ChapterPDF Available

El registro de incendios forestales históricos a través de los archivos municipales de Madrid

Authors:

Figures

Content may be subject to copyright.
CAPÍTULO IX
EL REGISTRO DE INCENDIOS FORESTALES
HISTÓRICOS A TRAVÉS DE LOS ARCHIVOS
MUNICIPALES DE MADRID
Lázaro Entrenas Martínez
UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID. GRUPO DE INVESTIGACIÓN UCM
GEOGRAFÍA, POLÍTICA Y SOCIOECONOMÍA FORESTAL
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 203
1. LOS ARCHIVOS MUNICIPALES COMO FUENTE DE
INFORMACIÓN
El contacto más directo o cercano de la ciudadanía con la Administración son las
autoridades municipales. Ya desde las primeras juntas tribales, y pasando por conse-
jos de ancianos, jefes de aldea, o concejos, las corporaciones locales son las encarga-
das de regir la vida de las personas en primera instancia, de dar respuesta a las nece-
sidades de los vecinos y de regular y legislar las actividades de los mismos; todo ello
independientemente de la existencia o no de uno o varios niveles administrativos de
ámbito superior que establezcan el marco normativo. Esta es la clave para compren-
der el potencial que presentan los archivos municipales a la hora de llevar a cabo un
estudio sobre la presencia histórica del fuego en el territorio.
La Administración local ha venido produciendo documentación a lo largo del
tiempo que permite, cuando se conserva, reconstruir los distintos aspectos que con-
formaron y conforman la historia de una localidad, sus habitantes y su territorio. Da-
da la importancia de las actividades agropecuarias así como de los aprovechamientos
madereros para las sociedades previas a la industrialización y a la terciarización de la
economía, no resulta pues extraño que se dejara constancia de la ocurrencia de in-
cendios en el medio rural. Esto se realizaba bien de manera directa, consignando el
suceso y los hechos que lo rodearon (que los vecinos del lugar acudiesen a extinguir-
lo a toque de campana), bien de forma indirecta, detallando sus consecuencias (la
venta de leñas chamuscadas, la rebaja del arrendamiento de pastos por haberse que-
mado tiempo atrás, o incluso pleitos derivados).
2. PROCEDIMIENTO DE ACCESO Y CONSULTA DE LOS FONDOS
DOCUMENTALES DE LOS ARCHIVOS MUNICIPALES
El derecho de los ciudadanos al acceso a archivos públicos, entre los que se en-
cuentran los archivos municipales, viene ya reconocido en la Constitución Españo-
la1. El modo de ejercer este derecho fue desarrollado por la Ley del Patrimonio His-
tórico Español2, que establece como paso previo la presentación de una solicitud
ante el Ayuntamiento. Por norma general ésta sigue el modelo de instancia general,
en la que el usuario se identifica, indica la institución a la que pertenece, expone el
tema que pretende investigar en el archivo, y los documentos que presumiblemente
consultará. Una vez cumplimentada, la solicitud se dirige al Ayuntamiento a través
de los distintos canales habilitados para ello (en persona, por correo postal o elec-
trónico, fax, formulario web). No obstante, en ocasiones el proceso no resulta tan rá-
pido y sencillo como pudiera parecer, especialmente en el caso de los pequeños mu-
nicipios rurales.
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
205
1Artículo 105. La Ley regulará: (…) b) El acceso de los ciudadanos a los archivos y registros administrativos, salvo
en lo que afecte a la seguridad y defensa del Estado, la averiguación de los delitos y la intimidad de las personas.
2Ley 16/1985 de 25 de junio. Artículo 52.3 Los obligados a la conservación de los bienes constitutivos del patrimo-
nio documental y bibliográfico (…) habrán de permitir el estudio por los investigadores, previa solicitud razonada de
estos.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 205
En realidad, la normalización del acceso es efectiva cuando el archivo municipal
está atendido por al menos una persona que desarrolla los trabajos de conservación,
clasificación y puesta en valor del patrimonio documental, además de la difusión de
su contenido y promoción de su estudio. Esta no es, sin embargo, la situación más co-
mún en los archivos municipales de las áreas de montaña, y en particular en el ámbi-
to de la Sierra de Madrid. Muchos de estos municipios serranos son de pequeño ta-
maño y la falta de medios imposibilita a los ayuntamientos la disposición de un
archivero propio. Esto dificulta el acceso al usuario, ya que no se debe permitir que
un investigador acceda libremente al depósito donde se conserva la documentación
sin que el personal del Ayuntamiento lo acompañe, y esto tampoco es posible en mu-
chas ocasiones ya que no cuentan con suficiente personal.
De todos modos, la voluntad de cooperación con los investigadores y precisa-
mente el pequeño tamaño de los ayuntamientos facilita en muchas ocasiones el con-
tacto directo con distintos miembros de la corporación, más allá del personal de aten-
ción al público, y esto suele ser suficiente para encontrar soluciones a este y otros
inconvenientes.
3. CLASIFICACIÓN DE LOS ARCHIVOS MUNICIPALES DE LA
SIERRA DE MADRID
La dificultad del acceso a la documentación no es sino el primero de una serie de
retos que ha de afrontar el investigador para obtener la información buscada. Aunque
durante los últimos años han proliferado las normas archivísticas sobre sistemas de
gestión de los documentos, puntos de acceso, descripción de documentación, etc.3, és-
tas no se cumplen en muchas ocasiones, una vez más debido a una falta de medios
disponibles por lo general. En cualquier caso, no es justo atribuir todos los problemas
de los archivos a la falta de medios ya que, aunque la sociedad está avanzando en
cuanto a la valoración y apreciación del patrimonio documental, lo cierto es que to-
davía queda mucho camino por recorrer y el archivo aún suele quedar relegado a un
segundo plano en comparación con otros aspectos de la gestión municipal.
Algunos archivos municipales cuentan con distintos instrumentos de descripción
que facilitan el trabajo a quien investigue en ellos. Incluso es posible que la docu-
mentación se encuentre clasificada según el Cuadro de Clasificación elaborado por el
Grupo de Archiveros Municipales de la Comunidad de Madrid (Grupo de Archiveros
Municipales de Madrid 2010), aunque no se disponga de archivero municipal. En los
municipios de mayor tamaño y volumen de población, también es posible que el ar-
chivo histórico esté informatizado y hasta digitalizado. No obstante, son situaciones
de excepción. Lo más frecuente es que los fondos históricos se encuentren sin clasifi-
car ni ordenar y sin describir de forma total ni parcial. Así ocurre incluso en aquellos
archivos municipales que cuentan con una persona con dedicación completa, debido a
la considerable carga de trabajo que han de llevar a cabo.
Lázaro Entrenas Martínez
206
3Para más información sobre estas normas, visítese la web del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte:
www.mcu.es
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 206
En este contexto, y con objeto de evitar el deterioro o pérdida de documentación,
así como para facilitar el acceso, la consulta y la puesta en valor de la información
disponible en sus archivos, algunos ayuntamientos han tomando la decisión de depo-
sitar sus fondos en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, acogiéndose a
lo establecido en la Ley 4/1993, de 21 de abril, de Archivos y Patrimonio Documen-
tal de la Comunidad de Madrid4. En estos casos, la documentación queda a disposi-
ción del público para su consulta en la sede del Archivo Regional y se envían copias
microfilmadas o digitalizadas al Ayuntamiento que cedió sus documentos.
El territorio de la Sierra de Madrid está dividido en ochenta y cinco municipios
y cuenta además con dos jurisdicciones mancomunadas. Sólo veintidós de estos mu-
nicipios cuentan con personal para atender el archivo, aunque en ocasiones no tienen
dedicación completa, carecen de los medios necesarios, o se trata de personal contra-
tado con carácter temporal o interino. En cuanto al estado de descripción e identifi-
cación de los documentos, veintisiete archivos están catalogados y poseen algún tipo
de instrumento de descripción, ya sea informatizado o en fichas5, prácticamente coin-
cidiendo con aquellos atendidos por personal de archivo.
En otros veintisiete archivos las cajas están etiquetadas, lo que permite identificar
su contenido y localizar la documentación con relativa facilidad; por el contrario, ocho
archivos tienen cajas sin etiquetar, o solamente etiquetadas por fecha, numeración u
otra identificación que no permite saber lo que contienen sin la ayuda de un catálogo,
inventario o similar, lo cual obliga a abrirlas una por una para localizar documentación
de interés, tarea que puede ser bastante ardua y tediosa, sobre todo teniendo en cuen-
ta el volumen de documentación que se conserva en algunos ayuntamientos (por po-
ner un ejemplo, hay en torno a doscientas cajas sin ningún tipo de etiqueta y con la do-
cumentación mezclada por materias y fechas en Colmenarejo, y unas trescientas cajas
simplemente etiquetadas y ordenadas por fechas en Villa del Prado).
En tres de los archivos no se conserva documentación anterior a los años setenta
u ochenta del siglo XX, o ésta está muy deteriorada y no es accesible (como sucede en
Pinilla del Valle, donde un incendio arrasó la Casa Consistorial en los años setenta), y
hay cuatro archivos cuyo estado no se ha podido determinar al no haber sido posible
acceder a los mismos. El Archivo Regional de la Comunidad de Madrid posee en de-
pósito los archivos históricos de dieciséis municipios (incluyendo los fondos de Mira-
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
207
4Título II. Capítulo V. De los Archivos Municipales. Art. 3. “Los municipios que carezcan de medios para los fines
contemplados en los dos puntos anteriores (conservación, organización y servicio; disposición de personal especia-
lizado e instalaciones adecuadas) (…) podrán acordar con la Comunidad de Madrid las soluciones que ésta dentro
de sus límites presupuestarios pueda ofrecerles de acuerdo con el artículo 36.
