Gloria Moran

International Council for Middle East Studies.Washington DC
· JD PhD LAW
About
33
Research items
22,401
Reads
41
Citations
Introduction
Gloria Moran, currently, is a member of the Board of the Directors of the International Council for Middle East Studies. Washington DC. Dr. Moran does research in Politics and History, Public Law and Comparative Religion. Her current project is The European Legacy: The Paradigm of Religion as an Instrument of Political Power.
Current institution
International Council for Middle East Studies.Washington DC
Current position
Board of Directors
Skills and Expertise
Awards & Achievements
Grant · Nov 1994
- Exchange Project on Religious Liberty in Eastern European Countries, from "International Academy of Freedom of Religion and Belief" and "The Pew charitable Trusts", 1992-1995. Sessions hold in Budapest, 1992. Moscow, 1993 and 94. Kiev, 1995.
Grant · Oct 1990
- Program of Affiliation to the United States Information Agency (USIA) for the Commemoration of the V Centenary of the Discovery of America. 1990-1992.
Grant · Jul 1983
Senior Fulbright Scholar
Network
Top co-authorsView all
y otros
Top co-authors
Followers (21)View all
University of Trieste
University of Guadalajara
Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea
Allameh Tabataba'i University
Followers
Following (20)View all
Georgetown University
Autonomous University of Barcelona
University of Vic
University of Groningen
Following
Projects
Projects (4)
LABYRINTHS OF POLITICAL AND RELIGIOUS IDENTITIES IN A GLOBAL WORLD. Nationalism, Pluralism and the Role of Law: Legacy and Challenges.
BOOK. TABLE OF CONTENTS INTRODUCTION I. THE EUROPEAN LEGACY: RELIGION AS A MONOPOLY OF THE STATE 1. Role of religion in the Roman Empire: religion and civic identity. a) Imperial cult and civic loyalty b) Mystery cults and Sol Invictus c) Victorious Sun and Victorious Christ 2. The Imperial Church: From the Christian Roman Empire to the Holy German Empire. a) A divided Empire: religious dilemmas. b) The Theodosian legacy and the union between Throne and Altar. Legal consequences. The imperial equation: Christian identity=Civic identity. c) The Bishop of Rome: struggles for political independence and jurisdictional primacy. d) Conversion as effective tool in Political Alliances. Christianity in the West and the earliest Germanic kingdoms. e) The birth of new political entities: papacy, Western Empire and medieval realms. f) A common legal system for the Catholic Christendom: origins of the European juridical culture. g) The political role of the Pope and his leadership in the Western Christendom. From reclaiming independence to declaring supremacy. 3. Confronted Christian identities in the public sphere: Orthodoxy, Catholicism and Protestantism as cultural patterns in Europe and Its Political Consequences. a) Breaking the religious monopoly: From Dogma to Schism. Catholicism v. Orthodoxy. b) The crisis of imperial power and papal authority and the emergence of national consciousness. c) Catholics and Protestants at war. Political and legal consequences of a divided Church: From the Augsburg Peace to the Westphalia Treaty under the principle “cuius regio eius religio”. d) National identities, national churches and kings´ power. 4. European Colonization from the conquest of religious unity to cultural encounters a) Believers at war: Struggles with Islam. From the Crusades to the expansion of the Ottoman Empire. b) Forced Christianization of the indigenous peoples. c) Christian empires: Christian Euro-centrism as moral supremacy. d) Colonization and cultural encounters: Challenges of pluralism. II. SHIFTING THE PARADIGM: FROM EUROPE TO AMERICA. MULTICULTURAL IDENTITIES IN A SECULAR STATE UNDER THE PRINCIPLE OF RELIGIOUS FREEDOM 1. Crisis of religious identity in the public sphere: From state religions to religious pluralism. a) The birth of the secular nation: Political identity and civic secularity. From religious gods to political gods. b) Secularization of religious symbols in the development of a secular civic identity. c) The cult of political reason and the new gods: republic, liberty and democracy. Juridical consequences. d) The challenge of religious pluralism in homogeneous communities: Immigration and globalization e) Religion in the contemporary world: identity and belonging in a multicultural society. 2. Expansion, crisis and revival of nationalism. a) Unifying and segregating nationalisms. Linguistic identity as a political instrument in the secular state : From American, French, German and Italian nationalisms to the emergence of micro-Nationalisms b) Building political identities with a new narrative: mythistory, imagined communities and independence. c) Worshiping the national identity: New forms of civic religion and patriotism. 3. Secular identity: Who are we? From secularism to secularity: an ideological baggage of ambiguity and confusion. The false secular equation: Secular State=Secular society? III. THE CHALLENGE: NATIONAL IDENTITY, STATE AND RELIGION IN A GLOBAL WORLD. IS IT POSSIBLE A CULTURE OF PEACE IN AN ERA OF ANGER? 1. “Sacralization” of Human Rights in a global world. From contemporary rhetoric to legal implementation. Individual rights, cosmopolitanism and community rights: Kantian universalism v. Hegelian dialectic. 2. Multicultural identities and new forms of religious intolerance at the dawn of the 21st Century a) A paradox of the 20th Century: Political Zionism and Jewish religious identity. Secular State, Jewish identity, and religious fundamentalism in the State of Israel. b) Immigration and Islam. Challenges of the new immigrants in secularized cultures. c) Political Islam and Muslim identity: From secular states to Islamic states. d) Christian fundamentalism and Orthodoxy. Challenges of Orthodox churches in Eastern Europe and new religious movements. e) The Eastern challenge: Indian and Chinese Pluralism. f) The power of fearing others. Cultural differences as a cause of intolerance. New forms of Religious Intolerance. Secular state v. religious state. g) New paths of sharing the faith. Proselytism and cultural identity. h) Secular state and plural society. Religion from the public to the private sphere: A road of no return? The challenge of “deprivatization” of religion. i) National identity and the crisis of post-Westphalian nation-states. We and Others. Integration v. Independence and the role of religion. 3. Basis for a new paradigm: mechanisms for a necessary change to confront those challenges. a) Power of the Media, freedom of speech and its limits: the right to respect religious sentiments of others can be measured, regulated and protected? b) Rule of law and civic values in multicultural societies: Is a global ethic possible? c) Code of ethics, religion and civic education in a secular state. Limits regarding to political or religious indoctrination in secular education, should be established? d) Balancing communities: conscience, tolerance, religious freedom and law. e) Dialogue, conflict resolution and the culture of Mediation in religious conflicts. How should be implemented?
