La ciudad de guarnición de Beth Shean y su relación con la organización de la corvea agrícola durante la dinastía XVIII egipcia.

REE (1996-1999) 01/1999; 6/7:81-95.
ABSTRACT
The garrison city of Beth Shean and its relation with the organization of the agricultural corvée during the Egyptian XVIIIth Dynasty”. This paper aims to demonstrate that, during the XVIIIth Dynasty, the rulers of the cities situated in strategic areas, as Megiddo, Rehob, Damascus and Sumur, were responsible for the cultivation of the more fertile fields —as the fields of Shunem and the valley of Jezreel, the Lebanese Beqa` and the region of Amurru— and for the supply of the corvée workers coming from different cities —as Joppa, Nuribta and Taanach. The general supervision of these works depended on important garrison cities, as Beth Shean, in Palestine, and Kumidi and Sumur, in Syria. Some of these garrison cities were, at the same time, the centres for the royal granaries, the permanent or transitory residences of the governor and the capitals of districts. Moreover, the election of their location is related to the incorporation of areas of maximum agricultural and forestal productivity.

Full-text

Available from: Graciela Noemi Gestoso Singer, Nov 05, 2015
La ciudad de guarnición de Beth Shean
y su relación con la organización de la corvea agrícola
durante la dinastía XVIII egipcia*
por Graciela Noemí Gestoso
Abstract: “The garrison city of Beth Shean and its relation
with the organization of the agricultural corvée during the
Egyptian XVIIIth Dynasty”. This paper aims to demonstrate
that, during the XVIIIth Dynasty, the rulers of the cities
situated in strategic areas, as Megiddo, Rehob, Damascus
and Sumur, were responsible for the cultivation of the more
fertile fields —as the fields of Shunem and the valley of
Jezreel, the Lebanese Beqa` and the region of Amurru— and
for the supply of the corvée workers coming from different
cities —as Joppa, Nuribta and Taanach. The general
supervision of these works depended on important garrison
cities, as Beth Shean, in Palestine, and Kumidi and Sumur,
in Syria. Some of these garrison cities were, at the same
time, the centres for the royal granaries, the permanent or
transitory residences of the governor and the capitals of
districts. Moreover, the election of their location is related
to the incorporation of areas of maximum agricultural and
forestal productivity.
Durante el Imperio, Beth Shean fue una ciudad de gran importancia estratégica, debido a su
ubicación en la intersección de las rutas que atravesaban el norte de Palestina: una en dirección
norte-sur, que conducía desde Palestina hasta el Biqa Libanés y Siria; y otra en sentido este-oeste,
que llevaba a través del valle de Jezrael desde el Jordán hasta la costa del Mediterráneo
1
.
Después de su conquista por Tuthmosis III, la ciudad se convirtió en un importante centro militar
y administrativo egipcio en el norte de Palestina
2
. La correspondencia diplomática de la época
3
, nos
permite afirmar que, durante los reinados de Amenofis III y Akhenaton, Beth Shean mantuvo su
importancia como centro militar, económico y administrativo
4
.
81
Revista de Estudios de Egiptología 6/7 (1996-1999), pp. 81-95
* El presente trabajo forma parte del Proyecto III:
“Egipto y su relaciones con el Asia Anterior”,
Subproyecto 2 del
PREDE b) “Los egipcios en el
extranjero”, bajo la dirección de la Dra. Alicia
Daneri de Rodrigo.
1
Y. AHARONI, The land of the Bible, a historical
geography, 1967, cap.
III, p. 40, mapa 3.
2
La “lista topográfica de Tuthmosis III (I, 110, a; 110,
c)” en Karnak (Urk.,
IV, 781-786; J. SIMONS, Handbook
for the study of Egyptian topographical lists relating
to Western Asia, 1937, pp. 27-38 y 111-113).
3
Para las “cartas de El Amarna”, véase W.L. MORAN, Les
lettres d’El-Amarna, correspondance diplomatique
du pharaon, 1987 (
LAPO, 13).
4
EA 234, 14-59; 288, 19 ss. y 289, 20.
Page 1
Por la “estela de Amenemope”
5
, sabemos que después del reinado de Akhenaton esta ciudad se
encontraba aún bajo el dominio egipcio.
Asimismo, por la “estela de Beth Shean de Seti I”
6
sabemos que, durante su reinado, la ciudad
fue sitiada por las ciudades rebeldes de Pella y Hamath. Las listas topográficas de época Ramésida
(Seti I y Ramsés II
7
registran también el sitio de Beth Shean.
El último documento del Imperio que menciona a Beth Shean es el Papiro Anastasi I
8
.
Existen diferentes opiniones acerca del número de distritos administrativos en que se dividieron
los territorios egipcios en Asia luego de las conquistas de Tuthmosis III. Asimismo algunos
investigadores cuestionan cuál fue el centro administrativo responsable por Beth Shean; mientras
que otros sostienen que esta ciudad fue la sede de un rabisu.
Para W. Helck
9
y otros investigadores
10
los territorios asiáticos quedaron redistribuidos en tres
distritos: Canaán, Amurru y Upi, que fueron gobernados desde tres centros administrativos: Gaza,
Sumur y Kumidi, respectivamente.
En cambio, N. Na’aman
11
no acepta la hipótesis de Helck de dividir los territorios asiáticos en
tres distritos administrativos, ya que sostiene que la costa fenicia y Palestina (a excepción de su
parte septentrional) conformaron una unidad administrativa, llamada Canaán; mientras que el sur
de Siria (incluyendo el área de Bashan y Hazor) integró otro distrito, el de Upi. Esta división
bipartita de los territorios de Siria-Palestina reflejaría la pervivencia de la configuración política
anterior a las conquistas egipcias.
Por su parte, R. Hachmann
12
sostiene que, durante la época de El Amarna, las posesiones
egipcias en Asia se administraron desde cuatro centros: Gaza y Beth Shean, en Palestina, y Sumur y
Kumidi, en Siria. Asimismo agrega que Beth Shean habría sido la sede de un gobernador egipcio ya
que en la correspondencia de El Amarna no se menciona a un hazanu para esta ciudad.
Del análisis de las “listas topográficas de Tuthmosis III” en Karnak
13
, los “Anales de Tuthmosis
III
14
y las “cartas de El Amarna”
15
podemos afirmar que Sumur fue, desde el reinado de Tuthmosis
82
REE 6/7
5
Dedicada al dios Mekal de Beth Shean por los
arquitectos Amenemope y su hijo Pare’emheb, fue
encontrada en el nivel
IX de Beth Shean datado
probablemente a fines del siglo
XIV a.C. (A. ROWE, The
topography and history of Beth-Shean, 1930, lám.
33;
S. AHITUV, Canaanite toponyms in ancient
Egyptian documents, 1984, p. 78).
6
KRI, I, p. 12, ls. 9 y 12 (para la “gran estela de Beth
Shean de Seti
I”).
7
Las “listas topográficas de Seti I (XIII, 51; XIV, 53 (56))”
en Karnak (KRI, I, pp. 32 y 29, respectivamente); las
“listas topográficas de Seti
I (XV, 16; XV a, 16)” en las
esfinges de El-Qurne (ibidem, pp. 33 y 34 (esfinges
norte y sur, respectivamente)); la “lista topográfica de
Seti
I (XVI, B 1)” en Abidos (ibidem, p. 32) y las “listas
topográficas de Ramsés
II (XXIV, 25)” en Karnak
(ibidem, p. 163 (muro sur de la Sala Hipóstila del
templo de Amón)) (
AHITUV, op. cit., pp. 78-79).
8
A. GARDINER, Egyptian Hieratic Texts, 1911 (1964), I,
22, 8.
9
Die ägyptische Verwaltung in den syrischen
Besitzungen, en
MDOG 92 (1960), pp. 6-8; Die
Beziehungen Ägyptens zu Vorderasien im 3. und 2.
Jahrtausend v. Chr., 2ª ed., 1971, pp. 246-255; Zur
staatlichen Organisation Syriens im Beginn der 18.
Dynastie, en
AFO XXII (1968-1969), pp. 27-29.
10
R. de VAUX, Le Pays de Canaan, en JAOS 88 (1968),
pp. 25-28;
W. PITARD, Ancient Damascus, 1987, pp.
60-63;
AHARONI, op. cit., pp. 146-153.
11
Economic aspects of the Egyptian occupation of
Canaan, en
IEJ 31, 3-4 (1981), p. 183 y n. 57.
12
Die ägyptische Verwaltung in Syrien während der
Amarnazeit, en
ZDPV 98 (1982), pp. 46-48.
