ArticlePDF Available

EDUCACIÓN FISICA DESDE LA CORPOREIDAD Y LA MOTRICIDAD PHYSICAL EDUCATION OUT FROM CORPOREITY AND MOTOR FUNCTION

Authors:

Abstract

Resumen Objetivos: hacer una revisión de la evolución de la educación física de acuerdo con los conceptos de cuerpo, movimiento, motricidad y corporeidad. Material y Métodos: selección y análisis de artículos de MEDLINE, LILACS, IBEC, Scielo, Science Direct, Jstor y Google Académico sobre los conceptos de cuerpo y corporeidad, movimiento y motricidad, y educación física y ciencia de la motricidad humana. Resultados: se encontró que aún persiste en la escuela una educación basada en el dualismo mente-cuerpo, en la visión de un cuerpo-máquina y en una educación física que forma para la disciplina, el rendimiento y la competencia. Esto ocurre a pesar de las nuevas miradas sobre el cuerpo y de los avances teóricos realizados en la educación física y en la educación motriz. Conclusiones: es necesario incorporar la educación motriz en todos los niveles de formación de los individuos y lograr que la corporeidad y la motricidad sean protagonistas. Abstract Objective: to review the evolution of Physical Education according to the concepts of body, movement, motor function and corporeity. Material and Methods: selection and analysis of articles from MEDLINE, LILACS, IBEC, Scielo, Science Direct, Jstor and Academic Google about the concepts of body and corporeity, movement and motor function, Physical Education and Human Motor Function Science. Results: it was found that in the school there is still an education based in the mind-body dualism, under the vision of a body-machine and a Physical Education that educates for discipline, performance and competition. This happens in spite of the new views about the body and the theoretical advances carried out by Physical Education and motor education. Conclusion: It is necessary to incorporate motor education to all education levels of individuals and make corporeity and motor functions main protagonists.
* Médica. Magíster en Educación y Desarrollo Humano. Universidad de Caldas, Manizales, Colombia. Correo electrónico: aida.gonzalez_correa@
ucaldas.edu.co
** Médica. PhD en Ciencias Médicas. Universidad de Caldas, Manizales, Colombia. Correo electrónico: clara.gonzalez@ucaldas.edu.co
EDUCACIÓN FISICA DESDE LA
CORPOREIDAD Y LA MOTRICIDAD
Aída María González Correa*
Clara Helena González Correa**
Recibido en agosto 6 de 2010, aceptado en septiembre 30 de 2010
Resumen
Objetivos: hacer una revisión de la evolución de la educación física de acuerdo con los conceptos de
cuerpo, movimiento, motricidad y corporeidad. Material y Métodos: selección y análisis de artículos de
MEDLINE, LILACS, IBEC, Scielo, Science Direct, Jstor y Google Académico sobre los conceptos de
cuerpo y corporeidad, movimiento y motricidad, y educación física y ciencia de la motricidad humana.
Resultados: se encontró que aún persiste en la escuela una educación basada en el dualismo mente-
cuerpo, en la visión de un cuerpo-máquina y en una educación física que forma para la disciplina,
el rendimiento y la competencia. Esto ocurre a pesar de las nuevas miradas sobre el cuerpo y de los
avances teóricos realizados en la educación física y en la educación motriz. Conclusiones: es necesario
incorporar la educación motriz en todos los niveles de formación de los individuos y lograr que la
corporeidad y la motricidad sean protagonistas.
Palabras clave
Educación Física, escuela, corporeidad, motricidad.
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 15, No.2, julio - diciembre 2010, págs. 173 - 187 ISSN 0121-7577
174 Aída María González Correa, Clara Helena González Correa
PHYSICAL EDUCATION OUT FROM CORPOREITY AND MOTOR FUNCTION
Abstract
Objective: to review the evolution of Physical Education according to the concepts of body, movement,
motor function and corporeity. Material and Methods: selection and analysis of articles from MEDLINE,
LILACS, IBEC, Scielo, Science Direct, Jstor and Academic Google about the concepts of body and
corporeity, movement and motor function, Physical Education and Human Motor Function Science.
Results: it was found that in the school there is still an education based in the mind-body dualism,
under the vision of a body-machine and a Physical Education that educates for discipline, performance
and competition. This happens in spite of the new views about the body and the theoretical advances
carried out by Physical Education and motor education. Conclusion: It is necessary to incorporate
motor education to all education levels of individuals and make corporeity and motor functions main
protagonists.
Key words
Physical Education, school, corporeity, motor function.
EDUCAÇÃO FÍSICA DESDE A CORPOREIDADE E A MOTRICIDADE
Resumo
Objetivo: revisar a evolução da educação física de acordo com os conceitos de corpo, movimento
motricidade e corporeidade. Materiais e Métodos: seleção e análise de artigos pesquisados no
Medline, Lilacs, IBEC, Scielo, Science Direct, JSTOR e Google Acadêmico, utilizando os termos de
corpo, corporeidade, movimento, motricidade, educação física e ciência da motricidade humana como
palavras-chave. Resultados: Vericou-se que ainda há uma educação escolar baseada no dualismo
corpo-mente, na visão de uma interface de máquina-corpo e um de educação física para o desempenho,
disciplina e competição. Isso acontece apesar das novas abordagens sobre o corpo e os avanços teóricos
em educação física. Conclusões: é necessário incluir a educação física em todos os níveis de formação
humana e esperar que a corporeidade ea motricidade ser os protagonistas.
Palavras chave
Educação Física, escola, corporeidade, motricidade.
175
Educación sica desde la corporeidad y la motricidad
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 15, No.2, julio - diciembre 2010, págs. 173 - 187
INTRODUCCIÓN
El surgimiento y desarrollo de los conceptos de
corporeidad y motricidad han creado la necesidad
de reformular el trabajo con el cuerpo y plantear
nuevos enfoques pedagógicos, algunos de los
cuales han dado nacimiento a la ciencia de la
motricidad humana. Esta nueva ciencia propende
por una pedagogía de la motricidad concebida
como movimiento intencionado, que expresa
todos los potenciales de la corporeidad.
En el artículo se examina la manera como ha sido
enfocada la educación física a través del tiempo
y la inuencia que ha recibido a partir de las
diferentes concepciones de cuerpo y movimiento,
las cuales determinan en gran medida la actitud
negativa que tenemos frente a la actividad física.
Para ello se revisan las nociones de cuerpo,
corporeidad, movimiento, motricidad, educación
física y ciencia de la motricidad humana.
Los planteamientos presentados intentan responder
nuestros interrogantes como profesionales de
la salud y docentes universitarias acerca de las
razones por las cuales las personas no incorporan
la actividad física a su vida diaria.
MATERIAL Y MÉTODOS
La estrategia de búsqueda incluyó las palabras
corporeidad, motricidad, educación física y
desarrollo humano. Las dos primeras palabras
no guran como términos MESH o DECS; sin
embargo, por su esencialidad fueron usadas para el
hallazgo de los artículos que nalmente se usaron
en este trabajo. Se consultaron las siguientes
fuentes bibliográcas, donde se hallaron un total
de 559 referencias: Biblioteca Virtual en Salud
que comprende las bases de datos Medline,
IBEC, SCielo y LILACS (110) y tres fuentes
más: Science Direct (71), Jstor (19) y Google
académico (359). Para la inclusión se escogieron
trabajos que tenían un abordaje pedagógico de la
corporeidad y la motricidad. Adicionalmente, se
tuvieron en cuenta autores fundamentales en la
evolución histórica de estos dos conceptos. Los
resultados y las reexiones se presentan en tres
apartados: cuerpo y corporeidad, movimiento
y motricidad, y educación física y ciencia de la
motricidad humana.
Cuerpo y corporeidad
En el siglo V Platón, y más tarde en el siglo XVII
Descartes, establecen un dualismo espíritu–cuerpo
del ser humano y hablan de la existencia de dos
mundos, el mundo de las ideas o mundo verdadero
y el mundo de las cosas materiales o mundo reejo.
