Project

Arauco en el teatro español del Siglo de Oro

Updates
0 new
0
Recommendations
0 new
0
Followers
0 new
2
Reads
0 new
6

Project log

Carlos Mata Indurain
added 2 research items
Existen en el teatro español del Siglo de Oro varias comedias cuya acción se sitúa en el contexto de la conquista de Arauco. En esta ocasión voy a estudiar el tema del cautiverio (y especialmente el cautiverio de amor) en estas piezas. El corpus de obras manejadas incluye estas cinco comedias: La belígera española, Algunas hazañas de las muchas de don García Hurtado de Mendoza, Arauco domado, El gobernador prudente y Los españoles en Chile, aunque al final me referiré brevemente a otras dos piezas un tanto especiales: El nuevo rey Gallinato, obra poco conocida de Andrés de Claramonte (con una ambientación vaga en un territorio fronterizo entre Perú y Chile, pero no en Arauco); y La Araucana, que no es una comedia, sino un auto sacramental atribuido a Lope de Vega. En todas estas comedias aparece reflejado el cautiverio general de Arauco y sus gentes. En efecto, la dicotomía libertad / cautiverio, rebelión / sujeción está presente como telón de fondo en todas estas obras. La libertad es el valor supremo para los araucanos, caracterizados en estas versiones teatrales de la conquista —como no podía ser de otra manera— por su arrogancia, fuerza, barbarie, crueldad y, sobre todo, por un amor desmedido a la libertad, valor máximo entre ellos. Para los antiguos mapuche, la muerte con honor, peleando en combate, es mil veces preferible a la infamia de caer prisioneros y vivir como esclavos. En este sentido, son muchas las citas de pasajes que podrían extractarse a propósito de ese desmedido deseo de libertad. Al analizar cada obra solamente citaré solo algunos ejemplos significativos de este cautiverio al que se ve reducido el pueblo araucano, pero me centraré especialmente en los casos particulares de cautiverio, y sobre todo en los casos de cautiverio de amor.
Carlos Mata Indurain
added a research item
Las guerras de Arauco inspiraron en el Siglo de Oro numerosas obras literarias y, en el género concreto del teatro, varias comedias y un auto sacramental. Dentro de ese corpus dramático destaca Arauco domado, comedia de Lope de Vega, que fue una de las obras encargadas por la familia Hurtado de Mendoza para vindicar la figura de don García, relegado a un segundo plano en La Araucana de Ercilla. En este trabajo se analiza la imagen de los indígenas ofrecida por Lope: los araucanos, con Caupolicán al frente, aparecen caracterizados como valientes e indómitos guerreros defensores de su libertad, pero también con rasgos de fiereza y crueldad (sobre todo, la antropofagia). También se analizan los aspectos relacionados con la vida araucana (costumbres, creencias religiosas, armas, comida y bebida, etc.) que se mencionan en la comedia. Cabe concluir que el reflejo de ese imaginario indígena araucano es fundamentalmente libresco, siendo La Araucana de Ercilla el principal referente y la fuente de inspiración última.
Carlos Mata Indurain
added 8 research items
This article analyzes how in the sacramental play La Araucana, by Lope de Vega, the matter of Arauco is approached in the allegorical structure. In this drama, Caupolican, the araucanian leader, appears as a figure or type of Christ, while the Araucanian struggle for freedom is an image of the redemption of the human genre. This auto has generated some attention in the critics, because of the relation that this play has with the Arauco domado by Lope, and particularly because of its novel character, that supposes the vision of the american native (the other) as a being that can symbolize Christ-Man in an allegorical figure.
Arauco wars inspired numerous literary works in the Golden Age, and in the specific genre of theater, various comedies and a sacramental play. Within this dramatic corpus stands Arauco domado, a comedy by Lope de Vega, which was one of the works commissioned by the Hurtado de Mendoza family to vindicate the figure of Don Garcia, relegated to second place in La Araucana de Ercilla. This paper analyzes the image of Indians offered by Lope: Araucanians, with Caupolican as a leader, are characterized as brave warriors and indomitable defenders of their freedom, but also with signs of fierceness and cruelty (especially cannibalism). It also discusses aspects of Araucanian life (customs, religious beliefs, weapons, food and drink, etc.) included in the comedy. It can be concluded that the reflection of that Araucanian imaginary is fundamentally result of reading, with La Araucana de Ercilla as the main reference and source of inspiration.
Este trabajo analiza cómo en el auto sacramental de La Araucana, atribuido a Lope de Vega, se aborda en clave alegórica la materia de la guerra de Arauco. En esta obra, el caudillo araucano Caupolicán aparece como figura o tipo de Cristo, al tiempo que la lucha de los araucanos por su libertad es trasunto de la redención de todo el género humano. Este auto ha generado cierta atención entre la crítica, en parte por la relación que guarda con la comedia de Arauco domado de Lope; pero, sobre todo, por el carácter novedoso que supone la visión del indígena americano (el otro) como ser capaz de simbolizar en figura alegórica al propio Hijo de Dios hecho hombre.