13
Topónimos Nº 1; 72-79; 84 (?) (para la región
septentrional del Biqa Libanés); 80 (85 (?))-102 (para
la región al norte de Galilea) (
AHARONI, op. cit., pp.
146-152).
14
Urk., IV, 689, 7-15 y 729, 15-730, 1 (para las
campañas de los años 30 y 42 de Tuthmosis
III,
respectivamente en Siria septentrional).
15
EA 60, 23 (mención de Ullaza y Sumur. Abdi-Ashirta
de Amurru señala que Ullaza aún no ha perdido su
condición de sede de la administración egipcia); 68,
19-20 y 23 (para Sumur como “la residencia del
gobernador”); 83, 26 y 38; 84, 12-14 (Sumur como “el
lugar de descanso de mi Señor y su casa para pasar la
noche”); 102, 11-12 (“Tu (Iankhamu, el rabisu de
Sumur) entraste (lit. tirbu, `hiciste cargo’) en una casa
vacía”); 106, 21-22 (Sumur como “sede del
Page 2
III, el centro administrativo de la costa siria y que su rabisu ejerció sus funciones en un territorio
que se extendió hacia el sur hasta Biblos y por el norte incluyó Amurru.
El centro y sur de Siria fue administrado desde Kumidi
16
, un centro creado mucho después que
el de Sumur. La influencia del gobernador de Kumidi parece haberse extendido por el norte hasta
Kadesh y Qatna y por el este hasta Damasco
17
.
Respecto de los territorios de Canaán, la ciudad de Gaza se destacó como un importante centro
administrativo desde el reinado de Tuthmosis III
18
. Beth Shean se habría agregado mucho más tarde,
tal vez durante los reinados de Amenofis III o Akhenaton, como segundo centro administrativo en
Palestina. Hachmann
19
sostiene que, a partir de las fuentes, no podemos deducir con certeza cómo
se relacionaron estos dos centros palestinos de administración (Gaza y Beth Shean). Seguramente
desde Gaza se administró la región costera y el sur de Palestina.
Después de la caída de Sumur en manos de Aziru de Amurru, a mediados del reinado de
Akhenaton, el área de influencia del distrito de Upi, en Siria meridional, se extendió por el oeste
hasta la costa siria, abarcando gran parte de los territorios administrados hasta entonces desde
Sumur. Del mismo modo, el área de influencia de Gaza se extendió hacia el norte hasta las
proximidades de Biblos. Beth Shean debió haber sido el centro administrativo para las regiones
central y norte de Palestina, así como también para la Transjordania
20
. En definitiva, podemos
suponer que en algún momento del reinado de Akhenaton se habrían redefinido los límites de los
distritos y se habría agregado otro con centro en Beth Shean.
Hachmann
21
sostiene que es probable que para la misma época en que Iankhamu y Addaya se
desempeñaron como gobernadores de Sumur y Gaza, respectivamente, existía otro rabisu en
Palestina, con sede en Beth Shean. La correspondencia diplomática de El Amarna así parece
confirmarlo.
En una de sus cartas, Abdu-Heba de Jerusalem escribe a Akhenaton diciendo “(Cuando) Shuta,
el rabisu, vino a mí. Coloqué veintiún siervas (y) 80 cautivos en la mano de Shuta, como un regalo
para el rey, mi Señor”
22
, con el fin de lograr el “envío de tropas y de un rabisu”
23
—probablemente
el mismo Shuta— para que controlaran las acciones hostiles de los habiru en el norte de Palestina.
Por EA 234, sabemos también que “Shuta, el ra[bisu] del rey”
24
exigió a Zatatna, el príncipe de
Akko, la devolución de un prisionero del príncipe de Damasco, cuando le dice: “¡Devuélve
Zirdamyashda (el fugitivo) a Biriawaza!”
25
. Zatatna se defiende y le responde: “El (el fugitivo)
estaba con Shuta (?), un ra[bisu] del rey, en la ciudad de guarnición”, donde residía probablemente
Shuta, y luego “las tropas del rey, mi Señor, partieron. El (el fugitivo) estaba con ellas en Megiddo”,
donde nuevamente “desertó hacia mi casa (en Akko)”
26
. Finalmente Zatatna se niega a devolver el
83
REE 6/7
gobernador”) y 117, 62-63. Véase también
HACHMANN,
en
ZDPV 98, p. 26; D. REDFORD, Egypt and Canaan in
the New Kingdom, 1990, p. 33 (Beer-Sheva, 4). Ver EA
81, 49-50 y 115, 20-21 (Sumur reemplaza a Ullaza
como sede de una guarnición egipcia).
16
EA 52; 53, 22-29; 116, 75 y 132, 49 (para Kumidi
como la sede de un gobernador);
REDFORD, op. cit., p.
34 y n. 250.
17
EA 129 -de Rib-Adda de Biblos (para la relación
entre Biriawaza y Aziru de Amurru); 53 -de Akizzi
de Qatna (para la relación entre las regiones de
Qatna, Takhshi y Upi); 140 -de Ilirabikh de Biblos
(para la presión del príncipe de Qadesh sobre Amka);
189, 12 -de Aitagama de Qadesh (para Takhshi y Upi
como regiones bajo la jurisdicción de Biriawaza) y
197, 19; 26-29 -de Biriawaza a Akhenaton (para
Takhshi como el límite noroeste del distrito de Upi).
Véase
R. HACHMANN, D.O. EDZARD et alli, Kamid el-Loz-
Kumidi: Schriftdokumente aus Kamid el-Loz, en
SBA
7 (1970), pp. 84-87.
18
Urk., IV, 648, 10 ss.; REDFORD, op. cit., p. 32 y n. 224.
Véase
EA 289, 33 y 40; TT 6; A. MALAMAT, Campaigns
of Amenhotep
II and Thutmose IV to Canaan, en
Scripta Hierosolymitana 8 (1961), p. 220 (para Gaza
como la “residencia de un rabisu”). Por
EA 254, 37
sabemos que su jurisdicción abarcaba las tierras
altas alrededor de Jerusalem y Siquem.
19
En ZDPV 98, p. 46.
20
Ibidem, p. 47.
21
Ibidem, p. 45.
22
EA 288, 16-22.
23
L. 59.
24
L. 14.
25
L. 23.
26
Ls. 14-21.
Page 3
prisionero y afirma: “No estoy de acuerdo en devolverlo. Akko es como Magdalu en Egipto, y el rey,
mi Señor, no ha entendido que Shuta se ha vuelto en mi contra ¡Pueda el rey, mi Señor, enviar su
rabisu!” —tal vez Addaya de Gaza— “para buscarlo”
27
, lo que demuestra que Shuta no tenía
jurisdicción en la ciudad de Akko.
Ambas cartas permiten afirmar que Shuta era un rabisu y que residía en una “ciudad de
guarnición”, probablemente del noreste de Palestina, ya que su jurisdicción incluía Megiddo y el
valle de Jezrael, aunque no se extendía hasta Akko en la costa. Probablemente la “ciudad de
guarnición” donde se encontraba Shuta era Beth Shean.
Existen otras dos cartas que nos brindan información acerca de la “ciudad de guarnición de
Beth Shean” y de la “casa del rey”, en el norte de Palestina, probablemente la misma Beth Shean.
Por EA 289 de Abdu-Heba de Jerusalem sabemos que Tagi, el suegro de Milkilu de Gezer, se
instaló en Beth Shean sin derecho alguno: “Gintikirmil pertenece a Tagi, él tiene los hombres de Ginti
como guarnición en Beth Shean (lit. Bitsanu)
28
. Asimismo, en EA 263, el gobernante de una ciudad
no mencionada del norte de Palestina informa que ésta y otras ciudades fueron saqueadas —”Las
ciudades de mi Señor fueron saqueadas”— y que él se refugió en la “casa de mi Señor (el rey), pues
todo fue saqueado de la casa de tu servidor”
29
, que nos hace suponer que este príncipe se refugió en
uno de los centros administrativos egipcios.
Evidentemente, los acontecimientos narrados en ambas cartas —EA 289 y 263— se relacionan
entre sí, como lo demuestran las últimas líneas de una de ellas. A continuación del párrafo
mencionado en EA 263
30
, el mismo príncipe (?) palestino se refiere a las hostilidades de Tagi y
Labaya de Siquem en el valle de Jezrael y solicita ayuda militar a Akhenaton: “Si mi Señor piensa
en su servidor (cuando) dice: `Yo (el rey) comuniqué estas palabras al Pawura
31
(‘el rabisu’)’(...),
¡Entonces pueda mi Señor hacer enviar otra guarnición y caballos (...)!”. De los acontecimientos
narrados en estas cartas podemos deducir que Tagi y Labaya actuaron junto a los habiru (EA 289,
24) y atacaron algunas ciudades del norte de Palestina, como Ginti, y que Tagi se llevó un grupo de
soldados de Ginti y los instaló sin derecho alguno en la ciudad de guarnición de Beth Shean.
