ArticlePDF Available

La Quebrada de Humahuaca y su influencia en la distribución de los félidos en la provincia de Jujuy (Argentina)

Authors:
  • Instituto de Ecorregiones Andines CONICET - UNJU
  • American Bird Conservancy
BioScriba Página 35 Cuyckens 2010
BS
BioScriba Vol. 3 (1)35-45. Diciembre 2010
LA QUEBRADA DE HUMAHUACA Y SU INFLUENCIA EN LA DISTRIBUCIÓN DE
LOS FÉLIDOS EN LA PROVINCIA DE JUJUY (ARGENTINA).
Cuyckens, Griet A. E. 1,2, Perovic, Pablo G.3, Tognelli, Marcelo F. 4,5
1 Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), 2 Cátedra de Ecología de
Comunidades, Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional de Jujuy, Alberdi 47, 4600 San
Salvador de Jujuy, grietcuyckens@yahoo.com, 3 Administración de Parques Nacionales – Delegación
Noroeste Argentino, Santa Fe 23, 4400, Salta, 4 IUCN-CI Biodiversity Assessment Unit, Conservation
International. 2011 Crystal Dr., Suite 500, Arlington, VA, 22202, USA. 5 Instituto Argentino de
Investigaciones de Zonas Áridas, CONICET CCT-Mendoza, C.C. 507, C.P. 5500, Mendoza, Argentina.
Resumen
Jujuy cuenta con nueve especies de félidos o el 25% de las especies mundiales:
yaguareté (Panthera onca), puma (Puma concolor), yaguarundí (P. yagouaroundi),
ocelote (Leopardus pardalis), gato montés (L. geoffroyi), tigrina (L. tigrinus), margay (L.
wiedii), gato del pajonal (L. colocolo) y gato andino (L. jacobita). La Quebrada de
Humahuaca es una importante depresión intermontana de 155 km (Norte-Sur). Se
evalúa si ésta afecta las distribuciones de los félidos. Se generaron modelos de
distribución (Maxent), usando puntos de presencia, 19 variables bioclimáticas y tres
topográficas. Se aplicó como umbral de corte el “mínimum training presence logistic
threshold”. La Quebrada forma un límite en las distribuciones de yaguareté,
yaguarundí, ocelote, margay, actuando posiblemente como una barrera geográfico-
climática. El tigrina se distribuye más al este en un área restringida en las Yungas. Los
modelos de gato andino y del pajonal predicen ausencia en la Quebrada. El gato
montés encontraría hábitat adecuado en la Quebrada y a ambos lados de la misma. El
puma no presentaría una discontinuidad en la Quebrada. A pesar de que estos mapas
por ser potenciales probablemente exageran en la predicción de la distribución de las
especies, evidencian una influencia de la Quebrada de Humahuaca en la distribución
de los félidos de Jujuy.
Palabras claves: límite, depresión, modelos, Maxent
Abstract
The Jujuy province in Argentina harbours nueve species of felids equivalent to 25% of
the species in the world: jaguar (Panthera onca), puma (Puma concolor), jaguarundi
(P. yagouaroundi), ocelot (Leopardus pardalis), Geoffroy’s cat (L. geoffroyi), Oncilla (L.
tigrinus), margay (L. wiedii), Pampas cat (L. colocolo) and Andean cat (L. jacobita). The
“Quebrada de Humahuaca” is an important intermountain depression of 155 km (North-
South). We evaluate if it affects the distributions of the felids, generating niche based
distribution models (Maxent), species presence points, 19 environmental and tres
topographic variables. As cut-off value we applied the Minimun Training Logistic
Threshold. The Quebrada forms a limit in the distributions of jaguar, jaguarondi, ocelot
and margay possible acting as a geographic - climatic barrier. The oncilla is distributed
more eastern in a restricted area of Yungas. The models of Andean and Pampas cat
predict absence of the Quebrada. Puma does not present a discontinuity due to the
Quebrada. Geoffroy’s cat finds adequate habitat in the Quebrada and on both sides of
it. Despite of being potential distributions and probably overpredicted, this study reveals
the influence of the Quebrada on felids distributions in Jujuy.
Keywords: limit, depression, models, Maxent
BioScriba Página 36 Cuyckens 2010
INTRODUCCIÓN
En Argentina se encuentran 10
especies de félidos: huiña (Leopardus
guigna), gato montés (L. geoffroyi), ocelote
(L. pardalis), margay (L. wiedii), tigrina (L.
tigrinus), gato andino (L. jacobita), gato del
pajonal (L. colocolo), yaguarundí (Puma
yagouaroundi), puma (P. concolor) y
yaguareté (Panthera onca). Todas, excepto
la primera (L. guigna) se encuentran en la
Provincia de Jujuy -en el noroeste
argentino- (Perovic y Pereira 2006), lo que
la hace, junto con Salta, la provincia con
mayor diversidad de félidos del país. A su
vez, esta riqueza de especies representa al
25 % de las especies mundiales, en una
superficie de 53.219 km2, por lo que puede
considerarse la provincia como un hotspot
para félidos a nivel mundial. Todas las
especies de félidos en Argentina se
encuentran en un estado de conservación
desfavorable, desde el yaguareté, que está
en peligro de extinción en Argentina o el
gato andino, que está en peligro a nivel
mundial hasta el puma, que se encuentra
con “menor preocupación” (Acosta et al.
2008, Acosta y Lucherini 2008, Caso et al
2008a, Caso et al 2008b, Caso et al 2008c,
Caso et al 2008d, de Oliveira et al. 2008,
Lucherini et al. 2008, Payan et al. 2008,
Pereira et al. 2008, Díaz y Ojeda 2000).
