BookPDF Available

Libro Rojo de los Vertebrados de Cuba

Authors:

Abstract

El Libro Rojo de Vertebrados de Cuba contiene hojas de datos de 165 especies. Este libro está organizado en dos secciones principales: en la primera se presentan los capítulos introducción, metodología, diversidad de vertebrados cubanos y sus amenazas de extinción, regiones cubanas y su diversidad de vertebrados, listas previas de especies amenazadas, y un análisis de la presencia de las mismas en las áreas protegidas. En la segunda sección se presentan las hojas de datos de todas las especies que se consideraron con algún grado de amenaza con una introducción previa para cada grupo. Cada hoja de datos contiene la taxonomía, nombres comunes, imágenes de las especies y sus hábitats, historia natural, mapas de áreas de ocupación, grado de protección, categoría de amenaza, justificación de los criterios y acciones que se deben acometer para su conservación Para su confección se tuvo en cuenta los criterios y recomendaciones de la IUCN. Es la compilación más completa hasta el año 2010 sobre los vertebrados amenazados, de acuerdo con la información recopilada por 64 especialistas de 17 instituciones cubanas. Brindan información muy importante para que los manejadores de áreas lo tengan en cuenta en sus planes de manejo y para los decisores de las estrategias de conservación de la fauna cubana, como medio para que la proyección de inversiones sea más económica sin afectaciones importantes a la naturaleza. Además, para que la IUCN considere esta información en sus próximas publicaciones sobre especies amenazadas de Cuba. Tiene aplicación práctica en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, como herramienta útil para la actualización de los planes de manejo y de la gestión en las áreas protegidas.
INSTITUTO DE ECOLOGÍA Y SISTEMÁTICA
2012
LIBRO ROJO
DE LOS
VERTEBRADOS
DE CUBA
EDITORES
Hiram González Alonso
Lourdes Rodríguez Schettino
Ariel Rodríguez
Carlos A. Mancina
Ignacio Ramos García
Editores
Hiram González Alonso
Lourdes Rodríguez Schettino
Ariel Rodríguez
Carlos A. Mancina
Ignacio Ramos García
Cartografía y análisis del
Sistema de Información
Geográca
Arturo Hernández Marrero
Ángel Daniel Álvarez
Ariel Rodríguez Gómez
Diseño
Pepe Nieto
Selección de imágenes y
procesamiento digital
Hiram González Alonso
Ariel Rodríguez Gómez
Julio A. Larramendi Joa
Ilustraciones
Nils Navarro Pacheco
Raimundo López Silvero
Dirección Editorial
Hiram González Alonso
ISBN
978-959-270-234-9
Impreso por
ARG Impresores, S. L.
Madrid, España
© 2012, Instituto de Ecología y Sistemática, CITMA
© 2012, Hiram González Alonso
© 2012, Lourdes Rodríguez Schettino
© 2012, Ariel Rodríguez
© 2012, Carlos A. Mancina
© 2012, Ignacio Ramos García
® Reservados todos los derechos.
Prohibida la reproducción parcial o total de esta obra, así como su
transmisión por cualquier medio o mediante cualquier soporte,
sin la autorización escrita del Instituto de Ecología y Sistemática
(CITMA, República de Cuba) y de sus editores.
Forma de cita recomendada:
González Alonso, H., L. Rodríguez Schettino, A. Rodríguez,
C.A.Mancina e I. Ramos García. 2012. Libro Rojo de los
Vertebrados de Cuba. Editorial Academia, La Habana, 304 pp.
Forma de cita recomendada para Hoja de Datos del taxón:
Autor(es) de la hoja de datos del taxón. 2012. Nombre cientíco
de la especie”. En González Alonso, H., L.Rodríguez Schettino,
A.Rodríguez, C. A.Mancina e I. Ramos García (eds.). Libro Rojo
de los Vertebrados de Cuba. Editorial Academia, La Habana,
pp.[página(s)].
Forma de cita recomendada para la introducción de cada
clase de vertebrado:
Autor(es). 2012. Clase de vertebrado. En González Alonso, H.,
L. Rodríguez Schettino, A. Rodríguez, C. A. Mancina e I. Ramos
García (eds). Libro Rojo de los Vertebrados de Cuba. Editorial
Academia, La Habana, pp. [página(s)].
La naturaleza no tiene celos,
como los hombres. No tiene odios,
ni miedo como los obreros. No cierra
el paso a nadie, porque no teme a
nadie. Los hombres siempre
necesitarán de los productos de la
naturaleza. Y como en cada región
solo se dan determinados productos,
siempre se mantendrá su cambio
activo, que asegura a todos los
pueblos la comodidad y la riqueza.
El mundo sangra sin cesar de los
crímenes que se cometen en él
contra la naturaleza.
JOSÉ MARTÍ
9 I. Introducción
11 II.Metodología
13 III. Diversidad de vertebrados en Cuba
ysusamenazas
17 IV. Regiones de Cuba y su diversidad de
vertebrados
19 V. Listas anteriores de vertebrados cubanos
conalgún grado de amenaza
25 VI. Características de los vertebrados amenazados
ysu representatividad en el Sistema Nacional de
Áreas Protegidas de Cuba
VII. Hojas de datos de los taxones
Peces de agua dulce
33 Introducción
37 Hojas de Datos
Anbios
55 Introducción
60 Hojas de Datos
Reptiles
93 Introducción
96 Hojas de Datos
Aves
207 Introducción
209 Hojas de Datos
Mamíferos
269 Introducción
275 Hojas de Datos
293 VIII. Referencias Generales
IX. Anexos
297 Listas de especies amenazadas
301 Datos de editores, autores y colaboradores
Sumario
E
l desarrollo de la humanidad ha producido la
modicación, eliminación y/o contaminación de
los hábitats, así como el uso indiscriminado de los
recursos naturales, y ha causado una pérdida
acelerada de la diversidad biológica y sus funciones
en el medio ambiente.
La Unión Internacional para la Conservación de la
Naturaleza (UICN) (IUCN, por sus siglas en inglés) ha
conrmado que de 5 487 especies de mamíferos
del mundo, al menos 1141 (20,8%) están
amenazadas de extinción. Desde el siglo XVI, unas
76especies se han extinguido, pero la situación
actual podrí a ser mucho peor, ya que no se tienen
datos sucientes e información de 836 especies de
esta clase animal (IUCN, 2008).
La última edición actualizada de la Lista Roja de
Especies Amenazadas de la UICN muestra que, de
las 47677 especies evaluadas hasta ahora, están
amenazadas 17 291: 21% corresponde a los
mamíferos, 30% a los anbios, 12% a las aves,
28%a los reptiles y 37% a los peces de agua dulce,
(IUCN, 2009).
Se ha estimado que de las 9990 especies de aves
registradas en el planeta, 1226 (12,3%) se
encuentran amenazadas de extinción. En los
últimos 30 años se han extinguido 21 especies de
aves (Birdlife International, 2008a) y el número total
de las especies más amenazadas aumentó, desde el
año 2000 hasta el 2009, de 1 186 a 1 227 (Birdlife
International, 2008b).
Estos datos conrman la situación dramática de
lapérdida de biodiversidad, fundamentalmente
porla acción indiscriminada del hombre sobre la
naturaleza. Ni las Antillas, ni Cuba en particular,
están exentas de esto, pues han sido sometidas
durante muchos años a una deforestación muy
fuerte (Del Risco, 1989).
La fauna extinta y viviente de Cuba y de otras islas
está constituida por taxones antiguos, escaso
número de categorías taxónómicas superiores,
especies muy pequeñas o gigantes en diferentes
grupos y un elevado endemismo. Además, existen
fuertes procesos de radiación adaptativa, mediante
el cual varios grupos se diversican
extraordinariamente produciendo muchas especies
emparentadas entre sí, pero que ocupan hábitat y
recursos muy diferentes, o especies que no son
logenéticamente cercanas entre sí, pero utilizan
recursos similares.
La destrucción del hábitat es la causa principal que
amenaza la biodiversidad a nivel global. Desde la
llegada de los europeos a Cuba se tienen evidencias
de la pérdida de la cobertura boscosa, y se plantea
que en el siglo XVI más de 70% del territorio de Cuba
estaba cubierto de bosques, en 1900 se redujo a
41% de cobertura y en 1959 solo quedaba 14%,
fundamentalmente por el intenso desarrollo de la
industria azucarera durante aquellos años (Del Risco,
1995). Lo anterior, unido al crecimiento urbano, la
industrialización y el desarrollo acelerado del turismo,
ha producido un decline de la biodiversidad cubana.
Sin embargo, los datos recientes indican que desde
1990 el área boscosa aumentó hasta alcanzar 24,7%
en el año 2005, y aunque la mayor parte de este
incremento se debió a plantaciones forestales, el área
de los bosques naturales creció en 2,4%
(FAO,2007)(Fig.1).
Hasta el momento se han registrado para Cuba
alrededor de 655 especies de vertebrados terrestres
y dulceacuícolas, de las cuales 255 son endémicas y
87 se encuentran en las diferentes categorías de
amenaza (IUCN, 2008). Se han realizado varias
publicaciones sobre propuestas de categorías de
amenaza para especies de vertebrados cubanos
(Buide et al., 1974; Perera et al., 1994; Berovides, 1995;
Rodríguez Schettino y Chamizo, 1998; Vales et al.,
1998; Rodríguez Schettino, 1999a; González, 2002;
Silva, 2002; Rodríguez Schettino, 2003; Mancina et
al., 2007) y cuatro Talleres para la Conservación,
Análisis y Manejo Planicado de una Selección de
Especies Cubanas (CAMPs), entre 1996 y 1999. No
obstante, no se había confeccionado un libro rojo
que nos permitiera reunir la información más
actualizada sobre las especies amenazadas de
vertebrados del archipiélago cubano.
Los libros rojos regionales de la ora y la fauna
son herramientas importantes que puede utilizar el
hombre para actualizar el estado de conocimiento
9
Introducción
I
10
En la segunda sección se presentan las Hojas de
Datos de todas las especies que se consideraron
con algún grado de amenaza, con una introducción
previa para cada clase de vertebrado en la que se
incluyen datos sobre la fauna extinta.
En este libro se brindan criterios de gran
importancia para su conservación y se incluyen
nuevas propuestas de especies amenazadas.
Esperamos que sea una herramienta útil para
establecer estrategias y planes de conservación
para la protección de nuestra diversidad de
vertebrados silvestres.
Colectivo de Editores
de las especies amenazadas de cada país o región y
poder trazar estrategias para su protección. Por
todas estas razones, nos propusimos confeccionar
este libro, con la contribución de 64 especialistas
cubanos de 17 instituciones, que han aportado
información actualizada de las especies de
vertebrados amenazados de Cuba.
El libro está organizado en dos secciones
principales: en la primera se presentan los capítulos
introducción, metodología, diversidad de
vertebrados cubanos y sus amenazas de extinción,
regiones cubanas y su diversidad de vertebrados,
listas previas de vertebrados cubanos amenazados,
y un análisis de la presencia de vertebrados cubanos
amenazados en las áreas protegidas.
Figura 1. Estado actual de los bosques en Cuba. Se ilustra en el mapa la cobertura arbórea
actual, medida a partir de sensores satelitales (FAO, 2007) y en el recuadro la tendencia en la
proporción de área cubierta de bosque.
Para la preparación de este libro se tuvo en
cuenta las categorías y criterios más recientes
de especies de vertebrados amenazados publicados
por la Unión Internacional para la Conservación de
la Naturaleza (IUCN, 2001). Para su implementación
se siguieron las normativas especicadas por el
IUCN Standards and Petitions Working Group (2008).
También se consultaron las listas anteriormente
publicadas por IUCN (2001, 2003, 2006, 2010
y2011).
Se decidió no incluir a las especies de vertebrados
marinos, con excepción de cinco reptiles que utilizan
las playas del archipiélago cubano para el desove,
que a pesar de la protección legal que las ampara
(UICN, CITES), están enfrentando serias amenazas.
Con vistas a la organización de la edición, fueron
convocados todos los investigadores del país que
han trabajado con especies de vertebrados cubanos
y que desearan participar en el proyecto. Se
realizaron reuniones en las que se explicaron y
discutieron la metodología de trabajo y las
categorías y criterios de la UICN (versión 3.1; IUCN,
2001). Se les entregó un modelo de planilla,
confeccionado sobre la base de la información que
solicita la UICN para evaluar cada taxón, donde
debían recoger toda la información para
confeccionar la Hoja de Datos por especie.
Cada Hoja de Datos contiene información sobre:
tTaxonomía (clase, orden, familia); nombres
comunes, en el caso de que existan
tImágenes (fotografías o ilustraciones) de la
especie y su hábitat
tHistoria natural (hábitos, preferencia de hábitat,
grupo tróco, abundancia poblacional,
enemigos naturales)
tMapa de áreas de ocupación
tGrado de protección
tCategoría de amenaza
tJusticación de los criterios
tAcciones que se deben acometer para su
conservación
tReferencias bibliográcas y comunicaciones
personales
tAutores
Debido a que no se cuenta con datos
demográcos de la mayoría de las especies, se
prestó especial interés a la correcta mapicación de
los registros de ocurrencia de cada una. Para esto se
creó una base de datos que incluyó los registros de
colecciones biológicas, de la literatura y los datos de
los propios autores y colaboradores. Estos registros
fueron georreferenciados mediante un Sistema de
Información Geográca (MapInfo 6.5) empleando
hojas cartográcas a escala 1:50000.