Probablemente, la usurpación de Ginti por Tagi no perduró mucho tiempo, ya que en EA 263 se
menciona la presencia de un rabisu que, a solicitud de Akhenaton, habría intervenido en esa zona
para expulsar a Tagi y restablecer el control egipcio.
Para concluir, si bien estas cartas nos permiten suponer que las acciones antes narradas se
produjeron en Palestina septentrional, más precisamente en el valle de Jezrael, y que un gobernador
habría estado, en esos momentos, en Beth Shean
32
, no existe evidencia adicional irrefutable que
confirme el papel de esta ciudad como capital de distrito y sede permanente de un gobernador
egipcio durante la época de El Amarna.
Respecto de la organización laboral en los territorios asiáticos, sabemos que luego de las
conquistas de Tuthmosis III, los príncipes locales de las ciudades de Siria y Palestina estuvieron
sujetos no sólo al pago de tributo sino también a la corvea de diferentes clases
33
, que fue
supervisada desde las ciudades de guarnición más importantes.
84
REE 6/7
27
Ls. 29-35.
28
Ls. 18-24.
29
Ls. 6-15.
30
Ls. 17-34.
31
Tradicionalmente, este vocablo ha sido interpretado
como el nombre propio del gobernador Pawure. Sin
embargo, éste es un sustantivo, que resulta de la
transcripción del término acadio rabisu, “el grande”,
a la expresión egipcia p3 wr, “el grande”.
32
HACHMANN, en ZDPV 98, p. 45 y n. 112.
33
NA’AMAN, en IEJ 31, p. 178.
Page 4
La corvea (bh)
34
es un sistema de prestación laboral obligatoria impuesto por el rey egipcio a sus
súbditos y a la población local de los territorios conquistados. El sistema de la corvea es indicativo
de la existencia de un poder absoluto en los reinos e imperios del Cercano Oriente antiguo. Ciertos
individuos, los artesanos, los miembros más destacados de la sociedad y ocasionalmente los
habitantes de una ciudad podían ser eximidos de la prestación de la corvea, ya sea como un
privilegio individual o colectivo concedido por el rey de un reino sirio o palestino o por el faraón.
En la documentación acadia se registra el término massa (lit. “ma-as-sa”)
35
con el significado
de “prestación laboral obligatoria”; la raíz mss está incluida en la expresión massarti, utilizada
comúnmente para designar al “ejército de la guarnición” instalado en los territorios asiáticos.
Evidentemente, existe una vinculación directa entre el sistema de la corvea y los soldados egipcios
instalados en las ciudades de guarnición en Asia, que habrían desempeñado, al igual que la
población local, diferentes tipos de trabajo. Asimismo, estos términos semíticos derivarían de una
antigua expresión cananea o hetea, vinculada con la prestación de trabajo y el producto obtenido
del mismo. Por este motivo, se cree que el vocablo massa tuvo originariamente el sentido de
“diezmo” o “décima parte” y que fue utilizado para designar el pago de impuestos en grano.
Los textos bíblicos revelan tres términos relacionados con este sistema de trabajo obligatorio y
que mantienen la raíz acadia mas:
1) El término ma`aser
36
, que en hebreo significa “diezmo o décima parte” y es usado casi
exclusivamente para definir los impuestos pagados al templo. Sin embargo, se cree que
originariamente el término ma`aser también hizo referencia a un impuesto pagado al estado en
grano
37
;
2) La expresión hebrea mas oved
38
, utilizada para definir el “trabajo compulsivo”, fue empleada
originariamente para designar la “mano de obra extranjera”, y
3) El término mas
39
fue usado también, aunque con menos frecuencia, para definir el “trabajo
compulsivo”.
El sistema de corvea en Siria-Palestina se caracterizó por: 1. la prestación laboral compulsiva,
permanente y colectiva; 2. el cumplimiento de distintos tipos de trabajo; 3. la existencia de un
sistema de trabajo rotativo; 4. el empleo de mano de obra adulta y de niños, femenina y masculina
y 5. el hecho que los animales también estaban sujetos al sistema de la corvea.
Existen pocos datos acerca de la organización de la corvea por parte de los príncipes locales
asiáticos. Na’aman
40
sostiene que los gobernantes de las ciudades de Siria y Palestina debían
cumplir con la obligación de organizar la corvea de diferentes clases, en las ciudades de guarnición
85
REE 6/7
34
, I, 1972, cols. 5 ss. (s.v. “Abgaben und Steuern”);
REDFORD, op. cit., p. 41 y n. 309; J.J. JANSSEN,
Prolegomena to the study of Egypt’s economic
History during the New Kingdom, en
SAK 3 (1975), p.
173.
35
A.F. RAINEY, El Amarna tablets 359-379, 1970, p. 71
(para massu
y ma-as-sà); EA 365, 23, 25 (para ma-
as-sà); von
SODEN, AHw, 1966, 7, pp. 620-621 (para
massarti y sâbe masarti).
36
G. FOHRER, (ed.), Hebräisches und aramäisches
Wörterbuch zum Alten Testament, 1982, p. 161.
37
“Bendito sea Yahvé, pues puso a tus enemigos en tu
mano y él (Abraham) le dió los diezmos (lit.
`ma`aser’) de todos” (Gen. 14, 20) y “Samuel dijo
estas palabras al pueblo que le había pedido rey (...):
`El (el rey) diezmará (lit. `ma`aser’) vuestras cosechas
y viñas, para dar a sus eunucos y a sus siervos (...).
Diezmará también vuestro rebaño y seréis sus
siervos’” (
I Sam. 8, 10, 15 y 17).
38
S.M. PAUL-W.G. DEVER, ed., Biblical Archaeology, 1973,
pp. 188-189.
39
Ibidem, p. 188. Durante el reinado de David ya
existía un funcionario “a cargo del trabajo
compulsivo (lit. `al ham-mas’)” (
II Sam. 20, 23), y el
censo ordenado por el rey (II Sam. 24) fue realizado
con el triple propósito de tasación, servicio militar y
corvea (lit. “mas”). Véase también, Gen. 49, 15;
Jueces, 1, 33 (para “mas”) y Jos. 9, 21 (para la var.
“ma`s”);
I. MENDELSOHN, On corvée labor in ancient
Canaan and Israel, en BASOR 167 (1962), pp. 31-35.
40
Véase n. 34.
Page 5
egipcias y los territorios circundantes. La documentación egipcia y acadia hace referencia a tres
tipos de trabajos obligatorios: a) actividades militares, b) forestales y c) agrícolas.
a) Los trabajos de índole militar consistían en la prestación de servicio como tropa en las
guarniciones
41
, la defensa de sus muros y puertas
42
y la custodia de instalaciones especiales
43
. En
algunas ocasiones los soldados y la población local debían reparar averías o daños
44
.
b) En lo referente a las actividades forestales, los “Anales” de Tuthmosis III y las “cartas de El
Amarna” nos informan acerca de la entrega de cargamentos de madera desde el Líbano
45
, Amurru
46
,
Hatti
47
y Dyahy
48
hacia los puertos de las ciudades de la costa fenicia para ser enviados, en algunos
casos, a Egipto.
En la “estela de Gebel Barkal” de Tuthmosis III se menciona el envío a Egipto de madera de
cedro del Líbano y del Negeb, como tributo anual, cuando dice: “Se corta para mí en Dyahy, cada
año, cedro verdadero del Líbano y se trae al palacio” y “Gran cantidad de madera viene a Egipto
para mí (...) cedro verdadero de Ng3w (...) para llegar a la corte anualmente”
49
. En esta estela se
registra también el envío de madera desde la ciudad de Ullaza
50
como resultado de la obligación de
la corvea cumplida por los soldados de la guarnición allí instalada. Asimismo sabemos que
Sennefer, el tesorero de Tuthmosis III, obtuvo madera de cedro de los príncipes de las ciudades de la
costa fenicia
51
. De estas inscripciones podemos concluir que el estado egipcio obtuvo madera por el
servicio de corvea, que fue cumplido por los habitantes de las ciudades siriopalestinas a cargo de los
príncipes locales y por los soldados de las guarniciones egipcias en Asia.