Las estrategias de conservación y los
planes de manejo necesitan de un buen
conocimiento de las distribuciones de las
especies y las posibles barreras a estas
distribuciones. Dentro de la Provincia de
Jujuy, en los departamentos Humahuaca,
Tilcara y Tumbaya, se encuentra una
depresión intermontana con rumbo norte-
sur: la Quebrada de Humahuaca (QH),
ésta quebrada constituye un rasgo muy
importante desde el punto de vista
geomorfológico, fluvial y climático. Los
modelos predictivos de distribución de
especies basados en nicho ecológico
combinan puntos de presencia conocida
con variables ambientales. Luego,
extrapolan esta relación a áreas
geográficas no muestreadas, prediciendo
de esta manera la distribución geográfica
de la especie en cuestión. (Elith et al.
2006). Estos modelos son muy usados
para detectar áreas desconocidas en la
distribución de una especie (Bourg et al.
2005). En este trabajo se evalúa si la
Quebrada de Humahuaca podría
influenciar sobre la distribución de las
especies de félidos en la Provincia de
Jujuy y de qué manera lo haría; a través de
modelos de distribución de especies. Se
postula que dada la importancia
geomorfológica y climática la Quebrada de
Humahuaca, tendrá una influencia sobre la
distribución de las especies de félidos en
la Provincia de Jujuy.
ÁREA DE ESTUDIO
La Provincia de Jujuy se encuentra
en el noroeste argentino, limita en el norte
con Bolivia, oeste con Chile y este y sur
con la Provincia de Salta (Figura 1). La
variedad de climas y relieves que se
encuentran en la provincia resulta en cinco
ecorregiones diferentes: Altos Andes,
Puna, Yungas, Monte de Sierras y
Bolsones y Chaco Seco (Burkart 1999). A
su vez, las Yungas se pueden dividir en
dos sub-ecorregiones: Selva de Yungas y
Pastizales de neblina y la región del Chaco
Seco en Chaco Semiárido y Chaco
Serrano. En todas las ecorregiones de
Jujuy se encuentran especies de félidos
(Perovic y Pereira 2006). La QH abarca en
su mayor parte las ecorregiones de Monte
y Puna y en menor medida Altos Andes y
Yungas (Pastizales de neblina). El clima es
semiárido en el sur y árido en el norte por
las precipitaciones que disminuyen de la
localidad de Volcán a Humahuaca, como
consecuencia de la altura de la cadena
montañosa que encierra la quebrada por el
este. (Larran 2008). La QH es recorrido por
el Río Grande y se sitúa fundamentalmente
dentro de la unidad morfotectónica
denominada Cordillera Oriental, si bien sus
bordes oriental y occidental se puede
considerar que forman parte de las
unidades conocidas como Sierras
Subandinas y Puna respectivamente
(Rodriguez Fernandez et al. 1998). La
pendiente es pronunciada; hay un
descenso de 2430 metros en 180 km
desde el Abra de Tres Cruces, (3690 msm)
a San Salvador de Jujuy (1260 msm).
MATERIALES y MÉTODOS
Como el clima de la QH posee
características que la diferencian del resto
de los climas de la provincia (Larran 2008)
BioScriba Página 37 Cuyckens 2010
sería importante incluir la máxima
información sobre clima en los modelos de distribución. Se incluyeron 19 variables
bioclimáticas a una resolución espacial de
Figura 1. Mapa de la Provincia de Jujuy indicando el límite de la Quebrada de
Humahuaca y las ecorregiones y sub-ecorregiones. (tomado de Pacheco y Brown 2006)
30 arcosegundos, que equivale 0.82 km2
aproximadamente en el área de estudio,
disponibles en la página de Worldclim
(Hijmans et al. 2004,
http://www.worldclim.org).
Estas son: temperatura media anual, rango
de temperatura media diurna,
isotermalidad, estacionalidad de
temperatura, temperatura máxima del mes
más cálido, temperatura mínima del mes
más frío, rango anual de temperatura,
temperatura media del cuatrimestre más
húmedo, temperatura media del
cuatrimestre más seco, temperatura media
del cuatrimestre más cálido, temperatura
media del cuatrimestre más frío,
precipitación anual, precipitación del mes
más húmedo, precipitación del mes más
seco, estacionalidad de la precipitación,
precipitación del cuatrimestre más
húmedo, precipitación del cuatrimestre
más seco, precipitación del cuatrimestre
más cálido, precipitación del cuatrimestre
más frío. Además de éstas, por las
importantes diferencias en el relieve que
posee la QH se incorporaron tres variables
topográficas: altitud, pendiente y
exposición, derivadas del modelo de la
NASA (Shuttle Radar Topographic Mission,
ftp://edcsgs9.cr.usgs.gov/pub/data/srtm).
Se realizó una recopilación de puntos de
presencia de las nueve especies en la
Provincia de Jujuy y alrededores (parte de
la Provincia de Salta), a través de una
revisión de la literatura (Perovic 2002,
Perovic et al. 2003, Jayat et al. 1999,
Perovic y Herrán 1998, Olrog 1979), y
diferentes bases de datos: Sistema de
Información de la Biodiversidad de la
Administración de Parques Nacionales
(SIB-APN) y la de la Alianza Gato Andino
(AGA). Sólo fueron incorporados los datos
georreferenciados o los que tuvieran una
descripción del lugar que permitiese la
ubicación en base a los gazeteros (bases
de datos con localidades y sus
coordenadas geográficas) de DIVA o del
Instituto Geográfico Militar (IGM). Fueron
eliminados los puntos con posibles errores
de ubicación geográfica, de identificación
de la especie o cuya ubicación no tuviera
la precisión suficiente (menos que 30’’).
