Abuso y Violencia en las relaciones de Pareja

Article (PDF Available)inBehavioral Psychology/Psicologia Conductual 19:91-116 · January 2011with 1,120 Reads
Behavioral Psychology / Psicología Conductual, Vol. 19, Nº 1, 2011, pp. 91-116
ABUSO Y VIOLENCIA EN LAS RELACIONES DE PAREJA1
José Cáceres Carrasco
Servicio Navarro de Salud; Universidad de Deusto (España)
Resumen
En la primera parte de este artículo se analizan algunas características del abuso/
violencia existente entre personas que acuden a consulta en un Centro de Salud
Mental de una Red Pública, en demanda de asesoramiento por problemas relacio-
nados con la pareja. Se concluye que los niveles de abuso/violencia encontrados son
altos, no existen diferencias estadísticamente significativas por lo que a violencia
psicológica se refiere, pero sí en la física, y existe escasa correlación entre la violencia
que cada uno de los miembros de la pareja dice ejercer y la que el otro denuncia
recibir. En la segunda parte se apuntan diversas variables y mecanismos que se han
presentado como subyacentes a la violencia en el contexto de relaciones íntimas, se
revisa el modelo biopsicosocial de la violencia y se plantean propuestas concretas de
actuación, con base en las implicaciones de dicho modelo. Se proponen, así mismo,
diversas sugerencias de investigación aplicada, cuyos resultados clarificarán aspec-
tos considerados fundamentales en este campo (tipologías, continuos o categorías,
dependencia emocional, demandas explícitas e implícitas de los implicados…).
Palabras clave: abuso/violencia; relaciones íntimas, comunicación, solución de con-
flicto, factores de riesgo.
Abstract
This paper reviews data associated to violence in the context of intimate couples
attending a Community Mental Health Centre. It is concluded that violence affects a
high percentage of this population. Both females and males reported a lower level of
aggression for themselves than their partner attributed to them; no differences were
found in psychological violence among males and females, but differences in physical
violence reach statistical significance. Mechanisms underlying violence are reviewed
and a Biopsychosocial Model of Violence is presented. Practical recommendations are
put forward and suggestions for further research are made (typologies, differences
between explicit and implicit demands of patients, violence as a continuum or as
categorical differences between violent and non-violent behaviors…).
Key words: violence, intimate couples, communication, conflict resolution, risk factors.
Correspondencia: José Cáceres, Facultad de Psicología, Universidad de Deusto, Apdo. 1, 48080
Bilbao (España). E-mail: jose.caceres@deusto.es
92 cáceres carrasco
Introducción
Existe abuso del otro en la sociedad actual y en sus diversos subgrupos constitu-
tivos. En la familia existe abuso de padres a hijos y de hijos a padres. Muchas parejas
también parecen caracterizarse por el abuso del uno hacia el otro. Este abuso, con
demasiada frecuencia, llega a alcanzar proporciones violentas.
El Consejo de Europa define violencia en la familia como “cualquier acto u omi-
sión cometido en el marco de la familia por uno de sus miembros, que socava la
vida, la integridad corporal o psicológica, o la libertad de otro miembro de la misma
familia, o que daña seriamente el desarrollo de su personalidad” (p. 10).
Este tipo de violencia, en el contexto de las relaciones íntimas parece revestir espe-
cial gravedad, por el hecho de que proviene de aquellas personas de las que sólo cabría
esperar apoyo. Tanto por su prevalencia como por sus consecuencias en el campo
clínico y socioeducativo, constituye un problema de importancia en España y en otros
muchos países del mundo actual (Bonomi et al., 2006). En los primeros años de estudio
del fenómeno, existía menor precisión terminológica, llegando a utilizarse de manera
intercambiable los términos “abuso”, “maltrato” o “violencia”. Hoy en día estos con-
ceptos no se consideran intercambiables sino que parecen entenderse como un con-
tinuo que refleja la gravedad de los acontecimientos (p. ej., Jacobson et al., 1994).
Las tasas de prevalencia de violencia a lo largo de la vida son especialmente altas
y suelen variar entre un 25% y un 30% (Wathen y Macmillan, 2003), dependiendo
qué poblaciones se estudien, cómo se haya definido la violencia, y si se pregunta
acerca de violencia en el año anterior o a lo largo de toda la vida. En nuestro país,
Fontanil et al., 2005) estiman un 20,2% de la población femenina ha sufrido mal-
trato a lo largo de la vida y un 6,2% en el último año. Diversas Macroencuestas del
entonces Instituto de la Mujer Ministerio de trabajo y asuntos sociales (2002, 2006)
revelan que este porcentaje se encuentra entre un 3,6 y un 4,2%.
Tipos de violencia-abuso
Aunque existen diversas áreas de la relación en la que se puede dar abuso-
violencia, tradicionalmente se han agrupado en tres aspectos: violencia física,
psicológica y sexual. La violencia psicológica implica maltrato verbal reiterado, hos-
tigamiento, privación de recursos financieros, aislamiento de posibles fuentes de
apoyo social externas. Corsi (1994) especifica tres características: desvalorización,
hostilidad y frialdad de trato. La violencia física suelen englobar patadas, rotura de
objetos, empujones, acogotamientos, bofetadas, heridas con armas; y la violencia
sexual consiste en imponer contactos o relaciones sexuales al otro, en forma o fre-
cuencia contraria a su volunta, usando la fuerza o la coacción.
Tipos de violentos-abusadores
Diversos autores (p. ej., Ceasar, 1988) analizando, mediante entrevistas, varia-
bles de personalidad, autoinformes y registros policiales, han intentado subcatego-
93
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
rizar a las personas violentas desde ángulos muy diferentes. Holtzworth-Munroe y
Stuart, (1994), revisaron muchos de estos estudios y plantearon la existencia de tres
tipos de hombres violentos: 1) violentos solamente en el ámbito familiar; 2) violen-
tos disfóricos-borderline; y 3) violentos en general-personalidades antisociales. Más
recientemente Holtzworth-Munroe, Meehan, Herron, Rehman y Stuart, (2000) han
revalidado esta subcategorización.
Gottman, Jacobson, Rushe, Short y Babcock (1995) pusieron de relieve que
índices psicofisiológicos, especialmente la tasa cardíaca, puede ayudar a distinguir
dos tipos diferentes de personalidades violentas, tipo 2, a los que posteriormente
denominaron “pitbulls” (la tasa cardíaca aumenta en la medida que progresa
la discusión) y tipo 1 (“cobras”, la tasa cardíaca se reduce en la medida que
progresa la discusión). Estas dos formas de ser violentos, aunque implica igual
letalidad, se manifiesta a través de estrategias diferentes y supone, también, una
funcionalidad diferente: los primeros reflejarían una forma de reaccionar ante dis-
cusiones en situaciones de conflicto, mientras que los segundos denotarían una
disposición actitudinal para conseguir un fin. En el caso de los “pitbulls” los roles
de agresor y víctima no son fijos, se alternan, las agresiones se producen sólo en
el contexto del conflicto, la secuencia suele ser gradual y la progresión predictible,
la violencia vendría precedida de episodios de estrés, frustración y conflicto. Los
“cobras” suelen mostrar antecedentes graves de violencia, los roles tienden a ser
fijos: él es el agresor y ella la víctima, la aparición de la violencia no sigue secuen-
cia alguna, suele ser repentina y su progresión rápida, no es producto de provo-
cación alguna y no suele haber nada que la víctima pueda hacer para desactivar
su aparición o progresión. Sería una forma de “terrorismo”. Algunos hablan de
violencia “caracterial” vs. “situacional”. Otros las denominan, respectivamente,
“expresiva” y “táctica”.
Nosotros mismos, Cáceres (1999) pudimos replicar esta subclasificación con
una muestra de parejas españolas. Bien podría ser que ambas subcategorizaciones
enunciadas más arriba no sean incompatibles y en cada una de las tipologías pre-
sentadas por Holtzworth-Munroe, Meehan et al. (2000) (doméstica, borderline y
antisociales) exista también un componente “táctico” o “expresivo”.
Efectos de abuso/violencia
Los efectos de este tipo de violencia, como desafortunadamente constatamos
en nuestro país año tras año, siempre especialmente graves, pueden llegar a ser
letales. Diversos tipos de departamentos de urgencias informan efectos diferentes.
En el plano psicopatológico, estos efectos son igualmente detrimentes, tanto para
los diversos tipos de víctimas, aquellos que son objeto directo de la misma, y las
personas que las rodean (hijos, padres...) (Lipsky y Caetano, 2007). Suelen predo-
minar el síndrome de estrés postraumático y los trastornos afectivos (Bonomi et al.,
(2006). Algunos autores ponen de relieve que la violencia en el contexto de relacio-
nes íntimas no es patrimonio exclusivo del varón (Horner, 2002). Nosotros consta-
tamos la no existencia de diferencias estadísticas por lo que a violencia psicológica
94 cáceres carrasco
se refiere en las parejas que acuden a un Centro de Salud Mental (Cáceres, 2004).
Richardson y Feder (2002) argumentan, sin embargo, que las consecuencias de este
tipo de violencia son mucho más graves para las mujeres.
Estudio empírico
En la primera parte de este artículo, antes de pasar a revisar mecanismos subya-
centes a la violencia en las relaciones íntimas, analizaremos el grado de abuso/vio-
lencia existente en parejas que acudieron al Departamento de Psicología de nuestro
Centro, en el período comprendido entre los años 2003 y 2009.
Sujetos
En ese período acudieron a nuestra consulta, en un Centro de la Red de Salud
Mental de Navarra, por dificultades en las relaciones de pareja, un total de 433
personas. 219 de ellas (50,6%) eran mujeres y 214 varones (49,4%). La gran
mayoría, de clase social media y media-baja (trabajadores cualificados y no cualifi-
cados), fue derivada por su médico de cabecera, o por colegas de la Red, quienes,
tras una primera consulta detectaron dificultades asociadas con aspectos relativos
a las relaciones. Se incluye un 11% de los casos, que no presentaba problemas
de relación entre la pareja sino dificultades con alguno de los hijos, generalmente
dificultades en el ámbito académico, muchos de ellos prediagnosticados con tras-
torno de hiperactividad/déficit de atención, como grupo de referencia compara-
tiva. Algunas de las características de la muestra total pueden verse en la tabla 1.
Tabla 1
Algunas características de la muestra
Características Hombres (n= 214) Mujeres (n= 219)
M DT Máximo Mínimo M DT Máximo Mínimo
Edad 51 11 80 24 48 10 80 22
Años casados 23 11 55 1 24 11 55 1
Número de hijos 2 1 10 0 2 1 10 0
Puede notarse que se trata de personas con más de 20 años de relación, alrede-
dor de la cincuentena, si bien personas de elevada edad también se sienten infelices
en el contexto de su relación, se plantean terminarla y demandan asistencia en el
proceso.