En los “Anales”, la madera es mencionada generalmente al final de las listas anuales de tributos
de Tuthmosis III; pero las cantidades no están registradas
52
. La madera es mencionada en un
contexto en que se narra el abastecimiento de madera a los puertos por los príncipes del Retenu, ya
que en este caso la mayor parte se cargaba en barcos reales con destino a Egipto
53
. En una de sus
inscripciones, Amenofis III afirma que “los príncipes de todos los países talaron los cedros de las
montañas de Retenu”, para enviarlos a Egipto
54
. Sin embargo, la madera no sólo fue enviada a la
corte egipcia para ser utilizada en construcciones reales, sino también fue empleada en diferentes
construcciones en las ciudades de guarnición egipcias y en las bases marítimas egipcias en las
costas de Siria y Palestina
55
.
La tala de árboles y su entrega en los puertos egipcios de Siria y Palestina implicaron una
pesada carga para los príncipes de la costa fenicia, ya que ellos fueron responsables del
reclutamiento de trabajadores para realizar la corvea, como cortadores y portadores de la madera
56
.
Los príncipes locales se encargaron también de reclutar tropas de bueyes con sus conductores para
el transporte de la madera. El “Cuento de Wenamón” lo confirma cuando se describe la organización
de una expedición para la tala de cedros del Líbano: “El príncipe (de Biblos) (...) puso a trabajar a
86
REE 6/7
41
EA 60, 20-25; 103, 13-15; 289, 18-20. Véase
también, EA 190, 4-5; 197, 37-39; 253, 32-35.
42
EA 296, 30-33.
43
EA 294, 16-24.
44
EA 160, 26-28; 161, 35-40.
45
AR, III, 94; IV, 577; EA 151, 48.
46
Urk., IV, 670, 12; EA 160, 14-19; 161, 55-56.
47
Urk., IV, 701, 14; 713, 15.
48
AR, II, 490.
49
Urk., IV, 1237, 30-31.
50
“Mi ejército, el que estaba en Wanratha (Ullaza),
regresó [con] cedro” (ibidem, ls. 31-32).
51
Ibidem, 531-536.
52
Ibidem, 672, 1-13; 707, 6-14; S. AHITUV, Economic
factors in the Egyptian conquest of Canaan, en
IEJ 28
(1978), p. 100.
53
Urk., IV, 767, 10-14.
54
Ibidem, 1652, 15 (“inscripción de la barca sagrada de
Amón” en el Templo de Luxor).
55
Ibidem, 767, 10-14.
56
AHITUV, en IEJ 28, p. 101.
Page 6
trescientos hombres con trescientos bueyes y colocó inspectores para que vigilaran el trabajo
consistente en la tala de árboles (cedros) (...). Al llegar el tercer mes de verano, los [bueyes] los
arrastraron hasta la costa del mar (la costa fenicia) (...)”
57
.
c) La población de las ciudades no sólo estaba sujeta a la prestación de servicios de tipo militar
y forestal, sino también debía cultivar las tierras fértiles en el área circundante a las ciudades de
guarnición
58
.
Las “cartas de El Amarna” más instructivas al respecto son aquellas que hacen referencia al
cultivo de los campos en el área de las ciudades de guarnición. La evidencia documental, nos
permite suponer que, durante el reinado de Akhenaton, Joppa, Gezer, Megiddo, Taanach, Beth
Shean, Kumidi, Iarimuta y Sumur
59
se destacaron no sólo por ser la sede de guarniciones egipcias
sino también por ser centros de organización de la corvea en Siria-Palestina.
En EA 365 Biridiya, el príncipe de Megiddo, informa que él estaba abasteciendo la corvea, pero
que otros príncipes no lo hacían. Biridiya de Megiddo informó a Akhenaton: “¡Pueda el rey, mi
Señor, informarse en relación a su siervo y a su ciudad! Ahora, en lo que a mí se refiere estoy
cultivando en Shunem (lit. `Sunama’) y en lo que a mí se refiere estoy llevando el equipo de
trabajadores de la corvea (lit. `awili massa’). Pero los príncipes que están junto a mí no lo hacen.
Ellos no están cultivando en Shunem y no están llevando el equipo de trabajadores de la corvea (lit.
`ma-as-sa’); y en lo que a mí respecta, (...) todo por mí mismo, estoy proveyendo los trabajadores de
la corvea. Ellos vinieron aquí (Megiddo) desde Joppa (lit. `Yapu’)
60
, (...) y desde Narbata (lit.
`Nuribta’)
61
a causa de tu mano”
62
. La expresión “a causa de tu mano” hace referencia a que los
trabajadores fueron enviados desde sus ciudades hacia Megiddo por orden real, ya que una de estas
dos ciudades, Joppa, era propiedad del rey y sede de una guarnición egipcia y de graneros reales de
grandes dimensiones. Evidentemente, esta carta nos permite afirmar que Biridiya fue responsable de
la provisión de los trabajadores de las ciudades de Joppa y Narbata para realizar el cultivo y la
cosecha de los campos de Shunem, en el valle de Jezrael.
A. Alt
63
ha sostenido que los campos de Shunem fueron incorporados a Megiddo recién durante
la época de El Amarna, como consecuencia de la destrucción de algunas ciudades del valle de
Jezrael por Labaya de Siquem. Su hipótesis está basada en EA 250
64
, donde se menciona que: “El
(Labaya) atacó Shunem, Burkuna y Harabu y deportó a los traidores y mantuvo a los leales, y sitió
Gath-rimmon y cultivó los campos del rey, tu Señor”. La mención de los “campos del rey”, utilizada
con frecuencia en la correspondencia diplomática de esta época, hace referencia a las tierras
egipcias en el valle de Jezrael en la época de El Amarna. Asimismo Alt
65
sostiene que la sección
occidental del valle de Jezrael habría sido incorporada también al Imperio durante el reinado de
Akhenaton. Su afirmación está basada en las ls. 17 y 21 de EA 250, donde se menciona la ofensiva
87
REE 6/7
57
Wen., II, ls. 42-44, en M. LICHTHEIM, Ancient Egyptian
Literature, 1976, vol.
II, p. 228.
58
NA’AMAN, en IEJ 31, pp. 178-179.
59
EA 294, 20 y 296, 33 -de Addadani, jefe local del sur
de Palestina y de Iakhtiri a Akhenaton,
respectivamente (para la guarnición de Joppa);
EA
365, 8 ss. (para Megiddo); TT 2; 5 y 6 (para
Taanach);
EA 289, 20 -de Abdu Heba de Jerusalem a
Akhenaton;
PITARD, op. cit., p. 63 y nn. 51-52 (para
Beth Shean);
EA 116, 75; 132, 49 (para Kumidi); EA
68, 27 ss. (para Iarimuta); EA 76, 35-36; 81, 49-50;
115, 19-22 (para Sumur).
60
Donde se instaló una guarnición egipcia (NA’AMAN,
en IEJ 31, p. 178 y n. 31).
61
Ubicada al este de Cesarea sobre el camino principal
que conduce desde Joppa a Shunem (ibidem).
62
EA 365, 8-29; RAINEY, op. cit., pp. 24-27.
63
Neues über Palästina aus dem Archiv Amenophis’IV,
1953, pp. 247-251 (
KL. Schr., I); Das Stützpunkt-
system der Pharaonen an der phönikischen Küste
und im syrischen Binnenland, 1959, pp. 169-175 (
KL.
Schr., III).
64
Ls. 42-47.
65
Op. cit., 1953, pp. 247 ss.
Page 7
de Labaya contra “la gente del país de Gina”; la región del valle de Qina en los “Anales” de
Tuthmosis III y que N. Na’aman
66
identifica con la región occidental del Valle de Jezrael. Alt
fundamenta su teoría además en el hecho que, después de la época de El Amarna, la tribu de
Issaccar se habría asentado en el valle de Jezrael con el fin de cultivar las tierras del rey. Según su
interpretación la descripción de Issaccar (etimológicamente “hombre asalariado”) como “un asno
fuerte (que) curvó su espalda para acarrear y llegó a ser un esclavo en el trabajo obligatorio
(corvea)”
67
deriva de su condición como trabajador de la corvea cumplida en esos campos.