De ahí la postura losóca cartesiana que sostiene
que el ser humano es la suma de dos sustancias
diferentes que se relacionan, pero que no se
combinan; una es la esencia corporal y la otra es la
esencia de la razón. El cuerpo es entendido como
un conjunto de estructuras orgánicas que le sirven
de instrumento a la mente (1). Este dualismo se
ha heredado durante muchos siglos, llevando a
una separación entre las ciencias naturales y las
ciencias del espíritu. El cuerpo es asimilado a una
máquina y el movimiento al producto de ésta (2).
En esa época era necesaria la formación de un
cuerpo productivo, fuerte, saludable y, al mismo
tiempo, obediente y disciplinado, todo lo cual se
garantizaba a través de estructuras de poder del
Estado, la escuela y la clínica (3).
En la antropología de la modernidad se considera
al individuo moderno como aquel que cuestiona
su historia, piensa, imagina y propicia su propia
transformación a través del cuerpo. Este concepto
no puede ser ignorado, puesto que constituye uno
de los principales motivos de reconocimiento
subjetivo y cultural (4). Quizás la idea de que el
cuerpo pertenecía a la naturaleza y no a la cultura
jugó un papel fundamental para que fuera olvidado
en la investigación histórica (5).
En el siglo XX, hacia la década de los setenta, se
empieza a cuestionar el cartesianismo y se inicia
176 Aída María González Correa, Clara Helena González Correa
un movimiento que postula que la realidad mental
del ser humano no existe independientemente
del cuerpo. En ese momento aparecen nuevas
miradas de la educación física. Se plantea una
concepción de cuerpo-sujeto y una educación
del movimiento, en contraposición a las teorías
mecanicistas y biologistas en las que se educa para
el movimiento. Las nuevas formas de ver el cuerpo
y el movimiento traspasan la visión orgánica y
se logra una mirada integral y compleja del ser
humano que tiene asiento en los conceptos de
corporeidad y motricidad (6).
Merleau-Ponty, en la corriente de la fenomenología,
es uno de los primeros autores que hablan del
concepto de corporeidad como experiencia
corporal que involucra dimensiones emocionales,
sociales y simbólicas. La corporeidad es para él,
fruto de la experiencia propia y se construye a
través de la apertura sensible del cuerpo al mundo
y a los otros (7).
Según Zubiri (8), la corporeidad es la vivencia del
hacer, sentir, pensar y querer. Para el autor, el ser
humano es y vive sólo a través de su corporeidad.
Este concepto implica integralidad porque ese ser
humano que siente, piensa y hace cosas, también
se relaciona con otros y con el mundo que le rodea,
y a partir de esas relaciones construye un mundo
de signicados que dan sentido a su vida (9). La
corporeidad es la complejidad humana, es cuerpo
físico, cuerpo emocional, cuerpo mental, cuerpo
trascendente, cuerpo cultural, cuerpo mágico y
cuerpo inconsciente; esos siete cuerpos que nos
hacen humanos y que nos diferencian de las otras
criaturas vivientes (9).
Nacemos con un cuerpo que se transforma, se
adapta y, nalmente, conforma una corporeidad a
través del movimiento, la acción y la percepción
sensorial (10). Este proceso se desarrolla a lo largo
de toda la vida y termina con la muerte, cuando
se abandona la corporeidad para acabar siendo
simplemente cuerpo (11, 12).
En Melich (13), la corporeidad supone la
síntesis antropológica entre lo físico, lo social
y lo existencial, que se construye espacial y
temporalmente a través del entorno en el mundo
de la vida. Ser corpóreo signica abrirse a
dimensiones antropológicas y sociales. Ser sí-
mismo, con otros y en el mundo. Pero no ser-en
el mundo de una manera pasiva, sino básicamente
activa. Para él no tiene sentido hablar de dualismo
o monismo antropológicos porque existe una única
realidad.
Desde la perspectiva psico-corporal, el concepto
de corporeidad es considerado como la percepción
individual del cuerpo, que es posible gracias
a la cinestesia, lo que implica que solo puede
usarse en la vida. Es, además, la que le permite
al ser humano establecer vínculos emocionales
mediante el cuerpo. La corporeidad es el origen de
la comunicación y de la primera relación humana.
Desde ella se logra el conocimiento propio y el
conocimiento de los demás (14).
El cuerpo es una construcción social que se
transforma a través de la educación cuando
aparece el concepto de corporeidad que hace
volver la mirada sobre la relación cuerpo-sujeto-
cultura. El equipo de investigación Kon-traste de
la Universidad del Cauca asume la corporeidad
como “proyecto de humanización a través de la
acción” (15).
Otros autores hablan de una “poética de la
corporeidad”, en la que se deja hablar al cuerpo en
sus gestos, en sus movimientos, en sus posturas, en
sus imágenes y en su sensualidad. Algunos ven la
educación corporal como una vía para que el cuerpo
dé testimonio de sí en diferentes situaciones, ya no
se trata de producir cuerpos dóciles y disciplinados.
Lo que interesa del cuerpo es su fenomenología,
“la subjetividad que congura un ser corporal en
el mundo, la creación de sentidos, una corporeidad
en la que el ser humano hace de sí algo que no es
en principio” (16).
177
Educación sica desde la corporeidad y la motricidad
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 15, No.2, julio - diciembre 2010, págs. 173 - 187
Movimiento y motricidad
La literatura actual reconoce una diferenciación
entre movimiento y motricidad. El primero es
concebido como el cambio de posición o de lugar
del cuerpo, como un acto físico-biológico que le
permite al individuo desplazarse. La motricidad
es concebida como la forma de expresión del ser
humano, como un acto intencionado y conciente,
que además de las características físicas, incluye
factores subjetivos, dentro de un proceso de
complejidad humana (17). En esta perspectiva el
cuerpo no es objeto, sino conciencia de como
sujeto. Los nuevos paradigmas consideran el
movimiento como una de las manifestaciones de
la motricidad, la cual se centra en un ser humano
multidimensional.
Marcel Mauss (18) habla de las “técnicas
corporales” entendidas como “la forma en que
una sociedad hace uso de su cuerpo de manera
tradicional”. Según este autor, cada cultura
determina cuáles son los movimientos y posturas
adecuados para sus prácticas corporales cotidianas.
Por otro lado, Prieto (19) arma que el movimiento
corporal puede abordarse desde dos enfoques: uno
positivista, en el que el movimiento se entiende
como el desplazamiento del cuerpo en un espacio
o como una máquina en movimiento que le
permite al hombre adaptarse al entorno. En este
enfoque, el aprendizaje motor va de lo sencillo a
lo complejo y está determinado por factores como
las preferencias individuales al movimiento, la
experiencia positiva que se adquiera y el medio
ambiente que rodea el individuo. El segundo
enfoque es la expresión del cuerpo a través de
los gestos. El acto de expresar es exteriorizar una
idea y un sentimiento por medio de una reacción
corporal que tiene signicado para otro.
Para el grupo académico “Cuerpo-Movimiento”
de la Universidad Autónoma de Manizales, el
movimiento humano no existe como una sumatoria
de lo físico, lo motor, lo orgánico, lo funcional y
lo cognitivo. Es más bien un sistema complejo
que se auto-estructura en niveles, subsistemas y
componentes que establecen múltiples relaciones.
En este sistema caben lo objetivo y lo subjetivo, lo
histórico y lo cultural, lo particular y lo colectivo,
lo cualitativo y lo cuantitativo, la explicación y la
comprensión (20).
Otros autores le dan más importancia al carácter
expresivo del movimiento. Le Boulch (21) plantea
el movimiento no en función de su ecacia para
controlar un objeto, sino como un signo a través
del cual se puede vislumbrar la subjetividad. Sin
embargo, puesto que el movimiento se desarrolla
en presencia de otros, deja de ser una manifestación
únicamente subjetiva para convertirse en expresión
para el otro (21). La motricidad, por su lado, permite
que el hombre se realice en un ámbito donde el
deseo de trascendencia desempeña un papel
primordial. La motricidad, siendo intencional,
constituye una forma concreta de relación del ser
humano consigo mismo, con los otros y con el
mundo, a través de su corporeidad (22, 23).
La motricidad es también creación, espontaneidad,
intuición; es manifestación de intencionalidades
y personalidades. Cada persona construye su
propio movimiento como manifestación de su
personalidad. Esta construcción de la identidad
motriz resulta de procesos afectivos, cognitivos,
estéticos y expresivos que se han adquirido a
través de la vida (24). De esta forma, nuestro
cuerpo incorpora una técnica determinada que
implica también una nueva manera de visualizar
el mundo real.
