ChapterPDF Available

E-Learning: enseñar y aprender en espacios virtuales

Authors:
1
AREA, M. y ADELL, J. (2009): eLearning: Enseñar y aprender en espacios virtuales. En J. De Pablos
(Coord): Tecnología Educativa. La formación del profesorado en la era de Internet. Aljibe, Málaga,
pags. 391-424.
e-Learning: Enseñar y Aprender en Espacios Virtuales
Manuel Area Moreira1
y Jordi Adell Segura2
Introducción
1. ¿Qué es el e-learning?
2. Educación a través de Internet: ¿Qué aporta el e-Learning a la mejora e innovación de la
enseñanza?
3. Enseñanza presencial con Internet, blended learning y e-learning a distancia
4. Las aulas virtuales como entornos de enseñanza-aprendizaje: características y dimensiones
pedagógicas implicadas
5. La planificación didáctica de aulas virtuales: un decálogo para docentes
6. e-Learning también es tecnología: Las plataformas y los estándares en los objetos y diseños de
aprendizaje
7. El e-learning a través de las nuevas tecnologías móviles: m-learning
8. Aprendizaje informal y tecnología: los PLEs
9. Tecnologías emergentes en e-Learning
10. A modo de comentario final
Bibliografía
Actividades y competencias
Introducción
A lo largo de este capítulo ofreceremos una visión general de la actual
problemática que rodea a esta modalidad educativa basada en la utilización de las
herramientas de Internet y de otras redes de telecomunicaciones conocida como e-
learning. El capítulo comienza con una breve descripción de este concepto y de su
origen. Sigue con un apartado en el que se identifican las posibilidades que el e-learning
ofrece a la innovación y mejora de la docencia y el aprendizaje. En el siguiente apartado
se presentan y describen las tres situaciones básicas de la utilización de los recursos de
Internet (especialmente las aulas virtuales) bien como un anexo o apoyo en la docencia
presencial, bien en situaciones de docencia mixta o semipresencial (modalidad
denominada b-learning) así como en la educación a distancia (denominación tradicional
del e-learning). En el cuarto apartado se analizan las características y dimensiones
pedagógicas de las aulas virtuales en cuanto entorno dentro del cual se desarrollan
procesos de enseñanza-aprendizaje. En el quinto apartado se abordarán las
características estructurales y de arquitectura informática de las denominadas
plataformas de teleformación o de e-learning donde se realizará una referencia
específica a cuestiones tales como los tipos de plataformas tanto abiertas como
comerciales, a los estándares de contenidos (SCORM) así como de procesos (IMS) de
aprendizaje implicados en los mismos. Finaliza este capítulo con una serie de apartados
destinados a describir las nuevas formas que adopta el e-learning apoyadas en la
utilización de las tecnologías móviles (m-learning), los PLEs o entornos personales de
aprendizaje así como a las denominadas tecnologías emergentes.
1 Universidad de La Laguna
2 Universidad Jaume I de Castellón
2
1. ¿Qué es e-Learning?
e-Learning es una de las palabras actualmente de moda en educación. En muy
pocos años este término ha pasado del vocabulario utilizado por una minoría de
expertos en las aplicaciones de la tecnología en la enseñanza a ser empleado por
múltiples instituciones, empresas y agentes educativos3. En estos momentos, el campo
de la educación superior, de la educación de personas adultas, de la formación en los
ámbitos empresariales y de formación ocupacional, de las enseñanzas medias, entre
otros, ofertan sus cursos no sólo en las modalidades tradicionales de aulas físicas, sino
también a través de lo que se conoce como aulas virtuales. El e-learning se está
expandiendo rápidamente por todo el sistema educativo impregnando tanto la educación
formal como la no formal, tanto la enseñanza presencial como en la formación a
distancia. Por ello, actualmente, la clásica concepción del e-learning como educación a
distancia tiene que ser matizada y redefinida ya que el uso de los espacios y aulas
virtuales también son empleados en las diversas modalidades de educación presencial,
como veremos más adelante.
El concepto de e-learning (o de otros similares como teleformación, educación
virtual, cursos on line, enseñanza flexible, educación web, docencia en línea, entre
otros4) es una modalidad de enseñanza-aprendizaje que consiste en el diseño, puesta en
práctica y evaluación de un curso o plan formativo desarrollado a través de redes de
ordenadores y puede definirse como una educación o formación ofrecida a individuos
que están geográficamente dispersos o separados o que interactúan en tiempos diferidos
del docente empleando los recursos informáticos y de telecomunicaciones. Lo
característico del e-learning es que el proceso formativo tiene lugar totalmente o en
parte a través de una especie de aula o entorno virtual en el cual tiene lugar la
interacción profesor-alumnos así como la actividades de los estudiantes con los
materiales de aprendizaje.
Las primeras experiencias comenzaron en aquellos países donde la sociedad de
la información y de las telecomunicaciones en la década de los noventa del siglo pasado
tuvo mayor desarrollo e impacto social (principalmente fueron países anglosajones y del
norte de Europa) extediéndose en muy poco tiempo al resto de países occidentales y de
otras partes del planeta. En el contexto español el e-learning representa una actividad
educativa en plena fase de desarrollo en múltiples sectores y ámbitos formativos tanto
formales como no formales. Véase al respecto la recopilación de experiencias de e-
learning desarrolladas y consideradas como ―buenas prácticas‖ en nuestro país
(Landeta, 2007).
El origen del término de e-Learning5 procede del ámbito o campo de la
formación ocupacional para de las aplicaciones educativas en las nuevas tecnologías
para la información y comunicación. Fueron las empresas privadas dedicadas a la oferta
de formación continua, sobre todo de directivos, quienes acuñaron este concepto. Por
ello, e-learning representa más una etiqueta de marketing que un concepto académico,
pero que indudablemente, en la actualidad, ha sido ya asumido como el referente del
ámbito de la formación a través de redes de ordenadores. En sus inicios el concepto
surgióvinculado con otro relacionado con las aplicaciones de las redes de ordenadores
en la organización de las empresas: la gestión del conocimiento. En este sentido, gestión
3 Por ejemplo, el término ―e-learning‖ figuraba en 2003 en menos de un millón de páginas en el buscador
Google alcanzando la cifra de más de dieciséis millones de páginas web a mediados de 2008.
4 Hay autores que establecen diferencias o matices entre cada uno de estos conceptos. Sobre este
particular véase la diferenciación que López y Leal (2002) realizan entre teleformación y e-Learning.
5 También utilizaremos en el capítulo la expresión e-learning.
3
del conocimiento y e-learning representarían dos caras de un mismo fenómeno ya que e-
learning vendría a ser el proceso formativo de los recursos humanos de una empresa
para lograr una gestión eficaz del conocimiento.
¿Qué es o cómo se puede definir el e-learning? Una traducción literal sería
―aprendizaje electrónico‖ y se refiere, en un sentido amplio, a algún tipo de proceso de
enseñanza-aprendizaje realizado con ordenadores conectados a Internet y otras nuevas
tecnologías móviles de telecomunicaciones. Veamos algunos ejemplos de otras
definiciones:
―e-Learning se refiere a la utilización de las tecnologías de Internet para ofrecer
un conjunto de propuestas que permitan incrementar el conocimiento y la
práctica‖ (Rosenberg, 2001)
―e-learning es la utilización de las nuevas tecnologías multimedia y de Internet
para mejorar la calidad del aprendizaje facilitado el acceso a recursos y servicios
así como a la colaboración e intercambio remoto‖ (Comisión Europea, 2003)
E-learning significa literalmente aprendizaje electrónico. Constituye una
propuesta de formación que contempla su implementación predominantemente
mediante internet, haciendo uso de los servicios y herramientas que esta
tecnología provee. (Wikipedia, 2008)
―e-learning se refiere al proceso de aprendizaje a distancia que se facilita
mediante el uso de las tecnologías de la información y comunicación‖ (Barberá,
2008)
2. Educación a través de Internet: ¿Qué aporta el e-Learning a la mejora e
innovación de la enseñanza
El rápido crecimiento de la educación bajo la modalidad de e-learning, no sólo
en el contexto español, sino a nivel mundial, está desarrollándose de forma paralela al
propio avance de la sociedad de la información y de las telecomunicaciones provocado,
entre otras razones, por la reducción del coste económico de los ordenadores y de las
telecomunicaciones; por la familiaridad de las generaciones más jóvenes con Internet, la
telefonía móvil y la cultura digital; por la facilidad y mejoría en el acceso a la
tecnología de la redes (ADSL, Wifi, 3G); porque se utilizan interfaces más amigables
como son los multimedia, así como por la generalización de las tecnologías de la
información y comunicación en los hogares, en las escuelas, en las universidades, en las
empresas, en los centros culturales y demás instituciones sociales.
¿Qué aporta el e-learning a la mejora e innovación de la enseñanza?
Extender y facilitar el acceso a la formación a colectivos e individuos que no pueden
acceder a la modalidad presencial
Incrementar la autonomía y responsabilidad del estudiante en su propio proceso de
aprendizaje
Superar las limitaciones provocadas por la separación en espacio y/o tiempo del
profesor-alumnos
Gran potencial interactivo entre profesor-alumno.
Flexibilidad en los tiempos y espacios educativos
Acceder a multiplicidad de fuentes y datos diferentes de los ofrecidos por el profesor
en cualquier momento y desde cualquier lugar
Aprendizaje colaborativo entre comunidades virtuales de docentes y estudiantes
4
El e-learning es ya una realidad, pero ¿qué nuevas posibilidades y mejoras
ofrece a la educación?, ¿qué aporta esta modalidad educativa a la calidad e innovación
de la enseñanza?. Las respuestas a estas cuestiones son variadas y se han ofrecido en
diversa bibliografía. De forma breve, tal como se señala en el cuadro adjunto, podemos
indicar que el el e-learning posibilita:
- Extender los estudios y formación a colectivos sociales que por distintos
motivos no pueden acceder a las aulas convencionales. A través de los cursos y aulas
virtuales ofertados a través de Internet las instituciones educativas pueden incrementar
su oferta de cursos y programas de estudio de modo que distintas personas que por
motivos de edad, profesión o de lejanía no pueden acudir a las aulas convencionales,
cursen estos estudios desde su hogar.
- Acceder permanentemente a variadas y múltiples fuentes y recursos de
información más allá del profesor y del libro de texto. Hasta la fecha el docente y el
manual o libro de texto eran las únicas referencias que ha tenido el alumnado para el
acceso al saber. Hoy en día, Internet, permite romper ese monopolio del saber.
Cualquier alumno puede acceder al website o espacio virtual no sólo de su profesor,
sino también a una enorme variedad de recursos, sitiosweb, blogs, bases de datos, etc.
relacionados con el curso que está estudiando. Con Internet cualquier estudiante puede
utilizar desde cualquier lugar y en cualquier momento fuentes informativas y recursos
que le permitan adquirir conocimientos y saberes que van más allá de los que
proporciona su docente o manual de estudio.
- Innovar y cambiar de procesos de aprendizaje por recepción a procesos
constructivistas del conocimiento. Desde un punto de vista psicodidáctico, una de las
innovaciones más profundas que provoca la incorporación de las redes de ordenadores a
la metodología de enseñanza es que el modelo tradicional de transmisión y recepción de
la información a través de lecciones expositivas deja de tener sentido y utilidad. Todo el
conocimiento o saber que un docente necesita comunicar a su alumnado puede ser
―colgado‖ en la red de modo que lo tengan disponible cuando lo deseen. Pero lo más
relevante, es que puede utilizarse Internet como una gigantesca biblioteca universal en
la que el aula o el hogar se convierten en puntos de acceso abiertos a todo el entramado
mundial de ordenadores interconectados en el World Wide Web. En consecuencia, el
problema pedagógico no es la mera transmisión del ―saber‖, sino enseñar al alumnado a
hacer frente de modo racional a la ingente y sobrecogedora cantidad de información
disponible en una determinada disciplina científica. La formulación de problemas
relevantes, la planificación de estrategias de búsqueda de datos, el análisis y valoración
de las informaciones encontradas, la reconstrucción personal del conocimiento deben
ser las actividades de aprendizaje habituales en el proceso de enseñanza, en detrimento,
de la mera recepción del conocimiento a través de apuntes de clase. Por lo que el
profesor debe dejar de ser un ―transmisor‖ de información para convertirse en un tutor
que guía y supervisa el proceso de aprendizaje del alumnado (Adell y Salas, 1999).
- Incrementar la autonomía del alumnado sobre su propio proceso de
aprendizaje. Esta idea, vinculada estrechamente con la anterior, indica que las
tecnologías de la información y comunicación exigen un modelo educativo
caracterizado, entre otros rasgos, por el incremento de la capacidad decisional del
alumnado sobre su proceso de aprendizaje, así como por una mayor capacidad para
seleccionar y organizar su curriculum formativo. Es una idea valiosa desde un punto de
vista pedagógico y que tiene que ver con el concepto de aprendizaje abierto y flexible
(Salinas, 1999) entendido éste como la capacidad que se le ofrece al alumnado para que
establezca su propio ritmo e intensidad de aprendizaje adecuándolo a sus intereses y
necesidades.
