ArticlePDF Available

La industria automotriz y el fomento a las cadenas productivas en Sonora: el caso de la Ford en Hermosillo

Authors:

Abstract

La formación de cadenas productivas es una condición indispensable para el desarrollo económico local en el nuevo escenario que genera un entorno globalmente competitivo. En el caso de Sonora, a partir de la instalación de la planta de estampado y ensamble de la Ford Motor Company en Hermosillo en 1986, las empresas locales no han podido integrarse plenamente a los procesos productivos de la planta. Este fracaso tiene su principal origen en la inadecuada política industrial aplicada por los organismos gubernamentales y privados, junto con la falta de una cultura emprendedora que asuma mayores riesgos. En este artículo se presenta la historia de la industria automotriz en México, en especial el caso de Sonora. Los resultados permiten prever que difícilmente –en el corto plazo– se generarán encadenamientos productivos.
161
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
La industria automotriz y el fomento a
las cadenas productivas en Sonora: el
caso de la Ford en Hermosillo
1
The automotive industry and the support to
productive chains in Sonora: the Ford case
in Hermosillo
F G-B M
I L S-J*
Abstract
e formation of productive chains is an indispensable condition for local economic
development in the new scenario generated by a globally competitive environment.
In the case of Sonora, from the establishment of the Ford Motor Company stamping
and assembly factory in Hermosillo in 1986, the local enterprises have not been able
to fully integrate into the productive processes of the factory. is failure has its main
origin in the inadequate industrial policy applied by governmental and private or-
ganisms, together with the lack of an entrepreneurial culture that takes up higher
risks. In this article we present the history of automotive industry in Mexico, specia-
lly in the case of Sonora. e results allow foreseeing that it is unlikely that –in the
short term– productive chains will be produced.
Keywords: productive chains, automotive industry, Ford-Hermosillo, industrial
policy.
Resumen
La formación de cadenas productivas es una condición indispensable para el
desarrollo económico local en el nuevo escenario que genera un entorno global-
mente competitivo. En el caso de Sonora, a partir de la instalación de la planta
de estampado y ensamble de la Ford Motor Company en Hermosillo en 1986,
las empresas locales no han podido integrarse plenamente a los procesos produc-
tivos de la planta. Este fracaso tiene su principal origen en la inadecuada política
industrial aplicada por los organismos gubernamentales y privados, junto con
la falta de una cultura emprendedora que asuma mayores riesgos. En este artícu-
lo se presenta la historia de la industria automotriz en México, en especial el caso
de Sonora. Los resultados permiten prever que difícilmente –en el corto plazo–
se generarán encadenamientos productivos.
Palabras clave: cadenas productivas, industria automotriz, Ford-Hermosillo,
política industrial.
1
Los autores agradecen las sugerencias de los dictaminadores anónimos.
* El Colegio de la Frontera Norte, México. Correos-e: fgalicia@colef.mx, isaac@colef.mx. Tam-
bién la autora agradece a la Mtra. Lorenia Velázquez Contreras y a El Colegio de Sonora el apoyo
para la culminación de su tesis de maestría.
162 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
Introducción
En el ámbito mundial, el fenómeno de globalización ha generado un
aumento en la competencia e interdependencia entre empresas y países.
Como consecuencia de ello, durante los últimos 20 años los países en vías
de desarrollo han adoptado políticas de liberalización económica, muchas
de ellas utilizando las exportaciones como estrategia principal de desarro-
llo. Debido a esto y dada la necesidad de aumentar la productividad y
competitividad de su base industrial local, han intentado fomentar el
desarrollo de nuevos modelos de producción. En este sentido, las cadenas
productivas han servido de apoyo para que las empresas locales se conec-
ten con empresas trasnacionales y logren aumentar sus niveles productivos.
Para lograrlo es necesario contar con una política industrial que fo-
mente el desarrollo de la industria local, junto con un enfoque dirigido
a potenciar las ventajas competitivas de la región. En el caso de México,
actualmente las empresas nacionales tienen escasos lazos productivos con
las de origen extranjero, lo que se reeja en un bajo contenido de insumos
locales en los productos manufacturados que se destinan a la exportación,
un claro ejemplo es el de la industria automotriz. Esto ha puesto de ma-
niesto que utilizar políticas centralizadas y dirigidas a apoyar a la gran
empresa no ha funcionado, por lo que surge la necesidad de darle un
nuevo enfoque a las políticas de fomento industrial y a la manera de in-
teractuar de los organismos que intervienen en la formulación de éstas.
Al respecto, Wong (1999) señala que las transformaciones en la ma-
nera de operar de la economía en su conjunto, han demandado nuevas
funciones para las entidades locales y regionales, por lo que se debe crear
una base que sustente las nuevas relaciones entre todos los niveles de
gobierno. De igual manera, para Ybarra (1998) el enfoque de las políticas
de fomento industrial ha tenido que cambiar: ahora necesita ser de carác-
ter más regional y dirigirse a las micro, pequeñas y medianas empresas
para lograr un mayor efecto en la economía local.
En el caso de Sonora, el origen de la industria automotriz se remonta
al año 1986, cuando la Ford Motor Company () instaló en la ciudad
de Hermosillo una planta de estampado y ensamble. Esta rma es repre-
sentativa de la problemática de industrialización nacional, ya que a más
de dos décadas de su instalación persiste una baja participación del em-
presariado local en el proceso productivo, lo que hace necesario contar
con una política industrial en la que, de manera coordinada, las institu-
ciones gubernamentales y privadas apoyen a los proveedores potenciales
locales, sobre todo en lo que se reere al aumento de su competitividad
y productividad, para que se pueda conformar una cadena de proveedores
especializada en la región
163
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
Con la ampliación de la planta de Hermosillo en el o 2005, así como
la instalación en el estado de un grupo de nuevos proveedores, se presen-
ta otra oportunidad para los actores económicos locales (empresarios e
instituciones gubernamentales y privadas) de integrarse en los procesos
productivos de la planta y sus proveedores.
La tesis que sostiene esta investigación surge de la propuesta de Porter
(1991), quien indica que la participación del gobierno, en la elaboración
de políticas de fomento industrial, debe crear las condiciones para que las
empresas locales innoven y aumenten su ventaja nacional. De esta mane-
ra, se considera que a partir de los años ochenta, el enfoque de las políticas
federales y estatales de fomento industrial se dirigió exclusivamente a
apoyar a la gran industria trasnacional, dejando fuera a las empresas locales,
2
lo que a la postre evitó la formación de encadenamientos productivos lo-
cales alrededor de la industria automotriz en el estado de Sonora. Lo que
se pretende demostrar con este artículo son las fallas que han tenido los
organismos gubernamentales y privados para conformar una cadena pro-
ductiva a partir de la instalación de la  en Hermosillo, Sonora.
El documento se divide en cuatro partes: en la primera se describe la
historia de la industria automotriz en México; en la segunda se narra la
forma en que se constituyó la industria del automóvil en Sonora, a partir
de la instalación de la planta de ensamble y estampado de la , así como
su más reciente ampliación; en la tercera parte se presenta la metodología
de la investigación, los actores involucrados y las herramientas utilizadas
para contrastar la hipótesis, y en la cuarta se presentan los resultados
agrupados en torno a emisores y receptores de la política industrial para
la formación de cadenas productivas locales.
3
1. La industria automotriz en México
La historia de la industria automotriz en México tiene su origen en 1925,
cuando  instaló la primera planta de montaje en la ciudad de México;
sin embargo, esta industria se comenzó a regular hasta el año 1947, cuan-
do el gobierno estableció un sistema de cuotas de importación para graduar
la incorporación de autopartes fabricadas en México. El año de 1962 se
considera el comienzo del desarrollo contemporáneo de la industria au-
tomotriz, en ese año se emitió el Decreto de Integración de la Industria
Automotriz, como parte de la estrategia del modelo de sustitución de
2
Vázquez y Hernández (2008) demuestran que en los años sesenta, el gobierno del estado in-
tentó fomentar las cadenas productivas locales; sin embargo, se enfrentó a una clase empresarial que
tenía una aversión al riesgo y que, por tanto, resultaba poco emprendedora.
3
El marco conceptual lo constituye la literatura acerca de las cadenas productivas. Para el lector
interesado en los referentes teóricos de la investigación se recomienda la lectura de Porter (1991),
Gere et al. (1994) y Gere (1995, 2002).
164 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
importaciones (). En dicho decreto se estipuló que a partir del 1 de
septiembre de 1964, el contenido de piezas de fabricación nacional en el
ensamble de los vehículos debía ser de 60% sobre los costos directos de
producción, además se prohibió la importación de vehículos ensamblados
y se restringió el uso de materias primas de origen extranjero, sometién-
dolas a permisos de importación (Fimbres, 1984; Zapata, 2005).
Con la puesta en marcha de este decreto aumentaron los niveles de
empleo, el valor de la producción, la inversión y los salarios; también se
generó una entrada selectiva de nuevas empresas que dejó fuera de la
competencia a las que no tenían acceso al capital, tecnología y know-how,
aunado a lo reducido que era el mercado por aquellos años; por lo que al
nal la industria automotriz en México se convirtió en un oligopolio.
Otro de los problemas que surgieron con dicho decreto fue el aumento
de las importaciones, debido al crecimiento del volumen de la producción,
lo que se reejó en el décit de la balanza comercial del sector.
A raíz de estos problemas, en 1969 se emitió un nuevo decreto con el
que se buscó expandir el mercado interno y establecer un sistema de
compensación de importaciones por exportaciones, por lo que estas últi-
mas se consideraron un medio para resolver el desequilibrio de la balanza
comercial automotriz. Debido a que los problemas en la balanza comer-
cial no se solucionaron, en 1972 se emitió otro decreto en el que se
proponía que el capital mexicano debía participar con 60% en la consti-
tución de nuevas empresas.
Los problemas en la balanza comercial del sector automotriz no se
solucionaron (cuadro 1), por lo que el gobierno intervino y en junio de
1977 emitel Decreto para el Fomento de la Industria Automotriz,
donde ya se jaron las bases del cambio en la orientación a la exportación.
Lo que se buscó con este nuevo decreto fue aumentar el nivel de produc-
tividad del sector y que las empresas racionalizaran el uso de divisas para
equilibrar la balanza de pagos (Carrillo, 1990).
Por otro lado, en los años setenta en Estados Unidos comenzó una
crisis en la industria automotriz que presentó sus años más críticos entre
1980 y 1982, que coincidió con el estancamiento del capital productivo
en el ámbito mundial. Esta crisis obedeció a la desaceleración del ciclo de
acumulación del capital productivo en la industria, lo que generó un
descenso en la tasa media de ganancia de las tres más grandes empresas
automotrices estadounidenses: General Motors (),  y Chrysler
() (Sandoval, 1987).
