Producción de semillas de caoba en México Patrones de variación e implicaciones para la sostenibilidad1

Article (PDF Available) · March 2005with288 Reads
Abstract
Durante seis años se cuantificó la producción anual de frutos de 82 árboles de caoba en la selva de Quintana Roo, México; para ello, se contaron los segmentos de frutos caídos debajo de las copas. Los árboles muestreados medían de <20 cm a ≥100 cm dap. Los árboles de ≥75 cm dap produjeron significativamente más frutos que los árboles más pequeños, hasta >700 frutos/árbol. Los árboles ≥75 cm también produjeron de manera más consistente. Mientras que hasta 30% de los árboles de <75 cm produjeron 0 frutos en un año dado, en promedio, 90% de los árboles grandes produjeron frutos cada año. Durante los seis años, cada árbol de ≥75 cm dap produjo un total de 367 ± 34 frutos, comparado con 91 ± 8 frutos/árbol entre los árboles de <75 cm (un total de 61 ± 7 y 15 ± 2 frutos/árbol/año, respectivamente). La producción varió entre años; en 1998 se obtuvo la mayor producción y en 1999 y 2000 la más baja. Los árboles grandes produjeron cinco veces más frutos en los años de alta producción que en los años de menor producción. Para asegurar que haya fuentes de semilla para la regeneración de la caoba, ya sea natural o por siembra o plantación, hace falta proteger árboles semilleros grandes. Esto es un reto, ya que el diámetro mínimo de corta para la caoba en Quintana Roo es de 55 cm. Palabras claves: Caoba; Swietenia macrophylla; semillas; fructificación; regeneración; sostenibilidad; México. Production of mahogany seed in Mexico: patterns of variation and implication for sustainability. Fruit production by 82 mahogany trees growing in natural forests was sampled by counting woody fruit capsule segments that fell below their crowns during each of 6 successive years. Sample trees growing in central Quintana Roo, Mexico, ranged from <20 cm to more than 100 cm DBH. Trees ≥75 cm produced significantly more fruits each year than did trees of smaller diameters. Large trees could produce more than 700 fruits/year. Trees ≥75 cm DBH were also more consistent producers: while up to 30% of trees <75 cm DBH produced <1 fruit/year in any year, an average of 90% of larger trees produced fruit every year. Over the 6 years, individual trees ≥75 cm produced a total of 367 ± 34 fruits, as compared to 91 ± 8 fruits among trees <75 cm (an average of 61 ± 7 and 15 ± 2 fruits/yr, respectively). Fruit production varied among years, with the highest production in 1998 and the lowest in 1999 and 2000. The largest trees produced 5 times more fruit in the year of highest production than in the lowest. To ensure that seed production potential is sustained, it is important to protect mahogany trees ≥75 cm DBH as seed sources. This represents a challenge, since the minimum cutting diameter in the production forests of the region is 55 cm DBH. Keywords: Mahogany; Swietenia macrophylla; seeds; fruiting; regeneration; sustainability; México.
Informe Especial Caoba en la Selva Maya
Recursos Naturales y Ambiente/no. 44
60
Producción de semillas de
caoba en México
Patrones de variación e
implicaciones para la sostenibilidad
1
Luisa Cámara-Cabrales
Docente, Dirección General de Educación
Tecnológica Agropecuaria, Secretaría de
Educación Pública, México y estudiante
de Doctorado Forestal, University of
Massachusetts, EUA
camaracabrales@forwild.umass.edu
Laura K. Snook
CIFOR, Bogor, Indonesia
Dirección actual: IPGRI, Via dei Tre Denari
472/a, 00057 Maccarese, Roma, Italia.
l.snook@cgiar.org
1
Las perspectivas expresadas son de las autoras y no necesariamente las de CIFOR.
Recursos Naturales y Ambiente/no. 44:60-67
Los árboles de caoba
más grandes (75 cm)
producen más semilla que
los árboles pequeños y
pocos de estos árboles
producen cero frutos en
un año dado. Además
dispersan sus semillas a
distancias mayores. Como
consecuencia de estos
patrones es conveniente
dejar en el bosque los
árboles grandes como
fuente de semilla.
Foto: Laura Snook.
61
Recursos Naturales y Ambiente/no. 44
Informe Especial Caoba en la Selva Maya
Resumen
Summary
Durante seis años se cuantificó la producción anual
de frutos de 82 árboles de caoba en la selva de
Quintana Roo, México; para ello, se contaron los
segmentos de frutos caídos debajo de las copas.
Los árboles muestreados medían de <20 cm a
≥100 cm dap. Los árboles de ≥75 cm dap produ
-
jeron significativamente más frutos que los árboles
más pequeños, hasta >700 frutos/árbol. Los
árboles ≥75 cm también produjeron de manera
más consistente. Mientras que hasta 30% de los
árboles de <75 cm produjeron 0 frutos en un año
dado, en promedio, 90% de los árboles grandes
produjeron frutos cada año. Durante los seis años,
cada árbol de ≥75 cm dap produjo un total de 367
± 34 frutos, comparado con 91 ± 8 frutos/árbol
entre los árboles de <75 cm (un total de 61 ± 7
y 15 ± 2 frutos/árbol/año, respectivamente). La
producción varió entre años; en 1998 se obtuvo la
mayor producción y en 1999 y 2000 la más baja.