5
- Flexibilizar el horario escolar y los espacios para el desarrollo de actividades
de docencia y aprendizaje. La incorporación de las nuevas tecnologías de la
comunicación suponen una ruptura en los modos y métodos tradicionales de enseñanza.
En consecuencia, sus efectos también tienen que ver con nuevas modalidades
organizativas de la enseñanza. El actual horario y distribución del espacio para la
actividad docente han sido útiles para un método de enseñanza basado en la transmisión
oral de la información por parte del docente a un grupo más o menos amplio de
alumnos. Sin embargo, un modelo educativo que apueste por la utilización de los
recursos telemáticos significará que el tiempo y el espacio adoptarán un caracter
flexible. Lo relevante desde un punto de vista pedagógico, en consecuencia, no es el
número de horas que están juntos en la misma clase el docente y el alumnado, sino la
cumplimentación por parte de los alumnos de las tareas establecidas y tutorizadas (en
muchos casos telemáticamente) por el docente. Para ello, el horario debe reformularse y
a su vez, dotar de nuevo sentido y utilidad los espacios físicos del aula. Uno de los
efectos más interesantes de las nuevas tecnologías sobre la enseñanza es que ésta está
adoptando un caracter de semipresencialidad, es decir, el tiempo de aprendizaje debe ser
repartido equitativamente entre la realización de tareas con máquinas y entre la
participación presencial en grupos sociales para planificar, discutir, analizar y evaluar
las tareas realizadas.
- Alterar sustantivamente los modos, formas y tiempos de interacción entre
docentes y alumnado. Las nuevas tecnologías permiten incrementar considerablemente
la cantidad de comunicación entre el profesor y sus alumnos independientemente del
tiempo y el espacio. En la enseñanza convencional, la comunicación se produce cara a
cara en horarios establecidos al efecto. Con las redes de ordenadores es posible que esta
interacción se produzca de forma sincrónica (mediante la videoconferencia o a través
del chat) o bien asincrónica (mediante el correo electrónico o el foro de discusión). Esto
significa que cualquier alumno puede plantear una duda, enviar un trabajo, realizar una
consulta, ..., a su docente desde cualquier lugar y en cualquier momento. Lo cual
implicará una reformulación del papel docente del profesor. Como hemos dicho antes,
el modelo de enseñanza a través de redes hace primar más el rol del profesor como un
tutor del trabajo académico del alumno, que como un expositor de contenidos.
- Facilitar la colaboración entre docentes y estudiantes más allá de los límites
físicos y académicos del centro educativo al que pertenecen. Los sistemas de
comunicación e intercambio de información que son posibles a través de redes de
ordenadores (WWW, chat, e-mail, ftp, videoconferencia, foros, etc.) facilitan que
grupos de alumnos y/o profesores constituyan comunidades virtuales de colaboración en
determinados temas o campos de estudio. De esta forma cualquier docente puede
ponerse en contacto con colegas de otros centros y planificar experiencias educativas de
colaboración entre su alumnado. Existen, en nuestro contexto académico, algunas
experiencias en este sentido que han demostrado su utilidad y beneficios pedagógicos.
En este sentido, el e-learning abre la posibilidad a crear comunidades virtuales
educativas configuradas por docentes y alumnos de distintas instituciones y centros
formativos.
3. Enseñanza presencial con Internet, blended learning y e-learning a distancia
El e-learning es un concepto que se refiere a una determinada modalidad de
organización, desarrollo y evaluación de los procesos de enseñanza-aprendizaje que se
materializa o tiene lugar a través de espacios pedagógicos creados digitalmente y que
6
reciben el nombre de aula virtual. Por ello este concepto está estrechamente vinculado
al de e-learning.
Tradicionalmente el e-learning se ha vinculado con la educación a distancia.
Evidentemente, las aulas virtuales de e-learning son poderosas herramientas que han
permitido incrementar la calidad de los procesos formativos a distancia, y los estudios
ofertados por este tipo de instituciones educativas han sido pioneros en el desarrollo del
e-learning. Sin embargo, como ya apuntamos anteriormente, hoy en día los recursos
educativos distribuidos a través de la Web bien abiertos y públicos, bien en espacios
cerrados virtuales dentro de plataformas- también son empleados en diversidad de
situaciones presenciales. De este modo, podemos identificar tres grandes modelos
formativos de e-learning caracterizados por la utilización de los recursos de Internet, en
general, y de las aulas virtuales de forma más específica en función del grado de
presencialidad o distancia en la interacción entre profesor y alumnado. Estos tres
grandes modelos a los que nos referimos son los siguientes (véase cuadro).
Modelos formativos apoyados en e-learning
Modelo de enseñanza
presencial con apoyo de
Internet
Modelo semipresencial o de
blended learning
Modelo a distancia o de
educación on line
Internet y específicamente el
aula virtual es un complemento o
anexo a la docencia presencial
A veces se utiliza el aula virtual
en salas de informática bajo
supervisión del docente. En otras
ocasiones el aula virtual es un
recurso de apoyo para el estudio
del alumno en su hogar.
Integración y mezcla de clases
presenciales con actividades
docentes en aula virtual
Titulaciones on line (asignaturas,
cursos, máster, doctorado)
ofertados a distancia través de
campus virtuales
Se mantiene el modelo
presencial de docencia: en
horarios y en aulas tradicionales
No hay diferenciación nítida
entre procesos docentes
presenciales y virtuales. Existe
un continuum en el proceso
educativo
Apenas hay encuentro físico o
presencial entre alumnos y
profesores. Casi toda el proceso
educativo es a distancia
En este modelo se utiliza el aula
virtual de forma similar a una
fotocopiadora: para que los
estudiantes tengan acceso a los
apuntes/ejercicios de la
asignatura
Se innova el modelo presencial
de docencia: en los horarios, en
los espacios y en los materiales
Lo relevante son los materiales
didácticos y el aula virtual
El aula virtual se concibe como
un espacio de información: se
ofrece programa asignatura,
horarios, tutorías, calificaciones,
apuntes, etc. Existe poca
comunicación e interacción
social a través del aula virtual
El aula virtual es un espacio para
la información, la actividad de
aprendizaje y la comunicación
entre profesores y alumnos
Cobra mucha importancia la
interacción social entre los
estudiantes y el docente
mediante los recursos virtuales
1. Modelo de docencia presencial con Internet: el aula virtual como complemento
o recurso de apoyo.
Este modelo representa el primer nivel o ámbito inicial y básico de uso
de las aulas virtuales y otros recursos de Internet (como webs personales, blogs,
correo electrónico) por la mayor parte del profesorado que comienza a explorar
el uso de Internet en su docencia. Consiste en plantear el aula virtual como un
7
apéndice o anexo de la actividad docente tradicional. Es decir, el profesor no
cambia ni los espacios de enseñanza que habitualmente utiliza, ni el tipo de
actividade que plantea a sus estudiantes ni las formas que emplea de
comunicación con los mismos. El aula virtual en este modelo se comvierte en un
recurso más que tiene el profesor a su alcance junto con los que ya dispone:
pizarra, laboratorio, seminario, o cañón de proyección multimedia.
Normalmente el uso de estas aulas virtuales son para transmitir
información: es decir, colgar los apuntes y otros documentos de estudio de la
asignatura, el programa de la mismas, los horarios de tutorías en el despacho o
las calificaciones de los trabajos y exámenes de los estudiantes. El aula virtual
en este modelo es un híbrido entre la fotocopiadora y el tablón de anuncios ya
que lo que prima es la información. Por otra parte apenas existe comunicación
entre los estudiantes y entre éstos y el docente. Asimismo no es habitual el
plantear tareas o actividades para que sean cumplimentadas a través del aula
virtual. En síntesis, en este modelo de uso de aula virtual lo relevante sigue
siendo el proceso de enseñanza presencial del aula física (exposiciones
magistrales, debates, prácticas de laboratorio, …). El profesor sigue haciendo lo
de siempre, pero apoyado en un recurso tecnológico.
2. Modelo de docencia semipresencial: el aula virtual como espacio combinado
con el aula física o blended learning
Este segundo modelo se caracteriza por la yuxtaposición o mezcla entre
procesos de enseñanza-aprendizaje presenciales con otros que se desarrollan a
distancia mediante el uso del ordenador. Es denominado como blended learning
(b-learning), enseñanza semipresencial o docencia mixta (Bartolomé, 2004;
2008; Cabero y Llorente, 2008;). El aula virtual no sólo es un recurso de apoyo a
la enseñaza presencial, sino también un espacio en el que el docente genera y
desarrolla acciones diversas para que sus alumnos aprendan: formula preguntas,
abre debates, plantea trabajos, … En este modelo se produce una innovación
notoria de las formas de trabajo, comunicación, tutorización y procesos de
interacción entre profesor y alumnos.
La enseñanza semipresencial o b-learning requiere que el docente
planifique y desarrolle procesos educativos en los que se superponen tiempo y
tareas que acontecen bien en el aula física, bien en el aula virtual sin que
necesariamente existan incoherencias entre unas y otras. Asimismo el profesor
debe elaborar materiales y actividades para que el estudiante las desarrolle
autónomamente fuera del contexto clase tradicional. Evidentemente dentro de
este modelo existen variantes o grados en función del peso temporal y de trabajo
distribuido ente situaciones presenciales y virtuales.
3. Modelo de docencia a distancia: el aula virtual como único espacio educativo
El tercer modelo representa la actualización de la modalidad clásica de
educación a distancia, pero desarrollada en entornos exclusivamente virtuales.
Apenas se produce contacto físico o presencial entre profesor y estudiantes ya
que la mayor parte de las acciones docentes, comunicativas y de evaluación
tienen lugar en el marco del aula virtual. Este modelo es el que tradicionalmente
se conoce como e-learning, aunque las distinciones entre el blearning y el e-
learning son cada vez más difusas.
8
En esta modalidad educativa el material o recursos didácticos multimedia cobran
una especial relevancia ya que el profeso de aprendizaje de los estudiantes estará
guiado, en su mayor parte, por los mismos. Asimismo la interacción
comunicativa dentro del aula virtual es un factor clase y sustantivo para el éxito
del estudiante. A su vez exige una organización institucional compleja y
relevante que oferte estos estudios a distancia (Bates, 2001; García Arieto y
otros, 2007)
4. Las aulas virtuales como entornos de enseñanza-aprendizaje: características y
dimensiones pedagógicas implicadas
El aula virtual, como hemos señalado, es un concepto íntimamente asociado al
de e-learning. Podríamos definir un aula virtual como un espacio o entorno creado
virtualmente con la intencionalidad de que un estudiante obtenga experiencias de
aprendizaje a través de recursos/materiales formativos bajo la supervisión e interacción
con un profesor. Como afirma Turoff (1995) una ―clase o aula virtual es un entorno de
enseñanza y aprendizaje inserto en un sistema de comunicación mediado por
ordenador‖. A través de ese entorno el alumno puede acceder y desarrollar una serie de
acciones similares a las que acontecen en un proceso de enseñanza presencial como
conversar, leer documentos, realizar ejercicios, formular preguntas al docente, trabajar
en equipo, etc. Todo ello de forma simulada sin que medie una interacción física entre
docentes y discentes. Este espacio de encuentro educativo no es azaroso, sino
intencional, regulado, planificado y dirigido por el docente. Esto implica que el
estudiante cuando accede a un aula virtual debe obtener experiencias o vivencias de
situaciones potenciales de aprendizaje, de forma similar, a lo que le ocurre en los
escenarios presenciales: por ejemplo, leer textos, formular preguntas, resolver
problemas, entregar trabajos, participar en un debate o elaborar un diario personal por
citar algunas tareas habituales en este tipo de aulas.
En consecuencia, en un aula virtual pudiéramos identificar cuatro grandes
dimensiones pedagógicas (ver figura adjunta).
- Dimensión informativa. Esta dimensión se refiere al conjunto de recurso, materiales
o elementos que presentan información o contenido diverso para el estudio autónomo
por parte del alumnado. Sería lo equivalente, por una parte, a los apuntes que el profesor
expone en clase que en el contexto del aula virtual pueden adoptar distintos formatos de
documentos (texto escrito bien en Word o ODT, bien en formato PDF). Asimismo
también pueden incluir el conjunto de recursos o materiales que ayudan a los
estudiantes a comprender mejor esos contenidos como son las presentaciones
Dimensión
PRÁXICA
(actividades y experiencias de
aprendizaje bien individual, bien
colectiva)
Dimensión
TUTORIAL Y EVALUATIVA
(seguimiento y valoración del aprendizaje
por el profesor)
Dimensión
COMUNICATIVA
(interacción social entre estudiantes y
docente)
DIMENSIONES PEDAGÓGICAS DE UN AULA VIRTUAL
9
multimedia, las representaciones gráficas, los mapas conceptuales, los videoclips o las
animaciones.
Por otra parte, la información o contenido presentada en el aula virtual puede
complementarse con otro tipo de archivos, documentos, sitiosweb o recursos diversos
que el profesor selecciona previamente y oferta al alumnado en dicha aula virtual
mediante enlaces o hipervínculos. Este conjunto de enlaces hacia otros materiales de
Internet permitirán a los estudiantes ampliar el contenido de estudio o acceder
autónomamente a nuevos recursos de estudio del curso o asignatura.