95
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
Instrumentos
Tras una entrevista semiestructurada con la persona, seguida, a veces por entre-
vista con la pareja, cada uno de los sujetos participantes cumplimentó todos (o
alguno de) los siguientes cuestionarios, información complementada en sesión
independiente con el análisis cuantitativo y cualitativo de la comunicación de la
pareja, como se aclara más adelante1.
1. “Escala de ajuste diádico” (EAD) (Dyadic Adjustment Scale, DAS; Spanier,
1976). La EAD consiste en un cuestionario de 32 preguntas que nos indica,
en cuatro subescalas diferentes, el grado de consenso, satisfacción, cohesión
y demostraciones afectivas, así como el ajuste total y la armonía general de
una pareja. Los baremos existentes nos indican que las parejas separadas
obtienen puntuaciones inferiores a 70; las parejas con un grado importante
de disfunción obtienen puntuaciones inferiores a 85. Las parejas armoniosas
obtienen puntuaciones superiores a 115.
2. “Inventario de estatus marital” (ISM) (Marital Status Inventory; Weiss y Cerreto,
1980). El ISM es un cuestionario que nos indica el grado de compromiso que
cada uno de los miembros manifiesta hacia el mantenimiento de su relación de
pareja, o, más bien su inversa, hasta qué punto este compromiso ha sido ero-
sionado y qué pasos se han dado hacia la separación, de una manera bien real,
bien fantaseada. La puntuación puede oscilar desde 0 a 14. Una puntuación
más alta indica un mayor número de pasos dados hacia la separación.
3. “Cuestionario de áreas de cambio” (CAC) (Areas of Change Questionnaire;
Weiss y Birchler, 1975). Este cuestionario nos permite analizar mediante un
inventario de 34 áreas, referentes a la vida cotidiana de la pareja, la cantidad de
cambio que cada uno de los miembros desea del otro en cada una de las áreas
concretas (p. ej., implicación en tareas domésticas...), así como la percepción
que cada uno tiene del cambio que la otra persona solicita de uno mismo. Las
puntuaciones correlacionan bien con el grado de ajuste de la pareja, en el sen-
tido de que las parejas mejor avenidas demandan menos cambios del otro que
las parejas en conflicto. Este cuestionario nos permite cuantificar varias escalas:
cambios pedidos y cambios que se percibe pide la otra persona. Se trata, pues,
en último extremo, de evaluar tanto el número de cambios que cada uno desea
del otro, así como la claridad de comunicación a la hora de pedir cambios.
4. “Inventario de interacción sexual” (IIS) (Sexual Interaction Inventory; Lopiccolo
y Steger, 1974). Este inventario refleja una serie de dimensiones, plasmadas
en escalas diferentes, estimadas necesarias para el buen desarrollo de la satis-
facción sexual de una pareja, (p. ej., grado de placer sexual obtenido, percep-
ción de los gustos del otro, satisfacción con la forma de reaccionar de la otra
1 Al igual que a la hora de reducir el número de accidentes en los llamados “puntos negros”
de las carreteras, se intentan revisar y modificar el buen estado de las mismas, junto con la mecánica del
automóvil y las características del conductor, parecería lógico, que, ya que hablamos de abuso/violencia
en el contexto de relaciones íntimas, revisemos algunas de las variables de la relación.
96 cáceres carrasco
persona y de uno mismo, satisfacción con la frecuencia de actividad sexual,
aceptación del otro como ser sexuado y de su forma de vivir la sexualidad...).
5. “Índice de violencia en la pareja” (Hudson y Mcintosh, 1981) adaptado por
Cáceres (2004). En los comienzos de nuestro trabajo con parejas, y mucho
antes de que el tema de la violencia saltase a la primera página de los medios
de comunicación valorábamos mediante preguntas la existencia de violencia
en el contexto de la relación. Algunas parejas pasaban a hablar de manera
abierta de la misma, pero muchas otras negaban su existencia, para relatar
de manera desenfadada un poco más adelante en la entrevista, cómo se
habían roto puertas o paredes de un puñetazo o cómo habían volado ceni-
ceros o teléfonos móviles como armas arrojadizas... Esto nos hizo pensar
que, entre otras razones, ello se debía, seguramente a que los criterios que
tenía la pareja acerca de qué sea y qué no sea violencia, son diferentes de los
empleados por el clínico. Es por ello que muy pronto, además de preguntar,
sistematizamos el uso del “Índice de violencia en la pareja”. Se trata de un
cuestionario de 30 ítems que valora dos dimensiones diferentes, la frecuen-
cia y la intensidad de violencia, en tres subescalas bien definidas: Violencia
física, psicológica y sexual. Algunas de las preguntas de este cuestionario han
sido incluidas en el cuestionario desarrollado por Delgado, Aguar, Castellano
y Luna Del Castillo (2006). Cada uno de los ítems es valorado por la propia
persona en una escala tipo Likert, por lo que a frecuencia de ocurrencia se
refiere. A la hora de cuantificar la intensidad de violencia, tanto física (“me
golpea tan fuerte que llego a necesitar asistencia médica”; “se irrita si le digo
que bebe demasiado...”); sexual (“me obliga a tener relaciones sexuales”) y
psicológica (“me humilla...”; “se cree que soy su esclavo/a”...) la frecuencia
de ocurrencia marcada por la persona es corregida por un multiplicador,
proporcional al grado de importancia que ese ítem recibe dentro de la escala
en cuestión. Según los baremos publicados por el autor, una puntuación de
intensidad de violencia igual o mayor de 10 en la escala de violencia física
incluiría a un 91% de mujeres sometidas a este tipo de violencia. La puntua-
ción de violencia psicológica que discriminaría igual porcentaje de mujeres
sería de 25, que nosotros utilizamos como punto de corte. Hemos adaptado
este cuestionario de manera que pueda ser contestado también por hom-
bres, respetando, al máximo posible, el original y, además hemos construido
un segundo formato, intentando valorar el grado de violencia que cada uno
asume ejercer sobre la otra persona. Hemos controlado, así mismo, el efecto
que pueda tener a la hora de admitir grado de abuso/violencia recibida, la
violencia que se admite ejercer, controlando, de manera aleatoria, el orden
en que se rellenan los cuestionarios. La mitad de la muestra siguió la secuen-
cia “recibo-hago” y la otra mitad “hago-recibo”.
6. Análisis cuantitativo y cualitativo de la comunicación. Para realizar una valo-
ración cuantitativa de la comunicación (Navran, 1967) y un análisis cualitativo
del estilo comunicacional de las parejas, a la hora de solucionar sus conflictos
interpersonales, les pedimos que eligiesen un tema que representase espe-
cial conflicto entre la pareja, que hiciesen un intento por resolverlo, mientras
97
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
se grababa en vídeo su interacción. Tras comprobar la validez ecológica de
tal intento, analizamos su forma de presentar el problema, sus intentos por
acordar soluciones, así como lo adecuado del proceso, tanto en su dimensión
verbal (contenidos), como en aspectos no verbales (tonos, gestos, posturas).
Las pautas para tal análisis pueden encontrarse en Cáceres (1996, p. 147).
7. Otras escalas clínicas. Analizamos, además, de manera sistemática el grado
de ansiedad y de depresión, a través de la “Escala de ansiedad de Hamilton”
(Hamilton Anxiety Scale, HAS; Hamilton, 1959) y el “Inventario de depresión
de Beck” (Beck Depression Inventory, BDI; Beck, Ward, Mendelson, Mock y
Erbaugh, 1961), respectivamente.
Resultados
La tabla 2 pone de relieve el grado de violencia que, tanto ella como él denun-
cian recibir. Un 65, 3% de las mujeres y un 23,5% de los hombres supera el punto
de corte en la escala de violencia física (11 puntos). En la escala psicológica estos
porcentajes son 47,3% para las mujeres y 31,4% para los varones. Las diferencias
de sexo (ANOVA) alcanzan significación estadística en todas las escalas, menos la de
Violencia psicológica. Un análisis resumido de la frecuencia de los principales actos
violentos concretos puede verse en la tabla 3.
Tabla 2
Tipos de violencia sufrida, según el sexo
Tipos de violencia Hombre Mujer F Sig.
M DT M DT
Física 6,52 7,05 11,4 11,0 9,81 0,002
Psicológica 20,67 16,2 25,7 19,6 2,79 0,097
Sexual 2,92 9,44 8,80 17,92 5,895 0,016
Total 27,32 21,9 36,9 28,2 5,12 0,025
Tabla 3
Actos violentos concretos para cada miembro de la pareja
Acto violento Él (%) Ella (%) Total%
Se muestra celoso/a y suspicaz 15,3 26,9 21,3
Se vuelve agresivo/a cuando bebe 5,6 8 6,8
Amenazados con arma 2,6 6,7 4,8
Golpes cabeza 3,9 11,1 7,8
Necesité asistencia médica 1,3 6,7 4,2
Tengo miedo a la pareja 26 41,9 33,8
98 cáceres carrasco
violencia recibida y ejercida
Como se señaló más arriba, hemos valorado (en este análisis se incluyen las 26
últimas parejas que han acudido a nuestra consulta - N= 52), el grado de concor-
dancia existente entre la violencia que cada uno de ellos dice ejercer sobre la otra
persona, con la que esta denuncia sufrir. Cabría esperar una cierta concordan-
cia entre ambas escalas, si el constructo analizado fuera objetivable y no se viera
influido por otras numerosas variables.
La figura 1 refleja las puntuaciones medias tanto denunciadas como ejercidas.
Puede verse que, mientras la mujer denuncia recibir una media de 10,15 de violen-
cia física, el marido admite ejercer sólo una media de 5,72. Esta es la única diferen-
cia que alcanza significación estadística (t=2,50; p<,05). Se observará, también, que
las medias parecen ser más coincidentes en el caso de la violencia que dice recibir el
marido (tanto física como psicológica) y la que admite ejercer la mujer. Sin embargo
el grado de concordancia en la evaluación puntual, dato de especial relevancia, es
especialmente bajo como lo demuestra la siguiente tabla 4.
Figura 1
Media de puntuaciones de violencia física y psicológica ejercida
y percibida por él y por ella
Tabla 4
Análisis de fiabilidad entre violencia ejercida y recibida por cada miembro de la
pareja (alfa de Cronbach y [coeficiente correlación intraclase])
Tipo de violencia Hace marido / Recibe mujer Hace mujer / Recibe marido
Física 0,615 [0,514] 0,556 [0,516]
Psicológica 0,691 [0,510] 0,686 [0,516]
99
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
Llama la atención la escasa concordancia existente pues el índice de fiabili-
dad y el coeficiente correlación intraclase son relativamente bajos. Cabe recordar
que algunos autores (p. ej., Nunnally, 1987) proponen como un buen grado de
fiabilidad puntuaciones α> 0,70. Pita y Pertegás (2004) valoran los Coeficientes
de Correlación Intraclase comprendidos entre 0,50 y 0,70 como “moderados”.