Para enfrentar dicha crisis, las trasnacionales automotrices llevaron a
cabo diversas acciones, entre ellas: generar capacidades de internaciona-
lización productiva y comercial, por medio del traslado de armadoras a
165
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
regiones geográcas cercanas a los mercados mundiales; y, a partir de
1983, asociaciones de capitales entre rmas estadounidenses y japonesas.
En lo que se reere al traslado de armadoras a otras regiones, las lla-
madas tres grandes (,  y ) consideraron promover mayores re-
laciones con algunos países periféricos, entre ellos Corea, Taiwán, España,
Brasil y México; los cuales presentaban estructuras de costos sumamente
bajos y ofrecían ventajas scales favorables para dichas corporaciones. En
sus estrategias de relocalización, México se presentó como una de las op-
ciones más atractivas para ser utilizada en el corto plazo como plataforma
de exportación y enfrentar la competencia en Estados Unidos.
Como resultado de lo anterior, en el país se instaló la planta de en-
samble y motores de  en el complejo de Ramos Arizpe, Coahuila, en
1981, que en su momento representó la inversión más grande de esta
corporación en toda América Latina. La planta de motores de , tam-
bién en Ramos Arizpe, y la planta de motores de  en Chihuahua en
1983 (Vicencio, 2007).
Al mismo tiempo, en México comenzaron a gestarse cambios econó-
micos, políticos y sociales. En materia de política económica, el gobierno
federal renovó sus programas ociales con base en dos elementos: estabi-
lidad monetaria (o de precios) y apertura externa. En lo que se reere a
la apertura externa, el gobierno federal introdujo cambios orientados a
modicar sus pautas de crecimiento, desplazando el centro de gravedad
de las exportaciones primarias y del petróleo a las manufactureras, con-
formando un nuevo patrón de desarrollo en el que se impulsaron sectores
estratégicos, como la industria de transformación.
En el Plan Nacional de Desarrollo 1983-1988 se estableció como
propósito central el fomento y ampliación de las exportaciones de pro-
ductos manufacturados no petroleros, dicho propósito se denió en el
1970 1975 1981
1. Exportaciones 26.8
122 377.8
Vehículos de pasajeros 0.0
4.7 70
Pick-Ups, camiones y tractocamiones 0.4
4 39.5
Partes de motor para vehículos 26.4
55.3 165
Chasises -
1.9 1.5
Motores -
35.4 61.5
Sistemas de amortizamiento y suspensiones -
11.6 18.4
Partes de motor -
9.1 21.9
2. Importaciones 256.7
750.3 2265.2
3. Balanza comercial -229.8
-628.3 -1887.4
Fuente: Elaborado a partir de Ramírez y González-Aréchiga (1993).
Cuadro 1
Comercio exterior de la industria del automóvil
(millones de dólares)
166 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
Programa Nacional de Fomento Industrial y Comercio Exterior 1984-
1988 (Pronace) (, 1983; Seco, 1984).
En el año 1983 el gobierno intervino otra vez en la industria automo-
triz: en septiembre emitió el Decreto para la Racionalización de la Indus-
tria Automotriz, con el que se reforzaron las medidas del decreto emitido
en 1977 en torno al equilibrio de la balanza de pagos y la consolidación
de la integración de partes nacionales; las nuevas propuestas de este de-
creto fueron alcanzar mayores economías de escala mediante el aprove-
chamiento de los mercados internos y externos, la reducción del número
de líneas y modelos, la estandarización de partes y componentes, y el
fomento de desarrollo tecnológico y nuevas neas de producción (Fimbres,
1984; Ramírez y González-Aréchiga, 1993).
4
Es en este nuevo patrón de desarrollo económico del país en los años
ochenta, que la industria automotriz se convirtió en factor fundamental
de apertura externa y reconversión industrial. Los planes de desarrollo se
enfocaron a captar inversión extranjera directa () y dar libertad a los
estados para atraer inversiones a su territorio, sin necesidad de permiso
federal. Fue entonces cuando en Sonora apareció  como una alterna-
tiva viable para fortalecer el sector exportador, enfrentar las necesidades
de inversión productiva, generar empleos y captar divisas. Así, Sonora se
incorporó al propósito del gobierno federal en sus esfuerzos de reconver-
sión industrial y tecnológica por la vía de un modelo exógeno.
2. La industria automotriz en Sonora: planta de estampado y
ensamble de la fmc
En 1986, en la ciudad de Hermosillo se instaló la planta de estampado y
ensamble propiedad de , como respuesta a las necesidades tanto de la
trasnacional como las del gobierno mexicano. Dicha empresa necesitaba
reducir costos y aumentar utilidades, por lo que implementó nuevos
modos de organización, producción y localización. El gobierno, por su
parte, buscaba salir de la crisis económica y darle un cambio estructural
a la política económica, por lo que un elemento fundamental de su polí-
tica industrial fue la inversión extranjera dirigida a la exportación de
manufacturas.
La historia de la planta de estampado y ensamblado de Hermosillo
comenzó a nales de 1983, cuando la trasnacional empezó a estudiar la
4
Carrillo (1997) se presenta un análisis completo de las maquiladoras automotrices localizadas
en la frontera norte de México. Se concentra en explicar la política dirigida a ellas y sus característi-
cas entre 1965 y 1997, usando como ejemplo el caso de Delphi. Concluye que las empresas maqui-
ladoras evolucionan de acuerdo, al menos, con tres instancias: su trayectoria organizacional, las es-
trategias corporativas de las rmas involucradas y el sector productivo de pertenencia.
167
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
posibilidad de instalarse en dicha ciudad. Meses después, en enero de
1984, se publicó en e Wall Street Journal que en Hermosillo se instala-
ría la planta, ganándole a otras plazas como Taiwán, Canadá, Portugal,
Chihuahua, Ciudad Juárez, Matamoros y Nuevo Laredo. La decisión se
tomó, entre otras razones, por las concesiones otorgadas por los gobiernos
estatal y municipal, la ubicación geográca que se traduciría en disminu-
ción de costos de transportación tanto de materias primas como del
producto terminado, la oferta de instituciones educativas capaces de
preparar al personal que laboraría en la planta y una abundante mano de
obra barata. Todos estos factores sirvieron para considerar a la entidad
una plataforma ideal de exportación (Fimbres, 1984; Sandoval, 1987).
Como se señaló, la instalación de la planta en Hermosillo respondió
sobre todo a la necesidad de la trasnacional por encontrar nuevas estrate-
gias para competir en el mercado estadounidense. Originalmente esta
planta estaba ubicada en la ciudad de Fremont, en California, y se tras-
ladó a Hermosillo debido al problema con la Union of American Workers,
que se opuso a la automatización de la planta, para incrementar la apli-
cación de tecnologías exibles en su proceso productivo y así reducir
costos, necesarios para competir internacionalmente (Ramírez y González-
Aréchiga, 1993).
En enero de 1984,  anunció una alianza tecnológica y comercial
con Koyo Kogyo (Mazda), empresa japonesa que le permitiría disminuir
sus pérdidas derivadas de sus bajas ventas y se repartiría oligopólicamente
el mercado automotriz de autos compactos. Estas dos empresas participa-
ron en el proyecto de la planta de Hermosillo: la inversión inicial fue de
alrededor de 500 millones de dólares y se planeó producir cada año 130,000
autos subcompactos de cuatro cilindros, destinados al mercado estadouni-
dense. Las operaciones de la planta comenzaron formalmente en noviem-
bre de 1986 (Maldonado, 1995; Fimbres, 1984; Sandoval, 2003).
Junto con la ensambladora, en el parque industrial de Hermosillo se
instaun grupo de empresas proveedoras satélite o de responsabilidad
total, debido, entre otras causas, al principio justo a tiempo/control total
de calidad (/) que se desarrollaría en la planta, y el cual demanda-
ba cierta coordinacn entre proveedores y ensambladora; otra causa
obedeca que el tipo de vehículo que se fabricaría en Hermosillo estaría
principalmente dirigido al mercado externo, y se tenía que responder a las
exigencias de calidad de los mercados internacionales, lo que implicaba la
demanda de componentes que no se producían en Sonora (cuadro 2).
Con la instalación de la planta de  en Hermosillo se hizo eviden-
te la relación desigual entre los gobiernos federal y estatal con el sector
productivo de la entidad: se obserun mayor peso en sus apoyos a las
exigencias de  y se dejaron en segundo plano las demandas de los
168 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
industriales locales. Un ejemplo de ello fue el apoyo que se dio a la tras-
nacional, aprovechando el decreto de 1983 que permitía una participación
menor a 60% de autopartes nacionales cuando la producción se destina-
ba a la exportación; se respaldó a la trasnacional para importar 100% de
su tecnología y funcionar hasta con 70% de partes y componentes im-
portados y sólo 30% de insumo nacional, lo mismo sucedió con sus
proveedores instalados en el estado. El resultado fue una escasa integración
de la economía local al proceso productivo de la planta. Todavía en los
años noventa era clara la baja integración de productos nacionales en esta
planta, lo que conrma que no se logró generar un encadenamiento
productivo con los proveedores de materia prima de la región (Sandoval,
1987; Carrillo, 2003; Maldonado, 1995).
Muchas fueron las causas de la escasa participación del empresariado
local en el proceso productivo de la trasnacional y sus proveedores. Una
de ellas fue el enfoque de los programas gubernamentales, ya que fue
hasta el Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000, y en especíco el Pro-
grama de Política Industrial y Comercio Exterior 1996-2000, que se
comenzó a tomar en cuenta al microempresario y reconocer que en el
ámbito nacional formaban un número considerable. En el caso estatal,
fue a principios de los años noventa que se comenzó a apoyar la compe-
titividad de las empresas locales, respaldada por el Programa Estatal de
Impulso Industrial y Expansión a la Actividad Industrial 1992-1997; sin
embargo, no fueron muchos sus alcances en la entidad.
Otra causa de esta escasa vinculación está muy relacionada con lo que
señala Vázquez-Barquero (1999) cuando se reere a que, todavía en los
noventa, los actores económicos nativos jugaban un papel conservador y
eran raros los casos en que los inversionistas se involucraban en proyectos
Cuadro 2
Proveedores de
fmc en Sonora, 1986
Nombre Producto Inversión
a
Empleos
1 Carplastic Partes de plástico 600 100
2 Cisa Asientos 4,420 650
3 Cima Alfombras 473.2 80
4 Pemsa Cinturones de seguridad 481 130
5 Aurolin Pinturas 676 36
6 Goodyear Llantas 260 15
7 Pittsburgh Pinturas 1,000 n.d.
a
Millones de pesos.
Fuente: Elaborado a partir de Sandoval (1987).
169
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
de alto riesgo, como los industriales y tecnológicos, que demandan altos
montos de capital y su recuperación normalmente es de largo plazo.