La dimensión informativa en un aula virtual, en consecuencia se refiere a todo el
conjunto de materiales de distinta naturaleza (textual, multimedia, gráfica, audiovisual)
que muestran o ayudan a los estudiantes a acceder autónomamente a los conocimientos
objeto de estudio.
- Dimensión práxica. Esta dimensión se refiere al conjunto de acciones, tareas o
actividades que los estudiantes tienen que realizar en el aula virtual planificadas por el
docente para facilitar experiencias de aprendizaje. Estas tareas o actividades pueden ser
de diverso tipo:
Participar en foros de debate
Leer y redactar de ensayos
Realizar un diario personal
Plantear y analizar casos prácticos
Buscar información sobre un tema específico
Crear una base de datos
Elaborar proyectos en grupo
Resolver de problemas y/o ejercicios
Planificar y desarrollar una investigación
Desarrollar trabajos colaborativos mediante wikis
Realización de webquests y cazas del tesoro
etc.
El abanico de posibles tareas o actividades a plantear a los estudiantes en el aula
virtual es amplio y lo que se persigue es que éstos desarrollen una experiencia activa en
la construcción del conocimiento. Por ello podría indicarse que la dimensión práctica de
un aula virtual representa un entorno en el cual el estudiante se enfrenta a situaciones de
aprendizaje que implica la activación de distintas habilidades y estrategias tanto
cognitivas, actitudinales como sociales. En la medida de que el docente realice una
adecuada planificación y selección de tareas el modelo de enseñanza implícito en el aula
virtual éste tenderá a favorecer un proceso de aprendizaje por recepción (si la mayor
parte de las tareas planteadas son de naturaleza repetitiva) o bien un proceso de
aprendizaje constructivo (si la mayor parte de las tareas solicitan la búsqueda y análisis
activo del conocimiento).
- Dimensión comunicativa. Esta dimensión hace referencia al conjunto de recursos
y acciones de interacción social entre estudiantes y el profesor. Esta comunicación se
produce a través de herramientas telemáticas tales como los foros, los chats, la
mensajería interna, el correo electrónico, la videoconferencia o la audioconferencia.
La dimensión comunicativa en un aula virtual es una dimension sustantiva para la
calidad educativa de los procesos de enseñanza-aprendizaje desarrollados a través de e-
learning. Si se desconsideran o son poco utilizados estos recursos de comunicación
probablemente el aula virtual se convierta en un mero repositorio de documentos y
ficheros, pero sin la fluidez y calor humano de una actividad educativa. En este sentido
10
el docente debe propiciar y motivar de modo constante la participación de los
estudiantes en los distintos espacios habilitados al efecto en el aula virtual.
Normalmente a mayor grado de comunicación entre los estudiantes y entre éstos y el
profesor también se incrementa la motivación, implicación y rendimiento del alumnado
en las tareas propuestas.
- Dimensión tutorial y evaluativa. Esta dimensión hace referencia a las funciones
docentes o papel que el profesor debe realizar en el marco de un curso virtual. En la
literatura especializada en esta temática se insiste en la figura y papel del tutor a
distancia como el elemento clave para el éxito de esta modalidad educativa. En esta
línea, la bibliografía coincide en que el docente debe desarrollar más el papel de
supervisión y guía del proceso de aprendizaje del alumno que cumplir el rol de
transmisor del conocimiento. Esta idea central supone asumir un modelo de profesor
como tutor o dinamizador de actividades de aprendizaje que domine las siguientes
habilidades:
Habilidades de motivación, refuerzo, y orientación sobre hábitos de estudio. Romper
la soledad del alumno en línea es uno de los retos didácticos planteados. El profesor
debe saber planificar actividades interesantes y basadas en expectativas e intereses
del alumno. Reforzar la participación y trabajo del alumno, mediante un difícil
equilibrio entre el aliento y aplauso de los éxitos o reconocimiento del esfuerzo y la
exigencia de trabajo y demanda de más dedicación.
Habilidades de organización y dinamización de actividades grupales. Organizar
actividades entre pequeños grupos es un gran estimulante para el alumno en línea.
Requiere dividir grupos y clasificarlos ordenadamente en las fichas de seguimiento
así com disponer de herramientas específicas para el trabajo en grupo.
Habituación a entornos telemáticos de trabajo. Igual que el alumno, el profesor ha
de trabajar bajo un entorno virtual específico, con una propuesta específica que en
muchas ocasiones no han sido planificadas o construidas por él mismo. La
actualización de tareas inmediatas y calendarios, el seguimiento de las tutorías
grupales en los foros, la gestión de materiales de estudio complementarios para
todos, las consultas individuales, la configuración (en su caso) de exámenes etc, se
organizan en una distribución de pantallas donde el profesor realiza su trabajo y su
habituación requiere de un periodo de práctica o entrenamiento.
Uso didáctico adecuado de los instrumentos telemáticos. El correo electrónico, los
foros, los tablones de noticias, los boletines periódicos, los chats y
videoconferencias o los formularios automáticos de evaluación, son instrumentos
educativos con usos específicos para la docencia. El tutor o docente en línea, es
evidente que, tiene que poseer las habilidades informáticas de uso de los mismos, y
saber utilizarlos pedagógicamente a lo largo de todo el proceso de implementación
de un curso a distancia.
En líneas generales podemos señalar que las tareas implicadas en un curso de e-
learning para el tutor o profesor son las siguientes:
- tutorías individuales (contestación a preguntas en correo electrónico);
seguimiento de los foros de debate y participación en los mismos; realización de
tutoría grupal (exposición magistral de contenidos, explicación organizativa de
actividades);
- actualización de tablones o boletines (modificación de fechas, calendarios y
actividades, recordatorios y otros imprevistos);
- evaluación de trabajos (lectura y corrección de trabajos, valoración de
participaciones en foros, notificación de evaluaciones);
11
- control y seguimiento a través de estadísticas de los accesos y tiempos de
utilización del aula virtual por los estudiantes:
- coordinación con otros profesores (cambio de fechas, secuenciación de
contenidos, continuidad de actividades, reuniones de planificación, seguimiento y
evaluación).; y
- siempre que sea posible, seguimiento del curso a través de un diario personal
donde se recojan distintos datos e incidencias de la implementación del mismo.
Por su parte, Barberá (2008) señala otro tipo de clasificación de los elementos o
componentes básicos que configuran un aula o clase virtuales son los siguientes:
componentes de planificación, de consulta, de comunicación y de seguimiento (ver el
siguiente cuadro).
COMPONENTES DE UNA CLASE VIRTUAL (Barberá, 2008)
Planificación
Consulta
Comunicación
Seguimiento
Guías de
estudio y planes
de trabajo
Calendarios
Presentaciones
de módulos
Materiales de estudio
Direcciones
electrónicas de
referencia
Biblioteca virtual
Herramientas de
comunicación: chats,
foro debate, correo
electrónico, tablón
docente, grupos de
trabajo
Estadísticas de
asistencia y rendimiento
Herramientas de
apoyo y evaluación
Aplicativos para
calificaciones
5. La planificación didáctica de aulas virtuales. Un decálogo para docentes
Un aula virtual debiera crearse y desarrollarse teniendo en cuenta un conjunto de
principios y criterios didácticos similares a la planificación de cualquier otro curso o
actividad formativa independientemente de que se desarrolle de modo presencial o a
distancia. Por ello podemos afirmar que el diseño de un curso o aula virtual es
fundamentalmente es una tarea, al menos para el profesorado, más pedagógica que
tecnológica6. La identificación de los objetivos de aprendizaje, la selección y
estructuración de los contenidos, la planificación de actividades y experiencias de
aprendizaje, junto con la planificación de los criterios y tareas de evaluación son los
principales elementos que deben ser abordados en el diseño de un curso de naturaleza
virtual (Belanger y Jordan, 2000; Marcelo et al., 2002; Barbera, E. y Badia, A., 2004;
Ally, 2008).
En líneas generales, las características o principios en los que se debieran inspirar el
diseño o planificación de este tipo de cursos y materiales de e-learning serían:
- Adaptación a las características y necesidades del alumnado. El curso y material de
un aula virtual debe ser diseñado teniendo en cuenta no sólo los aspectos o
consideraciones epistemológicas o científicas de la materia que se imparte, sino
también las características de los usuarios/alumnos potenciales. Ello implica
identificar y analizar los prerrequisitos de conocimiento previo que debe poseer
nuestro alumnado (tanto tecnológicos como científicos) para utilizar y entender sin
grandes dificultades el material electrónico elaborado.
- Desarrollo de procesos de aprendizaje constructivista. El aula virtual, en la medida
de lo posible, no sólo debiera ofrecer información nocional de modo expositivo,
sino que debiera incorporar actividades que faciliten un aprendizaje por
6 Existen distintos trabajos que han abordado los criterios y principios psicopedagógicos que configuran
una teoría de la enseñanza del eLearning (ver, especialmente, Anderson, 2008).
12
descubrimiento y/o constructivista. Dicho de otro modo, el material no debe generar
o provocar procesos de aprendizaje pasivos y memorísticos en el alumnado sino
todo lo contrario. Debe propiciar y ofrecer las pautas y guías para que el alumnado
construya y elabore por mismo, o en colaboración con los otros, el conocimiento
que debe adquirir, que cuestione las ideas o conceptos que se le ofrecen, que
compare las teorías y/o modelos antagónicos,…, en definitiva, el material didáctico
y las actividades incorporadas a un aula virtual tienen que propiciar un proceso de
aprendizaje activo por parte del alumnado. En ese sentido, recomendamos que se
tengan en cuenta cuatro ejes o criterios básicos tal como se señalan en la figura
siguiente:
- Presentación del programa didáctico y de las guías de estudio/trabajo autónomo. El
aula virtual tiene que indicarle al alumnado qué se espera que aprenda (los
objetivos), cuáles son los conocimientos que tiene que adquirir (los contenidos),
cómo será el proceso de enseñanza que se va a desarrollar en esa asignatura (la
metodología) y cómo se le medirá y controlará su rendimiento académico
(evaluación). En definitiva, el material didáctico de un curso de e-learning también
tiene que incorporar el programa de la asignatura así como las directrices u
orientaciones claras de qué se le pide al estudiante en cada actividad y de los
procedimientos para cumplimentarlas exitosamente. Estas guías son las que
permitirán el trabajo autónomo del estudiante.
- Incorporación de recursos hipertextuales y multimedia. El material debe ser
diseñado incorporando un formato de presentación de la información de naturaleza
multimedia (es decir, que se incluyan recursos de tipo textual, gráfico, sonoro,
icónico y audiovisual). Asimismo la organización de la información debe seguir un
modelo hipertextual en cuanto que las unidades o segmentos de información están
conectados entre sí, y debe incorporar, siempre y cuando se considere oportuno,
documentos o textos complementarios en ficheros o archivos que puedan ser
abiertos o descargados para su posterior estudio. Este conjunto de recursos pueden
estar incorporados directamente dentro de la propia aula virtual o estar enlazados
con otros recursos distribuidos en Internet.
- Diseño de una interface amigable y de fácil de navegación. El aula virtual debe
ser diseñada teniendo en cuenta que, en la mayor parte de los casos, será utilizada en
un contexto alejado de la presencia física del profesor. Es decir, el material debe
prever que el alumno o grupo de alumnos estarán sólos cuando utilizan el material.
En consecuencia, deben incorporarse todos los elementos y recursos de apoyo al
estudio que faciliten el proceso de aprendizaje: orientaciones claras de cómo se
CRITERIOS BÁSICOS PARA UN MODELO DE
ENSEÑANZA-APRENDIZAJE CONSTRUCTIVISTA EN
AULAS VIRTUALES
Que el alumno/a aprenda “haciendo”
cosas: leer, buscar, resolver problemas,
elaborar proyectos, analizar, debatir, etc.
Que exista una intensa y constante
interacción comunicativa entre el
docente y el alumnado
Que existan objetivos,
guías/planes de trabajo y criterios
de evaluación claramente definidos
Que el alumnado tenga experiencias
activas con el conocimiento de forma
individual y colectiva
13
navega por el material, actividades y soluciones, lecturas de textos, ejercicios de
autoevaluación, etc.
- Utilización continuada de recursos de comunicación. El último criterio hace
referencia a que en el material se incorporen elementos de comunicación
interpersonal propios de Internet como son: el correo electrónico, el chat, la
videoconferencia, los foros de debate, los blogs, wikis o la transferencia de ficheros.
Ello facilitará la interacción social entre los estudiantes y el docente de forma que
éstos puedan comunicarse de forma fluida bien para el desarrollo de las tareas de
tutorización y seguimiento, o para el trabajo colaborativo entre alumnos.
Del conjunto de estos criterios generales pudiéramos derivar algunos consejos-guía
dirijidos al profesorado a modo de decálogo de las características de un modelo de
enseñanza en aulas virtuales que favorezca un proceso de aprendizaje en los estudiantes
de naturaleza constructivista, los cuales hemos sintetizado en el siguiente cuadro:
DECÁLOGO PARA LA PLANIFICACIÓN Y DESARROLLO DE
UN MODELO CONSTRUCTIVISTA DE ENSEÑANZA EN UN
AULA VIRTUAL
1. Crear espacios para que los estudiantes hablen y se comuniquen
permanentemente: foros, chat, email, blogs, ...