Posteriormente, para cada especie se calculó el área
de ocupación como el número de celdas con
registros de la especie en una grilla con cuadrículas
de 10 km x 10 km. Otras conciliaciones o
procedimientos empleados en grupos taxónómicos
particulares se especican en el texto, como son los
casos de los peces de agua dulce, anbios y reptiles.
En lo referente a la extensión de las poblaciones,
se hizo una adecuación al tamaño de las áreas que
ocupan las especies, debido a que las extensiones
que considera la UICN son muy grandes para
aplicarlas a paises pequeños como Cuba. Para ello
se tuvo en cuenta las características de dispersión y
potencial distribución de cada grupo animal.
La categoría y los criterios de amenaza referidos
para cada taxón en su Hoja de Datos son las
propuestas de especialistas de Cuba y de la IUCN
(2008), con la justicación correspondiente, acorde
con IUCN Standards and Petitions Working Group
(2008) y las investigaciones más recientes hechas
por los investigadores. Ambas fuentes pueden
coincidir o no, en dependencia de los criterios más
actualizados. Aunque todas las Hojas de Datos se
colegiaron con los especialistas participantes en los
talleres, los autores de cada hoja son los
responsables de la información presentada.
Algunos especialistas y organizaciones
consideran solo las categorías En Peligro Crítico (CR),
11
Metodología
II
12
Fueron valoradas las especies amenazadas que
hubieran sido previamente tratadas en
publicaciones o listas, como los Talleres CAMP
(Conservación, Análisis y Manejo Planicado de una
selección de especies cubanas), el Estudio Nacional
sobre la Diversidad Biológica en la República de
Cuba (Vales et al., 1998), listas rojas de carácter
regional, listas de especies amenazadas (BirdLife
International 2008a, 2008b, 2008c), Talleres de Áreas
de Importancia para las Aves organizados por el
Proyecto “Sector Oriental de Cuba: salvando un área
de interés para la conservación de las aves en el
Caribe”, la Lista Roja de la IUCN (2008) y otras
publicaciones. Asimismo, se valoraron las especies
que, por algunas de sus características biológicas
(distribución geográca restringida, alta
especialización ecológica), pudieran presentar algún
grado de amenaza, según los criterios de los
especialistas de cada grupo.
Utilizando el mismo Sistema de Información
Geográca (MapInfo 6.5) y el área de ocupación de
los registros de todas las especies en retículas con
cuadrículas de 10 km x 10 km, se confeccionó un
mapa donde están los registros de localidades de
todas las especies amenazadas consideradas en este
libro. Se establecieron rangos donde el color rojo más
intenso son las localidades donde se registran el
mayor número de especies amenazadas (Fig. 2).
En Peligro (EN) y Vulnerable (VU) para identicar las
especies amenazadas, pero en este libro hemos
incluido también a un grupo de especies Casi
Amenazadas (NT) con el objetivo de que los
tomadores de decisiones y los especialistas tengan
una idea de la tendencia de algunas especies a su
extinción. No así, las de Preocupación Menor (LC), por
ser de distribución geográca amplia. En el caso de
que una especie no haya sido evaluada por la UICN,
se le asignó la categoría de No Evaluada (NE).
Los nombres de las áreas protegidas, las
respectivas categorías de manejo con su
simbología, son las que se reeren en el Plan del
Sistema Nacional de Áreas Protegidas 2009-2013
(CNAP, 2009):
RN: Reserva Natural
PN: Parque Nacional
RE: Reserva Ecológica
END: Elemento Natural Destacado
RFM: Reserva Florística Manejada
RF: Refugio de Fauna
PNP: Paisaje Natural Protegido
APRM: Áreas Protegida de Recursos Manejados
La mayoría de los peces de agua dulce, anbios y
reptiles no tienen nombre común, ni en español ni
en inglés. En las hojas de cada taxón se menciona el
nombre común en español según el uso popular,
pero cuando no lo tienen se reere alguno genérico
como guajacón, lagartija, salamanquita (Buide,
1986). Para los nombres en inglés de anbios y
reptiles se utilizó la lista de Hedges (2009), a pesar
de que no reeja el uso popular, pues casi ninguna
de estas especies cubanas habita en países de
lenguas anglosajonas. En el caso de las aves se
menciona el nombre común en español, según el
uso popular, y los nombres en inglés sugeridos por
Garrido y Kirkconnell (2000) y por la Unión
Americana de Ornitología (AOU, 2005).
Luego de que el grupo coordinador del libro
recibiera las propuestas de Hojas de Datos, se
organizaron cinco talleres con la participación de
especialistas de los diferentes grupos faunísticos. Se
prestó especial interés en aportar la información
más actualizada, publicada o no, sobre las especies
involucradas. Estos talleres fueron organizados por
expertos que conocen las metodologías
internacionales para la confección de bases de
datos y libros rojos. Además, se discutió el formato
del libro y su concepción.
Estructura de Categorías de la Lista Roja
La diversidad biológica está conformada por
todas las poblaciones de plantas, hongos,
animales y microorganismos que mantienen
complejas interrelaciones en los ecosistemas donde
habitan. Cada una de estas poblaciones realiza una
función determinada y necesaria para, entre todas,
lograr un adecuado funcionamiento de la
naturaleza.
Cuando la acción humana provoca la
desaparición de especies en los ecosistemas, no
solo empobrece la biodiversidad sino que también
disminuye las funciones de los ecosistemas que
habita. Esta afectación de las relaciones globales del
ecosistema repercute en el propio bienestar del
serhumano.
El Caribe insular o subregión Antillana, es uno de
los 25 sitios de mayor importancia en el mundo en
materia de conservación de la biodiversidad (Myers
et al., 2000). El principal problema o amenaza que
prevalece en la mayor parte de las Antillas es la
pérdida continua de los ecosistemas y hábitats
naturales. Debido a la presión en aumento ejercida
por una población humana que se expande, en las
islas de toda la región existe una pérdida continua
de sus hábitats, la introducción e interacción con
especies exóticas de plantas y animales, la caza y el
tráco ilegal de especies. A esto se añade el efecto
del cambio climático, más sensible por la condición
insular de las Antillas.
En esta subregión, existen otros factores que
impiden realizar acciones de conservación dirigidas
a eliminar estas amenazas: conocimiento biológico
y conciencia ambientalista limitados, falta de
recursos nancieros, de personal capacitado, de
coordinación entre las actividades de conservación
que se llevan a cabo y de capacidad a nivel local
para efectuar estudios y monitoreos de los sitios y
especies más afectados.
En Cuba se han registrado alrededor de 655
especies de vertebrados terrestres y de agua dulce,
donde se destacan por el número de especies, las
aves y los reptiles, y un alto porcentaje de
endemismo para anbios, reptiles y peces
dulceacuícolas. La gran diversidad de ecosistemas y
la mayor supercie del archipiélago cubano con
respecto a otras islas del Caribe, ha propiciado una
riqueza faunística mayor. Según Capote et al. (1989),
se han clasicado 32 tipos de formaciones
vegetales, donde se refugian, alimentan y
reproducen un gran número de especies de
vertebrados. Por otra parte, Cuba se caracteriza por
poseer un gran número de ríos y arroyos, lagunas,
presas, bahías y estuarios.
Se han registrado 57 especies de peces de agua
dulce, 62 especies de anbios, 155 especies de
reptiles, 368 especies de aves vivientes y 35 especies
de mamíferos. Las características de cada grupo
serán abordadas en los capítulos correspondientes
de cada uno.
Muchas de estas especies de vertebrados
incluyen en la actualidad poblaciones muy escasas
y otras tienen una distribución muy restringida, lo
que las hace altamente sensibles a la pérdida y
modicación de sus hábitats.
Desde el siglo XVIII, el desmonte de los bosques,
para el desarrollo de la agricultura extensiva y la
extracción de madera han sido de los problemas
más graves que ha afectado a la naturaleza a nivel
mundial. Como se planteó anteriormente, se ha
podido determinar que a la llegada de los europeos
al territorio cubano, más de 70% de la supercie
estaba cubierto de bosques (Del Risco, 1989, 1995).
La construcción de ciudades, la introducción del
cultivo de la caña y el desarrollo de la industria
azucarera, del cultivo del tabaco y la minería, entre
otros factores, condujeron a que, en 1959, solo 14%
de Cuba se mantuviera con bosques (Del Risco,
1995). Si hacemos una revisión de lo que fue la
vegetación original de nuestro archipiélago y lo
comparamos con la vegetación actual, podemos
imaginar cuánta diversidad de especies,
ecosistemas y paisajes conformados durante miles
13
Diversidad de
vertebrados en Cuba
y sus amenazas
III
14
Los incendios forestales también son una
amenaza para la biodiversidad cubana. En los
períodos de sequía la situación se agudiza, sobre
todo en ecosistemas de gran diversidad biológica y
alto índice de endemismo, como son el herbazal de
ciénaga y los matorrales xeromorfos. Muchos
incendios se producen por causas naturales, pero
otros son producidos por el hombre, ya sea por
negligencias o por propósitos económicos; en la
mayoría de las ocasiones adquieren proporciones
imprevistas y se vuelven incontrolables,
destruyendo a su paso la diversidad biológica y la
propia existencia de los ecosistemas.
El archipiélago cubano es afectado con mucha
frecuencia por huracanes que ocasionan grandes
daños a los ecosistemas boscosos, ya que destruyen
el follaje y derriban muchos árboles, modicando
así la alimentación y el refugio de muchas especies
animales. No obstante, se ha podido apreciar que
los hábitats tropicales y su fauna se recuperan
relativamente rápido de estos fenómenos
climatológicos.
La introducción de plantas y animales exóticos es
otro factor que, en la mayor parte de las ocasiones,
es muy dañino para el equilibrio biológico sobre
todo en las islas, pues en la mayoría de los casos
produce afectaciones que pueden ser irreversibles.
Desde la época colonial se introdujeron en Cuba las
ratas (Rattus spp.) y ratones (Mus musculus), lo que
ha motivado grandes afectaciones a la salud
humana, a la sanidad agropecuaria y a los cultivos.
Para intentar controlar a estos dañinos roedores, y
sin realizar ningún estudio previo, se introdujo la
mangosta (Herpestes auropunctatus) y resultó que
las poblaciones de este pequeño carnívoro, se han
convertido en una plaga para la cría de animales
domésticos e incluso para las poblaciones silvestres
de otros animales y a la salud humana.
Otro de los errores más recientes ha sido la
introducción y mal manejo del pez gato africano
(Clarias gariepinus) con objetivos económicos –su
carne es muy apreciada en el mundo–, pero este pez
omnívoro es capaz de devorar todo lo que encuentra
a su paso. En estos momentos es una seria amenaza
para la subsistencia de la fauna dulceacuícola cubana,
otros peces, moluscos y aves, muchos de los cuales
son endémicos, como el manjuarí (Atractosteus
tristoechus), que es un fósil viviente.
De todos estos problemas se ha derivado que
más de 90 especies de vertebrados se hayan
extinguido o se encuentren en las categorías más
graves de amenaza.
El calentamiento global en los últimos 30 años ha
producido cambios en la distribución y abundancia
de años se perdieron en pocos siglos (Capote et al.,
1989; Del Risco, 1989).
Durante años, los ecosistemas acuáticos han sido
contaminados por los desechos que industrias y
poblados vierten directamente en sus aguas, sin
antes pasar por ninguna planta de tratamiento
residual. Aunque nuestras lagunas y ríos no son de
grandes magnitudes, sin embargo, una gran
diversidad de especies habita en esos acuatorios,
muchas de ellas exclusivas, e importantes para el
mantenimiento del equilibrio ecológico de estos
ecosistemas.
Otro problema notable es la descarga de
materiales no biodegradables en los ecosistemas
acuáticos y boscosos. Detergentes, plaguicidas,
lubricantes y otros desechos de la producción
industrial se vierten en muchos acuatorios interiores
y zonas costeras. Además, se vierten desechos de
cristal, plástico y metales que son muy difíciles de
descomponer de forma natural y pueden ocasionar
serios daños, ocasionando así el envenenamiento
de la ora y la fauna.
Una de las afectaciones más serias es la
salinización y deserticación de los suelos, debido a
la destrucción de la barrera protectora que
constituyen los manglares (Rodríguez et al., 2006) y
la vegetación costera, la canalización y
transformación de los acuatorios interiores o por la
sobreexplotación de las aguas subterráneas.
El desarrollo de la minería también atenta contra
la conservación de la biodiversidad. En Cuba, el caso
más grave es el de la industria niquelífera, en la
parte norte del territorio oriental, cuyas
excavaciones para extraer los minerales han
arrasado con grandes extenciones de bosques.
Deigual forma, el proceso industrial del níquel se ha
convertido en el principal contaminante ambiental
de la región. Precisamente, los más importantes
yacimientos de minerales se encuentran en la
región de mayor biodiversidad del país y esto obliga
a tomar medidas efectivas para minimizar el
impacto ambiental de esta actividad. La captura
indiscriminada, la comercialización ilegal y la
deforestación son factores que, combinados, han
producido la extinción de muchas especies animales
y han puesto en estado crítico a otras. La caza y la
pesca furtivas constituyen un mal que afecta a la
fauna de muchos países dado que no hay un control
real de lo que se extrae de la naturaleza y así se
sobreexplotan selectivamente algunas especies.