5
Más tarde, en el año 2000, debido a la recesión que atravesaba la
economía mundial, y en especial la estadounidense, muchas empresas del
sector automotriz entraron en procesos de reestructuración global para
reducir costos y enfrentar la sobreproducción y, por ende, el aumento de
la competencia. La relocalización de sus inversiones fue otra vez una de
las estrategias que utilizaron las trasnacionales automotrices en todo el
mundo: se trasladaron de los países desarrollados a los que se encontraban
en vías de desarrollo, con ello esperaban disminuir signicativamente sus
costos de producción.
Con respecto a lo anterior, destacan algunos casos de nuevas inversio-
nes que las trasnacionales planeaban realizar entre 2003 y 2006, por
ejemplo: las inversiones que harían Volkswagen en México, Brasil, China
y Rusia; Nissan en México y España;  en Corea, México y China;
Toyota en México y China; Mercedes Benz en China, y  quien inver-
tiría en México, Tailandia y China.
6
Con estos ejemplos se aprecia que
China y México, en los últimos años, aparecían como alternativas atrac-
tivas para relocalizar sus inversiones (Wong, 2003).
2.1. Ampliación de la planta. El nuevo proyecto Ford en Hermosillo
La decisión de considerar a Hermosillo como el epicentro de toda una
estrategia de  tuvo mucho que ver con que esta planta ha sido recono-
cida por instituciones de alto renombre, como el Massachusetts Institute
of Technology, como la mejor planta automotriz en el mundo en términos
de calidad, premio que le otorgó dicha institución en el año de 1991.
En 1991 la planta lanzó su segundo turno, aumentando su producción
de 270 unidades diarias en 1986 a 700, y su planta productiva de 1,200
a 2,200 empleados. Fueron la calidad del producto de la planta, la mano
de obra sonorense, los costos competitivos derivados de las ventajas s-
cales y de la misma mano de obra, por lo que  e decidió por la plaza
de Hermosillo (, 2005).
5
La falta de integración obedeció de alguna manera a la política estatal, pero también fueron
altamente responsables, y lo siguen siendo, los empresarios locales que francamente tienen una muy
alta aversión al riesgo y preeren las inversiones seguras.
6
Ejemplos concretos de esto fueron las inversiones en 2005 por parte de Nissan en su planta de
Aguascalientes, por un valor superior a 1,300 millones de dólares para la fabricación del modelo
Tiida y el aumento de la capacidad de exportación de dicha planta. También, la inversión realizada
por Toyota en su planta en Tijuana en 2006, con el n de incrementar la producción de la camio-
neta Tacoma. Finalmente,  inició en 2006 la construcción de su cuarta planta en México, con
una inversión superior a 2,000 millones de dólares.
170 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
El 6 de octubre de 2003, el presidente de la República, el gobernador
del estado de Sonora y directivos de , como parte del nuevo proyecto,
inauguraron las obras de construcción de la ampliación de la planta en-
sambladora en la ciudad de Hermosillo. Con ésta se incrementaría su
capacidad productiva y se esperaba fuera un detonante tanto de la eco-
nomía local como nacional, pues junto con la ampliación se programó la
instalación en la ciudad de algunas de sus plantas proveedoras de primer
y segundo niveles
7
(Sandoval, 2005).
Este nuevo proyecto implicó una inversión de 1,200 millones de
dólares por parte de  y 400 millones de dólares más por parte de los
16 proveedores de primer nivel que en un principio se instalarían en el
estado, esperando conformar todo un conglomerado industrial con la
nalidad de proveer a la planta terminal de todos los insumos necesarios
para el ensamble y alimentación de sus tres líneas de producción.
Con dicha inversión se implementa una nueva plataforma, al pasar de
plantas manufactureras satélites a todo un sistema de producción exible,
para integrar en Hermosillo el total del ensamble de una variedad de
modelos basados en la demanda. Los tres modelos a producir eran: Ford-
Fusión, Lincoln-Zephry y Mercury-Milán, de los cuales se esperaba una
producción anual de 305,000 unidades, destinando 95% a la exportación
(, 2005; Islas, 2004).
Las condiciones en que se presentó este nuevo proyecto industrial en
el estado fueron distintas a las de los años ochenta. Sin embargo, cuando
se hizo el anuncio de dicho proyecto, la mayoría de los empresarios so-
norenses todavía no estaban involucrados en las actividades industriales
y mucho menos en las automotrices. Esto debido a diversos factores
culturales, personales, tecnológicos y nancieros.
A diferencia de los años ochenta, se tenía una mayor esperanza de que
los empresarios locales participaran en alguno de los eslabones de la ca-
dena, debido a que, por una parte, los actores locales como empresarios,
asociaciones empresariales y organismos gubernamentales se empezaron
a coordinar para aprovechar esta segunda oportunidad y, por otra, que el
enfoque de los programas industriales federales y estatales había cambia-
do, ya que a partir del año 2000 se comenzaron a emitir programas que
7
En la denición que hace Cubillo (2003) de proveedores de primer y segundo niveles, clasi-
ca a los del primero en tres tipos, dependiendo del producto que suministran: a) los que se especia-
lizan en la producción de bienes intensivos en tecnología y que suministran a los ensambladores un
producto o sistemas completos; b) los que se especializan en alguna tecnología de proceso, y c) los
mayoristas que organizan a los proveedores de menor tamaño. En el caso de los proveedores de se-
gundo nivel, los dene como las empresas pequeñas y medianas que se especializan en componentes
estandarizados, de reducida complejidad y tecnología madura, que cuentan con una escasa autono-
mía, dependiendo siempre de las necesidades de los proveedores de primer nivel.
171
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
de manera especíca buscaban apoyar al microempresario en cuanto a
capacitación y nanciamiento.
Entre las acciones que llevó a cabo el gobierno para realizar este pro-
yecto estuvieron la promoción del estado y el apoyo en infraestructura y
estímulos económicos.
8
Con dichas acciones se buscó hacer de Hermosillo
un lugar atractivo para que invirtieran tanto  como sus proveedores.
Para completar y conrmar la hipótesis era necesario conocer la opinión
de los actores que intervinieron en el nuevo proyecto de  y cómo se
están organizando para lograr un encadenamiento productivo en la in-
dustria automotriz de Sonora. En los siguientes apartados se describen
los actores que participaron en la investigación (trabajo de campo), la
metodología utilizada y los resultados obtenidos.
3. Encadenamientos productivos en Sonora, metodología
3.1. Actores
Después de revisar diversos artículos, así como los planes y programas
emitidos por el gobierno del estado de Sonora, se ubicaron los actores
principales en dos grupos. Por un lado, los organismos gubernamentales
y asociaciones empresariales, quienes se encargan de emitir políticas y
programas para apoyar tanto a las micro, pequeñas y medianas empresas
(Mipyme) como a la gran empresa. Y por el otro, los proveedores actuales
y potenciales (o microempresarios locales), quienes reciben los benecios
de dichas políticas y programas.
3.1.1. Organismos gubernamentales y asociaciones empresariales (emisores)
En cuanto a los organismos gubernamentales, se consideraron los que
intervienen en la economía del estado, sobre todo en el sector industrial,
ya fuera mediante la elaboración de políticas, aplicación de programas,
promoción al estado o apoyando nancieramente al empresario local.
Para el caso de las asociaciones empresariales, se seleccionaron las que
cuentan con agremiados tanto de la industria de transformación, como
8
El apoyo que ofrecieron los tres niveles de gobierno consistió en: exenciones de los derechos
de conexión de servicios de agua potable y alcantarillado; exención del impuesto predial, en costos
de licencia de construcción, permisos y registros; infraestructura, como la construcción de un cru-
cero con desnivel en la inserción del Periférico Oriente y la carretera a la Colorada-Sahuaripa; una
nueva vía de ferrocarril dentro del parque industrial; rápida emisión de trámites y permisos; amplia-
ción del servicio de transporte; suministro suciente de gas natural; instalación de una subestación
eléctrica; construcción de puentes peatonales y ampliación de la carretera Hermosillo a la planta de
 (Escalante, 2003).
172 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
del sector comercio o servicios. En el cuadro 3 se describe especícamen-
te este grupo de actores.
3.1.2. Proveedores actuales y potenciales (receptores)
Entre los receptores o beneciarios de los programas y acciones se consi-
deró a los proveedores de materia prima y servicios de  establecidos en
el estado de Sonora, así como a microempresarios nativos que estuvieran
interesados en participar en la cadena de proveduría de dicha trasnacional.
Para obtener la muestra de los proveedores a entrevistar, se elaboró un
directorio con información recabada de revistas y presentaciones realiza-
das durante 2003 y 2004 por el personal de , el Consejo para la
Promoción Económica del Estado de Sonora (Copreson) y la Secretaría
de Economía del Estado de Sonora. La información obtenida se corro-
boró posteriormente con funcionarios de dicha Secretaría y Canacintra-
Hermosillo. Se obtuvo un universo de 27 proveedores, entre los que se
encontraban de primero, segundo y cuarto niveles.
9
De este total únicamente se contactaron seis proveedores, debido a
que muchos de ellos se encontraban en el proceso de construcción de sus
plantas o todavía no llegaban físicamente al estado; sin embargo, dicha
muestra resultó suciente debido a que sólo se pretendía conocer qué
tanta relación tenían con los proveedores locales y su punto de vista sobre
9
Los proveedores que pertenecen a este nivel son empresas de servicios, como papelerías, lim-
pieza, transporte, alimentos preparados, guarderías, etcétera.
Cuadro 3
Organismos gubernamentales y asociaciones empresariales
Actor Nivel de
gobierno
Organismo Área
Dependencia
gubernamental
Federal
Secretaría de Economía
(Delegación Estatal)
Promoción a la industria
Nacional Financiera Dirección estatal
Estatal
Secretaría de Economía
Comisión para el Desarrollo
Económico de Sonora
Dirección General de Apoyo
a la Micro, Pequeña y
Mediana Empresa
Consejo para la Promoción
Económica de Sonora
Dirección de Promoción de
la Inversión
Municipal
Ayuntamiento de
Hermosillo
Subdirección de Fomento
Económico
Asociación
empresarial
Canacintra Centro de Desarrollo de
Cadenas Productivas
Canaco Dirección General
Fuente: Elaboración propia con información obtenida de los cuestionarios aplicados.
173
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
Cuadro 4
Información general de la empresa
(proveedores)
Razón social
Producto o
servicio
Nivel en la
cadena
productiva
Inicio
Origen del
capital
Información de la planta
Cámaras o
asociaciones
Empleados directos
Tipo Nombre País
Producción Administración Total
Lear Corporation
México, .. de ..
Asientos 1 1996 EU Sucursal Lear
Corporation
EU Asociación
del parque
industrial
279 61 340
Martinrea
Developments de
México, .. de ..
a
Tanques de
gasolina
1 2005 Canadá Independiente 9 13 22
 Autopartes de
Precisión de Santana,
.. de .. de ..
b
Tubos de  1 1983 México Sucursal  EU Canacintra,
Canaco
295 0 295
Vidal International
Inc., Manufacturers
Representatives
Control de
calidad
4 2000 EU Sucursal Vidal
International
EU Canacintra 6 2 8
Integración Robótica
y Mantenimiento
Industrial, .. de c.v.