Los árboles grandes produjeron cinco veces más
frutos en los años de alta producción que en los
años de menor producción. Para asegurar que
haya fuentes de semilla para la regeneración de la
caoba, ya sea natural o por siembra o plantación,
hace falta proteger árboles semilleros grandes.
Esto es un reto, ya que el diámetro mínimo de corta
para la caoba en Quintana Roo es de 55 cm.
Palabras claves
: Caoba; Swietenia macrophylla;
semillas; fructificación; regeneración; sostenibili
-
dad; México.
Production of mahogany seed in Mexico:
patterns of variation and implication for sus
-
tainability.
Fruit production by 82 mahogany trees
growing in natural forests was sampled by counting
woody fruit capsule segments that fell below their
crowns during each of 6 successive years. Sample
trees growing in central Quintana Roo, Mexico,
ranged from <20 cm to more than 100 cm DBH.
Trees ≥75 cm produced significantly more fruits
each year than did trees of smaller diameters. Large
trees could produce more than 700 fruits/year.
Trees ≥75 cm DBH were also more consistent
producers: while up to 30% of trees <75 cm DBH
produced <1 fruit/year in any year, an average of
90% of larger trees produced fruit every year. Over
the 6 years, individual trees ≥75 cm produced a
total of 367 ± 34 fruits, as compared to 91 ± 8 fruits
among trees <75 cm (an average of 61 ± 7 and 15
± 2 fruits/yr, respectively). Fruit production varied
among years, with the highest production in 1998
and the lowest in 1999 and 2000. The largest trees
produced 5 times more fruit in the year of highest
production than in the lowest. To ensure that seed
production potential is sustained, it is important
to protect mahogany trees ≥75 cm DBH as seed
sources. This represents a challenge, since the
minimum cutting diameter in the production forests
of the region is 55 cm DBH.
Keywords
: Mahogany; Swietenia macrophylla;
seeds; fruiting; regeneration; sustainability; México.
D
esde la llegada de los euro-
peos, la caoba (Swietenia
macrophylla King) ha sido
la especie maderable de mayor valor
comercial en los neotrópicos (Lamb
1966, Blundell y Gullison 2003).
Aun en la actualidad, en Quintana
Roo, México, la caoba da mayores
ganancias que cualquier otra espe-
cie maderable. En este estado, 127
ejidos (grupos de personas con dere
-
chos comunales de usufructo sobre
terrenos estatales) han establecido
casi 800.000 ha de reservas forestales
permanentes. Treinta y seis de ellos
producen y venden casi 8000 m
3
/año
de madera de caoba (Nolasco et
al. -pag. 19- en este mismo núme-
ro). Para sostener la cosecha, la
regeneración de esta especie debe
establecerse en las áreas de corta
después de cada cosecha. Sin embar
-
go, esto no ocurre fácilmente, ya
que las condiciones producidas por
la extracción selectiva no favore-
cen la regeneración natural de esta
especie heliófita (Snook 1996, 2000;
Toledo-Sotillo y Snook -pag. 68-, en
este mismo número). Para asegurar
la regeneración de la caoba, desde
hace años los ejidos forestales de
Quintana Roo vienen colectando
semilla de caoba de árboles tum
-
bados en la cosecha anual o de
árboles en pie, para producir plantas
que después utilizan para establecer
62
Recursos Naturales y Ambiente/no. 44
plantaciones de enriquecimiento en
las áreas de corta (Flachsenberg y
Galletti 1999; Negreros-Castillo y
Mize 2003; Argüelles et al. -pag. 45-,
Santos et al. -pag. 27-, Chan, -pag. 37-
en este mismo número).
Este estudio se llevó a cabo para:
1) conocer mejor la capacidad de
producción de semillas de caoba
en las selvas de Quintana Roo, 2)
determinar variaciones en la pro-
ducción de semillas entre árboles
de diferentes tamaños, 3) analizar
la variación anual en la producción
de semilla y 4) determinar cómo
asegurar la producción de semillas
y por ende, la regeneración de la
caoba y la sostenibilidad del manejo
forestal.
Biología reproductiva de la caoba
La caoba es una especie emergente
que ocurre a densidades de aproxi
-
madamente un árbol de tamaño
comercial por hectárea en las selvas
neotropicales desde México hasta
la cuenca Amazónica (Lamb 1966).
Es una especie monoica, con inflo
-
rescencias en panículas en la base
de las hojas nuevas (Pennington et
al. 1981). Sus flores son fragantes,
verde-amarillentas y miden <1 cm
de diámetro. No se conoce el vec
-
tor de polinización de la caoba en
Quintana Roo, donde florece entre
abril y junio, poco antes de la pro-
ducción de hojas nuevas, antes del
inicio de la época de lluvias (Patiño
1997). Lamb (1966) sugiere el vien-
to como posible agente polinizador.