No obstante, por los “Anales de Tuthmosis III
68
sabemos que los campos de Shunem fueron
incorporados a Megiddo durante su reinado y no durante el reinado de Akhenaton. En sus Anales,
después de presentar la lista de botín tomado de las ciudades de Joppa, Narbata y Shunem se
registra el cultivo de los campos próximos a Megiddo, al decir: “Ahora los campos (lit. `3hw.t’)
fueron divididos (lit. `hechos’) en parcelas (lit. ``hwt’) y asignados a los inspectores del Palacio (...)
para obtener (el fruto de) su cosecha. Lista de la cosecha que su Majestad llevó de las parcelas
arables (lit. ``hw.t’) de Megiddo: 207.300 [+ X] sacos (lit. `h3r’)
69
de trigo
70
, aparte de lo que fue
cortado como forraje por el ejército de su Majestad”
71
. Según Na’aman
72
la primera parte del texto
hace referencia a la parcelación y supervisión de los campos de las ciudades de Shunem, Narbata y
Joppa; mientras que en la segunda parte se refiere a los campos de la vecindad de Megiddo. La
expresión `hwt (parcelas arables), en contraste a 3hwt (campos), refleja un cambio en el status
administrativo de las tierras pertenecientes, a partir del reinado de Tuthmosis III, al faraón
73
.
Evidentemente, la gran cantidad de sacos de grano cosechado provino de una extensa área de tierra
arable, que incluía Joppa, Narbata y Shunem; las dos últimas regiones incorporadas por Tuthmosis
III luego de la conquista de Megiddo. Durante la Edad del Bronce Tardío el valle de Jezrael fue uno
de los más fértiles de Palestina y se calcula su producción en unos c. 200 Kg. por dunam
74
. El trigo
saqueado mencionado en los Anales fue la producción de c. 50.000 dunam, un octavo del área del
valle de Jezrael
75
.
En consecuencia, los acontecimientos narrados en los Anales y en la EA 250 nos permiten
suponer que los campos de Shunem fueron incorporados a Megiddo durante el reinado de Tuthmosis
III, pero que durante el reinado de Akhenaton toda esa región habría sido convulsionada por la
acción conjunta de los habiru y de Labaya de Siquem, quienes habrían hostigado a las ciudades de
Burkuna, Harabu y Shunem, pero que no habría afectado a los campos de cultivo próximos a ellas,
que continuaron bajo la supervisión de Megiddo y, en consecuencia, dentro del área de influencia
egipcia.
Así parece confirmarlo la EA 224, por la que sabemos que durante varias generaciones los
príncipes de Shim`on, una ciudad ubicada en las proximidades de Shunem y Megiddo, entregaron
grano probablemente destinado a Joppa, la base egipcia más importante de la costa sur de Palestina,
cuando dice: “Nuestros padres (de Shumu-Addu de Shim`on) han llevado grano desde el tiempo de
Kusannu, nuestro padre (sic. `abuelo’)”
76
.
88
REE 6/7
66
Pharaonic lands in the Jezreel valley in the Late
Bronze Age, en
HELTZER, M.-LIPINSKI, E., Society and
Economy in the Eastern Mediterranean (c. 1500-
1000
B.C.), 1988, pp. 184-185 (Orientalia Lovaniensia
Analecta, 23). Véase también la mención del valle de
Kyn3” en la “estela de Gebel Barkal”, en Urk.,
IV,
1234, 13;
G. GESTOSO-M.C. BARGUES CRIADO-M. FELDMAN,
La estela de Gebel Barkal de Tuthmosis
III, 1995, l. 19
(traducción) (Anexos de
REE 3: Colección Fuentes
para la Historia de Egipto, 1) (en prensa).
67
Gen. 49, 14-15.
68
AHARONI, op. cit., pp. 148 y 153 (lista topográfica de
Tuthmosis
III en Karnak, I, N° 38 (Shunem)).
69
Medida de peso de grano equivalente a 16 hk3t = 72
l. (
A. GARDINER, E.Gr., 1987, pp. 197-198, § 266, 1).
70
C. 11,250 tn (AHITUV, en IEJ 28, p. 98).
71
Urk., IV, 667, 10-14.
72
En IEJ 31, p. 178.
73
NA’AMAN, op. cit., p. 182.
74
AHITUV, en IEJ 28, p. 98 y n. 39.
75
Véase n. 71.
76
Ls. 14-18.
Page 8
En definitiva, la importancia de la ciudad de Megiddo respecto de la organización de los
trabajos agrícolas reside en: a. su ubicación estratégica respecto de las rutas principales que
atraviesan Palestina; b. el hecho de ser la sede de una fortaleza egipcia y, en consecuencia, un
centro de concentración de poder político y militar; c. la responsabilidad de su príncipe local en el
control directo de las tareas agrícolas desarrolladas en los “campos del rey” próximos a Megiddo; d.
el hecho de ser uno de los centros más importantes de almacenamiento y redistribución de grano,
debido a que en ella se hallaban graneros reales de grandes dimensiones, y e. la responsabilidad de
su gobernante en el reclutamiento de la mano de obra disponible en Palestina septentrional y en
zonas más alejadas.
Después de la conquista de Megiddo, los Anales de Tuthmosis III registran la incorporación de
Beth Shean al imperio egipcio, de lo que podemos deducir que esta ciudad habría sido elegida como
sede de una guarnición egipcia debido a su posición estratégica respecto del valle de Jezrael y con el
fin de supervisar los trabajos agrícolas cumplidos en los campos próximos a Megiddo, ubicados en
ese valle, que incluían el área alrededor de Shunem
77
.
Desde Beth Shean se habrían supervisado no sólo los trabajos agrícolas realizados en las
regiones próximas a Megiddo, sino también el reclutamiento de la mano de obra necesaria para el
desarrollo de esas actividades. La carta —TT 2
78
— enviada por Ahiyam, el príncipe de Rehob, una
ciudad ubicada en el valle de Beth Shean, a Riwashur, el gobernante de Taanach, confirma que
Ahiyam fue el responsable del reclutamiento de trabajadores para la corvea de las ciudades
próximas a Taanach
79
, cuando dice: “¡Ordena a tus ciudades que realicen su corvea! Yo soy
responsable por cada uno que habita en las ciudades”.
Esta carta nos permite afirmar que la responsabilidad de Ahiyam de Rehob —durante el reinado
de Amenofis II (?)— es paralela a la de Biridiya de Megiddo —durante el reinado de Akhenaton.
Na’aman
80
sostiene que Ahiyam es el responsable del aprovisionamiento de trabajadores para la
corvea de las ciudades próximas a Taanach; mientras que Biridiya lo es por los trabajadores llevados
a Shunem desde Narbata y Joppa.
La única diferencia consiste en que en el primer caso —el de Ahiyam— los trabajadores
provienen de Taanach, una ciudad muy próxima a Beth Shean y a las tierras fértiles del valle de
Jezrael; mientras que en el segundo caso —el de Biridiya— los trabajadores son trasladados a los
campos de Shunem, en el mismo valle, desde ciudades mucho más alejadas, como Joppa y Narbata.
Probablemente, los príncipes locales palestinos recurrieron al traslado de trabajadores para la corvea
desde zonas alejadas sólo en casos de emergencia, cuando la mano de obra no era abundante o ante
eventuales focos de rebelión. Al igual que Ahiyam, Biridiya, durante el reinado de Akhenaton,
reclutó también trabajadores para la corvea procedentes en su mayor parte de una región cercana,
Takhnaka, probablemente Taanach
81
. La carta enviada por Jashdata, príncipe aliado y tal vez
hermano del príncipe de Megiddo, a Akhenaton así lo confirma: “¡Que el rey, mi Señor, sepa que
todo lo que el rey, mi Señor, había dado a su servidor, los trabajadores de Takhnaka se lo han
llevado. Ellos han matado mis bueyes y los han cazado. En estos momentos existo (gracias a)
Biridiya”
82
.
En ambos casos, el de Ahiyam —príncipe de una ciudad situada en el valle de Beth Shean— y el
de Biridiya —príncipe encargado de la supervisión a nivel local de los campos de Shunem cercanos a
Beth Shean— creemos que la supervisión general fue realizada desde Beth Shean, que debido a su
89
REE 6/7
77
NA’AMAN, op. cit., p. 183.
78
Ls. 13-16, en ibidem, p. 178. Véase también W.F.
ALBRIGHT, A prince of Taanach in the Fifteenth
Century B.C., en
BASOR 94 (1944), pp. 20-23.
79
NA’AMAN, en IEJ 31 p. 179 y nn. 36-37.
80
Ibidem, p. 179.
81
J.A. KNUDTZON, Die El-Amarna Tafeln, vol. II, 1915, p.
1310.
82
EA 248, a, 9-22. Véase también, KNUDTZON, op. cit.,
pp. 1309-1310.
Page 9
ubicación en el área de las tierras fértiles del valle de Jezrael contaba con ventajas estratégicas y
económicas.
