miembros al involucramiento vital en sus diversas áreas y asambleas. Un segundo y más fino nivel de focalización se ha puesto en la realización del proyecto de una de sus asambleas en particular, la del MPL-Santiago Centro (o MPL-Franklin), quienes crearon y forman parte de la Red de Inmuebles Recuperados por Autogestión (En adelante Red IRA). Como se verá después, el de las diversas asambleas del MPL es un mismo proyecto que converge desde lo local a lo global, pero cada asamblea lo realiza y conserva desde sus particularidades específicas. Sin embargo, aquí lo que nos interesa es la dimensión común que comparten, y el foco en una de sus asambleas es más bien un asunto de orden metodológico como se expondrá más adelante. A su vez, la realización del proyecto general del MPL, en conjunto a otros movimientos de pobladores, ha formado parte de un escenario (2006-2014) de reorganización de los procesos de movilización y de repolitización del sector poblacional actual (Salazar, 2012; Garcés, 2012), el cual había estado progresivamente desmovilizado después del fin de la dictadura, escenario en el cual el MPL ha puesto en marcha una nueva manera de concebir y realizar la praxis política y autogestionaria del campo popular, enraizando desde las asambleas del movimiento popular un horizonte histórico, y un proyecto político cuya táctica es triple, la cual sintetizan diciendo que su actuar opera: Sin el Estado, desde el Estado y contra el Estado (Renna Ed., 2011), así como también una dinámica organizacional de gran plasticidad relacional que aquí se describe como una de tipo hibrida-centrípeta, y una estrategia de alianzas políticas tipo frente amplio. Maneras, que como se verá, se alejan de aquellas propias de la izquierda tradicional, y que se acerca a la de los llamados nuevos movimientos sociales (De Sousa Santos, 2001; Zibechi, 2003), pero en este caso combinando elementos fundamentales de ambos, y asumiendo e intentando armonizar las contradicciones implícitas. En esta tesis se considera que esto es parte de un proceso mayor, que en conjunto con el operar de la Federación Nacional de Pobladores, está instaurando un nuevo escenario socio-político en la relación entre el Estado y el movimiento nacional de pobladores. A través de la observación participante de diversas instancias de militancia y convivencia, en el lapso de dos años de trabajo de campo etnográfico (entre enero del 2012 y enero de 2014), así como de la realización de entrevistas, registros audiovisuales y la recopilación documental básica, lo que se ha intentado es primero, en el nivel interpretativo, organizar los registros para construir, según criterios de miembros del MPL, y muchas veces en sus palabras, descripciones de los procesos que resultan generadores y conservadores de su identidad colectiva, esto a través de la distinción de los flujos que constituyen la matriz relacional que van cogenerando y en la que están inmersos mientras confluyen operacionalmente en la realización de las diversas dimensiones del proyecto común. Y en el nivel explicativo, se ha buscado articular los diversos registros como fundamentos para una explicación sobre como el involucramiento en la realización del proyecto común del MPL, está generando procesos de transformación y creación de identidades personales convergentes con una nueva matriz identitaria poblacional, propia del MPL, la que se define por su énfasis en; la autogestión, la autoeducación, la lucha política y la reflexión-acción utopística. Matriz que surge de la praxis relacional del cohabitar cotidiano de los miembros del MPL, y donde los mecanismos generadores de una identidad emancipadora y repolitizada, constituyen de hecho también el fundamento de posibles nuevas alternativas convivenciales, nuevas civilidades populares de cara a la presente crisis terminal del sistema mundial moderno (Aguirre Rojas Ed., 2005a), trasfondo histórico visible desde la larga duración y escala global, desde el cual, y para las conclusiones, consideraremos nuestro tema de investigación en relación al ya viejo problema de la transición civilizatoria (Mielants, 2012; Hopkins & Wallerstein, 2005). Dado lo anterior, se ha intentado observar, a través de la conducta de sus integrantes, la matriz identitaria que surge con la realización del proyecto autogestionario del MPL El análisis se realiza distinguiendo unidades conceptuales en el trasfondo del contexto global del actual giro autonomista (Thawaites, 2004) de los movimientos antisistémicos populares de cara a las manifestaciones locales de la crisis del sistema mundial moderno, una de las cuales ha sido la progresiva pérdida de centralidad política hegemónica de la que fuera durante más de un siglo y medio la geocultura de este sistema-mundo, el liberalismo (Wallerstein, 1996), que a través de las colonializantes teorías del progreso y la modernización, permitieron legitimar un operar fundamentalmente jerárquico y socioeconómicamente polarizante, ante el cual el MPL contrapone una cultura social y política alternativa. Con este objetivo en mente se ha buscado construir aquí un marco de análisis donde, de cara al proceso de generación relacional de identidades, se integren a la comprensión Biológico-Cultural del habitar humano, los patrones históricos globales del Sistema-Mundo Moderno. Para desde ahí, analizar los registros que se han levantado en el proceso. A modo de conclusiones se presentaran una serie de reflexiones en torno a: A) La Identidad Consensual del MPL como flujo relacional cohabitado: La centralidad del involucramiento militante, la Autogestión Comunitaria, la Educación Popular y la Lucha política en la praxis de construcción utopística de una nueva matriz identitaria y un nuevo habitar orientado a una cultura de Vida Digna. Así como sobre la estrategia organizacional y la estrategia política del MPL en relación a los desafíos y oportunidades que abre el escenario geopolítico y la actual crisis del sistema y de los movimientos antisistémicos. B) Consideraciones Bio-Utopísticas: Desde el Sistema-Mundo, sin el y contra él. Reflexiones en torno a lo local v/s global y agencia v/s estructura desde una aproximación biológico-cultural. La encrucijada civilizacional, la relación patriarcado ancestral y capitalismo. La política y la cosa pública. Los movimientos antisistémicos actuales, la autogestión comunitaria y la intervención social en el contexto de la vida del sistema-mundo moderno y su actual crisis.