Curiosamente se acercan al punto de buena fiabilidad las escalas de violencia psi-
cológica que, dado que “no dejan marcas en la piel”, podrían ser más difícilmente
objetivable (α= 0,691; pero Coeficiente Correlación Intraclase= 0,51 es solo “mode-
rado”). Es especialmente baja la relación existente entre la violencia física que dice
ejercer ella y la que denuncia recibir él (α= 0,556; CCI= 0,51), aquella en que las
puntuaciones medias (figura 1) más parecen acercarse.
Un segundo aspecto digno de ser resaltado es que, como pone de relieve la
figura 2, el grado de violencia que se dice sufrir y ejercer es menor, si previamente
se ha contestado al grado de violencia que uno mismo ejerce.
Figura 2
Violencia ejercida y sufrida por él y por ella,
según secuencia seguida al rellenar los cuestionarios
100 cáceres carrasco
asPectos de la relación
1. Ajuste diádico. La tabla 5 resume algunas dimensiones consideradas impor-
tantes a la hora de caracterizar la armonía en una relación. Hemos colocado
entre paréntesis, tras el nombre de la dimensión, la puntuación media que
caracterizaría a las parejas “bien avenidas”. Puede observarse que, las pun-
tuaciones son relativamente bajas, indicando un grado de conflicto e infeli-
cidad. Todas las escalas, menos las de cambio demandado y estatus marital
(indicadora de pensamientos y deseo de separación), son significativamente
más bajas en el caso de la mujer (ANOVA de un factor).
Tabla 5
Ajuste en la relación de pareja
Aspectos evaluados
(M de parejas “bien avenidas)
Hombre Mujer F Sig.
M DT M DT
Puntuación total EAD (115) 96 20 87 25 15,265 0,000
Consenso (58) 44 9 41 12 10,858 0,001
Satisfacción (40) 34 7 31 8 19,278 0,000
Cohesión (13) 11 5 9 5 10,729 0,001
Expresión de afecto (9) 7 3 6 3 2,464 0,117
Cambios demandados (CAC) (7) 6,53 5,149 10,01 6,218 -- --
Estatus marital (ISM) (2) 4 3 6 3 11,048 0,001
Cuestionario comunicación (100) 90,83 14,09 89,42 15,15 -- --
Notas: EAD= Escala de ajuste diádico; CAC= Cuestionario de áreas de cambio; ISM= Inventario de esta-
tus marital.
Entre paréntesis, al lado de los aspectos evaluados, se incluye la media de las parejas “bien avenidas”.
Por otra parte, en la tabla 6, presentamos las principales diferencias en los dife-
rentes aspectos de la relación que fueron evaluados en función de la existencia o no
de violencia (ANOVA de un factor) tras dicotomizar las variables continuas Violencia
física y Violencia psicológica en Violencia SI y Violencia No, utilizando para ello el
punto de corte de ambas variables. Existen claras diferencias en varias dimensiones
relacionales entre las parejas que denuncian violencia y las que manifiestan no
estar sometidos a violencia psicológica. A saber, tanto él como ella demandan más
cambios en la relación, lo que seguramente signifique que están más descontentos
o bien que son más exigentes, su nivel de ajuste diádico (DAS) es mucho menor, y
manifiestan menor acuerdo en las relaciones sexuales.
101
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
Tabla 6
Diferencias en dimensiones de la relación ante la presencia de violencia psicológica
Variables Violencia NO Violencia SI F Sig.
M DT M DT
Años de casados 23,65 9,013 24,00 0,010 0,920 0,920
Escala de Ajuste diádico 85,41 19,187 68,45 7,121 0,011 0,011
Cambios pedidos por él 5,65 4,527 9,45 5,810 0,021 0,021
Cambios pedidos por ella 8,82 6,579 14,36 8,303 0,007 0,007
Escala de ansiedad de Hamilton 12,18 7,401 13,14 0,186 0,669 0,669
Inventario de depresión de Beck 14,29 9,259 17,36 1,202 0,280 0,280
Acuerdo relaciones sexuales 2,71 1,312 1,73 4,050 0,051 0,051
2. Dimensión sexual. Las puntuaciones de hombres y mujeres en las diversas
dimensiones consideradas importantes, así como sus diferencias (ANOVA de
un factor), por lo que al área sexual se refiere, se muestran en la tabla 7. Hay
que recordar que estas escalas, que en el fondo indican discrepancias entre
lo deseado y lo conseguido sugieren mayor desajuste cuanto más altas son,
excepción hecha del Grado de placer subjetivo. Puede observarse, si com-
paramos con las puntuaciones de referencia para las parejas sexualmente
armónicas (presentadas entre paréntesis) que la dimensión sexual no parece
ser una fuente de gratificación entre estas parejas, sino más bien lo con-
trario. Estos datos no son muy diferentes a los presentados anteriormente
(Cáceres, 2008).
Tabla 7
Dimensiones sexuales en cada miembro de la pareja
Dimensiones sexuales Hombre Mujer F Sig.
M DT M DT
Satisfacción con la frecuencia de actividad sexual 24
(11) 15 21
(10) 13 1,212 0,274
Autoaceptación en el terreno sexual 7
(4) 514
(7) 8 26,747 0,000
Grado de placer subjetivo obtenido 5,16
(5,3) 0,48 4,59
(5,1) 0,83 17,300 0,000
Acuidad perceptiva del otro en el terreno sexual 18
(11) 713
(10) 7 12,884 0,001
Aceptación del otro en el terreno sexual 22
(10) 13 12
(9) 9 20,182 0,000
Nota: entre paréntesis se incluye la media de las parejas sexualmente armónicas.
102 cáceres carrasco
ansiedad y dePresión
La tabla 8 refleja las puntuaciones alcanzadas en los cuestionarios que evalúan
ansiedad y depresión. Estas puntuaciones denotan que los maridos no parecen estar
clínicamente deprimidos y un grado de depresión leve en las mujeres (ANOVA de
un factor). No parecen existir diferencias estadísticamente significativas entre los
hombres y las mujeres de la muestra. El análisis de varianza multivariado refleja la
existencia de una interacción significativa entre la presencia de violencia física y el
sexo, tanto para el grado de depresión (F= 232; p< 0,000) como en el nivel de ansie-
dad (F= 152; p< 0,000). Esta interacción también es significativa en el caso de la
Violencia psicológica (depresión: F=188,079; p< 0,000; ansiedad: F=137; p< 0,000).
Tabla 8
Depresión y ansiedad
Hombre Mujer F Sig.
M DT M DT
Depresión (BDI) 15 8 18 9 3,376 0,069
Ansiedad (HAS) 13 9 15 8 0,900 0,345
Ansiedad psíquica 7,45 4,50 7,93 4,30 0,345 0,558
Ansiedad somática 5,95 4,75 6,88 4,81 1,072 0,303
Nota: BDI= Inventario de depresión de Beck; HAS= Escala de ansiedad de Hamilton.
análisis discriminante
Recodificadas las puntuaciones de violencia física y violencia psicológica como
se señaló antes, un análisis discriminante, incluyendo como variables todas las de la
“Escala de ajuste diádico” junto con la cantidad de cambio solicitada por él y por
ella, mostró que se habrían clasificado correctamente el 100% de los casos por lo
que a Violencia física y Violencia psicológica se refiere (tabla 9). Como es sabido,
cuanto menor es el valor de Lambda de Wilks mayor es su valor discriminante. En
la tabla 10 se presentan, de manera ordenada, las variables que más contribuyen
en la función discriminante, tanto en Violencia física como en Violencia psicológica,
según la matriz de estructura de la función discriminante.
Conclusiones parciales
Los datos del análisis de nuestra muestra revelan que existe un alto porcentaje de
personas, hombres y mujeres, que en un contexto clínico, admiten haber sido víctimas
de violencia en su relación de pareja. Existen diferencias entre ambos sexos en cuanto
al grado de violencia física se refiere, pero no así en cuanto a la violencia psicológica.
103
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
Tabla 9
Análisis discriminante en violencia física y psicológica
Tipo de violencia Lambda de Wilks Sig.
Psicológica 0,074 0,041
Física 0,067 0,015
Tabla 10
Variables en la función discriminante
Violencia psicológica Violencia física
Frecuencia de riñas Confías en tu pareja
Amistades Finanzas familiares
Cambios pedidos por ella Toma de decisiones importantes
Colaborar en proyectos Ausencia de demostraciones afectivas
Convencionalismos Besas a tu pareja
Cambios pedidos por él Acuerdo en religión
Filosofía de la vida Acuerdo relaciones sexuales
Lamentar haberse casado Grado de satisfacción
Diversiones Futuro de la relación
Existen algunas discrepancias entre lo que la pareja suele entender por violencia
frente a lo que los profesionales clínicos llaman violencia. Existen, así mismo ciertas
discrepancias entre el grado de violencia que cada uno dice recibir frente al que
cada uno admite ejercer. Generalmente, minimizan la que cada uno admite hacer y
maximizan la que la otra persona les inflige. Parece existir mayor concordancia, si se
revisan solamente las puntuaciones medias, entre la que la mujer admite ejercer y la
que el hombre denuncia recibir, pero este grado de concordancia, que refleja sólo
la tendencia central, desaparece cuando se analiza el grado de coincidencias en
aspectos concretos, donde quizá hubiera sido de esperar una concordancia mayor
(“buena” o “muy buena”). Estas mismas diferencias han sido informadas por otros
estudios (Jouriles y O’leary, 1985; Simpson y Christensen, 2005) y su interpretación
es compleja ¿Es que él minimiza la violencia que hace para evitar consecuencias y la
que recibe “porque no es de hombres llorar...” o recibir violencia?, ¿acaso ella, más
sensible y susceptible, usa criterios diferentes para etiquetar tanto violencia recibida
como realizada? Todo esto tiene, creemos, implicaciones importantes, no sólo a la
hora de analizar la estimación de prevalencia de violencia y las posibles “denuncias
falsas” (¿falsas para quién?), si no, lo que es más importante, la implementación de
medidas preventivas. Difícilmente se pueden formular pautas a seguir en la interac-
ción diádica, si ni siquiera se está de acuerdo en lo que conviene evitar.
Por otra parte, la calidad de la relación de pareja tiene mucho que ver en el desa-
rrollo de la violencia. Está bien documentada la relación existente entre el grado de
104 cáceres carrasco
violencia sufrida y otras dimensiones de la relación, tales como la armonía general
y los cambios demandados en el comportamiento del otro, en el caso de las muje-
res, y del ajuste sexual, en el caso de los hombres (Cáceres et al., 1998; Cáceres,
2004; Cáceres, 2007); el aumento de violencia, en la medida en que los años de
relación se continúan, si se produce un deterioro en la misma (Cáceres y Cáceres,
2006) y su estrecha relación con los signos de deterioro de la relación (Cáceres,
2007); el papel predictor del grado de conflicto en la pareja de posibles recaídas/
repeticiones de episodios de violencia (Aldarondo y Sugarman, 1996). El patrón que
la pareja va a utilizar parece bien establecido, ya en los primeros años de la relación
(O’leary et al., 1989; O’leary, Malone y Tyree (1994). También se ha documentado la
escasa percepción del riesgo al que se encuentran expuestos parte de los implicados
(Campbell, 2004; Bell, 2008).