2. Plantear tareas que exijan la actividad intelectual del alumno: leer,
escribir, analizar,
buscar, reflexionar, elaborar, valorar, etc
3. Combinar tareas individuales (ensayos, diarios/blogs), con otras
colectivas (wikis, glosarios, evaluación compartida, ...)
4. Ofrecer un calendario detallado con las tareas del curso
5. Incorporar guías y recursos para la realización autónoma
de las actividades (orientaciones precisas del proceso paso a paso, y
enlaces/documentos necesarios)
6. Estimular la motivación, y participación del alumnado (poniendo noticias
curiosas, juegos, videoclips, formulando preguntas en el foro...)
7. Incorporar documentos de consulta sobre el contenido en distintos
formatos (documentos de texto, pdf, diapositivas, mapas conceptuales,
animaciones, videoclips, postcast de audio, …)
8. Mantener de forma periódica tablón de noticias del profesor
9. Establecer públicamente los criterios de evaluación
10. Ofrecer tutorización y feedback continuo entre el profesor y cada
alumno/a, sobre todo en los resultados de evaluación
6. El e-learning también es tecnología: Las plataformas y los estándares en los
objetos y diseños de aprendizaje
Además de las características y criterios pedagógicos anteriormente expuestos
con relación al diseño y desarrollo de la actividad docente en las aulas virtuales, otro
aspecto altamente relevante del e-learning tiene que ver con el software y la
compatibilidad entre el mismo para el desarrollo de cursos y materiales didácticos
virtuales. A continuación vamos a analizar alguna de las cuestiones más problemáticas
que han rodeado a lo que se conoce como la estructura o arquitectura de las plataformas
informáticas que soportan al e-learning. Por una parte definiremos qué es una
plataforma de e-learning y haremos referencia a la polémica entre aquellas de naturaleza
comercial y de uso libre. También aboradaremos la problemática de los estándares entre
los denominados los objetos de aprendizaje y los diseños de procesos de aprendizaje.
14
6.1 Qué es una plataforma de e-learning
En informática se entiende ―plataforma‖ como una arquitectura hardware o una
estructura de soporte (framework) de software que permite que el software sea
ejecutado. La arquitectura de un ordenador, el sistema operativo, los lenguajes de
programación y las correspondientes librerías de ejecución y la interfaz gráfica de
usuario son partes típicas de una plataforma. En e-learning, se entiende por plataforma
un VLE (Virtual Learning Environment), un ―Entorno Virtual de Aprendizaje‖ aunque
también recibe otros nombres, que indican variaciones en sus funciones y componentes:
Learning Management System (LMS), Course Management System (CMS), Learning
Content Management System (LCMS), Managed Learning Environment (MLE),
Learning Support System (LSS), Online Learning Centre (OLC) o Learning Platform
(LP). En Estados Unidos se usan los términos CMS y LMS. En el Reino Unido y
diversos países europeos se utilizan los términos VLE y MLE, aunque para designar
aplicaciones diferentes: un VLE es un subsistema de un MLE, una infraestructura
amplia de sistemas de información que apoyan y facilitan el aprendizaje electrónico en
una organización.
La BECTA (British Educational Communications and Technology Agency), la
agencia que lidera el desarrollo y la implantación de las tecnologías de la información y
las comunicaciones en educación en el Reino Unido, ha acuñado el término Learning
Platform para describir el conjunto de hardware, software y servicios de apoyo
organizados para ―posibilitar formas más efectivas de trabajar dentro y fuera del aula‖7.
Una plataforma posee diversos componentes que posibilitan distintos tipos de
funciones, aunque puede variar notablemente de unas a otras el énfasis de cada
subsistema:
Gestión de contenidos de aprendizaje: creación, almacenamiento y
reutilización de recursos y contenidos de aprendizaje.
• Planificación del currículum: herramientas y capacidad de almacenamiento
para planificar el currículum, personalización, diseño de actividades de
enseñanza/aprendizaje, etc.
• Administración y participación de los estudiantes: acceso a la información,
herramientas y recursos de los estudiantes, asistencia, horarios, portafolios electrónicos
e información para la gestión.
Herramientas y servicios de comunicación: correo electrónico y mensajería,
foros de debates, blogs, etc.
Desde el punto de vista didáctico, una plataforma ofrece soporte tecnológico a
profesores y estudiantes para optimizar distintas fases del proceso de
enseñanza/aprendizaje: planificación, desarrollo y evaluación del currículum. Véase el
siguiente cuadro en el que se detallan las potenciales herramientas que pueden ser
ofertadas a través de una plataforma de e-Learning.
HERRAMIENTAS POTENCIALES QUE PUEDEN ESTAR INCLUIDAS EN
UNA PLATAFORMA PARA EL E-LEARNING (Boneu, 2007)
Herramientas orientadas al
aprendizaje
Foros
Buscador de foros
e-portafolio.
Intercambio de archivos
Soporte de múltiples formatosde archivos, como
7 BECTA (2007). ―What is a learning platform? Accesible:
http://schools.becta.org.uk/index.php?section=re&rid=12887. Consultado el 31/8/2008.
15
por ejemplo HTML, PDF, Word, Excel, Acrobat, entre
otros.
Herramientas de comunicación síncrona (chat): para
el intercambio de mensajes entre los participantes
Herramienta de comunicación asíncrona (correo electrónico
o mensajería).
Servicios de presentación multimedia (videoconferencia,
vídeo, pizarra electrónica, entre otros)
Diario (blogs)
Blogs de asignaturas,.
Weblogs individuales de alumnos
Weblogs grupales de alumnos.
Wikis
Herramientas orientadas a la
productividad
Anotaciones personales o favoritos (bookmarks)
Calendario y revisión del progreso
Ayuda en el uso de la plataforma
Buscador de cursos
Mecanismos de sincronización y trabajo fuera de línea
Control de publicación, páginas caducadas y enlaces
rotos
Noticias del lugar
Avisos de actualización de páginas, mensajes a foros y
envío automático
Soporte a la sindicación de contenidos (RSS, News,
PodCast, etc.)
Herramientas para la
implicación de los estudiantes
Grupos de trabajo
Autovaloraciones
Rincón del estudiante (grupos de estudio).
Perfil del estudiante
Herramientas de soporte
Autenticación de usuarios
Asignación de privilegios en función del rol del usuario
Registro de estudiantes
Auditoría
Herramientas destinadas a la
publicación de cursos y
contenidos
Tests y resultados automatizados
Administración del curso
Apoyo al creador de cursos
Herramientas de calificación en línea
Seguimiento del estudiante
Herramientas para el diseño de
planes de estudio
Conformidad con la accesibilidad
Reutilización y compartición de contenidos
Plantillas de curso
Administración del currículum.
Personalización del entorno (look and feel)
Herramientas para el diseño de la educación
Conformidad con el diseño de la educación (estándares IMS, AICC y ADL)
Sistemas/Herramientas para la
gestión del conocimiento en el
ámbito educativo
Sistemas integrales de conocimiento
Los sistemas mediadores de información
Librerías digitales o repositorios
Sistemas basados en ontologías
Sistemas basados en folcsonomías
6.2 ¿Plataformas comerciales vs. libres?
En los últimos años se han producido dos movimientos notables en el campo de
las plataformas de aprendizaje. El primero ha sido la popularización de las plataformas
libres o de código abierto, gratuitas y con arquitecturas modulares y basadas en
estándares que permiten su ampliación/modificación/adaptación a las necesidades de los
usuarios y que han revolucionado un mercado dominado por unas pocas empresas con
precios muy elevados. El caso más notable es el de Moodle8 y, en menor medida Sakai9.
8 Moodle: http://moodle.org
9 Sakai: http://sakaiproject.org/
16
Las plataformas libres han posibilitado que cualquier centro docente, de cualquier nivel
educativo, pueda disponer a coste muy bajo de una plataforma de aprendizaje sin
depender de iniciativas institucionales. Moodle, por ejemplo, tiene más de 49.000
instalaciones registradas en todo el mundo10, con más de 23,5 millones de usuarios.
Actualmente11 hay 312 instalaciones de más de 10.000 usuarios. gran parte del éxito de
Moodle se debe a su comunidad de usuarios/desarrolladores, que desarrollan módulos y
complementos a medida de sus necesidades y que han traducido la plataforma más de
70 idiomas. El espaldarazo definitivo de Moodle fue la decisión de la Open University
británica, una de las mayores y más prestigiosas instituciones de enseñanza a distancia
del mundo, de desarrollar una nueva plataforma para sus más de 200.000 alumnos sobre
Moodle12.
La perspectiva de los autores de este texto se decanta abiertamente a favor del
uso de las plataformas libres frente a las privativas comerciales: menores costes totales
(instalación y mantenimiento), funcionalidades comparables o superiores a las de las
plataformas comerciales, amplia base de usuarios/desarrolladores que, además prestan
soporte técnico gratuitamente, empresas locales de servicios que ofrecen servicios sobre
dichas plataformas, contenidos en formatos libres, ―migrables‖ y no cautivos en la
plataforma, libertad para desarrollar nuevas funcionalidades e integrarlas en la
plataforma, soluciones gestionadas, etc. La lista de ventajas es lo suficientemente
grande para recomendar de manera inequívoca las plataformas libres sobre las
privativas.
La segunda tendencia importante de la que queremos hacernos eco es la
evolución de las plataformas de aprendizaje con el advenimiento de la web 2.0 y el
conjunto de herramientas y servicios relacionados. Las plataformas de aprendizaje han
ido incorporando sus propias versiones de herramientas típicamente 2.0 y/o facilitando
la integración con servicios externos: titulares RSS, favoritos compartidos, blogs, wikis,
incrustación de elementos multimedia, etiquetas o tags, redes sociales, etc. De hecho, el
impacto de las ideas que están en la base de la web 2.0 y de los cambios del propio
concepto de la Internet como espacio social para crear y compartir artefactos digitales y
de lo que los usuarios esperan de la red ha supuesto que numerosos autores cuestionen
el propio concepto de las plataformas de aprendizaje. Hace un par de años apareció el
concepto de PLE (Personal Learning Environment) como complemento o, visión más
radical, sustitución de la plataforma de aprendizaje institucional, centrada en los
materiales, gestionada por el profesor, que remeda y reproduce electrónicamente las
prácticas educativas más tradicionales del aula. El futuro de las plataformas pasará
previsiblemente por la incorporación de algunos conceptos clave de los PLEs como
espacios para integrar los recursos propios y ajenos, disponibles en la Internet, para
compartirlos con los demás aprendices. Pero este tema será objeto de tratamiento más
adelante.
6.3 Estándares de aprendizaje
Uno de los temas que más interés ha suscitado en el campo de la tecnología
educativa en la última década es el de los estándares de e-learning. Los estándares, en
general, pueden definirse como "acuerdos documentados que contienen especificaciones
técnicas u otros criterios precisos para ser utilizados consistentemente como reglas,
directrices o definiciones de características a fin de asegurar que materiales, productos,
procesos y servicios se ajustan a su propósito" (Bryden, 2003). Feng (2003, p. 99), por
10 Véase en línea las estadísticas de Moodle: http://moodle.org/stats/
11 Consulta realizada el 31/8/2008
12 eGov Monitor (2005): http://www.egovmonitor.com/node/3460
17
su parte, los define como ―el proceso por el cual la forma o función de un artefacto o
técnica llega a ser especificado. La especificación resultante -códigos, reglas,
orientaciones, etc.- son llamados estándares‖. Los estándares se crean, en teoría, para
―simplificar la utilización de tecnologías existentes y nuevas, centrándose en los
interfaces y la interoperabilidad, reduciendo costes y complejidad, abriendo mercados y
promoviendo un acceso más amplio a productos y servicios.... Los estándares favorecen
la aparición de reglas y acuerdos sobre las mejores prácticas (compartidas y adoptadas a
escala global) que ayudan a garantizar la seguridad y desarrollar la confianza y la
protección de los consumidores, mientras respetan los intereses legítimos de todos los
interesados‖ (Bryden, 2003). En e-learning los estándares intentan asegurar la
interoperabilidad, la portabilidad y la reusabilidad de contenidos, metadatos y procesos
educativos (Friesen, 2005).
En e-learning, dada la importancia de la plataforma, los estándares se centran
esencialmente en la comunicación entre dispositivos de procesamiento de la
información, la interacción máquina-máquina.
Las dos especificaciones más interesantes desde nuestro punto de vista son las
referidas a los contenidos y materiales de aprendizaje (el concepto de ―objeto de
aprendizaje‖) y a los procesos de enseñanza/aprendizaje (el ―diseño del aprendizaje‖). A
continuación introduciremos brevemente ambos conceptos. Sin embargo, dada la
prolijidad de los procesos de diseño y aprobación de estándares, los organismos
internacionales implicados, la complejidad técnica de las especificaciones, etc.
remitimos al lector a la introducción de Adell, Bellver y Bellver (en prensa) sobre este
tema.