Mantenimiento
industria auto-
motriz
4 2003 México Matriz Canacintra 105 20 125
Festo Pneumatic, .. Automatización
industrial
4 1992 Alemania Sucursal Festo
Pneumatic, ..
México Canacintra 0 5 5
a
El número de empleados que presenta esta empresa aumentó a partir de agosto de 2005, fecha en que comenzara su producción.
b
Los empleados administrativos de esta empresa son trabajadores indirectos.
Fuente: Elaboración propia con base en los cuestionarios aplicados.
174 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
el apoyo que han recibido del gobierno, sus expectativas con respecto al
nuevo proyecto y qué diferencias encontraban con lo que sucedió en los
años ochenta. En el cuadro 4 se describen las características de cada uno
de ellos.
Para el caso de los empresarios locales o proveedores potenciales, se
contactó a tres microempresarios, que representan una muestra sucien-
te, ya que se quería conocer su punto de vista con respecto al apoyo que
han recibido del gobierno y las asociaciones empresariales para sumarse
a la cadena de proveedores de , sus capacidades productivas, expec-
tativas con el nuevo proyecto y diferencias con los años ochenta.
El contacto con los microempresarios se hizo por medio de uno de
ellos, quien estuvo investigando cómo entrar de manera directa o indi-
recta como proveedor de . Durante ese proceso se encontró con otros
microempresarios que estaban en la misma situación, por lo que cuando
se le contactó para aplicar el cuestionario, se le pidió proporcionara los
datos de los otros microempresarios. En el cuadro 5 se presentan los datos
de sus empresas.
3.2. Herramientas de investigación
La metodología que se utilizó para obtener la información necesaria y
alcanzar los objetivos propuestos se basó en dos herramientas de investi-
gación: entrevistas semiestructuradas y cuestionarios levantados en los
primeros meses de 2005. El procesamiento de los datos obtenidos fue
electrónico, para lo cual se utilizaron como apoyo los programas compu-
tacionales Access, Excel, Word y Ucinet6.
3.2.1. Entrevistas semiestructuradas
Se utilizó esta herramienta con funcionarios de los organismos guberna-
mentales y asociaciones empresariales, porque con ella se le daría mayor
libertad al entrevistado de emitir sus opiniones y al mismo tiempo se
obtendría información más amplia sobre los temas a investigar. Como
señala Rojas (2003), esta técnica o herramienta se aplica a los informan-
tes que dentro de una comunidad, por su posición y experiencia, poseen
información relevante sobre el tema de investigación.
Debido a que fue una entrevista semiestructurada o dirigida, se ela-
boró una guía de preguntas que, como señala Pardinas (1969), ayudan a
recabar información sobre experiencias, acontecimientos o problemas
sociales. Para elaborar la guía de las entrevistas se utilizó como base la
investigación realizada por López (2002) enfocada en las instituciones de
fomento de proveedores en la ciudad de Tijuana. Partiendo de dicha base,
175
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
Cuadro 5
Información general de la empresa
(proveedores potenciales)
Razón social Producto o servicio
Nivel en la
cadena
Inicio
Origen del
capital
Tipo Organismos
Empleados directos
Producción Administración Total
Selectro, .. de ..
Compra, venta y suministro
de cómputo y accesorios
4 1991 México Matriz
Canaco,
Anadic
6 6 12
 Productividad
Servicios de comunicaciones
electrónicas e internet
4 1992 México Matriz 2 2 4
Empresas , .. de .. Construcción en general 4 1997 México Matriz  75 5 80
Fuente: Elaboración propia con información obtenida de los cuestionarios aplicados.
176 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
las preguntas se fueron adecuando a las necesidades del presente trabajo
y también al organismo o asociación a entrevistar.
Los temas fundamentales a tratar en las entrevistas fueron: a) acciones
que están llevando a cabo; b) su relación con otros organismos de gobier-
no y privados; c) cultura empresarial; d) diferencias que perciben entre
esta época y los años ochenta cuando se instala  en Hermosillo, y e)
las expectativas en cuanto al desarrollo de los empresarios y la economía
locales.
3.2.2. Cuestionarios
Como complemento de la investigación se aplicaron cuestionarios a los
proveedores actuales y potenciales. Para el proceso de diseño del cuestio-
nario se utilizó como referencia la investigación que Lara (2004) realizó
sobre encadenamientos productivos en las ciudades de Aguascalientes y
Juárez.
Debido a la naturaleza de la información se utilizaron dos tipos de
preguntas: cerradas, para obtener información de las empresas, como
datos generales, su relación con clientes y proveedores y vinculación con
organismos de gobierno y privados; y abiertas, para que de manera libre
el entrevistado pudiera dar su punto de vista sobre sus expectativas del
nuevo proyecto de Ford, las diferencias que encontraban con los años
ochenta y algunas propuestas sobre políticas o programas necesarios para
poder formar parte de la cadena de proveedores.
En el siguiente apartado se hace una descripción y se analizan los re-
sultados obtenidos en las entrevistas sostenidas con los funcionarios de los
organismos gubernamentales y asociaciones empresariales, así como de la
aplicación de los cuestionarios a los proveedores actuales y potenciales.
4. Nada nuevo bajo el sol…
4.1. Organismos gubernamentales y asociaciones empresariales
Para que se un encadenamiento productivo en la industria automotriz
del estado de Sonora es necesario que la formulación de sus políticas in-
dustriales la realicen el gobierno y los sectores productivos locales, ya que
de esta manera, como señala Ruíz (2001), se podrán cubrir realmente las
necesidades para lograr el desarrollo de los actores económicos del estado,
es decir, los microempresarios o proveedores potenciales que se quieren
sumar a la cadena de proveeduría.
Mediante las entrevistas se logró conocer cómo se relacionan los or-
ganismos gubernamentales y las asociaciones empresariales locales, así
177
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
como las acciones llevadas a cabo para apoyar el desarrollo económico
local. Por un lado, la promoción del estado para establecer nuevas inver-
siones nacionales y extranjeras, como la de ; y por el otro, cómo se
estaba apoyando al empresario local para aumentar los niveles de compe-
titividad que lo insertaran en la competencia global.
4.1.1. Acciones
En el caso del gobierno del estado de Sonora, las acciones que se llevan a
cabo comienzan en Copreson, organismo que se encarga de promocionar
al estado en los ámbitos nacional e internacional, para atraer inversiones
a las áreas económicas donde se percibe mayor crecimiento y pueden ser
motores de desarrollo, como automotriz, aeroespacial, metalmecánica,
eléctrico-electrónico, textil, entre otras. Para lograr esas inversiones es
necesario el apoyo de los tres niveles de gobierno y de los sectores pro-
ductivos del estado, para crear una base sólida local en cuanto a mano de
obra, infraestructura, proveedores, etcétera.
Las acciones continúan en la Comisión para el Desarrollo del Estado
de Sonora, organismo que se encarga de ofrecer los incentivos scales y
no scales a los inversionistas que se van a instalar en el estado. Otra de
las funciones de dicha Comisión es conseguir recursos federales para que
se canalicen a los programas productivos.
Estos dos organismos están dirigidos a apoyar o incentivar la instalación
de la gran empresa que detone el desarrollo del sector industrial y, por
consiguiente, de la economía local. Pero en la entrevista realizada se co-
mentó que también han llegado a ellos microempresarios para solicitar
apoyo y han sido canalizados a la Dirección General de Apoyo a la Micro,
Pequeña y Mediana Empresa.
Esta Dirección es la que se encarga de impulsar la creación de Mipyme
sonorenses nuevas y desarrollar a las que ya existen, pues como señaló en
entrevista la Directora General, este sector económico es el que mayor
peso tiene en el estado, por ello las acciones que realice la Secretaría de
Economía del Estado de Sonora deben ser conjuntas con los empresarios
locales para que se obtengan resultados que tengan un efecto real en la
economía.
En el caso especíco del nuevo proyecto de  de Hermosillo, esta
Secretaría detectó que los proveedores que están siendo empleados por
las compañías proveedoras son de servicios, por lo que la Dirección Ge-
neral busca apoyar primero a los proveedores de servicios industriales, y
después promoverá el desarrollo de la Mipyme local dedicada al material
productivo, para que suba niveles en la cadena de proveedores del sector
automotriz.
178 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
Para lograrlo, la Secretaría de Economía de Sonora, por medio de
dicha Dirección General, bajó programas federales y está llevando accio-
nes como el Programa de Desarrollo de Proveedores, para presentarlo a
los proveedores de  que intervengan en el nuevo proyecto de la arma-
dora en Hermosillo; el Programa de Incubación de Negocios, para el cual
contrató la franquicia Empreser como apoyo en la parte de asesoría al
microempresario; en lo que se reere al nanciamiento, el gobierno esta-
tal cuenta con el Fondo para las Actividades Productivas del Estado de
Sonora (), para acercarle al microempresario la oferta nanciera
pública y privada a la que pueden tener acceso.
Durante 2004 se rmaron convenios con el Comité Nacional de
Productividad e Innovación Tecnológica, .. (Compite) y con el Centro
Regional para la Competitividad Empresarial (Crece), estos dos para
apoyo en asesorías técnicas, consultorías empresariales especializadas de
calidad y certicación de ISO9001:2000, reingenierías de procesos, entre
otros. En marzo de 2005 se rmó convenio con la Confederación Mexi-
cana de Mejora Reguladora (Cofemer) para que el gobierno estatal fuera
certicado en materia de mejora regulatoria y poder ofrecer el servicio del
Centro de Apertura Rápida de Empresas ().
También en 2005 se desarrolló un estudio nanciado por la Fundación
México-Estados Unidos para la Ciencia (Fumec), para conocer el efecto
de las líneas de manufactura, es decir, en Sonora qué efecto indirecto
tendrá la línea de manufactura del nuevo proyecto de . El proyecto
se denominó Estudio del impacto de las nuevas líneas de manufactura
automotriz de la Ford en la región de Hermosillo, en el que colaboraron
el gobierno del estado y centros de investigación, como El Colegio de
Sonora y otros sectores económicos (Contreras, 2005).
En el corto plazo, la Dirección General buscará bajar otros programas
al estado, como el Fundes, con el que dará capacitación y asesoría al
empresario; también pretende crear con el Centro de Desarrollo de Ca-
denas Productivas de Canacintra-Hermosillo una bolsa estatal de subcon-
tratación, que empezaría con recursos federales y estatales, pero al nal
se quedaría en el sector privado.
El Centro de Desarrollo de Cadenas Productivas fue una iniciativa
que surgió a raíz del nuevo proyecto, la cual se presentó a la Secretaría de
Economía del estado, quien interesada por apoyar al microempresario
local respaldó dicha iniciativa y se puso en marcha en noviembre de 2004.