Título III. De la protección del patrimonio documental madrileño. Art. 36. “La comunidad de Madrid promoverá ac-
ciones y acuerdos con los Ayuntamientos de su territorio para las siguientes actuaciones entre otras:
a. La Comunidad de Madrid colaborará en la adecuación de las instalaciones de Archivo en los municipios de más
de 10.000 habitantes siempre que exista en ellos personal archivero o ayudante con carácter permanente, y en los
municipios de menos de 10.000 habitantes, siempre que la Secretaría atienda las fases de Archivo de Oficina, Central
e Intermedio.
b. La Comunidad de Madrid facilitará a los municipios de menos de 10.000 habitantes el depósito en el Archivo Regional
de la fase de Archivo Histórico, garantizando el respeto a la propiedad de los Ayuntamientos sobre sus documentos.
5El volumen de documentos clasificados en el Archivo Histórico de Manzanares el Real es tan reducido en relación
con la cantidad de documentación que se conserva, que no se cuenta entre estos.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 207
flores de la Sierra, con carácter temporal), que se encuentran catalogados, clasificados
y atendidos por personal especializado. En definitiva, los archivos históricos de la Sie-
rra de Madrid componen un amplio espectro en cuanto a las características expuestas
hasta ahora, lo que sin duda hace que el trabajo en cada uno de ellos se deba abordar
de una manera más o menos distinta a los demás (Ver Figura 1 y Anexo 1).
4. DOCUMENTACIÓN PARA EL ESTUDIO DE LOS INCENDIOS
FORESTALES Y EL USO DEL FUEGO
Como ya se ha mencionado, en principio quedará constancia documental de ha-
berse producido incendios forestales siempre que se cumplan varios requisitos: ob-
viamente, (i) que el hecho tuviera lugar, (ii) que fuera relevante como para dejar hue-
lla en documentos, y (iii) que no se haya perdido la documentación. Los puntos (i) y
(iii) no necesitan explicación pero, ¿qué determina la relevancia de un hecho?
En realidad los factores que entran en juego son muchos y muy diversos. La re-
levancia del uso del fuego se tratará más adelante y, con respecto al registro de in-
cendios, dichos factores se refieren al lugar en el que se produce, la importan-
cia/calidad del territorio afectado, la intencionalidad, la existencia de un proceso
judicial abierto, etc. En cambio, la extensión del área afectada por el fuego no suele
ser el factor determinante, de modo que quedan registrados tanto los pequeños in-
cendios como el que se produjo el 18 de septiembre de 1954 en la Dehesa de Cara-
Lázaro Entrenas Martínez
208
Figura 1. Características de los Archivos Municipales de la Sierra de Madrid.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 208
maría (Buitrago del Lozoya)6, de tan solo una hectárea de extensión, o el que tuvo lu-
gar el 15 de julio de 1969 en La Herrería (San Lorenzo de El Escorial)7, de “varios
metros cuadrados” de extensión, como los grandes incendios, tales como el de “La
Majada del Cojo” (Alameda del Valle) y “Las Hoyuelas” (Oteruelo del Valle) del 26
de agosto de 1941, que afectó a seiscientas hectáreas8.
Por otra parte, hay que tener en cuenta que la mayor parte de los archivos muni-
cipales han sufrido pérdidas de documentación a lo largo de su historia como conse-
cuencia de guerras y otros conflictos. En ocasiones, las fuentes orales (personal de los
ayuntamientos o población local), o escritas (crónicas municipales y otros documen-
tos de archivo) dan testimonio de la desaparición de documentos. Así, la ocupación
francesa y posterior guerra de la independencia causó estragos en todos los pueblos
situados en las inmediaciones del camino a Francia (hoy carretera N-1 y autovía A-1),
como San Agustín del Guadalix, El Molar, o Buitrago del Lozoya, que sufrieron in-
cendios y saqueos (particularmente nefasto fue este período en Buitrago, existiendo
incluso fuentes escritas que hablan de la “casi absoluta destrucción” del pueblo y sus
tierras9). La Guerra Civil también supuso la destrucción de mucha documentación, ya
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
209
6Archivo Municipal de Buitrago del Lozoya. Caja “Montes 1940-1955”.
7Archivo Municipal de San Lorenzo del Escorial. Signatura 2735-12.
8Archivo Municipal de Miraflores de la Sierra. Signatura 257.3.
9Archivo Histórico Nacional. Consejos Suprimidos. Legajo 3080. Expediente 43.
Figura 2. Documentación más antigua conservada en los Archivos Municipales de la Sierra de Madrid.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 209
fuera de manera intencionada o porque se usaron los legajos como parapeto (como
sucedió en El Molar). Asimismo, la ocurrencia de incendios, como el que arrasó el
Ayuntamiento de Pinilla del Valle en los años setenta ha carbonizado en ocasiones
grandes volúmenes de documentos.
Todos estos acontecimientos, unidos a otros accidentes, extravíos y otras circuns-
tancias relacionadas con traslados, etc. explican en ocasiones el contraste entre archivos
municipales con un gran volumen de documentación histórica -remontándose incluso
al siglo XIV-, y otros que prácticamente no disponen de este tipo de fondo (Ver Figu-
ra 2 y Anexo 1). De los ochenta y cinco municipios de la Sierra de Madrid, dos con-
servan documentación desde el siglo XIV, cuatro del siglo XV, nueve del XVI, seis del
XVII y diez del XVIII; pero, la mayoría de los archivos poseen documentación única-
mente de los siglos XIX (veinticinco archivos), y XX (veintiséis archivos).
En cuanto a las fuentes de información sobre la historia del fuego que es posible en-
contrar en los archivos municipales de la Sierra de Madrid, cabe diferenciar cuatro gran-
des categorías con el objeto de hacer una descripción algo más detallada de los datos que
pueden proporcionar y de las ventajas e inconvenientes que implica su consulta.
4.1. LIBROS DE ACTAS
Se trata de volúmenes que recogen los asuntos debatidos por el Concejo (u otro or-
ganismo competente, como puede ser una Comisión Gestora, una Comisión Perma-
nente, etc.), así como los acuerdos adoptados. Pueden aparecer catalogados como libros
de actas, libros de sesiones, libros de acuerdos, libros capitulares, actas capitulares, etc.,
dependiendo del lugar y de la época en la que se generase el documento.
Al recoger todos los aspectos de la vida de un municipio, son una fuente de in-
formación riquísima e insustituible para cualquier investigación a escala local, lo cual
supone precisamente la mayor dificultad que presenta su estudio: su gran compleji-
dad y diversidad, y la enorme cantidad de información que se deberá revisar para lo-
calizar los datos de interés. No se debe olvidar tampoco que es poco frecuente en-
contrar libros de actas transcritos o ni siquiera digitalizados en los archivos
municipales, y que, al tratarse por lo general de documentos que cubren un amplio
período, el investigador puede encontrar cierta dificultad al tratar de leer la caligrafía
característica de algunas épocas.
– San Agustín del Guadalix, 18 de noviembre de 1893: “Acuerdan los con-
currentes se oficie al Sr. Ingeniero Jefe del Distrito Forestal, rogándole mani-
fieste si este Ayuntamiento anuncia subasta de las leñas quemadas en el mon-
te Moncalvillo con motivo del incendio habido el verano pasado, si bien
dejando subsistentes las matas verdes y tan sólo rozarlas de aquellas que fue-
ran incendiadas, puesto que sería muy beneficioso10.
– Guadarrama, 25 de agosto de 1926: “De orden del Sr. Presidente fue da-
da lectura de un oficio del juzgado de instrucción de este partido participando a
Lázaro Entrenas Martínez
210
10 Archivo Municipal de San Agustín del Guadalix. Caja 8, expediente 8-4 “1893”, folio 29V.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 210
esta corporación ofrecerle procedimiento en el sumario que se instruye por in-
cendio en el Monte Pinar y Agregados de estos propios al sitio Las Aguardente-
rías Ocurrido el día diez y siete del corriente; enterada la Corporación por una-
nimidad acordaron no mostrarse parte de dicho sumario y sí aceptaron la
indemnización civil que en un día pueda corresponder a este municipio11.
4.2. DOCUMENTOS JUDICIALES
En este apartado podrían englobarse todos aquellos documentos relativos a plei-
tos, juicios de faltas y denuncias. Pueden dar información directa de incendios o indi-
recta, sobre daños en lugares acotados debido a incendios ocurridos en el pasado, por
no acudir a apagar un incendio, etc. Se trata de un fondo que puede llegar a ser muy
complejo de trabajar y muy rico por lo que, si no está descrito, sería recomendable ha-
cer una selección previa, por ejemplo con libros de acuerdos, y posteriormente cotejar
con documentos judiciales para completar los pormenores del incendio.