6.4 Estándares de objetos de aprendizaje
Un objeto de aprendizaje es una unidad de contenido educativo discreta y
reutilizable en formato digital. En la literatura se ha explicado el concepto de objeto de
aprendizaje mediante diversas metáforas: piezas de LEGO de pequeño tamaño,
conformes a algún tipo de estándar, de modo que se pueden ensamblar para formar todo
tipo de objeto, pieza a pieza o incluso combinando conjuntos preexistentes elaborados
por otros autores, para crear así contenidos de mayor extensión. Otra metáfora habitual
proviene de construcción. La mayoría de los elementos empleados en un edificio
puertas, ventanas, tejas, enchufes... son materiales prefabricados y es su conformidad a
estándares lo que permite usarlos a posteriori para construir cualquier tipo de edificio.
En general, los objetos de aprendizaje son unidades o componentes de contenidos
reutilizables y de formato estandarizado que permiten su uso en diversas plataformas,
aquellas que soportan los estándares comunes de objetos.
Los objetos de aprendizaje deberían tener las siguientes características:
Accesibilidad: la posibilidad de localizar los objetos, acceder a ellos y disponer
de ellos por red desde una ubicación remota.
Interoperabilidad: compatibilidad de los objetos con plataformas y herramientas
informáticas diversas.
Durabilidad: la capacidad de resistir la evolución tecnológica sin necesidad de
recodificar o rediseñar a fondo los objetos.
Reusabilidad: flexibilidad para incorporar y utilizar los objetos en contextos
educativos diversos.
Asequibilidad: reducción de tiempo y de costes en general en los procesos de
enseñanza-aprendizaje.
18
Sin embargo, a la hora de llegar a una definición formal del concepto de objeto de
aprendizaje, las dificultades se hacen patentes. El primer intento lo llevó a cabo el
LTSC (IEEE, 2002, p. 5):
―Los Objetos de Aprendizaje se definen aquí como cualquier entidad, digital o no
digital, que pueda utilizarse, reutilizarse o referenciarse durante el aprendizaje
apoyado en tecnología […] Los ejemplos de Objetos de Aprendizaje incluyen
contenido multimedia, contenidos formativos, objetivos de aprendizaje, software
para la formación y herramientas de software, y personas, organizaciones, o
acontecimientos referenciados durante el aprendizaje apoyado en tecnología.‖
El problema, señalado de inmediato por diversos autores, es que esta definición
resulta demasiado amplia y no excluye absolutamente nada: cualquier persona, cosa o
idea cumple el requisito citado de ―poderse utilizar, reutilizar o referenciar en el curso
del aprendizaje apoyado en tecnología.‖ La utilidad de tal definición sería nula y
resultaría necesario por lo tanto restringir su alcance. David Wiley ha propuesto dejarla
así: ―cualquier recurso digital que pueda reutilizarse en apoyo al aprendizaje‖ (Wiley,
2002, p. 7). Es decir, se trataría de limitar el ámbito de los objetos de aprendizaje a lo
digital e insistir en la posibilidad de reutilización. Otros creen necesario hacer más
hincapié en el carácter separado e independiente del objeto y en que esté diseñado para
que pueda reutilizarse (Polsani, 2003). En cualquier caso, no existe consenso acerca de
la definición.
En cuanto al desarrollo de especificaciones, modelos de referencia y estándares
en el campo de los objetos de aprendizaje, han sido varias las iniciativas destacables.
Sin duda la más conocida es SCORM (Sharable Content Object Reference Model),
parte del proyecto ADL (Advanced Distributed Learning) del Departamento de Defensa
de los EUA y la más reciente es el Common Cartridge de IMS. En ambos casos se
intenta dar respuesta a las características demandadas aplicando unos principios básicos:
1. Separar los materiales de aprendizaje del software con el que se usan y
empaquetarlos en ficheros autocontenidos.
2. Etiquetar los materiales con metadatos, es decir, datos que describen otros datos,
de modo que los materiales queden clasificados según una serie de criterios y se puedan
realizar búsquedas eficientes.
3. Utilizar siempre que resulte posible especificaciones y estándares abiertos.
En general, ni SCORM ni el IMS Common Cartridge pretenden definir nuevos
estándares o especificaciones, sino que reúnen los más relevantes ya existentes: IMS
Content Packaging (el método para empaquetar los contenidos en un archivo
comprimido), IMS Question and Test Interoperability (el formato para codificar
exámenes o ejercicios autocorrectivos), IMS Simple Sequencing (la descipción de
itinerarios dentro de un objeto de aprendizaje mediante la definición de un árbol de
actividades, reglas de secuenciación y condiciones) y el IEEE Learning Object
Metadata (un esquema de metadatos específico para describir objetos de aprendizaje, es
decir, enumera una serie de elementos o campos más de sesenta que se pueden
utilizar para caracterizar y etiquetar un objeto de aprendizaje).
6.5 Estándares del diseño del aprendizaje
Un estándar de interoperabilidad de materiales digitales de enseñanza es
necesario, pero no suficiente para definir procesos de enseñanza-aprendizaje. Limitar las
actividades didácticas a la interacción entre un estudiante solitario y los materiales de
19
estudio y a ejercicios autocorrectivos, el modelo didáctico implícito en el discurso sobre
los objetos de aprendizaje de la primera generación, es renunciar a la mayoría de las
posibilidades didácticas que nos ofrece la comunicación entre personas a través de las
redes informáticas. La especificación IMS Learning Design intenta llenar este vacío.
El IMS Learning Design es un lenguaje formal especialmente diseñado para
describir procesos de enseñanza-aprendizaje y para ser interpretado y ―ejecutado‖ por
aplicaciones informáticas y que pretende cumplir los siguientes requerimientos (Koper,
2006):
a) Completud: debe poder describir completamente los procesos de una unidad de
aprendizaje, incluyendo referencias a los materiales de aprendizaje (digitales o
no), a los servicios necesarios para desarrollar las actividades de los estudiantes
y de los docentes.
b) Expresividad pedagógica: debe ser capaz de expresar el significado y la
funcionalidad pedagógica de los diferentes elementos del contexto de
aprendizaje. Debe ser lo suficientemente flexible para describir procesos
basados en cualquier tipo de orientación pedagógica, sin privilegiar o marginar
ninguna de ellas.
c) Personalización: las actividades deben poder adaptarse a las preferencias,
necesidades y circunstancias de los estudiantes. Además, debe permitir que el
diseñador, cuando sea deseable, traspase el control del proceso de adaptación al
propio estudiante, al docente y/o al ordenador.
d) Compatibilidad: los diseños de aprendizaje deben utilizar e integrar de manera
efectiva otros estándares y especificaciones de e-learning existentes. Por ello las
actividades deben ser interoperables, reutilizables (y por tanto
descontextualizables) y formalizadas.
La unidad mínima coherente en IMS Learning Design es la Unit of Learning (UoL)
o unidad de aprendizaje, el equivalente a una unidad didáctica en la terminología
tradicional. Las UoL pueden ser de tamaño variable (pueden abarcar un módulo, una
lección o un curso completo) y describen quién hace qué, cuándo y con qué contenidos
y servicios a fin de alcanzar determinados objetivos pedagógicos. En la literatura sobre
IMS LD suele emplearse frecuentemente la analogía con el libreto de una obra de teatro
para explicar qué es y cómo funciona una UoL IMS LD. El libreto es el artefacto en el
que se concretan las instrucciones para representar una obra de teatro. Una UoL
contiene instrucciones para que los ―actores‖, profesores y estudiantes, lleven a cabo
una secuencia de actividades didácticas apoyadas en la tecnología. Al igual que el
libreto, una UoL puede representarse en repetidas ocasiones, con distintos actores, en
diferentes lugares y escenarios y está dividida en actos, al principio de los cuales se
sincronizan las posiciones y acciones de los actores.
Los componentes básicos de una UoL son:
a) las personas que desempeñan determinados roles (estudiante, profesor, tutor,
miembro o líder de un grupo de trabajo, facilitador, etc.);
b) una secuencia coordinada de acciones a realizar por cada rol; y
c) un entorno en el que se desarrolla la acción y que incluye los materiales de
enseñanza y los servicios de comunicación y colaboración que emplearán.
Los estándares han tenido un impacto mucho menor del anunciado en el e-
learning si lo medimos por el grado de adopción de los diferentes agentes. Las
20
plataformas más difundidas soportan algunos de ellos (SCORM especialmente), pero en
el contexto universitario presencial, en el que los profesores son también los autores (y
“seleccionadores”) de los materiales de aprendizaje de los alumnos, no parecen haber
tenido mucho éxito. Las actuales especificaciones han concitado un gran debate y un
buen número de críticas: no responden a la agenda e intereses de los usuarios finales,
están excesivamente orientados a los intereses de los grandes intereses económicos del
e-learning, son didácticamente “simplones” (especialmente el modelo basado
únicamente en presentar objetos de aprendizaje a un estudiante aislado), su neutralidad
es falsa ya que su inspiración es netamente instruccional, su complejidad técnico-
informática no es desdeñable, implican una división del trabajo desprofesionalizadora
entre creadores y usuarios de contenidos y procesos, etc. Sus críticos afirman que la
demostración definitiva de su fracaso es que no están siendo utilizados por los usuarios
finales para los que supuestamente se han diseñado. Sus defensores, en cambio,
sostienen que estamos aún en una fase inicial en su formulación. A pesar de todo, el
esfuerzo por definir estándares ha servido para promover el debate sobre la integración
de la tecnología en la enseñanza y el aprendizaje y para dedicar recursos públicos y
privados a la investigación sobre e-learning.
Es cierto que los esfuerzos de estandarización son todavía recientes comparados
con otros campos de la actividad humana y que en algunos casos no existen todavía las
herramientas necesarias ni siquiera para probar si funcionan. Por todo ello es difícil
afirmar, mientras se redactan estas líneas, si los estándares de e-learning han fracasado
y no han calado ni calarán en las prácticas reales de los docentes, si lo que ha muerto
son solo los objetos de aprendizaje estandarizados o si son el marco tecnológico-
didáctico en el que se desarrollará el e-learning del futuro en sus múltiples contextos y
modalidades.
Las plataformas de e-learning son actualmente un componente básico de los
procesos de enseñanza/aprendizaje de casi todos los niveles educativos. En pocos años,
gracias especialmente a las plataformas libres y gratuitas, todos las instituciones de
educación superior y muchos de educación secundaria se han dotado de estos medios y
los usan habitualmente con mayor o menor acierto. Las administraciones educativas
proporcionan este tipo de servicios a sus centros de todos los niveles educativos. Sin
embargo, es necesario tener presente algunas reflexiones:
a) Las plataformas de aprendizaje son innovaciones tecnológicas pero en
mucha menor medida pedagógicas. La experiencia ha mostrado que los
docentes reproducen en ellas prácticas acordes con sus presupuestos y
teorías sobre cómo se facilita el aprendizaje de los estudiantes y cómo se
debe enseñar. Instalar una plataforma no implica cambiar las ideas de los
profesores. En algún caso, es posible que la plataforma haya servido de
catalizador de cambios didácticos, pero no parece ser la norma.
b) La aparición de la Web 2.0 ha promovido la crítica a las actuales plataformas
de aprendizaje, a su concepción “distribuidora” de información prefabricada
y/o preseleccionada por el profesor, a su visión jerárquica del conocimiento
legítimo, a la reducción del alumno a “consumidor”, a la centralidad de los
materiales y la comunicación con el profesor, a la escasa apertura a los
recursos y posibilidades que ofrecen las redes informáticas, etc.
21
7. El e-learning a través de las nuevas tecnologías móviles: m-learning
El m-Learning, con m de mobile, es el término utilizado para designar un espacio
relativamente nuevo de investigación producto de la confluencia entre el e-learning,
entendido en sentido amplio, y los dispositivos móviles de comunicación: ordenadores
portátiles y ultraportátiles, PDAs, teléfonos móviles con acceso a Internet, Tablet PC,
―media players‖ e incluso consolas de videojuegos. Existen numerosas definiciones que
hacen hincapié en uno o varios de los aspectos clave del -mLearning:
- El aprendizaje con tecnologías móviles, incluyendo el uso de dispositivos
móviles dentro de aulas convencionales (i.e., PDAs).
- Aprendizaje en los diferentes contextos en los que se desarrolla la vida
personal, accediendo a recursos e interactuando con otros aprendices desde
cualquiera de ellos.
- Aprendizaje a lo largo del ciclo vital en una sociedad en la que la movilidad
personal es una hecho habitual para muchas personas.
O’Malley et al. (2003) definen el m-Learning como: Cualquier tipo de
aprendizaje que ocurre cuando el aprendiz no está fijo en una determinada
localización, o el aprendizaje que ocurre cuando el aprendiz aprovecha las
oportunidades de aprendizaje ofrecidas por las tecnologías móviles.