Por tanto, el papel que desempeña Canacintra-Hermosillo también es
importante, ya que en el Centro se está armando un esquema que sirva
de enlace entre los proveedores actuales y los potenciales. Por un lado,
recopila información acerca de las necesidades y especicaciones de los
proveedores del sector automotriz que se están instalando en Sonora, y,
179
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
por el otro, las necesidades de los empresarios locales en cuanto a apoyo
nanciero, asesoría y capacitación en sistemas de calidad o manufactura
esbelta y certicación, para que tengan la capacidad de conectarse a la
cadena de proveeduría.
En cuanto a las acciones que se están llevando a cabo en el ámbito
federal, en la Delegación Estatal de la Secretaría de Economía, en espe-
cíco en el área de Promoción a la Industria, al empresario local se le
brindan servicios de trámites e información de los programas que ofrece
dicha Secretaría. Por su parte, Nacional Financiera ha servido de apoyo a
la Secretaría de Economía de Sonora y Canacintra-Hermosillo con cursos
para capacitar al empresario local y sean sujetos de nanciamiento.
En el ámbito municipal, la Subdirección de Fomento Económico –del
ayuntamiento de Hermosillo– maneja los proyectos grandes del munici-
pio, los promociona para atraer inversiones y ayuda con la gestión a las
empresas establecidas o en vías de hacerlo en el municipio. En el nuevo
proyecto de  ha apoyado sobre todo en la infraestructura, por ejemplo
en el servicio de agua potable por medio de Agua de Hermosillo; y como
gestores de manera informal de los proveedores de .
Por último, la Canaco-Servytur de Hermosillo se encarga de informar
a sus agremiados sobre los programas que se ofrecen en el estado para
apoyarlos, pero en cuanto a los microempresarios que piensan insertarse
en la cadena de proveeduría de la industria automotriz, los canaliza a la
Secretaría de Economía estatal o a Canacintra-Hermosillo.
4.1.2. Relaciones entre organismos gubernamentales y privados
Aparte de los programas y acciones que se aplican para promocionar al
estado y atraer grandes inversiones, así como para potenciar las capacida-
des productivas de las empresas locales, la investigación buscó conocer
cómo se relacionan entre ellas.
Con la información que se obtuvo durante las entrevistas se armó una
red de relaciones entre organismos gubernamentales y asociaciones em-
presariales, y también se ubicaron los organismos que apoyan al proveedor
potencial para que llegue al proveedor de .
Como se puede observar en el diagrama , los actores centrales en la
red fueron la Dirección General de Apoyo a Mipyme, el Centro de Desa-
rrollo de Cadenas Productivas de Canacintra-Hermosillo y Copreson. En
el caso de este último, que se encarga de promocionar al estado, recibe
apoyo tanto de los tres niveles de gobierno como del sector empresarial,
para que cuente con el respaldo en infraestructura (Ayuntamiento de
Hermosillo), incentivos (Comisión para el Desarrollo de Sonora), progra-
mas de capacitación de recursos humanos y proveedores competitivos
180 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
(Dirección General de Apoyo a Mipyme, Canaco, Canacintra), y establez-
can sus inversiones en Sonora, como fue el caso de  y sus proveedores.
El Centro de Cadenas Productivas, que sirve como enlace entre los
proveedores actuales y los potenciales, trabaja en conjunto con la Direc-
ción General de Apoyo a la Mipyme para conseguir recursos y llevar a
cabo programas con los cuales el empresario aumente su competitividad,
se pueda certicar y conectarse a la cadena de proveedores. También re-
curre a Nacional Financiera para que le ofrezca al empresario cursos de
capacitación empresarial y pueda obtener nanciamiento.
La Dirección General de Apoyo a la Mipyme recibe apoyo federal para
bajar al estado los programas con los que ayudará a su sector empresarial.
Para conseguir los recursos para llevar a cabo dichos programas, se acerca
a la Comisión para el Desarrollo Económico de Sonora, a quien le pre-
senta las propuestas y ésta le facilita los recursos.
Por último, para que el proveedor potencial se relaciones con el pro-
veedor, en principio tiene tres opciones. Cuando se trata de proveedores
de servicios, generalmente recurren a la Canaco, pero en entrevista se
comentó que, debido a que Canacintra-Hermosillo es quien está a cargo
del programa de Cadenas Productivas, están dirigiendo a los empresarios
hacia esta última; también pueden recurrir a la Dirección General de
Apoyo a la Mipyme, quien en algunos casos les da respuesta o bien los
canaliza a Canacintra-Hermosillo.
Diagrama
i
Relaciones entre organismos gubernamentales y privados
Fuente: Elaboración propia.
181
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
4.1.3. Cultura empresarial
Para que se alcancen los objetivos propuestos por las políticas de fomen-
to industrial existe un elemento importante: la participación del empre-
sario local. En las entrevistas se abordó el tema de la cultura empresarial,
para conocer cómo estos organismos perciben al empresario sonorense
actualmente.
La idea general que se tuvo, de acuerdo con las respuestas, fue que a
pesar de que se comienza a percibir una actitud de cambio en el empre-
sario local, ésta no ha sido suciente y, sobre todo, ha llegado demasiado
tarde.
El paternalismo y la mentalidad de obtener ganancias en el corto
plazo, la falta una cultura de riesgo y de más trabajo son algunas de las
causas por las que el empresario no ha podido desarrollarse, sobre todo
en el sector industrial. Los organismos también esperan que los empre-
sarios tengan una actitud más proactiva, que de ellos salgan las iniciativas.
Por último, en cuanto a la calidad, señalaron que los empresarios no
están acostumbrados a tener los niveles de competitividad y de calidad
que está requiriendo la gran empresa, y algo muy importante, les falta
mucha vocación de servicio.
4.1.4. Diferencias con respecto a 1986
Los entrevistados opinan que existen grandes diferencias entre lo que está
ocurriendo con el nuevo proyecto y lo que sucedió en 1986, sobre todo
consideran que ha habido avances en la infraestructura y servicios que se
ofrecen en la ciudad de Hermosillo; valoran el proceso de cambio cultu-
ral que se está dando tanto en los ciudadanos como en los empresarios;
el aumento en la oferta de servicios industriales y educativos; por último,
recalcaron que lo más importante ha sido la modicación de la relación
gobierno-iniciativa privada.
En relación con el último punto, en el ámbito gubernamental se per-
cibe que en la actualidad, dado el cambio en dicha relación, los empresa-
rios ya participan en las políticas económicas, existe retroalimentación de
oportunidades y coordinación, lo que permite una mayor vinculación,
por ejemplo con las universidades, pues con la información de la inicia-
tiva privada se han creado nuevas carreras.
10
Asimismo señalaron que el volumen de oportunidades se ha incre-
mentado notablemente respecto de 1986, pues en ese entonces los em-
10
La mayor parte de ellas en la Universidad de Sonora y en la Universidad Tecnológica de
Hermosillo, ingenierías vinculadas a la producción industrial que elevarán en poco tiempo la calidad
de la mano de obra local.
182 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
presarios se enfocaban a proveerle sólo a Ford, sin considerar otras opcio-
nes, pero ahora, gracias a la instalación de nuevas empresas asociadas a la
expansión de la planta, la visión del empresario se están dirigiendo a ellas,
con el ánimo de tener un mercado diversicado.
Algo importante que señalaron fue que en los 20 años que tiene Ford
instalada en el estado se ha tenido acceso a nuevas tecnologías y procesos
productivos del sector automotriz, pero han sido muy pocos empresarios
locales los que lo han aprovechado y logrado proveer materia prima al
proceso productivo, lo que se reeja en una casi nula participación de
insumos locales en el producto y por consiguiente un escaso encadena-
miento productivo.
4.1.5. Expectativas
En cuanto a las expectativas, se hizo énfasis en la calidad. En el caso de la
industria automotriz, se ha puesto mucha conanza en Hermosillo, por
lo que el los gobiernos estatal y municipal, así como la comunidad tienen
la responsabilidad de aumentar el nivel de calidad tanto del servicio como
del producto. Por lo que el gobierno del estado espera que el empresario
local desarrolle sus empresas, les den valor agregado y puedan solventar
las necesidades especializadas de los proveedores que están llegando.
4.2. Proveedores actuales y potenciales
A los proveedores actuales y potenciales, como se señaló, se les aplicó un
cuestionario para conocer por qué deciden instalarse en el estado, infor-
mación sobre sus clientes y proveedores, su vinculación con los organismos
gubernamentales y asociaciones empresariales; así como para que expre-
saran su punto de vista con respecto a sus expectativas ante el nuevo
proyecto de , las diferencias que encuentran con respecto a los años
ochenta y recomendaciones para generar un encadenamiento productivo
en el estado.
4.2.1. Instalación en la ciudad y vínculos con la economía local
De acuerdo con el cuadro 6, se puede conrmar que son las estrategias
comerciales de cada empresa las que determinan su localización en algún
punto del planeta, el caso de Sonora no es la excepción, ya que es una
plaza que puede representar reducción de costos, por ejemplo en la loca-
lización geográca, pues se encuentra en un punto que puede tener acce-
so rápido a otros países por su cercanía a la frontera con Estados Unidos,
183
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
Cuadro 6
Instalación en la ciudad y vínculos con la economía local
Tema Proveedores Proveedores potenciales
Instalación en la localidad
Principales razones • Localización geográca
• Estrategia comercial de la empresa
• Solicitud de sus clientes
Menos importante: promoción del gobierno
Por ser nativos de la ciudad, percibieron las
necesidades del mercado
Medios de información Información proporcionada por los clientes
Estudios de factibilidad de la empresa
Menos importante: organismos de gobierno
federal y estatal
• Información del 
• Directorio telefónico
• Entrevistas telefónicas con gerentes o directores
de empresas
Clientes y proveedores
Ubicación de clientes Aparte de Ford Hermosillo, al menos uno de
ellos se encontraba en el estado: Nogales y
Empalme, y al menos uno en el extranjero:
EU, Canadá, Australia y Reino Unido
Todos sus clientes son locales
Ubicación de proveedores Ninguno cuenta con proveedores locales de materias primas,
todos son nacionales oextranjeros.
En los últimos cinco años ha contado por lo menos con un
proveedor de servicios
Todos señalaron contar con proveedores locales de
materias primas y servicios.
Solamente uno cuenta con un proveedor extranjero
de materia prima, pero es distribuido por empresas
mexicanas establecidas en la ciudad de México o
Hermosillo
Causas por las que no ha
generado encadenamientos
locales
A los proveedores les falta capacidad, no cuentan con los niveles
de calidad que requiere el sector automotriz, no fabrican lo que
necesitan las empresas y, sobre todo, falta de interés del empre-
sario local por arriesgar sus capitales
No contestó
Organismos a los que recurre
para establecer relaciones con
proveedores
Para proveedores de materias primas recurren a instituciones
nancieras, cámaras locales, asociaciones empresariales y al
corporativo, pero ninguno al gobierno.