Modelos explicativos de la violencia en la pareja
Se han realizado varias propuestas a la hora de construir un modelo teórico
que ayude a entender lo que ocurre en los episodios de violencia en el contexto
de relaciones íntimas y diversidad de autores han enfatizado aspectos diferentes,
tanto socioculturales como educativos, estructurales, biológicos, de ejercicio de
poder contra la mujer, sexo, entre otros (Boonzaier, 2008; Bograd y Mederos, 1999;
Neidig y Friedman, 1997).
Algunos se han centrado en niveles parciales de análisis revisando bien el área
personal, interpersonal o social. Se señalan, a continuación, algunas referencias
de cada una de esas áreas, a título informativo, sin ánimo de ser exhaustivos. En
el nivel personal se han investigado muy diversas variables. A saber, características
de personalidad (Bettencourt, Talley y Benjamin, 2006), aspectos neurobiológicos
(Van Goozen, Snoeck y Harold, 2007) y niveles de testosterona, aunque respecto
a estos últimos los resultados no son concluyentes. Las publicaciones de revisión
de modelos teóricos de la violencia y agresividad, clarifican y ponen de relieve su
papel (Galea et al., 2008; George, Phillips, Doty, Umhau y Rawlings, 2006; George
et al., 2001), mientras que estudios empíricos señalan que otras variables pueden
ser tanto o más relevantes (Mckenry, Julian y Gavazzi, 1995) o que en violencia en
relaciones íntimas, la interacción entre variables es mucho más compleja (Cohan,
Booth y Granger, 2003). Algunos (p. ej., Fernández-Montalvo y Echeburúa, 1997)
han señalado la existencia de diferencias en cuanto a distorsiones cognitivas entre
los violentos. Curiosamente los porcentajes de creencias distorsionadas entre los
agresores son parecidas a las encontradas en encuestas entre padres y madres a la
hora de utilizar el castigo físico como elemento corrector de los hijos (Juste Ortega,
Morales González y Costa Cabanillas, 1997). El sexo es otra variable importante y
analizada con frecuencia, argumentando la escasas diferencias encontradas, por lo
que a agresión e refiere, en el mundo real (Archer, 2004).
En el nivel interactivo son muchos los estudios que encuentran diferencia en
el estilo de la relación, al comparar las parejas que admiten violencia de las que
se ven libres de ella. Los resultados reflejan que lo contrario de maltrato no suele
105
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
ser ausencia de violencia, sino “buen trato” (Jacobson, Gottman, Gortner, Berns
y Shortt, 1996; Rosenbaum y O’leary, 1981; Schumacher y Leonard, 2005). En
otro lugar se ha puesto de relieve que muchos de los resultados que nos encon-
tramos, a la hora de discriminar parejas bien avenidas de las parejas en conflicto,
son muy parecidos a los que encontramos en parejas que admiten violencia de
las que refieren bajos niveles de violencia, es una interacción caracterizada por el
predominio de aspectos negativos, tanto en el ámbito verbal como no verbal, alta
reciprocidad negativa… (Cáceres, 2007) y que los niveles de violencia aumentan
con las transiciones de la pareja y, sobre todo, en la medida en que la relación se
deteriora (Cáceres y Cáceres, 2006). Al estudiar las formas adoptadas, tras el inicio
de la convivencia, la gran mayoría intenta que el otro cambie hasta conformar la
imagen que se han formado del mismo. Algunos intentan conseguir estos cam-
bios mediante estrategias positivas, pero otros recurren a modales punitivos. La
secuencia que suelen seguir estos últimos implican, tras los primeros intentos de
entendimiento, estilos comunicacionales disfuncionales. Comienzan por levantarse
primero la voz, luego los tonos y el grosor de las palabras, siguen las actitudes
agresivas (Cáceres, 1992) y, para terminar, cuando constatan “que hablando no
se entienden”, levantando los puños o las armas. Las “luchas de poder” en la
relación pueden ser determinantes (Babcok, Waltz, Jacobson y Gottmann, 1993).
Estos intercambios punitivos implican una mayor activación fisiológica (Levenson y
Gottman, 1985), activación que se contagia del uno al otro (Levenson y Gottman,
1983). Diversos autores (p. ej., Cameron, 2003) ponen de relieve que la incidencia
de violencia entre parejas homosexuales —particularmente lesbianas—, es más
alta que en parejas heterosexuales, lo que seguramente suponga que son variables
asociadas con la relación o el individuo, y no tanto el sexo, las que importan. Otros
intentan explicar este alto grado de violencia entre lesbianas con base en variables
tales como el alcohol, la testosterona y las formas adoptadas a la hora de resolver
sus conflictos (Baker, Pearcey y Dabbs, 2002).
En el ámbito social también se han señalado muchas variables, entre ellas, el
proceso de socialización y la guerra de los géneros (Taubman, 1986). Creemos
que, especialmente tras estudios que ponen de manifiesto la multicausalidad de
la violencia en el contexto de las relaciones íntimas (Schumacher, Feldbau, Smith
Slep y Heyman, 2001), cualquier teoría propuesta para explicar este complejo
fenómeno debiera, cuando menos incluir todos los niveles anteriores (Schumacher
y Leonard, 2005).
Integración, interpretación y presentación de modelo
De manera más global, Rosembaum, Geffner y Sheldon, (1997) han integrado
muchos de los datos aquí revisados en lo que se ha dado en llamar modelo biopsi-
cosocial de la violencia (figura 3).
Este modelo, que enfatiza aspectos individuales, interactivos y modelado social,
no es totalmente novedoso (Bouchard y Lee, 1999; Vivian y Heyman, 1996) y supone
la existencia de dos tipos de determinantes (Rosembaum, Geffner y Sheldon, 1997),
106 cáceres carrasco
los remotos, entre ellos se incluyen las condiciones que admiten el uso de la violen-
cia como forma de conseguir los fines propios, fueran estos cuales fueren y en el
ámbito que fuere; y los inmediatos, que se refiere a los determinantes más cercanos
podrían subagruparse en tres fases bien diferentes e implicarían las siguientes asun-
ciones: 1) activación; las personas se activan fisiológicamente en función de diver-
sas fuentes de estrés (laboral, marital…) (Babcok, Waltz et al., 1993; Gottman y
Levenson, 1986; Jacobson, Gottman et al., 1994); 2) desbordamiento de umbral;
esta activación se “contagia” entre los miembros de una pareja, produciéndose
entre ellos un verdadero “ensamblaje fisiológico” (Levenson, y Gottman,1983).
Sobrepasados determinados niveles de activación, todas las personas empezarían
a funcionar en un formato automático. Las personas se diferenciarían entre sí, por
una parte, en el nivel de umbral que determina su pase a “piloto automático”.
Los factores que determinan este umbral podrían ser características más o menos
estables (p. ej., de personalidad) o coyunturales (p. ej., uso de alcohol, drogas…)
(Ceasar, 1988; Lipsky, Caetano, Field y Larkin, 2005). Estos niveles vendrían deter-
minados no sólo por diferencias individuales, si no también por la propia historia
de aprendizaje de la pareja, superándose con mayor prontitud en la medida en
que aumentan los años de conflicto y la reciprocidad negativa. Algunos (p. ej.,
Taylor, Klein, Lewis, Grunewald, Gurung y Updegraff, 2000) señalan diferencias
entre el hombre y la mujer en tales interacciones estresantes, en el hombre pre-
domina la “lucha-huida” y en la mujer la “resolución amigable”; y 3) funcio-
namiento automático; tras sobrepasar el umbral crítico, en el “funcionamiento
automático”, los pasos seguidos estarían más allá de la razón y la forma de actuar
vendría determinada por los modelos aprendidos a lo largo de la vida, especial-
mente en la infancia, y se vería modulada, a su vez, no tanto por las consecuencias
Figura 3
Modelo biopsicosocial de la violencia doméstica
(adaptado de Rosembaum, Geffner y Sheldon, 1997)
107
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
inmediatas o diferidas de las acciones, tanto a nivel individual como social, sino,
principalmente, por la experiencia de ganancias propias en el pasado, al utilizar
estrategias violentas. De aquí la relativa ineficacia inhibitoria del castigo, especial-
mente con los “cobras” y personalidades psicopáticas (Church, 1963). De cualquier
manera, todos estos datos agrupados ayudarían a entender y explicar el sentido y
la funcionalidad para los implicados (Burkitt y Larkin, 2008; Allison, 2008) de este
aparente sinsentido.
Medidas propuestas
Entre las medidas que se han implementado o barajado en nuestro país, (fun-
damentalmente de tipo punitivo, que no preventivo) cabría mencionar las medidas
legales, especialmente la ley 27/2003 “Violencia Doméstica. Ley reguladora de la
Orden de protección de las víctimas de la violencia doméstica”, así como sus varias
modificaciones, en las que se intentan desarrollar diversos procedimientos policiales
y judiciales, el endurecimiento de las penas a la persona agresora y el dictamen
de órdenes de alejamiento de la misma. No todos los estudios realizados avalan la
eficacia de estos procedimientos (Holt, Kernic, Lumley, Wolf y Rivara, 2002; Holt,
Kernic, Wolf y Rivara, 2003).
Parece claro que, como hemos argumentado en otro lugar (Cáceres, 2009), por
muy eficaces que sean las medidas sociales, judiciales o policiales que se implemen-
ten, se verán condenadas al fracaso si no obtenemos la colaboración, de manera
comprometida, de cada uno de los miembros de la pareja, a la vez que se les
ofrecen alternativas no violentas que les sean funcionales en el establecimiento y
perpetuación de su dinámica relacional. Las medidas de alejamiento, ya ha quedado
reseñado (Holt et al. 2003), no siempre terminan siendo eficaces en todos los casos.
Muchas veces es la misma víctima la que termina por sabotear la eficacia de tales
medidas, aduciendo muy diversas razones para su forma de actuar (soledad, inde-
fensión, motivaciones económicas…).
Debiera implicarse al personal sanitario de Atención Primaria y Servicios de
Urgencia, para potenciar la detección de la violencia en sus primeras fases de desa-
rrollo, cuando todavía sea recuperable (Liebschutz, Battaglia, Finley y Averbuch,
2008), clarificar la existencia de “agendas ocultas” en las denuncias e intentar cla-
rificar-disminuir las posibles discrepancias existentes entre las demandas explícitas
existentes al presentar la denuncia (p. ej., “que se me ofrezca la protección justa y
necesaria…”) e implícitas (p. ej., “que alguien desde fuera me ayude a implementar
el modelo de relación que deseo con esta persona y que por mismo soy inca-
paz de imponer…”) y todo ello teniendo en cuenta las diferencias socioculturales
(Wrangle, Fisher y Paranjape, 2008).