The challenge of dual and plural legal systems: religious and secular jurisdictions
The secular paradigm of the Rule of Law, centralizing and reinforcing state and federal legislative powers, is implemented in Europe and her former colonies along the 19th century under the constitutional model. As a result, religious legal systems are progressively confined to the private sphere. However, the secular paradigm is challenged gradually by the development of plural or dual legal systems. Halakhah or Jewish Law, Canon Law, Sharia or Islamic Law, are gaining strength as informal legal systems or even as alternative one under the principle of Religious Freedom. Additionally, they are becoming an innovative tool of mediation and arbitration accepted by many secular jurisdictions around the world. In today´s global world, which are the lessons to be learned from models of legal pluralism implemented in Australia, Canada, United States, United Kingdom, Israel, Malaysia, and Singapore as main examples?
Addressing abuse of minors by clergy: A Canon Law analysis
1. Historical review prior to 1983 codex as an introduction and some additional issues for a better understanding of the canonical problems involved. 2. Canon 22 and its interpretative problems, and canon 455 limits issuing general decrees by a Bishop Conference 3. An urgent and necessary reform of Canon Law addressing some of the main failures of the Canon Law legislation, particularly visible in the cases of abuse of minors by priests
Research
Research Items (33)
SUMARIO: - 1. Cuestión metodógica previa - 2. La crisis de los modelos tradicionales de comunidades religiosas a causa de los cambios en un mercado religioso cada vez más plural y competitivo - 3. La crisis de la edulcorada y estereotipada historia oficial de EUA y del americanismo como religión cívica - 4. El desarrollo de la religión cívica estadounidense y el papel político del evangelismo en ese proceso - 5. La evolución del evangelismo estadounidense y su influencia en los poderes Legislativo y Ejecutivo - 6. El papel del sionismo neo-evangelista en la política estadounidense - 7. Los lobbies religiosos indirectos en Estados Unidos y su papel en la política estadounidense mediante los religious advocacy groups y el National Prayer Breakfast - 8. Las contradicciones en los estándares elaborados por el USSC para una separación institucional Iglesia-Estado - 9. Conclusiones - Bibliografía. Crisis of the Institutional Separation between Church and State in USA and the Emergence of Conservative Neo-evangelism in the Political Sphere ABSTRACT: This article analyzes the cumulative causes of the progressive decay in the institutional and jurisprudential separation between Church and State in the United States from an interdisciplinary methodological approach, including sociological, economic, historical, and political elements interacting with the American legal system. It reviews the changes in the American civic religion, the plural religious denominationalism facilitating a new religious market, the increasing entanglement between religion and politics, and the role of neo-evangelicalism in the elections and the US policies at domestic and international levels. It includes some changes in the US Supreme Court that facilitates increasing paradoxes in the First Amendment jurisprudence regarding the Free Exercise and Non-Establishment clauses.
1. Scholar challenges and epistemological pitfalls - 2. Traditional Muslim hermeneutics and the development of schools of Jurisprudence - 3. Jurist’s authority and ruler’s governance from a comparative perspective - 4. Muslim legal tradition of plural jurisdictions - 5. The open scholar question of reciprocal legal influences with other juridical systems - 6. Conclusive remarks. ABSTRACT: This article analyzes several open scholar debates regarding the Muslim legal system, from the conventional narrative of its formation and the triumph of the Traditionalist movement to the disputed question of reciprocal legal influences with other religious and secular juridical systems. This research tries to avoid two epistemological risks: first, the dangers of a simplistic binary debate like traditionalists v. revisionists, religious v. secular, or even Sunnis v. Shiite reducing the analysis to an ideologically polarized and ineffective dispute; and second, the improper use of juridical neologisms applied to the Islamic legal system, mainly from codified European continental law and English common law as a result of the Orientalist, colonialist, and secularist mentalities that, instead clarification create confusion. From a hermeneutical point of view, two characteristics to keep in mind: 1) the notion of divine law and its legal implications; and 2) the relationship between law and theology that is not correlative to the connection between secular legislation and ideology. From a comparative point of view, three challenging questions to address: 1) the distinction between Usul al-fiqh and Usul al-qanun often blurred in practice showing the complexities of the relationship among religious, legal, and political structures under Muslim ruling; 2) the intertwined relationship among Sharia, fiqh, and siyasa with pre-Islamic administrative, legal, and judicial traditions; 3) Jurisdictional pluralism in the Islamic legal practice concerning non-Muslim minorities.
Religious identities have been developed at the crossroads of history and myths, facts and legends, ideologies and symbols, values and ethics, laws and customs, political and religious power structures, and layers of transforming cultural identities built up throughout the history of societies. Past and present are continuously interacting through new analysis and reasoning, combining static and dynamic elements, changing narratives of present actions by alternative interpretations of past events. A complex legacy often stereotyped, and frequently capable of fuel narratives of fear and violence upholding clashes of ideologies and frictions of cultural identities. A legacy that requires a transdisciplinary brainstorming approach to comprehend the role of religion in today ´s world and its political complexities, more globalized, yet confronting multiple identities rooted in diverse religious legacies and nationalist ideologies. In this presentation, I will follow this approach. It is a complex path that requires a meta disciplinary integrative approach searching for patterns and cycles, opening up new possibilities to understand facts and interpretations from different angles. In which the role of collective resentment cannot be ignored or underestimated. Resentment is a powerful emotion capable to unleash extremism and violence when the victim becomes the offender. Westernization and its paradoxes have been displaced by the challenge of globalism as a new paradigm of the 21 st century 1. For this reason, this presentation surpasses the 20 th century dominant narrative of the western world´s vision of us and the rest to be focused on the contemporary global and multipolar world´s framework.