Las tecnologías que hacen posible el m-Learning ya están en la calle… en
manos, sobre todo, de los jóvenes. Las personas que ―arrastran‖ sus portátiles en sus
viajes de trabajo y los usan para estar conectados con sus empresas o sus amistades,
para leer las últimas noticias de la red o para acceder a recursos necesarios para
desarrollar su trabajo o simplemente practica el ―ocio digital‖ está usando dichas
tecnologías. Un profesor universitario que consulta las últimas publicaciones de su
especialidad usando su ordenador personal mientras espera un vuelo en un aeropuerto es
un ―m-Learner‖. Un adolescente que actualiza su blog con una foto y un pequeño
comentario de texto, usando su teléfono móvil desde el lugar en el que se reúne con sus
amigos está usando las tecnologías que hacen posible el m-Learning, aunque quizá con
otro propósito. Cada vez más personas llevar consigo, como dispositivo personal, un
conjunto de herramientas de comunicación sofisticadas y la conexión a la Internet.
El uso habitual, en el ocio, en la vida cotidiana, de las posibilidades que les
ofrecen los nuevos dispositivos está transformando a los jóvenes pero no a las
instituciones educativas. Van’t Hooft y Vahey (2007, pp. 4-5) escriben:
―Mientras las escuelas se mantienen en la tradición oral, los libros de texto y el
aprendizaje lineal, los alumnos actuales viven en un mundo diferente con diferentes
medios que les permiten acceder a la información de diferentes maneras. Los
estudiantes de hoy prefieren:
- Acceso rápido y abierto a información en red e hipervinculada;
- Conectarse y comunicarse con muchas otras personas;
- Las herramientas digitales actuales frente a la imprenta;
- Multimedia antes que texto;
- Aprendizaje ―just-in-time‖ relevante y útil;
- Expresar su creatividad.
En un mundo de móvil y conectado, los aprendices:
- Son móviles (es decir, la movilidad es una función del alumno, no solo de la
tecnología).
22
- Son activos, comunicativos e ingeniosos, son multitarea.
- Construyen el contexto a través de la interacción.
Desde un punto de vista educativo, los dispositivos móviles permitirían a los
aprendices pasar con facilidad entre actividades de aprendizaje individuales y
colaborativas, acceder a una enorme cantidad de recursos y herramientas para crear y
manejar información en cualquier sitio, moverse de manera flexible entre contextos y
entornos de aprendizaje dentro y fuera de las aulas tradicionales (Swan et al., 2007, p.
11)., pero son necesarios cambios sustanciales en cómo concebimos los procesos de
enseñanza/aprendizaje, los roles que desempeñan profesores y alumnos, la naturaleza y
uso de los materiales de aprendizaje, etc.
Nos guste o no, los dispositivos móviles de comunicaciones han llegado a los
centros docentes… aunque en los bolsillos de los alumnos. Es difícil para muchos
docentes siquiera imaginar que dichos dispositivos tengan algún tipo de potencialidad
educativa. Recordemos que en algunas comunidades incluso se ha prohibido a los
alumnos el uso de teléfonos móviles en el centro. Sin embargo, los nuevos dispositivos
son ya ―la Internet para llevar‖, la posibilidad de acceder a casi cualquier información
en cualquier lugar y estar ―conectados‖ a nuestras redes sociales en todo momento, la
posibilidad de crear, remezclar, agregar y compartir información en múltiples formatos,
de disponer de la potencia y flexibilidad de nuestras herramientas de trabajo con la
información en cualquier momento y lugar. Es innegable que el ancho de banda actual y
las aplicaciones disponibles ofrecen enormes posibilidades educativas flexibles y
contextualizadas. En el futuro, ―el éxito del aprendizaje y la enseñaza con tecnologías
móviles será medido por cómo se entreteje sin costuras en nuestras vidas cotidianas, y
el mayor éxito, paradójicamente, tendrá lugar en el momento en el que no lo
reconozcamos siquiera como aprendizaje‖ (Naismith et al., 2004, p. 36).
8. Aprendizaje informal y tecnología: los PLEs
Los LMSs, las plataformas de e-Learning, están diseñadas desde una perspectiva
centrada en la institución educativa y en el grupo-clase. Sirven para ―gestionar‖
alumnos, materiales, calificaciones, etc. El profesor es quien define y administra el
espacio del grupo, las herramientas y los flujos de la comunicación, diseña las
actividades de aprendizaje, establece los tiempos y qué materiales se utilizarán y quien
evalúa el rendimiento de los alumnos. Una división del trabajo habitual en la educación
formal avalada por una institución educativa. Sin embargo, la Internet ha ampliado
enormemente las posibilidades de aprendizaje informal a lo largo del ciclo vital. En la
era de la Web 2.0, de las redes sociales, del libre acceso a herramientas y servicios, de
las arquitecturas de participación en comunidades y redes, diversos investigadores se
han preguntado cómo es posible facilitar la utilización de dichos recursos a lo largo de
todo el ciclo vital e incluso integrar el aprendizaje informal de manera natural en los
procesos de educación formal, tutelados por una institución, que constituyen la
formación inicial de muchas personas.
Un PLE (Personal Learning Environment o Entorno Personal de Aprendizaje)
(JISC, 2006)es más un concepto que un sistema informático. En esencia se trata de un
conjunto de herramientas que trabajan juntas de manera abierta, interoperable y bajo el
control del aprendiz (y no del docente o la institución). Sin embargo, un PLE podría
concretarse en una única aplicación residente en el ordenador del aprendiz, uno o varios
servicios web a los que se accede a través de un navegador o el conjunto de aplicaciones
23
que ya utilizan muchas personas para participar en diversas comunidades online, buscar
y gestionar documentación, crear y compartir artefactos digitales, etc.
Los PLEs ―ayudan a los aprendices a controlar y gestionar su propio aprendizaje.
Esto incluye proporcionar soporte para que los aprendices:
a) fijen sus propios objetivos de aprendizaje;
b) gestionen su aprendizaje, tanto los contenidos como los procesos; y
c) se comuniquen con otras personas en el proceso de aprendizaje y, por tanto,
conseguir los objetivos de aprendizaje‖13.
La mayor parte de los debates y reflexiones sobre PLEs tienen lugar en blogs, en
un escenario muy fluido y dinámico, con aportaciones de numerosos autores, y diversas
visiones y definiciones14 que se concretan en esquemas15, mapas conceptuales, wikis,
etc. Los temas principales que configuran el debate sobre PLEs derivan de críticas a la
tecnología educativa actual, especialmente a los LMSs, a la organización institucional
del e-Learning, a las experiencias de aprendizaje de los estudiantes con los sistemas
actuales y a la evolución de la tecnología y de las prácticas pedagógicas más adecuadas
a un escenario de aprendizaje informal, des-institucionalizado y a lo largo del ciclo vital
(JISC 2006).
Un reciente número monográfico de la revista Interactive Learning Environments
(coordinado por Liber, & Johnson, 2008) dedicado a los PLEs es una buena muestra de
los temas que conforman la agenda de investigación de los PLEs en los próximos años.
9. Tecnologías emergentes en e-Learning
Proponer una lista de tecnologías emergentes, aquellas que marcarán el futuro
inmediato del e-learning, es un ejercicio arriesgado. Basta consultar en Internet los
intentos de hace unos años para comprobar como los más agudos observadores han
errado en sus predicciones y los usuarios, las instituciones, las empresas, etc. han
seguido otros derroteros en e-learning. Pese a ello, siguen apareciendo informes y
documentos. Veamos algunos de ellos.
La BECTA (British Educational Communications and Technology Agency) ha
publicado ya tres volúmenes de su ―Emerging technologies for learning‖ (2006, 2007 y
2008). En la última edición (marzo de 2008)16 se incluyen capítulos sobre la generación
Google (Diana Oblinger), m-Learning (Mark van’t Hooft), educación basada en la
localización y conciente del contexto (mLearning de nuevo) (Adam Greenfield), juegos
―serios‖y mundo virtuals (Sara de Freitas), tecnologías de búsqueda de información
(Emma Tonkin) y sobre pantallas interactivas y la siguiente generación de interfaces de
usuario (Michael Haller).
En una reciente publicación (Delich, Kelly, y McIntosh, 2008) citan como
tecnologías emergentes en e-learning la narración digital (digital storytelling), las
reuniones online síncronas y asíncronas, las comunidades de práctica, la difusión
personal (blogs, moblogs, vlogs, podcast, etc.), los wikis, los juegos educativos, los
juegos online masivamente multijugador, el blended learning, las búsquedas
inteligentes, las webcams y el vídeo desde teléfonos móviles, las mashups o
―remezclas‖ de datos, la informática social, compartir ficheros entre iguales (P2P), el
13 Mark van Harmelen, PLE Wiki. http://edutechwiki.unige.ch/en/Personal_learning_environment. Consultado el
10/09/2008.
14 Véase, por ejemplo, Daniel K. Schnneider, Personal Learning Environments EduTech Wiki,
http://edutechwiki.unige.ch/en/Personal_learning_environment Consultado el 10/09/2008.
15 Véase la colección de diagramas de Scott Leslie en EdTechPost http://edtechpost.wikispaces.com/PLE+Diagrams
Consultado el 12/9/08.
16 Todos ellos pueden descargarse de http://partners.becta.org.uk/index.php?section=rh&rid=13768.
24
mLearning, los dispositivos y entornos sensibles al contexto, la realidad aumentada y la
visualización y las ―multitudes inteligentes‖. Como puede verse, es difícil no acertar al
menos en alguna de las tecnologías… si citamos tantas. En conjunto representan dos o
tres tendencias claras en la red: las herramientas asociadas habitualmente a la Web 2.0,
la popularización de dispositivos móviles de tercera generación que permiten la
conexión a Internet en cualquier lugar y los nuevos servicios localizados y
contextualizados para los usuarios basados en dichos nuevos dispositivos.
eLearningGuild, una comunidad de más de 30.000 profesionales del e-Learning,
realiza sistematicamente encuestas entre sus afiliados para desvelar cómo evolucionan
tecnologías y estrategias en el campo profesional17. Entre las tendencias emergentes se
citan el aumento en el uso de podcasts, blogs, comunidades de práctica, wikis y,
sorprendentemente, LMS. Algunas de estas tecnologías crecen espectacularmente en
uso, pero desde una base inicial muy pequeña, por lo que los porcentajes no son muy
significativos. Pero quizá el dato más significativo de dicha investigación es la aparente
buena salud de la formación presencial18
A modo de reflexión final
Hoy en día, como hemos indicado a lo largo de este capítulo, el e-Learning es ya
una realidad consolidada y en crecimiento en ltiples sectores sociales y formativos:
en la educación reglada, en la educación superior, en la educación no formal, en el
campo formativo ocupacional, en la educación de personas adultas, etc. Tanto las
administraciones públicas como las empresas privadas, las asociaciones y colectivos
profesionales, las universidades, las instituciones culturales o cualquier otra
organización educativa empiezan a contar y desarrollar una parte notoria de su oferta
formativa a través de esta modalidad educativa apoyada en Internet y en las diversas
herramientas telemáticas siendo previsible que en los próximos años no sólo consolide
su presencia, sino que se expanda y abarque los diversos espacios y ámbitos
socioculturales de nuestra sociedad.
Una década atrás la preocupación en la organización y desarrollo de las primeras
experiencias en torno al e-learning se focalizaron más en los aspectos tecnológicos que
los propiamente pedagógicos. Cuestiones relativas a las características de las
infraestructuras de telecomunicaciones o de determinadas plataformas informáticas
centraron, en aquel momento, la atención de las organizaciones, gestores y expertos
implicados en la creación de sistemas de formación distribuidos a través de Internet.
Posteriormente el interés se derivó hacia los estándares de compatibilidad entre unas
plataformas y otras que permitieran la reusabilidad e intercambio de unos contenidos de
cursos con otros. Actualmente las preocupaciones se centran más en las cuestiones de
calidad pedagógica de los cursos on line (calidad de los materiales didácticos, de la
interacción y comunicación entre los participantes, de la tutorización y evaluación de
los aprendizajes), así como en la experimentación de nuevos formatos de e-Learning
que combinen la utilización de los espacios físicos con los virtuales, la incorporación
pedagógica de lo que se conoce como la web 2.0, así como el empleo de otras nuevas
tecnologías de naturaleza móvil.
Después de una fase inicial de expectativas exageradas, el eLearning está
encontrando "su sitio", en muchas ocasiones junto a otras modalidades, como en los
cursos "blended", tanto en la educación formal como en la formación en el puesto de
17 Véase http://www.elearningguild.net/research/
18 Véanse los comentarios de Toni Karrer en su blog /8/9/08) al respecto:
http://elearningtech.blogspot.com/2008/09/training-method-trends.html
25
trabajo. Las universidades online, tras una fase inicial en la que proliferaron, pasaron
por una segunda fase en la que se produjo el previsible "pinchazo", cuando la demanda
no respondió a las esperanzas de sus promotores. Sin embargo actualmente han se
encuentran en un periodo de estabilidad en el que cubren las necesidades de formación
y certificación de las personas que por sus circunstancias laborales y/o familiares no
pueden dedicarse a tiempo completo al estudio.
En los niveles educativos formales (desde la Educación Primaria a la Educación
Superior), las plataformas de e-Learning desempeñan funciones diversas: repositorios
de materiales, gestión y evaluación de los trabajos de los estudiantes, recursos de
información y noticias, comunicación y tutorización, etc. Las autoridades educativas
ofrecen en muchos casos este tipo de plataformas a los profesores de sus centros como
espacios para compartir los materiales y actividades didácticas que diseñan. Las
editoriales de libros de texto también ofrecen sus contenidos sobre plataformas de su
propiedad en las que permiten el acceso de profesores, alumnos y padres y madres
durante un periodo de tiempo determinado a cambio de un precio por alumno/a.