Pero será difícil implicar al personal sanitario de Atención primaria, si no cuen-
tan con programas de apoyo bien definidos con los que puedan contar y a los que
puedan derivar. Por lo que a las parejas se refiere, se proponen algunas medidas en
función de la fase en que se encuentren las mismas en el modelo propuesto ante-
riormente (Rosembaum et al. 1997).
108 cáceres carrasco
Para parejas en fase I
Teniendo en cuenta los resultados de Schumacher y Leonard (2005) y Stith,
Green, Smith y Ward (2008), con las parejas que se encuentran en esta fase cabría
plantearse potenciar todos los mecanismos que convierten la convivencia en gratifi-
cadora (Cáceres, 1986), pues lo contrario de maltrato no parece ser la ausencia de
violencia, sino “buen trato”, lo que supondría el desarrollo de diversas capacidades:
válvulas de escape conjuntas, aumento de “símbolos de unión”, estilos de comuni-
cación y solución de problemas eficaces, clarificando el dónde, el cuándo y, sobre
todo, el cómo (Vives-Cases, Gil-Gonzalez y Carrasco-Portino, 2009). La capacidad
de clarificar cuáles de los “temas atascados” requerirían tratamientos especiales,
el reconocimiento de los momentos/procesos/temas que incrementan la activación
fisiológica, tanto en uno mismo como el otro y los intentos de controlar al otro
(Wuest y Merritt-Gray, 2008); de igual forma, maximizar el acuerdo entre la pareja
en cuanto a qué constituyen comportamientos violentos y potenciar la percepción
de peligro cuando éste exista. En nuestro Centro se intenta haciendo que los implica-
dos aprendan a reconocer estas señales de peligro en interacciones de otras parejas
videograbadas en el contexto de una discusión, para, después potenciar la interiori-
zación y generalización de este reconocimiento a ellos mismos y su propia situación.
Y finalmente, optimizar e individualizar las actuaciones disponibles a cada uno de
los miembros de la pareja para desactivar esta activación fisiológica (Cáceres, 1996).
En el caso de aquellas parejas en las que la convivencia futura continuada se
haya demostrado inviable, por decisión de uno de los implicados o tras una evalua-
ción detallada de la situación, (Cáceres, 1996), sería necesario desarrollar progra-
mas que posibiliten-faciliten la ruptura de vínculos emocionales, tan importantes
para los humanos, y potencien la toma de decisiones importantes a las que se ven
abocados, sin recurrir a métodos violentos (Cáceres, 2003).
Para parejas en fase II
Las parejas que se encuentran en esta fase, en las que ya se han dado episodios
de alta hostilidad inesperada y momentos de violencia más o menos grave, por
cuestiones relacionadas con la pareja o externas a la misma, se benefician de pro-
gramas cuyo objetivo fuera:
a) Descubrir las situaciones y circunstancias que facilitan la disminución del
umbral de activación y capacidad de autocontrol, como podrían ser los celos,
poner sobre la mesa los “problemas enquistados” y no satisfactoriamente
resueltos, uso de alcohol o drogas, etc. (Montes-Berges, 2008; O’farrell,
Murphy, Stephan, Fals-Stewart y Murphy, 2004).
b) Potenciar técnicas que permitan aumentar tales umbrales, de manera que
no se salten con tanta facilidad y que pongan fin al contagio del ensamblaje
fisiológico que parece establecerse entre ambos miembros y al que hemos
aludido anteriormente (capacidad de autocontrol, relajación, establecimiento
109
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
de límites externos, anticipar situaciones en las que estos umbrales fueran
bajos, acordar entre ambos pautas a seguir en tales momentos). Entre estas
tácticas podríamos incluir: “desarmar al otro con agrados”, “señales pre-
acordadas para desactivar la situación”, “técnica del disco rayado”, asertivi-
dad empática (Cáceres, 1986).
Para parejas en fase III
Las parejas en las que los episodios violentos son ya una constante, en las que
se pasa de un clima de aparente tranquilidad a una tensión extrema en muy poco
tiempo sin razón aparente (lo que seguramente denote una alta reciprocidad nega-
tiva) (Cáceres, 1989) y que, por sus propias razones, no deseen o crean que no
pueden separarse tendrían que aprender a:
a) Acordar y asumir señales externas, con ayuda de autoregistros apropiados,
que faciliten hacer seguimiento y controlar el estado interno, propio y del
otro, y que, permitan a cada uno de los miembros de la pareja aprender a
detectar situaciones de alta activación y posible riesgo de explosiones emo-
cionales descontroladas.
b) Entrenamiento e introyección individualizada y conjunta de técnicas como el
“tiempo fuera de refuerzo”, preacordando y asumiendo el procedimiento a
seguir. Por ejemplo, “me voy durante media hora al parque cercano, a ver si
me tranquilizo. Cuando vuelva estaré dispuesto a que retomemos este tema
con más tranquilidad...” (Rosen, Matheson, Stith, Mccollum y Locke, 2003).
c) Desarrollo y entrenamiento práctico activo en secuencia de actuaciones en
situaciones de emergencia. Por ejemplo, en momentos de alto riesgo, tener
preparadas posibles vías de escape; formas privadas para avisar a vecinos;
tener preparado un “maletín de emergencia”, en el que se han colocado pre-
viamente los documentos principales, direcciones de posible ayuda, un juego
de llaves, ropa esencial y juguetes para los niños, si los hubiere, teléfono móvil
o monedas para poder usar un teléfono público para buscar ayuda.
Es muy posible que estas medidas puedan parecer parciales, no sean aplica-
bles a todos los casos de violencia de género y se encuentren muy por debajo
de los estándares considerados ideales por muchos de los lectores. Seguramente
que tales propuestas son contraproducentes en los subtipos de personas violentas
que Holtzworth-Munroe y Stuart, (1994) han denominado “disfóricos-borderline
y personalidades antisociales” Sin embargo, este tipo de actuaciones empiezan
a probarse como eficaces en muchos otros casos (Mccollum y Stith, 2008; Stith,
Green, Smith y Ward, 2008; Stith, Rosen y Mccollum, 2003; Stith, Rosen, Mccollum
y Thomsen, 2004) y, hoy por hoy, quizá sean las únicas realistas, para poder así cor-
tar la cadena de “aprendizaje estructurado de la violencia” por parte de nuestros
hijos. Pues esta es la escuela, con menor “fracaso escolar”, donde nuestros hijos
aprenden definitivamente a ser violentos. (Schwartz, Hage y Burns, 2006).
110 cáceres carrasco
No podemos dejar de apoyar el tipo de trabajo emprendido para ayudar a
las víctimas de la violencia (Labrador, Paz, De Luis y Fernández-Velasco, 2004),
o los esfuerzos realizados para recuperar a las personas violentas (Echeburúa y
Fernández-Montalvo, 1997), si bien diversos datos acumulados no parecen espe-
cialmente esperanzadores, por lo que a la recuperación de los agresores se refiere
(Babcock, Green y Robie, 2004) Pero mucho nos tememos que, sólo con esas actua-
ciones, no se terminará de erradicar la violencia en el contexto de relaciones íntimas
(Arias, Dankwort, Douglas, Dutton y Stein, 2002; Muñoz-Rivas, Graña y González,
2011), a no ser que seamos capaces de cambiar lo que para muchos se ha conver-
tido en su verdadero caldo de cultivo: la dinámica de la relación conflictuada. Quizá
no esté lejos el día en que nos demos cuenta que, lo mismo que para permitir a un
ciudadano conducir un vehiculo en una carretera se necesita de un “carnet de con-
ducir” que avale su capacidad, hayamos de prepararnos —¿y sacar un carnet?—
para aprender a conducir en las relaciones amorosas algo mucho más complejo que
un vehículo: nosotros mismos (Markman, 1979, 1981).
Preguntas por contestar en investigación
Al margen de las propuestas prácticas planteadas más arriba, siguen algunas
cuestiones que nos parece urgente poder clarificar mediante estudios adecuada-
mente controlados.
a) Tipología de violentos. Creemos importante clarificar —por las posibles
implicaciones terapéuticas posteriores— mediante estudios bien controlados,
las características definitorias de los diversos tipos de personalidades violen-
tas. Meehan, Holtzworth-Munroe y Herron (2001), en un intento fallido de
replicar la tipología I y II de Gottman et al. (1995), argumentan que la tasa
media de los sujetos del primer estudio era 77,05 latidos por minuto, bien
por encima de los 73 latidos de media de americano medio, por lo que no
era de extrañar que terminasen reduciéndose. Nosotros ya habíamos for-
mulado esta misma crítica anteriormente (Cáceres, Landeta et al., 1998).
Sin embargo, esta argumentación no puede atribuirse a nuestro estudio,
en el que la tasa cardíaca media fue de 73,53. Por otra parte, el registro de
los datos fisiológicos, en nuestro estudio no había sido realizado “on-line”,
durante la discusión, si no varios días después de la discusión, cuando las
necesidades metabólicas implicadas por la gesticulación durante la discu-
sión no podían aducirse como responsables de la activación cardiovascular.
Gottman (2001) contraargumenta que lo que subyace en esta subcategori-
zación de las personalidades violentas tiene que ver con la hipoactivación e
hiporeactividad que son características de la criminalidad y psicopatía, con un
“venerable” tradición y apoyo en la literatura científica y que quizá el estudio
de Meehan, Holtzworth-Munroe et al. (2001) no fue capaz de provocar dis-
cusiones de alto conflicto. Meehan y Holtzworth-Munroe, (2001) terminan
por reconocer la existencia de aceleradores y desaceleradores, manifiestan
111
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
que quizá esta dimensión pueda ser útil a la hora de valorar la hostilidad,
pero cuestionan que ayude a clarificar la psicopatía y a descubrir los maltra-
tadores antisociales. Desafortunadamente ninguno de estos equipos estu-
dia estas variables en el caso de la mujeres, aunque en nuestro estudio el
porcentaje de aceleradoras y desaceleradoras es parecido al de los varones
(Cáceres, 1999).
b) Dependencia emocional. Resulta difícil entender por qué algunas mujeres,
tras describir las vejaciones a las que se ven expuestas en sus relaciones
de parejas insisten explícitamente en seguir con el agresor (“…porque le
quiero…”) argumentan Dutton y Painter (1991) y, a veces, terminan sabo-
teando las medidas de protección. Se suele argüir que el miedo, la inde-
fensión, las penurias económicas, las presiones familiares y del entorno, la
“dependencia emocional” son los responsables. Nosotros hemos empezado
a utilizar, para intentar evaluar algunas de estas variables (el cuestionario
“Síndrome de Estocolmo”, adaptado de Graham et al. (1995).
c) Demandas implícitas vs. explícitas. Con frecuencia nos preguntamos qué
significado tiene el alto porcentaje de procesos iniciados y no sustentados o
activamente retirados de los juzgados —cuando ello era posible— (Roberts,
Wolfer y Mele, 2008), las órdenes de protección activamente saboteadas por
las protegidas y las visitas “vis a vis” en la cárcel a las personas condenadas.