Cuba posee leyes a favor de la conservación de sus
recursos naturales; sin embargo, en muchos casos se
carece del instrumento legal, el personal capacitado y
los recursos para su implementación.
LIBRO ROJO DE LOS VERTEBRADOS DE CUBA | DIVERSIDAD DE VERTEBRADOS EN CUBA Y SUS AMENAZAS | 15
en muchasocasiones se priorizan especies foráneas
de rápido crecimiento o invasoras. Las iniciativas de
diversicación y las técnicas como la reforestación
sucesional deben ser promovidas para incrementar
la calidad de nuestros bosques.
La creación, durante los últimos 30 años, de
instituciones cientícas con un personal altamente
calicado, ha propiciado resultados muy
importantes que han contribuido a la conservación
y protección de la biodiversidad.
Del mismo modo, la legislación ambiental actual
posibilita un mejor control para que los recursos
naturales sean utilizados de una forma más racional,
indicando las instituciones encargadas de cada uno
de ellos. Se establece, además, el uso de licencias
que obliguen a las entidades a desarrollar
investigaciones para minimizar los impactos que se
ocasionan durante los procesos inversionistas de las
instalaciones.
La creación de un Sistema Nacional de Áreas
Protegidas es uno de los principales aportes a la
preservación de nuestros recursos naturales. Dentro
del sistema, se han establecido 91 áreas de
signicación nacional y 162 de signicación local,
tanto terrestres como marinas, lo que representa
19,93% del territorio nacional (CNAP, 2009). Las
primeras ocupan más de cinco millones de
hectáreas y las segundas más de 490 000 ha, lo que
garantiza la conservación de muchos valores
esenciales de la diversidad biológica de Cuba.
Algunas de estas áreas son fundamentales pues
incluyen las regiones de mayor biodiversidad y
representatividad de nuestros ecosistemas, como
son los casos de la península de Guanahacabibes, la
sierra del Rosario, la Ciénaga de Zapata, el
archipiélago Sabana-Camagüey y el Parque
Nacional Alejandro de Humboldt.
Cuba es el país antillano con mayor biodiversidad
y un alto porcentaje de sus especies, subespecies,
poblaciones y comunidades bióticas se hallan en
áreas naturales protegidas, aunque este aspecto lo
abordaremos en otro capítulo.
Encontrar un balance entre la necesidad
imperiosa de explotación de los recursos naturales y
la protección del medio ambiente es uno de los
más grandes retos que enfrenta nuestro país.
de numerosas especies en diversas regiones del
planeta. De continuar el ritmo actual del proceso, se
estima que entre 18 y 35% de las especies vivientes
pudieran extinguirse (Thomas etal., 2004). Estos
resultados resaltan la importancia de tomar medidas
para la implementación de tecnologías que
disminuyan la emisión de gases de efecto
invernadero y aumentar la retención de CO. Cuba,
por sus características insulares, también está siendo
amenazada por este fenómeno climático global.
Laposible inundación de grandes extensiones de
terrenos como cayos, costas y zonas bajas ocasionaría
recambios de diferentes tipos de vegetación, como
los mangles y matorrales xeromorfos costeros, que
son barreras muy importantes para la protección de
otros ecosistemas. Desaparecerían cientos de
especies de plantas y animales, y la salinidad se
incrementaría sustancialmente en los ecosistemas
terrestres causando serias afectaciones a la
biodiversidad. No obstante, existen en Cuba muy
pocos estudios de caso que permitan inferir el
impacto del cambio climático en la ora y la fauna
(Rodríguez Schettino et al., en prensa), por lo que la
extrapolación de predicciones globales, realizadas en
modelos a mayor escala, deben ser interpretadas con
cuidado (Willis y Bhagwat, 2009).
No obstante, desde hace varias décadas, se han
realizado en Cuba muchas acciones a favor de la
biodiversidad. La reforestación fue una de las
primeras que se realizaron, ya que a partir de la
década del 60 del siglo XX, se trazó y ejecutó un plan
para aumentar la masa forestal que abarcó todos los
territorios y, en particular, las montañas. Esto ha
permitido el incremento de la cobertura boscosa,
de 14% en 1959 a 24,7% en el año 2005. En la
década de 1990-2000, en gran parte del mundo
yen particular en Centro América y el Caribe, los
bosques naturales y las plantaciones decrecieron
entre 2 y 11%; sin embargo, en Cuba hubo un
crecimiento total de 13% (Earth Trends, 2003)
(Fig.1), aunque de ello, solo 2% fue en bosques
naturales. Con la utilización de diferentes técnicas,
se ha tratado de aplicar la tala selectiva para no
afectar lamasa forestal. No obstante, las
repoblaciones forestales generalmente no incluyen
especies típicas de la vegetación natural cubana y
Sobre la base de las regiones físico-geográcas
de Mateo y Acevedo (1989), Rodríguez Schettino
(1993) reconoció 12 zonas para los reptiles, en las
que la cordillera de Guaniguanico, las montañas de
Guamuhaya, la Sierra Maestra y el macizo de
Nipe-Sagua-Baracoa tenían los valores más altos de
endemismo, mientras que, al considerar que se
habían descrito algunas especies de reptiles
después de 1993, Rodríguez Schettino (1999)
actualizó la información para las 12 zonas, con
resultados similares en cuanto a riqueza y
endemismo de cadauna.
Estrada y Ruibal (1999) utilizaron como base el
mapa de regiones físico-geográcas de Mateo y
Acevedo (1989), y propusieron que los anbios
cubanos se hallaban en siete regiones geográcas,
con la mayor cantidad de especies en la cordillera de
Guaniguanico, las montañas de Guamuhaya, la Sierra
Maestra y el macizo de Nipe-Sagua-Baracoa. Por otro
lado, incluyeron los reptiles en 12 regiones
geográcas, con la mayor cantidad de especies en la
Sierra Maestra y el macizo de Nipe-Sagua-Baracoa.
Para los anbios cubanos, Hedges (1999) dividió
el territorio nacional en 14 regiones y halló la mayor
densidad de especies en la Sierra Maestra y el
macizo de Nipe-Sagua-Baracoa, seguidos de la
sierra de los Órganos y las montañas de
Guamuhaya. No obstante, las llanuras occidentales y
centrales y la Isla de la Juventud tienen valores altos
de densidad de especies, no tanto como las
anteriores regiones, lo que explicó por la irradiación
de los bufónidos, los que preeren las zonas llanas.
González (2002) planteó que el mayor
endemismo de las aves y la mayor cantidad de
especies locales y amenazadas estaban en la
península de Guanahacabibes, la sierra de los
Órganos, la Ciénaga de Zapata, la Sierra Maestra y el
macizo de Nipe-Sagua-Baracoa. Rodríguez
Schettino y Rivalta (2003) retomaron el mapa de las
12 zonas y lo actualizaron con las especies nuevas
de reptiles, añadiendo los anbios. Como resultado,
la Sierra Maestra y el macizo de Nipe-Sagua-Baracoa
En diversas publicaciones se ha examinado la
distribución geográca de los vertebrados
terrestres cubanos y, en algunas, las zonicaciones
se han basado sobre las regiones físico-geográcas
o sobre la vegetación del país (Mateo y Acevedo,
1989; Estrada y Ruibal, 1999). De manera general, se
considera al territorio nacional dividido en
occidente, centro y oriente, aunque los límites entre
estas tres grandes regiones no están bien señalados.
Asimismo, se acepta que los macizos montañosos
albergan la mayor diversidad de especies y que en
las llanuras y grupos insulares se encuentran especies
generalistas o que se han adaptado a las condiciones
impuestas por el desarrollo socioeconómico; sin
embargo, también allí se hallan especies endémicas
de Cuba y varias de ellas son locales.
Algunos ejemplos son: el mapa de fauna (Alayón
et al., 1978) que expresa una densidad de
vertebrados endémicos alta, media o baja, de
acuerdo con la distribución geográca de tres peces
de agua dulce, cuatro anbios, nueve reptiles,
15aves y siete mamíferos. Silva (1979) planteó que
la gran mayoría de los murciélagos cubanos se
encontraban a través de todo el país, en las tres
grandes regiones, con la excepción de Nyctinomops
laticaudatus y Mormopterus minutus ausentes de la
occidental; Antrozous koopmani, de la central; y
Nyticeius humeralis, de la oriental. Sin embargo,
alegó que con mayor trabajo de campo, esto
pudiera variar.
Rodríguez Schettino (1989), González (1989)
yManójina etal. (1989) encontraron para los reptiles,
las aves endémicas y los mamíferos endémicos
terrestres, respectivamente, que existe mayor
riqueza en las partes boscosas de la península de
Guanahacabibes, la cordillera de Guaniguanico, el
sur de la Isla de la Juventud, la Ciénaga de Zapata,
las montañas de Guamuhaya, el archipiélago de
Sabana-Camagüey, la sierra de Cubitas, la sierra de
Najasa, el Grupo de Maniabón, la Sierra Maestra, el
macizo de Nipe-Sagua-Baracoa y la franja costera
sur de Guantánamo-Maisí.
17
Regiones de Cuba
y su diversidad
de vertebrados
IV
18
fueron las zonas con más anbios y reptiles, aunque
la llanura centro-oriental tiene casi tantos reptiles
como las dos zonas anteriores.
González y De Armas (2007) reconocieron varias
regiones principales de biodiversidad, cada una con
unidad en sus características físico-geográcas, ora,
vegetación y fauna. Ellas son: en la región
occidental, la península de Guanahacabibes y la
cordillera de Guaniguanico; en la región central, la
Ciénaga de Zapata, las montañas de Guamuhaya y
el archipiélago de Sabana-Camagüey; y en la región
oriental, la Sierra Maestra, la ciénaga de Birama, el
macizo de Nipe-Sagua-Baracoa y la franja costera
Bahía de Guantánamo-Maisí.
Díaz y Cádiz (2008) plantearon que la cordillera de
Guaniguanico (19 especies), montañas de
Guamuhaya (18), Sierra Maestra (27) y macizo de
Nipe-Sagua-Baracoa (29) son las de mayor riqueza y
las dos últimas son las de mayor endemismo.
Si analizamos la información que nos suministra
un mapa donde están todos los registros de
localidades de las especies amenazadas
consideradas en este libro (Fig.2), podemos concluir
que las áreas que tienen mayor número de especies
amenazadas se encuentran en las regiones de
Sagua-Baracoa, Sierra Maestra, franja costera Bahía
de Guantánamo-Maisí, montañas de Guamuhaya,
Ciénaga de Zapata, cordillera de Guaniguanico y
península de Guanahacabibes.
Al analizar los resultados anteriores se puede
generalizar que en cuanto a la riqueza y endemismo
de los vertebrados terrestres cubanos, las regiones
de taxones de interés mas importantes de Cuba
son: macizo de Nipe-Sagua-Baracoa, Sierra Maestra,
cordillera de Guaniguanico, Ciénaga de Zapata,
montañas de Guamuhaya, alturas de Camagüey-
Maniabón, Alturas Centrales (Santa Clara, nordeste y
noroeste), península de Guanahacabibes, Alturas
Habana-Matanzas, archipiélago de los Canarreos,
llanuras orientales, archipiélago de Sabana-
Camagüey, llanuras occidentales, zona costera sur
Guantánamo-Maisí, archipiélago de los Jardines de
la Reina y archipiélago de los Colorados (Fig. 3).
Figura 3. Regiones de taxones de interés más importantes de Cuba
Figura 2. Áreas donde se registran el mayor número de especies amenazadas. Los rangos determinan el número de especies por área.
Leyenda
30-40 (2)
20-30 (3)
10-20 (20)
5-10 (69)
1-5 (396)
Los vertebrados terrestres y dulceacuícolas
cubanos han estado incluidos en diversas listas
con diferentes grados de amenazas, tanto en las de
la Unión Internacional para la Conservación de la
Naturaleza (UICN), como en propuestas nacionales.
Antes de 1994, y por alrededor de 30 años, los
Libros y Listas Rojas incluían categorías subjetivas
para las especies amenazadas, que fueron
reconocidas y utilizadas por la UICN y otras
organizaciones. Sin embargo, se sentía la necesidad
de revisar dichas categorías para proveer un sistema
uniforme que garantizara la clasicación de las
especies según su riesgo de extinción y que sirviera
para la planicación de acciones de conservación.
En 1984, la Comisión de Supervivencia de Especies
de la UICN (CSE) organizó un simposio para producir
un sistema modicado, pero no se obtuvo una
propuesta única. En 1987, la CSE solicitó la
elaboración de un nuevo documento con el
objetivo nal de uniformar el sistema de
categorización de especies amenazadas.
De este modo, se elaboraron varios borradores,
consultados y validados por la UICN. Estos fueron:
Versión 1.0 (Mace y Lande, 1991); Versión 2.0 (Mace
et al., 1992); Versión 2.1 (IUCN, 1993); Versión 2.2
(Mace y Stuart, 1994) y el documento nal,
adoptado por la 40va Reunión del Consejo de la
UICN, en Gland, Suiza, el 30 de noviembre de 1994
(IUCN, 1994). De ahí en adelante, toda lista que
incluya las categorías inscritas en este documento
se deben basar en esta versión. Las categorías
adoptadas son: Extinto (EX), Extinto en Estado
Silvestre (EW), En Peligro Crítico (CR), EN Peligro (EN),
Vulnerable (VU), Menor Riesgo (LR) [dependiente de
la conservación (dc); casi amenazado (ca);
preocupación menor (pm)], Datos Insucientes (DD)
y No Evaluado (NE). Esta versión se utilizó en la Lista
Roja de animales de 1996 (Baillie y Groombridge,
1996) y en la Lista Roja de especies amenazadas del
año 2000 (Hilton-Taylor, 2000). No obstante, se
prepararon nuevas versiones, que modicaban
algunos de los criterios y deniciones de términos
clave: Versión 3.0 (IUCN/SSC Criteria Review Working
Group, 1999) y Versión 3.1 (IUCN, 2001); esta última
se usa a partir de enero de 2001 y hasta el presente.