BioScriba Página 38 Cuyckens 2010
Todas las coordenadas geográficas fueron
transformadas a grados decimales y con el
DATUM = WGS84. Dado que los puntos de
ausencia son difíciles de obtener en
general y particularmente para los félidos
al ser animales elusivos, se optó por
utilizar técnicas de modelaje que utilizan
solamente información de presencia
implementadas en el programa Maxent
(Phillips et al. 2006). Maxent modela el
hábitat de la especie al determinar la
distribución de máxima entropía (más
cercana a uniforme) sujeta a restricciones
(Phillips et al. 2006). Para poder cuantificar
la incertidumbre asociada a los datos
biológicos utilizamos el siguiente
procedimiento: se segregaron
aleatoriamente los datos de las especies
en un grupo de calibración y otro de
evaluación, utilizando, concretamente, el
75% de los datos para la calibración, y el
restante 25% para la evaluación, repitiendo
este proceso 100 veces. (Araújo y Guisan
2006). Para correr los modelos se
consideró una extensión abarcando la
Provincia de Jujuy y un área alrededor
(parte de la Provincia de Salta), pero los
análisis se presentan a nivel provincial
solamente. Se optó por la salida logística
para obtener valores más fácilmente
entendibles como probabilidad y se usó en
cada corrida una muestra aleatoria de los
puntos (opción “random seed”). Para
visualizar los modelos como mapas
binarios se aplicó como umbral de corte el
mínimo de presencia de los puntos de
entrenamiento (“mínimum training
presence logistic threshold”). Maxent
permite trazar una curva Característica
Operativa del Receptor o ROC (acrónimo
de Receiver Operating Characteristic), que
es una representación gráfica que permite
(entre otras cosas) calcular el estimador
del rendimiento general del modelo “área
bajo la curva ROC” o AUC (Area Under
Curve), que es independiente del umbral
de corte (Fielding y Bell 1997). El valor del
AUC va de 0 a 1 en donde 0.5 indica un
poder predictivo igual al azar y se
considera que el modelo es “bueno” a
partir de 0.75 (Pawar et al. 2007).
RESULTADOS
Se obtuvo un total de 775 puntos de
presencia, con un mínimo de siete (tigrina)
y un máximo de 222 (yaguareté) puntos
por especie. Todos los modelos tuvieron
un buen rendimiento general o un valor de
AUC > 0.75 (Tabla 1).
Tabla 1. Número de puntos de presencia y
valor de AUC para los modelos de las
especies de félidos en Jujuy.
Especie
Puntos de
presencia AUC
Yaguareté 222 0.951
Puma 209 0.881
Yaguarundí 66 0.937
Ocelote 45 0.952
Gato montés 133 0.922
Tigrina 7 0.953
Margay 30 0.957
Gato del
pajonal 63 0.905
Gato andino 34 0.935
Las distribuciones potenciales de las
especies muestran una diferente influencia
de la QH, pudiendo dividirlas en tres
grupos: las especies selváticas, aquellas
que se distribuyen principalmente en las
selvas de Yungas, especies de altura: gato
andino y gato del pajonal y un grupo de
generalistas: puma y gato montés, que no
encuentran una barrera en la QH.
Especies selváticas
En los mapas binarios de yaguareté
(Fig.2), yaguarundí (Fig. 3), ocelote (Fig. 4)
y margay (Fig. 5) el límite de la QH
coincide con el límite en sus distribuciones.
El yaguareté tendría una distribución en el
este de la Provincia de Jujuy, ocupando las
ecorregiones de Chaco Seco: Serrano y
Semiárido, Yungas: Selva y Pastizales de
neblina. No se presenta en la ecorregión
de Altos Andes y accede a la región de
Monte de Sierras y Bolsones por la QH a
través de la localidad de Volcán hasta casi
la localidad de Humahuaca. Las
distribuciones de yaguarundí y ocelote son
BioScriba Página 39 Cuyckens 2010
parecidas a la de yaguareté, aunque con
menor ocupación en Pastizales de neblina
y Monte de Sierras y Bolsones. Acceden a
la QH por Volcán, pero ascienden a menor
altura que el yaguareté, el yaguarundí
ascendería hasta la localidad de Tilcara y
el ocelote hasta Maimara. El mapa de
margay indica que ocuparía una
distribución más restringida, y no ocurriría
en Chaco Serrano, ni en las partes más
altas de la Selva de Yungas, ni en
Pastizales de neblina. También se
presentaría en la región de Monte de
Sierras y Bolsones y accede a la QH por
Volcán, aunque su distribución llegaría
hasta unos parches entre Tumbaya y
Maimara. El mapa de tigrina (Fig. 6) indica
presencia en un sector restringido a la
ecorregión de Selva de Yungas y no
accedería a la QH.
Especies generalistas
El gato montés (Fig. 9) encontraría
hábitat potencial en el este de la Provincia
de Jujuy; en las ecorregiones de Yungas
(Selva de Yungas y Pastizales de neblina),
Chaco Seco (Semiárido y Serrano),
accediendo a Monte de Sierras y Bolsones
por Volcán a la QH y llegando hasta Puna,
ausente de Altos Andes. Sus límites de
distribución se acercan a los de la QH a
todo su largo. El puma (Fig. 10) tiene la
distribución potencial más amplia de todas
las especies, ocupando todas las
ecorregiones y casi la totalidad del territorio
de la provincia, con excepción de una parte
en el suroeste: Salar de Jama, en el
noroeste: área de la Laguna de Vilama y
en el norte: zona de El Angosto y Yavi
(ubicado más al este).