Most of juridical systems are historically developed from the interaction of two main legal principles: the principle of personality and the principle of territoriality. Roman Law is one of the best examples of it; its legacy channeled the growth and coexistence of religious and secular jurisdictions in the Germanic kingdoms of Western Europe. Under the principle of personality of laws, bonding individuals to their cultural or religious communities, legal pluralism was the common grounds from the Antiquity to the pre-Modern era. However, as a result of the religious wars in the Holy Roman Empire between Catholics and Protestants in the 16th and the 17th centuries, the Westphalian state model reinforced a territorial religious jurisdiction under the principle cuius regio eius religio, allowing the ruler to impose his religion on his subjects. The Muslim legal tradition developed, as well, plural juridical systems from the Dhimma System. One of them was the Ottoman Millet system that was adapted from the colonial era to the most of Middle East nation-states as a bonding personal religious law applied to non-Muslim communities. The secular paradigm of the Rule of Law, centralizing and reinforcing state and federal legislative powers, is implemented in Europe and her former colonies in the 19th century under the nation-state constitutional model, expanding worldwide the principles of territoriality and citizenship. As a result, religious legal systems are progressively confined to the private sphere. However, the secular paradigm is confronted gradually by a new development of legal pluralism, mainly as an effect of an extensive increment of global migrations; Halakha or Jewish Law, Canon Law or Catholic Law, Sharia or Islamic Law, are gaining strength as formal or informal religious ADR under the principle of Religious Freedom. Religious legal systems are becoming an innovative tool of mediation, conciliation, and arbitration accepted by some secular jurisdictions around the world, although there is a polarized debate about it. In today´s global world, which are the lessons to be learned from legal traditions and contemporary models of legal pluralism? Can religious legal systems become a tool of mediation for restorative justice preventing and exiting from violence? This article addresses this juridical and social challenge from an interdisciplinary comparative analysis.
SUMARIO: 1. Presupuestos teológicos y jurídicos esenciales en la estructura institucional de la Iglesia católica: Vertientes estática y dinámica de la Tradición, el Magisterio y el Derecho – 2. Transformación histórica de los modelos eclesiales y sus consecuencias en el desarrollo de la estructura institucional de la Iglesia católica – 3. El Concilio Vaticano II y la crisis de la Iglesia postconciliar: Dilemas entre restauración y renovación – 4. Evolución del magisterio eclesial de Benedicto XVI a Francisco. De la ortodoxia a la ortopráctica y las consecuencias del cambio de orientación magisterial desde la Encíclica Lumen Fidei de Francisco: a) Propuestas de reforma lege ferenda para un diálogo sobre la renovación eclesial; b) Revisiones en el CIC 1983 y en la estructura jurídica de la Iglesia católica; c) Las reformas más reclamadas y rechazadas en el ámbito personal. Abstract: Structural Challenges of the Catholic Church in the 21st Century. Reflections on church models and the evolution of the Tradition, the Magisterium, and the Law of the Catholic Church CONTENT: 1. Theological and legal elements essential in the institutional structure of the Catholic Church: static and dynamic aspects of the Tradition, the Magisterium, and the Law – 2. Historical transformation of ecclesial models and their consequences for the development of the institutional structure of the Catholic Church – 3. The II Vatican Council and the post-council Church crisis: Dilemmas between restoration and renovation – 4. Evolution of the Magisterium from Benedict XVI to Francis. From Orthodoxy to Orthopraxis and the new teaching orientations since the Encyclical Lumen Fidei of Pope Francis: a) Suggested Lege ferenda reforms for a dialogue on the renovation of the Church; b) Suggested revisions in the CIC 1983 and the legal structure of the Catholic Church; c) Most reclaimed and rejected reforms in the personal sphere.
• PRESUPUESTOS TEOLÓGICOS Y JURÍDICOS base de la estructura institucional de la IC • LA EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS MODELOS ECLESIALES y desarrollo de la estructura institucional de la Iglesia católica • EVOLUCIÓN DEL MAGISTERIO ECLESIAL DEL SIGLO XX. Luces y sombras del legado del papado de Benedicto XVI • RETOS DE LA IGLESIA CONTEMPORÁNEA. Consecuencias de este cambio de orientación magisterial (I Encíclica Lumen fidei de Francisco) - Propuestas de reforma lege ferenda para un diálogo sobre el aggionarmento eclesial - Revisiones necesarias en el CIC 1983 y en la estructura jurídica de la Iglesia católica - Las reformas más reclamadas en el ámbito personal
LOS LABERINTOS DE LA IDENTIDAD POLÍTICA Religión, nacionalismo, derecho y el legado de las culturas imaginadas de Europa Del cristianismo como identidad cívica a la génesis de la identidad nacional INTRODUCCIÓN Esta obra ofrece al lector el esfuerzo por explorar los laberintos políticos de la identidad de los europeos, sometidos a dos fuerzas ideológicas de opuesta naturaleza y difícil equilibrio, el nacionalismo y el cosmopolitismo. Laberintos en los que confluyen historia y mitos, hechos y leyendas, ideologías y símbolos, derecho y estructuras de poder tanto político como religioso. Un legado complejo y controvertido sobre el que se asientan las culturas europeas y sus identidades. Identidades que reciben un legado cultural pre-moderno construido, mitificado e imaginado a lo largo de la historia política, jurídica y religiosa de Europa, especialmente cuando cobra fuerza la ideología que enlaza ese legado con la génesis del Estado-nación y las emociones patrióticas que propicia. Emociones servirán de cauce cultural para el desarrollo de los nacionalismos que emergen desde finales del siglo XVIII. En los últimos años asistimos a un cambio de terminología y formulación en el binomio religión y política. Mientras que a finales del siglo XX bajo la ideología secularista imperaba la tesis de reconducir la religión al ámbito privado, en la primera década del siglo XXI constatamos que tal ideología se atempera por una formulación que tiende a reconocer el espacio público de la religión, y así la nueva narrativa se acomoda a una valoración positiva de lo religioso . Valoración que se presenta como cooperación y no separación Iglesia-Estado, con el empleo de una terminología que ofrece una alternativa a la utilizada por los modelos políticos revolucionarios republicanos del XVIII. Y así se transita desde el secularismo y el laicismo, como ideologías combativas que se desarrollaron para