Según Styles (1972), la estructura
floral de las meliáceas indica que
son polinizadas por insectos; de
hecho, Styles y Khosla (1976) obser
-
varon que las abejas y las mariposas
nocturnas polinizan varias especies
en la familia. En Florida, Howard et
al. (1995) encontraron que solamen
-
te trips (del orden Thysanoptera)
visitaban las flores de S. mahogani.
Típicamente, sólo una flor de cada
inflorescencia se convierte en fruto
(Schmidt y Joker 2000). Los frutos
se desarrollan en unos 10-12 meses
(Pennington et al. 1981); son cápsu
-
las leñosas de 12 a 18 cm de largo
que maduran durante la época
seca, cuando el árbol essin hojas
(Pennington y Sarukhan 1968) (Fig.
1). En Quintana Roo, esto ocurre
entre febrero y abril. Las cápsu-
las maduras se abren en el árbol,
dejando caer al suelo sus cinco
segmentos leñosos. Cada cápsula
contiene 45-49 semillas desarrolla
-
das (Rodríguez et al. 1994, Niembro
1995) de 1 cm de largo y con una ala
de 6-7 cm (Pennington y Sarukhan
1968; Fig. 2). Las semillas se quedan
pegadas a la columela, expuestas al
viento que las dispersa. En esta
región, las semillas pesan en pro
-
medio 0,66 gramos (Niembro 1995).
Son amargas, pero pueden sufrir
predación en el árbol por loros, o
en el suelo, por insectos y roedores
Figura 1. Copa de caoba sin hojas, con cápsulas cerradas
Foto: L. Snook.
Figura 2. Fruto y semillas de caoba; son evidentes los segmentos
de la cápsula
Foto: L. Snook.
63
Recursos Naturales y Ambiente/no. 44
(Lamb 1966). La distancia media
reportada de dispersión de semilla
de caoba es de 36 metros en bos
-
que cerrado en Bolivia (Gullison
et al. 1996), pero algunas semillas
fueron dispersadas 60 metros o más
en campo limpio en Quintana Roo
(Rodríguez et al. 1994).
Metodología
Área de estudio
La producción de semilla se evaluó
durante seis años en árboles de caoba
que crecen en la selva entre 18°40’ y
19°45’ N y 88°00’ y 88°40’ O, en el
estado de Quintana Roo, México. La
vegetación es de selva mediana sub-
perennifolia, con un dosel principal
compuesto por más de 100 especies
de árboles; entre los más abundantes
actualmente están Manilkara zapota,
Brosimum alicastrum, Alseis yuca
-
tanenses, Dendropanax arboreus
y
Pouteria uniculocularis (Snook 1993,
Argüelles et al. 1998, Cairns et al.
2003). La precipitación varía entre
1100 y 1500 mm/año, concentrada
entre mayo y octubre. La temperatu-
ra media es de 25
o
C (CNA 2002). La
topografía es plana con altura media
de 10 msnm (Escobar 1986). Los
suelos son derivados de material
calcáreo, inceptisoles según la cla
-
sificación de USDA (Brady y Weil
1998, USDA 2000).
Método
Se seleccionaron 94 árboles de
caoba distribuidos en cinco clases
de diámetro (dap) para contar con
un amplio rango de tamaños. Dos
de esas clases (15-34,9 cm y 35-
54,9 cm) se derivaron de la clasi
-
ficación utilizada en los planes de
manejo: árboles de ‘regeneración’
y de ‘reserva’, respectivamente. Los
árboles de tamaño comercial (≥55
cm) se dividieron en tres clases: 55-
74,9 cm, 75-94,9 cm y 95 cm. Al ini-
cio del estudio se eligió un mínimo
de 15 árboles por clase diamétrica,
pero conforme los árboles crecían
en diámetro pasaron de una clase
menor a la siguiente mayor.
Cada año se midió el diámetro
de cada árbol muestreado con cinta
diamétrica a la altura del pecho (1,3
m) o a 20 cm por encima de los
contrafuertes. Con cinta métrica, se
tomaron dos mediciones perpendi
-
culares del diámetro de la copa para
calcular el área de proyección de la
copa (APC) con la fórmula de la elip-
se [(DC1/2 + DC2/2) π] (Fig. 3). Con
clinómetro y cinta se midió también
la altura total y la altura de la base
de la copa, lo que permitió calcular
el volumen de la copa de cada árbol
con la ecuación Vol. Copa = ((APC *
altura de la copa) * 0,5) (Seymour y
Smith 1987).
Para estimar la producción de
frutos y semillas se contaron los seg
-
mentos de los frutos en parcelas de
muestreo de 2 m x 1 m ubicadas al
azar abajo del dosel de cada árbol
muestreado (Fig. 3). Los muestreos
se hicieron cada año entre mayo y
junio, cuando era fácil diferenciar
entre los segmentos frescos y duros
de los frutos del presente año y los
del año anterior en proceso de des-
composición. En total se muestreó
entre el 10% y el 20% del APC
debajo de cada árbol. Para calcular el
número de frutos por árbol la media
delmero de segmentos de fruto
por metro cuadrado muestreado se
dividió entre 5 (el número de seg
-
mentos/fruto) y se multiplicó por la
media, entre los 6 años de medicio
-
nes del APC del árbol. No se contabi
-
lizaron los frutos enteros, abortados o
caídos antes de madurar.
