ArticlePDF Available

CAPITALISMO Y JUSTICIA: LOS TÉRMINOS DE LA CUESTIÓN

Authors:

Abstract and Figures

El presente artículo se propone analizar el debate sobre la justicia o injusticia del capitalismo en el campo de la teoría social normativa contemporánea. Tras proponer una definición de “capitalismo” basada en cuatro condiciones, y especificar el papel de la justicia como criterio de elección entre sistemas económicos, se distingue entre injusticias “en” el capitalismo (no consustanciales al mismo) e injusticias “del” capitalismo (que le son consustanciales). Se consideran cinco candidatos para el papel de injusticias “del” capitalismo: explotación, dominación o despotismo, injusticia distributiva, falta de libertad real e injusticia motivacional. Seguidamente, se estudian diversas propuestas dirigidas a erradicar o combatir tales injusticias, ponderando hasta qué punto la superación del capitalismo es una implicación necesaria de las mismas.
Content may be subject to copyright.
Publicado en: Sistema, nº 200 (septiembre de 2007), pp. 87-106.
CAPITALISMO Y JUSTICIA:
LOS TÉRMINOS DE LA CUESTIÓN1
José Antonio Noguera
Departamento de Sociología
Universitat Autònoma de Barcelona
08193 - Cerdanyola (Barcelona)
Tf: 935812404. Fax: 935812827
E-mail: jose.noguera@uab.es
Resumen
El presente artículo se propone analizar el debate sobre la justicia o injusticia del
capitalismo en el campo de la teoría social normativa contemporánea. Tras proponer una
definición de “capitalismo” basada en cuatro condiciones, y especificar el papel de la justicia
como criterio de elección entre sistemas económicos, se distingue entre injusticias “en” el
capitalismo (no consustanciales al mismo) e injusticias “del” capitalismo (que le son
consustanciales). Se consideran cinco candidatos para el papel de injusticias “del” capitalismo:
explotación, dominación o despotismo, injusticia distributiva, falta de libertad real e injusticia
motivacional. Seguidamente, se estudian diversas propuestas dirigidas a erradicar o combatir
tales injusticias, ponderando hasta qué punto la superación del capitalismo es una implicación
necesaria de las mismas.
Palabras clave: capitalismo, teorías de la justicia, diseño institucional, explotación, libertad
real, dominación, justicia distributiva.
Abstract. Capitalism and justice: setting the terms of the question.
This article aims to analyze the debate in present normative social theory about the
justice or injustice of capitalism. First, the article presents a definition of ‘capitalism’ based on
four conditions, and specifies what is the role of justice as a criterion for choice between
economic systems. Then, a distinction is made between injustice “in” capitalism (which is not
essential to it) and injustice “of” capitalism (which is). Five candidates for the role of injustice
“of” capitalism are addressed: exploitation, domination or despotism, distributive injustice, lack
of real freedom, and motivational injustice. Finally, different proposals aimed to abolish or fight
those kinds of injustice are studied, and it is considered to what extent they necessarily imply
the overcoming of capitalism.
Keywords: capitalism, theories of justice, institutional design, exploitation, real freedom,
domination, distributive justice.
1 Este texto se enmarca dentro del proyecto del Programa Nacional de I+D del MEC/FEDER sobre
“Normas sociales, racionalidad y estrategias de diseño institucional”, con referencia SEJ2006-
00959/SOCI, y dirigido por el autor. Agradezco los incisivos comentarios de Jorge Calero, Toni Comín y
Ernest Weikert, así como la lectura crítica y comentario que de él hicieron mis alumnos del curso sobre
“Teorías de la Justicia y Política Social” en el programa de Doctorado en Sociología de la Universidad
Autónoma de Barcelona.
CAPITALISMO Y JUSTICIA:
LOS TÉRMINOS DE LA CUESTIÓN
1. INTRODUCCIÓN
Uno de los supuestos más omnipresentes en la infraestructura moral de las
diversas izquierdas contemporáneas es el de que el capitalismo es un sistema económico
profundamente injusto. Es posible, en efecto, hallar dicho supuesto formulado de forma
explícita en los discursos de las izquierdas radicales y “alternativas”, pero a menudo
asoma también, implícitamente, bajo los de las izquierdas más “moderadas”. Incluso
desde la derecha y el neoliberalismo la defensa cotidiana del sistema capitalista suele
enfatizar mucho más las razones de eficiencia que las de justicia, como si en el fondo se
concediese que no hay mucho de que vanagloriarse en este último terreno. Ahora bien,
¿qué es exactamente lo que hace injusto al capitalismo? Para aproximarnos a una
posible respuesta resulta esencial, en primer lugar, definir con cierta precisión lo que
deba entenderse por “capitalismo”, y, acto seguido, evaluar los rasgos de ese sistema de
acuerdo con determinados criterios de justicia que han sido propuestos por la teoría
social normativa contemporánea.
2. UNA DEFINICIÓN DEL CAPITALISMO
No resulta tarea fácil establecer las condiciones necesarias y suficientes para
poder adjetivar a un sistema económico como “capitalista”. Ello es así porque, en
primer lugar, la discusión académica y política sobre el tema, amén de resultar
inabarcable, no arroja ni mucho menos unanimidad al respecto; y, en segundo lugar, al
tratarse de un término que ha cobrado un uso político y cotidiano que es en buena parte
pre-teórico, las definiciones teóricas del mismo (como de la mayoría de los conceptos
en ciencias sociales) buscan capturar de algún modo las connotaciones intuitivas de ese
uso cotidiano, lo cual conduce a que tales definiciones deban ser periódicamente
1
revisadas, y las condiciones establecidas reequilibradas con nuestras intuiciones y usos.2
Aún así, en lo sucesivo se partirá de que la siguiente definición constituye una buena
aproximación;3 solemos considerar como capitalista a un sistema económico en el que,
de forma dominante o mayoritaria, se dan las siguientes condiciones:
1) Existe propiedad privada de los medios de producción, combinada con
desposesión de dichos medios para (la gran mayoría de) los productores directos.
Varios matices pueden añadirse a esta primera condición: a) las empresas de titularidad
privada constituyen unidades económicas con autonomía decisoria para comprar,
vender, invertir, organizar la producción y comercializar sus productos, aunque esa
autonomía pueda estar regulada o limitada por el Estado; b) en determinadas
circunstancias, el control cotidiano de las decisiones empresariales puede estar en
manos de agentes que legalmente no ostentan la propiedad de las empresas privadas; c)
tales empresas juegan un papel dominante en el sistema económico (un sistema
socialista, según esto, podría albergar una cierta cantidad no mayoritaria de empresas
privadas).
2) El objetivo de las empresas es la acumulación de capital, la búsqueda de la
maximización de beneficios con vistas a su reinversión permanente. Esta condición
introduce un aspecto motivacional o conductual que tiene que ver con las disposiciones
de los agentes económicos en un sistema capitalista.
3) Existe un mercado libre de compraventa de productos en el que las empresas
compiten por el favor de los consumidores (aunque puedan hacerlo con algunas
restricciones o limitaciones legales).4
4) Por último, existe un mercado libre de compraventa de fuerza de trabajo, o,
dicho de otro modo, la “fuerza de trabajo” es una de las mercancías que se pueden
2 Sería este un proceso equiparable al “equilibrio reflexivo” que Rawls ha propuesto como metodología
para la elaboración de teorías normativas.
3 Definiciones similares, aunque no idénticas, a la que aquí se propone pueden hallarse en Claus Offe
Offe, “The European Model of «Social» Capitalism: Can It Survive European Integration?”, Journal of
Political Philosophy, vol. 11, nº 4, 2003; Philippe Van Parijs, ¿Qué es una sociedad justa?. Introducción
a la práctica de la filosofía política, Ariel, Barcelona, 1993, p. 80; y Andrés De Francisco, “Clase, poder
y capitalismo”, Sociología del Trabajo, nº 29, 1997, p. 112. Vale la pena advertir, asímismo, de que en
este texto no se hará referencia a la discusión sobre los distintos tipos de capitalismo que existen o pueden
existir, al menos en la medida en que no sea necesario para la argumentación.
4 Para no complicar la argumentación, no consideraremos por separado la existencia de un mercado
financiero, y asumiremos sin más la simplificación de que el dinero y los valores financieros son otros
tantos “productos” que pueden ser vendidos o comprados en el mercado.
2
vender y comprar (de nuevo es posible que con algunas restricciones), y son sus propios
portadores quienes la pueden vender, lo que excluye la esclavitud.5
Es importante señalar que no existen vínculos conceptuales necesarios o
esenciales entre estas cuatro condiciones, sino, en todo caso, históricos, y, por tanto,
contingentes. La eventual combinación histórica que las reúne a todas ellas es lo que
encontramos en los sistemas económicos que denominamos capitalistas, pero
evidentemente se pueden dar combinaciones diferentes, y la historia ha conocido varias
de ellas. Por ejemplo: si fallan las condiciones (1), (3) y (4), podríamos hallarnos ante
un sistema socialista planificado de tipo soviético; si sólo falla la condición (1),
estaríamos quizá ante un socialismo de mercado o una democracia de propietarios; la
ausencia de las condiciones (2) y (4) caracterizaría a muchos sistemas precapitalistas en
los que sí se daban (1) y (3); y así sucesivamente.