protegerse de la tiranía religiosa y del monopolio de la religión oficial, hacia la secularidad y la laicidad, como principios constitucionales del Estado posmoderno. Sin abandonar por ello el principio de no confesionalidad del Estado, una vez que parece superada la doctrina de la separación hostil entre la Iglesia y el Estado, típica de los modelos laicos y seculares que nacen en el siglo XVIII antagónicos al modelo confesional. Así se abre la puerta al diálogo social y a la convivencia multirreligiosa sin renunciar a la separación institucional. Un diálogo que requiere en la sociedad posmoderna la secularización del Estado -para garantizar su neutralidad religiosa y los derechos fundamentales de libertad e igualdad religiosa de sus ciudadanos- pero que debe distinguirse de la secularización de la sociedad , pues no son sinónimos, si bien el primero ha permitido el segundo. A la vez que asistimos a la formación de nuevas formas de intolerancia religiosa asentadas en el miedo que canaliza formas contemporáneas de islamofobia, cristianofobia y judeofobia. Por ello, este proyecto investigador aspira a comprender mejor los vínculos entre identidad religiosa y cívica de la historia política europea a la luz de su legado historiográfico. Un legado religioso, jurídico y político que busca su compresión unificada a partir de nuevas investigaciones interdisciplinares. Y con ello proponer un espacio de reflexión fértil que facilite descubrir los laberintos de la identidad política desde muy diversas perspectivas interrelacionadas, buena parte de ellas poco conocidas o exploradas a causa de los límites impuestos por las metodologías y ramas del saber creadas artificialmente en el siglo XIX. Desde finales del siglo XX una nueva generación de especialistas en las llamadas humanidades y ciencias sociales, y sus periferias, han tomado una vía investigadora que se distancia del academicismo estereotipado en el siglo XIX que impregnó buena parte del siglo XX y construyó una interpretación de la historia y la sociedad dividiéndola en compartimentos estancos. Un academicismo dominado por un etnocentrismo vertebrado a partir de una estructura político-económica colonial iniciada en el siglo XVI que canalizó los movimientos nacionalistas europeos desde el siglo XVIII. Un legado político que se mueve entre dos polos, el colonialismo y el nacionalismo, un legado que deviene envenenado por ideologías que se asientan en una supremacía civilizadora tan implacable como arrogante y que propician el desarrollo de nacionalismos tan ciegos como intolerantes. Coincido con la afirmación de Patrick O´Geary que la historia moderna nace en el siglo XIX concebida y desarrollada como instrumento de la ideología nacionalista . Una ideología moldeada por el tiempo y las circunstancias que surge inicialmente en Europa en la etapa de la formación de los estados-nación, a partir del siglo XIV, que impulsa la construcción de comunidades imaginadas , afianzadas con el empleo progresivo de las lenguas vernáculas en las obras impresas haciéndolas accesibles a un público extenso en una particular comunidad lingüística. Una ideología que instrumentalizó a la religión tras la reforma protestante para ponerla al servicio bien del monarca erigido tutor y cabeza de la Iglesia nacional, como los monarcas escandinavos o ingleses, bien mediante alianzas con el papado, como los monarcas españoles y franceses. Ambas ideologías político-religiosas, catolicismo y protestantismo, reclamaban fórmulas de confesionalidad excluyente para reforzar las diversas unidades nacionales que finalmente cuajan en Europa con la Paz de Westfalia. Y la historia se nos contó por cronistas e historiadores desde esa perspectiva. Se nos ofreció una visión parcial que no fue inmune a las corrientes ideológicas dominantes en un momento u otro de la historia, ya sea el Humanismo del siglo XV, ya sea la Ilustración del XVIII, o el Romanticismo del XIX, en las que desde entonces está presente la ideología nacionalista que penetra en la esfera política y se formula bajo las circunstancias del momento y la retórica que más convenga a los intereses políticos y económicos. En todo caso la fuerza motriz de los nacionalismos europeos, impulsados por la división territorial de Europa tras la paz de Westfalia, se arraiga en una premisa ideológica común, la presunta superioridad científica, económica, política, religiosa, moral e intelectual de los europeos occidentales y su cultura imperialista , antes enraizada en el cristianismo constantiniano y carolingio, después en el secularismo republicano francés y angloamericano de los colonos europeos recién independizados. Una superioridad cultural que se muestra como el progreso civilizador de entonces, a partir de la ideología colonial firmemente arraigada en el imperialismo político y económico. Un dramático legado que el siglo XX ha mostrado con creces su error. Un siglo XX que tras la II Guerra Mundial permitió a los victoriosos de la contienda dividir Europa en dos identidades políticas segregadas, simbólicamente representadas por el muro de Berlín que rompe a la derrotada Alemania en dos identidades políticas que a su vez dividen a Europa en dos bloques de poder. La Europa sometida al poder soviético y al monopolio del partido comunista y su ideología excluyente y estática, tras la cortina de hierro y el Pacto de Varsovia. Una Europa de consignas y censuras que incentiva el ateísmo de Estado, la obediencia al partido y la glorificación de sus líderes, que resulta distante, desconocida y hermética para el occidente europeo durante la guerra fría. La Europa occidental construye durante esa etapa una identidad dinámica cuyos estados reciben progresivamente el legado republicano francés y estadounidense y un paradigma democrático pluralista que reclama derechos fundamentales, entre ellos la libertad de pensamiento, conciencia y religión. Una Europa con su mirada puesta en el modelo político y económico estadounidense como referente, cuya cultura se exporta con éxito a través de la poderosa industria cinematográfica, que ejerce una influencia social notable, un American way of life progresivamente mitificado por los medios de comunicación que invita al consumismo ilimitado que el modelo económico potencia. Un estilo de vida imitado por los europeos, cuya cultura social posmoderna parece residir en los centros comerciales. Por otra parte, el occidente europeo generó desde mediados del siglo XX la búsqueda de una identidad dinámica y expansiva apoyada en dos proyectos políticos incluyentes, construidos desde el europeísmo ideológico, que revalorizan el común legado cultural europeo. El Consejo de Europa, cuya vitalidad política se apoya en el Convenio de Roma, y la Comunidad Económica Europea, cuyo impulso institucional aspira a una Europa de integración y tratados de adhesión que se expande progresivamente hasta transformarse en la Unión Europea. Tras la simbólica