Incluye las categorías: Extinto (EX), Extinto en Estado
Silvestre (EW), En Peligro Crítico (CR), EN Peligro (EN),
Vulnerable (VU), Casi Amenazado (NT ),
Preocupación Menor (LR), Datos Insucientes (DD) y
No Evaluado (NE).
Desde los cronistas de la etapa colombina hasta
1973, la opinión general de los naturalistas e
investigadores cubanos, era que la fauna del país
había disminuido y para lo cual se basaron en
publicaciones, registros fósiles y observaciones de
campo (Buide et al., 1974). Si se tiene en cuenta la
drástica reducción de la cobertura boscosa, ocurrida
desde los primeros tiempos de la colonia española y
hasta el n de la década del 50 del siglo xx es fácil
suponer que la fauna también declinó, toda vez que
perdió sus fuentes principales de alimentación y
refugios. A pesar de diversos esfuerzos realizados en
el país, a partir de 1959, por preservar la naturaleza
cubana, no existían criterios sobre el estado de
conservación de la fauna cubana, sobre los cuales
proponer medidas adecuadas para su protección.
Buide et al. (1974) fueron los primeros en plantear un
sistema de categorización de la fauna de vertebrados
autóctonos vivientes amenazados, sobre la base de la
información que disponían en cuanto a su estado de
conservación, distribución geográca, hábitat y
endemismo. De esta forma, se propusieron ocho
grupos que reúnen a las especies según su amenaza,
dándole mayor peso a la restricción espacial que a la
numérica. Estos grupos, en orden descendente de su
amenaza son: 1- especies muy restringidas-muy
escasas (tres aves y dos mamíferos); 2- especies muy
restringidas-escasas (siete reptiles, nueve aves y siete
mamíferos); 3- especies muy restringidas-poco
escasas (siete reptiles y dos aves); 4- especies
restringidas-muy escasas (cuatro aves); 5- especies
restringidas-escasas (dos reptiles, nueve aves y un
19
Listas anteriores de
vertebrados cubanos
con algún grado de
amenaza
V
20
mamíferos. Rodríguez Schettino(1999a) clasicó 75
taxones de reptiles de la siguiente forma: seis como
En Peligro Crítico (CR); 11, En Peligro (EN); 53,
Vulnerables; cinco, Menor Riesgo (LR) y uno
presumiblemente Extinto.
Llanes Sosa et al. (2002) recopilaron la
información sobre las aves amenazadas, incluidas
en listas anteriores (Raaele et al., 1998; Vales et al.,
1998; Garrido y Kirkconnell, 2000 y Birdlife
International, 2000), además del criterios de los
autores, y reseñaron cuatro especies En Peligro
Crítico (CR); nueve, En Peligro (EN); 24, Vulnerable; y
tres Extinto. Por otra parte, Rodríguez Schettino y
Rodríguez (2003) se rerieron a las especies tratadas
en los cuatro CAMPs y mencionaron que quedaban
muchas otras sin analizar y que también pudieran
estar amenazadas de extinción, aunque sin listarlas.
Durante el taller caribeño para la revisión de los
anbios según las categorías y criterios de amenaza
de la UICN (GAA por sus siglas en inglés), celebrado
en Santo Domingo, República Dominicana en el
año 2004, se concluyó que 79,7% de los anbios de
Cuba, descritos hasta el año 2003, estaban en
peligro de extinción (Hedges y Díaz, 2004). Dichas
especies quedaron incluidas en las Listas Rojas de
Especies Amenazadas (IUCN, 2006, 2008, 2009). Por
su parte, Díaz y Cádiz (2008) consideraron que,
según las categorías y criterios de la UICN, 26% de
los anbios cubanos se encuentra En Peligro Crítico
(CR), 35% En Peligro (EN) y 15% Vulnerables (VU), lo
que signica que más de las tres cuartas partes de
ellos está amenazada.
Fong et al. (2005) consideraron a 13 anbios del
Parque Nacional Alejandro de Humboldt con
diferentes grados de amenaza, dos En Peligro Crítico
(Eleutherodactylus iberia y E. tetajulia), cinco En Peligro
(E. acmonis, E. gundlachi, E. principalis, E. simulans
y E. toa), cinco Vulnerables (Bufo taladai,
E.guantanamera, E. limbatus, E. ricordii y E. ronaldi) y
E.dimidiatus como Casi Amenazada. En cuanto a los
reptiles, opinaron que 12 están amenazados, Anolis
fugitivus como En Peligro Crítico, Cyclura nubila En
Peligro, nueve Vulnerables (Sphaerodactylus celicara,
Anolis cupeyalensis, A. inexpectata, A. isolepis,
A.rubribarbus, Chamaeleolis porcus, Epicrates
angulifer, Tropidophis fuscus y T. wrightii). Sin
embargo, algunas de las categorías no coinciden
con otras listas anteriores.
Debido a la carencia de información cuantitativa
sobre las tendencias poblacionales de las especies
de murciélagos cubanos, Mancina et al. (2007)
estimaron su estado de conservación sobre la base
de seis caracteres cualitativos: abundancia relativa,
distribución, especialización en los hábitat de
mamífero); 6- especies restringidas-poco escasas (un
pez y un reptil); 7- especies secundariamente
amenazadas (tres reptiles, nueve aves y un mamífero);
8- especies potencialmente amenazadas (cuatro
reptiles y un ave). A este trabajo le siguieron Perera et
al. (1994) quienes expusieron sus consideraciones en
el III Simposio de Zoología, La Habana (1994). Existe
un manuscrito con la ponencia completa, el cual no
se ha publicado; en este, los autores plantearon que
actualizaron las especies incluidas en los grupos de
Buide et al. (1974) y que adoptaron las categorías
propuestas por Mace et al. (1992) para listar los
vertebrados cubanos con algún grado de amenaza.
Así, incluyeron 20 especies de anbios, 50 de reptiles,
46 de aves y 12 de mamíferos.
Posteriormente, Berovides Álvarez (1995)
presentó tres categorías de amenaza: 1- especies
endémicas con solo un área de distribución;
2- especies con pocas áreas de distribución;
3- especies con varias áreas de distribución. Sin
embargo, esta clasicación no ha tenido seguidores.
Por otro lado, entre 1996 y 1999 se celebraron en La
Habana cuatro Talleres para la Conservación, Análisis
y Manejo Planicado de una Selección de Especies
Cubanas (CAMPs), auspiciados por Conservation
Breeding Specialist Group (SSC/IUCN) y varias
instituciones de Cuba. En ellos, se valoraron las
especies teniendo en cuenta la información reunida
por los recopiladores y se llegaron, por consensos, a
las categorías y criterios para cada taxón, sobre la
base de la versión 2.2 de Mace y Stuart (1994),
vigente hasta esos años. En el CAMP I (1996) se
trabajaron un reptil, dos aves y dos mamíferos; en el
CAMP II (1997), 11 reptiles, dos aves y un mamífero;
en el CAMP III (1998), un pez de agua dulce, dos
anbios, tres reptiles, dos aves y cinco mamíferos; en
el CAMP IV (1999), cuatro peces de agua dulce,
cinco anbios, cuatro reptiles, un ave y un mamífero.
En total, se valoraron cinco especies de peces, siete
anbios, 19 reptiles, siete aves y nueve mamíferos, lo
que suma 47 taxones de vertebrados cubanos.
Teniendo en cuenta la información publicada
sobre conservación, distribución geográca,
endemismo y abundancia de los reptiles cubanos,
Rodríguez Schettino y Chamizo (1998) utilizaron las
categorías y criterios de Mace y Stuart (1994) y
propusieron una lista con 64 taxones amenazados.
De ellos, ocho están En Peligro Crítico (CR); 12, En
Peligro (EN); 35, Vulnerables; y nueve, Menor Riesgo
(LR). De igual manera, en el subepígrafe 2.3.3.18
Especies amenazadas de la biota cubana, del
Estudio Nacional de la Diversidad Biológica en Cuba
(Vales et al., 1998), se incluyeron 20 especies de
anbios, 58de reptiles, 16 de aves y 25 de
LIBRO ROJO DE LOS VERTEBRADOS DE CUBA | LISTAS ANTERIORES DE VERTEBRADOS CUBANOS | 21
refugio, grado de agregación, dependencia de áreas
boscosas y endemismo; a estos caracteres les
fueron asignados valores donde los más altos
podrían sugerir un mayor grado de amenaza. De
esta forma, las especies se ubicaron en cuatro
categorías y en las de mayores niveles de amenaza
(C1 y C2) quedaron incluidas varias especies
endémicas poco abundantes o raras.
En la lista del Centro Nacional de Biodiversidad de
Cuba (CeNBio, 2009) se reproducen los taxones que
registra la IUCN (2008) y que han sido publicados
por diferentes autores, en los que se les asignaba o
proponía alguna categoría de amenaza, desde
EnPeligro Crítico (CR) hasta Preocupación Menor (LC).
Los vertebrados terrestres y dulceacuícolas que se
mencionan en dicha lista corresponden a nueve
peces dulceacuícolas, 61 anbios, 111 reptiles, 361
aves y 44 mamíferos; además, a cuatro aves y un
mamífero como Extinto (EX).
La UICN ha incluido vertebrados terrestres y de
agua dulce cubanos en sus Listas Rojas desde 1970
hasta 2009 (Tabla 1). Solamente la iguana (Cyclura
Tabla 1. Número de especies amenazadas por clase y por categoría.
CLASE LISTAS ROJAS DE LA UICN
1970 1994 1996 2008
Pisces 4 (VU) 3 (VU)
Amphibia 50 (16 CR, 23 EN, 9 VU, 2 NT)
Reptilia 1 8 8 (1CR, 4EN, 2VU, 1NT) 8 (3CR, 2EN, 2VU, 1NT)
Aves 14 21 (3CR, 7EN, 3VU, 8NT) 31 (3CR, 7EN, 7VU, 14NT)
Mammalia 11 19 (5CR, 1EN, 4VU, 9NT) 16 (5CR, 4EN, 4VU, 3NT)
nubila) estaba incluida en la Lista Roja de la UICN de
1970. La lista de 1994 fue preparada en 1993
cuando todavía no se habían aprobado las
categorías y criterios de 1994, por lo que no se
mencionan las categorías en la tabla. Ya en 1996 se
incluyeron las categorías. Como ejemplo de Lista
Roja posterior al 2001 se brinda la del 2008.
Elnúmero de especies ha ido en aumento, al tener
encuenta la información de algunas de las
publicaciones anteriores.
La variedad de listas y publicaciones donde se
mencionan especies de la fauna cubana amenazada
se han confeccionado con enfoques distintos,
según los criterios de sus autores, y es una de las
razones para llevar a cabo este libro, en el que se
incluya la información previa, junto con la propuesta
de los autores y el consenso de un grupo de
especialistas de manera organizada en Hojas de
Datos del taxón.
CON ALGÚN GRADO DE AMENAZA
22
23
Entre los vertebrados en Cuba, las aves son las de
mayor diversidad, con 368 especies vivientes
registradas hasta el momento, y le siguen los
reptiles con 155 (Tabla 2). Los anbios y los reptiles
son los de mayor endemismo, similar a lo que
ocurre en las Antillas para estos grupos en los que el
endemismo es mayor de 90%. En total, el
archipiélago cubano tiene un alto
porcentaje de especies endémicas de
estas cinco clases con 38,6% (Vergara,
1992; González, 2002; Mancina et al.,
2007; Silva et al., 2007; Díaz y Cádiz, 2008;
Henderson y Powell, 2009; Ponce de
León y Rodríguez, 2010), mientras que
para las Antillas es de 61,5%, lo que
resalta la importancia del archipiélago
cubano dentro de la región.
Los mayores porcentajes de especies
amenazadas corresponden a los reptiles
y anbios (Fig. 4). Estos dos grupos se
caracterizan, en su mayoría, por su poca
capacidad de dispersión y por su
especicidad en el uso de determinado
tipo de hábitat, aunque con variaciones
según el tamaño y la tolerancia al
ambiente de las especies (Zug et al.,
2001). Como consecuencia, la
distribución geográca y ecológica de
muchas especies son restringidas y, un gran número
son vulnerables ante cambios de sus hábitats
(Henderson y Powell, 2009).
De acuerdo con los porcentajes de las especies
endémicas amenazadas en relación con las
endémicas por clase, se observa (Tabla 3) que los
valores son altos, en general y en el caso de los
Tabla 2. Riqueza y endemismo de los vertebrados cubanos y antillanos.