¿Demuestran poca confianza en el sistema Policial-Judicial?, ¿denotan miedo
u “otras dependencias”?, ¿existen diferencias entre los objetivos explícitos e
implícitos en las denuncias presentadas o en las demandas que realizan en la
consulta?, ¿cuánto de los fracasos en el desarrollo posterior de la pareja y las
medidas implementadas en su salvaguardia se deben a nuestro fracaso a la
hora de captar estas diferencias?2
d) Continuos o diferentes categorías. Otra de las cuestiones que requiere
urgente contestación tiene que ver con el binomio dimensional/catego-
rial. ¿Los diversos grados de violencia que encontramos son el resultado de
hallarse en momentos diferentes en el continuo relacional (se van “acostum-
brado” a diferentes grados de violencia a lo largo de la interacción, dando
por sentado que “es normal” levantar la voz, los tonos y los puños…) o se
trata de dos categorías de personas (las violentas y las no violentas) diferen-
ciadas por variables caracteriales o socioeducativas no bien definidas todavía,
o, una tercera posibilidad mixta, ¿sólo personas con características especiales
saltan de un nivel de violencia a otro en determinados puntos del continuo?
Otra cuestión relacionada tiene que ver con las diversas fases: ¿qué indicado-
res deberíamos buscar para determinar que se han superado determinados
niveles de deterioro en los que ninguna rehabilitación es posible?
2 Una de las usuarias de nuestro Centro, victima de violencia por parte de su marido, estuvo de
acuerdo en acudir al Servicio de Urgencias, pero con el informe recibido se negó a formular denuncia,
volviendo a su casa con el mismo para “amonestar” al marido de las consecuencias que podría aca-
rrearle si no cambiaba su actitud.
112 cáceres carrasco
Referencias
Aldarondo, E. y Sugarman, D. B. (1996). Risk marker analysis of the cessation and persistence
of wife assault. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 64, 1010-1019.
Allison, C. J., Bartholomew, K., Mayseless, O. y Dutton, D. G. (2008). Love as a battlefield
- Attachment and relationship dynamics in couples identified for male partner violence.
Journal of Family Issues, 29, 125-150.
Archer, J. (2004). Sex differences in aggression in real-world settings: a meta-analiytic review.
Review of General Psychology, 8, 291-322.
Arias, I., Dankwort, J., Douglas, U., Dutton, M. A. y Stein, K. (2002). Violence against women:
the state of batterer prevention programs. Journal of Law-Medical Ethics, 30, 157-165.
Babcock, J. C., Green, C. E. y Robie, C. (2004). Does batterers’ treatment work? A meta-
analytic review of domestic violence treatment. Clinical Psychology Review, 23, 1023-1053.
Babcok, J. C., Waltz, J., Jacobson, N. S. y Gottmann, J. M. (1993). Power and violence: the
relation between communication patterns, power discrepancies and domestic violence.
Journal of Consulting and Clinical Psychology, 61, 40-50.
Baker, L. A., Pearcey, S. M. y Dabbs, J. A. (2002). Testosterone, alcohol, and civil and rough
conflict resolution strategies in lesbian couples. Journal of Homosexuality, 42, 77-88.
Beck, A. T., Ward, C. H., Mendelson, M., Mock, J. y Erbaugh, J. (1961). An inventory for
measuring depression. Archives General Psychiatry, 4, 561-571.
Bell, M. E., Cattaneo, L. B., Goodman, L. A. y Dutton, M. A. (2008). Assessing the risk of
future psychological abuse: predicting the accuracy of battered women’s predictions.
Journal of Family Violence, 23, 69-80.
Bettencourt, B. A., Talley, A. y Benjamin, A. J. (2006). Personality and aggressive behavior
under provoking and neutral conditions: a meta-analytic review. Psychological Bulletin,
132, 751-777.
Bograd, M. y Mederos, F. (1999). Battering and couples therapy: universal screening and
selection of treatment modality. Journal of Marital & Family Therapy, 25, 291-312.
Bonomi, A. E., Thompson, R. S., Anderson, M., Reid, R. J., Carrell, D. y Dimer, J. A. (2006).
Intimate partner violence and women’s physical, mental, and social functioning.
American Journal of Preventive Medicine, 30, 458-466.
Boonzaier, F. (2008). ‘If the man says you must sit, then you must sit’: The relational
construction of woman abuse: Gender, subjectivity and violence. Feminism & Psychology,
18, 183-206.
Bouchard, G. P. y Lee, C. M. (1999). Conjugal violence: is couples therapy appropriate?
Canadian Psychology-Psychologie Canadienne, 40, 328-342.
Burkitt, K. H. y Larkin, G. L. (2008). The transtheoretical model in intimate partner violence
victimization: stage changes over time. Violence and Victims, 23, 411-431.
Cáceres, A. y Cáceres, J. (2006). Violencia en relaciones íntimas en dos etapas evolutivas.
International Journal of Clinical and Health Psychology, 6, 271-284.
Cáceres, J. (1986). Reaprender a vivir en pareja (2ª ed.). Barcelona: Plaza y Janés.
Cáceres, J. (1989). Couples problem solving skills: are we striving in the right direction?
Journal of Sex and Marital Therapy, 4, 161-181.
Cáceres, J. (1992). Estudio Experimental de la interacción en la pareja. Análisis y Modificación
de Conducta, 18, 413-443.
Cáceres, J. (1996). Manual de terapia de pareja e intervención con familias. Madrid:
Fundación Universidad Empresa.
Cáceres, J. (1999). Discusiones de pareja, violencia y activación cardiovascular. Análisis y
Modificación de conducta, 25, 909-938.
113
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
Cáceres, J. (2003). Repartirse el desamor: guía psicológica en la separación. Madrid: Minerva.
Cáceres, J. (2004). Violencia física, psicológica y sexual en el ámbito de la pareja: papel del
contexto. Clínica y Salud, 15, 33-54.
Cáceres, J. (2007). Violencia doméstica: lo que revela la investigación básica con parejas.
Papeles del Psicólogo, 28, 104-115.
Cáceres, J. (2007). Assessment of dimensions related to unsatisfied Spanish couples.
Comunicación presentada en la International Academy of Sex Research. XXXIII
Conference, Vancouver.
Cáceres, J. (2008). Valoración de aspectos relacionados con la sexualidad de parejas
insatisfechas. Sexología Integral, 5, 16-21.
Cáceres, J. (2009). La violencia en el seno de las relaciones íntimas, analizadas por un
psicólogo clínico. Pensamiento Psicológico, 6, 13-26.
Cáceres, J., Landeta, O., Ballús, E., Gómez, A., Otero, J., Rangel, S. y Robles, O. (1998).
Fisiología del Desamor: estar malcasado/a es malo para su salud. Cuadernos de Medicina
Psicosomática, 45, 15-25.
Cameron, P. (2003). Domestic violence among homosexual partners. Psychologial Report,
93, 410-416.
Campbell, J. C. (2004). Helping women understand their risk in situations of intimate partner
violence. Journal Interpersonal Violence, 19, 1464-1477.
Ceasar, P. L. (1988). Exposure to violence in the families of origin among wife abusers and
maritally nonviolent men. Violence and Victims, 3, 49-64.
Cohan, C. L., Booth, A. y Granger, D. A. (2003). Gender moderates the relationship between
testosterone and marital interaction. Journal of Family Psychology, 17, 29-40.
Corsi, J. (1994). Violencia familiar. Una mirada interdisciplinaria sobre un grave problema
social. Buenos Aires: Paidós.
Church, R. M. (1963). The varied effects of punishment on behaviour: theories of
punishment. Psychological Review, 70, 372-380.
Delgado, A., Aguar, M., Castellano, M. y Luna Del Castillo, J. (2006). Validación de una
escala para la medición de los malos tratos a mujeres. Atención Primaria, 38, 82-89.
Dutton, D. y Painter, S. L. (1991). Traumatic bonding: the development of emotional
attachment in battered women and other relationships of intermittent abuse. Victimology
International Journal, 6, 139-155.
Echeburúa, E. y Fernández-Montalvo, J. (1997). Tratamiento cognitivo conductual de
hombres violentos en el hogar: un estudio piloto. Análisis y Modificación de Conducta,
23, 355-384.
Fernández-Montalvo, J. y Echeburúa, E. (1997). Variables psicopatológicas y distorsiones
cognitivas de los maltratadores en el hogar: un análisis descriptivo. Análisis y Modificación
de Conducta, 23, 152-180.
Fontanil, Y., Ezama, E., Fernández, R., Gil, P., Herrero, F. J. y Paz, D. (2005). Prevalencia del
maltrato de pareja contra las mujeres. Psicothema, 17, 90-95.
Galea, L. A. M., Uban, K. A., Epp, J. R., Brummelte, S., Bartha, C. K., Wilson, W. L., Lieblich,
S. E. y Pawluski, J. L. (2008). Endocrine regulation of cognition and neuroplasticity: our
pursuit to unveil the complex integration between hormones, the brain, and behaviour.
Canadian Journal of Experimental Psychology, 62, 247-260.
George, D. T., Phillips, M. J., Doty, L., Umhau, J. C. y Rawlings, R. R. (2006). A model linking
biology, behavior and psychiatric diagnoses in perpetrators of domestic violence. Medical
Hypotheses, 67, 345-353.
George, D. T., Umhau, J. C., Phillips, M. J., Emmela, D., Ragan, P. W., Shoaf, S. E. y Rawlings,
R. R. (2001). Serotonin, testosterone and alcohol in the etiology of domestic violence.
Psychiatry Research, 104, 27-37.
114 cáceres carrasco
Gottman, J., Jacobson, N. S., Rushe, R., Short, J. y Babcock, J. (1995). The relationship
between heart rate reactivity, emotionally aggressive behavior and generalviolence in
batterers. Journal of Family Psychology, 9, 227-248.
Gottman, J. M. (2001). Crime, hostility, wife battering, and the heart: on the Meehan et
al. (2001) failure to replicate the Gottman et al. (1995) typology. Journal of Family
Psychology, 15, 409-414.
Gottman, J. M. y Levenson, R. W. (1986). Assessing the role of emotion in marriage.
Behavioral Assessment, 8, 31-48.
Graham, D. L., Rawlings, E., Ihms, K., Latimer, D., Foliano, J., Thompson, A., Suttman,
K., Farrington, M. y Hacker, R. (1995). A scale for identifying “Stocholm Syndrome”.
reactions in young dating women: factor structure, realiability, and validity. Violence and
Victims, 10, 3-22.
Hamilton, M. (1959). The assessment of anxiety states by rating. British Journal of Medical
Psychology, 32, 50-55.
Holt, V. L., Kernic, M. A., Lumley, T., Wolf, M. E. y Rivara, F. P. (2002). Civil protection
orders and risk of subsequent Police-reported violence. Journal of the American Medical
Association, 288, 589-594.