Comprender la manera como el sujeto organiza
su actividad corporal en la vida, contribuye a
otorgar jerarquía a las experiencias signicativas
del movimiento. Es entender que la forma de
sentir, de pensar y de actuar están organizadas
de manera práctica y que no pueden ser
simplemente reemplazadas por una nueva
“técnica de movimiento”. “Se trata de permitir
la experimentación de nuevos rumbos, de nuevos
ritmos, de nuevas direcciones” (25).
178 Aída María González Correa, Clara Helena González Correa
Para otros autores, la motricidad es la expresión
de lo que somos (nuestra corporeidad) y es la
energía que nos impulsa a vivir y tomar conciencia
de quiénes somos, dónde estamos y hacia dónde
vamos (26). Los conceptos de motricidad y
corporeidad se resumen muy bien en la siguiente
expresión: “La motricidad es la capacidad del
hombre para moverse en el mundo y la corporeidad
el modo del hombre de estar en él” (6).
Educación física y ciencia
de la motricidad humana
La promoción de la educación física en la escuela
comienza en la primera mitad del siglo XIX con
la enseñanza de la gimnasia y se consolida en la
segunda mitad del mismo siglo, teniendo como
objetivo la higiene y la salud corporal (5,27). Se
incorporan además los deportes, con el n de
mejorar el rendimiento del cuerpo con una visión
mecanicista del mismo.
En el siglo XX comienza una reexión teórica que
busca ampliar las posibilidades de la educación
corporal, teniendo como base nuevas miradas del
cuerpo y del movimiento. Es así como aparecen
otras formas de concebir la educación motriz.
Dentro de esta evolución, Prieto (19) identica
tres enfoques de la educación física, que dependen
esencialmente de las diferentes concepciones del
ser humano, de la educación, de la sociedad y del
cuerpo. Estos enfoques son:
1. Educación físico-deportiva, basada en la
adquisición de técnicas corporales bajo la
concepción de un cuerpo sometido a leyes
anatómicas, siológicas y biomecánicas. Se da
importancia al rendimiento y ecacia motriz.
Este enfoque da paso a lo que Denis (28)
denomina “cuerpo enseñado”, que se reere
a un cuerpo controlado, adiestrado y guiado
desde afuera. El objetivo es formar personas
disciplinadas, con fuerza de voluntad y es el
que ha sido privilegiado en la escuela (29).
Uno de los autores que se identican dentro
de este enfoque es José María Cagigal (30),
puesto que considera la educación física como
equivalente al deporte y dene la siopedagogía
como la ciencia de la educación física. En su
obra, el autor desarrolla el concepto de deporte
educativo y arma que éste, por incluir valores,
autocontrol, perseverancia, juego limpio y
superación, contribuye a la formación de las
personas (31). En este sentido, la educación
física en la modernidad está estrechamente
ligada a las pedagogías del conocimiento,
sirviendo primordialmente a la formación
intelectual del individuo (32, 33).
Dentro de este enfoque, Zandra Pedraza
señala cómo las sociedades modernas han
adoptado visiones de educación que pretenden
contener el cuerpo, canalizar energías,
disciplinar y mejorar el rendimiento, dejando
de lado el inmenso potencial de expresión del
ser humano a través del movimiento. No se
tiene en cuenta, por ejemplo, la danza, que
está ligada intrínsecamente al ser humano y
sus culturas, y que es una de las formas más
espontáneas y perdurables del movimiento
(34). Adicionalmente, Gómez (35) agrega
que el interés por la educación física guarda
relación con los intereses del Estado, con el
discurso higiénico y con el adiestramiento del
cuerpo, dentro de los parámetros de salud,
disciplina y ecacia.
Desde la introducción de la educación física en
la escuela, el principal sentido de la misma no
ha sido fomentar el conocimiento del cuerpo
con sus potencialidades expresivas y estéticas,
sino garantizar la salud, canalizar las pasiones
humanas y formar el carácter mediante
el trabajo y la coordinación. Finalmente,
un objetivo que ha surgido en las últimas
décadas es el de contrarrestar los efectos del
sedentarismo.
179
Educación sica desde la corporeidad y la motricidad
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 15, No.2, julio - diciembre 2010, págs. 173 - 187
2. Educación psicomotriz, en la que el cuerpo es
concebido como una entidad psicosomática
con estructuras motrices que se desarrollan con
la maduración, la motivación y la elaboración
mental de los procesos motrices. Sostienen
sus seguidores que el movimiento está
relacionado con el entorno social y cultural
del sujeto, convirtiéndose así en expresión de
signicados. Denis (28) relaciona este enfoque
con el “cuerpo sabio”.
Uno de los autores más importantes dentro
de esta corriente es Jean Le Boulch, quien
desarrolla el concepto de Psicomotricidad y
propone una educación física cientíca a la
que denomina “Educación Física Funcional”.
Dicha educación tiene como nalidad hacer del
cuerpo un instrumento para que el ser humano
se adapte a su medio físico y social a través de la
destreza física. Este autor desarrolla, además,
el método de la psicokinética o educación por
el movimiento (31), al que considera como
un aspecto fundamental en el desarrollo de la
persona. Sostiene también que una ciencia del
movimiento debe formar parte de las ciencias
humanas, más que de las ciencias de la salud
(21).
3. Expresión corporal, en la que se consideran
las actividades relacionadas con la danza
y la gimnasia rítmica, como formas de
comunicación creativa a través del cuerpo,
pero liberadas de los mensajes de disciplina,
fuerza y orden impuestas por el deporte.
Denis (28) lo denomina enfoque de “cuerpo
comunicación”. Dentro de esta manera de
concebir la educación física, se encuentra
Pierre Parlebas (36), quien desarrolla el
concepto de Praxiología Motriz como una
ciencia de la acción motriz en la corriente
de la socio-motricidad. Este autor entiende
la motricidad como un fenómeno social, de
interacción y de comunicación, opuesto a la
Psicomotricidad, que se reere al sujeto que
se mueve en solitario. Así mismo, este autor
sostiene que el objeto de la educación física
no es el movimiento sino la motricidad, puesto
que cuando una persona se mueve, pone en
juego su personalidad y su relación con otros
(37).
A pesar de los desarrollos teóricos anteriores
realizados en las últimas décadas con relación a la
educación física, la escuela sigue promoviendo la
dicotomía mente-cuerpo al realizar una separación
entre los saberes que se ocupan de la mente y
los que se ocupan del cuerpo, privilegiando los
primeros. Esta separación va en detrimento de la
formación integral del individuo. La formación
de los docentes sigue centrando su atención en
la educación física convencional, encaminada a
obtener el mayor rendimiento deportivo, disciplina
y control sobre el cuerpo (38). Esto hace que en
la práctica pedagógica se plantee la enseñanza de
actividades predeterminadas y de juegos pautados,
pensando en el futuro deportivo de los alumnos y
en imágenes idealizadas del cuerpo. No se realiza
entonces un análisis de la motricidad emergente,
del juego que expresa los cúmulos culturales,
afectivos y cognitivos, para facilitar el desarrollo
de estrategias creativas que permitan integrar la
cultura desde el lugar del sujeto (35).
Según Gómez (35), la educación física es una
disciplina pedagógica que debería ocuparse de
crear las condiciones para el desarrollo de la
corporeidad y la motricidad, para dar respuesta a las
necesidades del sujeto que aprende, en un contexto
determinado y en una sociedad cambiante, con
conictos de clase y culturas diferentes. Para ello
se requiere una orientación de la educación física
que parta del sujeto que necesita de los otros para
desarrollar su potencial motriz y de aprendizaje.
Así mismo, se requiere una educación física que
tenga en cuenta la realidad sociocultural, las
circunstancias históricas y el discurso actual. Para
este autor, la mirada reduccionista de las ciencias
biológicas no puede ser la que siga orientando el
énfasis de la educación física. Considera que ésta
debe acercarse más a las ciencias sociales, en lo
180 Aída María González Correa, Clara Helena González Correa
cual coincide con los planteamientos de Pierre
Parlebas, citado anteriormente.