Article
The Chilean province of Concepción was little prepared for the impact of the earthquake and subsequent tsunami that took place on February 27, 2010. Because of the destruction of roads and bridges, the power outage, and ineffective communication, each neighborhood was essentially left to fend for itself with virtually no assistance from local and provincial authorities. Within the first 24 hours, panic hit, with stores being looted and local politicians calling for a military presence, and neighbors joined together to protect their property from looting gangs, even in the poorest neighborhoods. Most of these committees were not based on the traditional neighborhood councils that had emerged since the return to electoral democracy in 1990. In the emergency camps established by families that had lost their houses, the new leaders established a more autonomous and horizontal leadership style in their search for decent living conditions and a definitive housing solution. At first glance, these new leaders appear to be a return to the autonomous popular organizations that emerged during the dictatorship but were demobilized under electoral democracy. Ironically, the earthquake and the new center-right government seem to have offered a political opportunity for the reemergence of a more autonomous civil society.
Article
This article presents the main conclusion from two researches which goal was to describe the impact of the community media in the process of building identity and community among inhabitants of two shantytowns in Santiago, Chile. The most important findings of these researches are the gathering space lead by community media and their ability to contribute to democratic development. En este artículo se exponen las principales conclusiones de dos investigaciones que se propusieron como objetivo describir el impacto de los medios comunitarios en el proceso de construcción de identidad y comunidad de los habitantes de dos poblaciones emblemáticas de Santiago. Dentro de los hallazgos más relevantes, se destaca el espacio de encuentro que pueden propiciar los medios comunitarios y sus posibilidades para contribuir al fortalecimiento de la democracia.
Article
Full-text available
La profunda reestructuración iniciada en Chile con la aplicación de una radical estrategia de liberalización económica a mediados de los 70's, culminó una década más tarde en una etapa de sostenido crecimiento económico, reindustrialización y terciarización. En ese proceso, tanto el comando del nuevo poder económico, como las principales actividades industriales y terciarias mostraron una clara preferencia por localizarse en el Area Metropolitana de Santiago (AMS), intensificando nuevamente tendencia a la concentración territorial. Se ha consolidado así una ciudad-región, suburbanizada y policéntrica, de límites imprecisos, configurada como archipiélago.
Article
Full-text available
Chilean public housing begins in the last decade of the 19th century, when initiatives that tried to solve the problem of popular housing arose from philantrophy and catholic charity. The State gave an important step by promulgating the Workers Housing Law in 1906, which became the first law trying to approach that situation in an integral way. The Cheap Rooms Law and the Renting Law of 1925 are a consequence of the application of the 1906 legislation, as well as the social and political processes that Chile experienced during the first decades of the 20th Century. The territorial aspects that shaped those initiatives are analyzed, considering the localization of the main neighborhoods built around those actions in the city of Santiago, and the respective social and political debate accompanying this process.
Article
Traducción de: Espace et politique. Le droit á la ville, II
Article
TRADUCCION DE: FLESH AND STONE. THE BODY AND THE CITY IN WESTERN CIVILIZATION INCLUYE BIBLIOGRAFIA E INDICE
La desigualdad: testimonios de fi nes del siglo XX
  • J Bengoa
  • F Márquez
  • S Aravena
Bengoa, J., F. Márquez y S. Aravena (2000). La desigualdad: testimonios de fi nes del siglo XX. Santiago: SUR.