3. LA JUSTICIA COMO CRITERIO DE ELECCIÓN ENTRE SISTEMAS
ECONÓMICOS
Cuando tratamos de evaluar la justicia de sistemas sociales o económicos, nos
enfrentamos a una serie de dificultades previas, además de las de definición, que no
estará de más mencionar. En primer lugar, al partir de una determinada idea de justicia,
bien puede ocurrir que la respuesta a la pregunta de si un determinado sistema es o no
justo no sea decidible de una vez y para siempre, sino que dependa de circunstancias
sociales e históricas concretas; en otras palabras, un mismo ideal de justicia puede verse
realizado en diferentes contextos por sistemas económicos capitalistas, socialistas o de
otro tipo. No cabe confundir, entonces, los principios de justicia con los diseños
institucionales que los realicen: éstos últimos pueden tener que variar precisamente para
seguir materializando idénticos principios en nuevas condiciones históricas. Constituye
5 En un sentido más técnico, la autopropiedad, el reconocimiento legal de que los individuos son
propietarios de sí mismos, es una de las condiciones básicas de cualquier sistema capitalista; véase G. A.
Cohen, Self-Ownership, Freedom and Equality, Cambridge University Press, Cambridge, 1995, y
Philippe Van Parijs, Libertad real para todos. Qué puede justificar al capitalismo (si hay algo que pueda
hacerlo), Paidós, Barcelona, 1996.
3
una muestra de fetichismo dogmático el establecer un misterioso vínculo biunívoco y
esencial entre un determinado diseño institucional y un cierto ideal de justicia.6
Una segunda dificultad podría consistir en que la distinción entre el capitalismo
y otros modos de organización económica no fuese la única relevante (o no lo fuese en
absoluto) para la justicia: hay muchos criterios de distinción entre regímenes
económicos e institucionales que no tienen que ver con su naturaleza “capitalista” o
“socialista” y que podrían ser muy relevantes desde el punto de vista de su justicia; por
ejemplo, la proporción del producto social que se dedique a financiar bienes públicos,7
las tecnologías utilizadas, las condiciones de trabajo vigentes, la distribución de las
ocupaciones entre los grupos de población, la libertad en la elección de esas
ocupaciones, etc. De ello se deriva la posibilidad de que determinadas formas de
capitalismo estén más cercanas a un cierto ideal de justicia que determinadas formas de
socialismo, y viceversa.8
Por último, ¿debe ser la justicia el único criterio de elección entre sistemas
económicos? A buen seguro, no, y ello aunque pueda ser el principal. La eficacia, la
eficiencia, el aumento de la riqueza en términos absolutos, la factibilidad (por ejemplo,
la compatibilidad con ciertos rasgos de nuestro entorno o de la naturaleza humana), la
estabilidad en términos dinámicos, la fuerza motivacional, o la evitación de incentivos
perversos o contraproducentes, pueden (y probablemente deben) contrapesarse con los
principios de justicia que hayamos adoptado. Como ha notado el marxista analítico
Gerald Cohen,9 no cabe confundir los principios fundamentales de una teoría de la
justicia con los principios de regulación o de organización social que sea conveniente
adoptar; los segundos deben inspirarse en alguna medida en los primeros, pero no sólo
en ellos, y no a cualquier precio. Esto podría querer decir, por ejemplo, que,
considerando todo globalmente, el capitalismo podría ser una buena elección de sistema
6 Por ejemplo, desde el liberalismo igualitarista, John Rawls ha dejado repetidamente abierta la cuestión
de si sus principios de justicia son más realizables por una economía capitalista o socialista (John Rawls,
Teoría de la justicia, Fondo de Cultura Económica, Madrid, 1995, pp. 243, 256 y 262; Rawls, Political
Liberalism, Columbia University Press, Nueva York, 1993, pp. 298 y 338); en la última formulación de
tales principios (Rawls, La justicia como equidad. Una reformulación, Paidós, Barcelona, 2002), la
disyuntiva, que esta vez se planteaba entre un “socialismo liberal” y una “democracia de propietarios”,
quedaba también sin resolver.
7 Cfr. Rawls, op. cit., 1995, pp. 250 y 253.
8 Op. cit., p. 256.
9 Véase G. A. Cohen, “Facts and Principles”, Philosophy & Public Affairs, vol. 31, nº 3, 2003, y Cohen,
Rescuing Justice from Constructivism, 2004 (manuscrito inédito).
4
económico, a pesar de ser injusta en determinada medida,10 y que el socialismo, incluso
aunque fuese más justo, podría ser una peor elección dependiendo de cómo
equilibremos las consideraciones de justicia con diversas circunstancias o criterios
adicionales.
4. INJUSTICIAS EN EL CAPITALISMO VS. INJUSTICIAS DEL
CAPITALISMO
Volvamos ahora nuestra atención hacia otra distinción importante: resulta obvio
que, de entre todas las injusticias que podamos identificar en un sistema económico
capitalista, algunas son directamente producidas por rasgos organizativos que definen al
propio capitalismo, mientras que otras se deben a otros rasgos no específicamente
capitalistas de la sociedad, y por tanto es posible (e incluso muy probable) encontrarlas
también en otros sistemas económicos (o quizá en todos ellos). Podemos llamar a las
injusticias del primer tipo “injusticias del capitalismo” (esto es, consustanciales al
mismo, necesariamente presentes en cualquier sistema capitalista por el hecho de serlo),
reservando para las del segundo tipo la expresión “injusticias en el capitalismo” (esto es,
no consustanciales ni necesarias para un sistema capitalista).
En efecto, pueden existir injusticias en un sistema capitalista que no sean
producidas específicamente por ese sistema, sino que se podrían producir también en su
ausencia, y/o que se podrían dejar de producir sin necesidad de abandonar el
capitalismo. Pensemos, por ejemplo, en las desigualdades de oportunidades debidas a la
herencia familiar, las debidas a la suerte o a determinados rasgos innatos, las
discriminaciones y desigualdades asociadas al sexo o a la pertenencia a un determinado
grupo étnico o cultural, la pobreza y la miseria, la falta de autorrealización en el trabajo,
o las arbitrariedades debidas a la tiranía o el despotismo político en general. Todas ellas
son posibles sin el capitalismo, y, al mismo tiempo, la abolición de muchas de ellas
podría ser compatible, al menos teóricamente, con el mantenimiento de las cuatro
10 Y ¿no es eso, en cierto modo, lo que Marx sostuvo para ciertas épocas y países en la historia de la
humanidad?
5
condiciones que se han considerado como definitorias del capitalismo.11 Cabe matizar,
sin embargo, que aunque posibles injusticias como la desigualdad de oportunidades o la
falta de libertades básicas puedan producirse en muchos sistemas económicos distintos,
pudiera ser que el sistema capitalista, por su propia naturaleza, produjese
necesariamente una forma específica de las mismas, que quedaría suprimida si se
aboliesen todos o alguno de sus rasgos definitorios. En este caso estaríamos, en buena
lógica, ante una injusticia del capitalismo.
En definitiva, y como precisa Van Parijs,12 para demostrar la injusticia del
capitalismo debemos identificar algún rasgo que: 1) esté necesariamente presente en el
capitalismo; 2) no esté necesariamente presente en cualquier otro sistema social
imaginable; y 3) sea injusto. Si encontramos algo que cumpla las tres condiciones,
entonces podremos afirmar que el capitalismo es injusto.
5. ¿EXIGIRÍA LA INJUSTICIA DEL CAPITALISMO SU ABOLICIÓN?
Vale la pena, sin embargo, añadir otro importante matiz a la anterior distinción:
lo que sea o no una injusticia “del” capitalismo no depende tanto de si su superación
exige la abolición del capitalismo como tal, como más bien de si es inevitablemente
causada por alguno de los rasgos definitiorios de un sistema económico capitalista,
aunque luego puedan existir otros rasgos sociales externos a los de dicho sistema
económico que corrijan e incluso dejen sin efecto a la injusticia en cuestión. Dicho de
otro modo, es perfectamente pensable que una injusticia “del” capitalismo, esto es,
consustancial a alguno de sus rasgos definitiorios, pueda ser neutralizada por otros
rasgos del sistema social sin necesidad de abolir el rasgo que produce o en que consiste
esa injusticia (y, por tanto, sin necesidad de abolir el propio capitalismo).
De modo que en realidad, ante una injusticia debemos responder dos preguntas:
1) ¿Es esa injusticia necesariamente producida por alguno de los rasgos
definitorios del capitalismo? La respuesta afirmativa implica, como se ha visto, que el
11 Pronto veremos, sin embargo, que la condición (1) -propiedad privada de los medios de producción
combinada con desposesión de los mismos para los trabajadores- resulta seguramente incompatible con la
abolición de todo despotismo.