Carlos Mata Indurain
added 2 research items
La comedia La belígera española de Ricardo de Turia – seudónimo, según la opinión más extendida entre la crítica, de Pedro Juan de Rejaule y Toledo, aunque la identificación no puede hacerse con total seguridad1 – se publicó por vez primera en Norte de la poesía española (Valencia, Felipe Mey, 1616), volumen en el que ocupa el sexto lugar.2 No se sabe con exactitud la fecha de su composición, “pero se acepta por parte de la crítica que fue escrita probablemente entre 1612 y 1615”, escribe Lee (165).3 La obra refiere la heroica actuación de doña Mencía de los Nidos, dama que – en la ficción dramática, no así en la realidad histórica – logra detener la huida de los habitantes de la originaria ciudad de Concepción – Concepción de María Purísima del Nuevo Extremo, fundada en 1550 por Valdivia – tras la derrota sufrida por los españoles a manos de Lautaro en la batalla de Marihueñu (o de la cuesta de Villagrán), en febrero de 1554. Se describe, pues, su actuación como valeroso caudillo en armas; pero también hay lugar en la obra para el cortejo amoroso que le dedica don Pedro de Villagrán – Villagra–, el jefe de las tropas españolas en el sur de Chile tras la muerte de Pedro de Valdivia. La resuelta acción de esta mujer-soldado (la heroína es un personaje histórico, cuestión sobre la que volveré luego), denominada por los araucanos “la belígera española”, fue incluida en el canto VII de La Araucana de Alonso de Ercilla, si bien en el poema épico el discurso de exhortación de la dama no produce el mismo resultado que en la ficción teatral, “pues apenas entró por un oído/cuando ya por el otro era salido” (VII, 30, 7-8). La comedia es, por tanto, una adaptación libre del episodio recogido en la obra de Ercilla, que constituye su fuente principal.4 Por lo demás, el conflicto dramático-sentimental sobre el [End Page 141] que se sostiene la acción de la comedia de Ricardo de Turia es el triángulo amoroso formado por tres personajes araucanos, Lautaro, Guacolda y Rengo, como enseguida veremos.5 De esta forma, desde el punto de vista de su adscripción genérica, la pieza se sitúa a medio camino entre un drama “de hechos famosos” y una comedia de enredo con lances de amor y celos (ver Antonucci 23-24). Aunque el título de la pieza pudiera hacernos pensar que la protagonista principal es la española doña Mencía de los Nidos, en realidad no sucede así, pues lo esencial del conflicto es el triángulo amoroso formado por los personajes araucanos Lautaro, Guacolda y Rengo. Es cierto que en la comedia se refiere la actuación heroica de la dama, que primero consigue detener a los españoles de Concepción que huyen en desbandada ante el inminente ataque de los indios, para luego ponerse al frente de ellos y luchar contra los aguerridos araucanos. Sin embargo, lo que en realidad sustenta la mayor parte de la acción radica en las relaciones sentimentales que se viven en el bando indígena. Ocurre, en efecto, que Guacolda, compañera de Lautaro, es robada por Rengo, lo que atenta contra el honor del primer caudillo, que se consume de celos. Al final – tras numerosas peripecias que ahora no interesa detallar – Lautaro pierde la vida, con lo que se hará realidad la maldición profética lanzada contra él por Valdivia al morir a sus manos: que su viuda acabe casada con su principal rival. El desenlace de la acción queda, de algún modo, abierto: Guacolda aceptará el matrimonio con Rengo propuesto por...
Carlos Mata Indurain
added a research item
Existe en el teatro español del Siglo de Oro un conjunto de piezas cuyo tema es la conquista de Chile y la prolongada guerra de Arauco. Dentro de ese corpus, hay algunas comedias que fueron encargadas por la familia de los Mendoza con la finalidad de prestigiar la figura del cuarto marqués de Cañete, quien en su etapa como gobernador de Chile (1557-1561) había logrado notables avances en la pacificación del rebelde territorio de Arauco, pero cuyos méritos e importancia no quedaron reconocidos por Alonso de Ercilla en su famosa Araucana (1569, 1578 y 1589). Así, Arauco domado de Lope de Vega, Algunas hazañas de las muchas de don García Hurtado de Mendoza, marqués de Cañete, escrita por nueve ingenios capitaneados por Luis de Belmonte Bermúdez, y El gobernador prudente, de Gaspar de Ávila, responden a este modelo de la comedia genealógica. De estas tres piezas teatrales que presentan ese carácter de «obras de encargo», Arauco domado por el Excelentísimo Señor don García Hurtado de Mendoza de Lope de Vega es la más famosa y conocida y la que está al comienzo de la serie. Como es de suponer en una obra que nace con voluntad panegírica, el elogio de don García aparece puesto en boca de distintos personajes y se lleva a cabo desde distintas perspectivas. Todos, incluidos sus propios enemigos, ponderarán su prudencia, valor, nobleza, etc. Y, por supuesto, sus propios hechos y sus palabras en escena servirán para trazar su idealizado retrato.