Figura 2. Mapa de distribución potencial del yaguareté (P. onca) en la Provincia de
Jujuy.
BioScriba Página 40 Cuyckens 2010
Figura 3. Mapa de distribución potencial del yaguarundí (P. yagouaroundi) en la
Provincia de Jujuy.
Figura 4. Mapa de distribución potencial de ocelote (L. pardalis) en la Provincia de
Jujuy.
BioScriba Página 41 Cuyckens 2010
Figura 5. Mapa de distribución potencial del margay (L. wiedii) en la Provincia de Jujuy.
Figura 6. Mapa de distribución potencial de tigrina (L. tigrinus) en la Provincia de Jujuy.
BioScriba Página 42 Cuyckens 2010
Figura 9: Mapa de distribución potencial del gato montés (L. geoffroyi) en la Provincia
de Jujuy.
Figura 10: Mapa de distribución potencial del puma (P. concolor) en la Provincia de
Jujuy.
Fe de errata (agregado en octubre de 2012)
Especies de altura
Las distribuciones de gato andino (Fig. 7) y el gato del pajonal (Fig. 8) se concentran al
oeste de la Quebrada en las regiones de Altos Andes y Puna. La distribución del gato andino se
solapa casi entera con la del gato del pajonal, una excepción es la parte sur oeste de la
provincia en el Salar de Jama, donde ocurriría el gato andino, pero no el gato del pajonal. El
gato del pajonal se distribuiría también en Puna y Altos Andes, pero su distribución seria más
amplia; abarcando los Pastizales de neblina de Yungas y también una pequeña porción de
Selva de Yungas. Ambas especies rodearían la QH en su distribución, accediendo al Monte de
Sierras y Bolsones por los bordes, el gato de pajonal un poco más que el gato andino.
Figura 7: Mapa de hábitat potencial del gato andino (L. jacobita) en la provincia de Jujuy
Figura 8: Mapa de hábitat potencial del gato del pajonal (L. colocolo) en la provincia de Jujuy
BioScriba Página 43 Cuyckens 2010
DISCUSIÓN
Especies selváticas
El mapa de distribución potencial
de yaguareté (Fig. 2) seria exagerada con
respecto a la real; según el conocimiento
actual de la especie tendría una
distribución más acotada: se encontraa
en la Selva de Yungas y en una parte (la
más norteña) de los Pastizales de
neblina. Estaría ausente de Chaco
Serrano y Chaco Semiárido, sin embargo
no por cuestiones climáticas o
topográficas, sino por remoción por
acción humana, ya que estas
ecorregiones si serian hábitat potencial.
Con respecto a la QH no hay evidencias
de la presencia de yaguareté allí
históricamente, aunque si se conoce su
presencia en la ecorregión de Monte
(Seymour 1989, Sunquist y Sunquist
2002). Actualmente no se encuentra
yaguareté en la QH, si ocurrió allí
históricamente, puede haber sido
extinguido tempranamente con la
ocupación humana. Hay una gran
coincidencia en las distribuciones de
yaguarundí (Fig. 3) y ocelote (Fig. 4), esta
superposición de hábitat da potencialidad
para la existencia de competencia entre
ambas especies, esta ya fue propuesta
en base a su tamaño corporal por Jaksic
y Merone (2007). Aunque habría partición
temporal, siendo el yaguarundí la única
especie totalmente diurna y el ocelote
cathemeral (Díaz y Barquez 2002). Para
yaguareté, yaguarundí, ocelote y margay
(Fig. 5) la coincidencia del límite de la QH
con sus distribuciones indica un efecto de
la QH, pudiendo estar actuando como
una barrera geográfico-climática. O desde
otro punto de vista el patrón en sus
distribuciones podría verse como que la
QH funciona como un corredor
habilitando a las especies a ascender en
altitud y latitud, aunque no llegando a un
sitio apto. Las especies encontrarían una
“vía de entrada” en el sur de la Quebrada,
en la localidad de Volcán el punto más
bajo en altitud de la QH. Hay una
diferencia en medidas de ascender de las
especies, pudiendo estar relacionada con
al tamaño de las especies; a mayor
tamaño, mas entrada. El yaguareté es el
que más sube hacia el norte y asciende
en altitud por la Quebrada, luego el
yaguarundí, seguido por el ocelote y
luego el margay. Por la reducida cantidad
de puntos, el mapa de tigrina (Fig. 5) es
considerado preliminar, aunque se ajusta
a lo que se conoce actualmente del rango
de distribución de la especie (Perovic
2002) y sería la especie con el menor
rango de distribución en la provincia.
Especies de altura
Para gato andino (Fig. 7) y gato
del pajonal (Fig. 8) la QH no afectaría
como barrera, ya que se encuentran de
ambos lados de la misma, pero si tanto el
gato andino como el gato del pajonal
parecen evitar la QH y no encuentran
hábitat potencial en la parte más del sur.