12 Van Parijs, op. cit., 1993, pp. 80ss.
6
capitalismo produce necesariamente al menos una forma específica de esa injusticia,
aunque otros sistemas produzcan otras versiones de la misma. Aquí la cuestión que se
plantea es hasta qué punto el sistema económico capitalista, tomado aisladamente, es o
no constitutivo de injusticia.
2) ¿Exige la neutralización de esa injusticia la abolición de alguno de los rasgos
definitorios del capitalismo, y, por tanto, la instauración de un sistema económico
alternativo? La cuestión planteada ahora es si, en el caso de que la respuesta a la
primera pregunta sea afirmativa, una sociedad cuyo sistema económico sea capitalista
es por ello necesariamente injusta, o puede contener otros rasgos que neutralizan la
injusticia de ese sistema económico, haciendo que su existencia sea compatible con la
justicia. Resulta fácil ver que es esta segunda pregunta, en última instancia, la más
relevante desde el punto de vista práctico o de diseño institucional; primero, porque,
como hemos dicho, para la elección de un sistema económico puede ser necesario tener
en consideración otros criterios diferentes de su justicia interna; pero segundo, porque
aunque nos mantengamos en el plano puro de la justicia, una sociedad justa puede
requerir la existencia de algunas instituciones que, tomadas aisladamente, serían
injustas: lo que importa es el conjunto del diseño institucional de esa sociedad.
Lo que esto implica es que las afirmaciones “el capitalismo es un sistema
económico injusto” y “una sociedad puede ser justa y capitalista” son lógicamente
compatibles (algo que, quizá porque intuitivamente parezca paradójico, no siempre se
tiene en cuenta), y, por tanto, de la afirmación de que el capitalismo sea injusto no se
deriva necesariamente una exigencia normativa de abolición del capitalismo. Ignorar
este non sequitur es el problema de la crítica normativa que el marxista analítico E. O.
Wright hace del capitalismo como sistema económico. Wright basa su crítica en el
hecho de que, aunque en principio una distribución justa puede imaginarse bajo el
capitalismo, sin embargo “no hay ningún mecanismo interno al capitalismo que genere
la redistribución requerida”.13 Sin embargo, el hecho cierto de que ese mecanismo
interno no exista no implica, no obstante, que el capitalismo deba ser abolido en nombre
de la justicia, si existe algún mecanismo externo que cumpla la misma función que
debería cumplir uno interno. Dicho de otro modo, el criterio para decidir si la justicia
13 Erik Olin Wright, “Basic Income as a Socialist Project”, Basic Income Studies, vol. 1, nº 1, junio de
2006, p. 3.
7
exige la abolición del capitalismo no puede depender de si el mecanismo que producirá
un resultado justo es externo o interno al capitalismo. Tal cosa sería como si un médico
no nos administrase un medicamento necesario para maximizar nuestra salud sólo
porque sus efectos secundarios deben ser tratados por otro medicamento distinto; por el
contrario, la cuestión es si el cóctel completo produce mejores resultados que una
medicación alternativa que no incluya el medicamento que produce esos efectos.14
En definitiva, son varias las preguntas que debemos responder afirmativamente
antes de concluir que la justicia exige necesariamente la abolición del sistema
económico capitalista (o de cualquier otro, pues a todos se podría aplicar el mismo
“test”). En la figura 1 puede observarse un resumen esquemático de dicho
procedimiento.
14 Más atinada es la posición de P. Van Parijs y R. Van der Veen cuando, en respuesta a Wright, afirman
que “el criterio decisivo no puede ser si una renta básica [o, a efectos de lo que aquí interesa, cualquier
otra medida; J.A.N.] ‘puede contribuir a una transformación más amplia del propio capitalismo’. Es más
bien (...) si ‘confronta un abanico de cuestiones fundamentales para la justicia social’”. Adoptar el primer
criterio sólo respondería al afán por lograr “la confortable apariencia de consistencia en el tiempo para
aquellos que ‘siempre han sido socialistas’” (íbid.), pero no a una exigencia de consistencia normativa
(“A Capitalist Road to Global Justice. Reply to Another Six Critics”, Basic Income Studies, vol. 1, nº 1,
junio de 2006, p. 4).
8
Figura 1
¿Exige la justicia la abolición del sistema capitalista?
¿Hay injusticia social?
NO
SI
¿Es alguna porción de esa injusticia
producida internamente por los rasgos
específicos del sistema económico
capitalista?
SI
Injusticias del
capitalismo
NO
Injusticias en el
capitalismo
¿Pueden otros rasgos del
sistema social neutralizar esa
injusticia?
SI NO
La justicia exige la
abolición del capitalismo
(de alguno de sus rasgos
definitiorios)
La justicia no exige la
abolición del capitalismo
(de ninguno de sus rasgos
definitirorios)
9
6. LAS INJUSTICIAS DEL CAPITALISMO
¿Cuáles son, entonces, las injusticias específicas del capitalismo?, esto es,
aquellas injusticias producidas necesariamente por los rasgos del sistema económico
capitalista, y que no se producirían (o no lo harían del mismo modo) si éste no existiese.
Se enumeran a continuación varios candidatos que podrían desempeñar ese papel,
haciendo mención expresa de las teorías de la justicia desde las que cabría denunciar su
carácter injusto. Evidentemente, las discusiones correspondientes a cada uno de los
puntos son demasiado complejas como para poder abordarlas aquí en detalle;
considérense, por tanto, los párrafos que siguen como una panorámica general acerca de
las mismas.
Explotación
El candidato tradicionalmente escogido por la teoría marxista para desempeñar
el papel de “injusticia del capitalismo” ha sido la explotación, esto es, la transferencia
de plustrabajo desde los trabajadores desposeídos y asalariados hacia los propietarios de
los medios de producción que les contratan. Ahora bien, ¿por qué la explotación es
injusta? Los marxistas analíticos como Gerald Cohen, John Roemer, Jon Elster o
Philippe Van Parijs se han planteado esta cuestión y han tratado de responderla con
notable refinamiento formal.15 Pero el resultado de ese debate no ha dejado en buen
lugar la relevancia teórico-normativa del concepto; veamos brevemente por qué.
1) En primer lugar, todo indica que la explotación es injusta cuando y porque
esa transferencia de plustrabajo se produce como consecuencia de algún tipo de
dominación injusta. Por ejemplo, porque los trabajadores desposeídos no pueden
escoger colectivamente no salarizarse,16 y porque, una vez que han escogido hacerlo, no
son libres individualmente en el interior del proceso de producción: están sometidos a
15 Véanse, para discusiones útiles sobre esta cuestión: De Francisco y Aguiar (comps.), Justicia y libertad
en el marxismo analítico, monográfico de Zona Abierta, nº 51/52, abril-septiembre de 1989; Cohen,
op.cit., 1995, cap.8; John E. Roemer, Teoría general de la explotación y de las clases, Siglo XXI,
Madrid, 1994, y “¿Deberían los marxistas interesarse por la explotación?”, en John E. Roemer (ed.), El
marxismo: una perspectiva analítica. FCE, México, 1989; Van Parijs, op.cit., 1993, caps. 4 y 6, y op.cit.,
1996, cap. 5; C. Arnsperger y P. Van Parijs, Ética económica y social. Teorías de la sociedad justa,
Paidós, Barcelona, 2002, cap. 3.
16 Aunque pudieran hacerlo individualmente, convirtiéndose en pequeñoburgueses, en vagabundos, o en
dependientes de la caridad pública o privada; véase, para esta cuestión, el impecable trabajo de G. A.
Cohen, “La estructura de la opresión a los proletarios”, en John E. Roemer (ed.), El marxismo: una
perspectiva analítica, FCE, México, 1989.
10
mecanismos de control, vigilancia y disciplina por parte del capitalista para valorizar su
fuerza de trabajo, y ello bajo amenaza de despido o no renovación del contrato.
Siguiendo esta línea de argumentación, la denuncia del capitalismo se traslada desde su
carácter explotador a su carácter claramente despótico.17
2) En segundo lugar, ¿por qué se da esa dominación o esa falta de libertad de los
trabajadores bajo el capitalismo, que conduce a la explotación? Obviamente, porque
existe una desigual distribución previa de la propiedad de los medios de producción.
John Roemer dio un vuelco a las teorías marxistas tradicionales de la explotación
cuando demostró que: a) la explotación, definida técnicamente como intercambio
desigual de plustrabajo, no implica necesariamente la existencia de dominación, sino
únicamente la de una desigual distribución inicial de los recursos productivos y un
mercado de intercambio de productos;18 b) no toda desigualdad en esa distribución tiene
por qué ser injusta, en la medida en que, por ejemplo, se deba al esfuerzo individual y
no a la herencia u otros mecanismos insensibles al mérito o moralmente arbitrarios.19
De este modo, la denuncia de la explotación se desplaza hacia una denuncia de la
desigualdad de oportunidades que, en el caso del capitalismo, tiene su raíz en una
desigualdad inmerecida de recursos productivos: esto es, la naturaleza del capitalismo
incorpora una injusticia distributiva.