En el caso de los proveedores de servicios, recurren a los ya men-
cionados más el gobierno y despachos privados de consultoría
Para sus proveedores de materias primas y servicios
recurren a las cámaras empresariales locales o ellos
mismos los contactan vía internet, publicaciones o
directorio telefónico
Fuente: Elaboración propia con información de los cuestionarios aplicados.
184 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
y un puerto de altura como el de la ciudad de Guaymas. La localización
de las empresas de alta tecnología en el estado de Sonora no obedece a
algún programa especíco del gobierno, sino a sus propias estrategias de
expansión.
Con respecto a la ubicación de sus clientes, se observa que en el caso
de algunos proveedores su producción no depende exclusivamente de la
demanda de Ford-Hermosillo, mencionaron tener al menos un cliente en
el país o en el extranjero. En tanto que para los proveedores potenciales
es evidente que sus capacidades no les han permitido abarcar más merca-
do que el local.
En el caso de la ubicación de sus proveedores, es claro que de parte de
los proveedores de  no existe vínculo con proveedores de materia
prima locales, lo que quiere decir que no hay encadenamiento producti-
vo; sin embargo, han establecido vínculos con los proveedores de servicios.
Sobre por qué no se han vinculado con el proveedor productivo local,
algunos contestaron haber tenido obstáculos para conformar encadena-
mientos productivos con proveedores locales, debido principalmente a la
falta de interés por parte del empresariado local.
Para establecer relaciones con proveedores de materia prima, entre
otros organismos recurren a las asociaciones o cámaras empresariales, lo
que muestra que por ahí se podría comenzar a dar el enlace entre el pro-
veedor productivo local y la gran empresa. Sólo han recurrido al gobierno
para contratar proveedores de servicios.
4.2.2. Coordinación con organismos gubernamentales y privados
Acerca del apoyo que brindan los organismos gubernamentales y privados,
tanto proveedores actuales como potenciales coinciden en que el ofrecido
por las instituciones educativas es bueno, sobre todo para reclutar y ca-
pacitar a su mano de obra (cuadro 7). Para los proveedores potenciales,
el apoyo que brindan las asociaciones empresariales es mejor que el del
gobierno en sus tres niveles, esto debido a que muchas veces han recurri-
do a los organismos gubernamentales a solicitar información de los
programas y han tenido muchos problemas para que los tomen en cuen-
ta o le den seguimiento a sus casos, lo que ha generado en ellos cierta
desconanza en cuanto a la ecacia y veracidad de los apoyos que ofrecen.
En cuanto a las acciones llevadas a cabo por los organismos guberna-
mentales y privados que han inuido en sus relaciones con proveedores
o clientes, señalaron que los eventos organizados por las asociaciones
empresariales y los seminarios, reuniones y ferias que organiza el gobier-
no, son los que mejor les han funcionado, debido a que en este tipo de
eventos es donde logran tener contacto directo entre ellos.
185
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
Cuadro 7
Características de los apoyos, acciones y tipos de apoyo
Proveedores actuales Proveedores potenciales
Apoyo brindado por organismos
gubernamentales y privados
Bueno:
Instituciones educativas
Servicios profesionales
Centros de investigación cientíca
Bueno:
Asociaciones empresariales locales
Instituciones educativas
Regular:
Asociaciones empresariales locales
Gobierno estatal y municipal
Regular:
Gobierno estatal
Instituciones educativas
Servicios profesionales
Deciente:
Gobierno federal
Deciente:
Gobiernos federal y municipal
Acciones de organismos
gubernamentales y privados
Seminarios, reuniones, ferias organizadas por el
gobierno
Eventos organizados por asociaciones sectoriales
Eventos organizados por cámaras o asociaciones empre-
sariales
Tipo de apoyo gubernamental recibido Apoyo nanciero y de capacitación y formación de
recursos humanos por parte del gobierno estatal
Apoyo nanciero y de capacitación y formación de recur-
sos nancieros ofrecidos por los tres niveles de gobierno
Fuente: Elaboración propia con información obtenida de los cuestionarios aplicados.
186 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
Por último, para conocer la difusión de los programas de fomento
industrial
11
que ofrece el gobierno en sus tres niveles, así como qué tanto
se están aprovechando, en el cuestionario se les presentó una serie de
programas relacionados con incentivos scales, apoyo tecnológico, inno-
vación, calidad y fomento a la integración de empresas. Y por los resul-
tados obtenidos se puede aseverar que la mayoría de los entrevistados no
tenían conocimiento de ellos, al respecto uno de los proveedores poten-
ciales señaló:
Mira, te voy a decir una cosa, yo creo que con muy poco temor a equivocarme,
que todas las personas que ustedes han encuestado en esta situación, deben andar
en el mismo rango de conocimiento de programas de gobiernos del estado o fe-
derales o municipales, entonces quiero decir con esto, que casi todo mundo los
desconocemos.
4.2.3. Expectativas ante el nuevo proyecto de fmc en Hermosillo
En lo que se reere a sus expectativas, se les preguntó acerca de lo que
esperan de los proveedores locales, el apoyo del gobierno y la mano de
obra. Para el caso de los proveedores locales comentaron que debido al
arribo de muchas empresas foráneas, aumentará la competencia en el
estado, lo que puede traducirse en que se estandaricen servicios y surjan
nuevas opciones, se conformen alianzas entre proveedores locales para
ofrecer mejor servicio, mayor calidad y buen precio; pero en lo que hi-
cieron énfasis fue en que el empresario local debe cambiar todavía más su
actitud, debe tener capacidad de compromiso, más arrojo y mejorar su
calidad en el servicio.
Del gobierno esperan que los siga apoyando y que incentive el desa-
rrollo de la tecnología local. También que esta vez haya mayor difusión
de los programas y servicios que ofrecen, y que las acciones realizadas sean
de largo plazo y tengan un efecto real en el desarrollo del empresario local.
Respecto a la mano de obra, señalaron que aunque saben que hay
mano de obra capacitada y especializada, todavía no es suciente, lo que
en el mediano plazo se puede traducir en un décit de mano de obra.
Otro efecto que esperan los proveedores potenciales es en los salarios y
prestaciones, pues debido a que son microempresarios difícilmente podrán
ofrecer lo mismo que los grandes proveedores, por lo que corren el riesgo
de que su personal se desplace a las nuevas empresas.
11
Fueron 46 programas del ámbito federal y nueve del estatal. Dichos programas se selecciona-
ron del Programa de Desarrollo Empresarial 2001-2006, y se complementaron con información de
la Secretaría de Economía del Estado de Sonora.
187
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
4.2.4. Diferencias con respecto a 1986, año en que se instala la planta Ford
en Hermosillo
Los entrevistados coincidieron en que existe un mejor conocimiento y
mayor experiencia en el sector industrial, la mentalidad del sonorense está
cambiando y tiende a ser más empresarial; la mano de obra ya está más
capacitada y entrenada, y existe mayor relación entre empresa y gobierno.
También señalaron que esperan un benecio mayor, pues son más em-
presas las que se han instalado ahora que en aquella ocasión.
4.2.5. Recomendaciones para generar un encadenamiento productivo en la
región
Por el lado de los proveedores, se sugirió crear un concepto integral de
desarrollo del proveedor local, es decir, que no sólo se le apoye nancie-
ramente, sino que también lo capacite para que sea capaz de aprovechar
los recursos. Que el gobierno se acerque más al gran empresario para que
tenga conocimiento real de las necesidades tecnológicas y sobre ello tra-
bajar para capacitar al proveedor, por ejemplo, con concursos estatales de
creatividad tecnológica que ayuden a resolver los problemas locales.
Mientras tanto, los proveedores potenciales recomendaron que se
institucionalicen programas como el Jueves Emprendedor; que las opor-
tunidades que se generen en el estado se otorguen a empresarios locales
y que desaparezcan los favoritismos, para que éstas realmente se les con-
cedan a todos.
Conclusiones
A partir del proceso de globalización, en todo el mundo se ha desencade-
nado una serie de cambios estructurales en los ámbitos comercial, indus-
trial y social. También a raíz de dicho proceso, las relaciones entre los
países desarrollados y los que se encuentran en vías de desarrollo han
cambiado y conforman redes económicas que inuyen en el surgimiento
de nuevos modelos de producción.
Hacer frente a estos cambios requiere formular políticas industriales
ecientes, ecaces y efectivas. En México es a partir del periodo posrevo-
lucionario cuando se empezó a considerar al sector industrial como motor
de crecimiento. A partir de entonces se transformaron los patrones pro-
ductivos del país: pasaron de una economía agrícola a una semiindustria-
lizada. Fue en ese periodo que el gobierno comenzó a formular políticas
de fomento industrial, las cuales se han transformando dependiendo de la
coyuntura nacional e internacional. Desde los años cuarenta y hasta na-
188 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
les de los setenta, el gobierno intervino directamente en la economía y su
política industrial tuvo un corte proteccionista basada en el , que con-
siguió crecimiento económico pero sin lograr un desarrollo pleno de la
industria nacional, se dejó de lado a las pequeñas y medianas empresas, no
se incentivó la fabricación de bienes de capital y, al crear un mercado in-
terno cautivo, se descuidaron los niveles de productividad y competitividad.
Más adelante, a principios de los noventa, debido al agotamiento del
modelo proteccionista, se le dio un cambio estructural a la economía. La
política económica se basó en la apertura comercial, y en materia indus-
trial se fomentó la atracción de  y la producción manufacturera diri-
gida a la exportación. Debido a la orientación de la política industrial,
durante esta época se generó una dualidad en el desarrollo de la industria
nacional, pues el nanciamiento y la tecnología sólo estuvieron al alcan-
ce de unas cuantas empresas, generalmente de gran tamaño, las demás
(las Mipymes) quedaron debilitadas por las medidas tomadas en el perio-
do proteccionista y tratando de soportar la competencia generada por la
apertura comercial, por lo que al nal muchas de ellas desaparecieron.
En este periodo, el estado de Sonora se incorporó al propósito nacional
encaminado a fortalecer al sector exportador, atraer inversión extranjera,
generar empleos y captar divisas. La década de los ochenta representó para
la entidad el auge del crecimiento de su sector industrial, y para ello se
aprovechó tanto el cambio estructural de la economía mexicana, como
las transformaciones que en el ámbito internacional se estaban dando en
los procesos productivos de las empresas mundiales y las relaciones co-
merciales entre países industrializados y los que estaban en vías de desa-
rrollo, éstas fueron clave para la instalación de empresas trasnacionales en
territorio sonorense. Fue cuando se presentó  como una alternativa
viable para lograr los propósitos nacionales y estatales.