Se obserque 12 árboles tenían
copas muy pequeñas en comparación
con sus diámetros y que no estaban
produciendo frutos. Cinco árboles
habían sido dañados por el viento
y siete por la corta de ramas para
cosechar frutos. Estos árboles fueron
eliminados del estudio, con lo que
quedaron 82. La producción de frutos
por árbol se transforal logaritmo
y se analizó usando ANOVA en JMP
IN (Sall y Lehman 1996) y GLM en
Systat 7.01 (SPSS 1997).
Resultados
Dimensiones de los árboles
La altura de los árboles, sus APC
y el volumen de las copas se incre
-
mentaron al aumentar el diámetro.
Los árboles de ≥75 cm alcanzaron
hasta 31 m de altura. La altura de la
copa fue mayor en los árboles ≥75
cm dap (16 ± 0,3 m) que en árboles
<75 cm (10 ± 0,2 m), mientras que el
APC se incrementó casi tres veces
(de 63 ± 3 m
2
a 180 ± 4 m
2
) entre
Árbol de caoba
Á
rea de proyección de
copa
Parcelas de muestreo
(2 m x 1 m)
Figura 3. Método de muestreo de segmentos de fruto de caoba en
parcelas de 2 m
2
, en el área de proyección de la copa
64
Recursos Naturales y Ambiente/no. 44
árboles de <75 cm y ≥75 cm dap, res-
pectivamente. Como consecuencia,
el volumen promedio de las copas
de los árboles con ≥75 cm dap fue
cuatro veces mayor que las copas
de árboles menores (1430 ± 35 m
3
comparado con 345 ± 26 m
3
).
Variación en producción de frutos
por tamaño de árboles y entre
individuos
Se encontraron variaciones en la aso-
ciación entre dap y producción a nivel
de clases diamétricas, dentro de ellas y
anualmente. Por esto se decidió hacer
una regresn (quantile regression) en
el percentil 75 de los datos de cada
clase de tamaño de diámetro; esta
regresión ess robusta que la regre
-
sión normal, ya que evita el efecto
de los datos con grandes variaciones
(demasiado bajos o demasiado altos)
(Scharf et al. 1998). En la Fig. 4 se ve
claramente que la fecundidad aumen
-
ta en los diámetros grandes: a partir
de diámetros de
75 cm se incrementa
la relación de diámetro con fecundi
-
dad, por lo que la asociación de dap y
producción fue altamente significativa
(r
2
0.43; p<0.0001), aunque es evi-
dente la variación reproductiva entre
individuos y entre años.
La Fig. 5 muestra claramente
cómo la producción de frutos var
según las categorías diamétricas de
los árboles muestreados: fue signi-
ficativamente mayor en los árboles
de las dos clases mayores de dap
≥75 cm, comparada con la produc-
ción de árboles de clases menores
(p< 0.0001, post hoc comparación de
medias Tukey-Kramer alpha 0.01).
La media anual de producción de los
árboles ≥75 cm fue tres veces mayor
que la producción de los árboles
<75 cm dap: 61 ± 8 frutos/año; un
total de 367 ± 34 frutos o 16.515
semillas (7,5 kg) por árbol compara-
do con 15 ± 1 frutos/año, un total de
91 ± 12 frutos/árbol, durante los seis
años muestreados. La producción de
árboles ≥75 cm fue estadísticamente
diferente (p<0.0001) que la produc
-
ción de árboles menores en los años
1997, 1998, 1999 y 2001, con análisis
de medias de alpha de 0.001, y en
2000 y 2002 con alpha de 0.05.
Cuando se analizó la producción
de frutos por metro cúbico volumen
de la copa, se encontró que no había
diferencias entre árboles menores y
mayores de 75 cm dap (p= 0,560): los
árboles mayores producen más fru
-
tos porque la copa es más grande, no
porque invierten una mayor propor
-
ción de sus recursos en la producción
semillera. Gran parte de la diferen
-
cia entre la tasa de producción de
frutos por parte de árboles grandes,
comparada con árboles menores, se
debía al numero de árboles que no
produjeron frutos. En cada uno de
los seis años muestreados, entre 10 y
30% de los árboles con <75 cm dap
no produjeron frutos (Fig. 6), mien
-
tras que 86 a 94% de los árboles
con ≥75 cm dap produjeron frutos
todos los años. Hubo gran variación
Punto medio de clases de dap (cm)
25 45 65 85 105
No. frutos por árbol
10
30
50
70
90
0
20
40
60
80
100
a
a
a
b
b
Figura 5. Media de frutos/árbol de Swietenia macrophylla por clase
diamétrica (dap) entre 1997 y 2002. Letras diferentes revelan diferencias
estadísticas a valores de p< 0,0001.
Figura 4. Relación frutos/árbol versus diámetro, datos de los seis os.
Regresión del percentil 75 de los datos (75
th
quantile regression);
R
2
=0,43 p<0,0001.