CLASE ESPECIES CONOCIDAS ESPECIES ENDÉMICAS PORCENTAJE DE ENDEMISMO
Cuba Antillas Cuba Antillas Cuba Antillas
Pisces 35 99 23 62 65,7 62,6
Amphibia 62 194 59 184 95,2 94,8
Reptilia 155 540 129 500 83,2 92,6
Aves 368 558 26 106 6,8 18,9
Mammalia 35 73 15 49 44,1 67,1
TOTALES 655 1464 252 901 38,3 61,5
25
Características de los
vertebrados amenazados
y su representatividad
en el Sistema Nacional
de Áreas Protegidas
deCuba
VI
Figura 4. Porcentaje de especies amenazadas con
respecto al total de cada clase.
26
Amenazados (CR) (31,5%), 42 En Peligro de
Extinción (EN) (25,5%), 63 en la categoría de
Vulnerable (VU) (38,2%) y 8 están Casi Amenazados
(NT) (4,8%), para un total de 165 especies, con
mayor número en los reptiles (Fig. 5). Es de destacar
que las categorías de más peligro (CR y EN) aportan
56,9% del total, lo que signica que poco más de la
mitad de las especies amenazadas se encuentran
en una situación difícil para su supervivencia.
El Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Cuba
(SNAP) es muy importante para la preservación de
muchas especies de plantas y animales. Las áreas
que lo componen se declaran por el grado de
conservación de sus hábitats, la riqueza de especies
que albergan, por su alto endemismo y por las
especies amenazadas que conviven en ellas.
Actualmente, se han reconocido 253 áreas, 91 de
signicación nacional y 162 de signicación local
(CNAP, 2009). No obstante, una de las debilidades
del SNAP es que en la delimitación espacial de las
áreas no se ha seguido una metodología que
permita identicar las zonas clave para la
conservación de un mayor número de taxones.
Teniendo en cuenta la presencia de poblaciones
de especies amenazadas, consideradas en este libro,
en localidades que están en áreas protegidas, los
porcentajes son altos en todas las clases (Fig. 6),
aunque en las aves y los anbios son los mayores.
En este análisis no se incluyeron las Áreas de
Importancia para las Aves (IBAs) ni las Áreas Claves
para la Biodiversidad (KBAs) por no corresponder,
exactamente, con las áreas del SNAP.
reptiles, aves y mamíferos más del 50% de las
especies endémicas presentan un cierto grado de
amenaza. En cuanto a las especies endémicas
amenazadas con relación a las especies
amenazadas para Cuba por clase, podemos
comprobar que los peces de agua dulce, los
anbios y los mamíferos endémicos son los que
presentan mayores problemas porque la mayoría de
las especies amenazadas son endémicas, mientras
que para reptiles sería 90,8%. Todo esto signica
que, al estar amenazadas muchas de estas especies
exclusivas de Cuba, si se extinguen, no se podrán
obtener poblaciones de otros territorios y se
perderían sus fondos genéticos. Por esta razón, se
deben priorizar la protección y las investigaciones
sobre estas especies en particular.
Según la información aportada por los
especialistas durante la compilación de este libro,
en las hojas de datos del taxón, 52 especies de
vertebrados se encuentran Críticamente
Tabla 3. Número de especies amenazadas
CLASE A E E/EC %
Pisces 7 7 30,4
Amphibia 28 28 47,4
Reptilia 87 79 61,2
Aves 32 13 50
Mammalia 11 10 66,6
A : especies amenazadas
E : especies endémicas amenazadas
EC : especies endémicas de Cuba
Figura 5. Número de especies amenazadas con respecto al total de cada Clase.
LIBRO ROJO DE LOS VERTEBRADOS DE CUBA | CARACTERÍSTICAS DE LOS VERTEBRADOS AMENAZADOS | 27
En cuanto a las especies que no se encuentran
cubiertas por el SNAP, o cuya representatividad es
pobre, de los siete peces, dos (28,6%) no están en
áreas protegidas: el pez ciego Lucifuga subterranea,
que habita en un solo lugar de la provincia de
Artemisa y el guajacón Girardinus cubensis, que vive
en la vertiente sur de la sierra del Rosario, en la
provincia Artemisa; otras tres especies se encuentran
en una sola área y dos se localizan en dos áreas.
De las 28 especies amenazadas de anbios, una
(3,6%) no está protegida por el SNAP: la ranita
Eleutherodactylus adelus, de las Alturas de Pizarras
del Sur, provincia de Pinar del Río; ocho se han
hallado en una sola área protegida (28,6%):
Eleutherodactylus blairhedgesi, E. guanahacabibes,
E.iberia, E. jaumei, E. leberi, E. mariposa, E. rivularis
yPeltophryne orentinoi; y 12 en dos (44,4%):
E.acmonis, E. albipes, E. bartonsmithi, E. cubanus,
E.emiliae, E. etheridgei, E. glamyrus, E. melacara,
E.pezopetrus, E. tetajulia, E. turquinensis y
P.cataulaciceps.
Once reptiles (12,6%) no se encuentran en
ningún área protegida, siete de ellos se han
registrado en una sola lo calidad (Anolis
juangundlachi, A. macilentus, Arrhyton ainictum,
Tropidophis hendersoni, Typhlops arator, T. perimychus
y T. satelles), por lo que son los más amenazados;
una especie (Tropidophis hardyi) se ha encontrado
en tres localidades; una (Anolis terueli), en cuatro; y
dos (Sphaerodactylus dimorphicus y Cadea
palirostrata), en seis. De las 87 especies amenazadas,
44 están en una sola área protegida (50,6%) y 11
endos (12,6%).
Entre las 32 especies de aves amenazadas, una
(Pterodroma hasitatta) no está en ningún área
protegida (3,1%); cinco se encuentran en una sola
área protegida (16,1%): Condrohierax wilsonii,
Cyanolimnas cerverai, Ferminia cerverai Campephilus
principalis bairdii y Corvus palmarum,
las tres primeras endémicas, pero
todas con una distribución
geográca limitada; y una (Catharus
bicknelli) (3,2%) en dos. De los 11
mamíferos, dos (Lasiurus insularis y
Antrozous koopmani) (18,2%) no
están en ningún área protegida; seis
(Mormopterus minutus, Natalus
primus, Mesocapromys auritus,
M.angelcabrerai, M. nanus y
M.sanfelipensis), (54,5%) se localizan
en una sola área protegida; tres de
ellos viven en cayos cuyos
ecosistemas son muy frágiles
Se determinó que muchas
especies tienen distribución
restringida y, en ocasiones, se han
registrado para una sola localidad,
que queda incluida en algún área
protegida.
A pesar de todo esto, las áreas
protegidas no garantizan totalmente
la preservación de todas las especies
amenazadas, ya sea porque algunas
no están cubiertas por ningún área, porque algunas
áreas tiene como objetivo fundamental la
preservación de la ora y no de la fauna, o porque
incluyen solo una población del borde de la
distribución y las más importantes de la especie
amenazada no quedan cubiertas (ejemplo de lo
último es Eleutherodactylus symingtoni, especie en la
que si bien la mayoría de sus localidades conocidas
están incluidas en áreas protegidas, la localidad con
registros históricamente más frecuentes y de mayor
tamaño poblacional no forma parte del SNAP). Estos
análisis se realizan para cada especie en particular.
Por otra parte, muchas de estas áreas protegidas
aún no tienen nivel de aprobación legal del Comité
Ejecutivo del Consejo de Ministros y no todas tienen
administración (CNAP, 2009).
Otro problema que se confronta es que muchas
de éstas áreas protegidas tienen categorías en las
que la fauna de vertebrados amenazados no es su
principal prioridad, como son las Reservas
Y SU REPRESENTATIVIDAD EN EL SNAP
Figura 6. Porcentaje de representación de especies amenazadas en el
Sistema Nacional de Áreas Protegidas.
28
Área Protegida
Peces
Anbios
Reptiles
Reptiles
marinos
Aves
Mamíferos
TOTALES
Ciénaga de Zapata (APRM y PN) 118219233
Guanahacabibes (APRM y PN) 116415229
PN Alejandro de Humboldt 1 1 11 13 3 29
PN Desembarco del Granma 1917220
PN Pico Turquino 6 5 7 18
PN Pico La Bayamesa 7 5 4 16
PNP Topes de Collantes 2 8 5 15
PN Pico Cristal 1 1 8 2 12
RE Centro oeste de cayo Coco 5 7 12
APRM Sierra del Rosario 1 4 8 13
APRM Humedal de Cayo Romano 3 9 12
Ecológicas (RE), las que son Elemento Natural
Destacado (END), las Reservas Florísticas Manejadas
(RFM), las que se consideran Paisaje Natural
Protegido (PNP) y las Áreas Protegidas de Recursos
Manejados (APRM), aunque en sus planes de
manejo se incluyen acciones para la protección de
estos grupos animales. No obstante, es de gran
importancia que los especialistas del Centro
Nacional de Áreas Protegidas y de las áreas
protegidas en particular, tengan en cuenta la
información que aporta este libro para que se
puedan desarrollar planes de manejo y monitoreos,
sobre bases actualizadas, lo que contribuirá a la
conservación de las especies y sus ecosistemas.
De acuerdo con el número de especies
amenazadas de vertebrados por clase y para cada
categoría de manejo de las áreas protegidas
(Tabla4), las Áreas Protegidas de Recursos
Manejados, que incluyen los parques nacionales
Ciénaga de Zapata, Guanahacabibes, Turquino,
Alejandro de Humboldt, Pico La Bayamesa y
Desembarco del Granma, y el Paisaje Natural
Protegido Topes de Collantes, son las áreas que
mayor número de especies amenazadas poseen
(entre 15 y 33), así como de diversidad de clases de
vertebrados (entre 3 y 5) (Tabla 4).
Varias de las áreas protegidas del archipiélago de
Sabana-Camagüey, como son la RE Centro oeste de
cayo Coco, el RF Cayo Paredón Grande y el RF Cayo
Santa María, al igual que el RF Río Máximo, son de
gran relevancia, fundamentalmente para los reptiles
y las aves (Tabla 4), lo mismo que las áreas
protegidas de la zona semidesértica de la provincia
de Guantánamo, como son la RE Baitiquirí, la
REMaisí, la RN Imías y el PNP Maisí-Yumurí (Tabla 4).
Para el caso especíco de los quelonios marinos,
el PN Guanahacabibes, el APRM Sur de la Isla de la
Juventud y el PN Jardines de la Reina son muy
importantes porque poseen condiciones adecuadas
para la reproducción de estas especies.
La meta establecida por el CNAP (2009) en
cuanto a la representatividad de vertebrados
autóctonos en el Sistema Nacional de Áreas
Protegidas fue de 95% y en el análisis hecho para
las especies consideradas por ellos, llegaron a 88%
(CNAP, 2009); sin embargo, en nuestro análisis con
las especies amenazadas que se plantean en este
libro, la cobertura total de protección es de 90,3%
(Fig. 6). Este análisis debe servir de base para
efectuar correcciones en los límites de las áreas
protegidas para preservar mejor la biodiversidad
cubana.
Todo esto indica que, si bien todas las áreas
protegidas contempladas en el SNAP, son
importantes para la preservación de la fauna
amenazada de vertebrados cubanos, las primeras
40 que se mencionan en la Tabla 4, se deben incluir
con mayor prioridad en sus planes de manejo y
protección porque en ellas habita el mayor número
de especies amenazadas e incluso las que poseen
las categorías más altas de amenaza.
Tabla 4. Número de especies de vertebrados amenazados (por Clase) en las áreas protegidas más relevantes.