Estos dos ataques a la relevancia normativa del concepto de explotación ofrecen
dos líneas de argumentación ligeramente diferentes (aunque sin duda relacionadas entre
sí) sobre dónde reside la injusticia específica del capitalismo: la primera señalaría hacia
un cierto tipo de despotismo o de dominación injusta, esto es, hacia una cuestión más
directamente política, centrada en las relaciones de poder en la sociedad; la segunda
volvería su atención hacia una determinada injusticia distributiva, esto es, hacia una
17 Samuel Bowles y Herbert Gintis son los autores que más rigurosamente han desarrollado este
argumento en su artículo “Contested Exchange: New Microfoundations for the Political Economy of
Capitalism”, Politics and Society, vol. 18, nº 2, 1990. Véase, para una excelente discusión y presentación
de sus tesis, De Francisco, op. cit., 1997.
18 Véase Roemer, op.cit., 1994.
19 Roemer, op. cit., 1989 y “Igualdad de oportunidades”, Isegoría, nº 18, 1998; véase asímismo Van Parijs
(op.cit., 1993, cap.4), quien además advierte el dilema al que nos aboca mantener la explotación como
“la” injusticia específica del capitalismo: o bien ese carácter le viene dado tautológicamente por
definición, pero entonces no es una injusticia específica del capitalismo (puesto que existirían
transferencias de plustrabajo en muchos otros sistemas económicos, incluido el socialismo), o bien la
explotación no es necesariamente injusta y tenemos que volver nuestra atención hacia lo que realmente la
hace injusta en determinadas ocasiones (dominación, despotismo, falta de libertad, desigualdad previa de
recursos productivos, etc.).
11
desigual distribución de recursos y oportunidades en sí mismas valiosas para elegir
libremente un curso de vida, o para conseguir determinados niveles de autorrealización
o bienestar. Dejaremos ahora al margen la interesante pregunta de hasta qué punto
ambas estrategias son conceptualmente independientes,20 y pasaremos a discutirlas algo
más en detalle, adoptando la distinción como puro recurso expositivo. Añadiremos,
además, tras ello, otras dos posibles respuestas a nuestra pregunta (basadas
respectivamente en la “falta de libertad real” y en la “injusticia motivacional”).
Dominación y despotismo
Dentro de la primera estrategia, la que se dirige a denunciar el tipo específico de
dominación que el capitalismo necesariamente produce, podemos distinguir, a grandes
rasgos, dos líneas de análisis (y ello sin dejar de insistir en las obvias relaciones
conceptuales entre ellas):
1) La primera, ya mencionada más arriba, consistiría en la denuncia por parte de
autores como Bowles y Gintis de la dominación en el interior del proceso de producción
capitalista. La vigilancia, el control y la disciplina impuestas por el capitalista en ese
proceso de producción impiden el mínimo de autonomía en el trabajo que es necesaria
para una vida plena, y excluyen el autogobierno de los trabajadores sobre qué, cómo y
para qué se debe producir. Estas preocupaciones ya fueron implícita o explícitamente
compartidas por la teoría marxista tradicional (y, entre otras cosas, conectan claramente
con el manido concepto marxista de “alienación”).
Ahora bien, lo que autores como Bowles o Gintis ponen de relieve es la
estructura de relaciones de poder, de amenazas e incentivos, que subyace a esa situación
bajo el capitalismo contemporáneo: la cuestión fundamental, ahorrándonos las
complejidades técnicas, es que los trabajadores, si bien suelen aceptar esa dominación a
cambio de un salario por encima del que recibirían en una situación de equilibrio
competitivo (y aquí reside el incentivo), sufren también la amenaza permanente de
despido o no renovación del contrato, siendo así que el coste de que esa amenaza llegue
a cumplirse es para ellos mucho mayor del que supone para el empresario cumplirla.
Ello implica que, a falta de regulaciones o instituciones que lo impidan, las relaciones
20 Puesto que, sin ir más lejos, el poder podría ser considerado como un distribuendum entre otros
posibles de una teoría de la justicia distributiva, o como un recurso puramente instrumental para
conseguir objetivos de justicia distributiva: véase Van Parijs, op.cit., 1996, cap. 1.
12
de producción bajo el capitalismo están despóticamente sesgadas a favor de los
propietarios de los medios de producción y en contra de los trabajadores, cuyo poder de
negociación queda malparado.21
Observemos, finalmente, otro rasgo interno de la estructura del proceso de
producción capitalista que supone un sesgo de poder claramente favorable a los
propietarios de los medios de producción:22 quien acepta salarizarse no sólo vende su
presente fuerza de trabajo, sino también parte de su capacidad para venderla en el
futuro, esto es, su capacidad a largo plazo para ganar dinero salarizándose; esa
capacidad no se puede acumular para el futuro de la misma forma en que el capitalista
puede acumular capital, como compensación esperada por la pérdida momentánea que
le supuso su inversión; el capitalista (exitoso) recupera con creces todo lo que ha puesto
en el proceso de producción; el trabajador asalariado no: su “empleabilidad” va
descendiendo con el tiempo y tiene “fecha de caducidad”, mientras que el capital va
aumentando con el tiempo y no caduca nunca. Nuevamente, las cartas están marcadas
en perjuicio del trabajador.
2) La segunda línea de análisis tiene que ver más directamente con la manera en
que un sistema capitalista influye sobre el proceso político en general, y ha sido
típicamente desarrollada por diversos autores dentro de la tradición política republicana.
En efecto, la acumulación exitosa de riqueza y recursos productivos en manos de unos
determinados individuos o grupos les reporta a éstos un poder no democrático de
chantaje político sobre cualquier gobierno electo y sobre la población en general, y
favorece la aparición de todo tipo de clientelismos y patronazgos que distorsionan
claramente la autonomía y el autogobierno de los ciudadanos, así como su capacidad
para desarrollar virtudes cívicas. Dado que el dinero puede comprar poder político no
derivado de la voluntad ciudadana, la tendencia consustancial del capitalismo a la
acumulación oligopólica en manos privadas produce, en lo político, oligarquías
despóticas.23
21 Sobre la estructura de la desigualdad en la capacidad de negociación entre trabajadores y empresarios
capitalistas, puede verse el excelente trabajo de David Casassas y Germán Loewe, “Renta básica y fuerza
negociadora de los trabajadores”, en D. Raventós (coord.), La Renta Básica. Ariel, Barcelona, 2001.
22 Notado por Claus Offe, op.cit., 2003, p. 13.
23 Instructivas exposiciones de esta línea de argumentación pueden hallarse en A. De Francisco (2007),
Ciudadanía y democracia. Un enfoque republicano, Los Libros de la Catarata, Madrid; A. Domènech,
“Democracia, virtud y propiedad”, en A. Arteta, E. García Guitián y R. Máiz (eds.), Teoría política:
poder, moral, democracia, Alianza, Madrid, 2003, y El eclipse de la fraternidad. Una revisión
13
Injusticia distributiva
Abordemos ahora la segunda estrategia a que da lugar el abandono del concepto
de explotación como algo normativamente relevante: la denuncia de la injusticia
distributiva consustancial al capitalismo. Dicha injusticia se puede conceptualizar al
menos de tres modos (siendo el segundo y el tercero, en realidad, casos específicos del
primero):
1) En primer lugar, como una injusticia generalizada en cuanto a la distribución
de los recursos y oportunidades que genera un mercado relativamente libre (y ello
incluso aunque estuviesen ausentes otros mecanismos productores de desigualdad no
consustanciales al capitalismo, como la herencia o las discriminaciones por razón de
sexo u origen social). Los mercados, puede argumentarse, no son meritocráticos: no
premian sistemáticamente el esfuerzo, el trabajo o el talento como tales, sino el éxito a
la hora de producir eficientemente algo que los demás puedan desear comprar. Este
éxito mercantil está sujeto a factores que nada tienen que ver necesariamente con la
virtud o el mérito, y sí mucho con la suerte, los efectos de composición, las
externalidades (positivas o negativas) y otros muchos factores moralmente arbitrarios.
Es cierto que, en una economía altamente socializada y con una gran herencia
tecnológica y productiva, resulta muy problemático hallar un método fiable de atribuir
“méritos” a cada cual; pero, aun cuando pudiéramos acercarnos a una buena
aproximación en esa atribución, y fuera lo que fuera lo que considerásemos como
“mérito”, un mercado libre, por sí sólo, acabaría necesariamente alejándonos de una
distribución adecuada conforme a los méritos de que se tratase, debido a todo tipo de
factores azarosos e imponderables.24
republicana de la tradición socialista. Crítica, Barcelona, 2004; F. Ovejero “Democracia y mercado”, en
Arteta, García Guitián y Máiz, cit.; F. Ovejero, J. L. Martí y R. Gargarella (comps.), Nuevas ideas
republicanas. Autogobierno y libertad. Paidós, Barcelona, 2004. El mismo argumento, defendido por un
liberal igualitarista, puede encontrarse en el incisivo artículo de Brian Barry, “Capitalists rule OK? Some
puzzles about power”, Politics, Philosophy & Economics, vol. 1, nº 2, 2002. Véase también D.