– El Escorial, causa por incendio en los Bosques Reales en 1746: Luis Ro-
dríguez, guarda de los Reales Bosques, pone denuncia contra Juan Herranz,
hermano y criado de Clara Herranz, y contra dos criados de Eusebio Alonso:
“el día veinte y nueve del mes pasado (agosto) (en el cuartel de cuelgamuros)
se habían prendido fuego (...) y hallamos un fuerte incendio (que no pudimos
apagar) hasta el día treinta y uno por la tarde”. En el lugar del siniestro se ha-
llaron indicios de que hubo bueyes atados a pinos gruesos, así como restos cal-
cinados de dos carretas. Los bueyes pertenecían a Eusebio Alonso y Clara He-
rranz. Los carreteros, además de introducir su ganado donde estaba prohibido,
fueron los causantes del incendio, que luego no pudieron apaciguar ni detener.
Se tasan los daños padecidos por el incendio en 130 reales de vellón12.
– Miraflores de la Sierra, expediente de denuncia nº 60 del año 1931-1932:
Diligencias presentadas el 12 de mayo de 1932 contra Z.B.A. (vecino de Man-
zanares el Real), por quemar dos hectáreas de monte bajo en el sitio “Hom-
brión y Arroyo de la Vegiga” del monte denominado “La Sierra”, pertenecien-
te al pueblo de Miraflores de la Sierra. Lo destruido se tasa en veinte pesetas.
El denunciado confirma el hecho13.
4.3. DOCUMENTACIÓN SOBRE APROVECHAMIENTOS FORESTALES
Los municipios de la Sierra de Madrid cuentan con una base socioeconómica fo-
restal y ganadera. Son relativamente frecuentes, por tanto, los documentos relativos a
aprovechamientos pastorales y madereros del monte que proporcionan información so-
bre el empleo y las manifestaciones del fuego en el territorio. Es posible encontrar, por
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
211
11 Archivo Municipal de Guadarramama. Libro de actas nº 3 (1926-1927), folio 5R y V.
12 Archivo Municipal de El Escorial. Justicia Criminal. Signatura 3580.
13 Archivo Municipal de Miraflores de la Sierra. Signatura 266.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 211
ejemplo, planes de aprovechamientos forestales que detallan zonas acotadas y excep-
tuadas de la producción por haber sido afectadas por incendios, o solicitudes de rebaja
del precio de subasta de pastos por haberse incendiado la finca el año anterior.
– Moralzarzal, 12 octubre 1884: “Subasta de los pastos de la dehesa ex-
cepto la parte incendiada el verano último.” Del expediente se pueden deducir
cuarenta hectáreas14.
– Pelayos de la presa, sesión de 21 de diciembre de 1925: Se da cuenta de
una solicitud de 2 de octubre pidiendo rebaja del precio de la subasta de leña
de roble del monte Pinarejo y Vallefrías (en Navas del Rey) por estar unos pies
podridos y otros “afectados por el incendio que hubo en dicho monte15.
– Buitrago del Lozoya; expediente para la subasta de pastos de la dehesa
de Caramaría para el año forestal 1955-1956. Se exceptuarán de la subasta 10
ha de superficie acotada por el incendio de 195416.
4.4. OTROS DOCUMENTOS
Este apartado recoge un conjunto de otras fuentes documentales que también
pueden proporcionar información directa e indirecta sobre incendios forestales histó-
ricos o sobre la historia del uso del fuego en la gestión del territorio.
Normativa y reglamentos: Con cierta frecuencia se pueden hallar documentos
que prohíben o regulan de alguna manera el uso del fuego, por lo general con el ob-
jeto de prevenir incendios forestales.
– Villa del Prado, 1523: Documento mutilado que parece ser unas orde-
nanzas de gobierno para las villas de Méntrida, de La Torre de Esteban Am-
brán, y del Prado. “Y otrosí con condición que ningún vecino de las dichas tres
villas ni otro ninguno no pueda poner ni ponga fuego ninguno en los dichos
montes sin que primero pida licencia para ello a los alcaldes y regidores y
otros dos buenos hombres de las dichas villas y por éstos vean si se deben ha-
cer o no y la tal licencia les sea dada por los dichos oficiales y quien el con-
trario hiciere pagare por cada vez que el fuego pusiere cinco mil maravedís de
pena para las dichas villas…17.
– El Escorial, 1767: Orden del Alcalde Mayor de El Escorial sobre que se
eviten los incendios en los Bosques Reales que dice: “…por el presente man-
do (…) hagan edictos en estos pueblos prohibiendo en ellos que ninguno de sus
vecinos estantes ni habitantes den motivo a semejantes incendios, con el pre-
texto de rozar, quema de rastrojo ni con motivo alguno…18.
Lázaro Entrenas Martínez
212
14 Archivo Municipal de Moralzarzal. Legajo 68.
15 Archivo Municipal de Pelayos de la Presa. Libro de actas nº 2 (1924-1926), folio 36R, V.
16 Archivo Municipal de Buitrago del Lozoya. Caja “Montes 1940-1955”.
17 Archivo Municipal de Villa del Prado. Caja “sin datar”.
18 Archivo Municipal de El Escorial. Asuntos Generales. Signatura 179.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 212
Cuentas municipales: En estos documentos quedan recogidos los ingresos y gas-
tos del municipio y entre estos últimos se encuentra, entre otros, el pago a las personas
que trabajan en la extinción de incendios. Es relativamente frecuente encontrar referen-
cias en las actas de sesiones del ayuntamiento a facturas remitidas por distintas empre-
sas que aportaron material o personal. Además, las antiguas “Cuentas de Propios” tam-
bién pueden mostrar cómo durante el Antiguo Régimen se proporcionaba un “refresco
de pan, queso y vino a los vecinos que acudían a apagar el incendio.
– Villa del Prado, 1708: “Se pagan en cuenta cincuenta y dos reales de ve-
llón los mismos que se gastaron en pan y vino para los vecinos de esta villa
que en tres ocasiones fueron a apagar el fuego que hubo en los montes del ter-
mino de esta dicha villa19.
– Guadarrama, 6 de agosto de 1931: “Fueron leídas las facturas de los di-
versos industriales presentadas por géneros suministrados el día diez y nueve
de Julio con motivo del incendio del Monte Pinar, del personal que cooperó en
la extinción del fuego20.
Crónicas locales: A pesar de que podrían no considerarse fuentes de archivo en
el sentido estricto, en ocasiones existen libros sobre la historia del pueblo que difícil-
mente se encontrarán fuera de los ayuntamientos dada su generalmente escasa tirada.
Pueden ser de gran utilidad ya que proporcionan los puntos de vista de otros investi-
gadores que ya han trabajado el archivo y pueden ser una buena guía del mismo. In-
cluso es posible que recojan transcripciones de documentos que se han perdido o de-
teriorado, o cuya lectura requiere conocimientos de paleografía.
Algunos de los municipios que cuentan con este tipo de obra en el ámbito serrano
de Madrid son Cervera de Buitrago (Fernández Retuerto 2011); Garganta de los Montes
(Garganta de los Montes, Ayuntamiento de 2006); Navalagamella (Laborda 2003); San
Agustín del Guadalix (Martín Ortega 1954, Montoya Oliver, Mesón García et al. 1988,
Martín Aguado 1998); Villa del Prado (Peris Barrio 1997, Peris Barrio 2006).
En definitiva, y sin olvidar que pueden existir otras fuentes documentales muy
específicas además de las ya referidas, los archivos municipales constituyen una
fuente de información muy diversa, rica y compleja, que puede proporcionar datos di-
rectos y/o indirectos fundamentales para reconstruir la historia de los incendios fo-
restales y del uso del fuego.
5. EVIDENCIAS DE LA PRESENCIA HISTÓRICA DEL FUEGO EN
LA SIERRA DE MADRID
La revisión de las fuentes documentales conservadas en los archivos municipa-
les permite afirmar sin lugar a dudas que el fuego ha estado presente de forma recu-
rrente en la Sierra de Madrid, al menos durante los últimos cinco siglos. Además, la
información recopilada a través del recorrido completo de los archivos y el análisis
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
213
19 Archivo Municipal de Villa del Prado. Caja 1707-1710.
20 Archivo Municipal de Guadarrama. Libros de Actas. Libro nº 5 (1929-1931). Folio 89R al 92V.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 213
sistemático de todas las fuentes, ha hecho posible también completar el registro es-
pacio-temporal que muestra cuándo, dónde y de qué manera se ha manifestado esa
presencia del fuego a lo largo de la historia.
5.1. EL USO DEL FUEGO
El fuego no está presente en el territorio únicamente en forma de incendios foresta-
les. Además de esta manifestación descontrolada de impacto imprevisible, existe tam-
bién un manejo controlado del fuego, como herramienta de gestión (Montiel, Kraus
2010). Aunque escasas, también existen referencias al uso del fuego en los archivos mu-
nicipales de la Sierra de Madrid, si bien son poco detalladas y generalmente indirectas.