En la década de los 70, Manuel Sergio propone
una nueva ciencia que evoluciona y logra su mayor
desarrollo hacia los años 90. Se trata de la “ciencia
de la motricidad humana”, con la cual se produce
una ruptura epistemológica o un cambio de
paradigma de la educación física. Este autor señala
que el objetivo de la educación física y el deporte
es el movimiento ecaz y eciente realizado por
medio de técnicas y tácticas especícas, basándose
en que el hombre es naturalmente activo y necesita
mantener y mejorar su condición física (22). La
nueva ciencia es reconocida y acogida por la red
internacional de investigadores en motricidad
como un área autónoma del conocimiento (39)
que tiene como su objeto de estudio el ser humano
complejo que siente, se emociona, desea, piensa y
busca su trascendencia con otros y en su entorno
(22). En esta perspectiva, el movimiento es
concebido como vida, energía, intencionalidad,
superación (22).
La motricidad humana se convierte entonces en
el objeto de una ciencia del hombre que edica el
sentido de la vida y agrupa en forma coherente una
noción actual de ciencia, un nuevo lenguaje y una
perspectiva de praxis (40). Estas características
permiten comprender los fenómenos complejos
que exige la sociedad moderna en constante
transformación. La ciencia de la motricidad
humana estudia, de esta manera, el cuerpo en
acción y el movimiento de un ser humano carente,
que busca la trascendencia (40, 22).
A partir de la propuesta de la ciencia de la
motricidad humana, diversos investigadores como
los que acoge la “Red Internacional de Motricidad
y Desarrollo Humano”, vienen trabajando en el
sustento teórico y en los desarrollos didácticos
y curriculares para la inserción de la educación
motriz en la escuela. Esta nueva ciencia, formada
desde diversas áreas del conocimiento, pretende
dejar atrás los dualismos, las verdades establecidas,
el pensamiento único, la ciencia “dura”, para
comprender al ser humano en toda su complejidad
(41,42).
Se requiere también resaltar el papel de la
motricidad en el desarrollo del potencial
humano y proponer una pedagogía que estimule
en las personas el movimiento intencionado y
signicativo, que conduzca al auto-conocimiento
(43). Es así como la motricidad debe enfocarse
desde una perspectiva sistémica y compleja,
donde “la vivencia de la acción conecte al ser
consigo mismo, los otros y su entorno”. Desde
esta perspectiva, todas las personas deberían ser
capaces de sentir el propio movimiento de una
manera renada y atenta. Sin embargo, la mayoría
no son conscientes de este potencial, por lo cual
son extraños ante sí mismos (43,44).
A la motricidad, vista como capacidad, (43) pueden
adjudicársele características de creatividad, auto-
organización, conciencia y autorregulación (26).
La didáctica, entonces, no debe orientarse hacia la
enseñanza de un movimiento particular, sino que
debe llevar a la persona a realizar las distinciones
cinestésicas necesarias para desarrollar un
movimiento consciente y a darle sentido a la
experiencia de moverse, articulando la intención
a la acción” (43).
A través de la educación física se adquieren
ciertos saberes que contribuyen a que el ser
humano logre autoconciencia como sujeto socio-
histórico dentro de una comunidad y comprenda
sus derechos y obligaciones. Entre estos derechos
se encuentra su inclusión como factor de cambio y
no simplemente como reproductor o consumidor
de patrones motrices, posturas o gestos. De esta
manera, la educación motriz como base de una
educación para la vida no es responsabilidad de
una asignatura que se encargue de la pedagogía
del cuerpo, sino que es responsabilidad de toda la
educación (45,46).
De otra parte, la pedagogía de la motricidad,
al potenciar las capacidades orgánicas de auto-
concepto, relación, comunicación, goce y
181
Educación sica desde la corporeidad y la motricidad
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 15, No.2, julio - diciembre 2010, págs. 173 - 187
convivencia, se convierte en una estrategia de
promoción de la salud (46).
Cuando se piensa la corporeidad humana como
una construcción permanente y holística, se
necesita una educación que contribuya a integrar
la educación física al currículo general. Para ello
se requiere cambiar la didáctica y estimular a todos
los docentes para que desarrollen el concepto de
corporeidad (35). En este sentido, la educación
corporal debe tener en cuenta la sensibilidad (que
implica la disposición del encuentro con el otro), la
expresión y la creatividad. De igual manera, debe
tener en cuenta la vivencia, que es una forma de
saber acerca de sí mismo, del otro y de las cosas.
En ella se incluyen pensamientos, sentimientos
y emociones que perduran porque además de ser
vividos, tienen signicado para la persona (16).
Dentro de esta perspectiva de la motricidad
humana, la pedagogía debe asegurar que los
estudiantes identiquen su capital motriz, tomen
conciencia de la unicidad del cuerpo y comprendan
el papel de la educación física en la construcción
de la corporeidad. Así mismo, debe fomentar la
expresión motriz y el uso de las habilidades en
juegos deportivos que tengan signicado para el
grupo al cual pertenecen. (35). Adicionalmente,
la educación motriz debe garantizar a todos los
individuos, tanto en la escuela como en espacios
de entrenamiento, de promoción de la salud y de
rehabilitación, entre otros, una educación en la
que se formen como personas, con conciencia,
autonomía y libertad. En esta postura, convergen
los postulados de Freire, Merleau-Ponty y Manuel
Sergio, quienes consideran la presencia del ser en
el mundo, con el mundo y con los otros (40).
Se han propuesto cuatro pilares sobre los cuales
educar desde la motricidad. El primero es el
ludismo, que tiene además un potencial creativo.
Lo lúdico es una dimensión del ser humano que
se relaciona con las dimensiones cognitiva, sexual,
comunicativa y ética. Dentro de esta perspectiva,
constituye un aspecto esencial para promover el
desarrollo humano. (47).
El equipo Kon-traste dene lo lúdico como la
capacidad del ser humano de gozar la vida de
una manera autónoma y constructiva en el aquí
y ahora. (48). Así mismo, Jaramillo y Yanza (47)
señalan que tiene que ver con la realización de una
vida plena y que no debe ser separado del trabajo,
puesto que en la lúdica se disfruta de lo que se hace
y del contexto. Lo lúdico, además, se hace evidente
en el deseo espontáneo y en la decisión individual
de disfrutar de la vida. Para los jóvenes juega un
papel esencial en la realización de actividad física,
y la escuela constituye para ellos el lugar donde se
vive esta experiencia (49).
El segundo pilar para la educación en motricidad
propuesto por Jaramillo y Yanza (47) es el
pensamiento complejo, que integra los modos
simplicados de pensar y está motivado por la
tensión que se presenta cuando la persona aspira a
un conocimiento integral y reconoce el saber como
incompleto.
El tercer pilar es la acción, que implica la ejecución
de movimientos de una manera intencional y
emocional, buscando un n determinado. La
acción despliega toda la corporeidad del individuo.
El cuarto pilar al que hacen referencia los autores
citados es la trascendencia, la cual le permite al ser
humano encontrarle sentido a la vida, buscando
superar la supercialidad, la rutina y la vida
esquemática.
Sin embargo, Grasso (11) sostiene que existe
una contradicción entre los desarrollos teóricos
sobre la corporeidad y el trabajo que se realiza
con el cuerpo en la práctica diaria, pues se siguen
formando cuerpos saludables, obedientes y
dóciles. Es necesario entonces llamar la atención
sobre la necesidad de promover una educación que
tenga en cuenta la naturaleza física, emocional,
social y espiritual de todos los participantes, con
aprendizajes signicativos y con profesionales que
conjuguen el pensamiento sobre la corporeidad,
la palabra corporeidad y la acción corporeidad.
182 Aída María González Correa, Clara Helena González Correa
Así mismo, es necesario que los docentes
vivencien su propia motricidad y corporeidad para
comprenderlas, y así poder comunicar y enseñar
a otros (42). Trigo y Jaramillo (50) hacen un
llamado a la universidad en el sentido de “vincular
dentro de su proyecto de vida académico, procesos
de afectividad, para que la emoción sea una parte
importante en todos los encuentros universitarios”.