Schweickart, “¿Son compatibles la libertad, la igualdad y la democracia? Sí, pero no bajo el capitalismo”,
en R. Gargarella y F. Ovejero (comps.), Razones para el socialismo, Paidós, Barcelona, 2001.
24 Un pensador ultraliberal como F. A. Hayek aceptaba y defendía sin pestañear la injusticia meritocrática
de los mercados libres, aduciendo que cualquier otro sistema de asignación sería aún más arbitrario: cfr.
Hayek, Camino de servidumbre, Alianza, Madrid, 1995. Por su parte, el libertarista de derecha Robert
Nozick observaba también que la realización de cualquier idea de justicia basada en algún tipo de
“patrón” distributivo (como “a cada cual según sus méritos”), necesariamente implica una constante
intervención correctora para ajustar los resultados de la evolución espontánea a ese patrón (razón por la
14
2) En segundo lugar, de forma más específica, podría acusarse al capitalismo por
partir necesariamente de una injusta distribución de la propiedad de los medios de
producción. Como ya vimos, para autores como Roemer es éste el rasgo distributivo del
capitalismo que está en la raíz de la dominación y la explotación de los trabajadores, y
que las hace injustas, puesto que si todos tuviesen una igual oportunidad y capacidad de
partida para vivir por sus propios medios, el hecho de que alguien prefiriese salarizarse
no supondría injusticia alguna. Es esa desigualdad de oportunidades de partida lo que
resulta injusto.25
Reparemos, sin embargo, en un punto importante, que a menudo se puede pasar
por alto en los discursos cotidianos que condenan el capitalismo: la simple desigualdad
como tal no tiene por qué ser injusta; como nota Van Parijs: “¿en qué una desigualdad
en las rentas sería injusta si se origina en una desigualdad de riqueza engendrada por
elecciones plenamente libres a partir de dotaciones iguales?”.26 La injusticia que todos
estos autores denuncian no reside en la desigual propiedad de recursos productivos
como tal, sino en las desiguales oportunidades para acceder a dicha propiedad. La
cuestión, por tanto, se desplaza hacia la desigualdad de dotaciones productivas de
partida en cada período dado (la cual, según la condición (1) de nuestra definición, es
una condición inherente al capitalismo, aunque no tenga por qué ser un rasgo exclusivo
del mismo), y, quizá más importante para nuestra pregunta, hacia la legitimidad de los
títulos de apropiación mismos: cualquier distribución desigual de medios de producción
debe basarse en alguna teoría normativa sobre la apropiación original de los mismos y
su transmisión posterior; esto implica que el capitalismo sólo sería justo si respeta los
principios de una teoría normativa de ese tipo que sea correcta.27 Pero si no se aceptan
la apropiación privada original y/o su inviolabilidad posterior como partes integrantes
de una teoría de la justicia,28 entonces es difícil considerar que el capitalismo pueda ser
justo ya en su inicio, y que la apropiación original o el poder de disposición total sobre
cual Nozick rechaza los “patrones” distributivos como criterios de justicia); cfr. Nozick, Anarchy, State
and Utopia, Basic Books, Nueva York, 1974.
25 Es esta una idea que está también en la base del liberalismo igualitarista de teóricos como Rawls
(op.cit., 2001) o R. Dworkin, Virtud soberana: la teoría y la práctica de la igualdad. Paidós, Barcelona,
2003.
26 Van Parijs, op.cit., 1993, p. 93.
27 Tal y como afirma Nozick, op.cit.
28 Como ocurre, por ejemplo, con Cohen (op. cit., 1995), Van Parijs (op.cit., 1996), o distintas versiones
del liberalismo igualitarista.
15
los recursos productivos apropiados sean algo más que un robo.29 Para Cohen, por
ejemplo, no hay motivo alguno por el que tales recursos deban ser por principio
apropiados privadamente y no colectiva o comunitariamente; para Van Parijs, el poder
privado de disposición total sobre dichos recursos por parte de unos pocos puede tener
consecuencias que violen un principio de justicia como la maximización de la libertad
real para todos; para Rawls, en fin, cualquier desigualdad en la distribución de recursos
productivos -y de bienes primarios en general- sólo se justifica si resulta necesaria para
que los menos favorecidos estén mejor de cómo podrían estar en cualquier otra
situación viable (tal es el famoso “principio de diferencia” rawlsiano), y resulta muy
discutible que esa condición se pueda cumplir con la distribución de los medios de
producción inherente a un sistema capitalista.
3) Cabe considerar de interés, por último, un tercer tipo de injusticia distributiva
del capitalismo: la injusta apropiación desigual de las “rentas del empleo” (employment
rents), denunciada principalmente por Philippe Van Parijs.30 En un mercado de trabajo
capitalista en el que parte de la población vende su fuerza de trabajo a los propietarios
de los medios de producción, una parte de los trabajadores cobra salarios superiores a
los que les corresponderían en una situación de equilibrio competitivo walrasiano donde
no existiese desempleo involuntario (ni empleo involuntario, que, para el caso, viene a
ser lo mismo). En rigor, la existencia empírica de rentas del empleo puede deberse a
varias razones, como los costes que supone para el empresario una nueva contratación,
el poder de negociación de ciertos trabajadores, o la percepción por parte de los
empresarios del vínculo entre salarios y productividad.31 Esas “rentas del empleo”,
definidas como la diferencia entre los salarios reales y los de equilibrio, constituyen así
una manera de elevar el coste que tendría la pérdida del empleo para el trabajador,
29 Obsérvese que ni siquiera la famosa crítica de Marx en El Capital a la teoría de la “acumulación
originaria” llega tan lejos (al menos de forma explícita), puesto que lo que denuncia Marx en esas
vigorosas páginas, en un ejemplo típico de “crítica inmanente”, de contraste entre la realidad de un
sistema y su propia autocomprensión legitimadora, es en realidad la violación sistemática de las propias
reglas de la teoría de la apropiación originaria capitalista, no la falta de legitimidad de esas reglas como
tales. “En la historia real”, dice Marx, “el gran papel [en esa apropiación] lo desempeñan, como es sabido,
la conquista, el sojuzgamiento, el homicidio motivado por el robo: en una palabra, la violencia” (K. Marx,
El Capital. Crítica de la economía política. Libro I, vol. 1, Siglo XXI, México, 1990).
30 Véase, para todo este razonamiento, Van Parijs, op. cit., 1996, cap. 4.
31 Pues, en efecto, como advierte Van Parijs, “se pueden dar enormes rentas de empleo incluso si todo el
mundo tiene un trabajo, porque muchos que tienen trabajos muy molestos pueden estar deseando cambiar
y ser capaces de hacer otros trabajos posibles y bastante más atractivos (...) que los suyos con el salario
que tienen” (Van Parijs, op. cit., 1996, p. 138).
16
motivándole a un desempeño más eficiente en el mismo.32 Al monopolizar esas rentas
en un contexto de empleos escasos, esto es, en un contexto no walrasiano donde la
demanda de ciertos empleos supera a su oferta, dichos trabajadores se apoderan,
entonces, de unos recursos que en justicia no merecen y que deberían ser distribuidos
igualitariamente, al menos si, como reza un principio del liberalismo igualitarista, todos
deben tener iguales oportunidades de perseguir sus particulares concepciones de la
buena vida. Como vamos a ver inmediatamente, este último principio nos puede
conducir a una nueva teorización sobre la injusticia del capitalismo.
Falta de libertad real
El propio Van Parijs ha formulado una versión radical del liberalismo
igualitarista, cuyo principio básico de justicia sería la maximización de la “libertad
real”. A diferencia de la mera libertad formal o garantía de los derechos de seguridad y
autopropiedad, la libertad real supone, además del respeto a esos derechos, una
oportunidad real de hacer cualquier cosa que uno pudiese querer hacer en la persecución
de su particular idea de buena vida. “Oportunidad real” significa aquí la disposición de
los medios u objetos externos necesarios para la realización de tales planes, medios u
objetos que los derechos de seguridad y autopropiedad, por sí solos, no pueden
garantizar.33 En cuanto a la expresión contrafáctica “pudiese querer hacer”, resulta aquí
esencial para excluir mecanismos distorsionantes de formación de preferencias, y evitar
así injusticias supuestamente “consentidas” por sus víctimas, como en el caso del
“esclavo feliz”.34 La eventual carencia o desigualdad en la libertad real de los
individuos estará, por tanto, directamente conectada con una injusta desigualdad de
oportunidades para llevar adelante planes de vida legítimos y conseguir cosas valiosas
como la autorrealización, el reconocimiento, los recursos, la autonomía, o las
concepciones del bien y la virtud que se puedan tener. A su vez, el criterio de la libertad
real explicará, según Van Parijs, por qué son injustas determinadas dominaciones,
explotaciones o distribuciones desiguales de recursos que no son consecuencia de
elecciones realmente libres de los individuos.