El gato andino seria especialista de los
ambientes Puna y Altos Andinos (Cossios
et al. 2007). Parece haberse dispersado o
tener la posibilidad de hacerlo por el
hábitat adecuado por la parte más
norteña de la quebrada. La especie, a
pesar de encontrarse a altitudes menores
más al sur en Argentina, en Jujuy se
encuentra arriba de los 4000m (Perovic et
al. 2003), entonces podría tal vez, debido
a la altitud, solo encontrar ambiente
favorable para su dispersión en el norte
de la QH. Y la parte más sur de la
quebrada estaría actuando como una
barrera en su distribución. El modelo del
gato del pajonal (Fig. 8) predice ausencia
en el sector sur de la QH, presentando un
patrón similar al del gato andino. De esta
forma, las distribuciones de ambas
especies son afectadas por la quebrada
con un efecto más marcado sobre la
distribución del gato andino,
probablemente porque esta es una
especie con requerimientos de hábitat
más específicos (Cossios et al 2007). La
superposición del área apta para gato
andino con la distribución potencial del
gato de pajonal, podría indicar una
posible competencia entre ambas
especie, ya mencionada por Lucherini y
Luengos Vidal (2003), siendo el gato de
pajonal de distribución más amplia y mas
generalista con respeto a sus hábitos
alimenticios (Walker et al. 2007). Si la
predicción para el área del Salar de Jama
es correcta: presencia de gato andino y
ausencia de gato del pajonal, entonces
sería un único sitio en donde el primero
no encontraría competencia del segundo
BioScriba Página 44 Cuyckens 2010
y sería interesante estudiar si esto tendría
efecto sobre su abundancia u otros
aspectos ecológicos.
Especies generalistas
La QH no afectaría sobre la
distribución del gato montés (Fig. 9);
como barrera, sino como corredor,
facilitando la ocupación de nuevos
ambientes como la cuenca de la Laguna
de Pozuelos, en la ecorregion de la Puna.
Como los límites de la QH concuerdan
con su distribución estaría ofreciendo un
ambiente propicio a nivel climático y
topográfico para el gato montés. El gato
montés ocurre en 13 ecorregiones
argentinas (Perovic y Pereira, 2006). El
puma (Fig. 10) no presentaría un “efecto
Quebrada”, esto podría deberse a la
plasticidad de esta especie, que se
encuentra en ambientes tan variados
como Puna y Yungas. Incluso las
ausencias ya descriptas son
probablemente errores de omisión; el
modelo predice ausencia cuando la
especie está presente, ya que la especie
presuntamente encuentra hábitat
potencial en la superficie entera de la
provincia.
Otros aspectos
Es notorio que las distribuciones
de las especies selváticas (yaguareté,
yaguarundí, ocelote y margay) y de altura
(gato andino y gato del pajonal) forman
imágenes especulares. Parece haberse
producido una división bastante tajante
en el uso de los distintos tipos de
ambientes de la provincia en el caso de
estas especies. No así para el puma,
especie que parece poder aprovechar
todos los ambientes de la provincia y el
gato montés que posee particular afinidad
para el ambiente de la QH. Las
quebradas de menor tamaño al este de la
QH, afectarían también de una manera
similar a las distribuciones, esto se puede
observar en la formación de pequeñas
salientes en los límites de distribución de
las especies. Tanto en las especies
selváticas, que nuevamente encontrarían
una vía de entrada en estas quebradas o
valles menores, como en las especies
andinas que no encontrarían hábitat
potencial en las mismas. Las ausencias
predichas de puma y gato del pajonal en
el Salar de Jama podrían constituir
errores de omisión, sin embargo, es
interesante de que en esa zona hay un
cambio en el ambiente que lo excluye de
la distribución de las especies
nombradas. No se contaba con
información sobre la distribución de
félidos en la Quebrada de Humahuaca
por lo que este trabajo es un primer paso
en ese sentido. También implica una
herramienta importante para el manejo de
las especies a nivel provincial, ya que
tampoco se tenía una buena limitación de
las áreas de hábitat adecuada en la
Provincia de Jujuy. A pesar de que estos
mapas por ser potenciales exageran la
predicción en la distribución de las
especies, evidencian una influencia de la
Quebrada de Humahuaca en la
distribución de los félidos de Jujuy. Sería
importante evaluar con estudios de
campo la presencia de las diferentes
especies, sus distribuciones y otros
aspectos de su ecología en el área de la
Quebrada de Humahuaca.
AGRADECIMIENTOS
Uno de los autores (GAEC) goza
de una beca de postgrado del CONICET.
Se agradece la Universidad Nacional de
Jujuy. Gracias a los que proveyeron datos
de presencia: SIB- APN-DRNOA, Alianza
Gato Andino (AGA), Calizaya, C. Marano,
M. Morales, K. Vallejos, M. Di Bitetti, A.
Brown, L Lizarraga, J. Reppucci, P.
Fierro, F. Falke, J. de Pascuale. Nuestros
agradecimientos por los shapfiles de
Quebrada y ecorregiones a S. Pacheco,
(Fundación ProYungas: Sistema de
Información Geográfica Ambiental
(SIGA)).
BIBLIOGRAFÍA
Acosta, G., Cossios, D., Lucherini, M. y
Villalba, L. 2008. Leopardus jacobita.
In: IUCN 2010. IUCN Red List of
Threatened Species. Version 2010.4.
<www.iucnredlist.org>. Consultado
4/12/2010.
Acosta, G. y Lucherini, M. 2008.
Leopardus guigna. In: IUCN 2010.
IUCN Red List of Threatened
Species. Version 2010.4.
<www.iucnredlist.org>. Consultado
4/12/2010.