Área Protegida
Peces
Anbios
Reptiles
Reptiles
marinos
Aves
Mamíferos
TOTALES
RF Río Máximo 1 9 1 11
RF Delta del Cauto 4 7 11
RE Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila 1 9 10
PN Viñales 2 5 4 11
RE Los Indios 1 1 3 4 9
RE Baitiquirí 5 3 8
RE Maisí 7 1 8
RE Hatibonico 4 3 1 8
RF Lanzanillo-Pajonal-Fragoso 2 5 1 8
RF Cayo Santa María 3 4 7
APRM Cuchillas del Toa 4 4 2 10
RE Lomas de Banao 2 2 3 7
APRM Mil Cumbres 1 1 7 9
RFM Pozo Prieto 2 5 7
PN Jardines de La Reina 3 4 2 9
PN Cayos de San Felipe 23117
RF Las Picúas-Cayo Cristo 1 3 3 7
RE Cayo Largo 4 2 1 7
APRM Sierra del Chorrillo 2 5 7
RF Cayo Paredón Grande 2 4 6
RN Imías 3 3 6
PNP Maisí-Yumurí 3 2 1 6
APRM Sur de la Isla de La Juventud 2 1 3 6
RE Parnaso-Los Montes 3 3 6
RE Siboney-Jutisí 1 4 1 6
PN La Mensura-Pilotos 2 5 7
RF Campos-Rosario 2 2 2 6
END Yunque de Baracoa 2 3 5
PNP Sierra de Najasa 5 5
RE Caletones 1 1 2 1 5
RE Cayo Mono-Galindo 1 4 5
PN Caguanes 3 2 5
PNP Gran Piedra 3 2 5
RF Cayo Cruz 1 1 3 5
RFM Canasí 1 3 4
APRM Baconao 2 1 1 4
RE Pico Mogote 1 3 4
PNP Varahicacos 2 2 4
LIBRO ROJO DE LOS VERTEBRADOS DE CUBA | CARACTERÍSTICAS DE LOS VERTEBRADOS AMENAZADOS | 29
Y SU REPRESENTATIVIDAD EN EL SNAP
30
Área Protegida
Peces
Anbios
Reptiles
Reptiles
marinos
Aves
Mamíferos
TOTALES
APRM Sierra de Cubitas 1 3 4
RFM Macambo 3 3
RE Quibiján-Duaba 2 1 3
PNP Rincón de Guanabo 1 2 3
RE Cayo Francés 2 1 3
END Dunas de Pilar (Cayo Guillermo) 1 2 3
RE Punta del Este 3 3
RE Mogotes de Jumagua 2 1 3
RF Loma de Cunagua 1 2 3
RE Bacunayagua 1 1 2
END Resolladero del Cuzco 2 2
END Cañón del Yumurí 2 2
END Caleta 2 2
RF Cayos de Ana María 1 1 2
PNP Escaleras de Jaruco 1 1 2
APRM Buenavista 1 1 2
APRM Cayo Guajaba 2 2
RE Maternillo-Tortuguilla 1 1 2
RF Tunas de Zaza 2 2
PNP Hanabanilla 2 2
RE Pico San Juan 2 2
RF Ciénaga de Lanier 2 2
END Cueva de La Pluma 1 1
RE Sierra de San Carlos 1 1
RFM Sierra Preluda-Cuabales de Cajálbana 1 1 2
RE El Gigante 1 1
RF Cinco Leguas 1 1
RF Las Loras 1 1
PN Los Caimanes 1 1
RF Guanaroca-Punta Gavilán 1 1
RF Tunas de Zaza 1 1
RF Cayo Alto 1 1
PN Punta Francés 1 1
RFM Monte Verde 1 1
END Sierra Pesquero-Mesa-Sumidero 1 1
RF Sierra Bibanasí 1 1
APRM Jobo Rosado 1 1
Área Protegida
Peces
Anbios
Reptiles
Reptiles
marinos
Aves
Mamíferos
TOTALES
END Río Ariguanabo 1 1
PNP Arrecifes de Santa Lucía 1 1
RF Bahía de Malagueta 1 1
APRM Carso de Baire 2 2
LIBRO ROJO DE LOS VERTEBRADOS DE CUBA | CARACTERÍSTICAS DE LOS VERTEBRADOS AMENAZADOS | 31
Y SU REPRESENTATIVIDAD EN EL SNAP
31
VII
Hojas de datos
de los taxones
33
Hasta el momento, en Cuba se han identicado
57especies de peces que en algún momento
de su ciclo vital se pueden encontrar en ríos y otras
aguas interiores. Sin embargo, 38 han sido
propuestas como restringidas a aguas dulces
(Vergara, 1992). De ellas, 23son endémicas, para
40,35% de endemismo (Rosen y Bailey, 1963;
Burgess y Franz, 1989; Vergara, 1992; Vales etal.,
1998; Briggs, 1984). Estas cifras convierten aCuba en
el país del Caribe con mayor riqueza de especies y
endemismo, dentro de este grupo de vertebrados.
Entre los principales valores de la ictiofauna
cubana se encuentran tres géneros endémicos:
Girardinus con siete especies (Lara etal., 2010; pero
ver Doadrio etal., 2009) y los monotípicos
Alepidomus y Quintana. También existen otras
especies endémicas que tienen especial
importancia para la diversidad biológica cubana. Las
más notorias son: manjuarí (Atractosteus tristoechus),
de la familia Lepisosteidae; tres especies yuna
subespecie del género Lucifuga (Ophidiiformes:
Bitithidae), restringidas a frágiles ecosistemas
cavernarios; y Nandopsis ramsdeni, especie rara de la
familia Cichlidae connada a escasos ríos de la
región oriental. Por otra parte, estudios recientes
indican que probablemente en los géneros
Gambusia, Girardinus yLucifuga la diversidad de
especies es mayor que la descrita hasta la fecha
(Doadrio etal., 2009; Lara etal., 2010; García-
Machado etal., 2011).
Las hipótesis acerca del origen de la ictiofauna de
Cuba han sido tan polémicas como las valoradas
para otros grupos de organismos que habitan la
región del Caribe (Iturralde-Vinent y McPhee, 1999;
Hedges, 2001; Dávalos, 2004). Escenarios de
dispersión y vicariancia han sido invocados,
alternativamente, aunque los sucesos de
colonización, seguidos por eventos vicariantes y de
dispersión, parecen explicar los patrones
observados en varios grupos (Hrbek etal., 2007;
García-Machado etal., 2011). La tolerancia a la
salinidad de muchas de las especies actuales ha
sido considerada una evidencia que permite sugerir
que sus ancestros colonizaron las islas a través del
mar (Myers, 1938; Fink, 1971).
La similitud de la ictiofauna cubana con la
presente en distintos puntos continentales apunta a
que los eventos de colonización, por parte de los
diferentes grupos, se produjeron en momentos
geológicos distintos y desde orígenes diferentes. Así
por ejemplo, Rivas (1958) propuso que el arribo de
los ancestros de la tribu Girardinini Hubbs 1924,
representada en Cuba por los géneros Girardinus y
Quintana, se pudo haber efectuado mediante un
puente terrestre que conectó, temporalmente, a
Yucatán con el occidente de Cuba. Sin embargo,
hasta el momento, no existe evidencia geológica
que apoye esta hipótesis (Iturralde-Vinent yLidiak,
2001; Díaz-Otero etal., 2001; Iturralde-Vinent
yGahagan, 2002; Iturralde-Vinent, 2006). De forma
similar, Rosen y Bailey (1963) sugirieron que el
proceso de colonización del género Limia pudo
haber ocurrido desde La Española o vía Honduras-
Nicaragua-Jamaica-Cuba. Sin embargo, el análisis
logenético realizado por Hamilton (2001) parece
apoyar el primer escenario.
Una hipótesis valorada para explicar la
colonización del archipiélago, a partir de
Suramérica, es la del Arco de las Antillas
(GAARlandia) (Iturralde-Vinent y McPhee, 1999;
Iturralde-Vinent, 2006). Sin embargo, no existe
similitud entre la ictiofauna insular y la
suramericana. Apesar de la diversidad de teorías
acerca del origen de la ictiofauna cubana, la
carencia de estudios en fósiles es uno de los
principales problemas que aún existen para vericar
muchas de ellas (Burgess y Franz, 1989). Finalmente,
en el caso de las especies actuales de los géneros
Lucifuga y Alepidomus es generalmente aceptado
que la colonización se produjo partir de
antepasados de origen marino (Burgess y Franz,
1989).
Algunas especies de peces dulceacuícolas
cubanas tienen una amplia distribución a lo largo
POR
José Luis Ponce de León García, Erik García
Machado, Rodet Rodríguez Silva, Ignacio Ramos
García y Damir A. Hernández
Peces de agua dulce
Introducción
34
tristoechus, Nandopsis ramsdeni y Quintana atrizona
fueron evaluadas en los talleres (CAMPs) de 1998 y
1999 (Quiñones, 1998; Quiñones etal., 1999 a,b,c) y
propuestas para las categorías de en Peligro Crítico
(CR) y VU en el caso de Nandopsis ramsdeni
(Quiñones, 1998 y Quiñones etal., 1999 c); y de VU
las especies Atractosteus tristoechus y Quintana
atrizona (Quiñones etal., 1999 a,b).
Las aguas freáticas tienen una gran importancia
estratégica en diferentes actividades económicas, así
como para el consumo directo por parte del hombre.
Preservar su buena calidad asegura la conservación
de la biota de troglobiontes y estigobiontes que
dependen de ella. De igual forma, es necesario
mantener un equilibrio del ecosistema que permita
el ujo de materia necesario para la producción
primaria, en particular el uso de las cavernas por las
poblaciones de murciélagos que aportan una parte
considerable de la materia orgánica que sostiene a la
biota hipogea en general. Por otra parte, se debe
trabajar en la divulgación del conocimiento cientíco,
dirigido al gran público y a los decisores, para que
contribuya a hacer conocer, sobre bases cientícas,
las características de la biota hipogea cubana y así
contribuya al desarrollo de una conciencia ambiental
sobre estos ecosistemas.
Sobre la base de la información más actualizada
disponible es que se proponen las nuevas
valoraciones acerca del estado de amenaza y las
categorías de cada uno de estos ocho taxones.
REFERENCIAS
Alayo, P. 1974. “Guía elemental de las aguas dulces
de Cuba”. Torreia. Nueva Serie, 37: 66-68.
Álvarez, J. F. 1994. Cuba sesenta siglos antes de Colón.
Publicigraf, La Habana, 47 pp.
Berovides, V., A. Perera, A. A Gutiérrez. 1998. “Datos de
distribución y ecológicos sobre el pez joturo
(Herichthys ramsdeni) de Guantánamo, Cuba.
Rev.Biol., 12:79-80.
Briggs, J. C. 1984. “Freshwater shes and
biogeography of Central America and the
Antilles”. Syst. Zool., 33(4):428-435.
Burgess, G. H. ,R. Franz. 1989. “Zoogeography of the
Antillean freshwater sh fauna”. En Woods, C.A.
(ed.). Biogeography of the West Indies: past, present,
and future. Sandhill Crane Press, Gainesville,
Florida, pp. 263-304.
Díaz, P., E. Nieto, G. Abio. 1987. “Peces ciegos del
genero Lucifuga (Ophidiiformes, Bythitidae) en dos
casimbas cubanas”. Rev. Invest. Mar., 8(1):41-47.
Díaz-Otero, C., M. A. Iturralde-Vinent, D. García-Delgado.
2000. “Evidencias del ’coctail’ paleontológico del
límite Cretácico-Terciario en Cuba occidental”. En
del archipiélago, este es el caso de Gambusia
punctata, G.puncticulata, Limia vittata y Nandopsis
tetracanthus. Otras especies, como Girardinus
falcatus, Girardinus metallicus y Rivulus cylindraceus,
están distribuidas principalmente en el centro y el
occidente, mientras que Girardinus denticulatus se
encuentra en la región centro oriental de Cuba. Las
especies A. tristoechus, Gambusia rhizophorae,
Girardinus cubensis, Girardinus creolus, Girardinus
microdactylus, Girardinus uninotatus, N. ramsdeni,
Quintana atrizona y los representantes del género
Lucifuga, se han registrado restringidas a
ecosistemas especícos en diferentes puntos de
Cuba (Alayo, 1974; Díaz etal., 1987; Vergara, 1992;
Berovides etal., 1998; Ponce de León y Rodríguez,
2010a; García-Machado etal., 2011).
La ictiofauna dulceacuícola cubana está
constituida por especies de tamaño pequeño, por
lo que su explotación con nes de alimentación es
muy limitada. Sin embargo, las culturas
prehispánicas pre-agroalfareras y protoagrícolas,
que poblaron Cuba, hacían uso de los recursos
disponibles, incluidos los peces de agua dulce
(Álvarez, 1994). A principios del siglo XX, se
realizaron las primeras introducciones de especies
exóticas con diversos nes, tendencia que continuó
en aumento debido, en gran medida, al acelerado
crecimiento poblacional humano. En la actualidad,
las especies introducidas son uno de los problemas
ambientales que, junto a factores como el
represado de ríos, la contaminación de las aguas y la
destrucción y fragmentación del hábitat, afectan
seriamente a la ictiofauna nativa (Ponce de León y
Rodríguez, 2010b).
De las 23 especies endémicas, siete de ellas y una
subespecie se encuentran en una situación especial
de amenaza que, por diversas razones, han sido
valoradas recientemente por especialistas cubanos
y, en consecuencia, se ha propuesto incluirlas o
raticarlas en alguna de las categorías
contempladas por la UICN. Ellas son: Atractosteus
tristoechus Bloch y Schneider, 1801; Girardinus
cubensis Eigenman (1903); Quintana atrizona Hubbs,
1934; Lucifuga dentata dentata Poey, 1858; Lucifuga
dentata holguinensis Díaz etal., 1987; Lucifuga
subterranea Poey, 1958; Lucifuga simile Nalvant,
1980; y Nandopsis ramsdeni Fowler, 1938.
De las siete especies, solo Lucifuga dentata,
Lucifuga simile y Lucifuga subterranea aparecen en la
Lista Roja de la IUCN (2008), todas en la categoría de
Vulnerable (VU). De este género también aparece
L.teresinarum Díaz 1988; pero resultados recientes
indican que es sinónima de la especie L. subterranea
(García-Machado etal., 2011). Atractosteus
LIBRO ROJO DE LOS VERTEBRADOS DE CUBA | PECES DE AGUA DULCE | 35
Iturralde-Vinent, M. A., R. D. E. MacPhee. 1999.
“Paleogeography of the Caribbean region:
Implications for Cenozoic biogeography”. Bull.
Amer. Mus. Nat. Hist., 238 pp.
IUCN. 2008. 2008 IUCN Red List of Threatened Species.
IUCN, Gland, Switzerland.
Lara, A., J. L. Ponce de León, R. Rodríguez, D. Casane,
L.Bernatchez, E. García-Machado. 2010. “DNA
barcoding of Cuban freshwater shes: evidence
for cryptic species and taxonomic conicts”.
Mol.Ecol. Res., 10(3):421-430.
Ponce de León, J. L., R. Rodríguez. 2010a. Peces
cubanos de la familia Poeciliidae. Guía de campo.
Editorial Academia, 30 pp.
Ponce de León, J. L., R. Rodríguez. 2010b. “Ecology of
Cuban species of the family Poeciliidae (Teleostei:
Cyprinodontiformes)”. En Uribe, M. C. y H. J. Grier
(eds.). Viviparous shes II. Florida, New Life Publ.,
pp. 13-26.