Prácticamente, el inicio de la industria automotriz en el estado de
Sonora se dio en 1984, cuando  anunció que instalaría una planta de
estampado y ensamble en la ciudad de Hermosillo y posteriormente su
puesta en marcha en 1986. La instalación de dicha planta en la entidad
respondió, en mayor medida, a las necesidades de la trasnacional por
reducir costos, aumentar utilidades y afrontar la competencia que se es-
taba dando en la industria automotriz de Estados Unidos, por lo que
implementó nuevos modos de organización, producción y localización.
Esto representó para la economía del estado una oportunidad para
desarrollar una base industrial y tecnológica enfocada en la industria
automotriz. Pero lamentablemente la industria local, al igual que la na-
cional, presentaba rezagos tecnológicos y de competitividad, primero por
la política proteccionista que duhasta nales de los años setenta y
189
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
después por la falta de apoyo durante la apertura comercial, aspectos que
la marginaron del desarrollo.
Por lo anterior, en los años noventa el gobierno dirigió su mirada
hacia las Mipymes locales, comenzó a crear políticas industriales que re-
tomaron conceptos como competitividad y productividad, empezaron a
dar importancia al fomento de cadenas productivas y agrupaciones in-
dustriales (clusters), así como mayor libertad a los gobiernos estatales y
municipales para participar en la elaboración de programas industriales.
En el caso de Sonora, ha sido difícil integrar las Mipymes locales a los
grandes proyectos industriales, como los de la industria automotriz. Du-
rante muchos años, el gobierno local se centró en atraer inversión extran-
jera y dejó de lado a este sector económico, lo cual se reejó en su escasa
participación en los productos nales.
Casi 20 años después de la instalación de la planta automotriz, a la
economía sonorense se le presentó una nueva oportunidad, con el anun-
cio de que  ampliaba su planta de Hermosillo y con ello intervendrían
nuevos proveedores que se instalarían en la ciudad. A raíz de dicha no-
ticia, los actores económicos locales comenzaron a organizarse para
aprovechar la coyuntura y conformar un encadenamiento productivo
alrededor de la industria automotriz.
Desafortunadamente, los resultados de esta investigación apuntan que
en Sonora no se ha logrado generar un encadenamiento productivo alre-
dedor de la industria automotriz, debido a que las políticas y acciones de
los organismos gubernamentales no han sido sucientes para apoyar el
desarrollo de las capacidades productivas del empresario.
En lo que se reere a las políticas de fomento industrial, durante
muchos años estuvieron enfocadas a crear las condiciones en el estado
para la instalación de la gran empresa nacional o extranjera dedicada a la
exportación, dejando de lado las necesidades de los empresarios locales o
proveedores potenciales para que pudieran vincularse con la gran empre-
sa en sus procesos productivos.
Al respecto, es importante señalar que conforme se fue realizando la
revisión de Planes de Desarrollo y Programas Industriales, en los ámbitos
federal y estatal, se pudo observar que sexenio tras sexenio se proponían
objetivos similares, dirigidos a apoyar la industria nacional y local, lo que
puede conrmar que por muchos años las propuestas no llegaron a los
empresarios locales, lo cual se reejó en la baja participación de insumos
de fabricación nacional en los productos nales que se dirigían a la ex-
portación.
En cuanto a las acciones, y con base en los resultados obtenidos de las
entrevistas, se pudo conrmar que en los años ochenta, a pesar de que el
sector empresarial comenzaba a participar junto con el gobierno en la
190 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
formulación de políticas industriales, no lograron organizarse para que
en conjunto apoyaran el desarrollo de las Mipymes.
Otra causa importante ha sido el interés de parte del empresario so-
norense por invertir en el sector industrial, y en especíco en el automo-
triz. La cultura empresarial por muchos años ha sido la de invertir en
sectores económicos de bajo riesgo y en los que puedan obtener ganancias
en el corto plazo, como son el agropecuario y de servicios. Es únicamen-
te en este último sector donde el microempresario local ha podido formar
parte del grupo de proveedores de las empresas del sector automotriz del
estado.
Actualmente se intenta lo que no se ha logrado en décadas: conformar
encadenamientos productivos. Los actores económicos locales, tanto
públicos como privados, se están organizando para diseñar una nueva
política industrial que apoye e impulse al empresario local para insertar-
se en las cadenas productivas de los nuevos proyectos del estado y, en
especial, el automotriz en la ciudad de Hermosillo.
Varios son los factores importantes que intervendrán en este nuevo
desarrollo, entre ellos el corte de las políticas industriales, el cual ahora es
más descentralizado y permite al gobierno estatal tomar decisiones inde-
pendientemente de las federales, lo que puede traducirse en que las polí-
ticas ayuden realmente al desarrollo regional, ya que serán más especícas
y atenderán de manera más directa las necesidades de los empresarios so-
norenses, pues la relación entre sector privado y gobierno ha cambiado al
hacer partícipe al empresario en la formulación de programas y políticas.
Aun cuando hay un nuevo enfoque en las políticas y acciones de par-
te de los organismos gubernamentales, éstas todavía no han logrado llegar
hasta el microempresario, lo que se reeja en el bajo número de microem-
presarios o proveedores potenciales que se han acercado a solicitar los
servicios y programas de apoyo que ofrece el gobierno del estado, en gran
parte también porque todavía existe entre ellos cierta desconanza en que
el apoyo de los organismos gubernamentales sea válido y funcional.
El acercamiento de los microempresarios se ha dado más por el lado
de las asociaciones empresariales, como Canacintra-Hermosillo, pues es
ahí donde, a raíz del anuncio del nuevo proyecto de , se propuso crear
un Centro de Desarrollo de Cadenas Productivas, el cual está realizando
el enlace entre los proveedores de  y los proveedores potenciales.
También en el plano de acción pública, y a partir de los resultados de
la investigación, se recomienda implementar amplias campañas para di-
fundir los programas y servicios que ofrecen los organismos gubernamen-
tales y privados que están interviniendo en este nuevo proyecto, pues sólo
de esta manera podrán llegar hasta el proveedor potencial. Asimismo, se
recomienda que el apoyo que se empieza a brindar a los microempresarios
191
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
sonorenses sea real y efectivo, y se dé seguimiento a los casos particulares
hasta que logren conectarse en la cadena de proveedores de materia prima
de la industria automotriz del estado.
El fomento a las cadenas productivas debe ser real y evitar la simulación,
además es necesario que el apoyo sea transparente y se canalice a aquellos
empresarios locales que lo necesitan para elevar sus niveles de competiti-
vidad y puedan participar en el proceso productivo de la industria auto-
motriz.
No menos importante que lo anterior es que los empresarios cambien
su actitud y superen su posición paternalista, se debe reconocer que no
todo tiene que ver con las acciones gubernamentales, una buena parte de
la incapacidad para integrarse a la cadena productiva se encuentra en la
actitud de los empresarios, los cuales tienen aversión al riesgo y apuestan
poco a proyectos innovadores.
Bibliografía
Carrillo, Jorge (1990), “Maquilización de la industria automotriz en
México. De la industria terminal a la industria del ensamble”, en
Jorge Carrillo (coord.), La nueva era de la industria automotriz en
México, El Colegio de la Frontera Norte, Tijuana, pp. 67-114.
Carrillo, Jorge (1997), “Maquiladoras automotrices en México: clusters y
competencias de alto nivel”, en Martha Novick y María Gallart
(comps.), Competitividad, redes productivas y competencia laboral,
Organización Internacional del Trabajo-Cintefor-Red Educación
y Trabajo, Montevideo, pp. 193-234.
Carrillo, José (2003), “Expectativas municipales e infraestructura y ser-
vicios”, ponencia presentada en el seminario estatal Impactos de
la expansión de la planta Ford en Sonora, El Colegio de Sonora-
Centro de Investigación en Investigación y Desarrollo, Hermo-
sillo, 5 de noviembre.
 (Comercio Exterior Sonorense) (2005), “Presencia de la industria
automotriz en Sonora desde 1986”, 123, , Hermosillo, pp.
10-11.
Contreras-Montellano, Óscar Fernando (coord.) (2005), “Estudio sobre
el impacto de la ampliación de la Ford Motor Co. en Hermosillo,
Sonora”, Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia-El
Colegio de Sonora, Hermosillo.
192 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
Cubillo, José María (2003), “Implicaciones territoriales de la inversión
extranjera”, Comercio Exterior, 3, Banco Nacional de Comercio
Exterior, México, pp. 244-255.
Escalante, Ignacio (2003), “Impacto en la economía regional”, ponencia
presentada en el foro de análisis La ampliación de la planta Ford
Hermosillo”, El Colegio de Sonora, Hermosillo, 29 de octubre.
Fimbres, Raúl (1984), “Viabilidad social y económica para el estableci-
miento de una planta ensambladora en Hermosillo Sonora (Ford
de México)”, tesis de licenciatura, Universidad Nacional Autó-
noma de México, México.
Gere, Gary (1995), “Global production systems and third world deve-
lopment”, en Barbara Satalling (ed.), Global change, regional
response: the new international context of development, Cambridge
University Press, Nueva York, pp. 100-142.
Gere, Gary (2002), “Globalización, cadenas productivas y pasaje de
naciones a eslabonamientos superiores. El caso de la industria del
vestido”, en Jorge Basave et al. (coords.), Globalización y alterna-
tivas incluyentes para el siglo xxi, Miguel Ángel Porrúa, México.
Gere, Gary, Miguel Korzeniewcz y Roberto Korzeniewicz (1994), “In-
troduction: global commodity chains”, en Gary Gere y Miguel
Korzeniewicz (eds.), Commodity chains and global capitalism,
Praeger, Connecticut, pp. 1-15.
Islas, José (2004), “Proyecto Ford: impulsor del desarrollo de Sonora”,
ponencia presentada en la  Semana Cultural de la División de
Ingeniería, Ingeniería Industrial y de Sistemas, Universidad de
Sonora, Hermosillo, 8-12 de noviembre.
Lara, Blanca (2004), “Encadenamientos productivos y promoción indus-
trial en dos conglomerados automotrices. Un acercamiento a las
experiencias de Aguascalientes y Juárez (1990-2002)”, tesis de
doctorado, El Colegio de la Frontera Norte, Tijuana.
López, María del Rosario (2002), “Las instituciones de fomento de pro-
veedores en la industria electrónica como alternativa de desarro-
llo industrial en Tijuana, B.C.”, tesis de maestría, El Colegio de
la Frontera Norte, Tijuana.
193
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
Maldonado, Serafín (1995), “La rama automovilística y los corredores
industriales en el noroeste de México”, Comercio Exterior, 6,
Banco Nacional de Comercio Exterior, México, pp. 487-497.
Pardinas, Felipe (1969), Metodología y técnicas de investigación en ciencias
sociales, Siglo XXI, México.