Una posible explicación a la escasa mención del empleo del fuego como herra-
mienta de gestión podría ser la poca relevancia que tuviera esta cuestión para los res-
ponsables de producir la documentación que se conserva en el archivo ¿Y a qué se de-
bería esto? Probablemente a que se tratase de una práctica tan arraigada en la sociedad
que no fuera necesario detallar la forma en que se llevaba a cabo, salvo en documen-
tos técnicos o en circunstancias excepcionales (de manera similar, no es necesario es-
pecificar qué herramientas emplear para cavar una zanja, pero quizás sí en caso de que
se trate de una zanja para un fin concreto o haya que utilizar herramientas especiales
por algún motivo). En cualquier caso, la quema de rastrojo y la roza son dos activida-
des relacionadas con el uso del fuego que aparecen citadas en distintos documentos
conservados en los archivos municipales de la Sierra de Madrid. Asimismo, la quema
de insectos aparece expresamente documentada en Becerril de la Sierra, aunque pre-
sumiblemente estuviera presente en todo el ámbito serrano madrileño, sobre todo te-
niendo en cuenta que existen menciones a plagas en catorce archivos municipales, y
en cinco de ellos al uso de gasolina para combatir las mismas.
Por otra parte, el hecho de que el fuego se empleara (y continúe empleándose)
como herramienta implica asumir que habría algún tipo de regulación al respecto, so-
bre todo de cara a que no se produjeran incendios forestales. Y, en efecto, los docu-
mentos relacionados con la normativa en cuestión dejan constancia de la presencia
histórica del fuego en el territorio.
Quema de rastrojo y roza: La quema de restos vegetales de poda y cosecha es
una práctica tradicional de gestión de los espacios rurales que persigue el fin de eli-
minar combustible vegetal que, de otra manera, se acumularía y constituiría un ries-
go de cara a los incendios. La quema de rastrojo está presente en la Sierra de Madrid
al menos desde el último tercio del siglo XVII.
– Villa del Prado, 1670: Instrucción y ordenanzas que se han de guardar,
observar, y ejecutar para la conservación, y nuevo plantío de montes. “Que nin-
gunas personas hagan fuegos en montes altos, y bajos por el peligro que de lo
contrario se ha experimentado, y poder resultar, ni tampoco en rastrojos que
estén cerca de dichos montes, y plantíos21.
Lázaro Entrenas Martínez
214
21 Archivo Municipal de Villa del Prado. Caja 1657-1670.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 214
La roza está más ampliamente documentada, apareciendo referida ya desde el si-
glo XVI en Robledo de Chavela, Soto del Real y Manzanares el Real. Sin embargo,
la documentación puede inducir a confusión ya que es frecuente que se identifique la
roza únicamente con actividades de corta, o con aprovechamientos a priori incompa-
tibles con el uso del fuego.
– Robledo de Chavela, 1581: En una Instrucción Real remitida al guarda
mayor de los Montes de la Villa de Madrid y su comarca, y justificándose en
la mala orden que se ha tenido en el uso y aprovechamiento de los montes”,
se establece que “…haréis hacer a costa de los pueblos cuyos fueren los tales
términos las azadas aceradas que menester fueren, que sean anchas de boca y
que corten, y desde el mes de octubre de cada año, hasta fin de marzo del año
siguiente, haréis rozar todos los carrascos y chaparros que en tal término hu-
biere, grandes y pequeños, gruesos y delgados, llevando asimismo hachas pa-
ra cortar los uñones gruesos y secos que hubiere, continuándolo cada año,
hasta que los términos que así estuvieren perdidos se acaben de rozar…22.
– Manzanares el Real, 1609: En un pleito civil entre los concejos de Mo-
ralzarzal, Cerceda, El Boalo y Matalpino que comenzó en 1568 sobre las de-
hesas de El Berrocal, Rodrigüelo, El Carrascal y Matavacas, se puede leer que
Eran propias en comunidad de la dicha villa y lugares y que las ha manteni-
do y poseído los dichos lugares de tiempo inmemorial aquella parte paciendo
las dichas dehesas y montes con sus ganados mayores y menores, cortando y
rozando la leña y cazando y sembrando y gozando de todos los demás apro-
vechamientos que en ellas había habido23.
– Robledillo de la Jara, 1895: “Arriendo de la roza de leñas del tranzón
Solana y en medio de la Dehesa Boyal del agregado Atazar. 530 estéreos de
leña de roble valorados en 375 ptas. La corta se efectuará antes del 30 de abril
y la extracción antes del 15 de junio24.
En este último caso, ¿dónde encaja el uso del fuego si se pretenden aprovechar
las leñas? La roza como tal no es una práctica, sino más bien un conjunto de ellas
que podían diferir según el tipo de espacio a rozar y el objetivo pretendido (Miret
2004).
Es posible que se tratase de operaciones en las que primero se cortaban las leñas
para poder aprovecharlas y a continuación se procediese a quemar, o incluso al con-
trario, soflamando primero los árboles con el objeto de facilitar las operaciones de
corta de leñas, como se desprende de dos circulares emitidas por el Superintendente
de Montes de las veinticinco leguas alrededor de la corte en 1828 y 1829, que citan
el artículo 23 de la Real ordenanza para el aumento y conservación de montes y plan-
tíos de 7 de diciembre de 1748.
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
215
22 Archivo Municipal de Robledo de Chavela (Archivo Regional de la Comunidad de Madrid). Caja 96940/3.
23 Archivo Municipal de Manzanares el Real. Caja 12. Libro 1.
24 Archivo Municipal Robledillo de la Jara. Caja 78.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 215
– Torrelaguna, 1828 y 1829: “Semejantes inconvenientes se experimentan
de los incendios que causa el chamuscar los pinos, robles o encinas para apro-
vechar la leña, madera o carbón…25.
La duda queda finalmente despejada gracias a documentos como la “Orden del
Alcalde Mayor de El Escorial sobre que se eviten los incendios en los Bosques Rea-
les” (véase nota al pie nº 18), y a las “Instrucciones sobre incendios” remitidas des-
de la Jefatura (del Distrito Forestal) y conservadas en el Archivo Municipal de Pue-
bla de la Sierra, de la que se puede concluir que las operaciones de roza constituirían
un factor de riesgo para la ocurrencia de incendios forestales:
– Puebla de la Sierra, 1959: “4ª No se permitirá que se ejecute quema al-
guna de rastrojo, para abonar terrenos que no disten del monte Público como
mínimo doscientos metros, así como prohibirán los aprovechamientos de roza
y hormiguero que no se hallen debidamente autorizados26.
Quema de insectos: El uso del fuego como medio de lucha contra plagas sólo
ha podido ser documentado en Becerril de la Sierra, donde se conserva una comuni-
cación de 13 de diciembre de 1955 del servicio de plagas forestales que indica la ne-
cesidad de acometer trabajos de extinción contra la procesionaria del pino, estable-
ciendo la corta y quema de todos los bolsones de la oruga entre diciembre y febrero27.
No obstante, las menciones a plagas de langosta son frecuentes en la documen-
tación conservada en los archivos municipales serranos madrileños y, si bien no se es-
pecifica el uso del fuego para combatirlas, otras fuentes (manuales de agronomía,
otros archivos históricos) sí que detallan cómo se queman terrenos en los que ha ao-
vado el insecto, y también cómo se usa el fuego y humo para dirigirlo hacia trampas
y posteriormente enterrarlo o quemarlo por lo que sería razonable intuir cierta rela-
ción entre la presencia de plagas de langosta en la Sierra de Madrid y el uso del fue-
go para acabar con ellas.
– Colmenar Viejo, 1799: El 15 de junio se ordena “…que traigan para
mañana veinte cargas de tomillo (…) para (…) rodear con él las tapias por
uno y otro lado y pegarle fuego para ver si perece la que esté dentro de las pie-
dras…”, y días después, el 28 de junio, que “…formen parvas de tomillo y des-
pués de puesta en ellas la langosta, hagan círculo y prendiendo fuego por mu-
chas partes se abrase la que allí se junte.
Al año siguiente se experimentó también el ataque de esta plaga, y el 1 de di-
ciembre de 1800 escribe el alcalde mayor que ese verano se llevaron a cabo opera-
ciones de extinción “…y se dio principio por medio de quemas porque no permitía
otra cosa la madera y fragosidad del terreno, se suspendieron después estos traba-
jos por temor de que no prendiese fuego en el Bosque…28.
Lázaro Entrenas Martínez
216
25 Archivo Municipal de Torrelaguna (Archivo Regional de la Comunidad de Madrid). Caja 14287/196.
26 Archivo Municipal de Puebla de la Sierra. Cajas 1-4.
27 Archivo Municipal de Becerril de la Sierra. Legajo “Expedientes de arriendo de pastos de Cabeza Mediana”.
28 Archivo Histórico Nacional. Consejos Suprimidos. Legajo 2175-37.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 216
– Las Rozas y Torrelodones, 1772: Un informe de extinción de langosta
dice que se llevó a cabo “por el medio pues establecido de los butrones, apli-
cando uno u otro día el auxilio del fuego, ya con pólvora, paja larga, y corta, y
ya por sí sola en los eriales agostados y rastrojos que lo han permitido, siem-
pre con la precaución de no incendiar frutos algunos, plantíos, o montes…29.
– Ya en el siglo XX se ha documentado en cuatro ocasiones la solicitud o
empleo de gasolina para acabar con este insecto entre 1904 y 193130. La ma-
nera de hacerlo podía ser rociando las manchas de langosta con gasolina y
prendiendo fuego, o empleando una técnica similar a la usada en el siglo XVIII
por la que se conducía al insecto a una serie de huecos donde se acumulaba,
que luego se rociaban con gasolina y quemaban (Planes, Carrero 2008).
Normativa sobre el uso del fuego: Una evidencia de que un hecho se daba con
cierta frecuencia en el pasado es la existencia de normativa al respecto. Las referencias
a distintos tipos de prohibiciones y reglamentos sobre el uso del fuego en los archivos
municipales se han documentado en tan solo veintiuno de los ochenta y cinco archivos.