caída del muro de Berlín en 1989, la Europa creada por el Pacto de Varsovia disuelve su identidad política comunista para integrarse en una Europa políticamente más libre, socialmente más integrada y económicamente más competitiva. Una nueva Europa que ha facilitado la comunicación, la migración y convivencia entre los europeos, gracias a la libre circulación de personas y bienes dentro de la UE. Lo que ha potenciado el desarrollo de una identidad europea común, más allá de identidades nacionales excluyentes. Turismo, inmigración y proyectos culturales, académicos y económicos comunes han facilitado el nacimiento de una nueva cultura común europea que emerge en los albores del siglo XXI dispuesta a superar, tanto la historia político-religiosa de una Europa enfrentada y segregada durante más de un milenio, como el legado de la guerra fría entre los bloques oriental y occidental. A su vez la globalización, que simultáneamente genera los cambios políticos, económicos y tecnológicos de la primera década del siglo XXI, propicia el gran reto cultural y económico del futuro inmediato. El mundo postcolonial actual, multirracial, multisocial, multirreligioso, camino de una multipolaridad que deja a Europa progresivamente sin liderazgo, nos ofrece un punto de vista más global y menos etno-eurocentrista, y la humildad se impone por goleada en el europeísmo ideológico que reclama su identidad colectiva tras la II Guerra Mundial. Una identidad que aspira a combinar nacionalismo y europeísmo bajo el paraguas político de la democracia como paradigma político excluyente e indiscutible desde finales del siglo XX. Un paradigma que convive con el anterior, que propició el desarrollo ideológico de la noción romántica de naciones, nacionalidades y nacionalismos que, tras la estela del modelo de Estado nacional configurado en la Paz de Westfalia, emergió a finales del siglo XIX con la erosión de los modelos imperiales y monárquicos absolutistas de entonces. Y así un neonacionalismo idealizado por la literatura, la historia y la filología, que unifica y exalta la lengua y recrea la propia historia, cobra impulso con enorme fuerza en la era postcolonial, ante la necesidad de una identidad cultural diferenciada que acepta el segregacionismo etno-cultural como principio ideológico de homogeneidad, y se asienta en una historia mitificada y manipulada con una clara finalidad de adoctrinamiento principalmente político. Como ejemplificó en la primera mitad del siglo XX la radical, extremista e intolerante ideología nazista, que aspiró a imponer la superioridad racial germana en Europa y con ella un neocolonialismo imperialista, que la derrota del III Reich en la II Guerra Mundial impidió llevar a cabo . Una ideología supremacista agravada por la inhumana persecución y erradicación de los judíos europeos, a quienes la ideología nazi culpó de ser la causa de los males de la sociedad alemana. Una ideología cuyo intenso adoctrinamiento sembró odio y recogió dolor. La implacable persecución contra los judíos es un hecho multisecular ya presente en Europa desde el Imperio Romano, después en los reinos bárbaros, particularmente en el Reino Visigodo y en la mayoría de los reinos medievales europeos, que reclamaban la unificación religiosa como elemento de identidad en un substrato firmemente arraigado en el antijudaísmo social desde la era constantiniana en los albores del Imperio Romano cristianizado. Tal vez el actual Estado de Israel constituya el ejemplo más paradójico de fusión del neocolonialismo y neonacionalismo que justifica la ocupación de un territorio por derecho divino. En él confluye una ideología extraordinariamente combativa, segregacionista y secularista, el sionismo, con una supuesta etnicidad religiosa común y diferenciada, asentada en la creencia religiosa de ser el pueblo elegido por la divinidad para poseer la Tierra Prometida, Palestina . Ésta última enlaza con una multisecular tradición rabínica ultraconservadora que reclama la superioridad del pueblo judío, representada en la actualidad en el Estado de Israel por grupos ultra-ortodoxos y a menudo violentos, identificados como Haredim, tanto askenazí como sefardí (denominados en la actualidad orientales), que cobran protagonismo político tras las elecciones de 1988, particularmente Agudat Israel, Gush Emunim, Shas y Kach . Una paradoja explicable a la luz de la feroz persecución de los judíos llevada a cabo por una ideología antijudía firmemente asentada en la historia europea desde el Imperio Romano cristiano, cuyo última manifestación enlaza con el triunfo del ultra-nacionalismo germano en Europa a mediados del siglo XX. Una Europa fanatizada y violenta que ensalzó la supremacía de la inventada raza aria frente a las llamadas razas inferiores. Ideología antisemita también presente y muy popular no sólo en Europa, sino también en Estados Unidos desde finales del siglo XIX . Situación que, a su vez, generó el sentimiento de culpa por omisión que nace entre los europeos ante semejante atrocidad, pues muchos de ellos prefirieron ignorarla al amparo de la arraigada convicción de la supremacía civilizadora de Europa occidental. Culpa colectiva que se pretende purgar con la famosa resolución 181 de la ONU del 29 de noviembre de 1947, a costa de desposeer de la mayor parte de su territorio al pueblo palestino, entonces mucho más numeroso que el judío. Nunca una injusticia se justifica con otra, algo que conscientemente ignoró la comunidad internacional regida por los victoriosos de la contienda. Y continúa ignorando ante la tragedia palestina . Pero la tragedia de la desposesión, del desplazamiento y exilio, de las migraciones violentas o pacíficas pero irrefrenables, de la limpieza étnica o de la erradicación de las minorías en aras a una presunta homogeneidad religiosa, étnica o racial, es tan antigua como la propia historia de la humanidad. Europa es un ejemplo incuestionable de ello. Conquista, expulsión y repoblación han sido los elementos de disgregación más comunes en la historia de los europeos. Las tribus bárbaras confederadas –godos, hérulos, vándalos, suevos, hunos, francos, longobardos, anglos, sajones, vikingos, normandos, eslavos, búlgaros, magiares, gépidos, ávaros, jázaros, pechenegos, cumanos… y muchas más -ocuparon y sometieron los territorios que invadieron y conquistaron, como ya antes había hecho el civilizado Imperio Romano y después propició la expansión musulmana desde el liderazgo árabe a lo largo de las costas mediterráneas. El proceso desde la segregación a la integración entre las tribus bárbaras y la población indígena fue multisecular, complejo y doloroso, en el que lengua y religión fueron elementos determinantes pero siempre dinámicos, siempre en transformación. Un proceso del que formó parte el derecho, bien como instrumento de separación, bien de unificación. La Península Ibérica fue lugar de batallas entre musulmanes y cristianos durante ocho siglos. A