Otra propuesta es la que hace Martínez (51) con
la Paidomotricidad, una ciencia praxiológica que
interviene en la motricidad humana y que busca
optimizar el desarrollo y el crecimiento personal,
bajo unos principios humanísticos y éticos.
Según Prieto, (19) “El desarrollo de hábitos
dirigidos al movimiento corporal, proporcionan a la
persona y a los colectivos la posibilidad de habitar
puesto que se aanza en ellos el reconocerse,
relacionarse y transformarse”. Estas tres categorías
operan en diferentes niveles de interacción, pero
en forma simultánea y estructurada. La categoría
reconocerse implica reexión e incluye la
condición de cuerpo-sujeto y las expresiones de
éste en sus prácticas y comportamientos, que se
convierten en la expresión de la subjetividad a
partir de la voluntad de la persona. De esta manera
se convierte en expresión de la condición de
libertad para la acción. La categoría relacionarse
implica procesos de aproximación y tiene que ver
con la intersubjetividad, expresada en el lenguaje
del cuerpo, de manera que afecta a otros. Existe
la posibilidad de construir una idea de sí mismo
y del otro que aanza el sentido de identidad y
representación del mundo. Esta representación
puede ser producto de la actividad cognitiva
del sujeto, construida en función del contexto
en la condición de sujeto social. La categoría
transformarse implica procesos de renovación
y surge de la acción en el sujeto mismo (su
condición biológica y cognitiva) y el ejercicio de
su poder como sujeto que está presente ejerciendo
una fuerza con y sobre otros. Esta categoría opera
en el contexto social (19).
Cuando los investigadores han estudiado los
imaginarios de los jóvenes frente a la clase de
educación física, se cuestionan si la actitud de
apatía de los mismos frente a la clase tiene que
ver con la actitud o el método utilizado por el
maestro, los contenidos o los momentos temporo-
espaciales en los que se realiza dicha educación.
Napoleón Murcia sostiene que la educación
física no es ajena a la inuencia de la ideología
imperante en la sociedad, y que los profesores de
educación física, atraídos por el ideario olímpico,
reducen su trabajo al logro de indicadores físico
atlético y técnico deportivos. El cuerpo, entre
otras cualidades instrumentales, se limita a ser más
fuerte, a saltar más alto y a ser más veloz; se piensa
que sólo de esta manera se puede ser creativo con
la corporeidad (48, 49). Se deja de lado el juego, el
cual constituye el primer escalón en el desarrollo
de la motricidad (48). Ocurre entonces un doble
reduccionismo de la educación física: el primero
es el término que lleva a pensar solamente en lo
físico, y el segundo el alcance de lo físico con una
perspectiva ecientista-deportivista más que de
desarrollo humano (49, 52).
De otro lado, la familia juega también un papel
importante en el desarrollo de la corporeidad y la
motricidad. Como lo expresan Uribe y Gallo (53),
“Las expresiones motrices lúdicas, recreativas y
deportivas, denotan un carácter de intencionalidad
que contribuye al desarrollo y formación del ser
humano en relación con las metas y los sentidos
que le dan las familias a la motricidad para la
potenciación de los valores humanos”.
La Federación Internacional de Educación Física
(54) conrma el reconocimiento universal de
que ésta es uno de los medios más ecaces para
el mejoramiento de la calidad de vida de las
personas y establece que la educación física debe
ser reconocida como un derecho fundamental. Así
mismo, señala que además de las interdependencias
con la educación, debe constituirse en educación
para la salud y para el ocio a través del desarrollo
de estilos de vida activos.
183
Educación sica desde la corporeidad y la motricidad
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 15, No.2, julio - diciembre 2010, págs. 173 - 187
Finalmente, Rey y Canales (55) sugieren que no
hay una ciencia única de la motricidad humana,
sino que existen diferentes perspectivas de la
misma, puesto que la motricidad comprende
componentes psíquicos, somáticos, culturales y
naturales que requieren una mirada multidisciplinar
y transdisciplinar. Estos autores proponen abordar
la comprensión de la motricidad desde la idea
de realidad compleja desarrollada por Morín,
Maturana y otros autores.
CONCLUSIONES
Con esta revisión se muestra la importancia de
incorporar, en todos los niveles de formación, los
avances teóricos sobre corporeidad y motricidad,
con el n de lograr una educación integral que
fomente el autoconocimiento, la expresión, la
creatividad y la relación con otros. Posiblemente
la omisión de estos componentes contribuya a una
mayor apatía de los estudiantes a la realización de
actividad física regular.
La forma de incorporar la educación motriz en los
currículos debería ser transversal y no limitada a
una asignatura que siga teniendo como objetivo
primordial: el rendimiento, la disciplina y la
competencia.
Es probable que si la escuela decide trabajar
con estos nuevos desarrollos y romper real y
denitivamente con los enfoques tradicionales, no
tenga que llevar a cabo programas de promoción
de la actividad física, puesto que ésta formará
parte de la cotidianeidad de las personas.
184 Aída María González Correa, Clara Helena González Correa
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Gallo CLE. El cuerpo en la Educación Física y su anclaje en la tradición platónico-cartesiana. En:
Memorias del XX Congreso Panamericano de Educación Física. Perú; 2007b. fasc. p.1-15.
2. Páez CY, González QS. Hermenéutica del cuerpo. Segunda parte. Revista Psicogente 2006;
9(15):135-145.
3. Foucault M. Vigilar y Castigar. El Nacimiento de la prisión. 14 ed. México: Siglo XXI Editores;1988.
4. Pedraza Z. En cuerpo y alma: Visiones del progreso y la felicidad. Bogotá: CORCAS; 1999.
5. Martínez SA. Historia y antropología del cuerpo. Gazeta de Antropología. Universidad de Málaga;
2006; [citado 13 de Enero de 2010] (22): 22-19. Disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/
oaiart?codigo=2049505
6. Benjumea M. La motricidad, corporeidad y pedagogía del movimiento en educación física. Un
asunto que invita a la transdisciplinariedad. En: III Congreso Cientíco Latino Americano – I
Simposio Latinoamericano de Motricidad Humana. Universidad Metodista de Piracicaba UNIMEP.
Brasil. 2004. pp. 1-19.
7. Merleau-Ponty M. Phénoménologie de la perceptión, Gallimard. Trad. cast., Fenomenología de la
percepción, Barcelona: Gallimard;1975.
8. Zubiri X. Sobre el hombre. Madrid: Alianza;1986.
9. Trigo AE. La motricidad, un logos encarnado. UNICAUCA CIENCIA 2004; [citado 5 de Noviembre
de 2009] Disponible en: www.kontraste.com
10. Paredes OJ. Desde la corporeidad a la cultura. [citado 28 de Febrero de 2010]; Buenos Aires. 9 (62);
Julio 2003. Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd62/corpo.htm.
11. Grasso AE. La palabra corporeidad en el diccionario de Educación Física. PORTALDEPORTIVO.
CL. Deporte, Ciencias y Actividad Física; 2008; [citado 12 de Diciembre de 2009]. Año 1 No. 4
Enero-Febrero. Disponible en: http://www.portaldeportivo.cl/articulos/FE.0008.pdf
12. Trigo AE, Rey A. La Corporeidad como expresión de lo Humano. En: I Congreso Internacional de
Motricidade Humana. Almada-Portugal 3-6 de Septiembre de 1999. La Coruña. Universidade da
Coruña, 1999; [citado 22 de Noviembre de 2009]. Disponible en: http://www.portaltness.com/
Nota.aspx?i=7226
13. Melich JC. Del extraño al cómplice: La educación en la vida cotidiana. Barcelona: Anthropos;1994.
14. Pedraza Z. Intervenciones estéticas del yo. Sobre estético-política, subjetividad y corporalidad. En:
Laverde MC, Daza G, Zuleta M. Debates sobre el sujeto. Perspectivas contemporáneas. Bogotá:
Siglo del Hombre Editores; 2004
15. Hurtado D. Corporeidad y motricidad. Una forma de mirar los saberes del cuerpo. Revista Brasilera
Educacao &. Sociedade., Campinas; 2008; [citado 12 de Diciembre de 2009] 29, (102): 119-136,
Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/es/v29n102/a07291
16. Gallo CLE. Apuntes hacia una educación corporal, más allá de la educación física. En: Educación
cuerpo y ciudad. El cuerpo en las interacciones sociales e instituciones sociales. Medellín:
Funámbulos, Universidad de Antioquia;2007.