Araujo M.B. y A. Guisan. 2006. Five (or
so) challenges for species
BioScriba Página 45 Cuyckens 2010
distribution modelling. Journal of
Biogeography 33(10):1677-1688
Bourg, N.A., W.J. McShea y D.E. Gill.
2005. Putting a CART before the
search: succesful habitat predicion of
a rare foest herb. Ecology 86: 2793-
2804.
Burkart, R., N.O. Bárbaro, R.O. Sanchez
y D.A. Gomez. 1999. Ecorregiones
de la Argentina. Administración de
Parques Nacionales. APN, PRODIA.
Buenos Aires, Argentina.
Caso, A., Lopez-Gonzalez, C., Payan, E.,
Eizirik, E., de Oliveira, T., Leite-
Pitman, R., Kelly, M. y Valderrama,
C. 2008a. Leopardus pardalis. In:
IUCN 2010. IUCN Red List of
Threatened Species. Version 2010.4.
<www.iucnredlist.org>. Consultado
4/12/2010.
Caso, A., Lopez-Gonzalez, C., Payan, E.,
Eizirik, E., de Oliveira, T., Leite-
Pitman, R., Kelly, M. y Valderrama,
C. 2008b. Panthera onca. In: IUCN
2010. IUCN Red List of Threatened
Species. Version 2010.4.
<www.iucnredlist.org>. Consultado
4/12/2010.
Caso, A., Lopez-Gonzalez, C., Payan, E.,
Eizirik, E., de Oliveira, T., Leite-
Pitman, R., Kelly, M. y Valderrama,
C. 2008c. Puma yagouaroundi. In:
IUCN 2010. IUCN Red List of
Threatened Species. Version 2010.4.
<www.iucnredlist.org>. Consultado
4/12/2010.
Caso, A., Lopez-Gonzalez, C., Payan, E.,
Eizirik, E., de Oliveira, T., Leite-
Pitman, R., Kelly, M., Valderrama, C.
y Lucherini, M. 2008d. Puma
concolor. In: IUCN 2010. IUCN Red
List of Threatened Species. Version
2010.4. <www.iucnredlist.org>.
Consultado 4/12/2010.
Cossíos D., F. Beltrán Saavedra, M.
Bennet, N. Bernal, U. Fajardo, M.
Lucherini, M.J. Merino, J. Marino, C.
Napolitano, R. Palacios, P. Perovic,
Y. Ramirez, L. Villalba, S. Walker, y
C. Sillero-Zubiri. 2007. Manual de
metodologías para relevamientos de
carnívoros alto andinos. Alianza Gato
Andino. Buenos Aires, Argentina.
de Oliveira, T., Eizirik, E., Schipper, J.,
Valderrama, C., Leite-Pitman, R. y
Payan, E. 2008. Leopardus tigrinus.
In: IUCN 2010. IUCN Red List of
Threatened Species. Version 2010.4.
<www.iucnredlist.org>. Consultado
4/12/2010.
Díaz M.M. y R.M. Barquez. 2007. The
wild mammals of Jujuy province
Argentina: Systematics and
distribution. Pp. 417-578, en: The
naturalist: Honoring the life and legacy
of Oliver P. Pearson (Kelt, D.A., E.P.
Lessa, J. Salazar-Bravo y J.L. Patton,
eds) University of California
Publications in Zoology. California,
USA.
Elith, J., C.H. Graham, R.P. Anderson, M.
Dudík, S. Ferrier, A. Guisan, R.J.
Hijmans, F. Huettmann, J.R.
Leathwick, A. Lehman, J. Li, G.
Lohmann, B.A. Loiselle, G. Manion, C.
Moritz, M. Nakamura, Y. Nakazawa,
J. Ocerton, A. Townsend Peterson,
S.J. Phillips, K. Richardson, R.
Scachetti-Pereira, E. Schapire, J.
Soberón, S. Williams, S. Wisz y N.E.
Zimmermann. 2006. Novel methods
improve prediction of species’
distributions from occurrence data.
Ecography 29:129-151
Fielding, A.H. y J.F. Bell. 1997. A review
of methods for the assessment of
prediction errors in conservation
presence/absence models.
Environmental Conservation 24 (1):
38–49
Hijmans, R., S. Cameron y J. Parra. 2004.
WorldClim, version 1.2. A square
kilometer resolution database of
global terrestrial surface climate.
<Http://biogeo.berkeley.edu/.>
Jaksic, F. y L. Marone. 2007. Ecología de
Comunidades, segunda edición
ampliada. Ediciones Universidad
Católica de Chile, Santiago, Chile
Jayat, J.P., R.M. Barquez, M.M. Díaz y
P.J. Martínez. 1999. Aportes al
conocimiento de la distribución de los
carnívoros del noroeste de Argentina.
Mastozoología Neotropical. 6(1): 15-
30
Larran, M. 2008. Caracterización
climática de la quebrada de
Humahuaca.VII Jornadas Nacionales
de Geografía Física.
Lucherini, M., de Oliveira, T. y Acosta, G.
2008. Leopardus geoffroyi. In: IUCN
2010. IUCN Red List of Threatened
Species. Version 2010.4.
BioScriba Página 46 Cuyckens 2010
<www.iucnredlist.org>. Consultado
4/12/2010.
Lucherini, M. y E. Luengos Vidal. 2003.
Intraguild competition as a potential
factor affecting the conservation of
two endangered cats in Argentina.
Endangered Species Updates, 2: 211-
220.
Olrog C.C. 1979. Los mamíferos de la
selva húmeda, Cerro Calilegua, Jujuy.