Diámetro (cm)
Frutos por árbol
65
Recursos Naturales y Ambiente/no. 44
entre individuos en la cantidad de
frutos producidos por año, sobre
todo entre los árboles grandes. Por
ejemplo, en 1998 un árbol ≥75 cm
dap produjo 607 frutos y en el 2002
otro produjo 767 frutos, pero en los
mismos años algunos árboles ≥75 cm
tuvieron muy baja producción. En
1998, el 4% no produjo frutos, y un
árbol produjo 11 frutos; en el 2002,
cuatro árboles produjeron en pro
-
medio tres frutos solamente.
Producción de frutos: variación
entre años
La producción de frutos varió entre
años, sobre todo para árboles grandes
(Fig. 7). La producción/árbol fue sig
-
nificativamente mayor en 1998 que
en 1999 y 2000 (p<0.008, Tukey alpha
de 0.05). En 1998 los árboles ≥75 cm
produjeron un promedio de 116 ± 30
frutos; o sea, cinco veces más que su
producción en el 2000 y cuatro veces
más que en 1999. La producción de
frutos por metro cúbico volumen de
copa también fue diferente en 1998,
en comparación con los años 1997 y
1999 (p < 0.003, Tukey alpha de 0.05).
Sin embargo, al hacer análisis estadís
-
ticos de los coeficientes de variación
definidos por Kelly y Sork (2002)
para evaluar si una especie presenta
ciclos de producción de semillas, o
años semilleros, correspondientes a
normal masting”, se encontró que
la caoba no presentaba los valores
correspondientes a una especie con
tales ciclos, por la baja sincronici-
dad entre individuos (correlación de
Pearson xPCC = 0.02) (Snook et al.
2005).
Discusión y conclusiones
Los resultados de este estudio con-
firman observaciones previas en
cuanto a que los árboles de caoba
más grandes producen más semilla
que los árboles pequeños (Gullison
et al. 1996, Grogan 2001). También,
aunque la producción semillera
varía de un año a otro, pocos de
los árboles grandes produjeron cero
frutos en un año dado, por lo que
árboles grandes aseguran la produc
-
ción de semillas, inclusive en años
con baja producción. Además de ser
los mejores productores de semilla,
los árboles con dap
75 cm fueron
también los más altos (30 m). Esto
permite que sus semillas sean dis
-
persadas a distancias mayores que
las semillas de árboles más peque
-
ños. Cámara-Cabrales y Kelty (datos
no publicados) encontraron la som
-
bra de semillas en los cuadrantes O
y S-SE del árbol madre. El área de
dispersión de semillas fue menor
para árboles <75 cm que para árbo
-
les de
75 cm.
Como consecuencia de estos
patrones, es muy importante dejar
en el bosque árboles grandes como
fuentes de semillas, tanto para la
regeneración natural como para la
colecta para siembra o producción
de plantas. Mantener en pie árboles
de 75 cm dap significa un reto,
0
4
8
12
16
20
24
28
32
25 45 65 85 10
5
Punto medio de clases de dap (cm)
% de árboles sin frutos
97
98
99
2000
2001
2002
Figura 6. Porcentaje de árboles de caoba que no produjeron frutos
por año y por categoría diamétrica
1997 1998 1999 2000 2001 2002
Frutos por árbol
0
20
40
60
80
100
120
14
0
< 75 cm
> 75 cm
*
Figura 7. Media del número de frutos/árbol por clase diamétrica
(dap) por año. La producción en 1998 fue estadísticamente diferente
(p<0.008) con respecto a los años 1999 y 2000.
66
Recursos Naturales y Ambiente/no. 44
porque estas selvas están maneja-
das según un ciclo de corta de 25
años, con un diámetro mínimo de
corta de 55 cm dap. Cada o, en
alguna de las 25 áreas de corta se
extraen todos los árboles de caoba
de ≥55 cm dap. En ciertos ejidos
de Quintana Roo quedan apenas
5-8 anualidades del primer ciclo de
corta. Esto implica que ya no que-
dan árboles de caoba con s de
55 cm dap en 70-80% de sus áreas
forestales (17-20 de las 25 áreas de
corta). A estos ejidos les queda ape
-
nas 20 - 30% de su reserva fores
-
tal con posibilidades de mantener
árboles semilleros grandes.
Varios de los árboles de caoba
muy grandes están ‘sámagos’ (podri
-
dos adentro)
2
. Estos se podrían dejar
como semilleros sin un gran costo
de oportunidad; de hecho, a veces
estos se tumban y luego se quedan
tirados en el monte porque no es
rentable sacarlos. No hay evidencia
de que exista mayor germinación
de semillas provenientes de árbo
-
les chicos que de árboles grandes
(Cámara-Cabrales y Kelty, datos no
publicados); no obstante, sería con-
veniente llevar a cabo un estudio
de calidad de semilla y germinación
y vigor de plántulas provenientes
de fuentes de semilla de árboles de
diferentes tamaños y características.
Dejar árboles de caoba grandes no
solamente mantendría las fuentes
de semillas, sino que también contri
-
buiría a sostener la biodiversidad de
la selva. Estos árboles muchas veces
tienen cavidades utilizadas como
nidos por tucanes y loros.