La correspondencia diplomática de la época analizada nos permite afirmar que, durante el
reinado de Akhenaton, Beth Shean fue la sede transitoria de un rabisu en sus visitas de inspección
al norte de Palestina y que estaba directamente involucrada en la redistribución de la mayor parte
de la mano de obra disponible en Palestina. Estas afirmaciones están basadas en: 1. el hecho que no
se menciona en toda la correspondencia diplomática de la época la existencia de un hazanu para la
ciudad de Beth Shean; 2. la utilización de la expresión “los campos del rey” —usada comúnmente en
las “cartas de El Amarna” para designar las tierras fértiles del área circundante a los centros
administrativos egipcios— para denominar los campos de cultivo localizados en el valle de Jezrael —
en general— y en torno a Beth Shean —en particular; 3. la mención de la expresión “la ciudad del
rey” en un contexto relacionado con las actividades desarrolladas en Palestina septentrional por el
rabisu Shuta, quién se habría instalado en Beth Shean, y 4. la vinculación directa establecida entre
el responsable por Beth Shean y la implementación de “circuitos (lit. phhr.ty)
83
oficiales de
inspección” y de “redistribución” de mano de obra, relacionados con “áreas de producción agrícola
(lit. ww)”
84
.
Las fuentes contemporáneas brindan muy pocos indicios acerca de las actividades de
supervisión emprendidas por el resto de las ciudades de guarnición egipcias.
Respecto de la organización de los trabajos en el distrito de Canaán, las fuentes contemporáneas
al reinado de Akhenaton nos brindan algunos indicios, que nos permiten afirmar que Gaza fue el
centro administrativo responsable de la supervisión general de todas las actividades agrícolas
emprendidas por la población a cargo de los príncipes locales de la región del Sharon, las llanuras
costeras (entre Joppa y Gaza), la región de la Shephelah (desde Lakish hasta Gezer) y las tierras altas
de Judea (entre Jerusalem y Siquem).
En lo que hace a las regiones del Sharon y de la costa, por la EA 296
85
sabemos que la
jurisdicción del gobernador del distrito de Canaán —en este caso Iakhtiri— abarcaba las llanuras
costeras localizadas entre Joppa y Gaza.
Respecto de las tierras altas de Judea, por las cartas enviadas por Abdu-Heba a Akhenaton
podemos afirmar que la jurisdicción de Addaya, otro de los rabisu conocidos para el distrito de
Canaán, alcanzaba las colinas alrededor de Jerusalem. El príncipe de Jerusalem comunica al rey:
“Cuando el rey estableció una guarnición (en Jerusalem), Iankhamu (el rabisu de Gaza) la tomó
(para sí)”
86
; tiempo después el nuevo rabisu “Addaya (de Gaza) se fue junto con la (otra) guarnición
y los oficiales (egipcios) que mi rey (me) dió”
87
y, finalmente, agrega “la guarnición que enviaste (a
Jerusalem) mediante Haya, el hijo de Miyare, Addaya la tomó y puso su residencia en Gaza”
88
.
Del mismo modo, la EA 254
89
refleja que las funciones de Addaya se relacionaron también con
el control de las acciones hostiles llevadas a cabo por los habiru en el área circundante a Siquem.
Asimismo, las “cartas de El Amarna” registran que estas acciones conjuntas de los habiru y Labaya
de Siquem habrían afectado, en algunas oportunidades, la organización de los trabajos agrícolas en
los campos próximos a Megiddo
90
y el paso normal de las caravanas, que se dirigían a Siria y
90
REE 6/7
83
REDFORD, op. cit., pp. 34-35 y nn. 256-257.
84
Ibidem, p. 35 y n. 254; Wb., I, p. 243, 1-7.
85
Ls. 25-29 y 31-33.
86
EA 286, 26-28.
87
EA 287, 46-48.
88
EA 289, 30-33.
89
Labaya de Siquem responde a Akhenaton: “No se si
mi hijo está asociado con los habiru; no obstante lo
puse verdaderamente en las manos de Addaya (el
gobernador de Gaza)” (ls. 30-37).
90
EA 250, 42-44. Véase n. 65.
Page 10
Mitanni, luego de atravesar el valle de Jezrael, la región norte del valle del Jordán (bajo el control
del príncipe de Pella)
91
y el área de Damasco.
Evidentemente, las cartas mencionadas hasta el momento demuestran que el gobernador de
Gaza ejerció sus funciones, entre otras regiones, no sólo en la costa palestina, sino también en toda
la zona de las tierras altas, desde Jerusalem (en el sur) hasta Siquem (en el norte).
Respecto de la región de la Shephelah, las “cartas de El Amarna” nos permiten suponer que el
príncipe de Gezer —ciudad localizada en el extremo norte de la región de la Shephelah— fue el
responsable directo del cultivo de los campos más fértiles del área del Sharon y del reclutamiento de
la mano de obra, procedente probablemente de las llanuras costeras (Joppa), de la misma región de
la Shephelah (Gezer y Lakish) y de las tierras altas de Judea (Siquem y Jerusalem).
La EA 292 —de Ba’lu-Shipti a Akhenaton— confirma la responsabilidad de este príncipe de Gezer
en el reclutamiento de trabajadores para la corvea procedentes de las cercanías de Gezer y de las
“tierras altas” de Judea, cuando describe un acto de corrupción de un funcionario menor egipcio:
“¡Mira lo que hizo Peya, el hijo de Gulate, contra Gezer, la sierva del rey, mi Señor! ¿Cuántos días
la saqueó, de modo que llegó a ser un caldero vacío por su causa? Desde las tierras altas (las colinas
próximas a Jerusalem) la gente es rescatada por 30 [siclos] de plata, pero de Peya (en Gezer) por
100 [siclos] de plata”
92
.
Durante el Bronce Tardío, Gezer fue probablemente —según I. Singer
93
— la ciudad más
importante en el sur de Palestina, ya que controlaba un vital cruce de rutas que unía la Via Maris y
el camino principal que conducía desde la sección norte de la región de la Shephelah hacia las
tierras altas. Durante la época de El Amarna, el control de Gezer significó el dominio de la franja
costera, que se extiende desde Gaza hasta Joppa, y facilitó la penetración en la región de las tierras
altas de Judea
94
.
La elección de Gezer como sede de una guarnición egipcia está vinculada directamente con la
incorporación al Imperio egipcio, primero, de las llanuras costeras —localizadas entre Gaza y Joppa,
y de la región del Sharon y, luego, del área de la Shephelah, que se destaca por su posición
estratégica en el cruce de rutas que conectan las regiones costeras y las tierras altas de Judea. N.
Na’aman
95
señala que la ciudad de Gezer es particularemente poderosa e influyente debido al
control que desde ésta se ejerce sobre el camino principal que conectaba el sur de Palestina con los
territorios del norte y las rutas secundarias que unen las tierras bajas con la región montañosa
cercana a Jerusalem
96
, desde donde procedía la mayor parte de la mano de obra utilizada en las
tierras fértiles del Sharon.
El control directo de la Shephelah fue de vital importancia, ya que en esa zona desarrollaron sus
acciones hostiles los habiru y los hijos de Labaya de Siquem, que, en muchas oportunidades,
perturbaron el normal funcionamiento de los circuitos de redistribución de bienes y de mano de
obra, como hemos señalado anteriormente.
91
REE 6/7
91
Mut-ba’lu, el príncipe de Pella, responde a Haya, el
agente comercial de Akhenaton, que Labaya de
Siquem, su padre, envió normalmente las caravanas a
Mitanni y solicita permiso para conducir una hacia
Babilonia, cuando dice: “¿Quién soy para que las
caravanas del rey, mi Señor, no se envíen? Mira,
Labaya, mi padre, [sirvió] al rey, tu Señor, y envió
cada caravana que el rey envió a Mitanni ¡Permita el
rey, mi Señor, enviar caravanas a Babilonia! Las
conduciré y guardaré cuidadosamente” (
EA 255, 12-
25).
92
Ls. 40-52; EA 294, 16-24. Véase también, EA 289-
290 y 298 (para los príncipes de Gezer, Milkilu y
Iapakhu, respectivamente).
93
An Egyptian “governor’s residency” at Gezer?, en Tel
Aviv 13 (1986), p. 26.
94
Ibidem, n. 1.
95
Historical-geographical aspects of The Amarna
Tablets, en Proceedings of the Ninth World Congress
of Jewish Studies, The Hebrew University, Jerusalem,
1985, p. 18.
96
I. SINGER, Merneptah’s campaign to Canaan and the
Egyptian occupation of the southern coastal plain of
Palestine in the Ramesside Period, en
BASOR 269
(1988), p. 3.