32 Véase Bowles y Gintis, op. cit., para una discusión de esta cuestión.
33 Véase Van Parijs, op. cit., 1996, pp. 41-45.
34 Ibid., pp. 38-39.
17
El atractivo de la teoría de la libertad real de Van Parijs reside en que bien
podría desdibujar la diferencia conceptual de fondo entre las dos estrategias
anteriormente discutidas (las basadas en la dominación y las que descansan en la
distribución de recursos), puesto que daría razón de por qué son injustas determinadas
distribuciones y/o dominaciones, a saber, porque no maximizan la libertad real para
todos. Nótese que aquí el autogobierno o determinadas distribuciones de recursos se
conciben únicamente como instrumentos para conseguir la maximización de esa libertad
(y por tanto la justicia), y no a la inversa.
Aplicando esta concepción a la evaluación del capitalismo, parece obvio que,
tanto si la carencia de medios de subsistencia y de producción obliga a una parte
importante de la población a salarizarse involuntariamente, como si la estructura de los
mercados les impide hacerlo cuando libremente lo desean, ello merma su libertad real.
Los derechos de propiedad sobre los recursos productivos para unos pocos producen
falta de libertad real para muchos y, por tanto, determinadas distribuciones desiguales
de esos derechos, si resultan consustanciales al capitalismo, y si existen otras
distribuciones posibles que aumentan la libertad real, harían que este sistema económico
fuese injusto.35
Injusticia motivacional
Por último, examinemos ahora un tipo de acusación contra el capitalismo muy
diferente de las anteriores, puesto que se basa en sostener que parte de la injusticia
inherente al mismo consiste en que genera inevitablemente motivaciones egoístas e
insolidarias en los individuos. El dominio de los mercados en la vida económica, se
aduce, combinado con la pulsión hacia la acumulación, tendría como consecuencia que
el modelo del homo economicus de la teoría neoclásica tomase cuerpo en la sociedad,
extendiendo y consolidando las disposiciones auto-interesadas y excluyendo o
dificultando las altruístas y comunitarias.36
La diferencia fundamental entre esta estrategia de crítica normativa del
capitalismo y todas las que hemos enumerado hasta ahora reside en que, en este caso,
35 Ibid., p. 34.
36 Defensas de este tipo de argumentos pueden verse en G. A. Cohen, Si eres igualitarista, ¿cómo es que
eres tan rico?, Paidós, Barcelona, 2001, y “¿Por qué no el socialismo?”, en Roberto Gargarella y Félix
Ovejero (comps.), Razones para el socialismo. Paidós, Barcelona, 2001. Véase también F. Ovejero,
op.cit., 2003.
18
para evaluar la injusticia del sistema económico no sólo nos fijamos en las instituciones
que ese sistema presupone o en sus resultados distributivos (esto es, en lo que Rawls
llamaría la “estructura básica” de la sociedad), sino también en las disposiciones
motivacionales de los individuos que actúan en el marco de esas instituciones. Con ello
nos separaríamos claramente de la concepción rawlsiana (hoy dominante) de la justicia
social, como algo que se predica únicamente de ciertos estados objetivos de la sociedad,
y no de la cualidad motivacional de ciertos estados mentales de los individuos que viven
en ella, lo que puede generar numerosas complicaciones a una teoría normativa.37 En
cualquier caso, resulta muy plausible la tesis de que si la justicia exige una extensión de
las actitudes altruístas y solidarias como norma dominante, entonces difícilmente un
sistema capitalista puede dar lugar por sí sólo a una sociedad justa.
7. LO QUE DEBERÍA CAMBIAR EN EL CAPITALISMO
Hemos enumerado hasta aquí las principales estrategias normativas disponibles
para defender la tesis de que un sistema económico capitalista es necesariamente
injusto. Sea cual sea la línea de análisis que se prefiera, tanto como si se adopta más de
una a la vez, parece plausible que, con la excepción de la explotación, estamos ante
serios candidatos para cumplir con las condiciones que definimos como propias de las
injusticias del capitalismo. Es obvio que dependiendo de qué estrategia o estrategias
normativas consideremos correctas o razonables, serán unas u otras las reformas
institucionales necesarias para conseguir la justicia, así como los rasgos institucionales
del capitalismo que sobrevivan o no tras haberlas aplicado (puesto que esos rasgos,
como vimos, son teóricamente independientes entre sí). Hagamos a continuación
algunas observaciones generales sobre las posibles reformas institucionales que podrían
erradicar o debilitar las eventuales injusticias del capitalismo, y sobre hasta qué punto la
abolición del mismo vendría exigida por ellas, teniendo en cuenta no únicamente la
cuestión de la justicia, sino también (tal y como se observó más arriba) otros criterios de
37 Esta es una discusión candente en la teoría normativa actual a partir de las críticas de Cohen a Rawls;
puede verse una crítica de las tesis de Cohen en José A. Noguera, “Rawlsianos, marxistas y santos: una
crítica del socialismo igualitarista de G. A. Cohen”, ponencia presentada en el IV Congrés Català de
Sociologia, Reus, abril de 2003.
19
elección social y diseño institucional que se equilibren y acompasen con ella. ¿Qué
debería cambiar en la esencia del capitalismo, esto es, en las condiciones definitorias
que establecimos, para que el sistema resultante fuese razonablemente justo y, además,
una “buena elección” social, una vez considerados todos los criterios adicionales
pertinentes?
Los mercados de productos
Empecemos por la condición (3), la existencia de mercados de intercambio de
productos relativamente libres. ¿Deberían abolirse, tal y como defendía, por ejemplo,
Marx?38 Hay dos respuestas negativas posibles a esta pregunta: a) los mercados no
tienen por qué ser necesariamente incompatibles con la justicia, sino que basta con
corregir institucionalmente su funcionamiento de forma que se asegure recurrentemente
una razonable igualdad de oportunidades en los mismos y la neutralización de algunos
mecanismos moralmente arbitrarios:39 por ejemplo, corrigiendo ciertas distribuciones
que generan esos mercados, igualando las dotaciones de partida de los individuos y
actuando sobre mecanismos como la herencia,40 extendiendo la transparencia
informativa, proveyendo directamente ciertos bienes públicos o impidiendo algunos
efectos perversos más o menos sistemáticos: es obvio que algunas regulaciones de los
modernos estados del bienestar y muchas intervenciones políticas de los mercados van
claramente en esta dirección; b) los mercados, independientemente de si son justos o no,
son necesarios en una economía compleja como mecanismos que aseguren ciertos
niveles de eficiencia económica (por ejemplo, porque suministran a los agentes
económicos información a través de los precios, crean incentivos deseables o estimulan
la innovación tecnológica).41
A favor de este tipo de respuestas, favorables al mantenimiento de los mercados,
encontraríamos a todos los defensores del “socialismo de mercado” en sus diversas
38 Y como a veces parece sugerir, actualmente, Cohen, “¿Por qué no el socialismo?”, cit., 2001.
39 Rawls, Dworkin, Van Parijs, Roemer y la mayoría de téoricos de la justicia contemporáneos serían
partidarios de esta tesis.
40 Véanse, en este sentido, las propuestas de Will Paxton y Stuart White en The Citizen’s Stake. Exploring
the future of universal asset policies. Policy Press, Bristol, 2006.
41 Para una clara y penetrante valoración del papel del mercado en la vida social véase Charles E.
Lindblom, El sistema de mercado: qué es, cómo funciona y cómo entenderlo, Alianza, Madrid, 2002.
20
versiones.42 Nótese, sin embargo, que si existen injusticias que sean inherentes al uso de
los mercados, éstas se producirán, por definición, tanto en el capitalismo como en el
socialismo de mercado, y serían necesarias entonces reformas institucionales como las
enumeradas, adicionales a las que dicho socialismo como tal implica.