Dicha documentación, aunque relativamente escasa, es indicativa de que el uso del fue-
go era un fenómeno común al menos desde principios del siglo XVI (véase la nota al
pie nº 17), y no sólo eso, sino que se trataba de una técnica sometida a regulación:
– Soto del Real, 1600: En una carta ejecutoria de Felipe III sobre un pleito
que mantenían las villas de Chozas de la Sierra (Soto del Real) y Madrid sobre
plantío de viñas, talas y cortas y otros asuntos establece que no se pueda entrar
en las tierras cercadas y replantadas del Real de Manzanares, pero “…en otros
lugares dentro del dicho Real, y Condado (…) puedan pacer y rozar…31.
– El Escorial, 1612: Una Real Cédula de Felipe II (1574), trasladada con
motivo de un pleito sobre un incendio que ocurrió en la Dehesa del Quexigar
(Cebreros, Ávila), establece “que ninguno encienda fuego en la dicha dehesa
sin licencia del dicho monasterio o de su mayordomo o procurador desde me-
diado el mes de junio hasta el día de San Miguel de septiembre…32.
– Zarzalejo, 1749: Una carta del corregidor de Segovia dirigida al alcalde,
justicia y regimiento de la villa de Zarzalejo incluye capítulos que han de aña-
dirse a la Real Ordenanza de Montes y Plantíos de 7 de diciembre de 1748, sen-
tenciando “…que con ningún pretexto se permitan (…) quemas por las Justi-
cias, y Ayuntamientos de las Ciudades, Villas, y Lugares de las veinte leguas
de circunferencia de esta Corte, sin Real facultad…33.
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
217
29 Archivo Histórico Nacional. Consejos Suprimidos. Legajo 590.
30 Archivo Municipal de Collado Villalba. Libro de actas de sesiones 1902-1904, F 20V;
Archivo Municipal de San Lorenzo de El Escorial. 535.1, Libro 1903-1904, F 181R;
Archivo Municipal de San Agustín del Guadalix. Libros de Actas. 11-3 1921-1922, F 2V;
Archivo Municipal de Villa del Prado. Caja 1927-1928. Oficio de la alcaldía de 19 de junio de 1931.
31 Archivo Municipal de Soto del Real. Causas civiles y criminales. AM 28791. Caja 5, expediente 2.
32 Archivo Municipal de El Escorial. Justicia Criminal. 2976.
33 Archivo Municipal de Zarzalejo (Archivo Regional de la Comunidad de Madrid). Caja 913384/864.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 217
– Torrelaguna, 1828 y 1829: Dos circulares del Superintendente de Mon-
tes de las veinticinco leguas alrededor de la corte citan el artículo 22 de la men-
cionada Real Ordenanza de Montes y Plantíos de 1748, que establecía que, en
los nuevos rompimientos de tierras que se hicieran (para lo cual se requería fa-
cultad Real), se desmontase y retirase “la leña, por lo menos a medio cuarto de
legua de distancia” de los montes, siendo necesaria la misma precaución para
las “rozas y quemas de tierra abierta, aunque para éstas no se necesite de fa-
cultad Real; y que para la quema de los rastrojos, en los que estuvieren inme-
diatos á montes viejos ó nuevos en los tiempos permitidos, echen rayas, y guar-
daen las reglas establecidas…34.
– El Molar, 1903: Artículo 119 de las ordenanzas municipales. “Los la-
bradores a quienes conviniese la quema de rastrojos en sus propiedades, lo
pondrán en conocimiento de la Autoridad con veinticuatro horas de anticipa-
ción y lo verificarán siempre de día y cuando no haga viento, y con las pre-
cauciones debidas, siendo responsables si ocurriese algún incendio en las he-
redades limítrofes al efectuar la quema del rastrojo.35.
Entre los documentos que prohíben el uso del fuego se ha documentado la men-
ción expresa a la quema de rastrojo (notas al pie nº 18 y 21) y roza (notas al pie nº 18
y 26), pero la prohibición más común es aquella dirigida a los pastores y otras perso-
nas que desarrollan su trabajo en el monte, a los que no se permite hacer hogueras.
En ocasiones se limita la prohibición al período estival y se establecen excepciones
con las tareas más imprescindibles, como cocinar, aunque estableciendo instruccio-
nes detalladas en los pliegos de condiciones para la subasta de los distintos aprove-
chamientos forestales36.
– Becerril de la Sierra, 1945: “Se prohíbe a los ganaderos y sus pastores
cortar árboles y leñas, así como encender fuego dentro del monte en tiempo de
verano. Únicamente, para sus atenciones más precisas, podrán utilizar leñas
muertas, quemándolas dentro de las majadas, en terreno descubierto y en ho-
yos de medio metro de profundidad, por lo menos, apagando el fuego y tapán-
dole cuando la necesidad de este orden esté satisfecha37.
A modo de resumen en cuanto a las referencias al uso del fuego en archivos mu-
nicipales de la Sierra de Madrid, las actividades de roza están documentadas en cua-
Lázaro Entrenas Martínez
218
34 Archivo Municipal de Torrelaguna (Archivo Regional de la Comunidad de Madrid). Caja 14287/196.
35 Archivo Municipal de El Molar. 513-4.
36 Archivo Mun. de Becerril de la Sierra. Legajo “Expedientes de arriendo de pastos Gargantilla y Agregados”;
Archivo Municipal de Bustarviejo (Archivo Regional de la Comunidad de Madrid). Caja 160848;
Archivo Municipal de Hoyo de Manzanares. Caja 41;
Archivo Municipal de La Hiruela (ARCM). Caja 97331/4;
Archivo Municipal de Los Molinos (ARCM). Caja 421230/6;
Archivo Municipal de Moralzarzal. Legajos 65 y 68;
Archivo Municipal de Navarredonda y San Mamés. Caja 42;
Archivo Municipal de Oteruelo del Valle (ARCM). Caja 88698;
Archivo Municipal de Villa del Prado. Caja 1874-1875.
37 Archivo Mun. de Becerril de la Sierra. “Legajo expedientes de arriendo de pastos Gargantilla y Agregados”.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 218
renta de los ochenta y cinco pueblos existentes en este territorio (entre 1523 y 1967),
la quema de rastrojo en cuatro (entre 1767 y 1964), y la quema de insectos en cinco
(sólo aquellos casos en los que se ha documentado expresamente el uso del fuego o
gasolina para combatir plagas, entre 1904 y 1955). Existen treinta y una referencias
a distintos tipos de normativas sobre el uso del fuego en veintidós archivos munici-
pales, una cuarta parte del total, (entre 1523 y 1964); se han documentado diecisiete
casos de prohibición (total o específicamente referida a un territorio o período), siete
de regulación (en cuanto a condiciones para el uso, necesidad de licencia previa), una
de autorización, una orden para rozar, tres menciones a instrucciones o circulares (sin
especificar más), y dos aclaraciones sobre la corta de leña y su uso en lo que segura-
mente sean fuegos para cocinar y calentarse (Ver Figura 3).
5.2. LOS INCENDIOS FORESTALES
La documentación conservada en los archivos municipales de la Sierra de Ma-
drid contiene abundantes referencias a incendios forestales, ofreciendo información
que en ocasiones llega a ser bastante detallada sobre cuándo y dónde tuvieron lugar,
las causas por las que se produjeron, la extensión que alcanzó el fuego, el tipo de ve-
getación afectada, personal implicado en la extinción, etc. En total, se han podido do-
cumentar ciento once incendios en el ámbito serrano madrileño y otros 3 incendios
registrados fuera de los límites de la actual provincia.
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
219
Figura 3. Uso del fuego y normativa al respecto documentados en los Archivos Municipales de la Sierra
de Madrid.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 219
Resulta llamativo que poco más de la cuarta parte de los archivos municipales de
la Sierra de Madrid (veinticuatro de ochenta y cinco) arrojen información sobre in-
cendios históricos y que más de la mitad de estos (catorce) sólo recojan uno o dos in-
cendios (Ver Figura 4).
¿Cuándo?: El registro muestra que esos ciento once incendios tuvieron lugar a lo
largo de cuatrocientos años, entre 1588 y 1969. En cuanto a la distribución por siglos,
en los archivos municipales queda constancia tan sólo de un incendio en el siglo XVI,
cuatro en el siglo XVII, veintiuno en el XVIII, dieciséis en el XIX y los restantes dos
tercios (setenta incendios) en el siglo XX. Podría plantearse que esta distribución tem-
poral responde al mayor volumen de documentación disponible para el siglo XX que
para tiempos anteriores, no necesariamente a que se produzcan más incendios en fe-
chas recientes. El hecho de que el número de incendios documentados en el siglo
XVIII sea mayor a los documentados en el XIX (incluso a pesar de que la documen-
tación disponible es notablemente menor) parece apuntar en esta dirección.
Por lo que respecta a la distribución intra-anual, se desconoce la fecha exacta de
treinta y ocho incendios más allá del año en que tuvieron lugar, y la mayor parte de
los incendios restantes del registro histórico presentan una marcada estacionalidad
(cincuenta y ocho incendios ocurrieron en verano: dieciséis en julio, treinta y cuatro
en agosto y ocho en septiembre) similar a los incendios que tuvieron lugar en las úl-
timas décadas (Estadística General de Incendios Forestales 1989-2007).
