ArticlePDF Available

Alva Noto y Ruychi Sakamoto: Imágenes de una experiencia en la Cd. de México

Authors:

Abstract

Se trata de un público que habitó las paredes del Teatro Metropolitan durante la clausura del Festival Aural de la Ciudad de México con la presentación de la colaboración de dos de los más importantes investigadores y creadores sonoros de nuestro tiempo: el artista electrónico alemán Alva Noto y el gran compositor japonés Ryuichi Sakamoto. La combinación de Ryuichi Sakamoto y Alva Noto, cuyo verdadero nombre es Carstein Nicolai, inició hace casi diez años cuando Sakamoto intuyó lo que podría suceder si ambos universos sónicos se lograban combinar. Detrás de ellos, una pantalla rectangular y una línea de color blanco brillante, similar a la de un tubo de rayos catódicos, osciló e interactuó con la música convirtiéndose en un elemento esencial del performance.
Ryuichi Sakamoto y Alva Noto:
Imágenes de una experiencia en la Cd. de México
Andrea Ancira
!
Foto: Ariette Armella
Se trata de un público que habitó las paredes del Teatro Metropolitan durante la clausura
del Festival Aural de la Ciudad de México con la presentación de la colaboración de dos de
los más importantes investigadores y creadores sonoros de nuestro tiempo: el artista
electrónico alemán Alva Noto y el gran compositor japonés Ryuichi Sakamoto.
La combinación de Ryuichi Sakamoto y Alva Noto, cuyo verdadero nombre es Carstein
Nicolai, inició hace casi diez años cuando Sakamoto intuyó lo que podría suceder si ambos
universos sónicos se lograban combinar.
Detrás de ellos, una pantalla rectangular y una línea de color blanco brillante, similar a la
de un tubo de rayos catódicos, osciló e interactuó con la música convirtiéndose en un
elemento esencial del performance.
Foto: Ariette Armella
La sutileza de la música se reflejó en las formas simples de los visuales, no obstante éstos
fueron un factor que podía distraer fácilmente la atención primaria en la música. Ver es un
acto manifiestamente diferente a escuchar, lo visual refiere a lo fijo, a la permanencia,
provoca un análisis mucho más literal de las sensaciones e inevitablemente reduce la
abstracción y el carácter elusivo de lo sonoro, que parecería ser del orden de los espectros
y del tránsito: la transición incesante de un llegar y partir, aparecer y desaparecer.
La mezcla del piano acústico con arreglos electrónicos minuciosos, cuya significación
pareciera siempre estar un poco más allá del alcance del escucha, resultó a la vez
fascinante y enigmática.
En cada pieza del repertorio, ambos artistas envolvieron al escucha en una inquietante
belleza infinita. Ni una palabra entre ellos, el único idioma que intercambiaron durante
todo el concierto fue el de la música, una música tan simple y tan compleja, tan fuera de
tiempo.
Foto: Ariette Armella
Cierro los ojos y aunque la iluminación penetra mis párpados, empiezo a comprender que
la fascinación de esta música yace en el drama de los contrastes que se crean a partir de
la serie de respuestas, casi clínicas, de Alva Noto frente al piano de Sakamoto. Los tonos
s altos son apenas perceptibles, cuestionando la siginificatividad del sonido que ocurre
s allá de los límites de la sensibilidad del oído.
Mientras la presencia del piano detona una variedad de emociones y una serie de
asociaciones culturales, también apunta a un cuestionamiento sobre el papel de la
electrónica en este contexto. No obstante, conforme avanzó el concierto, se volvió cada
vez más claro que la combinación de estos dos universos sónicos, el piano acústico y la
electrónica, posibilita el desarrollo mismo de esta música.
La experiencia fue profundamente espacial. La música creó un conjunto dinámico de
coordenadas sónicas dentro de la arquitectura del Teatro.
!
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.