Los estándares de eLearning, tras un periodo inicial de ebullición, no han
cuajado entre la comunidad de usuarios de eLearning: son complejos de diseñar y
utilizar y responden a un modelo pedagógico que consiste en el estudio individual de
contenidos online y la realización de ejercicios autocorrectivos, un modelo de escasa
utilidad en contextos en los que la comunicación entre los participantes es importante y
la "construcción" de artefactos culturales se considera una de las actividades básicas de
aprendizaje. La disponibilidad de dispositivos móviles de conexión a la Internet ha
dado lugar a las experiencias de mLearning, el aprendizaje a distancia en cualquier lugar
y contexto. El advenimiento de la Web 2.0, de la web de "lectura y escritura", y la
proliferación de redes sociales y de herramientas para crear y compartir libremente
contenidos online, blogs, wikis, etc. ha puesto en cuestión la plataforma de eLearning
tal como la conocemos ahora, como un "jardín vallado" sin comunicación con el resto
de la red, administrada y gestionada por los profesores. Los PLEs (o entornos
personales de aprendizaje), un concepto todavía vago y sujeto a debate, se perfilan
quizás como herramientas para el aprendizaje informal y el desarrollo profesional a lo
largo de todo el ciclo vital que provocará indudablemente una mutación o redefinición
del e-Learning tal como hasta la fecha lo hemos conocido.
BIBLIOGRAFÍA
ADELL, J. (2004): Nuevas tecnologías en la educación presencial: del curso on line a
las comunidades de aprendizaje. Qurriculum. Revista de Teoría, Investigación
y Práctica Educativa, 17, pgs. 57-76.
ADELL, J., BELLVER, T. y BELLVER, C. (en prensa). Entornos virtuales de
aprendizaje y estándares de e-learning. En COLL, C. Y MONEREO, C.
(comp..) Psicología de la educación virtual. Madrid: Morata.
ALLY, M. (2008): The Impact of Technology on Education. En HIRTZ, S., HARPER,
D. G., & MACKENZIE, S. (Eds.)
AREA, M. (Coord) (2007/08): Monográfico La docencia virtual en las universidades
presenciales‖. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia. 2
vols.: 10(2), Diciembre 2007, y 11(1), Junio 2008. Disponible en
http://www.utpl.edu.ec/ried/
26
ANDERSON, T. (2008). ―Towards a Theory of Online Learning‖ en Anderson, T.
(Ed.): The Theory and Practice of Online Learning. eBook disponible en
http://www.aupress.ca/books/Terry_Anderson.php
BARBERÁ, E. (2008): Aprender e-learning. Paidós, Barcelona.
BARBERA, E. y BADIA, A. (2004): Educar con aulas virtuales: orientaciones para la
innovacion en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Visor distribuciones,
S.A.
BARTOLOMÉ, A. (2004). Blended Learning. Conceptos básicos, en Pixel-Bit, Revista
de Medios y Educación, 23, 7-20. Disponible en:
http://www.sav.us.es/pixelbit/articulos/n23/n23art/art2301.htm (Consulta: 5
marzo 2007)
BARTOLOMÉ, A. (2008): Entornos de aprendizaje mixto en educación superior.
Revista Iberoamericana de Educación a Distancia. v. 11: 1, 2008, pp 15-51.
Disponible en
http://www.utpl.edu.ec/ried/images/pdfs/volumen11/bartolome.pdf
BATES, T. (2001). Cómo gestionar el cambio tecnológico. Estrategias para los
responsables de centros universitarios. Gedisa.
BECTA (2006, 2007 y 2008). Emerging Technologies for Learning. Vols. 1, 2 & 3.
Colsultado el 10 de septiembre de 2008 en
http://partners.becta.org.uk/index.php?section=rh&rid=13768
BELANGER Y JORDAN (2000): Evaluation and Implementation of Distance
Learning: Technologies, Tools and Techniques Hershey, PA: Idea Group
Publishing.
BONEU, J.M. (2007). «Plataformas abiertas de e-learning para el soporte de contenidos
educativos abiertos». Revista de Universidad y Sociedad del
Conocimiento(RUSC). Vol. 4, n.o 1. UOC.
http://www.uoc.edu/rusc/4/1/dt/esp/boneu.pdf [Fecha de consulta: 20/8/2008]
BRYDEN, A. (2003). Open and Global Standards for Achieving an Inclusive
Information Society. SIST Conference, Ljubljana, Slovenia, 19 de November
2003. Consultado el 31 de Agosto de 2008 en:
http://www.iso.org/iso/en/commcentre/presentations/secgen/2003/ajb2003SIST
speech.pdf
CABERO, J. Y LLORENTE, C. (2008): Del eLearning al Blended Learning: nuevas
acciones educativas. Disponible en
http://tecnologiaedu.us.es/cuestionario/bibliovir/jca19.pd. Consultado
1/09/2008
COMISIÓN EUROPEA. DIRECCIÓN GRAL. DE EDUCACIÓN Y CULTURA
(2003): Better e-learning for Europe. Documento PDF en
http://europa.eu.int/comm/dgs/education_culture/publ/pdf/e-learning/en.pdf
(Consultado 1/9/2008)
FENG, P. (2003) Studying Standardization: A Review of the Literature. Proceedings of
the 3rd IEEE Conference on Standardization and Innovation in Information
Technology (SIIT 2003), 22-24 October, Delft, The Netherlands. New York:
IEEE Press.
GARCÍA ARETIO, L. (COORD) (2007). De la educación a distancia a la educación
virtual. Ariel, Barcelona.
DELICH, P., KELLY, K. y McINTOSH, D. (2008). Emerging technologies in E-
learning. En HIRTZ, S., HARPER, D. G., & MACKENZIE, S. (Eds.).
HIRTZ, S., HARPER, D. G., & MACKENZIE, S. (Eds.) (2008): Education for a
Digital World: Advice, Guidelines, and Effective Practice from Around the
27
Globe. BCcampus and Commonwealth of Learning. Accesible online en
http://www.col.org/colweb/site/pid/5312
JISC (2006). The Personal Learning Environment: A Report on the JISC CETIS PLE
Project. Accesible en http://wiki.cetis.ac.uk/Ple/Report. Consultado el 12/9/08.
KOPER, R. (2006). Current Research in Learning Design, Educational Technology &
Society, 9(1), pp. 13-22. Consultado el 29 de Octubre de 2006 en:
http://www.ifets.info/journals/9_1/3.pdf
LANDETA, A. (2007). Buenas practicas de e-learning. ANCED, Madrid
LIBER, O. & JOHNSON, M., (2008): Special Issue: Personal Learning Environments.
Interactive Learning Environments, 16(1).
MARCELO, C. et al. (2002). E-Learning Teleformación. Diseño, desarrollo y
evaluación de la formación a través de Internet. Barcelona, Gestión 2000.
NAISMITH, L., AND FUTURELAB, N. (2004). Literature Review in Mobile
Technologies and Learning (NESTA Futurelab). Accesible en:
http://www.nestafuturelab.org/download/pdfs/research/lit_reviews/futurelab_re
view_11.pdf
O'MALLEY, C., VAVOULA, G., GLEW, J.P., TAYLOR, J., SHARPLES, M., AND
LEFRERE, P. (2003). Guidelines for learning/teaching/tutoring in a mobile
environment. MOBIlearn deliverable D 4. Accesible en
http://www.mobilearn.org/download/results/guidelines.pdf.
POLSANI, P. R. (2003). Use and Abuse of Reusable Learning Objects. Journal of
Digital Information, 3(4). Consultado el 31 de Agosto de 2008 en:
http://jodi.ecs.soton.ac.uk/Articles/v03/i04/Polsani/
ROSENBERG, M.J. (2001): e-Learning. Strategies for delivering knowledge in the
Digital Age. New Cork, McGraw-Hill.
SALINAS, J. (2004). "Innovación docente y uso de las TIC en la enseñanza
universitaria". Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC).
Vol. 1, 1. http://www.uoc.edu/rusc/dt/esp/salinas1104.pdf (Consultado
29/8/2008)
SWAN, K., KRATCOSKI, A., AND VAN'T HOOFT, M. (2007). Highly Mobile
Devices, Pedagogical Possibilities, and How Teaching Needs to Be.
Educational Technology 47, 10. Accesible en:
http://www.rcet.org/research/publications/ET_May-June_2007_swan.pdf
TUROFF, M. (1995): ―Designig a Virtual Classroom‖. International Conference on
Computer assited Instruction ICCAI´95, National Chiao Tung University,
Taiwan. Documento electrónico publicado en
http://www.shss.montclair.edu/useful/desing.html
VAN’T HOOFT, M. AND VAHEY, P. (2007). Introduction to Special Issue on Highly
Mobile Computing. Educational Technology, may/june, pp. 3- 5.
http://www.rcet.org/research/publications/ET_May-June_2007_intro.pdf
VARIOS (2004): Handbook of Best Practices for the Evaluation of E-learning
Effectiveness. Qual E-learning Project, October 2004. http://www.qual-e-
learning.net/cgi/file_download.php?type=document&name=QualE-
learning_handbookBPforE-learningQualityEN.pdf
WILEY, D. (2002). Connecting Learning Objects to Instructional Design Theory: A
Definition, a Metaphor, and a Taxonomy. En D. A. Wiley (Ed.), The
Instructional Use of Learning Objects. Bloomington, IN: Association for
Educational Communications and Technology. Consultada la versión
electrónica el 31 de Agosto de 2008 en:
http://reusability.org/read/chapters/wiley.doc
28
ACTIVIDADES
1. En tu universidad seguramente existe un campus virtual o servicio institucional
que apoya al profesorado en la creación y desarrollo de aulas virtuales. La
actividad consiste en que elabores un pequeño ensayo sobre las características
del e-Learning en tu universidad en el que des cuenta, al menos, de los
siguientes apartados:
- la denominación de este campus virtual o servicio de docencia virtual
y su dirección en Internet
- los objetivos y funciones que desarrolla
- su estructura y composición de recursos humanos
- su infraestructura técnica e informática
- la plataforma o software de e-Learning que emplea
- qué tipo de cursos y cantidad de los mismos oferta
- cuánto profesorado y alumnado está participando en el campus virtual
- una reflexión personal sobre la situación e impacto del e-Learning en
tu universidad.
Para obtener esta información busca dentro del sitioweb oficial de tu universidad
la dirección de su campus virtual, y mediante un correo electrónico o directamente
visita las oficinas de sus responsables.
2. Visita el siguiente sitio web (http://www.elearningeuropa.info/) denominado e-
learningeuropa. Este portal es uno de los más relevantes de la Unión Europea y
en el mismo existe una gran cantidad de información. La mayoría de los
documentos están en inglés, pero muchos también están traducidos al español.
Busca en el mismo tres artículos que consideres relevantes sobre el e-Learning
y elabora una ficha para cada artículo en la que des cuenta de los siguiente:
- Nombre del artículo
- Autores
- Dirección web de acceso
- Índice
- Resumen de sus contenidos
- Valoración personal
3. En el espacio o aula virtual que tengas disponible en tu centro educativo (sea bajo
una plataforma cerrada tipo Moodle o con recursos abiertos de la web 2.0)
tienes que diseñar una actividad de aprendizaje propia del e-learning. Para ello
en primer lugar debes realizar la planificación o programación didáctica de
dicha actividad de eLearning señalando:
Nombre o título de la actividad
Una descripción de la misma y qué se le solicita al alumnado
Los objetivos de aprendizaje
Descripción, paso a paso, de las tareas o acciones concretas que el alumno
tiene que cumplimentar
Los recursos o materiales de apoyo para poder realizar adecuadamente dicha
actividad
Los criterios de evaluación de la misma
29
Después de la planificación didáctica de dicha actividad impleméntala en el
espacio virtual (sea en plataforma o en web abierto) utilizando las herramientas
telemáticas necesarias (sean un foro, un blog, un wiki, un cuestionario, una base
de datos, …). Para la elaboración de esta actividad te recomendamos consultes
especialmente el apartado quinto de este capítulo.
COMPETENCIAS IMPLICADAS
Este capitulo y las actividades propuestas sobre la docencia y el aprendizaje en entornos
virtuales (e-Learning) consideramos que ayuda o favorece al desarrollo en los
estudiantes de aquellas competencias vinculadas preferentemente con:
- habilidades y destrezas digitales
- habilidades y destrezas informacionales
- habilidades y destrezas comunicaciones
- habilidades y destrezas colaborativas
... New technologies provide training opportunities for students with different and distant geolocations or who are unable to attend classes due to time/place constraints or medical conditions [1]. Despite the substantial development of educational technology tools triggered by the COVID-19 pandemic situation, the use of traditional resources, such as a master class taught by a lecturer, still predominates. ...
... There are three training models that can be defined depending on the learning method: face-to-face, blended and distance learning [1]. Among these models, one method has attracted particular attention in recent years for combining traditional and innovative teaching methods and using both physical and virtual classrooms. ...