Actualmente, a través del
Programa de Desarrollo Forestal
(PRODEFOR) de la Comisión
Nacional Forestal (CONAFOR), el
gobierno está apoyando el estableci-
miento de áreas semilleras entre los
ejidos forestales. Esto es muy impor
-
tante y valioso. Sin embargo, entre
los criterios para seleccionar árboles
semilleros están que los árboles ten-
gan entre 35 y 60 cm dap y que no
esn ni magos ni huecos (Álvarez
y Nava 2001). Los seis os de datos
colectados con este estudio demues
-
tran que los árboles de caoba con esas
dimensiones producen poca semilla y
permiten definir lineamientos especí-
ficos para seleccionar árboles semille
-
ros de caoba: de preferencia, ≥75 cm
dap y con copas grandes y sanas.
La variación en la producción de
semilla de un año al otro, y entre un
árbol y otro, implica que sería arries
-
gado depender de la regeneración
natural para asegurar la sostenibili
-
dad de la producción de caoba año
con año, en cada área de corta. Para
asegurar un máximo rendimiento de
plántulas de una cantidad dada de
semilla, conviene colectarla y poner
-
la a germinar en un vivero antes
de plantar las plántulas en lugares
favorables para su supervivencia
(Parraguirre et al. 1994; Negreros-
Castillo et al. -pag. 84-
, Snook et al.
-pag. 76-, Toledo-Sotillo y Snook, -
pag. 68-, en este mismo número). Es
muy importante que la colecta de
semilla se haga escalando el árbol y
usando una tijera telescópica para
cortar los frutos, para así evitar dañar
la copa del árbol, ya que los árboles
muestreados de los cuales se habían
cortado las ramas para obtener los
frutos no habían recuperado su capa
-
cidad de producir semillas aún 15
años después.
Al terminar el primer ciclo de
corta, es probable que la escasez
de árboles de caoba grandes vaya
a resultar en una reducción en la
disponibilidad de semilla para llevar
a cabo las plantaciones de enri
-
quecimiento. Como consecuencia, la
venta de semilla representará una
fuente de ingresos cada vez más
importante para los ejidos foresta
-
les que protegen sus árboles como
fuentes de semilla de caoba.
Agradecimientos
Este estudio se llevó a cabo con
apoyo de la Organización de Ejidos
Productores Forestales de la Zona
Maya (OEPFZM). Agradecemos par-
ticularmente a la Ing. Victoria Santos,
Directora cnica de la Organización
y a los ejidos de Naranjal Poniente,
Xpichil y Cafetal/Limones y al Campo
Experimental Forestal San Felipe
Bacalar del INIFAP, por permitirnos
estudiar los árboles en sus bosques.
Apoyos financieros fueron aportados
por el CIFOR, el Tropical Resources
Institute del Yale School of Forestry
& Environmental Studies, la Dirección
de Ecosistemas Tropicales del
Programa del Hombre y la Biosfera de
los Estados Unidos (USMAB), el Vice
Provost para Asuntos Académicos e
Internacionales de la Universidad de
Duke, USA; el Consejo Nacional para
Ciencia y Tecnología (CONACYT) y
la Dirección General de Educación
Tecnológica Agropecuaria/Secretaría
de Educación Publica (DGETA-SEP),
México. Agradecemos a Douglas Sheil
y a Matthew Kelty sus sugerencias en
cuanto a los análisis estadísticos y a
Manuel Guariguata por sus comen-
tarios al manuscrito. Este estudio fue
publicado originalmente en inglés en
Forest Ecology and Management 206:
222-235. Agradecemos a Elsevier el
permiso para publicar esta versión en
español.
Dejar árboles de caoba
grandes no solamente
mantendría las fuentes
de semillas, sino que
también contribuiría a
sostener la biodiversidad
de la selva. Estos
árboles muchas veces
tienen cavidades
utilizadas como nidos
por tucanes y loros.
2
A. Argüelles. 2001. Tropica Rural Latinoamericana, Chetumal, Quintana Roo. Comunicación personal.
M. Carreón. 2001. Organización de Ejidos Productores Forestales de la Zona Maya. Comunicación personal.
67
Recursos Naturales y Ambiente/no. 44
Literatura citada
Álvarez-Torres, A; Nava-Escamilla, A. 2001. Experiencia sobre el establecimiento de fuentes semilleras en el Estado de Campeche. Red Mexicana de
Germoplasma Forestal PRONARE (Programa Nacional de Reforestación). Gaceta 6:77-80.
Arelles-S, LA;nchez, FR; Caballero-R, A; Ramírez, S. 1998. Programa de manejo forestal para el bosque tropical del Ejido Noh Bec. Quintana Roo, México. 97 p.
Argüelles, LA; Synnott, T; Gutiérrez, S; Del Angel, B. 2005. Regeneración y silvicultura de la caoba en la Selva Maya mexicana. Ejido de Noh Bec. Recursos
Naturales y Ambiente no.44:45-52.