Quiñones Miranda, R. 1998.Cichlasoma ramsdeni
Fowler 1938”. En Pérez E., E. Osa, Y. Matamoros y
U.Seal (eds.). Memorias del Taller para la
Conservación, Análisis y Manejo Planicado de
Animales Silvestres Cubanos, CBSG (SSC/IUCN),
Apple Valley, Minnesota, pp. 101-107.
Quiñones Miranda, R., R. Cañas, E. Echeverría,
R.Sánchez, P. Chevalier-Monteagudo, J. Fernández
Milera, N.Hernández, I. García. 1999a.Quintana
atrizona Hubbs, 1934”. En Pérez, E., Y. Matamoros
y S. Ellis (eds.). Taller para el análisis de la
conservación y manejo planicado de una
selección de especies cubanas ( CBSG Apple Valley,
Minnessota, 4 pp.
Quiñones Miranda, R., R. Cañas, E. Echeverría, C. Tallet,
P.Chevalier-Monteagudo, J. Fernández Milera,
R.Sánchez, I. García, N. Hernández. 1999b.
Atractosteus tristoechus (Bloch y Scneider, 1801)”.
En Pérez, E., Y. Matamoros y S. Ellis (eds.). Taller
para el análisis de la conservación y manejo
planicado de una selección de especies cubanas (
CBSG Apple Valley, Minnessota, 4 pp.
Quiñones Miranda, R., C. Tallet López, R. Cañas,
E.Echeverría, P. Chevalier-Monteagudo, J. Fernández
Milera, N. Hernández, I. García, R. Sánchez. 1999c.
Cichlasoma ramsdeni (Fowler 1938)”. En Pérez, E.,
Y.Matamoros y S. Ellis (eds.). Taller para el análisis
de la conservación y manejo planicado de una
selección de especies cubanas ( CBSG Apple Valley,
Minnessota, 4 pp.
Myers, S. 1938. “Fresh-water shes and West Indian
Zoogeography”. En Annual Report of the Board of
Regents of the Smithsonian Institution, 92:339-364.
Rivas, L. R. 1958. “The origin, evolution, dispersal, and
geographical distribution of the Cuban poeciliid
Memorias IV Congreso Cubano de Geología y
Minería, Geomin 2001. CD-ROM.
Dávalos, L. 2004. “Phylogeny and biogeography of
Caribbean mammals”. Biol. J. Linnean Soc.,
81:373-394.
Doadrio, I., S. Perea, L. Alcaraz, N. Hernández. 2009.
“Molecular phylogeny and biogeography of the
Cuban genus Girardinus Poey, 1854, and
relationships within the tribe Girardinini
(Actinopterygii, Poeciliidae)”. Mol. Phylogenet. Evol.,
50:16-30.
Eigenmann, C. H. 1903. “The fresh-water shes of
western Cuba”. Bull. U. S. Fish Commission,
22(1902):213-236.
Fink, W. L. 1971. “A revision of the Gambusia
puncticulata Complex (Pisces: Poecilidae)”. Publ.
Gulf Coast Res. Lab. Mus., 2:11-46.
García-Machado, E., D. Hernández, A. García, P. Chevalier-
Monteagudo, C. Metcalfe, L. Bernatchez, D. Casane.
2011. “Molecular phylogeny and phylogeography
of the Cuban cave-shes of the genus Lucifuga:
Evidence for cryptic allopatric diversity”. Mol.
Phylogenet. Evol., doi:10.1016/j.ympev.2011.06.015.
Hamilton, A. 2001. “Phylogeny of Limia (Teleostei:
Poecilidae) based on NADH dehydrogenase
subunit 2 sequences”. Mol. Phylogenet. Evol.,
19:277-289.
Hedges, S. B. 2001. “Biogeography of the West Indies:
An overview”. En Woods, C. A., F. E., Sergile (eds.).
Biogeography of the West Indies: Patterns and
perspectives, 2nd ed., Boca Raton, FL. CRC Press,
pp. 15-33.
Hrbek, T., J. Seckinger, A. Meyer. 2007.A phylogenetic
and biogeographic perspective on the evolution
of poeciliid shes”. Mol. Phylogenet. Evol.,
43:986-998.
Hubbs, C. L. 1934. “Studies of the shes of the order
cyprinodonts. XIII. Quintana atrizona, a new
poeciliid”. Ocas. Papers Mus. Zool., 301:1-10.
Iturralde-Vinent, M. A. 2006. “Meso-Cenozoic
Caribbean paleogeography: Implications for the
historical biogeography of the region”. Internatl.
Geo. Rev., 48:791-827.
Iturralde-Vinent, M. A., L. Gahagan. 2002. “Late Eocene
to Middle Miocene tectonic evolution of the
Caribbean: Some principles and their Implications
for plate tectonic modeling”. En T.A. Jackson (ed.).
Caribbean Geology into the Third Millennium.
Transactions of the Fifteenth Caribbean Geological
Conference. Editorial Pear Tree Press, Jamaica,
pp.47-62.
Iturralde-Vinent, M. A., E. G. Lidiak. 2001. “Caribbean
plate tectonics (IGCP 433)”. Gondwana Res.,
4:247-248.
36
shes of the tribe Girardinini”. Proc. Amer. Philos.
Soc., 102(3):281-320.
Rosen, D. E. 1975.A vicariance model of Caribbean
biogeography”. Syst. Zool. 24(4):431-464.
Rosen, D. E., R. M. Bailey. 1963. “The poeciliid shes
(Cyprinodontiformes), their structure,
zoogeography, and systematics. Bull. Amer. Mus.
Nat. Hist., 126:1-176.
Vales, M., A. Álvarez, L. Montes, A. Ávila. 1998. “Pisces”.
En Estudio nacional sobre la diversidad biológica en
la República de Cuba. CESYTA, Madrid, pp. 202-203.
Vergara, R. R. 1992. Principales características de la
ictiofauna dulceacuícola cubana. Editorial
Academia, La Habana, 27pp.
LIBRO ROJO DE LOS VERTEBRADOS DE CUBA | PECES DE AGUA DULCE | 37
ligeramente alrededor de los 25°C (Orghidan, 1973).
Solo las variaciones del nivel del agua parecen
signicativas en algunas regiones, haciendo en
ocasiones imposible su observación. L. d. dentata es
simpátrica con L. subterranea en toda la región de
Artemisa y Mayabeque, mientras que en la localidad
de Pozo Azul (Sandino) se encuentra junto a
Lucifugasp.
Se debe conrmar su simpatría con Lucifuga sp.
en Playa Girón. Aunque los análisis son muy
limitados hasta el momento, las poblaciones de
Lucifuga deben permanecer estables a lo largo del
año, no así las de invertebrados (crustáceos:
anfípodos, micidáceos, copépodos, cangrejos y
camarones) que constituyen la dieta fundamental
de esta especie (García-Debrás y Pérez, 1999) y
cuyas abundancias parecen uctuar de manera
importante. Para algunas especies de peces
estigobiontes los estimados de longevidad se
encuentran entre los 10 y 40 años (Poulson, T.L.,
2001). Acerca de Lucifuga no existen datos. Sin
embargo, teniendo en cuenta que estas especies
tienen reproducción vivípara y producen unas
cuatro crías por hembra [dato referido por
Eigenmann (1903) para L. subterranea], que de todos
los ejemplares analizados por los autores y por otros
investigadores hasta la fecha no se han observado
hembras grávidas, que el número de juveniles
hallados es muy reducido y que el tamaño de las
poblaciones debe ser relativamente pequeño, se
puede inferir que debe ser una especie
relativamente longeva, con un tiempo
generacionallargo.
La subespecie tiene una distribución regional en
un hábitat fragmentado y poblaciones
genéticamente diferenciadas (García-Machado etal.
2011; Hernández etal., en preparación). Las
inferencias a partir de caracteres genéticos sugieren
que L. d. dentata extendió su área de distribución
histórica a través de un proceso de expansión-
migración en sentido este-oeste. La distribución de
la subespecie está cercana a los 500 km2, sin
embargo, las poblaciones identicadas se
encuentran en áreas de menos de 150km2. Los
tamaños censales no se conocen.
HOJA DE DATOS DEL TAXÓN
Lucifuga dentata dentata Poey, 1858
PEZ CIEGO, CAVEFISH
CLASE Actinopterygii
ORDEN Ophidiiformes
FAMILIA Bythitidae
ESPECIE ENDÉMICA
CARACTERÍSTICAS
Especie endémica que se distribuye en la llanura
meridional de la región occidental de la Isla de
Cuba, desde la provincia de Matanzas hasta el Cabo
de San Antonio, provincia de Pinar del Río (Poey
1958; Eigenmann, 1903; García-Debrás etal., 1999).
El área ocupada no es continua, se identican,
mediante estudios genéticos, tres agregados
poblacionales: Centro-Sur de Matanzas; Centro-Sur
de Artemisa y de Mayabeque y Sandino (Pinar del
Río) (García-Machado etal., 2011; Hernández etal.,
en preparación). Habita en aguas dulces o salobres,
de cavernas, casimbas y grietas cársicas, cuyas
condiciones ambientales (abióticas) permanecen
aparentemente estables a lo largo del año. Las
temperaturas, según diferentes fuentes consultadas
y nuestras propias estimaciones, uctúan
Lucifuga dentata dentata. © ERIK GARCÍA MACHADO
Cueva La Carreta. © ERIK GARCÍA MACHADO
Área de ocupación donde se ha registrado Lucifuga
dentatadentata
38
la presencia de pez gato africano en Cueva La
Yagruma y la ausencia de Lucifuga (solo un ejemplar
juvenil observado). Este lugar era reconocido por
albergar una población relativamente grande de
peces ciegos (E. Abreu, comunicación personal).
Conjuntamente con lo anterior, se ha observado
deterioro del hábitat debido a la contaminación con
materiales no degradables como neumáticos, nylon y
poliestireno. Este es el caso de las Cuevas del Sistema
Aston y Cueva el Inerno en Matanzas. Algunas
cavernas, como Cuevas Perico Sánchez y La Carreta,
en Matanzas, han quedado prácticamente
inaccesibles producto de la obturación deliberada de
las entradas, haciendo imposible el acceso con nes
cientícos u otros.
ACCIONES QUE SE DEBEN ACOMETER
PARA SU CONSERVACIÓN
Se debe manejar el hábitat, realizar monitoreos y
llevar a cabo acciones de educación ambiental.
Los datos aportados se basan en estudios de
campo, análisis de laboratorio, observaciones
informales de campo y literatura.
REFERENCIAS
Cohen, D. M. y J. G. Nielsen. 1978. “Guide to the
identication of genera of the sh order
Ophidiiformes with a tentative classication of
the order”. NOAA Tech. Rep. NMFS Circ., 417:1-72.
Díaz-Pérez, P. A., E. Nieto y G. Abio. 1987. “Peces ciegos
del género Lucifuga (Ophidiiformes, Bythitidae)
en dos Casimbas Cubanas”. Rev. Biol., 8(1):41-47.
Eigenmann, C. H. 1903. “The fresh-water shes of
western Cuba”. Bull. U. S. Fish Commision,
22(1902):213-236.
García-Debrás, A. y A. Pérez. 1999. “Estudio sobre la
dieta de peces ciegos cubanos (Ophidiiformes,
Bythitidae)”. Troglobio, 4:2-3.
García-Debrás, A, A. Pérez y J. Yager. 1999. “Distribución
geográca de los peces ciegos (Ophidiiformes,
Bythitidae) cubanos”. Troglobio, 5:2-4.
García-Machado, E., D. Hernández, A. García, P. Chevalier-
Monteagudo, C. Metcalfe, L. Bernatchez y D. Casane.
2011. “Molecular phylogeny and phylogeography
of the Cuban cave-shes of the genus Lucifuga:
Evidence for cryptic allopatric diversity”. Mol.
Phylogenet. Evol., doi:10.1016/j.ympev.2011.06.015.
Hernández, D., D. Casane, A. García, P. Chevalier-
Monteagudo, P. R. Møller y E. García-Machado (en
preparación). Taxonomic revision of the Cuban
cave-shes genus Lucifuga (Ophidiiformes,
Bythitidae) with the description of new species.
Møller, P. R., W. Schwarzhans, T. M. Ilie y J. G. Nielsen.
2006. “Revision of the Bahamian cave-shes of
GRADO DE PROTECCIÓN
ÁREA PROTEGIDA DONDE SE
LOCALIZA LA ESPECIE PROVINCIA
APRM Península de Guanahacabibes Pinar del Río
Categoría de amenaza
CUBA
UICN
D2
Justicación de los criterios
De las especies de Lucifuga que habitan en el
archipiélago cubano, L. d. dentata es la que muestra
mayor distribución geográca y mayor número de
localidades conrmadas (n=30). Comparativamente,
el número de individuos observados en varias
localidades es relativamente alto –censos visuales no
rigurosos han arrojado entre 1-20 aprox. en un área
relativamente pequeña– con respecto al resto de las
especies del género, y muestra además una mayor
diversidad genética. Por otra parte, los estudios
genéticos indican que existen al menos cuatro
grupos de poblaciones en las tres áreas
fundamentales de distribución. Sin embargo, los
ecosistemas cavernarios son frágiles y su equilibrio
puede alterarse de manera drástica con sólo
pequeñas perturbaciones, las poblaciones pueden
tener números censales pequeños y existe el peligro
real de un uso intenso del agua para múltiples nes.