finales del siglo XV los victoriosos Reyes Católicos, sentaron las bases de un estado-nación católico excluyente y por ello expulsaron o forzaron a la conversión a los vencidos, y también a las minorías judías. Pocas décadas después, la Europa dividida entre gobernantes católicos y protestantes ocasionó un enorme número de refugiados, las migraciones forzosas más numerosas de la Edad Moderna europea, y un mapa europeo asentado en la segregación religiosa como identidad política. La Europa colonial en las Américas repitió el patrón de invasión, conquista/ocupación y sometimiento o exilio. Las guerras napoleónicas y el expansionismo germano del II y III Reich aspiraron sin éxito al mismo objetivo. En ambos casos la religión no fue ya el elemento de identificación sino la lengua. Francofonía y germanidad como identidades diferenciadas que aspiran a la superioridad y el dominio. La historiografía política nos muestra que se sigue repitiendo este patrón una y otra vez. Pero la historia política y social no es estática, es dinámica, las comunidades se transforman continuamente, la propia retroalimentación ideológica contribuye a esa dinamicidad. Los estudiosos de las ciencias sociales y las humanidades no pueden aferrarse a estructuras inmóviles, conceptos rígidos y divisiones estáticas para comprender la sociedad y su historia política, la lengua y la religión, pues la propia evolución y transformación social deviene falseada en su formulación, creándose mitos, leyendas y estereotipos que construyen identidades imaginadas, con frecuencia al servicio de ideologías que reclaman identidades diferenciadas, que ignoran conscientemente que la historia de las comunidades es un proceso en continua transformación, permeado por corrientes culturales transversales que facilitan el desarrollo de capas culturales que se superponen en una misma identidad. Las migraciones son un elemento determinante para explicar esta superposición cultural. Las migraciones en Europa constituyen la fibra inicial sobre la que se desarrolla la identidad europea, una identidad –insisto- dinámica, ágil, mutable y asentada en capas culturales superpuestas. La creación y expansión de la Unión Europea ha facilitado el movimiento migratorio pacífico y legítimo de ciudadanos de unos estados europeos a otros, así como la inmigración de mano de obra barata procedente de países más pobres de dentro y fuera de la UE. Ambos procesos migratorios han creado un nuevo tejido social multicultural no exento de fuertes tensiones internas, y las expresiones de ultranacionalismos y xenofobias son cada vez más frecuentes ante el antagónico y multisecular temor al otro, que se aferran a homogeneidades que siempre han sido temporales y transitorias. ¿Quién tiene más derecho a un territorio, quien ha nacido en él, por ius soli, aunque sus orígenes sean por inmigración, o quién accede a tal derecho por descendencia, por ius sanguinis? Nosotros y los otros siempre ha sido una forma de egocentrismo colectivo de comunidades en busca de una identidad distintiva en un territorio que se reclama como propio, pero cuya puesta en práctica a largo plazo resulta inviable, lo fue en la Antigüedad, en la Edad Media, en la construcción de los estados-nación y en el actual mundo globalizado cultural y económicamente. La historia pasada y contemporánea nos muestra su inviabilidad, pues conduce a una confrontación y disgregación inevitables, sobre todo si en él viven comunidades diversas que tal ideología margina y excluye, cuando no demoniza como estrategia en la retórica del poder que reclama derechos multiseculares de identidad, superioridad y/o propiedad imaginados. El modelo político democrático se ha expandido progresivamente hasta transformarse en la posmodernidad en un dogma de fe política incuestionable, que el derecho ha dotado de estructuras e instituciones para facilitar el complejo equilibrio político y social entre los ciudadanos. Sin embargo es un modelo disfuncional en mayor o menor grado, cuya representatividad tiende a ser plutocrática y partidocrática, en el que la opinión pública y los votantes son manipulados con facilidad, y los principios de justicia e igualdad quiebran con frecuencia al tutelar insuficientemente a las minorías y a los más débiles. El paradigma político de la democracia en el siglo XXI aún sigue siendo disfuncional en la casi todos los países en los que se implanta entre los siglos XIX y XX tras los ejemplos revolucionarios francés y estadounidense de finales del XVIII. No es el fin de la historia, como nos profetizaba Francis Fukuyama en 1992, al sostener que las democracias liberales y el mercado libre del modelo capitalista representan el fin del desarrollo político-económico de la humanidad. Una teoría que, con el inicial beneplácito de su autor, hace suya el neoconservadurismo estadounidense, y entra en crisis tras la debacle económica que arrasa con los mercados bursátiles en 2008 y propicia un efecto dominó subsiguiente y respecto al que todavía no se ha dado con las claves de su resolución. La gran recesión global del 2009 ha probado la falsedad de tal afirmación. Sociedades disfuncionales, naciones disfuncionales, economías disfuncionales, políticas disfuncionales, asentadas en ideologías igualmente disfuncionales. Es la propia disfuncionalidad creciente, y el proceso de concienciación social que conlleva, la que parece evidenciar un cambio de paradigma en el que confluyen cultura, política y economía, un cambio que el derecho no puede ignorar. El mundo actual posiblemente se encuentra en un momento histórico que afronta el fin de un paradigma existencial que quiebra y otro que emerge y cuyos rasgos propios aún nos resultan desconocidos e impredecibles. Un momento histórico que reclama una evolución en la visión de la historia política desde otras coordenadas interpretativas diversas a las que desarrolló el modelo colonial europeo del siglo XIX y neocolonial estadounidense del siglo XX. Modelos coloniales que se imponen al calor de las transformaciones políticas y económicas que hicieron colapsar el modelo del viejo régimen a finales del XVIII. La propia crisis del modelo colonial imperialista europeo permitió la emergencia de un neonacionalismo que cobra impulso con el movimiento intelectual del romanticismo europeo, por el que la burguesía y la aristocracia se aferran a un revival del clasicismo grecolatino, fascinadas por la cultura clásica y su legado del que se sienten exclusivas herederas directas. Con anterioridad, el descubrimiento a finales del siglo XV de la obra de Tácito, Germania, permitió a los humanistas alemanes recrear su unidad cultural y exaltar su identidad diferenciada de otros europeos, especialmente de los franceses, también dispuestos a la glorificación de la cultura propia sobre todo en la era napoleónica. Posteriormente, durante las guerras franco-prusianas la germanización en el ámbito educativo permeó ambos nacionalismos