Article

De la ciudad letrada a la ciudad virtual

Full-text preview

Available from: oei.es
  • Source
    • "Más allá, la configuración y el estatuto del humanismo no pasan desapercibidos en la cibercultura: " los genes y el ADN están conformando un fuerte dispositivo político, alrededor del cual se reorganiza el biopoder " (Sibila, 2006, p. 232). El dinamismo en " los procesos históricos " , anunciado por Cuadra (2003), marcaría " un nuevo estadio histórico de la humanidad " (p. 58). "
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Este artículo de reflexión se enmarca en la relación humanismo, bioética y educación en el contexto de la cibercultura. En este ámbito digital, humanismo y tecnología, ciencia y humanismo de nuevo se encuentran, y ahora sujeto y naturaleza humana se ubican en el centro del debate. A partir del cuestionamiento sobre la naturaleza y estatuto del humanismo, el objetivo del texto se orienta a dilucidar acerca de las subjetividades en la era tecnológica a partir de la pregunta sobre el tipo de sujeto social emergente en la era digital con sus mediaciones tecnológicas. Tanto la educación como la bioética se confrontan con el desafío de la configuración del humanismo, su naturaleza e identidad, en expresiones como cyborg, hombre postorgánico, hombre numérico, hombre simbiótico, cyberanthropos. Educación y bioética convergen en el sujeto y su reconfiguración en el ágora digital traza retos y les abre horizontes en sus propósitos de formación y cuidado del ser humano.
    Full-text · Article · Jul 2015
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Desde la introducción de los aparatos críticos y luego de los Estudios Culturales, hasta las actuales cartografías, los estudios en comunicación sospechan que algunos de sus términos y problemas se les van de las manos. Las ciencias sociales se legitiman colonizando sus objetos, transformando la realidad en una categoría: "clase", "sujeto". Tal colonización justifica la irrupción de una disciplina en un determinado campo de saber, otorga validez a sus métodos e interpretaciones. Así los conceptos "masa", "audiencias" o "contenidos". Pero tales categorizaciones imponen un modelo comprensivo antes que proponer un acercamiento al problema, por lo que resisten mal un análisis crítico (vid. Renato Ortiz, 1999; Álvaro Cuadra, 2003). En el campo de la comunicación política se percibe también el desajuste entre el objeto y los aparatos que lo estudian, aun de modo más interesante y notorio, por cuanto la comunicación política debe hacerse cargo de un escenario público en crisis, tal como una serie de prácticas e instituciones políticas democráticoliberales. Pero más profundamente, los estudios en comunicación entran en crisis con el advenimiento de los cambios que introduce en ellos el régimen de significación ¿postmoderno¿ (cf. Cuadra, 2003; Dominique Wolton et al., 1997, 1998; Jean Baudrillard, 1988; Raymond Williams, 1981). En otras palabras, la crisis no es tanto estructural como epistemológica. Necesario entonces, antes que intervenir en el campo de la comunicación política, es revisar los aparatos teóricometodológicos que sostienen esta intervención. El presente trabajo propone una perspectiva crítica para abordar los estudios en comunicación, en donde "crítica" supone, como metapropósito de toda investigación, develar su propia voluntad de trabajo, así como exponer la voluntad de poder que anima los fenómenos políticocomunicacionales (vid. Friedrich Nietzsche, 1990; Michel Foucault, 1980, 2003). De este modo, el primer paso del método es redefinir el proceso general de la producción de sentido, otorgándole a conceptos como "significación", "representación" y otros similares un valor meramente operativo. Sobre esta base, se procede mediante una política de interrogación crítica al objeto: ¿Qué es lo hegemónico? ¿Qué no lo es? ¿Cómo se ha conseguido esa hegemonía? ¿Cómo se ejerce y se resiste? ¿Qué voluntades animan esta hegemonía? El resultado de la aplicación de este método es un mapa de las interacciones sociales que constituyen el fenómeno en estudio y el valor político de las acciones que se identifican en esta interacción.
    Preview · Article · Jan 2007
  • [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: If we are not afraid to adopt a revolutionary stance – if, indeed, we wish to be radical in our quest for change – then we must get to the root of our oppression. After all, radical simply means ‘grasping things at the root’. (Davis, 1984: 14).The philosophers have only interpreted the world in various ways; the point, however, is to change it. (Marx [edited by Engels], Theses on Feuerbach: 8)
    No preview · Article · Mar 2007 · Journal of Latin American Cultural Studies