Page 11
La posición de Kumidi en el Biqa Libanés, en Siria meridional, es paralela a la de Beth Shean en
el valle de Jezrael, en Palestina. Na’aman
97
se plantea si existe alguna relación entre la elección de
Kumidi como sede de un gobernador egipcio y la incorporación de las tierras fértiles cercanas
durante el Imperio Nuevo. Evidentemente la incorporación de tierras fértiles habría sido un factor
importante en el criterio de elección de un sitio para el establecimiento de una ciudad de guarnición
en el Biqa Libanés.
Respecto del papel cumplido por Sumur, en Siria central, las “Cartas de El Amarna” nos
informan que ésta fue una ciudad de guarnición egipcia y que sus campos fueron cultivados por los
habitantes de la zona circundante. La EA 60
98
parece confirmarlo cuando Abdi-Ashirta, el príncipe
de Amurru, informa a Akhenaton: “¡Mira! Allí (en Sumur) está Pakhanate, mi rabisu ¡Que el rey le
pregunte si he cuidado Sumur y Ullaza! Mientras el rabisu estaba en una misión real, supervisé la
cosecha del grano de Sumur y de todas las tierras del rey, mi Sol, mi Señor”. Si comparamos las
expresiones “las tierras del rey”, en la carta de Abdi-Ashirta, y “los campos del rey”, que designaba
a las tierras fértiles de Shunem y de todo el valle de Jezrael, en la carta de Labaya de Siquem, antes
analizada, podemos suponer que los campos cercanos a Sumur sufrieron el mismo proceso al
cambiar de status administrativo, como consecuencia de la reconquista de esta ciudad a mediados
del reinado de Akhenaton.
Los “agentes” (rwdw) parecen haber sido supervisores de estas actividades agrícolas. Según los
“Anales de Tuthmosis III” existían en esta época bases de abastecimiento egipcias en Siria y
Palestina, bajo la supervisión de estos agentes, cuando se afirma: “los campos fueron hechos
(cultivados y cosechados) en los distritos bajo la supervisión de los agentes (lit. `rwdw’) del palacio
para recolectar su trigo. Cantidad (lit. `lista’) de trigo que fue llevado al rey de los distritos de
Megiddo (...)”
99
. En EA 114
100
, se menciona a poseedores de campos en Siria, cuya función era
abastecer al ejército con la producción de sus campos o de otras zonas. Tal vez estos fueron
designados como funcionarios egipcios, pero elegidos entre los labradores que recibían el cargo o
tierras adicionales a cambio de esas tareas de supervisión.
La mayor parte del producto obtenido por el sistema de la corvea fue utilizado en las posesiones
asiáticas. De esta forma, el grano —trigo y cebada— obtenido por la corvea fue almacenado en los
graneros reales (sunuti)
101
ubicados en las bases marítimas —o “los puertos de Su Majestad”— y en
las ciudades de guarnición egipcias
102
en Siria y Palestina. La evidencia documental nos permite
sostener que la principal función de los graneros reales fue la de regular el abastecimiento de las
guarniciones egipcias, del personal de la administración en Siria y Palestina y del ejército real en
épocas de campaña
103
.
Durante la 7ª campaña de Tuthmosis
III, dirigida a Ullaza, el ejército real obtuvo sus provisiones
en la costa fenicia: “en todos los puertos de Su Majestad (Tuthmosis III), que almacenaban pan fino,
otros panes, aceite, incienso, vino y miel (...)”
104
. Asimismo, la siega de los campos de Qadesh sobre
92
REE 6/7
97
Véase n. 81.
98
Ls. 19-29.
99
Urk., IV, 667, 10-15.
100
Ls. 54-57.
101
En EA 294, 22, la expresión empleada es biti sunuti,
una combinación del término acadio bit (“casa”
y el vocablo egipcio snwt (“granero”).
102
Urk., IV, 692-693; 700, 6-9; 707, 10-14; 713, 4-8;
719, 7-11; 723, 4-9; 732, 6-8;
ALT, op. cit., 1959,
pp. 107-140 (para el abastecimiento de los graneros
y almacenes localizados en “todos los puertos de su
Majestad (Tuthmosis
III)” en la costa fenicia); EA 294,
22 (para los graneros de Joppa durante el reinado de
Akhenaton);
HELCK, op. cit., 1971, p. 253, n. 48; EA
68, 27-28 (para los graneros de Iarimuta).
103
NA’AMAN, en IEJ 31, pp. 179-180.
104
Urk., IV, 692-693 (para la campaña a Ullaza durante
el año 31 de Tuthmosis
III). Véase también n. 103.
Page 12
el Orontes, Sumur, Ullaza y una ciudad no identificada en el año 30 del reinado de Tuthmosis III
105
y de Tunip en el año 42
106
, cuando “los árboles de los jardines fueron cortados”, debe ser
interpretada como la cosecha por el ejército para abastecerse de sus necesidades más inmediatas:
alimento para los soldados, forraje para los caballos de los carros de combate y animales de carga y
madera para prender fuego, cocinar y para la construcción de torres de sitio. Sin embargo, en los
Anales no se menciona el sobrante que el ejército debe haber dejado.
Las “cartas de El Amarna” se refieren también a la preparación en las guarniciones y en las
bases egipcias ubicadas en las costas de Siria y Palestina ante la posibilidad del arribo del “ejército
de campaña” (sabe bitati) del rey. En EA 367
107
, Akhenaton pide a Intaruta (¿Dagantakala?) de
Akhshaph: “¡Asiste a las tropas del rabisu! y éste le responde: “Asistí bien [al rabisu], y si no lo
atendí [bien], que lo diga”. Asimismo, en EA 324
108
se dice: “alimento, bebida, aceite, grano y
bueyes” fueron preparados por Widia, el príncipe de Ascalón, para los “soldados del rey”.
En definitiva, los príncipes locales mediante el pago de tributo en especie y la prestación laboral
obligatoria contribuyeron fundalmentalmente al mantenimiento de la estructura administrativa de
las posesiones asiáticas del Imperio egipcio.
Para concluir, los términos analizados para “corvea” designan a un sistema de prestación
laboral obligatorio. Durante la dinastía XVIII, la población local de Siria y Palestina y sus animales
de carga, los soldados egipcios y asiáticos y los mercenarios nubios instalados en las ciudades de
guarnición egipcias estaban sujetos a la prestación de diferentes tipos de trabajo obligatorio: militar,
forestal y agrícola. Durante el reinado de Akhenaton, seguía vigente el mismo sistema de
organización de la corvea existente durante los reinados de sus predecesores, Tuthmosis III y
Amenofis II.
Los príncipes situados en áreas estratégicas, como Megiddo, Rehob, Gezer, Damasco y Sumur, ya
sea por ser zonas de cruce de importantes rutas comerciales o por tratarse de zonas limítrofes,
fueron responsables del cultivo de los campos más fértiles —como los campos de Shunem y de todo
el valle de Jezrael, de las llanuras de la costa sur y del Sharon, del Biqa Libanés y de la región de
Amurru— y del suministro de trabajadores procedentes de diferentes ciudades —como Joppa, Gezer,
Siquem, Jerusalem, Narbata y Taanach. La supervisión general de todas estas actividades laborales
habría recaído en importantes ciudades de guarnición egipcias, como Beth Shean y Gaza, en
Palestina, y Kumidi y Sumur, en Siria. Algunas de estas ciudades de guarnición se destacaron
además por ser sede —permanente o transitoria— de un gobernador egipcio, el sitio de
establecimiento de graneros reales, la capital de un distrito administrativo y el centro principal de
un “circuito de redistribución” de bienes y mano de obra. Asimismo, la elección de sus sitios se
relaciona con la incorporación al imperio egipcio de áreas de máxima productividad agrícola y
forestal.
93
REE 6/7
105
Ibidem, 689, 7-15.
106
Ibidem, 729, 15-730,1.
107
Ls. 21-25.
108
Ls. 12-14. Véase también, EA 5; 216-218; 226; 269;
329, 13-20; 337, 7-12.
Page 13
BIBLIOGRAFIA
AHARONI, Y., The land of the Bible, a historical geography, 1967.
AHITUV, S., Economic factors in the Egyptian conquest of Canaan, en IEJ 28, 1-2 (1978), pp.
93-105.
AHITUV, S., Canaanite toponyms in ancient Egyptian documents, 1984.
ALBRIGHT, W.F., A prince of Taanach in the Fifteenth Century B.C., en BASOR 94 (1944), pp.
12-27.