... Among these models, one method has attracted particular attention in recent years for combining traditional and innovative teaching methods and using both physical and virtual classrooms. This method is known as blended learning [1], blended-e-learning [2] or hybrid learning [3]. ...
Article
Full-text available
Medical students generally express a low interest in Occupational Medicine. We aimed to assess the attitudes and changes in attitudes of students towards this area after completing a course on Occupational Medicine in two Medical Universities in Spain (Zaragoza and Castilla-La Mancha). The teaching method included blended learning as a model that used online virtual patient platforms (CASUS) and/or EMUTOM, as well as traditional methods such as face-to-face teaching. A total of 526 students (98 of whom attended the University of Castilla-La Mancha) participated during three academic years (2015–2016, 2016–2017 and 2017–2018). The validation of the questionnaire was carried out using reliability, exploratory and confirmatory factor analysis. For the analysis of internal consistency and discrimination, Cronbach’s alpha was used. The adequacy of the factor analysis was measured by means of KMO, and a correlation matrix was examined by means of Bartlett’s test of sphericity. To identify differences between students before and after completing the course, the Mann–Whitney U-test for independent samples was used. Our results show that despite a negative or neutral attitude towards Occupational Medicine, the acquisition of competences and skills in this area and their training were recognized as fundamental for their future professional performance as doctors in any specialty.
... Teachers learn to understand students' ideas at a deeper level when they communicate with them electronically" (Feenberg, 2004, p. 119). Similarly, as Chaparro (2016) observes, teachers' written communication skills also are also favourably affected by this form of interchange between educational agents, which should be intense and continuous (Area & Adell, 2009), and interaction and dialogue between students increases, with positive effects on the construction of knowledge (Gros & Silva, 2005), especially from the conscience of diversity typical of the group-class universe, which justifies the versatility and adaptation of teachers' discourse in accordance with the maxim of aptum. The greatest of care must be taken in this interchange, using both synchronous and asynchronous resources, although in this case "teachers should set maximum response times so that students can receive the necessary feedback without it preventing the teacher from pursuing the learning objectives" (García-Peñalvo, 2020, p. 50). ...
Article
La enseñanza online define un entorno retórico singular que hace necesario que el docente despliegue habilidades y estrategias comunicativas que aprovechen las posibili­dades y compensen los condicionantes pro­pios del entorno presencial-virtual en aras de la eficacia didáctica y la capacidad per­suasiva. El presente trabajo es el resultado de la revisión de la bibliografía centrada en las características del discurso docente y sus peculiaridades en el entorno de enseñanza en red, así como de la reflexión y el análisis derivados de la experiencia del autor en la observación sistemática de su propia prácti­ca retórica y la de los profesores de su mismo segmento en el ámbito universitario online. Los principales resultados se centran en la demostración de la vigencia de los principios cualitativos de puritas, perspicuitas, ornatus y aptum en el discurso docente en red, con especial atención al criterio de perspicuitas, así como en la necesidad de dominar espe­cialmente ciertos elementos que cobran una importancia estratégica en su construcción verbal y no verbal (oral y no oral), contro­lar ciertos vicios retóricos y gestionar ade­cuadamente los aspectos temporales de su ejecución y los recursos que garantizan y re­fuerzan la retroalimentación. En el estudio se discuten diversas tesis, entre las que des­tacan la necesidad de abonar la auctoritas del docente online en relación con su respon­sabilidad como modelo comunicativo público en el ejercicio de su profesión, las ventajas y los inconvenientes del empleo de ciertos re­cursos y apoyos, los aspectos derivados del «criterio de presencia» de los alumnos y las manifestaciones asimétricas de la relación comunicativa propia de la enseñanza en red.
Article
Full-text available
Este trabajo presenta los resultados de un curso online de formación docente sobre el proceso de alfabetización. Se atiende a la autoevaluación del aprendizaje a lo largo del curso y a la valoración del aprendizaje de los niños de sala de 5 y primer grado. El curso de actualización docente fue gratuito y se desarrolló en la modalidad e-learning debido a la pandemia COVID-19. La capacitación articuló el desarrollo de conocimientos teóricos y propuestas para el trabajo en el aula en el marco del programa “Queremos Aprender”. El proceso de formación implicó el diseño de un dispositivo de carácter no presencial, mediado por una plataforma digital. La implementación del curso abarcó 140 horas de formación y combinó instancias de trabajo autónomo con talleres sincrónicos. Participaron docentes (N=534) de la provincia de Mendoza, Argentina. Los resultados cualitativos sobre la formación y aprendizaje de los niños fueron evaluados al finalizar el ciclo lectivo mediante una encuesta digital autoadministrada. Los datos muestran que más del 70% de los docentes consideraron óptima la propuesta, manifestaron haber adquirido estrategias para guiar a las familias durante las clases virtuales y que más del 80% de los alumnos desarrollaron las habilidades de alfabetización que se plantean en el diseño curricular.
Chapter
Full-text available
Facebook más allá del aula: usos y retos para el proceso de enseñanza-aprendizaje compartido de la historia y las humanidades
Article
Full-text available
La presente investigación muestra la práxica docente de los profesores del proyecto de investigación-acción realizado con estudiantes hablantes de español para la enseñanza del shipibo-konibo como segunda lengua a nivel básico. Se describe el estado de la lengua shipibo-konibo junto con la situación actual de las comunidades indígenas hablantes de aquella lengua. Luego, se presenta un breve resumen del proyecto y los aspectos metodológicos que se aplicaron en las clases. Por último, se dan a conocer los temas que surgieron del análisis de la práxica docente.
Article
Due to the COVID-19 pandemic, traditional face-to-face learning was suddenly replaced by online learning in universities all over the world. This sudden switch posed a wide variety of challenges to teachers and students. This paper focuses on one teaching practice, teachers’ feedback, and on a students’ form of self-perception, self-efficacy beliefs, both inherent to the teaching-learning process, whether it occurs in the classroom or a virtual environment. An action-research mixed-method study was performed to analyze how teachers’ feedback can impact translation students’ self-efficacy beliefs in three educational modes: face-to-face lessons, blended learning and online learning. This study was performed in two phases. Firstly, a quasi-experimental field study was performed before the outbreak of the pandemic in three groups of the same course: one offered traditional classes, whereas the other two included blended learning. Following the essence of action-research, the results of this first phase were implemented in an online translation course during the pandemic. After comparing and contrasting the results obtained in these two phases, we can conclude that indirect, elaborate and dialogic feedback fostered the students’ self-efficacy beliefs, irrespective of the educational mode.
Article
Esta investigación trata sobre la gestión del conocimiento educativo a través del empleo de herramientas proporcionadas por las tecnologías de información y comunicación (TIC) en la Universidad Central del Ecuador (UCE), específicamente en la Facultad de Ciencias Administrativas (FCA), para analizar cómo el avance científico tecnológico incide en la educación superior en el contexto de la pandemia causada por la COVID-19. El objetivo es analizar el empleo de nuevas competencias apoyadas por las plataformas educativas virtuales, en busca de mejorar la enseñanza-aprendizaje y la capacidad autónoma de los estudiantes. El estudio es de tipo descriptivo por el enfoque teórico del tema, con respecto a la gestión del conocimiento en el aspecto educativo; por otro lado, el uso de la tipología cuantitativa se debe a la operatividad de cifras estadísticas y al empleo del método científico, con una aplicación técnica de estudio de campo a través de encuestas. La conclusión es que la gestión del conocimiento, mediante el empleo de las TIC, es el motor de apoyo en la enseñanza-aprendizaje en los actuales momentos, promoviendo el desarrollo de los docentes a través del e-learning, lo que conlleva a explotar al máximo las capacidades del alumnado en igualdad de oportunidades.
Article
Full-text available
En los últimos dos años ha aparecido un nuevo concepto que surge con fuerza en el ámbito de la formación: "Blended Learning". Literalmente podríamos traducirlo como "aprendizaje mezclado" y la novedad del término no se corresponde con la tradición de las prácticas que encierra. Otras denominaciones se han utilizado antes para la misma idea. Y a veces otras ideas se están utilizando para esta misma denominación. ¿Estamos ante un simple recurso de propaganda y venta? ¿Aporta algo a nuestras acción formativa? Este artículo trata de ayudar a comprender que se entiende por "Blended Learning" y a entresacar algunas de las aportaciones que nos pueden enriquecer. Tras estudiar el blended learning como respuesta a los problemas que encuentra el e-learning y la enseñanza tradicional, se analizan sus posibilidades y sus características. El artículo termina con una reflexión sobre la razón de la necesidad de este modelo más allá de los motivos economicistas o didácticos.
Book
Full-text available
Sociedad de la información y EaD - EaD-Ed.virtual, claves de un nuevo paradigma - Sistemas digitales de enseñanza y aprendizaje - Comunidades de aprendizaje en entornos virtuales - Contenidos y objetos de aprendizaje - El profesor y el formador en los sistemas digitales - Planificación y diseño en EaD - La calidad y la evaluación en los procesos de enseñanza y aprendizaje digitales
Article
Full-text available
En la segunda mitad de los años noventa irrumpió con fuerza en la Educación Superior un diseño de formación basado exclusivamente en TIC soportando entornos no presenciales: el �e-learning�. Al mismo tiempo, los entornos presenciales comenzaron a incorporar esas mismas tecnologías, lo que ha derivado en el �Blended Learning�. La mayoría de diseños e-learning no se diferencian de los diseños clásicos de EaD, aunque enriquecidos con tecnología. El nuevo siglo ha traído dos líneas diferentes de evolución: una la de quienes han percibido que los diseños e-learning suponían algo más que el uso de tecnología y han comenzado a trabajar sobre nuevos diseños, por ejemplo en entornos centrados en el �contenedor�, entornos abiertos, etc. La otra ha incorporado espacios de presencialidad evolucionando hacia el Blended Learning. Se entiende por Blended Learning un sistema en el que se mezclan situaciones de presencialidad y no presencialidad, recurriendo a las tecnologías más adecuadas para cada necesidad. Este artículo repasará algunas de esas tecnologías, tratando de ofrecer las claves para un modelo general de BL.
Educar con aulas virtuales: orientaciones para la innovacion en el proceso de enseñanza y aprendizaje
  • E Badia
BARBERA, E. y BADIA, A. (2004): Educar con aulas virtuales: orientaciones para la innovacion en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Visor distribuciones, S.A.
The Personal Learning Environment: A Report on the JISC CETIS PLE Project Accesible en http
JISC (2006). The Personal Learning Environment: A Report on the JISC CETIS PLE Project. Accesible en http://wiki.cetis.ac.uk/Ple/Report. Consultado el 12/9/08.
Emerging technologies in Elearning
  • P Kelly
  • K Mcintosh
DELICH, P., KELLY, K. y McINTOSH, D. (2008). Emerging technologies in Elearning. En HIRTZ, S., HARPER, D. G., & MACKENZIE, S. (Eds.).
Literature Review in Mobile Technologies and Learning (NESTA Futurelab) Accesible en: http://www.nestafuturelab.org/download/pdfs/research/lit_reviews/futurelab_re view_11 Guidelines for learning/teaching/tutoring in a mobile environment
  • L And Futurelab
  • N Pdf O 'malley
  • C Vavoula
  • G Glew
  • J P Taylor
  • J Sharples
  • M And Lefrere
NAISMITH, L., AND FUTURELAB, N. (2004). Literature Review in Mobile Technologies and Learning (NESTA Futurelab). Accesible en: http://www.nestafuturelab.org/download/pdfs/research/lit_reviews/futurelab_re view_11.pdf O'MALLEY, C., VAVOULA, G., GLEW, J.P., TAYLOR, J., SHARPLES, M., AND LEFRERE, P. (2003). Guidelines for learning/teaching/tutoring in a mobile environment. MOBIlearn deliverable D 4. Accesible en http://www.mobilearn.org/download/results/guidelines.pdf.
Education for a Digital World: Advice, Guidelines, and Effective Practice from Around the Globe. BCcampus and Commonwealth of Learning. Accesible online en http
  • S Harper
  • D G Mackenzie
HIRTZ, S., HARPER, D. G., & MACKENZIE, S. (Eds.) (2008): Education for a Digital World: Advice, Guidelines, and Effective Practice from Around the Globe. BCcampus and Commonwealth of Learning. Accesible online en http://www.col.org/colweb/site/pid/5312
Entornos de aprendizaje mixto en educación superior Disponible en http
  • A Bates
BARTOLOMÉ, A. (2008): Entornos de aprendizaje mixto en educación superior. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia. v. 11: 1, 2008, pp 15-51. Disponible en http://www.utpl.edu.ec/ried/images/pdfs/volumen11/bartolome.pdf BATES, T. (2001). Cómo gestionar el cambio tecnológico. Estrategias para los responsables de centros universitarios. Gedisa.
Use and Abuse of Reusable Learning Objects
POLSANI, P. R. (2003). Use and Abuse of Reusable Learning Objects. Journal of Digital Information, 3(4). Consultado el 31 de Agosto de 2008 en: http://jodi.ecs.soton.ac.uk/Articles/v03/i04/Polsani/