 (Poder Ejecutivo Federal) (1983), Plan Nacional de Desarrollo 1983-
1988, Secretaría de Programación y Presupuesto, México.
Porter, Michael (1991), La ventaja competitiva de las naciones, Vergara,
Buenos Aires.
Ramírez, José y Bernardo González-Aréchiga (1993), “Reestructuración
y apertura del sector automotriz en México”, Investigación Eco-
nómica, 204, Universidad Nacional Autónoma de México, Méxi-
co, pp. 71-112.
Rojas, Raúl (2003), Guía para realizar investigaciones sociales, Plaza y
Valdés, México.
Ruíz, Clemente (2001), “Descentralización de la promoción económica”,
El Mercado de Valores, 10, Nacional Financiera, México, pp. 4-11.
Sandoval, Sergio (1987), “Los enlaces económicos y políticos de la Ford
Motor Company en Hermosillo. Internacionalización producti-
va y nuevas tecnologías”, tesis de maestría, El Colegio de Sonora,
Hermosillo.
Sandoval, Sergio (2003), “Hibridación social: un modelo conceptual para
el análisis de la región y el territorio”, Región y Sociedad, 28, El
Colegio de Sonora, Hermosillo, pp. 47-80.
Sandoval, Sergio (2005), “Modernización reexiva y trabajo en la planta
de Ford Hermosillo: un modelo para reexionar el nuevo proyec-
to de expansión”, Imaginales. Revista de Investigación Social, 1,
Universidad de Sonora, Hermosillo, pp. 133-151.
Seco (Secretaría de Comercio y Fomento Industrial) (1984), “Programa
Nacional de Fomento Industrial y Comercio Exterior 1984-
1988”, <http://www.legatek.com/dofhist/pub/>, abril de 2005.
194 Galicia-Bretón Mora, F. e I. L. Sánchez-Juárez: La industria automotriz...
Vázquez, Miguel Ángel y María del Carmen Hernández (2008), “Indus-
trialización sonorense. Itinerario de un proyecto inconcluso”,
Estudios Sociales. Revista de Investigación Cientíca, 31, Centro de
Investigación en Alimentación y Desarrollo, Hermosillo, pp.
205-236.
Vázquez-Barquero, Antonio (2002), “El desarrollo endógeno, respuesta
de las comunidades locales a los desafíos de la globalización”, en
Jorge Basave et al. (coords.), Globalización y alternativas incluyen-
tes para el siglo xxi, Miguel Ángel Porrúa, México.
Vicencio, Arturo (2007), “La industria automotriz en México. Antece-
dentes, situación actual y perspectivas”, Contaduría y Administra-
ción, 221, Universidad Nacional Autónoma de México, México,
pp. 211-248.
Wong, Pablo (1999), “Globalización e integración productiva. El nuevo
papel de los gobiernos locales y regionales”, en Blanca Lara, Cris-
tina Taddei y Jorge Taddei (comps.), Globalización, industria e
integración productiva en Sonora, El Colegio de Sonora-Universi-
dad de Sonora-Centro de Investigación en Investigación y Desa-
rrollo, Hermosillo.
Wong, Pablo (2003), “Hermosillo en la estrategia global de Ford Motor
Company”, ponencia presentada en el seminario estatal Impactos
de la expansión de la planta Ford en Sonora, El Colegio de So-
nora-Centro de Investigación en Investigación y Desarrollo,
Hermosillo, 5 de noviembre.
Ybarra, Josep-Antoni et al. (1998), “Distrito industrial y política industrial:
el caso de la cerámica española”, Investigación Económica, 223,
Universidad Nacional Autónoma de México, México, pp. 47-76.
Zapata, Francisco (2005), Tiempos neoliberales en México, El Colegio de
México, México.
Recibido: 19 de agosto de 2008.
Reenviado: 24 de marzo de 2010.
Aceptado: 18 de mayo de 2010.
195
Economía, Sociedad y Territorio, vol. , núm. 35, 2011, 161-195
Fabiola Galicia Bretón-Mora. Es estudiante del octavo semestre y can-
didata a doctora en ciencias sociales, con especialidad en estudios regio-
nales, por El Colegio de la Frontera Norte. Es maestra en Ciencias Socia-
les por el Colegio de Sonora, licenciada en economía por la Universidad
Nacional Autónoma de México. Sus líneas de investigación actuales son
industria y migración.
Isaac Leobardo Sánchez-Juárez. Es estudiante del octavo semestre y
candidato a doctor en ciencias sociales, con especialidad en estudios re-
gionales, por El Colegio de la Frontera Norte; es maestro en economía
regional por el Centro de Investigaciones Socioeconómicas de la Univer-
sidad Autónoma de Coahuila; licenciado en economía por la Universidad
Autónoma Benito Juárez de Oaxaca; diplomado en gestión estratégica del
desarrollo local por el -. Es profesor de la Escuela de Economía
de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Sus líneas de in-
vestigación son: libertad económica, industrialización, crecimiento eco-
nómico y desarrollo. Entre sus publicaciones destacan: “Crecimiento
económico regional en México y políticas públicas, 1993-2006”, Obser-
vatorio de la Economía Latinoamericana, 84, Eumed, Málaga, pp. 1-23
(2007); “México: dos décadas perdidas”, Revista Fortuna, Negocios y Fi-
nanzas, 66, Contralínea, México, pp. 10-12 (2008); “Teoría del creci-
miento económico y divergencia regional en México, Entelequia, 9,
Eumed, Málaga, pp. 129-149 (2009).
Article
Full-text available
Este trabajo aborda los elementos de localización que las industrias de autopartes instaladas en la entidad federativa de Tlaxcala, toman en cuenta para su ubicación. Nuestro propósito es determinar estos elementos y caracterizarlos para observar la pervivencia de los factores weberianos clásicos y aquéllos que responden a la forma de producción flexible. Asimismo, nos interesa saber si las empresas de autopartes, se ubican en los parques industriales instalados en la entidad, a partir de la década de los setentas o se encuentran fuera de estos espacios industriales, desarrollados para dar condiciones al desarrollo del capital en su forma concentrada. El trabajo presenta tres apartados: el primer epígrafe presenta la discusión teórica sobre la localización económica durante el fordismo y posfordismo, el segundo expone en forma resumida las condiciones de industrialización en la entidad y una tercera parte incluye las características que observamos en las empresas flexibles de autopartes en la entidad.
Article
Full-text available
Hybridation is a complex and multiform phenomenon that has been associated with some social transformations in recent decades. Attempts to establish a concept of this phenomenon has been a main concern in the 1990s. Even with the advances on this subject, we do not have a sufficiently validated concept which can be applied to all those social change’s manifestations produced by the unity- diversity, inclusion- exclusion, integration- disintegration and homogeneity- heterogeneity processes taking place in global society. In order to attain this purpose, this paper includes some previous elaborations used by anthropology, economics and industrial sociology.
Article
Full-text available
Una de las asignaturas pendientes de la economía sonorense es alcanzar la industrialización a partir del uso de sus materias primas, sus propios esfuerzos institucionales y su clase trabajadora y empresarial. Es decir, a partir de las potencialidades de carácter endógeno. En el presente artículo se describe y discute el itinerario histórico de la industrialización del estado de Sonora, con base en el estudio de las distintas estrategias emprendidas por los gobiernos, especialmente las correspondientes al sexenio 1961-1967. Éste se considera el principal intento institucional de bases internas por encauzar a Sonora hacia una alternativa industrial, misma que no obstante sus bondades, sucumbe ante la legitimación del proyecto maquilador. Se sostiene que los impulsos gubernamentales se han visto maniatados por la existencia de una clase empresarial con poca o nula visión industrializadora. En este sentido, el propósito para darle al estado una identidad industrial está en manos del capital extranjero.
Article
Full-text available
En México y otras naciones manufactureras, la industria automotriz es considerada un pilar estratégico económico en virtud de los diferentes beneficios que trae consigo la generación de empleos a gran escala, las recaudaciones fiscales derivadas de las operaciones comerciales de la industria, la capacitación del personal, el desarrollo de proveedores locales y la modernización tecnológica relacionada. Aunque México, tradicionalmente se ha mantenido dentro del grupo de los países líderes en la producción mundial de vehículos, ha sido desplazado paulatinamente por la incursión de naciones emergentes hasta ocupar la posición número once desde el año 2004; aunado a que el mercado local de la comercialización de vehículos no logra repuntar como se esperaba que lo hiciera con la entrada del nuevo siglo. El tema se aborda en este trabajo partiendo de una revisión histórica de cómo se fue dando la conformación de esta industria hasta llegar a una definición de la situación actual, en la que se persigue ofrecer un perfil estratégico del rumbo por seguir para asegurar la competitividad en el mercado internacional
Article
Contenido: Metodología, personalidad y sociedad; Diferentes niveles de información para los tres objetivos del conocimiento humano; El problema objetivo de la investigación; El marco teórico de una investigación; Técnicas de observación de fenómenos o hechos; La hipótesis en el trabajo metodológico; Nociones de muestreo; Conclusiones y publicación de resultados; Aplicación de la metodología a algunos trabajos en ciencias sociales; Post scriptum: la aventura de la investigación.
Implicaciones territoriales de la inversión extranjera
  • José Cubillo
  • María
Cubillo, José María (2003), "Implicaciones territoriales de la inversión extranjera", Comercio Exterior, 3, Banco Nacional de Comercio Exterior, México, pp. 244-255.
Impacto en la economía regional", ponencia presentada en el foro de análisis La ampliación de la planta Ford Hermosillo
  • Ignacio Escalante
Escalante, Ignacio (2003), "Impacto en la economía regional", ponencia presentada en el foro de análisis La ampliación de la planta Ford Hermosillo", El Colegio de Sonora, Hermosillo, 29 de octubre.
Viabilidad social y económica para el establecimiento de una planta ensambladora en Hermosillo Sonora (Ford de México)
  • Raúl Fimbres
Fimbres, Raúl (1984), "Viabilidad social y económica para el establecimiento de una planta ensambladora en Hermosillo Sonora (Ford de México)", tesis de licenciatura, Universidad Nacional Autónoma de México, México.
Globalización, cadenas productivas y pasaje de naciones a eslabonamientos superiores
  • Gary Gereffi
Gereffi, Gary (2002), "Globalización, cadenas productivas y pasaje de naciones a eslabonamientos superiores. El caso de la industria del vestido", en Jorge Basave et al. (coords.), Globalización y alternativas incluyentes para el siglo xxi, Miguel Ángel Porrúa, México.
Introduction: global commodity chains
  • Gary Gereffi
  • Miguel Korzeniewcz Y Roberto
  • Korzeniewicz
Gereffi, Gary, Miguel Korzeniewcz y Roberto Korzeniewicz (1994), "Introduction: global commodity chains", en Gary Gereffi y Miguel Korzeniewicz (eds.), Commodity chains and global capitalism, Praeger, Connecticut, pp. 1-15.