Holt, V. L., Kernic, M. A., Wolf, M. E. y Rivara, F. P. (2003). Do protection orders affect
the likelihood of future partner violence and injury? American Journal of Prevention
Medicine, 24, 16-21.
Holtzworth-Munroe, A., Meehan, J. C., Herron, K., Rehman, U. y Stuart, G. L. (2000). Testing
the Holtzworth-Munroe and Stuart (1994) Batterer Typology. Journal of Consulting and
Clinical Psychology, 68, 1000-1019.
Holtzworth-Munroe, A. y Stuart, G. L. (1994). Typologies of batterers: three subtypes and the
differences among them. Psychological Bulletin, 116, 476-497.
Horner, M. S. (2002). Domestic violence. It’s not only men who commit domestic violence.
British Medical Journal, 325, 44.
Hudson, W. y Mcintosh, D. (1981). The assessment of spouse abuse: two quantifiable
dimensions. Journal of Marriage and the Family, 43, 873-884.
Jacobson, N. S., Gottman, J. M., Gortner, E., Berns, S. y Shortt, J. W. (1996). Psychological
factors in the longitudinal course of battering: when do the couples split up? When does
the abuse decrease? Violence Victims, 11, 371-92.
Jacobson, N. S., Gottman, J. M., Waltz, J., Rushe, R., Babcock, J. y Holtzworth-Munroe, A.
(1994). Affect, verbal content, and psychophysiology in the arguments ofcouples with a
violent husband. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 62, 982-988.
Jouriles, E. N. y O’leary, K. D. (1985). Interspousal reliability of reports of marital violence.
Journal of Consulting and Clinical Psychology, 53, 419-421.
Juste Ortega, M. G., Morales González, J. M. y Costa Cabanillas, M. (1997). Actitudes de los
españoles ante el castigo físico infantil. Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
Labrador, F. J., Paz, P., De Luis, P. y Fernández-Velasco, R. (2004). Mujeres víctimas de
violencia doméstica. Programa de actuación. Madrid: Pirámide.
Levenson, R. W. y Gottman, J. M. (1983). Marital interaction - physiological linkage and
affective exchange. Journal of Personality and Social Psychology, 45, 587-597.
Levenson, R. W. y Gottman, J. M. (1985). Physiological and affective predictors of change in
relationship satisfaction. Journal of Personality and Social Psychology, 49, 85-94.
Liebschutz, J., Battaglia, T., Finley, E. y Averbuch, T. (2008). Disclosing intimate partner
violence to health care clinicians - What a difference the setting makes: a qualitative
study. BMC Public Health, 8, 229.
Lipsky, S. y Caetano, R. (2007). Impact of intimate partner violence on unmet need for
mental health care: results from the NSDUH. Psychiatric Services, 58, 822-829.
115
Abuso y violencia en las relaciones de pareja
Lopiccolo, J. y Steger, J. C. (1974). The sexual interaction inventory: a new instrument for
assessment of sexual dysfunction. Archives of Sexual Behavior, 3, 585-595.
Markman, H. J. (1979). Application of a Behavioral Model of marriage in predicting
Relationship satisfaction of couples planning marriage. Journal of Consulting and Clinical
Psychology, 47, 743-749.
Markman, H. J., Floyd,F. (1981). Possibilities for the prevention of marital discord: a
behavioral perspective. American Journal of Family Therapy, 10, 29-48.
Mccollum, E. E. y Stith, S. M. (2008). Couples treatment for interpersonal violence: a review of
outcome research literature and current clinical practices. Violence and Victims, 23, 187-201.
Mckenry, P. C., Julian, T. W. y Gavazzi, S. M. (1995). Toward a biopsychosocial model of
domestic violence. Journal of Marriage and the Family, 57, 307-320.
Meehan, J. C. y Holtzworth-Munroe, A. (2001). Heart rate reactivity in male batterers: reply
to Gottman (2001) and a second look at the evidence [comment]. Journal of Family
Psychology, 15, 415-24.
Meehan, J. C., Holtzworth-Munroe, A. y Herron, K. (2001). Maritally violent men’s heart rate
reactivity to marital interactions: a failure to replicate the Gottman et al. (1995) typology.
Journal of Family Psychology, 15, 394-408.
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (2002, 2006). Macroencuesta: violencia contra las
mujeres. Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
Montes-Berges, B. (2008). Conflict solving strategies and romantic jealousy in intimate relationships:
adaptation and analysis of CTS2 and CR scales. Estudios de Psicología, 29, 221-234.
Muñoz-Rivas, M. Graña, J. L. y González, P. (2011). Abuso psicológico en parejas jóvenes.
Behavioral Psychology/Psicología Conductual, 19, 117-131.
Navran, L. (1967). Communication and adjustment in marriage. Family Process, 6, 173-184.
Neidig, P. H. y Friedman, D. H. (1997). Spouse abuse: a treatment program for couples.
Champaign: Il: Research Press.
Nunnally, J. (1987). Teoría psicométrica. México, DF: Trillas.
O’farrell, T. J., Murphy, C. M., Stephan, S. H., Fals-Stewart, W. y Murphy, M. (2004).
Partner violence before and after couples-based alcoholism treatment for male alcoholic
patients: the role of treatment involvement and abstinence. Journal Consulting Clinical
Psychology, 72, 2002-217.
O’leary, K. D., Barling, J., Arias, I., Rosenbaum, A., Malone, J. y Tyree, A. (1989). Prevalence
and stability of physical aggression between spouses: a longitudinal Analysis. Journal of
Consulting and Clinical Psychology, 57, 263-268.
O’leary, K. D., Malone, J. y Tyree, A. (1994). Physical aggresion in early marriage: prerelationship
and relationship effects. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 62, 594-602.
Pita Fernández, S. y Pértegas Díaz, S. (2004). La fiabilidad de las mediciones clínicas: el
análisis de concordancia para variables numéricas. Recuperado el día 19 de noviembre de
2010, desde http://www.fisterra.com/mbe/investiga/conc_numerica/conc_numerica.asp
Richardson, J. R. y Feder, G. (2002). Domestic violence affects women more than men. British
Medical Journal, 325, 7367.
Roberts, J. C., Wolfer, L. y Mele, M. (2008). Why victims of intimate partner violence
withdraw protection orders. Journal of Family Violence, 23, 369-375.
Rosembaum, A., Geffner, R. y Sheldon, B. (1997). A biopsicosociological model of
understanding aggression violence and sexual abuse at home. Nueva York: Haworth.
Rosembaum, A. y O’leary, K. D. (1981). Marital violence: characteristics of abusive couples.
Journal of Consulting and Clinical Psychology, 49, 63-71.
Rosembaum, A., Geffner, R. y Sheldon, B. (1997). A biopsicosociological model of
understanding aggression. En R. Geffner y P. K. Lundberg-Love (dirs.), Violence and
sexual abuse at home (pp. 57-80). Nueva York: Haworth.
116 cáceres carrasco
Rosen, K. H., Matheson, J. L., Stith, S. M., Mccollum, E. E. y Locke, L. D. (2003). Negotiated time-
out: a de-escalation tool for couples. Journal of Marital and Family Therapy, 29, 291-298.
Schumacher, J., Feldbau, S., Smith Slep, A. M. y Heyman, R. E. (2001). Risk factors for male-
to-female partner physical abuse. Aggression and Violent Behavior, 6, 281-352.
Schumacher, J. A. y Leonard, K. E. (2005). Husbands’ and wives’ marital adjustment, verbal
aggression, and physical aggression as longitudinal predictors of physicalaggression in
early marriage. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 73, 28-37.
Schwartz, J. P., Hage, S. M., Bush, I. y Burns, L. K. (2006). Unhealthy parenting and potential
mediators as contributing factors to future intimate violence. A review of the literature.
Trauma Violence and Abuse, 7, 206.
Simpson, L. y Christensen, A. (2005). Spousal Agreement Regarding Relationship Agression
on The Conflict Tactics Scale-2. Psychological Assessment, 17, 423-432.
Soler, H., Vinayak, P. y Quadagno, D. (2000). Biosocial aspects of domestic violence.
Psychoneuroendocrinology, 25, 721-739.
Spanier, G. B. (1976). Measuring dyadic adjustment: New scales for assessing the quality of
marriage and similar dyads. Journal of Marriage and the Family, 38, 15-29.
Stith, S. M., Green, N. M., Smith, D. B. y Ward, D. B. (2008). Marital satisfaction and marital
discord as risk markers for intimate partner violence: a meta-analytic review. Journal of
Family Violence, 23, 149-160.
Stith, S. M., Rosen, K. H. y McCollum, E. E. (2003). Effectiveness of couples treatment for
spouse abuse. Journal of Marital and Family Therapy, 29, 407-426.
Stith, S. M., Rosen, K. H., Mccollum, E. E. y Thomsen, C. J. (2004). Treating intimate partner
violence within intact couple relationships: outcomes of multi-couple versus individual
couple therapy. Journal of Marital-Family Therapy, 30, 305-318.
Taubman, S. (1986). Beyond the bravado: sex roles and the exploitive male. Social Work, 31, 12-18.
Taylor, S. E., Klein, L. J., Lewis, B. P., Grunewald, T. L., Gurung, R. A. R. y Updegraff, J. A.
(2000). Behavioral responses to stress in females: tend-and-befriend, not fight-or flight.
Psychological Review, 107, 411-429.
Van Goozen, S. H. M., Snoeck, H., G., F. y Harold, G. T. (2007). The evidence for a neurobiological
model of childhood antisocial Behavior. Psychological Bulletin, 133, 149-182.
Vives-Cases, C., Gil-Gonzalez, D. y Carrasco-Portino, M. (2009). Verbal marital conflict
and male domination in the family as risk factors of intimate partner violence. Trauma
Violence and Abuse, 10, 171-180.
Vivian, D. y Heyman, R. E. (1996). Is there a place for conjoint treatment of couple violence?
In Session-Psychotherapy in Practice, 2, 25-48.
Wathen, C. N. y Macmillan, H. L. (2003). Interventions for violence against Women. JAMA,
289, 589-599.
Weiss, R. L. y Birchler, G. R. (1975). Areas of Change Questionnaire. University of Oregon.
Weiss, R. L. y Cerreto, M. C. (1980). The Marital Status Inventory: development of a measure
of dissolution potential. American Journal of Family Therapy, 8, 80-85.
Wrangle, J., Fisher, J. W. y Paranjape, A. (2008). Ha sentido sola? Culturally competent screening
for intimate partner violence in Latina women. Journal of Women Health, 17, 261-268.
Wuest, J. y Merritt-Gray, M. (2008). A theoretical understanding of abusive intimate partner
relationships that become non-violent: shifting the pattern of abusive control. Journal of
Family Violence, 23, 281-293.
recibido: 25 de marzo de 2010
acePtado: 27 de octubre de 2010
  • Article
    Full-text available
    Depression in Mexico is a serious public health problem mainly due to the generate of inability and the physical correlates that presents, the prevalence of depression is higher among women compared to men and the risk of developing depressive symptoms increases with the presence of various biological and social factors, including violence within families, hence the aim of this study was to determine how the perception of violence in couples is associated with depressive symptoms, for it involved 150 men and 192 women Mexico city. The results show that women had more depressive symptoms than men, also, they reported more physical violence, economic violence, intimidation and humiliation/devaluation than men, and further structural analysis models indicate that the perceived violence has a positive influence on the onset of depressive symptoms.