17. Eisenberg R, Consejo Mexicano de Investigación Educativa. Corporeidad, movimiento y educación
física 1992-2004. Estudios conceptuales. La investigación educativa en México 1992-2002. No. 12
Tomo I. México: Grupo Ideograma Editores;2007.
18. Mauss M. Técnicas y movimientos corporales. Sociología y Antropología. Madrid: Ed.Tecnos;1971.
185
Educación sica desde la corporeidad y la motricidad
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 15, No.2, julio - diciembre 2010, págs. 173 - 187
19. Prieto A, Naranjo SP, García, compiladoras. Cuerpo-movimiento: perspectivas. 1ª Bogotá: Centro
Editorial Universidad del Rosario;2005.
20. Agaméz J, Arenas B, Restrepo H, Toro J, Rodríguez JE, Vanegas JH, et al. Sentido del cuerpo para
la persona con discapacidad de la locomoción. III informe de avance: El movimiento como sistema
complejo. Revista digital. año 5 No. 26, Buenos Aires.2000; [citado 11 de Noviembre de 2009]
Disponible en: www.efdeportes.com
21. Le Boulch J. El movimiento en el desarrollo de la persona. Barcelona: Paidotribo Editores;1997.
22. Sergio M. Epistemología da Motricidade Humana. Lisboa: Edições FMH;1996.
23. Jaramillo LG, Trigo AE. Sobre la motricidad como capacidad humana y su concepto En: La
corporeidad de América Latina: ideas para un currículo en motricidad y desarrollo humano. Revista
ieRed: Revista Electrónica de la Red de Investigación Educativa;2005; [citado 12 de Diciembre de
2009] 1(2). Disponible en: http://revista.iered.org.
24. Murcia N. La motricidad humana: trascendencia de lo instrumental. Buenos Aires. Efdeportes;
2003; [citado 13 de Enero de 2010]; Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd65/motric.htm
25. Schnaidler ER. El movimiento en la vida cotidiana: El valor de la experiencia corporal. Argentina.
Efdeportes;2004; [citado 5 de Marzo de 2010] Disponible en: www.aldeportes.com/
26. Coego JM, Trigo AE. La globalización del cuerpo.. Asociación española de Motricidad Humana,
Equipo Kon-traste; 2003 [citado 15 de Noviembre de 2009] Disponible en: http://www.kon-traste.
com/pdf/articulos_desde_2004/doble_globalizacion.pdf.
27. Galantini G. Cuerpo y salud en la modernidad: origen del surgimiento de la educación física; 2001;
[citado 11 de Noviembre de 2009] Revista Digital - Año 7 - N° 36 - Buenos Aires. Disponible en:
http://www.efdeportes.com/
28. Denis D. El cuerpo Enseñado. Barcelona: Paidós Ibérica;1980.
29. Kirk D. Con la escuela en el cuerpo, cuerpos escolarizados: la construcción de identidades
internacionales en la sociedad postdisciplinaria. Ágora para la Educación Física y el Deporte 2007;
(4-5):39-56.
30. Cagigal JM. Deporte, pedagogía y Humanismo. Madrid: Comité Olímpico Español; 1966.
31. Gallo CLE. Cuatro hermenéuticas de la Educación Física en Colombia. En: Aproximaciones
Epistemológicas y Pedagógicas a La Educación Física. Un Campo De Construcción. 1ª. Medellín,
Colombia. Funámbulos Editores, Universidad de Antioquia. 2007a p.45-69.
32. Pedraza Z. Políticas y estéticas del cuerpo: la modernidad en América Latina, 2007; [citado:
Agosto 23 de 2009] Disponible en : http://antropologia.uniandes.edu.co/zpedraza/Poly_Esteticas_
del_Cuerpo.pdf
33. Pedraza Z. De la educación física y el uso de sí. Ejercicios estético-políticos de la cultura somática
moderna. Rev Movimiento 2008; 14 (2):13-37.
34. Pedraza Z. Movimiento y estética para estilos de vida saludables. Rev Méd Risaralda 2006;12 (1):
50-56.
35. Gómez JR. Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación. Dirección Nacional de
Gestión Curricular y Formación Docente Áreas Curriculares Educación Física. La educación
física y su contenido. Universidad de Flores, Argentina; 2008; [citado 13 de Diciembre de 2009].
Disponible en: http://www.me.gov.ar/curriform/publica/educ_sica_gomez.pdf.
36. Parlebas P. Léxico de Praxiología Motriz. Juegos, Deporte y Sociedad. Barcelona: Paidotribo
Editorial;2001.
186 Aída María González Correa, Clara Helena González Correa
37. Parlebas P. Perspectivas para una Educación Física Moderna. Cuadernos Técnicos. UNISPORT.
Lecturas: Educación Física y Deportes. [citado 13 de Febrero de 2010]; Disponible en: http://www.
efdeportes.com/efd7/pparl71.htm
38. Benjumea PMM, Castro CJA, Garcia FCI, Trigo AE, Zapata LMM. Develando los sentidos de la
motricidad en Colombia. Colombia. Educación Física y Deporte 2005, 24(1):41-63.
39. Red Internacional de Investigadores en motricidad humana. La Ciencia de la Motricidad Humana
(CHM) como área autónoma de Conocimiento: Trayectoria desde la red Internacional de
Investigadores en Motricidad Humana, 2006; (46): 47-262. [citado 13 de Enero de 2010] Disponible
en:.ftp://ftp.usjt.br/pub/revint/247_46.pdf
40. Pereira AM. A Ciencia da Motricidade Humana. Implicacoes pedagógicas y Educacionais. En:
IV Congreso Internacional de Motricidad Humana “Motricidad y Desarrollo Humano”. Libro de
Actas IV Congreso Internacional de Motricidad Humana, “Motricidad y Desarrollo Humano. Porto
do Son 30 Junio a 2 de Julio de 2005. Porto do Son A Coruña: Diputación Provincial de A Coruña,
2005: 1: 8-86.
41. Trigo AE, (coordinadora). Fundamentos de la motricidad. Aspectos teóricos, prácticos y didácticos.
Equipo Kon-traste. Gymnos, 2000; [citado 12 de Noviembre de 2009]. Disponible en: http://www.
kon-traste.com/pdf/libros/equipo_contraste/fundamentos%20de%20la%20motricidad.pdf
42. Trigo AE, Equipo de Investigación Kon-traste, Red Internacional de Investigadores en Motricidad
Humana. Motricidad y creatividad en la escuela. Revista “Motricidad y persona” 2006. ; [citado
4 Diciembre de 2009] Disponible en: http://www.kon-traste.com/pdf/articulos_desde_2004/chile_
noviembre_2005.pdf
43. Castro CJA. Pedagogía de la corporeidad y potencial humano. Educación Física y Deporte 2004,
23(1):7-17.
44. Rey CA,Trigo AE. Motricidad. ¿Quién Eres? Educación física y deportes 2000; (59): 91-98.
45. Pateti Y. Reexiones acerca de la corporeidad en la escuela: Hacia la despedagogización del cuerpo.
Paradigma 2007; 28; (1): 105-130.
46. Molina BVA, Uribe ID, Vergara, EB, Melquiceded J. Promoción de la salud desde la pedagogía de
la motricidad. Educación Física y Deporte 2004; 22(1):59-71.
47. Jaramillo, LG y Yanza, P. Perspectivas de un diseño curricular fundamentado en la motricidad y el
desarrollo humano. En: Cuerpo y Movimiento: Perspectivas. Bogota: Centro Editorial Universidad
del Rosario;2005.
48. Trigo AE. Creatividad y Motricidad. Barcelona: INDE Publicaciones;1999, 164p.
49. Murcia N. Los imaginarios del joven colombiano ante la clase de educación física. Educación
Física y Deporte 2007; 26, (1): 47-57.
50. Trigo, E; Jaramillo, LG. Motricidad y Desarrollo Humano, un proyecto de Educación Superior
Internacional desde Colombia para el Mundo. En: Centro de Publicaciones Universidad de Nariño.
