Un nuevo enfoque de la enseñanza de la química: Contextualizar y modelizar

ArticleinAnales des la Asociacion Quimica Argentina 92(4-6) · December 2004with151 Reads

    Abstract

    La química pierde público, sus alumnos fracasan; se ha convertido para muchos en el paradigma de lo incomprensible y de lo peligroso. Un porcentaje creciente de los estudiantes universitarios que tienen éxito y disfrutan con sus estudios consideran que las salidas profesionales que se les ofrecen no se corresponden con lo que aprendieron, la 'big science' dominante (tan comprometida con el poder político y económico) no es la ciencia intelectual que les sedujo. Con todo y a pesar de estos problemas, ahora se reclama formación química para toda la población; parece difícil que una química en crisis frente a su audiencia de siempre pueda conquistar ahora una nueva. Podemos considerar pues que la enseñanza de la química se enfrenta a serias dificulta- des; éstas constituyen un reto para los profesores que creen que la química puede aportar mucho a la actual 'sociedad del conocimiento', aún a sabiendas de que quizás tengan que cambiar algunas de las actuales prácticas docentes. Este cambio empieza ya a producirse: se editan bonitos libros de química que incorporan imágenes, ejemplos y narraciones y nuevos Proyectos de Química, pero sin embargo los currículos 'oficiales' de química han cambiado poco, insensibles a que el desinterés por esta materia en la secundaria no haya dejado de aumentar. Es urgente recuperar la capacidad explicativa de la química, PARA TODOS; para ello se ha de relacionar la práctica química (la intervención en determinados fenómenos median- te los procedimientos propios de la química) y la teoría (la teoría atómica y sus entidades y magnitudes químicas), utilizando el lenguaje adecuado para ello y de acuerdo a finalidades educativas. Siempre ha sido costoso aprender química, siempre han sido necesarios profesores para inventar la disciplina según lo que se considere que ha de saber un discípulo. Si el de ahora( incluyendo los nuevos públicos, tan diferentes de los de antes) no se interesa por la discipli- na, ésta ha de cambiar: quizás los currículos no son interesantes ni comprensibles, pero la química sí que lo es.