  • Article
    Full-text available
    Sexist beliefs from 3193 secondary school students (50.4% men) of Castilla-La Mancha (Spain) are analyzed in the light of ambivalent sexism theory. This research aims to study the relationship between school bullying and adolescent's sexist beliefs, especially among male youths. The Ambivalent Sexism Inventory and the Instrument to assess the incidence of involvement in bully/victim interactions at school were used to gather data. The results show that sexism has significant effects on bullying behaviors. The results are discussed and taken into consideration in the design of prevention interventions.
  • Article
    Full-text available
    En el presente artículo se aborda la violencia en la relación de pareja a partir de los datos derivados de la investigación científica. Se describen dos tipos básicos de violencia: la violencia coactiva y la violencia situacional (asociada a la gestión de los problemas cotidianos o al manejo del proceso de ruptura). A partir de esta distinción se proponen estrategias para el diagnóstico diferencial dentro del contexto de evaluación psicológica forense español con arreglo a la Ley Orgánica 1/2004. Una adecuada intervención del perito psicólogo en este ámbito contribuiría a ajustar la medida judicial a las necesidades del grupo familiar y evitaría una excesiva intervención del Derecho Penal en cuestiones propias del Derecho de Familia. Se sugieren algunas vías de actuación derivadas de la buena práctica en este ámbito.
  • Article
    Full-text available
    Sexist beliefs from 3193 secondary school students (50.4% men) of Castilla-La Mancha (Spain) are analyzed in the light of ambivalent sexism theory. This research aims to study the relationship between school bullying and adolescent's sexist beliefs, especially among male youths. The Ambivalent Sexism Inventory and the Instrument to assess the incidence of involvement in bully/victim interactions at school were used to gather data. The results show that sexism has significant effects on bullying behaviors. The results are discussed and taken into consideration in the design of prevention interventions.
  • Article
    Resumen La violencia sufrida por las mujeres tiene importantes consecuencias en la salud y supone un patrón de comportamiento que se expresa, entre otros, a través de la satisfacción en la pareja o el tipo de amor en la relación. Como consecuencia, los objetivos del estudio han sido analizar la relación entre la violencia, las actitudes amorosas, la satisfacción de la relación y la salud, y estudiar el papel mediador de las actitudes amorosas en la relación entre la violencia y la salud percibida en la mujer. La muestra estuvo conformada por 250 mujeres residentes en la Comunidad Autónoma del País Vasco. La edad media fue de 58.66 años (dt = 10.46). Los resultados mostraron que la salud general muestra una relación positiva con la negociación emocional y cognitiva, y negativa con el abuso psicológico severo y con las actitudes amorosas Ludus y Storge. La satisfacción marital mostró una correlación positiva con la negociación emocional y con el estilo de amor Ludus y una correlación negativa con Eros y Ágape. A su vez, el abuso psicológico se ha relacionado en sentido negativo con el rol físico y el rol emocional. Las actitudes amorosas mostraron un papel mediador en la relación entre el abuso, la satisfacción marital y la salud de las mujeres.
  • Article
    Emotional dependency is defined as a need for affection and continuous and excessive contact with the partner. The aim of this study was to analyze the relation between emotional dependency, emotion regulation, and psychological abuse in couple relationships, as well as to analyze differences in these variables regarding gender. The sample comprised 303 participants (232 women and 71 men) aged between 18 and 75 years old (M= 25.93, SD= 8.66). Results showed that women had greater emotion regulation difficulties than men, whereas there were no significant differences amongst men and women in psychological abuse and emotional dependency. Psychological abuse, emotion regulation and emotional dependency were found to correlate. Psychological abuse and difficulties in emotion regulation were predictors of emotional dependency. These results may provide new keys to the incorporation of emotion regulation and emotional dependency in prevention and intervention in psychological abuse. © 2017, Fundacion para el Avance de la Psicologia Clinica Conductual. All rights reserved.
  • Article
    The aim of this study was to evaluate the psychometric properties of Dyadic Adjustment Scale (DAS). The answers of 456 Spaniards (228 couples, 45 of which were satisfied with their relationship) were factor analysed through a confirmatory factorial analysis. It was found that a tetra factorial model, similar to the one proposed by the author in his original study, fitted significantly better than a Hierarchic or monofactorial model. The internal consistency (Cronbach's α) of the first order factors ranged between .60 and .84. Gender-separated analysis determined that the goodness of fit was equally good both in men and women and also between harmony and conflict sample. Cut-off scores for each dimension of the questionnaire were established. The results of this study are similar, as far as cut-off scores and internal consistency are concerned, to those of Spanier's original study and adaptation studies of the questionnaire in other countries. Its use can be recommended with populations of ill adjusted couples, both in the initial assessment phase, and as a measure of their evolution, after therapeutic interventions, and to establish possible comparisons with couples in conflict from other countries.
  • Article
    Full-text available
    El estudio de la violencia en las relaciones de pareja adolescentes suscita interes, si bien el numero de instrumentos disponibles para tal fin es reducido. El objetivo del estudio es examinar la validez estructural del Conflict in Adoslescent Dating Relationship Inventory (CADRI). En el estudio, participan 571 sujetos de nacionalidad espanola (171 hombres y 400 mujeres) de 17 a 21 anos de edad (M = 18.76; DE = 1.204). Los resultados establecen un modelo de violencia sufrida y un modelo estructural de violencia cometida con valores de ajuste adecuados, saturaciones significativas e indices de consistencia interna elevados. Cada uno de los modelos propuestos esta formado por cuatro factores: violencia fisica, violencia verbal, violencia relacional y estilo de solucion de conflictos.
  • Article
    Full-text available
    Se buscó determinar si las estrategias de manejo del conflicto influyen en la violencia situacional en la pareja. A una muestra de 342 participantes se le aplicó la Escala de Estrategias de Manejo de Conflicto y la Escala de Violencia en la Pareja. Los resultados indicaron que los hombres muestran mayor afecto, tiempo y acomodación que las mujeres ante los conflictos de pareja; sin embargo, ellas perciben más violencia física y económica, así como mayor intimidación y humillación/devaluación. Un modelo estructural para el análisis de los datos mostró que la violencia fue predicha por las dimensiones de las estrategias de manejo del conflicto de evitación, tiempo, afecto, acomodación y reflexión/comunicación.
  • Chapter
    A major problem in research on the effectiveness of sex therapy procedures has been the lack of a valid and reliable measure of sexual functioning. In many other types of direct, behavioral therapy (e.g., assertiveness training) the patients can be directly observed while engaging in the target behavior. In the area of sexual behavior, ethical and social considerations obviously make direct observation impossible. Consequently, many clinicians have relied on the patients’ unsystematic verbal report as the measure of treatment outcome. This chapter offers a structured behavioral self-report inventory as an alternative to such informal assessment. Many of the other chapters in this volume include data from this inventory as a measure of treatment effectiveness. This chapter will familiarize the reader with the inventory and make the clinical chapters to follow more easily understood.
  • Article
    Full-text available
    The authors explored the attachment dynamics of heterosexual couples identified for male partner violence. Based on semistructured interviews, participants were assessed for attachment orientations. Based on a thematic analysis of the interviews, two strategies for regulating distance within these relationships were identified: pursuit and distancing. Partners' abusive acts often appeared to serve one of these attachment strategies. As a pursuit strategy, violence forced one partner to focus on the other, and as a distancing strategy, violence served to push a partner back when the perpetrator had been approached too closely and perceived no other means of escape or self-protection. To understand the context in which individuals acted abusively, the authors considered the interaction between the attachment orientations of both partners as they sought to regulate their emotional and physical proximity. Findings highlight the relational basis of intimate violence.
  • Article
    Full-text available
    This study examined the relationships among physiological responses during marital conflict, aggressive behavior, and violence in battering couples. As an index of physiological response, the authors used the male batterer's heart rate reactivity, assessed as the change from an eyes-closed baseline to the first 5 min of their marital conflict interaction. During marital interaction, violent husbands who lowered their heart rates below baseline levels were more verbally aggressive toward their wives. Wives responded to these men with anger, sadness, and defensiveness. The husbands were classified as Type 1 batterers. When compared to the remaining violent husbands (classified as Type 2 batterers), Type 1 men were also more violent toward others (friends, strangers, coworkers, and bosses), had more elevated scales reflecting antisocial behavior and sadistic aggression, and were lower on dependency than Type 2 men. The 2-year followup revealed a separation-divorce rate of 0 for marriages involving Type 1 men and a divorce rate of 27.5% for marriages involving Type 2 men.
  • Article
    This article reviews recent research in the area of marital interaction. It suggests that sufficient consistency exists in the observational results to begin theory construction to explain three basic patterns. Theory reconstruction is then described that is designed to assess the role that emotional expression and control play in accounting for variation in marital satisfaction. Next the argument is made that the key to the assessment of emotion is specificity, and a case is made for a dialectic between specific features and cultural informants coding systems. On the basis of this discussion, the role of the autonomic nervous system is discussed in the construction of a sociophysiological theory of marriage.
  • Article
    This paper presents a new short-form scale called the Index of Spouse Abuse or ISA that was designed for use in clinical settings to monitor and evaluate progress in treatment. The ISA can be used on a regular or periodic basis with a single client in order to evaluate change in the degree or severity of both physical and nonphysical abuse as perceived by female respondents. The paper presents detailed findings concerning the reliability and validity of the ISA, along with details concerning the administration, scoring, and interpretation of the scale.
  • Article
    A sample of 102 married men were interviewed and physically assessed in an attempt to develop a biopsychosocial model of male domestic violence. Because the dependent variable, domestic violence, was censored, Tobit analysis was used to identify significant predictors. When analyzed separately, each domain was significantly related to male domestic violence. However, when all domains were considered together, only the biological and social domains yielded independent effects. Significant independent variables included alcohol, family income, and relationship quality, with testosterone approaching significance.
  • Article
    Full-text available
    The authors explored the attachment dynamics of heterosexual couples identified for male partner violence. Based on semistructured interviews, participants were assessed for attachment orientations. Based on a thematic analysis of the interviews, two strategies for regulating distance within these relationships were identified: pursuit and distancing. Partners' abusive acts often appeared to serve one of these attachment strategies. As a pursuit strategy, violence forced one partner to focus on the other, and as a distancing strategy, violence served to push a partner back when the perpetrator had been approached too closely and perceived no other means of escape or self-protection. To understand the context in which individuals acted abusively, the authors considered the interaction between the attachment orientations of both partners as they sought to regulate their emotional and physical proximity. Findings highlight the relational basis of intimate violence.