que incentivan los estudios históricos y filológicos, que florecen a finales del siglo XIX. Franceses y alemanes, como otros pueblos europeos, reclaman que identidad y etnicidad se definen por la lengua, toda vez que en el siglo XIX la religión deja de ser signo distintivo de identidad política. Y es entonces cuando los filólogos, como ya habían hecho los historiadores, se ponen al servicio de los nacionalismos emergentes, que reclaman la unidad lingüística como signo distintivo de una unidad política y cultural forzada, que aspira a ser una identidad nacional con derecho a la autodeterminación. Para ello no se duda en echar mano de ancestros propios y diferenciados, así los celtas, los galos, los anglos, los lombardos, sirven de vínculo artificialmente creado y mitificado para reclamar una parcela tribal y territorial propia, independiente y segregada desde una construcción estática de una historia selectiva. Una construcción tan artificial como ficticia, que no es sino mitohistoria. La historia y la filología se ponen así al servicio de la ideología dominante para construir memorias colectivas de identidad nacional. Relatos épicos y lenguas vernáculas subliman emociones que se desatan con facilidad ante símbolos y narrativas construidos o utilizados para tal finalidad. Algunos verán en ello la perversión del saber y la cultura, otros la escusa para tener un sentido de pertenencia e identidad, subyugados ante emociones ficticias como las provocadas por el drama recreado en una novela. Ambos aprovechan el oportunismo que brinda el momento para criticar o enaltecer un legado que con frecuencia sirve sobre todo a propósitos políticos. Ninguno es consciente o quiere serlo de manipular o ser manipulado. Ese es el poder de la historia que los cronistas y los historiadores han recreado e interpretado una y otra vez. ¿Cómo salir del laberinto? Este es el reto que proponen los nuevos investigadores conscientes de la necesidad de deconstruir triunfalismos y ortodoxias que glorifican un pasado imaginado, una mitohistoria cuya finalidad antes fue la exaltación del cristianismo imperial, el catolicismo romano, el protestantismo nacional, el nacionalismo patrio, y ahora busca la exaltación de neonacionalismos más localistas. Neonacionalismos de una Europa que busca su unidad pero reclama micronacionalidades que se aferran a una identidad cultural estática y regional, que exigen la segregación política para poder expresar plenamente una identidad cultural selectivamente elaborada para un eficaz adoctrinamiento. Y así la ideología nacionalista que canalizó la génesis de los estados-nación se retroalimenta de un nacionalismo más localista, un micronacionalismo que reclama su identidad diferenciada como estado-nación, alimentado por un calculado y cultivado patriotismo emocional, que penetra en la conciencia colectiva de una particular comunidad, en la que a partir de entonces sus miembros puede ser adoctrinados con docilidad, utilizando no ya una religión o confesión particular, sino la cultura diferenciada, una identidad imaginada y estática. Pero las sociedades son dinámicas y las identidades culturales también, siempre lo han sido y las diferencias con frecuencia son transitorias, bien porque se superan, bien porque se sustituyen por otras . La identidad es una noción inseparable de la transformación. Las identidades estáticas, pasadas o presentes, son siempre imaginadas. Es el reto una vez más de la búsqueda de la verdad. La verdad es esquiva pues nos dejamos engañar con facilidad por argumentos, conceptos y retóricas persuasivas con las que se visten las ideologías. Tal vez la respuesta está más allá de un mundo de ideas, conceptos y pensamientos, pero en él se agota el territorio al que el intelecto alcanza.
Publicado en: Anuario de Derecho a la Educación, Dykinson, 2014, pp. 9-56.proyecto investigador: el derecho fundamental a la educación: Derecho, ciudadanía y libertad (DER2009- 10009). Universidad Rey Juan Carlos. Ministerio de Ciencia e Innovación (resolución 14-diciembre-2009). Subdirección General de Proyectos de Investigación trienio 2010-2012.SUMARIO: A. Presupuestos: 1. El fracaso de las repúblicas árabes del siglo XX, emigración y expansión de la cultura musulmana en Occidente - 2. Islam, diversidad geográfico-cultural, emergencia del islamismo político e identidad musulmana en Occidente – B. Islam y educación pública en algunos países europeos. La experiencia macro-comparada desde su particular legado religioso y político: 1. Austria, Alemania y Suiza – 2. Dinamarca, Noruega, Suecia, Holanda y Reino Unido – 3. España e Italia – C. Conclusión: Laicidad estatal y educación religiosa islámica: ¿valores incompatibles?Abstract Introduction: Failure of Arab republics in XX Century, migration and expansion of Muslim culture in the West. Islam, cultural-geographical diversity, emergence of political Islam and Muslim identity in the West. Islam and public education in European countries: Macro-comparative experience from its particular religious and political legacy. Austria, Germany and Switzerland. Denmark, Norway, Sweden, Holland and United Kingdom. Spain and Italy. Conclusion: Secular state and Muslim religious education: Incompatible values?
SUMARIO: 1. Premisa metodológica – 2. Presupuestos teológicos y jurídicos: justicia, caridad y mediación – 3. El episcopado y la tutela de los fieles: la mediación episcopal – 4. La canonización jurídica y la mediación en el ámbito canónico – 5- La actividad administrativa en la Iglesia Católica y la figura del Defensor del fiel – 6. Los conflictos en la comunidad católica y las vías alternativas al proceso canónico.
con-trol jurídico. Esfera de control. Definición y límites del control jurídico en Estados Unidos y Europa: moralidad pública y protección del menor, difamación, lenguaje que pro-mueve la violencia y censura. Programación en los medios de comunicación públicos y privados y los nuevos retos en la era digital y vía satélite en materia religiosa. Palabras clave: religión y medios de comunicación, difamación, expresiones de odio o lenguaje que incite a la violencia, censura y moralidad pública. ABSTRACT This presentation is focused on a comparative analysis of legal control and regula-tions regarding to religion and media in Europe and United States. The analysis initially explores the main definitions and different types of social, political and legal control regarding to religion in public and private media in Euro-pe and United States, specially referred to radio and television programs. The comparative analysis is developed through three topics: Power of media in the society and the need of legal control. Scope of control. Defining the limits of legal control in US and Europe: public morality and protection of minors, libel, hate speech and censorship. Public and private broadcasting and the new challenges of the satellite and digital era regarding to religion.