Memorias del Primer Congreso Internacional y Segundo encuentro de Estudiantes Egresados de
Docencia Universitaria. Pasto 1ª. 2004: 1-13.
51. Martínez del Castillo J. Deporte y calidad de vida. Investigación social y deporte. Madrid: Editorial
librerías deportivas Esteban Sanz, SL;1998.
52. Forero BCM. La corporeidad y la motricidad como objeto de estudio de la educación física desde
la perspectiva cognitiva y socio-cultural. En: Colombia: Universidad Cooperativa de Colombia.
Los imaginarios de los jóvenes ante la educación física: la educación física, una oportunidad
de encontrarnos con nosotros mismos y con el otro. Bogotá. Ed. Universidad Cooperativa de
Colombia. 2006. p.1-99.
187
Educación sica desde la corporeidad y la motricidad
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 15, No.2, julio - diciembre 2010, págs. 173 - 187
53. Uribe ID, Gallo LE. La motricidad como potencializadora de las metas del desarrollo humano.
Revista Educación Física y deporte 2002; 22(1).
54. Federación Internacional de Educación Física (FIEP). Maniesto mundial de educación física,
2000. [citado 19 de Marzo de 2010] Disponible en: http://www.epmexico.com/manif.pdf
55. Rey CA, Canales LI. Discurso epistémico para la ciencia de la motricidad. Cinta de Moebio: Revista
Electrónica de Epistemología de Ciencias Sociales, 2007. [citado 5 de Marzo de 2010] (28):104-
123. Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=10102807#
... ( Gonzalez Correa & Helena, 2010), es decir para la época se establece una división entre la ciencia natural y la espiritualidad, el objetivo central es la formación física del cuerpo se requerían hombre fuertes, disciplinados, obedientes que garantizaran el sostenimiento de las estructuras de poder. ...
... Durante el siglo XX, surgen nuevos cuestionamientos acerca de la innegable relación entre cuerpo y espíritu lo que desestima los ideales racionales cartesianos y obliga a repensar la noción de corporeidad "En ese momento aparecen nuevas miradas de la educación física. Se plantea una concepción de cuerpo-sujeto y una educación del movimiento, en contraposición a las teorías mecanicistas y biologístas en las que se educa para el movimiento" (Gonzalez Correa & Helena, 2010). Se supera la mirada organiza del cuerpo dando paso a la nueva categorización de la corporeidad donde la integralidad es parte fundamental de la formación del individuo. ...
... Por otra parte, como objeto de enseñanza de la educación física se encuentra el movimiento el cual hace parte de la experiencia corporal y es concebido según (Gonzalez Correa & Helena, 2010) como un cambio de posición y lugar, diferente a motricidad como expresión del ser humano, en ese sentido el cuerpo no es objeto, al contrario, es muestra de la complejidad humana, de ahí que el sujeto se deba analizar desde un carácter multidimensional. Por lo tanto, la formación y objetivo de enseñanza de la Educación Física debe permitir vincular múltiples saberes desde la lógica multidimensional, debe acompañar sus contenidos y metodologías de aportaciones de otras disciplinas que complementan de manera sustancial el objeto de aprendizaje. ...
... Ante los resultados de esta investigación, varios pueden ser los condicionantes que generan la baja actividad investigadora en los profesionales de la EF y carreras afines. Por ejemplo, varios autores señalan que la transferencia del conocimiento se ha basado durante mucho tiempo, de forma casi exclusiva, en creencias basadas en opiniones o en las de otros, tendencia que ha sido hegemónica en los programas de EF en Colombia y con ello la dedicación de transmitir el arte de la educación corporal pero no la ciencia (Evidencia Científica disponible) (Correa 1997, Duque-Urrego, 2012González-Correa & González-Correa, 2010). Si a esto le sumamos la poca formación en metodología de la investigación ofrecida durante el pregrado, el resultado refleja poca planificación y desarrollo en propuestas de investigación más importantes. ...
Article
Full-text available
Introduction. Scientific research as an essential activity for professional development is a key factor in the epistemological advancement of Physical Education (PE) for it to be developed into a scientific discipline. Objective. To evaluate the research profile of research groups of professionals in PE and related subjects recognized by Colciencias in 2013 and registered on the ScienTi-Colombia platform. Material and methods. Descriptive observational study based on the information described in the groups of professionals in PE and related subjects on the Colciencias ScienTi-Colombia platform 2013. The Lotka model was used to objectively learn the productivity of the authors by research groups and geographic region. Results. Twenty three research groups with 622 members were identified in eight cities. "Original" scientific papers and participation in national events were the most-used scientific production strategy for the dissemination of knowledge and its social appropriation. Twenty-two (3.5 %) of the group’s members had the largest scientific production in the last eight years (Lotka index> 1 – large producers). Conclusions. The researcher profile outlined here will help the academic community to gain a perspective on their identity and specify future priorities for the furtherance of professional knowledge and practice.
... En Colombia se pueden encontrar distintos matices en la producción de conocimiento sobre el estudio de la motricidad en clave educativa, por ejemplo: dimensión humana (Benjumea, 2010;Jaramillo y Trigo, 2005); campo simbólico e imaginario social (Murcia, 2013); expresión de sentido de la corporeidad (González y González, 2010;Benjumea, 2005; Franco y Ayala, 2011); campo emergente y problemático (Hurtado, 2008) y expresiones motrices como manifestaciones de la motricidad que se realiza con distintos fines: lúdico, agonístico, estético, preventivo, de mantenimiento, de rehabilitación y de salud, entre otros (Arboleda, 2008;. ...
Article
Full-text available
This paper is based on documentary research aimed at identifying the conceptual approaches to Physical Education in educational research carried out in Colombia between 1998 and 2012. Analysis was made of the content of research carried out in the context of Physical Education "on what educates or serves to educate". A total of 213 pieces of educational research relating to Physical Education were identified and analyzed with regard to their conceptual perspectives (currents, tendencies, or schools of thought) on Physical Education, the body, and mobility, representing an approach to the constitutive elements of these fields of research. The conclusions reveal the dominance of the Psychomotricity theoretical current and the conceptual perspective defined by sport, a moral educational trend, and the emergence of new epistemic descriptions.
... Ante los resultados de esta investigación, varios pueden ser los condicionantes que generan la baja actividad investigadora en los profesionales de la EF y carreras afines. Por ejemplo, varios autores señalan que la transferencia del conocimiento se ha basado durante mucho tiempo, de forma casi exclusiva, en creencias basadas en opiniones o en las de otros, tendencia que ha sido hegemónica en los programas de EF en Colombia y con ello la dedicación de transmitir el arte de la educación corporal pero no la ciencia (Evidencia Científica disponible) (Correa 1997, Duque-Urrego, 2012González-Correa & González-Correa, 2010). Si a esto le sumamos la poca formación en metodología de la investigación ofrecida durante el pregrado, el resultado refleja poca planificación y desarrollo en propuestas de investigación más importantes. ...
Research
Full-text available
La investigación entendida como una actividad indispensable para el desarrollo profesional, se constituye como un elemento primordial en el avance epistemológico de la educación física (EF) para llegar a convertirse en disciplina científica.
... Ante los resultados de esta investigación, varios pueden ser los condicionantes que generan la baja actividad investigadora en los profesionales de la EF y carreras afines. Por ejemplo, varios autores señalan que la transferencia del conocimiento se ha basado durante mucho tiempo, de forma casi exclusiva, en creencias basadas en opiniones o en las de otros, tendencia que ha sido hegemónica en los programas de EF en Colombia y con ello la dedicación de transmitir el arte de la educación corporal pero no la ciencia (Evidencia Científica disponible) ( Correa 1997, Duque-Urrego, 2012González-Correa & González-Correa, 2010). Si a esto le sumamos la poca formación en metodología de la investigación ofrecida durante el pregrado, el resultado refleja poca planificación y desarrollo en propuestas de investigación más importantes. ...