Blundell, A; Gullison, RE. 2003. Poor regulatory capacity limits the ability of science to influence the management of mahogany. Forest Policy and Economics 5:395-405.
Brady, NC; Weil, R. 1998. The nature and property of soils. 12 ed. New York, Prentice Hall. 881 p.
Cairns, MA; Olmsted, I; Granados, J; Argaez, J. 2003. Composition and above-ground tree biomass of a dry semi-evergreen forest on Mexico’s Yucatan peninsula.
Forest Ecology and Management 186:125-132.
Chan Rivas, CV. 2005. El manejo forestal y la caoba en los ejidos de la SPFEQR, Quintana Roo, México. Recursos Naturales y Ambiente no.44:37-44.
Comisión Nacional del Agua (CNA). 2002. Datos meteorológicos de las estaciones Vallehermoso, Reforma, Limones y Xpichil. Coordinación Regional Chetumal,
Quintana Roo.
Escobar Nava, A. 1986. Geografía general del Estado de Quintana Roo. 2 ed. Fondo de Fomento Editorial del Estado de Quintana Roo. 141 p.
Flachsenberg, H; Galletti, H. 1999. El manejo forestal de la selva en Quintana Roo, México. Primack, R; Bray, D; Galletti, H; Ponciano, I. La Selva Maya:
conservación y desarrollo. México, DF, Siglo
XXI. p. 74-97.
Grogan, JE. 2001. Big leaf mahogany (Swietenia macrophylla King) in Southeast Pará, Brazil: a life history study with management guidelines for sustained
production from natural forests. Ph.D. Dissertation, Yale University. 422 p.
Gullison, RE; Panfil S, N; Strouse, JJ; Hubbell, SP. 1996. Ecology and management of mahogany (Swietenia macrophylla King) in the Chimanes forest, Beni,
Bolivia. Botanical Journal of the Linnean Society 122(1):9-34.
Howard, FW; Nakahara, S; Williams, DS. 1995. Thysanoptera as apparent pollinators of West Indies mahogany, Swietenia mahogani (Meliaceae). Ann Sci For 52:283-286.
Kelly, D; Sork, VL. 2002. Mast seeding in perennial plants: why, how, where? Annual Review of Ecology and Systematics 33: 427-447.
Lamb, FB. 1966. Mahogany of Tropical America: its ecology and management. Ann Arbor, University of Michigan Press. 220 p.
Negreros-Castillo, P; Mize, C. 2003. Enrichment planning of Big-leaf mahogany and Spanish Cedar in Quintana Roo, México.
In Lugo, AE; Figueroa Colón, JC;
Alayón, M. eds. Big-leaf mahogany genetics, ecology and management. New York, Springer-Verlag. p. 278-287.
Negreros-Castillo, P; Snook, L; Mize, C. 2003. Regenerating mahogany (Swietenia macrophylla) from seed in Quintana Roo, Mexico: the effects of sowing method
and clearing treatment. Forest Ecology and Management 183: 351-362.
Negreros-Castillo, P; Snook, LK; Mize, CW. 2005. Regeneración de caoba a partir de siembra directa en aperturas creadas en un bosque natural en México.
Recursos Naturales y Ambiente no.44:84-90.
Nolasco Morales, A; Carreón Mundo, M; Hernández Hernández, C; Ibarra, E; Snook, L. 2005. El manejo de la caoba en Quintana Roo, México. Legislación,
responsabilidades y apoyo gubernamental. Recursos Naturales y Ambiente no.44:19-26.
Niembro, A. 1995. Producción de semilla de caoba (Swietenia macrophylla King) bajo condiciones naturales en Campeche, México.
In Avances en la producción
de semillas forestales en América Latina: memoria del Simposio. Turrialba, CR, CATIE. p. 249-263.
Patiño V, F. 1997. Genetic Resources of
Swietenia and Cedrela in the Neotropics: Proposals for coordinated action. Rome, FAO. 58 p.
Pennington, TD; Sarukhan, J. 1968. Árboles tropicales de México. México, INIF/FAO. 413 p.
Pennington, TD; Styles, BT; Tayler, DAH. 1981. Meliaceae: Flora Neotropica. The New York Botanical Garden. 472 p. (Monograph 28).
Rodríguez-Santiago, B; Chavelas-Polito, J; García-Cuevas, X. 1994. Dispersión de semillas y establecimiento de caoba (Swietenia macrophylla King) después de
un tratamiento mecánico del sitio.
In Snook, LK; Barrera de Jorgenson, A. eds. Madera, chicle, caza y milpa; contribuciones al manejo integral de las
selvas de Quintana Roo, México. México, PROAFAT, INIFAP, USAID, WWF-US. p.81-90.
Sall, J; Lehman, A. 1996. JMP IN. The SAS Institute. Duxbury Press.
Santos Jiménez, V; Mas Kantún, P; López, C; Snook, LK. 2005. El manejo forestal y la caoba en los ejidos de la Zona Maya, México. Desarrollo histórico,
condiciones actuales y perspectivas. Recursos Naturales y Ambiente no.44:27-36.