En esta obra la autora invita al lector a explorar -desde la interdisciplinariedad y el desafío que plantea a Europa el modelo político-jurídico contemporáneo- las bases culturales políticas y religiosas de Europa en clave jurídica. Un análisis que no puede ignorar elementos como la autoridad, el poder, las ideologías, o la instrumentalización de la religión, entre otros.
Este trabajo está centrado en la elaboración de un análisis comparado relativo al control y regulación sobre materia religiosa en los medios de comunicación en Europa y Estados Unidos. El análisis explora inicialmente las principales definiciones y tipos de control social, político y jurídico en materia religiosa en los medios de comunicación públicos y privados en Europa y Estados Unidos. Sobre todo en el ámbito de la programación en radio y televisión. Un análisis comparado desarrollado en tres áreas: El poder de los medios de comunicación en la sociedad y su necesidad de control jurídico. Esfera de control. Definición y límites del control... (Leer más) jurídico en Estados Unidos y Europa: moralidad pública y protección del menor, difamación, lenguaje que promueve la violencia y censura. Programación en los medios de comunicación públicos y privados y los nuevos retos en la era digital y vía satélite en materia religiosa.
La rivalidad que se desata desde finales el siglo VII entre el cristianismo y el islam enfrentará a dos concepciones político-religiosas monoteístas, desde la ideología universalista-teísta que enseña en ambas la posesión de la verdad espiritual plena, y cuya interacción llevará a la confrontación militar, desde la consideración del otro como enemigo e "infiel" a esa verdad, desatándose la guerra por la superioridad de una u otra como civilización dominante en la lucha por el poder político-religioso. Durante la hegemonía de la civilización islámica, que se inicia en el siglo VIII hasta el siglo XIII, la Europa cristiana se verá aislada y disminuirá enormemente su influjo evangelizador al restringir la expansión religiosa del cristianismo en los continentes de África y Asia, que serán en buena parte islamizados. A la vez, ese aislamiento europeo permitirá con-solidar y definir dos modelos de cristianismo, el bizantino y el romano, claves para la identificación cultural de Europa en la Edad Media como la cristiandad, en la que el papado y las monarquías de los reinos medievales tendrán un papel determinante en su lucha contra el islam, y Bizancio finalmente perderá su batalla frente al islam turco-oto-mano que emerge en el siglo XIV sometiendo políticamente a buena parte de la Europa oriental hasta el siglo XIX. El islam tendrá una fuerza arrolladora, y mientras la consolidación religiosa y política del cristianismo requirió varios siglos para ello, la consolidación político-reli-giosa del islam tendrá lugar en cuestión de décadas. Es comprensible, pues, que repre-sentase la mayor amenaza para la cristiandad medieval de Oriente y de Occidente 1 .
La libertad religiosa se ha consolidado en Europa como una de las libertades públicas sustanciales en un Estado de Derecho a través de un proceso de evolución lle-vado a cabo sobre todo en los últimos veinticinco años. Proceso que plantea retos importantes en la Europa de los albores del siglo XXI. Los factores políticos y jurídicos que, en clave comparada, inciden y aportan la perspectiva necesaria en este proceso de evolución podemos sistematizarlos del modo siguiente: A) Las modificaciones políticas y constitucionales Que ha sufrido Europa desde el último tercio del siglo XX con la transformación de Estados sometidos a regí-menes autoritarios en Estados de Derecho según el modelo de las democracias occidentales, y las consecuencias Que ello ha tenido sobre el derecho de libertad religiosa: Casos como el portugués (tras la revolución del clavel en 1974 y la promul-gación de la Constitución portuguesa de 1976), el griego (al concluir el régi-men militar en 1974 Y la instauración tras el referéndum nacional de una república democrática parlamentaria, promulgando su nueva Constitución en 1975), y español (tras las la transformación en una monarquía parlamentaria y la promulgación de la Constitución de 1978).
Contenido: 1) Premisa metodológica. 11) Consideraciones previas sobre la organiza-ción y la /únción pública eclesiática: 1) Principios de jerarquia y organización eclesiástica; 2) La /ímción pública y las técnicas de organización eclesiástica; 3) La organización territorial y personal de la Iglesia particular. llI) La organización eclesiástica en Galicia hasta el siglo XVI: 1) Las sedes episcopales más antiguas: Lugo, Mondoñedo, Orense y Tuy. 2) Formación de la metrópoli compostelana y sus consecuencias en la organización territorial eclesiástica. 3) Los señorios eclesi ticos de las sedes episcopales gallegas. 4) Colegialidad y unipersonalidad en las diócesis gallegas hasta el siglo XV!. IV) La organización eclesiástica en Galicia del siglo XVI al XVIll: la organización territorial y personal gallega y las causas de su evolución. V) La organización eclesiástica en Galicia en el siglo XIX 1) Incidencia en la organización eclesiástica gallega del centralismo estatal del siglo XIX 2) Consecuencias del Concordato de 1851.
An understanding of contemporary church-state relations in Spain requires, at least, a brief historical review. The special relation between the Catholic Church and the Spanish state formally began in A.D. 589 when the visigothic King Recaredus proclaimed the religious (Catholic) and political unity of his kingdom at the Council of Toledo. During the reign of Ferdinand and Isabella in the fifteenth century, the Catholic Church assumed an essential role in Spanish society, culture and law. The deep bond between Catholicism and political power persisted into the Constitutionalist Era of the nineteenth century; all nineteenth century Spanish constitutions (1812, 1837, 1869 and 1876), including that of the Spanish First Republic, declare the Catholic Church to be the established religion, a surprising result considering French liberal influence on those constitutions.' As a result of the Catholic Church's established status, freedom of worship did not exist during the nineteenth century (except under the constitution of 1869) nor during the twentieth century until 1968 (except under the constitution of 1931). Only the Catholic Church was allowed to proselyte.
1