Article
Introduction. Scientific research as an essential activity for professional development is a key factor in the epistemological advancement of Physical Education (PE) for it to be developed into a scientific discipline. Objective. To evaluate the research profile of research groups of professionals in PE and related subjects recognized by Colciencias in 2013 and registered on the ScienTi-Colombia platform. Material and methods. Descriptive observational study based on the information described in the groups of professionals in PE and related subjects on the Colciencias ScienTi-Colombia platform 2013. The Lotka model was used to objectively learn the productivity of the authors by research groups and geographic region. Results. Twenty three research groups with 622 members were identified in eight cities. "Original" scientific papers and participation in national events were the most-used scientific production strategy for the dissemination of knowledge and its social appropriation. Twenty-two (3.5 %) of the group's members had the largest scientific production in the last eight years (Lotka index > 1 - large producers). Conclusions. The researcher profile outlined here will help the academic community to gain a perspective on their identity and specify future priorities for the furtherance of professional knowledge and practice.
... Por otra parte, existe suficiente evidencia de los beneficios que producen la actividad física y el deporte sobre la salud de las personas (Hoehner et al., 2013;Zhao et al., 2014), las cuales impactan positivamente sobre factores de riesgo, como son: la obesidad, la resistencia a la insulina y otras en-fermedades no transmisibles propias de los tiempos actuales. Además, distintos autores (González et al., 2009;González & González, 2010;Matveyev, 2004;Martin et al., 2001) coinciden en propiciar el desarrollo multilateral y de todas las cualidades físicas durante la práctica de deporte formativo, con la intención de fortalecer armónicamente la estructura corporal de niños y adolescentes a través de propuestas metodológicas atractivas y que despierten su interés duradero. ...
Article
Full-text available
The high rate of physical inactivity and obesity reported in Chile, has given rise to various sports programs for children and adolescents who require reliable assessments of anthropometric characteristics for sports. In this sense, this research aims to determine the anthropometric characteristics of adolescents belonging to different training sports schools (AD) of Temuco, Chile and its relationship with ideal athletic parameters. The research provides a non-experimental, descriptive, transversal, with a quantitative approach to design. The sample consisted of 65 subjects (38 women) with a mean age of 15.9 (2.5) years and a BMI of 22.8 (4) kg/m2, who practiced taekwondo (n= 4), racquetball (n= 6), fencing (n= 7), karate (n= 8), athletics (n= 13), tennis (n= 6) andsoccer (n= 21). The results indicated that AD women were classified as endo-mesomorphic (4.9 – 4.3 – 1.5) with a mean percentage of 33.6% fat mass and 39.7% muscle mass, while the AD males were classified as meso-endomorphic (3 – 4.9 – 2.3) and they presented a 27.4% of fat mass and a 43.7% of muscle mass. In conclusion, although the AD evaluated showed normal weight, their body composition exhibits a high percentage of fat mass, even in comparison with normal parameters. Nevertheless, its somatotype was closer to the kineanthropometric profile ideal for sports, without showing any trend by sport. Further studies will be required to understand the role of training programs, athletic performance and eating habits in the optimization of sports performance. © 2015, International Journal of Morphology. All Rights Reserved.
Article
Full-text available
El presente estudio bibliográfico tiene como objetivo principal: Indagar los beneficios de las técnicas ludicomotrices con acompañamiento musical en niños con Síndrome de Down, mediante estudios se ha demostrado que una estimulación oportuna aporta beneficios significativos sobre todo para su desarrollo intelectual, mental y motor. El método que guio el estudio fue de tipo descriptivo de revisión bibliográfica, para lo cual se recopiló y se analizó la información presente en diferentes revistas de rigor académico y científico a nivel nacional e internacional. Los resultados del estudio dieron a conocer que la aplicación de técnicas ludomotrices en niños con SD a una edad temprana aporta significativamente al desarrollo motor de los niños, para lo cual también es importante el rol que cumple el personal de salud en la intervención temprana.
Article
Full-text available
O artigo explora o papel da educação física na antropologia da modernidade bem como o papel das técnicas corporais surgidas ao longo do século XX. A educação somática proposta pela técnica Alexander, a bioenergética ou o método Pilates são interpretados como elementos de uma estética política que oferece a possibilidade de transformar as experiências de si e concebe uma educação estética com base na expansão das qualidades subjetivas para o auto-conhecimento.
Article
Full-text available
Resumen: Desde la década de 1880 hasta el presente, la escuela ha institucionalizado prácticas centradas en la regulación y normalización del cuerpo. Para Ilustrar y elaborar este argumento trataré de mostrar cómo se regularon los cuerpos en las coordenadas de tiempo y espacio en las escuelas inglesas y australianas entre mediados y finales del S.XIX. Luego mostraré cómo se desarrollaron la formación física, el deporte y la inspección médica como un conjunto de prácticas corporales especializadas en la primera mitad del S.XX. Sostendré que a pesar de los intentos del S.XX para desafiar la institución escolar, la estructura básica de la escuela como un lugar de regulación y normalización corporal ha permanecido más o menos intacta hasta el presente. Por último, especularé sobre las formas en los que los procesos contemporáneos de escolarización pueden construir “identidades incorporadas” a comienzos del S.XXI. Abstract: From the 1880s until the present schooling has institutionalized practices that centre on the social regulation and normalization of the body. To illustrate and elaborate this argument, I will seek to show how the regulation of the body in space and in time worked in schools in the mid to late 19th century in Australia and Britain. I will next show how school physical training, sport and medical inspection were developed as a cluster of highly specialized corporeal practices during the first half of the 20th century. I will then suggest that even though there have been attempts during the 20th century to challenge schooling as an institution, the basic structure of the school as a site of corporeal regulation and normalization has remained more or less intact to the present. Finally, I will speculate about the ways in which contemporary processes of schooling may construct embodied inter/national identities in the first decade of the 21st century.
Article
Full-text available
Algunas investigaciones sobre la educación física en particular, como la realizada por Bonilla y Parlebas han mostrado que los adolescentes reclaman un tipo de acción motriz diferente a la impartida por la institución educativa, que tenga un carácter mas lúdico y de riesgo sin embargo estos estudios no son suficientes para comprender lo que los jóvenes piensan respecto a la clase de educación física, lo que desearían que fuera y el por qué de esas construcciones simbólicas. Por ello, el trabajo pretende abarcar varias instituciones educativas en diferentes partes de la geografía Nacional, para lograr consolidar una idea general de los intereses y expectativas de los adolescentes, en particular las relacionadas con lo motriz, lo que se constituye en el impacto sociocultural mas relevante, a la vez que en un aporte de significancia para el área y la línea de investigación.
Article
Th. : Lett. : Paris : 1945 Paris : Bibliothèque Nationale Impr. Microfiche.
Article
El presente documento aborda aquellos senderos por lo que estamos transitando desde la Educación Física, en la concepción de un ser humano que siente, crea y comunica; un ser que se hace humano a partir de los diferentes procesos en la relación yo-otro-cosmos. Es en este proceso de humanización, que planteamos la posibilidad de construir un currículo desde el mismo acto educativo, entendiendo la educación como algo que va más allá de la escolarización. Como red y como grupo, queremos compartir con ustedes nuestras búsquedas, nuestras inquietudes, nuestras preguntas, pero también nuestras propuestas. Creemos que ha llegado el tiempo de comprender otras historias, otras formas de hacer ciencia y currículo, otras maneras de interpretar el mundo; de explorar en la intuición, el mito y la fantasía, aquello que nos permite ser proyecto; y así poder visualizar otras formas de hacernos humanos, otras maneras de construir conocimiento.
Article
Desde que las expresiones motrices han sido interpretadas y consideradas como medio para la formación y el desarrollo del ser humano, las corrientes de pensamiento referidas a la Educación Física, el ejercicio y el deporte han adoptado otras categorías de análisis y reflexión disciplinar en su proceso de reconfiguración teórico-práctica. A partir de diferentes objetos de reflexión epistémica, se piensa ahora en una Educación Física que trasciende los fines y objetivos de aprendizaje centrados en el desarrollo de habilidades y capacidades motrices, y abordando concepciones amplias y complejas del mundo, la educación y el ser humano, se propone la pedagogía de la motricidad como perspectiva comprometida con la potenciación de capacidades humanas como la autonomía, la solidaridad, el goce, la vitalidad, la comunicación y otras para aportar a los procesos de emancipación y construcción de sociedades mas justas, equitativas y por tanto mas humanas.