El mercado de trabajo
¿Es, entonces, el mercado de trabajo -nuestra condición (4)- lo que debería
abolirse? Dejemos aquí de lado las razones de eficiencia para centrarnos directamente
en las normativas: un mercado de trabajo, puede alegarse, no tiene por qué resultar
necesariamente injusto si las elecciones de los individuos a la hora de salarizarse son
realmente libres; una vez abandonada como normativamente irrelevante la estrategia de
la explotación, es muy plausible la idea de que lo injusto no sería la institución del
trabajo asalariado como tal, sino más bien la imposibilidad de elegir libremente si
salarizarse o no. Por otro lado, la alternativa al mercado laboral en una economía
compleja sería algún tipo de asignación autoritaria de la fuerza de trabajo, la cual, amén
de resultar bastante ineficiente, debería incluir la abolición de la libre elección de
trabajo por parte de los individuos,43 algo incompatible con cualquier principio
elemental de autopropiedad y de libertad simplemente formal. Por el contrario, reformas
institucionales como la introducción de una renta básica de ciudadanía a un nivel
suficiente, garantizarían un “salario de reserva” que aumentaría la fuerza negociadora
individual de cada trabajador potencial y, por tanto, su libertad real a la hora de escoger
si salarizarse o no, y cuándo y cómo hacerlo.44
42 Dos variantes del socialismo de mercado son las de John E. Roemer, Un futuro para el socialismo,
Crítica, Madrid, 1995, y David Schweickart, Más allá del capitalismo, Sal Terrae, Santander, 1997. Cfr.
también J. Elster y K. O. Moene (comps.), Alternativas al capitalismo, Ministerio de Trabajo y Seguridad
Social, Madrid, 1993; E. O. Wright, “Propuestas utópicas reales para reducir la desigualdad de ingresos y
riqueza”, en R. Gargarella y F. Ovejero (comps.), Razones para el socialismo, Paidós, Barcelona, 2001;
Cohen, op.cit., 2001, pp. 82-84.
43 Cfr. José A. Noguera, “¿Renta Básica o «Trabajo Básico»? Algunos argumentos desde la teoría social”,
Sistema, nº 166, enero de 2002.
44 Sobre los posibles efectos de una renta básica sobre la fuerza negociadora de los trabajadores cabe citar
de nuevo el meticuloso trabajo de Casassas y Loewe (supra, nota 21). La propuesta de la renta básica ha
sido defendida principalmente por P. Van Parijs (op. cit, 1996).; textos recientes ilustrativos de la
discusión sobre la misma son los de Rafael Pinilla, La renta básica de ciudadanía. Una propuesta clave
para la renovación del Estado del bienestar, Icaria, Barcelona, 2004, y Más allá del bienestar. La renta
básica de ciudadanía como innovación social basada en la evidencia, Icaria, Barcelona, 2006; Gerardo
Pisarello y Antonio De Cabo (eds.), La renta básica como nuevo derecho ciudadano, Trotta, Madrid,
2006, y P. Van Parijs y Y. Vanderborght, La Renta Básica: una medida eficaz para luchar contra la
pobreza, Paidós, Barcelona, 2006. Sobre las relaciones entre renta básica y capitalismo, véase también el
21
La acumulación y la maximización del beneficio
¿Debería abolirse quizá la condición (2), a saber, la orientación hacia la
acumulación y la maximización del beneficio? No parece muy recomendable tal cosa, a
menos que deseemos volver a economías de subsistencia, o causar una auténtica
regresión evolutiva en términos de complejidad social. Incluso en un terreno puramente
normativo, tal abolición podría violar cualquier principio de justicia que, como los de
Rawls o Van Parijs, se base en la maximización de recursos, oportunidades o libertad
real para todos, o, al menos, para los más desfavorecidos, por no hablar de la posible
contradicción con criterios de justicia intergeneracional.45 Resulta obvio, sin embargo,
que la justicia, precisamente para maximizar adecuadamente las magnitudes relevantes,
puede exigir poner determinados límites, como ya existen, a esta orientación, de forma
que los impulsos individuales o colectivos hacia la eficiencia y la acumulación no
produzcan resultados contraproducentes a nivel agregado, ni dañen los derechos
individuales, la producción de bienes públicos, la igualdad de oportunidades o las
condiciones medioambientales. Nótese que un sistema socialista (planificado o de
mercado) puede perfectamente mantener esta condición (2) como objetivo colectivo y/o
de sus unidades productivas; es más, resulta muy probable que lo haga, tal y como la
experiencia histórica enseña.46
Hay, sin embargo, una cuestión interesante relacionada con lo anterior: ¿cabe
extender, mediante métodos de diseño institucional, actitudes y disposiciones que
contrapesen en los individuos esa pulsión económica maximizadora y la acompasen con
otro tipo de objetivos socialmente valiosos? Sin duda esto tiene mucho que ver con las
ya comentadas tesis de autores como Cohen o el republicanismo contemporáneo sobre
la injusticia motivacional del capitalismo. Y aquí puede que sea conveniente una
aclaración: obviamente, parecería contraproducente, si no llanamente indeseable, el
intento de producción institucional directa de las actitudes o motivaciones consideradas
correctas; algunos teóricos han argumentado convincentemente que la fraternidad y la
citado debate entre Wright y Van der Veen y Van Parijs en la revista, de reciente creación, Basic Income
Studies, vol. 1, nº 1, 2006.
45 Rawls, op. cit., 2001, p. 213.
46 El propio Marx consideraba la abundancia material como una condición previa para la libertad y la
igualdad en una sociedad comunista: cfr. K. Marx, “Crítica del programa de Gotha”, en Karl Marx y
Friedrich Engels, Crítica dels programes de Gotha i Erfurt, Edicions 62, Barcelona, 1971.
22
solidaridad serán espontáneas o no serán, y que siempre resultará preferible el egoísmo
espontáneo a la fraternidad obligatoria o coercitiva.47 Lo que sí podría plantearse, sin
embargo, son medios indirectos para favorecer institucionalmente la generación de tales
disposiciones; en esta línea, el apoyo público a propuestas como las de la “banca ética”,
los “bancos de tiempo” o LETS, el “comercio justo”, u otras formas similares de
economía comunitaria, constituiría una vía para combatir a través del propio mercado
(y esto es lo interesante) el ethos que el mercado capitalista favorece, supuesto, claro
está, que la “etiqueta ética” pueda constituir un valor añadido para un número suficiente
de consumidores y agentes económicos. Esto es advertido de forma interesante por
Sunstein y Ullmann-Margalit48: los consumidores pueden disfrutar “consumiendo
solidaridad” o asociándola a algunos productos; existirían, así, “bienes de solidaridad”,
que desmienten la tradicional idea marxiana (compartida también por Cohen) de que las
relaciones de mercado son siempre y necesariamente atomizadoras y perniciosas para la
cohesión social y comunitaria. Estos bienes, según Sunstein y Ullman-Margalit, son
tanto más valiosos cuanto más gente los consuma o disfrute, lo que probaría que hay un
impulso propiamente comunitario en ciertos consumos posibilitados por el mercado.
La distribución de los recursos productivos
Hemos dejado para el final la consideración de la condición (1), porque
probablemente la distribución de los medios de producción en el capitalismo sea el
mejor candidato a cambiar de raíz cuando nos planteamos una buena elección de
sistema económico que sea sensible a los criterios de justicia: una distribución
igualitaria de la propiedad de los recursos productivos, o determinadas formas de
control público de los mismos, tenderían a evitar muchos de los efectos injustos
consustanciales al capitalismo (como la dominación y el despotismo, las injusticias
distributivas, o la falta de libertad real), y, supuesto que conservemos las condiciones
(2), (3) y (4) en los términos discutidos, podría hacerlo sin dañar la eficiencia
económica, los incentivos a la maximización, las libertades formales o la estabilidad.
47 Véase, por ejemplo, J. Elster, Uvas amargas. Sobre la subversión de la racionalidad, Península,
Barcelona, 1988; L. Kolakowski, “What Is Left of Socialism”, First Things, nº 126, octubre de 2002; J.
A. Rivera, Menos utopía y más libertad, Tusquets, Barcelona, 2005. Para una discusión del tema a
propósito de las tesis de Cohen, véase Noguera, “Rawlsianos, marxistas y santos”, op.cit., 2003.
48 Cass Sunstein y Edna Ullmann-Margalit, “Solidarity Goods”, Journal of Political Philosophy, vol. 9, nº
2, 2001.
23
Los diseños institucionales que podrían vehicular esa redistribución son, en
principio, variados (y no todos implican necesariamente la abolición de la propiedad
privada de los medios de producción en todas sus formas y magnitudes): desde las
diversas propuestas ya mencionadas de socialismo de mercado y democracia
económica, pasando por la “democracia de propietarios” (property-owning democracy)
a la que alude Rawls,49 hasta el establecimiento de formas de “capital básico” (o
stakeholder grants) garantizadas, al igual que la renta básica, como un derecho de
ciudadanía individual.50
Repárese en que la distribución igualitaria del capital productivo de una sociedad
(o del control sobre el mismo) afrontaría de forma directa el despotismo político que,
por ejemplo, la tradición republicana denunciaba como consustancial al capitalismo,
pues no se trataría ya, como con el estado del bienestar o la renta básica, de redistribuir
los ingresos, sino la propiedad del capital al principio de cada período.51 Sin embargo,
incluso en estas condiciones, y en presencia de mercados competitivos, es
perfectamente posible que resulten concentraciones de capital en manos de individuos o
grupos (¡o de empresas cooperativas y democráticas!)52 que tengan como efecto la
formación de poderes políticos oligárquicos. La evitación de estos efectos exigiría
adoptar toda una serie de regulaciones adicionales, destinadas a impedir que
determinadas concentraciones de capital, que incluso podrían ser justas por surgir de
una situación igualitaria, se transformasen, ahora sí injustamente, en concentraciones de
poder político: entre tales medidas podrían enumerarse determinadas regulaciones y
límites legales para la acumulación y los movimientos de capital, la prohibición de la
financiación privada de los partidos políticos y las campañas electorales, el control
49 Rawls, op. cit., 2001, pp. 185ss; valga reseñar que Rawls considera plenamente compatible esta idea
con la de una economía de empresas cooperativas (íbid.: p. 233).