Acta Zoológica Lilloana. 33, 9-14
Pawar, S., M.S. Koo, C. Kelley, M.F
Ahmed, S. Choudhury y S. Sarkar.
2007. Conservation assessment and
prioritization of areas in northeast
India: priorities for amphibians and
reptiles. Biological Conservation. 136:
346–361.
Payan, E., Eizirik, E., de Oliveira, T.,
Leite-Pitman, R., Kelly, M. y
Valderrama, C. 2008. Leopardus
wiedii. In: IUCN 2010. IUCN Red List
of Threatened Species. Version
2010.4. <www.iucnredlist.org>.
Consultado 4/12/2010.
Pereira, J., Lucherini, M., de Oliveira, T.,
Eizirik, E., Acosta, G. y Leite-Pitman,
R. 2008. Leopardus colocolo. In:
IUCN 2010. IUCN Red List of
Threatened Species. Version 2010.4.
<www.iucnredlist.org>. Consultado
4/12/2010.
Perovic, P.G. 2002. La comunidad de
félidos de las selvas nubladas del
noroeste de argentino. Tesis Doctoral.
Facultad de Ciencias Exactas, Físicas
y Naturales. Universidad Nacional de
Córdoba. Pp 145
Perovic, P.G. y M. Herrán. 1998.
Distribución del jaguar Panthera onca
en las provincias de Jujuy y Salta,
Noroeste de Argentina.
Mastozoología Neotropical 5: 47-52.
Perovic, P.G. y J. Pereira. 2006. Felidae.
pp. 93-100 En: Barquez, R., M. Díaz y
R. Ojeda (eds.). Mamíferos de la
Argentina. Sistemática y distribución.
SAREM, Tucumán, Argentina.
Perovic, P.G., S. Walker y A. Novaro.
2003. New records of the Endangered
Andean mountain cat in northern
Argentina. Oryx 37: 374-377.
Phillips, S.J., R.P. Anderson y R.E.
Schapire. 2006. Maximum entropy
modeling of species geographic
distributions. Ecological Modeling 190:
231-259.
Rodriguez Fernandez, L.R., N. Heredia,
R.E. Seggiaro y M.A. Gonzalez. 1998.
Estructura andina de la cordillera
oriental en el área de la Quebrada de
Humahuaca, Provincia de Jujuy, NO
de Argentina. <www.ged.uniovi.es>
bajado 6/12/2010.
Seymour, K.L. 1889. Panthera onca.
Mammalian Species 340: 1-9.
Sunquist, M. y F. Sunquist. 2002. Wild
Cats of the World. Chicago: The
University of Chicago Press.
Walker S., A. Novaro, P.G. Perovic, R.
Palacios, E. Donadio, M. Lucherini,
M. Pía y M.S. López. 2007. Diet of
three species of Andean carnivores in
high-altitude deserts of Argentina.
Journal of Mammalogy. 88 (2): 519-
525.
Article
Full-text available
This article analyses the ethical consequences for archaeology and archaeologists induced by the process of capitalist globalisation and the integration of archaeological heritage as a resource within the market economy. I propose a theoretical reflection on the current situation as well as on the questions and repositioning of the different actors in this process, based on my participation in the 2003 debate on the declaration of the Quebrada de Humahuaca (Jujuy, Argentina) as a World Heritage Site. Finally, the alternative of sustainable archaeology is evaluated as a possible means of transformation for archaeology.
Article
Full-text available
Although the kodkod, Oncifelis guigna, and Andean Mountain cat, Oreailurus jacobita, are the two cats in most immediate danger of extinction in Latin America, information on these felids is very scarce. As part of our effort to understand their current distribution, we collected data on the carnivore guild composition of these two small felids from 1998 to 2002. Sign search, in combination to genetic analysis of scat samples, enabled us to record the presence of the Andean Mountain cat, the similarsized Pampas cat, Oncifelis colocolo, and the Culpeo fox, Pseudalopex culpaeus, at a site located at the high-altitude Argentina Andes. At this site, the abundance of O. colocolo and P. culpaeus appears greater than that of O. jacobita. At another site located at the Patagonia Mountain forest in Argentina, the kodkod, the slightly larger Geoffroy's cat, Oncifelis geoffroyi, and the Culpeo fox were live trapped. The population abundance of the kodkod in the more competitive guild of Argentina seems lower than what has been previously reported for the species in Chile. We suggest that intraguild competition may be an important factor affecting the present conservation status of the Andean Mountain cat and kodkod, and stress the need of a guild approach to the conservation of these endangered small carnivores.
Article
Full-text available
RESUMEN: En este trabajo se agregan 151 nuevas localidades de distribución para 20 especies de carnívoros del Noroeste Argentino, cinco cánidos, nueve félidos, cuatro mustélidos y dos prociónidos. Se agregan tres especies a la fauna conocida de la provincia de Santiago del Estero y dos a la de Jujuy. ABSTRACT: Contribution to the knowledge of the distribution of the carnivores of northwestern Argentina. Northwestern Argentina includes the provinces of Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, and Santiago del Estero and is a unique area where biotic and abiotic factors have a significant influence on faunal patterns. Most species of carnivores that occur in Argentina are found in this region, with the exception of Speothos venaticus, Oncifelis guigna, Lontra provocax, L. felina, and Conepatus humboldtii. Distributional records were obtained from specimens deposited in systematic collections in Argentina and the United States, as well as from field surveys and personal communication from field workers at collecting localities. One hundred and fifty one new localities for carnivores in northwestern Argentina are presented, and include information on five canids, nine felids, four mustelids and two procyonids. Three species are added to the mammal fauna of the province of Santiago del Estero and two species are added to the mammal fauna of Jujuy Province. Palabras clave: carnívoros, distribución, Noroeste, Argentina.