Scharf, FS; Juanes, F; Sutherland, M. 1998. Infering ecological relationships from the edges of scatter diagrams: Comparison of regression techniques. Ecology
79(2):448-460.
Schmidt, L; Joker, D. 2000. Swietenia macrophylla King. Denmark, Danida Forest Seed Centre (Seed Leaflet Bulletin no. 30).
Seymour, RS; Smith, DM. 1987. A new stocking guide formulation applied to eastern white pine. Forest Science 33(2):469-484.
Snook, L. 1993. Stand dynamics of mahogany (Swietenia macrophylla King) and associated species after fire and hurricane in the tropical forests of the Yucatan
peninsula. Ph. D Thesis, Yale School of Forestry & Environmental Studies.
Snook, L. 2000. Regeneración y crecimiento de la caoba (Swietenia macrophylla King) en las selvas naturales de Quintana Roo, México. Ciencia Forestal en México
25(87):59-76.
Snook, LK
. 1996. Catastrophic disturbance, logging and the ecology of mahogany (Swietenia macrophylla King): grounds for listing a major tropical timber species
in CITES. Botanical Journal of the Linnean Society 122: 35-46.
Snook, LK; Cámara-Cabrales, L; Kelty, M. 2005. Six years of seed production by mahogany trees (Swietenia macrophylla King): patterns of variation and
implications for sustainability. Forest Ecology and Management 206:221-235.
Snook, LK; Iskandar, H; Chow, J; Cohen, J; O`Connor, J. 2005. Supervivencia y crecimiento de caoba en aperturas post-extracción a partir de semillas y plántulas.
Recursos Naturales y Ambiente no.44:76-83.
Snook, LK; Negreros-Castillo, P; O`Connor, J. 2005. Supervivencia y crecimiento de plántulas de caoba en aperturas creadas en la Selva Maya de Belice y México.
Recursos Naturales y Ambiente no.44:91-99.
SPSS. 1997. Systat for Windows 7.01. Chicago, USA.
Styles, BT. 1972. The flower biology of Meliaceae and its bearing on tree breeding. Silvae Genetica 21(5):175-182.
Styles, BT; Khosla, PK. 1976. Citology and reproductive biology of Meliaceae.
In Burley, J; Styles, BT. eds. Tropical trees: variation, breeding and conservation.
Linnean Society Symposium Series 2. p. 61-68.
Toledo-Sotillo, M; Snook, LK. 2005. Efectos de la dispersión de semillas y tratamientos silviculturales en la regeneración natural de caoba en Belice. Recursos
Naturales y Ambiente no.44:68-75.
USDA. 2000. Soil orders map. Natural Resource Conservation Service, Soil Survey Division. World Soil Resources.
  • [Show abstract] [Hide abstract] ABSTRACT: Sustaining harvests of mahogany from the Maya Forest of Mexico: from fortuitous conservation to sustainable management. The changing patterns of exploitation of big-leaf or Honduras mahogany (Swietenia macrophylla) in the Maya Forest over more than four centuries reveal how changes in markets and technologies of extraction and transformation have allowed continuous exploitation of this timber species from the same region, in the absence of practices that assure sustainability. Now, without the circumstantial limits previously imposed by technological and market limitations on timber harvesting, the forest communities of the region are transforming forest utilization from timber mining to systems of forest management, incorporating practices to ensure the sustainability of harvests of this valuable timber species in the short, medium and long term.
    Full-text · Article · Mar 2005
  • [Show abstract] [Hide abstract] ABSTRACT: Effects of seed dispersal and silvicultural treatments on the natural regeneration of mahogany in Belize. Seed rain and natural regeneration of mahogany (Swietenia macrophylla King) in the year 2000 were calculated for 20 natural regeneration areas of 2712 m2 each downwind of mahogany seed trees in a 100 ha felling compartment in natural forest in the northwest of Belize. In each regeneration area, one of the following silvicultural treatments was performed, with five replicates per treatment: underbrushing, girdling, felling, and bulldozing. Fruit production for 57 mapped mahogany trees was calculated by counting the number of capsule segments that fell in 2 m2 sample plots equivalent to 20% of the crown projection area underneath the tree crown. Fruit production varied between individuals, and 47% of sampled trees did not produce fruits. Trees of dbh ≥55 cm produced 405 ± 90 seeds (9± 2 fruits/tree) and trees of dbh <55 cm produced 180 ± 45 seeds (4± 1 fruits/tree). There was no significant difference in seed production among silvicultural treatments. To estimate the seed rain on each regeneration area, the seed production of each mapped sample tree was multiplied by the proportion of seeds considered likely, in light of the location of each tree, to fall in the nearby regeneration area (30%, 50% or 70%). These quantities were summed for all the seed sources likely to contribute seed to a particular area. Natural regeneration of mahogany was determined by counting the number of seedlings that became established in nine sample plots of 14 m2 in each regeneration area. Seedling densities were significantly higher where the canopy had been completely opened (p= 0.006). In these areas, 37 to 40% of the seeds that fell in the area produced seedlings, as compared to 10% in areas that had been subjected to girdling of residual trees, and 2% in areas that had been underbrushed.
    Full-text · Article · Mar 2005