50 Sobre esta interesante propuesta, que algún gobierno europeo ha empezado a plantearse muy
tímidamente, puede verse B. Ackerman y A. Alstott, The Stakeholder Society, Yale University Press,
New Haven, 1999; K. Dowding, J. De Wispelaere y S. White (eds.), The Ethics of Stakeholding,
Palgrave/Macmillan, Londres, 2003; E. O. Wright (ed.), Basic Income vs. Stakeholder Grants, número
monográfico de Politics & Society, vol. 32, nº 1, 2004.
51 Esta es una de las razones por las que un liberal igualitarista como Rawls considera que sólo una
democracia de propietarios o un socialismo liberal, y no simplemente un estado del bienestar como los
que conocemos, puede ser compatible con la justicia: cfr. Rawls, op. cit., 2001, pp. 185 y 189.
52 Pues, en efecto, no se ve por qué empresas cooperativas poseídas por sus trabajadores no podrían ser
igual de plutocráticas que las grandes empresas capitalistas actuales. Y es que, como ha notado Van Parijs
(op. cit., 1996), las empresas cooperativas siguen constituyendo una forma de propiedad privada de los
medios de producción: las propuestas actuales de socialismo de mercado o democracia económica no se
preocupan tanto por el tipo de propiedad de las empresas como por la distribución de la misma.
24
efectivo de los principales medios de comunicación por parte de organismos o
consorcios público-cívicos, etc.53
8. CONCLUSIÓN
Recapitulando: la lista de medidas de reforma institucional que podrían ser
necesarias para enfrentarse con cierto éxito a las injusticias del capitalismo incluye, por
tanto, cosas tan variadas como regulaciones de los mercados, prestaciones y servicios
del estado del bienestar, renta básica, estimulación indirecta de un ethos solidario,
redistribución de la propiedad o el control del capital productivo, y medidas legales que
impidan la conversión de dicho capital en poder político. Finalicemos, por tanto, esta
exposición con dos observaciones. La primera es que dependiendo de la estrategia
normativa y la teoría de la justicia de que partamos, variará la combinación específica
de tales medidas que teóricamente realice el diseño institucional óptimo, así como el
énfasis o prioridad estratégica que se dé a cada una de ellas; pero todas ellas, tomadas
en conjunto, parecen definir el espacio de posibilidades en principio abiertas para una
reforma de los rasgos injustos del capitalismo.54
La segunda observación es que, como se ha advertido, no todas las
combinaciones posibles de esas medidas tienen por qué llevarnos necesariamente más
allá del capitalismo, tal y como lo hemos definido. En rigor, la única medida reseñada
que resulta radicalmente incompatible con alguna de las condiciones definitorias del
capitalismo (en concreto, con la primera) sería la redistribución de la propiedad de los
recursos productivos.55 Si aceptamos que tal medida viene exigida por nuestra particular
concepción de la justicia, entonces, pero sólo entonces, sería cierto que capitalismo y
justicia son incompatibles, y la discusión, en todo caso, se desplazaría hacia la cuestión
teórico-social de si un sistema alternativo (como el socialismo de mercado o la
democracia de propietarios rawlsiana) resulta económica y políticamente viable. El
capitalismo es, muy plausiblemente, un sistema económico injusto, pero su abolición
53 Véase Rawls, op. cit., 2001, pp. 200-203.
54 No consideramos aquí, sin embargo, la importante cuestión de la compatibilidad entre todas ellas.
55 Así, Rawls afirma que su idea de una “democracia de propietarios” constituye “una alternativa al
capitalismo”, íbid., p. 185.
25
26
sólo viene estrictamente exigida por la justicia si resulta probado que su tendencia
estructural a la producción de injusticia sólo puede ser adecuadamente corregida y
neutralizada mediante una radical redistribución de los activos productivos, y no por
otros medios. En caso contrario, bien pudiéramos tener que concluir, con Van Parijs,
que “el capitalismo puede justificarse, suponiendo que su tremendo potencial
productivo se delimita adecuadamente y se utiliza al servicio de la libertad real para
todos”, esto es, “si su poderosa dinámica se utiliza para generar un ingreso básico que se
coloque en un nivel que exceda al alcanzable bajo el socialismo”.56
56 Van Parijs, op. cit., 1995, pp. 266 y 247.
... Per a una panoràmica de totes aquestes discussions, i de les propostes a les quals han donat lloc, vegeu: Cohen (2001); Elster i Moene (1989); Gargarella i Ovejero (2001); Goodin(2001);Hayek (1978);Noguera (2001Noguera ( , 2002Noguera ( , 2004Noguera ( , 2007aNoguera ( , 2007c;Noguera i De Wispelaere (2006;Noguera, González i De Wispelaere (2008);Van Parijs (1992;White (2003);Wright (2000). ...
Technical Report
Full-text available
This report presents the main results of a demoscopic study on social perceptions of distributive justice in Catalan society, and specifically how these perceptions affect the attitudes to certain social and fiscal policies.
Article
En el artículo se hace un análisis teórico sobre los mecanismos que inciden en las elecciones de gobierno así como la acción colectiva en redes descentralizadas como vías a partir de las cuales los ciudadanos pueden regular las decisiones políticas y, por medio de estas, las decisiones económicas, en el marco de la globalización capitalista. Los mecanismos en torno a la primera vía son analizados con base en la teoría principal-agente, y los referidos a la segunda, a partir de la teoría de redes sociales. En ambos casos, la dificultad radica en la efectiva aplicación de los dispositivos para el logro de los fines propuestos. Sobre estos mecanismos es posible identificar algunas condiciones necesarias para que la acción política ciudadana adquiera efectividad y poder, las cuales están relacionadas con las nuevas dinámicas sociopolíticas.
Article
Full-text available
En el artículo se hace un análisis teórico sobre los mecanismos que inciden en las elecciones de gobierno así como la acción colectiva en redes descentralizadas como vías a partir de las cuales los ciudadanos pueden regular las decisiones políticas y, por medio de estas, las decisiones económicas, en el marco de la globalización capitalista. Los mecanismos en torno a la primera vía son analizados con base en la teoría principal-agente, y los referidos a la segunda, a partir de la teoría de redes sociales. En ambos casos, la dificultad radica en la efectiva aplicación de los dispositivos para el logro de los fines propuestos. Sobre estos mecanismos es posible identificar algunas condiciones necesarias para que la acción política ciudadana adquiera efectividad y poder, las cuales están relacionadas con las nuevas dinámicas sociopolíticas
Article
Full-text available
Resumen El presente artículo pretende discutir y evaluar las críticas lanzadas contra la propuesta de la Renta Básica de ciudadanía por parte de los defensores de establecer un derecho al trabajo garantizado legalmente. Para ello, opera en tres fases: en primer lugar se revisan los fundamentos teóricos y filosóficos del debate, con especial referencia a la discusión sobre la reciprocidad y el parasitismo a propósito de la Renta Básica. En segundo lugar, se llevan a cabo algunas precisiones conceptuales sobre qué puede significar el "derecho al trabajo" para la izquierda. Por último, se argumentan algunas objeciones contra la viabilidad y deseabilidad de ese derecho en comparación con la Renta Básica; estas objeciones llevan a concluir que una Renta Básica puede favorecer similares objetivos que el derecho al trabajo sin suscitar sin embargo muchos de sus problemas. Palabras clave Renta Básica, derecho al trabajo, reciprocidad, justicia.
Propuestas utópicas reales para reducir la desigualdad de ingresos y riqueza
  • E Dos Variantes Del Socialismo De Mercado Son Las De John
  • David Roemer
  • Sal Schweickart
  • E O Terrae
  • Wright
Dos variantes del socialismo de mercado son las de John E. Roemer, Un futuro para el socialismo, Crítica, Madrid, 1995, y David Schweickart, Más allá del capitalismo, Sal Terrae, Santander, 1997. Cfr. también J. Elster y K. O. Moene (comps.), Alternativas al capitalismo, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Madrid, 1993; E. O. Wright, " Propuestas utópicas reales para reducir la desigualdad de ingresos y riqueza ", en R. Gargarella y F. Ovejero (comps.), Razones para el socialismo, Paidós, Barcelona, 2001; Cohen, op.cit., 2001, pp. 82-84.