Project

Abducting Abduction

Updates
0 new
0
Recommendations
0 new
0
Followers
0 new
3
Reads
1 new
26

Project log

Douglas Niño
added 2 research items
En la literatura actual acerca de la Inferencia a la Mejor Explicación (IME) es común tratarla como un sinónimo de ‘Abducción’ (o, al menos, como muy relacionada con la abducción peirceana) y como incluyendo el conjunto de las inferencias no deductivas. Sin embargo, Peirce no sólo distinguía entre abducción, inducción y deducción, sino que lo hizo en el marco de una muy peculiar idea de experiencia –que compartía con James y Dewey, es decir, era particular del pragmatismo clásico norteamericano– en la que ésta es entendida como orientada-hacia-el-futuro, antes que como información-acumuladadesde- el-pasado, más vinculada con la tradición empirista. Como consecuencia, estas dos actitudes filosóficas (pragmatismo y empirismo) tienen un entendimiento muy diferente del papel de la evidencia tanto en las inferencias abductivas como inductivas. El propósito de este artículo es doble. Por una parte, se presentan tres criterios (formal, epistémico y metodológico) para distinguir entre la abducción y la inducción peirceanas, y para explicar el papel que juegan sus ideas de experiencia y evidencia en ellas. Por otra parte, se contrastan estos criterios y su marco teórico con los de los teóricos de la IME. Argumentaré que dichos criterios y actitud filosófica son dejados de lado por estos últimos. Como conclusión, diré que la abducción peirceana no es IME, y que la principal razón para ello es la perspectiva pragmatista con la que Peirce abordaba su peculiar manera de comprender las inferencias y el papel que ellas desempeñan en la investigación científica.
Es ya un lugar común decir que la razón por la cual Peirce escoge la palabra "Abducción" para esa forma particular de inferencia no inductiva y no deductiva, se relaciona con su forma de interpretar cierto pasaje de Aristóteles. Es ya menos común que se sepa cuál pasaje es –se trata de Analíticos Primeros, Libro II, Capítulo 25–, o que se sepan las razones para ello. En adelante, llamaré a tal interpretación la "Conjetura sobre los Manuscritos de Aristóteles" (CMA). Hasta donde puedo determinarlo, entre los estudiosos peirceanos, solamente Douglas Anderson y Michael Hoffmann se han interesado por explorar el origen del uso de la palabra "Abducción" en Peirce. El segundo estudia la Abducción tal como aparece en 1867 [W 2.108], esto es, como parte del glosario de términos lógicos que Peirce estaba realizando, pero no en el contexto en el cual surge la CMA y las razones para su emergencia (de la cual, adelantamos, no hay evidencia textual explícita hasta 1898, y sólo la hay indirecta en 1894 [NEM 4.357]; cf. [Niño 2008, pp. 74-76]), concluyendo que es una forma de deducción. Por su parte, el comentario de Anderson es bastante lacónico, pues aparece en una nota al pie en donde dice que "este ejemplo [con respecto al pasaje de Aristóteles] encaja muy pobremente con la defensa de Peirce" [Anderson 1986, p. 163; corchetes agregados]. En otras palabras, para Anderson la CMA ni siquiera está bien articulada. Esto, como veremos, es cierto con respecto a un aspecto de la CMA relativo al manuscrito que consulta Anderson [MS 690; 1901], pero no con respecto a otros aspectos, como los que aparecen en el [MS 1146], que al parecer hasta ahora no ha llamado la atención de ningún peirceano. Es más: la propuesta del [MS 1146] es la que motiva principalmente la realización de este texto, ya que con él la CMA adquiere otra dimensión. En este, se hace un análisis detallado de la CMA, que dio lugar a que Peirce denominara "Abducción" a su temprana "Hipótesis" y a su posterior "Retroducción", conjetura que sostuvo durante casi una década y que ha dado lugar a que ese sea el nombre ‘oficial’ con el que se conoce la inferencia a un antecedente que preserva la duda que la origina (cf. [Niño 2008, 2012a]). El orden de la presentación es el siguiente. Primero, se presentan las motivaciones de Peirce para crear la CMA y, luego, se presenta la CMA en las palabras del propio Peirce. A continuación, se hace un examen del texto de Aristóteles. En cuarto lugar, se hace un recuento de las propuestas de Peirce para cambiar el texto: aquí se hará una comparación de la versión conocida del [MS 690] con la desconocida del [MS 1146]. Finalmente, se hace una breve comparación entre la Abducción de Peirce y nuestra interpretación de la 'apagoge' de Aristóteles.