Lázaro Entrenas Martínez
220
Figura 4. Incendios forestales históricos y causas documentados en archivos municipales de la Sierra de
Madrid.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 220
¿Dónde?: Según la documentación de los archivos municipales de la Sierra de
Madrid, únicamente veintitrés municipios se han visto afectados por incendios fores-
tales históricos. Sólo cinco de los ciento once incendios están recogidos en otros ar-
chivos municipales que no son el del pueblo en el que tuvieron lugar: Alameda del
Valle (1941)38, Braojos (1962)39, Guadarrama (1827)40 Navas del Rey (1925)41, Ras-
cafría (1924)42, y Santa María de la Alameda (1767)43. Según esta documentación hay
una concentración de incendios forestales en torno al área de Guadarrama-Los Moli-
nos-El Escorial/San Lorenzo de El Escorial (hay que considerar que este último no se
constituyó en municipio hasta 1836, por lo que algunos incendios que tuvieron lugar
en lo que hoy es término de San Lorenzo están recogidos en el archivo histórico de
El Escorial), donde además se localizan gran parte de los incendios más antiguos del
registro. Esto se debe probablemente a la ubicación en la zona de los Bosques Rea-
les, que estarían sumamente vigilados y protegidos, de modo que tuvieron más tras-
cendencia los incendios ocurridos en la zona durante el Antiguo Régimen.
Otros polos de concentración de incendios se localizan en Galapagar-Collado Vi-
llalba-Moralzarzal, Villa del Prado-Robledo de Chavela, Miraflores de la Sierra-So-
to del Real-Colmenar Viejo-San Agustín del Guadalix, y algo menor en Buitrago del
Lozoya (figura 4).
¿Por qué?: La información sobre las causas del incendio no es muy frecuente ni
detallada, salvo en casos excepcionales. De hecho, en noventa casos simplemente se
afirma que las causas se ignoran, o ni siquiera se dice nada. De los veintiún incendios
restantes, diecinueve están registrados como incendios “accidentales”, especificán-
dose la causa en dieciséis de ellos: cinco se ocasionaron porque se escapó el fuego de
la lumbre para cocinar, en una ocasión se escapó de unos hoguerones para hacer cis-
co, tres fueron provocados por un cigarro mal apagado, cuatro por maniobras milita-
res o prácticas de tiro, y tres por escaparse el fuego al ejecutar quemas. Por último,
un incendio se recoge como intencionado, y otro es consecuencia de que se reactiva-
se el ocurrido el día anterior. En cualquier caso, no hay mención a causas naturales
de incendio en ninguno de los ciento once casos registrados, y esto resulta especial-
mente llamativo dado que sí que existen varias referencias a fuertes temporales en los
archivos municipales de la Sierra de Madrid44, y sin embargo ninguna de ellas rela-
cionada con incendios (Ver Figura 4).
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
221
38 Archivo Municipal de Miraflores de la Sierra. Signatura 257.3.
39 Archivo Municipal de Buitrago del Lozoya. Caja “Montes 1940-1955”.
40 Archivo Municipal de Torrelaguna. Caja 14287/196.
41 Archivo Municipal de Pelayos de la Presa. Libro de actas 1924-1926, folio 36R-V.
42 Archivo Municipal de Valdemanco. Caja 1.3. Libro 1922-1926, folio 68R.
43 Archivo Municipal de El Escorial. Signatura 179.
44 Archivo Municipal de Alameda del Valle (Archivo Regional de la Comunidad de Madrid). Caja 421682/7;
Archivo Municipal de Becerril de la Sierra. Legajo “Expedientes de Subasta de Cabeza mediana. 1953”;
Archivo Municipal de Colmenar Viejo. Caja 353 “Dehesa de Navalvillar”. 1960;
Archivo Municipal de La Hiruela (ARCM). Caja 97328/1-7 Sesiones 1890-1956. Libro 1930-1944, F 30R;
Archivo Municipal de Los Molinos (ARCM). Caja 421277/7;
Archivo Municipal de Venturada. Caja 106 Libros de sesiones. Libro 1891-1893, F 12V;
Archivo Municipal de Villa del Prado. Caja “1820-1823”. 7 julio 1821.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 221
¿Qué?: Sólo en treinta y cuatro de los ciento once casos existe mención al ti-
po de vegetación afectada por el fuego. Los incendios históricos documentados en
archivos municipales de la Sierra de Madrid afectaron prácticamente por igual a
coníferas (pinos 14, enebro 1, pinos y pasto 2) y a frondosas (encinas 4, roble 2,
pasto y roble 1), si bien destaca que más de una tercera parte de los incendios afec-
taron a pinares. El resto, a pastos (3), pastos y monte (sin especificar, 5), monte
bajo (presumiblemente chaparral y otros matorrales mediterráneos, 1) formaciones
mixtas (pinos y quejigos 1) y áreas de repoblación (mata de Quercus ilex y Pinus
pinaster 1).
¿Cuánto?: Entre la información relativa a incendios forestales históricos exis-
tente en los archivos municipales de la Sierra de Madrid, son escasos los datos cuan-
titativos. En concreto, la duración del incendio sólo se indica en seis casos, oscilan-
do entre 1,5 y 17 horas.
Por otra parte, la evaluación de las pérdidas documentadas (treinta y cuatro ca-
sos) requeriría un análisis más en profundidad, ya que se trata de incendios registra-
dos entre 1701 y 1968, y a lo largo de este largo período se ha producido numerosos
cambios en la unidad monetaria y en los indicadores socioeconómicos que permitirí-
an valorar y comparar los daños provocados por el fuego. En cualquier caso, destaca
el incendio que tuvo lugar el 26 de agosto de 1941 en Alameda del Valle (ver notas
al pie nº 8 y 38) y que provocó unas pérdidas estimadas en 3.000.000 de pesetas de
la época, así como el incendio del 13 de agosto de 1966 que arrasó los montes de San
Martín de Valdeiglesias45, Robledo de Chavela46, y Navas del Rey, destruyendo com-
pletamente el monte de utilidad pública nº 48 Hoya de la Horca y provocando que se
solicitara la declaración de zona catastrófica47.
Por lo que respecta a la superficie afectada por el fuego, sólo se conoce en
veintitrés casos y va desde los “varios metros cuadrados” del conato de incendio
que tuvo lugar el 15 de julio de 1969 en San Lorenzo de El Escorial48 hasta las
seiscientas hectáreas del ya mencionado incendio del 26 de agosto de 1941 en Ala-
meda del Valle. De los veintitrés incendios cuya extensión está documentada, 10
alcanzaron 5 hectáreas o menos, y sólo tres llegaron a afectar a cien o más hectá-
reas. Con los datos disponibles no es posible hacer un análisis estadístico que sea
más detallado.
¿Quién?: Únicamente en veinticuatro de los incendios forestales históricos docu-
mentados ha sido posible obtener información sobre las personas que colaboraron en
los trabajos de extinción. Estos datos son muy heterogéneos, pudiéndose apreciar la
implicación del vecindario en la mayoría de los casos, así como de los miembros de
distintos cuerpos de vigilancia y seguridad (guardia civil, personal municipal, guarde-
ría forestal, personal del Real Patrimonio, etc.). Un caso particularmente curioso es el
Lázaro Entrenas Martínez
222
45 Archivo Mun. de San Martín de Valdeiglesias (Archivo Regional de la Comunidad de Madrid). Caja 14343.
46 Archivo Municipal de Robledo de Chavela (ARCM). Caja 96991/3.
47 Archivo Municipal de Navas del Rey. Caja 7 (1964-1967). Libro 2 (1964-1967).
48 Archivo Municipal de San Lorenzo de El Escorial. Signatura 2735.12.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 222
del incendio que tuvo lugar el 22 de septiembre de 1948 en Miraflores de la Sierra49,
a tres kilómetros del centro penitenciario de Soto del Real, que afectó a una extensión
de doscientas hectáreas de pasto y monte y en cuya extinción colaboró el personal del
destacamento penal de chozas”.
6. CONCLUSIONES
Los archivos municipales en general, y en particular los de la Sierra de Madrid
han demostrado ser una fuente de información muy valiosa acerca de la presencia his-
tórica del fuego en el territorio. En ellos se conserva documentación relativa no sólo a
incendios forestales, sino también al uso del fuego como herramienta de gestión, así
como documentos que aportan información sobre diversos aspectos socioeconómicos
de las distintas localidades a lo largo de la historia. Todo ello resulta de gran valor pa-
ra contextualizar el problema de los incendios forestales en cada lugar y momento, y
puede incluso permitir la determinación de patrones espacio-temporales y facilitar la
extrapolación de resultados a otros ámbitos de la región. La información que propor-
ciona la consulta de los archivos municipales puede ser útil tanto para llevar a cabo es-
tudios locales de detalle como para la investigación a escala comarcal o regional.
Es cierto, no obstante, que se trata de archivos cuya consulta resulta muy com-
pleja, no tanto porque entrañen una especial dificultad en sí mismos, sino por las con-
diciones en las que se pueden encontrar y por las diferencias que se dan de unos a
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
223
49 Archivo Municipal de Miraflores de la Sierra. Signatura 257.3
Foto 1. Archivo Municipal de Miraflores de la Sierra. Signatura 257.3. Croquis del incendio de 7 de agosto
de 1952 en el monte de Propios “La Sierra” del Ayuntamiento de esta Villa (monte de UP nº 18).