Article
Full-text available
We present the 1st data on the diet of the Andean mountain cat (Leopardus jacobitus), and the 1st on the colocolo (Leopardus colocolo) and the culpeo (Lycalopex culpaeus) in high-altitude deserts of northern Argentina, based on fecal analysis. Feces of Andean mountain cats and colocolos were distinguished by DNA analysis. The Andean mountain cat (n= 57) was the most specialized, relying heavily on southern mountain vizcachas (Lagidium viscacia). The colocolo (n = 504) also was specialized, consuming mostly cricetine rodents and tuco-tucos (Ctenomys). The culpeo (n= 399) was a generalist, consuming all prey items that the cats used, and a greater variety of invertebrates. Short-tailed chinchillas (Chinchilla chinchilla) were found in 3 culpeo feces, indicating that this rodent, considered extinct in Argentina, is still present in the wild. Both southern mountain vizcachas and tuco-tucos have a patchy distribution, indicating that very large areas may be required to support populations of the cats that depend on these prey species.
Article
Full-text available
Prediction of species’ distributions is central to diverse applications in ecology, evolution and conservation science. There is increasing electronic access to vast sets of occurrence records in museums and herbaria, yet little effective guidance on how best to use this information in the context of numerous approaches for modelling distributions. To meet this need, we compared 16 modelling methods over 226 species from 6 regions of the world, creating the most comprehensive set of model comparisons to date. We used presence-only data to fit models, and independent presence-absence data to evaluate the predictions. Along with well-established modelling methods such as generalised additive models and GARP and BIOCLIM, we explored methods that either have been developed recently or have rarely been applied to modelling species’ distributions. These include machine-learning methods and community models, both of which have features that may make them particularly well suited to noisy or sparse information, as is typical of species’ occurrence data. Presence-only data were effective for modelling species’ distributions for many species and regions. The novel methods consistently outperformed more established methods. The results of our analysis are promising for the use of data from museums and herbaria, especially as methods suited to the noise inherent in such data improve.
Article
Full-text available
The realms of rare species conservation and metapopulation biology theory are often interrelated, and hence share several basic challenges. Two of the most important are the critical and frequently difficult tasks of distinguishing a priori between habitat and nonhabitat, and then delimiting suitable habitat patches in a study area. We combined classification tree analysis, a subset of classification and regression tree (CART) modeling, with digital data layers of environmental variables in a geographic information system (GIS) to predict suitable habitat and potential new population occurrences for turkeybeard (Xerophyllum asphodeloides), a rare liliaceous understory herb associated with southern Appalachian pine–oak (Pinus–Quercus) forests, in northwestern Virginia. Sample values from eight environmental data layers and population survey data were used in the modeling process to produce a cross-validated classification tree that predicted suitable habitat in the study area. Elevation, slope, forest type, and fire frequency were the four main explanatory variables in the model. Approximately 4% of the study area was classified into five suitable habitat classes, with a misclassification error rate of 4.74%. The final 13-leaf tree correctly classified 74% of the known presence areas and 90% of the known absence areas, and ground-truthing surveys resulted in the discovery of eight new occupied habitat patches. Results of this study are important for conservation and management of X. asphodeloides, as well as for the applicability of the habitat modeling techniques to enhancing the study of metapopulations and disturbance regimes in Appalachian forests. In addition, they confirm the potential and value of CART and GIS-based modeling approaches to species distribution problems. Our model was successful at defining suitable habitat and discovering new populations of a rare species at the landscape scale. Similar application to other rare species could prove very useful for addressing these and other ecological and conservation issues, such as planning transplantation or reintroduction experiments, identifying metapopulation fragmentation thresholds, and formulating conservation strategies.
Article
Few published records exist for the Endangered Andean mountain cat Oreailurus jacobita, a rare and little known felid restricted to high altitudes of the Andes of South America. We present 20 new records for the species, and analyse its altitudinal overlap with the sympatric pampas cat Oncifelis colocolo, a widespread habitat generalist, in north-west Argentina. Our data confirm the recent presence of the Andean mountain cat at several locations in Jujuy, Salta, and Catamarca provinces. Nevertheless, densities appear to be much lower than those of the pampas cat. This Lower Risk, near threatened species represented 68% of the records for small cats at high altitudes and its altitudinal range overlapped with the lower 1,000 m of the range of the Andean mountain cat. Protected areas for the Andean mountain cat in Argentina should be above 3,500 m and have a high proportion of habitat above 4,000 m, where the abundance of potential competitors is lower.
Article
Predicting the distribution of endangered species from habitat data is frequently perceived to be a useful technique. Models that predict the presence or absence of a species are normally judged by the number of prediction errors. These may be of two types: false positives and false negatives. Many of the prediction errors can be traced to ecological processes such as unsaturated habitat and species interactions. Consequently, if prediction errors are not placed in an ecological context the results of the model may be misleading. The simplest, and most widely used, measure of prediction accuracy is the number of correctly classified cases. There are other measures of prediction success that may be more appropriate. Strategies for assessing the causes and costs of these errors are discussed. A range of techniques for measuring error in presence/absence models, including some that are seldom used by ecologists (e.g. ROC plots and cost matrices), are described. A new approach to estimating prediction error, which is based on the spatial characteristics of the errors, is proposed. Thirteen recommendations are made to enable the objective selection of an error assessment technique for ecological presence/absence models.