ALT, A., Neues über Palästina aus dem Archiv Amenophis’IV, 1953 (KL.Schr., I).
ALT, A., Das Stützpunktsystem der Pharaonen an der phönikischen Küste und im syrischen
Binnenland, 1959 (Kl.Schr., III).
De VAUX, R., Le Pays de Canaan, en JAOS 88 (1968), pp. 25-28.
EYRE, Ch., Work and the organisation of work in the New Kingdom, en M.A. POWELL (ed.),
Labor in the Ancient Near East, 1987, pp. 167-221 (AOS, 68).
FOHRER, G., (ed.), Hebräisches und aramäisches Wörterbuch zum Alten Testament, 1982.
GARDINER, A., Egyptian Hieratic Texts, 1911 (1964).
G. GESTOSO-M.C. BARGUES CRIADO-M. FELDMAN, La estela de Gebel Barkal de Tuthmosis
III, 1995 (Anexos de REE 3: Colección Fuentes para la Historia de Egipto, 1).
HACHMANN, R.-EDZARD, D.O. et alii, Kamid el-Loz-Kumidi: Schriftdokumente aus Kamid el-
Loz, en SBA 7 (1970), pp. 1-94.
HACHMANN, R., Die ägyptische Verwaltung in Syrien während der Amarnazeit, en ZDPV 98
(1982), pp. 17-49.
HELCK, W., Die ägyptische Verwaltung in den syrischen Besitzungen, en MDOG 92 (1960), pp.
5-10.
HELCK, W., Zur staatlichen Organisation Syriens im Beginn der 18. Dynastie, en AfO XXII
(1968-1969), pp. 27-29.
HELCK, W., Die Beziehungen Ägyptens zu Vorderasien im 3. und 2. Jahrtausend v.Chr., 2ª ed.,
1971.
JANSSEN, J.J., Prolegomena to the study of Egypt’s economic History during the New
Kingdom, en SAK 3 (1975), pp. 127-185.
KITCHEN, K., Rammeside inscriptions, 7 vols., 1968.
KITTEL, R. (ed.), Biblia Hebraica, 1966.
KNUDTZON, J.A., Die El-Amarna Tafeln, 1915, 2 vols.
LICHTHEIM, M., Ancient Egyptian Literature, 3 vols., 1973-1980.
MALAMAT, A., Campaigns of Amenhotep II and Thutmose IV to Canaan, en Scripta
Hierosolymitana 8 (1961), pp. 218-231.
MENDELSOHN, I., On corvée labor in ancient Canaan and Israel, en BASOR 167 (1962), pp.
31-35.
MORAN, W.L., Les lettres d’El-Amarna, correspondance diplomatique du pharaon, 1987
(LAPO, 13).
94
REE 6/7
Page 14
NA’AMAN, N., Economic aspects of the Egyptian occupation of Canaan, en IEJ 31, 3-4 (1981),
pp. 171-185.
NA’AMAN, N., Historical-geographical aspects of The Amarna Tablets, en Proceedings of the
Ninth World Congress of Jewish Studies, The Hebrew University, Jerusalem, 1985, pp.
17-26.
NA’AMAN, N., Pharaonic lands in the Jezreel valley in the Late Bronze Age, en HELTZER, M.-
LIPINSKI, E., Society and Economy in the Eastern Mediterranean (c. 1500-1000 B.C.),
1988, pp. 177-185 (Orientalia Lovaniensia Analecta, 23).
PAUL, S.M.-DEVER, W.G., (ed.), Biblical Archaeology, 1973.
PITARD, W., Ancient Damascus, 1987.
RAINEY, A.F., El Amarna tablets 359-379, 1970.
REDFORD, D., Egypt and Canaan in the New Kingdom, 1990 (Beer-Sheva, 4).
REDFORD, D., Egypt, Canaan, and Israel in ancient times, 1992.
ROWE, A., The topography and history of Beth-Shean, 1930.
SETHE, K., Urkunden der 18. Dynastie, 2ª ed.
SIMONS, J., Handbook for the study of Egyptian topographical lists relating to Western Asia,
1937.
SINGER, I., An Egyptian “governor’s residency” at Gezer?, en Tel Aviv 13 (1986), pp. 26-31.
SINGER, I., Merneptah’s campaign to Canaan and the Egyptian occupation of the southern
coastal plain of Palestine in the Ramesside Period, en BASOR 269 (1988), pp. 1-10.
von SODEN, W., Akkadisches Handwörterbuch, 1965-1981, 3 vols.
von SODEN, W., Grundriss der akkadischen Grammatik, 1969 (Analecta Orientalia, 33/47).
95
REE 6/7
Page 15
LISTA DE ABREVIATURAS
AEO GARDINER, A. H., Ancient Egyptian Onomastica, 3 vols., 1947.
AFO Archiv für Orientfroschung, Graz.
AHW VON SODEN, W., Akkadisches Handwörterbuch, 3 vols. 1965-1981.
A. OR. Analecta Orientalia, Rome.
BACE Bulletin of the Australian Centre for Egyptology, Sydney.
BAR BREASTED, J., Ancient Records of Egypt, 5 vols., 1906-1907 (1962)
BASOR Bulletin of the American School of Oriental Research, New Haven.
BIBL. AEG. Bibliotheca Aegyptiaca, Bruxelles.
BIFAO Bulletin de l’ Institut Français d’ Archéologie Orientale, Le Caire.
BIOR Bibliotheca Orientalis, Leiden.
BN Biblische Notizen, München.
BSFE Bulletin de la Société Française d’ Égyptologie, Paris.
CAH The Cambridge Ancient History, vol. I-II, 2º ed.; vol. III-XII, 1º ed.
CRIPEL Cahiers de Recherches de l’ Institut de Papyrologie et d’ Égyptologie de Lille, Lille.
E.GR. GARDINER, A. H., Egyptian Grammar, 3ª ed. 1982.
GM Göttinger Miszellen, Göttingen.
IEJ Israel Exploration Journal, Jerusalem.
JAOS Journal of the American Oriental Society, New Haven.
JEA Journal of Egyptian Archaeology, London.
JESHO Journal of the Economic and Social History of the Orient, Leiden.
JNES Journal of Near Eastern Studies, Chicago.
JSSEA Journal of the Society fro the Studies of Egyptian Antiquities, Toronto.
LDÄ HELCK, W.-OTTO, E. Y WESTENDORFF, W. (eds.), Lexikon der Ägyptologie, 5 vols., 1972-1991.
LAAA Liverpool Annals of Archaeology and Anthropology, Liverpool.
LAPO Litteratures anciennes du Proche-Orient. Textes égyptiens. Paris.
MDAIK Mitteilungen des deutschen archäologischen Instituts, Abt. Kairo, Wiesbaden-Mainz.
MIFAO Mémoires. Institut Français d’ Archéologie Orientale, Le Caire.
NAWG Nachrichten der Akademie der Wissenschaften in Göttingen, I. Philologische Historische
Klasse, Göttingen.
Newsletters
SSEA Newsletters (of) the Society for the Study of Egyptian Antiquities, Toronto.
OLZ Orientalistische Literaturzeitung, Leipzig-Berlin.
PEQ Palestine Exploration Quarterly, London.
PRU NOUGARYOL, J., Le palais royal d’ Ugarit, vol. III, 1955-1956, en SCHAEFFER, C. (ed.), Mission of
Ras Shamra, 1955´-1957, vol. VI.
PSBA Proceedings of the Society of Biblical Archaeology, London.
RDE Revue d’ Égyptologie, Paris.
REC. DE TRAV. Recueil de Travaux relatifs à la Philologie et à l’ Archéologie Égyptiennes et Assyriennes,
Paris.
REE Revista de estudios de Egiptología, Buenos Aires.
RIHAO Revista del Instituto de Historia Antigua Oriental, Buenos Aires.
SAK Studien zur altägyptische Kultur, Hamburg.
SBA Saarbrücker Beitrage zur Altertumskunde, Bonn.
URK. I SETHE, K., Urkunden des Alten Reiches, 2º ed. 1932-1933.
URK. IV SETHE, K., Urkunden der 18. Dynastie, 2º ed. 1961.
WB. ERMAN, A.-GRAPOW, H., Wörterbuch der ägyptischen Sprache, 5 vols. 1982.
ZÄS Zeitschrift für ägyptische Sprache und Altertumskunde, Lepzig-Berlin.
ZDMG Zeitschrift der deutschen Morgenländischen Gesellschaft, Leipzig-Wiesbaden.
ZDPV Zeitschrift des deustchen Palästina-Vereins.
235
REE 6/7
Page 16
Show more