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 223
otros, lo que exige en mu-
chas ocasiones un enfoque
distinto para cada archivo ya
incluso desde antes de poder
acceder a ellos. Además, sue-
len ofrecer resultados muy
dispares, existiendo archivos
en los que se encontrará un
escaso volumen de información y otros en los que se conserva gran cantidad de do-
cumentos con datos de interés.
En consecuencia, es necesario realizar una consulta sistemática de todos los ar-
chivos de la zona de estudio si se trabaja a escala regional o subregional, ya que da-
das las características y condiciones de cada uno de ellos es prácticamente imposible
determinar a priori cuáles pueden contener información valiosa para la investigación
a desarrollar, y cuáles no.
Finalmente, y a pesar de que los resultados que arrojan puedan parecer relativa-
mente escasos, conviene tener presente que se trata de una fuente de información muy
valiosa. Los datos obtenidos en archivos municipales son complementarios a otras
fuentes, y normalmente no permiten extraer conclusiones sólidas basadas únicamen-
te en ellos pero precisamente las características de estos datos, el tipo de documenta-
ción de la que se extraen, y el punto de vista desde el que se generó dicha documen-
tación entre otros elementos, convierten a los archivos municipales en una fuente
irreemplazable que proporcionará información no recogida en otras.
Lázaro Entrenas Martínez
224
Foto 2. Archivo Municipal de Villa
del Prado. Caja “sin datar”. Frag-
mento de lo que parecen ser unas
ordenanzas sobre montes y gobier-
no para las Villas de Méntrida, la
Torre de Esteban Ambrán, y del
Prado (documento mutilado).
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 224
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
225
ID Archivo de Estado Fecha extrema Personal Incendios Fechas extremas Uso del fuego Fechas extremas Regulación Fechas extremas
del archivo inferior de archivo documentados de incendios documentado de uso del fuego del fuego de la regulación
1Alameda del Valle Depositado ARCM Siglo XVIII - - Roza 1859-1966 - -
2Aldea del Fresno Depositado ARCM Siglo XX - - Roza 1953-1965 - -
3Alpedrete Catalogado Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos
4Becerril de la Sierra Identificado Siglo XIX No 2 1943-1966 Roce de leñas 1877-1959 Prohibición 1945
y quema de de hacer fuego
procesionaria
5Berzosa del Lozoya Catalogado Siglo XVIII No - - Roza 1916 - -
6Braojos Desaparecido Siglo XX No - - - - - -
7Buitrago del Lozoya Identificado Siglo XIX No 5 1954-1962 Roza 1850-1963 - -
8Bustarviejo Depositado ARCM Siglo XV - - Roza 1832-1967 Instrucciones 1910
sobre encender
fuego en hoyos y
después taparlos
9Cabanillas de la Sierra Catalogado Siglo XIX Temporal - - - - - -
10 Cadalso de los Vidrios Catalogado Siglo XIX No - - - - - -
11 Canencia Identificado Siglo XX No - - - - - -
12 Cenicientos Identificado Siglo XX No 2 1935-1947 - - - -
13 Cercedilla Sin datos Sin datos No Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos
14 Cervera de Buitrago Catalogado Siglo XVIII No - - Roza 1935-1953 - -
15 Chapinería Identificado Siglo XIX - - - - - -
16 Collado Mediano Identificado Siglo XIX Temporal - - Roza 1876-1894 Menciona 1964
instrucciones
sobre incendios
17 Collado Villalba Catalogado Siglo XIX 3 1945-1968 Roza y gasolina 1892 y 1904 - -
para combatir
langosta
18 Colmenar del Arroyo Identificado Siglo XIX No - - - - Menciona circular 1963
sobre incendios
en montes
Tabla 1. Resumen de los Archivos Municipales de la Sierra de Madrid.
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 225
Lázaro Entrenas Martínez
226
ID Archivo de Estado Fecha extrema Personal Incendios Fechas extremas Uso del fuego Fechas extremas Regulación Fechas extremas
del archivo inferior de archivo documentados de incendios documentado de uso del fuego del fuego de la regulación
19 Colmenar Viejo Catalogado Siglo XVIII 2 1923-1967 - - - -
20 Colmenarejo Sin identificar Siglo XIX No - - Roza 1927-1932 - -
21 El Atazar Catalogado Siglo XX - - - - - -
22 El Berrueco Identificado Siglo XVII No - - - - - -
23 El Boalo Sin datos Sin datos No Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos
24 El Escorial Catalogado Siglo XVI 24 1588-1968 Quema de 1767 / 1767-1942 Prohíbe quemar 1767 / 1612 (1574)
rastrojo / Roza rastrojo y rozas;
Prohíbe fuego sin
licencia en verano
25 El Molar Catalogado Siglo XVIII - - Quema de Rastrojo 1903 Instrucciones para 1903
quemar rastrojo
26 El Vellón Identificado Siglo XIX No - - Roza 1858-1861 - -
27 Fresnedillas de la Oliva Catalogado Siglo XX No - - - - - -
28 Galapagar Catalogado Siglo XX Temporal 2 1968 - - Menciona circular 1959
de la Jefatura del
Distrito para la
prevención de
incendios
29 Garganta de los Montes Catalogado Siglo XIX - - - - - -
30 Gargantilla del Lozoya Identificado Siglo XX No - - - - - -
y Pinilla de Buitrago
31 Gascones Identificado Siglo XIX No - - - - - -
32 Guadalix de la Sierra Sin identificar Siglo XX No - - - - - -
33 Guadarrama Catalogado Siglo XIX 11 1926-1949 Roza 1927-1945 Prohíbe encender 1927
hogueras en
el Monte Pinar
34 Horcajo de la Sierra Identificado Siglo XX No - - Roza 1955 - -
35 Horcajuelo de la Sierra Catalogado Siglo XVII No - - Roza 1886-1962 - -
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 226
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
227
ID Archivo de Estado Fecha extrema Personal Incendios Fechas extremas Uso del fuego Fechas extremas Regulación Fechas extremas
del archivo inferior de archivo documentados de incendios documentado de uso del fuego del fuego de la regulación
36 Hoyo de Manzanares Catalogado Siglo XVII Temporal - - Roza 1881-1967 Prohíbe hacer fuego 1930
en verano, sólo en
hoyos para tareas
más precisas
37 La Acebeda Identificado Siglo XX No - - Roza 1936 - -
38 La Cabrera Depositado ARCM Siglo XVIII - - Roza 1849-1959 - -
39 La Hiruela Depositado ARCM Siglo XIX - - Roza 1856-1925 Prohíbe hacer 1886
lumbre a
los pastores
40 La Serna del Monte Identificado Siglo XX No - - - - - -
41 Los Molinos Depositado ARCM Siglo XVI 10 1789-1967 Roza 1864-1911 Prohíbe hacer 1896
lumbre a
los pastores
42 Lozoya Identificado Siglo XX No - - Roza 1948-1964 - -
43 Lozoyuela-Navas Depositado ARCM Siglo XX - - - - - -
Sieteiglesias
44 Madarcos Desaparecido Siglo XX No - - - - - -
45 Manzanares el Real Sin identificar Siglo XVII No - - Roza 1568-1816 - -
46 Miraflores de la Sierra Depositado ARCM Siglo XVI 7 1932-1952 Roza 1940-1964 Permite a los 1609
mesteños cortar
una rama de cada
árbol “para
sus fuegos”.