Esta especie forma parte del único grupo de
vertebrados estrictamente troglobio de la fauna
Cuba. Una tasa reproductiva aparentemente baja,
posible longevidad y tiempo generacional extenso y
la fragilidad del ambiente donde habita la hacen
susceptible ante cualquier alteración tanto antrópica
como natural. La especie puede ser, conjuntamente
con el resto de los miembros del género, un
indicador muy sensible del estado de conservación
del ambiente acuático subterráneo. Por otra parte,
desde el punto de vista cientíco representan un
objeto de estudio excelente para investigar, tanto a
nivel morfológico como molecular, la evolución
adaptativa de los organismos al medio hipogeo.
En la actualidad, las amenazas principales para esta
especie son la introducción accidental o voluntaria
de especies foráneas: a) especies exóticas de
poecílidos, como se observa en Cuevas del Sistema
Aston; b) guabinas y biajacas en localidades como
Cueva el Inerno en Matanzas y Cuevas el Patrón y La
Perla en Sandino; c) pez gato africano (Clarias
gariepinus) observados en Cueva La Yagruma en
Matanzas. No obstante, no existen datos acerca de
algún tipo de competencia o depredación por parte
de las especies mencionadas. El solo indicio viene de
LIBRO ROJO DE LOS VERTEBRADOS DE CUBA | PECES DE AGUA DULCE | 39
L. dentata holguinensis forma parte de uno de los
tres clados del género presentes en Cuba (García-
Machado etal. 2011). Este taxón se encuentra
restringido a dos casimbas, Aguada del Macío y
Tanque Azul, aproximadamente a 12 km al sur de
Gibara, en la provincia de Holguín (Díaz etal., 1987).
En la casimba Aguada de Mácigo vive en aguas
salobres (16%). Se desconocen los datos acerca de
otras condiciones abióticas; sin embargo,
observaciones directas indican que en la cueva
Aguada de Mácigo ocurren uctuaciones
importantes del nivel de agua. Igualmente, no se
cuenta con datos acerca de la biota acompañante.
Como el resto de las especies de Lucifuga debe ser
longeva y con un tiempo generacional
relativamente largo. Por lo antes expuesto, se
decidió separarla en una hoja de datos diferente.
Tiene distribución local con hábitat deteriorado y
restringido a dos cuevas en un área de menos de
10km2. Se desconoce el tamaño de la población.
the genus Lucifuga (Ophidiiformes, Bythitidae),
with description of a new species from island on
the Little Bahama Bank”. Zootaxa, 1223:23-46.
Nielsen, J. G. 2002. Bythitidae (Viviparous brotulas).
EnCarpenter, K. E. (ed.). The Living Marine
Resources of the Western Central Atlantic, 2. FAO
species identication guide for shery purposes
and American society of ichthyologists and
herpetologists species publication No. 5. Food
and Agriculture Organization of the United
Nations, Rome, pp. 973-974.
Nielsen, J. G., D. M. Cohen, D. F. Markle y C. R. Robins.
1999. FAO Species Catalogue. Ophidiiform Fishes
of the World (Order Ophidiiformes), vol.18,
178pp.
Orghidan, T. A. 1973. “Stations hypogées prospectes a
Cuba entre le 3 novembre et 12 décembre 1970”.
En Résultats des expéditions bioespéléologiques
cubaines-romaines a Cuba, 1:45-51.
Poey, F. 1858. Memorias sobre la historia natural de la
Isla de Cuba, acompañadas de sumarios latinos y
frases en francés. Imprenta de la Viuda de Barcina,
442pp.
Poulson, T. L., 2001. “Adaptations of cave shes with
some comparisons to deep-sea shes”.
Environmental Biology of Fishes 62: 345-364.
Autores
ERIK GARCÍA MACHADO Y DAMIR ABEL
HERNÁNDEZ MARTÍNEZ
HOJA DE DATOS DEL TAXÓN
Lucifuga dentata holguinensis Díaz-Pérez,
Nieto y Abio, 1987
PEZ CIEGO, CAVEFISH
CLASE Actinopterygii
ORDEN Ophidiiformes
FAMILIA Bythitidae
SUBESPECIE ENDÉMICA
CARACTERÍSTICAS
Este taxón es el único dentro de los conocidos para el
género Lucifuga que fue nombrado con una
categoría taxonómica infraespecíca, por lo que no
se le reconoce como válido. Sin embargo, datos
actuales obtenidos mediante el análisis de caracteres
moleculares y morfológicos –número de radios en la
aleta caudal, presencia de ojos desarrollados y
ausencia de dientes en los huesos palatinos, entre
otros–, claramente indican que se trata de un linaje
muy divergente con respecto a la subespecie L. d.
dentata.
Lucifuga dentata holguinensis. ©NILS NAVARRO PACHECO
Cueva similar a la habitada por Lucifuga dentata holguinensis.
©ERICK GARCÍA MACHADO
Área de ocupación donde se ha registrado Lucifuga dentata
holguinensis
40
García-Debrás, A., A. Pérez y J. Yager. 1999. Distribución
geográca de los peces ciegos (Ophidiiformes,
Bythitidae) cubanos. Troglobio 5:2-4.
García-Machado, E., D. Hernández, A. García, P.Chevalier-
Monteagudo, C. Metcalfe, L.Bernatchez y D. Casane.
2011. “Molecular phylogeny and phylogeography
of the Cuban cave-shes of the genus Lucifuga:
Evidence for cryptic allopatric diversity”. Mol.
Phylogenet. Evol., doi:10.1016/j.ympev.2011.06.015
Hernández, D., D. Casane, A. García, P. Chevalier-
Monteagudo, P. R. Møller y E. García-Machado (en
preparación). Taxonomic revision of the Cuban
cave-shes genus Lucifuga (Ophidiiformes,
Bythitidae) with the description of new species.
Autores
ERIK GARCÍA MACHADO, DAMIR ABEL
HERNÁNDEZ MARTÍNEZ Y ALFREDO GARCÍA
DEBRÁS
HOJA DE DATOS DEL TAXÓN
Lucifuga simile Nalbant, 1981
PEZ CIEGO, CAVEFISH
CLASE Actinopterygii
ORDEN Ophidiiformes
FAMILIA Bythitidae
ESPECIE ENDÉMICA
GRADO DE PROTECCIÓN
ÁREA PROTEGIDA DONDE
SE LOCALIZA LA ESPECIE PROVINCIA
RE Caletones Holguín
Categoría de amenaza
CUBA
A2ce;
B1+B2ab
UICN
D2 (por referencia
a L.dentata)
Justicación de los criterios
Lucifuga dentata holguinensis forma parte del único
grupo de vertebrados estrictamente troglobio de la
fauna de Cuba. Se distribuye geográcamente en
solo dos localidades y el número de ejemplares
observados hasta la fecha es muy pequeño. Como
el resto de las especies del género es vivípara, debe
presentar una baja natalidad, una gran longevidad y
un tiempo generacional largo. Lo anterior unido a la
fragilidad del ambiente donde habita la hace
susceptible ante cualquier alteración tanto
antrópica como natural. Puede ser, conjuntamente
con el resto de los miembros del género, un
indicador muy sensible del estado de conservación
del ambiente acuático hipógeo.
Por otra parte, desde el punto de vista cientíco
representa un objeto de estudio excelente para
investigar, tanto a nivel morfológico como
molecular, la evolución adaptativa de los
organismos al medio hipogeo. Este taxón se
encuentra ubicado en un área con un grado de
protección, por lo que en principio ya es sujeto de
protección. Sin embargo, el desconocimiento de su
existencia así como la introducción accidental o
voluntaria de especies foráneas en su ecosistema y
las uctuaciones drásticas del nivel del manto
freático pueden constituir amenazas reales para su
conservación.
ACCIONES QUE SE DEBEN ACOMETER
PARA SU CONSERVACIÓN
Se debe manejar el hábitat, realizar monitoreos y
llevar a cabo acciones de educación ambiental.
Los datos aportados se basan en estudios de
campo, análisis de laboratorio, observaciones
informales de campo y literatura.
REFERENCIAS
Díaz-Pérez, P. A, E. Nieto y G. Abio. 1987. “Peces ciegos
del género Lucifuga (Ophidiiformes, Bythitidae)
en dos casimbas cubanas”. Rev. Biol., 8(1):41-47.
García-Debrás, A. y A. Pérez. 1999. “Estudio sobre la
dieta de peces ciegos cubanos (Ophidiiformes,
Bythitidae)”. Troglobio, 4:2-3.
Lucifuga simile. © ERIK GARCÍA MACHADO
Cueva La Pluma. © ERIK GARCÍA MACHADO
LIBRO ROJO DE LOS VERTEBRADOS DE CUBA | PECES DE AGUA DULCE | 41
Tiene distribución local con hábitat restringido,
cuya área de ocupación es menor de 10 km2 (dos
cavernas a 2 km una de otra); el tamaño de la
población no se conoce.
GRADO DE PROTECCIÓN
ÁREA PROTEGIDA DONDE SE
LOCALIZA LA ESPECIE PROVINCIA
RE Bacunayagua Matanzas
END Cueva La Pluma Matanzas
Categoría de amenaza
CUBA
A2ce; B1+B2ab
UICN
D2
Justicación de los criterios
Desde su descubrimiento, en los años 70 del siglo
xx, la captura de ejemplares con diferentes nes ha
sido relativamente intensa si tomamos en cuenta lo
restringido de su distribución y el desconocimiento
total de su abundancia. En la actualidad, es difícil
observarlo en las cuevas Del Túnel y La Pluma –en
esta última se han observado ejemplares de otro
pez (Eliotris sp.) cuyas relaciones de competencia
con Lucifuga son desconocidas. En la localidad de la
grieta Punta de Guana, donde se ha observado un
mayor número de ejemplares, la condición es aun
más crítica debido al establecimiento de pozos
petroleros en sus inmediaciones y al cierre total del
acceso a la grieta por los trabajos de
acondicionamiento.
Esta especie forma parte del único grupo de
vertebrados estrictamente troglobio de la fauna
Cuba. Su muy baja tasa reproductiva, posible
longevidad y la fragilidad del ambiente donde
habita los hace susceptibles a cualquier alteración
tanto antrópica como natural. Puede ser,
conjuntamente con el resto de los miembros del
género, un indicador muy sensible del estado de
conservación del ambiente acuático hipogeo.
Desde el punto de vista cientíco es un objeto de
estudio muy interesante para investigar, tanto a
nivel morfológico como molecular, la evolución
adaptativa de los organismos al medio donde
habitan.
CARACTERÍSTICAS
Especie endémica cuyo hábitat se restringe a dos
localidades, Cueva La Pluma y la grieta Punta de
Guana (aproximadamente a 2 km una de otra),
ubicadas en la región noroccidental de la provincia
de Matanzas (Nalbant, 1981; García-Debrás etal.,
1999). Sin embargo, existe un reporte, a conrmar,
de su presencia en Cueva del Túnel ubicada en
Quivicán, provincia de Mayabeque, donde habitaría
en simpatría con las especies L. dentata y
L.subterranea (Díaz etal., 1987). Seencuentra en
aguas dulces o salobres de cavernas ygrietas
cársicas, con condiciones ambientales (abióticas)
que permanecen, aparentemente, estables a lo
largo del año. Las temperaturas, según diferentes
fuentes consultadas y nuestras propias
estimaciones, uctúan ligeramente alrededor de los
25°C (Orghidan, 1973). Solo las variaciones del nivel
del agua parecen signicativas en algunas regiones
(ej.: Cueva del Túnel), haciendo imposible, en
ocasiones, el acceso al agua.
Sobre esta especie no existe información acerca
de sus poblaciones. Los avistamientos de
ejemplares son muy esporádicos en Cueva La
Pluma donde se han capturado cuatro individuos
en la década de los años 80 del siglo XX. En la grieta
Punta de Guana el número de ejemplares
capturados asciende, al menos, a 55 ejemplares, de
ellos 42 extraídos en 1970 y 10 en la década de los
años 80. Se cuenta con datos moleculares de solo
dos ejemplares cuyas secuencias son muy similares
(García-Machado etal., 2011). Aunque los análisis
hasta el momento son muy limitados, las
poblaciones de Lucifuga deben permanecer
estables a lo largo del año, no así las de
invertebrados (crustáceos: anfípodos, micidáceos,
copépodos, langostinos y camarones), que
constituyen la dieta fundamental de esta especie
(García-Debrás y Pérez, 1999) y cuyas abundancias
parecen uctuar de manera importante. Para algunas
especies de peces estigobiontes, los estimados de
longevidad se encuentran entre los 10 y 40 años
(Poulson, 2001). Acerca de Lucifuga no existen datos.
Sin embargo, teniendo en cuenta que estas especies
tienen reproducción vivípara y producen muy pocos
embriones por hembra –dato referido por
Eigenmann (1903) para L. subterranea–, que de todos
los ejemplares analizados por los autores y por otros
investigadores hasta la fecha no se han observado
hembras grávidas, que el número de juveniles
hallados es muy reducido, y que el tamaño de las
poblaciones debe ser relativamente pequeño, se
puede inferir que debe ser una especie relativamente
longeva, con un tiempo generacional largo.
Área de ocupación donde se ha registrado Lucifuga simile.
42
and American society of ichthyologists and
herpetologists species publication No. 5. Food
and Agriculture Organization of the United
Nations, Rome, pp. 973-974