47 Montejo de la Sierra Depositado ARCM Siglo XVII - - Roza 1892-1968 - -
48 Moralzarzal Catalogado Siglo XVI 4 1850-1947 Roza 1887-1951 Prohíbe hacer 1926 / 1941
hogueras;
prohíbe roza
49 Navacerrada Depositado ARCM Siglo XVI 1 1907 Roza 1873-1897 - -
50 Navalafuente Identificado Siglo XIX No - - - - - -
51 Navalagamella Catalogado Siglo XIX - - - - - -
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 227
Lázaro Entrenas Martínez
228
ID Archivo de Estado Fecha extrema Personal Incendios Fechas extremas Uso del fuego Fechas extremas Regulación Fechas extremas
del archivo inferior de archivo documentados de incendios documentado de uso del fuego del fuego de la regulación
52 Navarredonda Identificado Siglo XX No - - - - Prohíbe 1952
y San Mamés hacer hogueras
53 Navas del Rey Identificado Siglo XIX No 2 1966-1967 - - - -
54 Patones Catalogado Siglo XVIII No - - - - - -
55 Pedrezuela Sin datos Siglo XIV No Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos
56 Pelayos de la Presa Identificado Siglo XX No 1 1925 - - - -
57 Pinilla del Valle Desaparecido Siglo XX No - - - - - -
58 Piñuécar-Gandullas Identificado Siglo XVIII No - - Roza 1921-1926 - -
59 Prádena del Rincón Catalogado Siglo XIX No - - - - - -
60 Puebla de la Sierra Sin identificar Siglo XVI No 1 1960 Roza 1960 Prohíbe hacer fuego 1959
en verano, sólo en
hoyos para tareas
más precisas
61 Puentes Viejas Sin identificar Siglo XX No - - - - - -
62 Quijorna Depositado ARCM Siglo XX - - - - - -
63 Rascafría Depositado ARCM Siglo XV 1 1949 Roza 1874-1900 Prohíbe hacer fuego 1880
en el monte
en verano
64 Redueña Identificado Siglo XX No - - - - - -
65 Robledillo de la Jara Catalogado Siglo XIX Temporal - - Roza 1860-1924 - -
66 Robledo de Chavela Depositado ARCM Siglo XV 1 1966 Roza 1581-1960 Orden para rozar; 1581 / 1588
que los pastores
usen sólo leña seca
para hacer lumbre
67 Robregordo Identificado Siglo XIX No - - - - - -
68 Rozas de Puerto Real Identificado Siglo XX No - - - - - -
69 San Agustín Catalogado Siglo XVI 5 1639-1956 Roza y gasolina 1868-1964 Prohíbe quemar 1883
del Guadalix para combatir y 1921 rastrojos o basura
langosta sin permiso
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 228
Capítulo IX. Archivos Municipales de Madrid
229
ID Archivo de Estado Fecha extrema Personal Incendios Fechas extremas Uso del fuego Fechas extremas Regulación Fechas extremas
del archivo inferior de archivo documentados de incendios documentado de uso del fuego del fuego de la regulación
70 San Lorenzo de Catalogado Siglo XVIII 17 1892-1968 Gasolina para 1904 - -
El Escorial combatir langosta
71 San Martín de Depositado ARCM Siglo XIX 1 1966 - - - -
Valdeiglesias
72 Santa María de Sin datos Siglo XVIII No Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos Sin datos
la Alameda
73 Somosierra Identificado Siglo XX No - - - - - -
74 Soto del Real Catalogado Siglo XV Temporal 2 1759-1884 Roza / 1600 / 1964 Se permite rozar 1600
Quema de rastrojo fuera cercados y plantíos
75 Torrelaguna Depositado ARCM Siglo XIV 2 1827-1829 Roza / 1594-1873 / 1829 Prohíbe rozar 1828-1829 / 1880
Quema de rastrojo y quemar sin antes
retirar leña, chamuscar árboles para
aprovechar leña; condiciones de
seguridad para hacer fuego
76 Torrelodones Catalogado Siglo XIX - - Roza 1880 - -
77 Torremocha de Jarama Catalogado Siglo XVII No - - Roza 1893 - -
78 Valdemanco Sin identificar Siglo XIX No 1 1924 Roza 1874-1922 - -
79 Valdemaqueda Sin identificar Siglo XX No - - - - - -
80 Valdemorillo Identificado Siglo XX No - - - - - -
81 Venturada Catalogado Siglo XIX Temporal - - Roza 1864-1881 - -
82 Villa del Prado Sin identificar Siglo XVI Temporal 7 1701-1901 Roza y gasolina 1523-1925 y 1931 Prohíbe fuego 1523 / 1670
para combatir sin licencia; / 1876-1964
langosta Prohíbe fuego en monte
o rastrojo. Prohíbe fuego durante aprov.
83 Villanueva del Pardillo Identificado Siglo XX No - - - - - -
84 Villavieja del Lozoya Identificado Siglo XIX No - - - - - -
85 Zarzalejo Depositado ARCM Siglo XVI - - Roza 1845-1929 Que no se permitan 1749-1751
las quemas sin
Real Facultad
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 229
7. REFERENCIAS
Fernández Retuerto, C., 2011. Apuntes de una historia. Cervera de Buitrago.
Madrid: Ayuntamiento de Cervera de Buitrago.
Garganta de los Montes, Ayuntamiento de, 2006. Apuntes históricos del Conce-
jo de Garganta de los Montes. Madrid: Ayuntamiento de Garganta de los Montes.
Grupo de Archiveros Municipales de Madrid, 2010. Actas de las XVIII Jornadas
de Archivos Municipales: “Los pilares de la e-administración: Cuadro de Clasifica-
ción y Tesauro”, 27-28 mayo 2010 (San Sebastián de los Reyes).
Laborda, A., 2003. Historia de Navalagamella. 1302-1950. Madrid: Ayuntamien-
to de Navalagamella.
Martín Aguado, J.A., 1998. Historia de la vida municipal de San Agustín del
Guadalix (1808-1979). Madrid: Ayuntamiento de San Agustín del Guadalix.
Martín Ortega, A., 1954. Historia de la villa de San Agustín. Madrid: Gráfica
Clemares.
Miret, J., 2004. Las rozas en la Península Ibérica. Apuntes de tecnología agraria
tradicional. Historia Agraria, 34, pp. 165-193.
Montiel, C. and Kraus, D., 2010. Best practices of fire use-Prescribed burning
and suprpression fire programmes in selected cas study regionsin Europe. Joensuu,
Finlandia: European Forest Institute.
Montoya Oliver, J. M., Mesón García, M. L., Ruiz del Castillo, J., España. Minis-
terio de Agricultura, Pesca y Alimentación and Instituto Nacional para la Conservación
de la Naturaleza (España), 1988. Una dehesa testigo: la dehesa de Moncalvillo, San
Agustín de Guadalix, Madrid. 5.
Peris Barrio, A., 2006. La parroquia de Santiago Apóstol de Villa del Prado.
Madrid: Ayuntamiento de Villa del Prado.
Peris Barrio, A., 1997. Villa del Prado. Su historia y su arte. Madrid: Ayunta-
miento de Villa del Prado.
Planes, S. and Carrero, J.M., 2008. Plagas del campo. Madrid [etc.]: Mundi-
Prensa.
Lázaro Entrenas Martínez
230
Cap 9--203-230:- 13/12/13 07:46 Página 230
... However, there are no systematic records which enabled to analyse historical wildfires and their evolution through since the 13 th century. But traditional rural societies regarded wildfires as an ordinary, acceptable consequence of the workaday use of fire for land management, so that only particularly relevant fires (because of their location, economic repercussions, arson attacks) would be recorded (Entrenas-Martínez, 2013). In addition, certain sources that proved essential for studies on historical wildfires in certain periods of history (i.e. ...
Article
Full-text available
Wildfires devastate hundreds square kilometres of land in Spain every year and official statistics point out an increase of fire occurrence and severity in the last five decades. To determine whether it is a recently established trend or rather a long-term one, statistical figures were analysed together with historical data, comparing the evolution of wildfire occurrence and spatial distribution patterns in a mountainous region of central Spain. A general upward tendency in fire occurrence could be identified in the last five centuries, influenced by socioeconomic and environmental factors which inverted or strengthened it in determined periods of history. In addition, current and historical spatial patterns turned out to be largely similar, showing small differences as a result of recent territorial dynamics.
Signatura 257.3. 39 Archivo Municipal de Buitrago del Lozoya. Caja " Montes 1940-1955 " . 40 Archivo Municipal de Torrelaguna. Caja 14287/196. 41 Archivo Municipal de Pelayos de la Presa
  • Archivo Municipal De Miraflores De La Sierra
Archivo Municipal de Miraflores de la Sierra. Signatura 257.3. 39 Archivo Municipal de Buitrago del Lozoya. Caja " Montes 1940-1955 ". 40 Archivo Municipal de Torrelaguna. Caja 14287/196. 41 Archivo Municipal de Pelayos de la Presa. Libro de actas 1924-1926, folio 36R-V.
Apuntes de una historia
  • C Fernández Retuerto
Fernández Retuerto, C., 2011. Apuntes de una historia. Cervera de Buitrago. Madrid: Ayuntamiento de Cervera de Buitrago.
Actas de las XVIII Jornadas de Archivos Municipales: " Los pilares de la e-administración: Cuadro de Clasificación y Tesauro
  • Archiveros Grupo De
  • Municipales
  • Madrid
Grupo de Archiveros Municipales de Madrid, 2010. Actas de las XVIII Jornadas de Archivos Municipales: " Los pilares de la e-administración: Cuadro de Clasificación y Tesauro ", 27-28 mayo 2010 (San Sebastián de los Reyes).
Historia de Navalagamella. 1302-1950. Madrid: Ayuntamiento de Navalagamella
  • A Laborda
Laborda, A., 2003. Historia de Navalagamella. 1302-1950. Madrid: Ayuntamiento de Navalagamella.
Historia de la vida municipal de San Agustín del Guadalix (1808-1979)
  • J A Martín Aguado
Martín Aguado, J.A., 1998. Historia de la vida municipal de San Agustín del Guadalix (1808-1979). Madrid: Ayuntamiento de San Agustín del Guadalix.
Las rozas en la Península Ibérica. Apuntes de tecnología agraria tradicional
  • J Miret
Miret, J., 2004. Las rozas en la Península Ibérica. Apuntes de tecnología agraria tradicional. Historia Agraria, 34, pp. 165-193.
Caja 106 Libros de sesiones. Libro 1891-1893, F 12V
  • Archivo Municipal
  • De Venturada
Archivo Municipal de Venturada. Caja 106 Libros de sesiones. Libro 1891-1893, F 12V;
Expedientes de arriendo de pastos Gargantilla
  • Archivo Mun
  • La De Becerril De
  • Sierra
  • Legajo
Archivo Mun. de Becerril de la Sierra. Legajo " Expedientes de arriendo de pastos Gargantilla y Agregados " ;
Libros de Actas. 11-3
  • Archivo Municipal De San Agustín Del Guadalix
Archivo Municipal de San Agustín del Guadalix. Libros de Actas. 11-3 1921-1922, F 2V;