Revista Murciana de Antropología

Published by Servicio de Publicaciones de la Universidad e Murcia
Online ISSN: 1989-6204
Print ISSN: 1135-691X
Publications
El trabajo expone en primer las tres etapas en que se puede dividir el abastecimiento de agua a las instalaciones militares de Cartagena: A) desde los Reyes Católicos hasta Carlos II; B) desde el 1700 hasta 1945 y C) a partir de la inauguración del Trasvase del Taibilla. Y describe a continuación los aljibes más notables de las fortifi caciones de la plaza.
 
El trabajo trata de identificar el contenido de un documento de 1616, citado por otro del siglo XVIII del archivo municipal del Totana, que da cuenta de la traída de una fuente a la localidad desde un paraje conocido como Los Alamillos. El documento es muy escueto, informa solo de que en el pleito que debate donde haya de colocarse la fuente en 1616, lo ganan los frailes frente al pueblo que quería que quería que se colocase en la plaza. El autor sitúa la noticia sobre los datos arqueológicos concluyendo que muy verosímilmente la conducción del agua había existido desde tiempos anteriores imposibles de determinar por el momento.
 
En este trabajo se explica la evolución en el desarrollo de la tecnología para la extracción del agua, desde mediados del siglo XIX hasta la llegada de las aguas del Trasvase Tajo-Segura en la década de los ochenta. Estos progresos en la modernización extractiva, fue de vital importancia para la supervivencia de la agricultura del Campo de Cartagena. Esta organizado intentando vincular la incorporación de las fuentes energéticas a los distintos sistemas de extracción. Así, estos los avances en la tecnología hidráulica han estado mediatizados por la potencia y la efectividad de los recursos energéticos: animales de tiro (motores de sangre), el viento, el carbón, el gas pobre, el aceite pesado, el gasoil, la gasolina y la electricidad. Su uso, determinó el tipo de máquina (motores y bombas extractoras de agua). Las inversiones por parte de los agricultores en estas máquinas fue de suma importancia para el aumento de la producción de la agricultura cartagenera. El merito es aun mayor al realizarse precisamente en un periodo donde la escasez de capitales podía bloquear la modernización del sector.
 
Análisis de las relaciones laborales en la comarca del Mar Menor, en la que se distinguen dos entidades de opuesta ejecutoria política: San Javier, donde apenas llegaron los nuevos aires republicanos, y Torre Pacheco, que aplicó desde el Ayuntamiento la legislación dictada por el Ministerio de Trabajo. Son los años —en un contexto económico de crisis— del desarrollo del Movimiento Obrero, aunque no estuvo exento de dificultades, ante la oposición de oligarquía agraria acostumbrada a imponer y no negociar.
 
Esta contribución plantea el estudio del sistema de abastecimiento de agua que tuvo la ciudad de Cartagena desde fi nales de siglo XIX hasta la llegada de las Aguas del Taibilla. Durante unas décadas una serie de compañías privadas buscaron en los alrededores de la ciudad la solución a uno de los problemas más graves que poseía la misma: la falta de agua. Estas empresas iniciaron trabajos de captación y conducción desde algunos manantiales ubicados en la parte occidental del Campo de Cartagena. La calidad y cantidad de agua obtenida no fue sufi ciente para paliar el déficit que una población creciente demandaba. Recogemos la información bibliográfica y la ponemos en conexión con algunos de los restos materiales que aún persisten en la zona.
 
A mediados del siglo XVIII se condujo agua destinada al suministro de las dos poblaciones que componían una única villa: Aledo y Totana. En primer lugar llegó el agua de La Carrasaca de Totana; las gestiones para ello se iniciaron en 1747 y la obra se ejecutó entre 1750 y 1753. Aledo recibió el agua de la Hoya Bermeja diez años después, en 1763.
 
Durante época moderna, los manantiales aprovechados para el abastecimiento de agua a la ciudad de Cartagena se localizan a las afueras de la misma, concretamente en torno a los parajes de San Juan, El Calvario y el Barranco del Feo. La historia del encauzamiento de estas fuentes nos es conocida por una rica colección de documentos depositados en el Archivo Municipal de Cartagena que ya han sido en varias ocasiones presentados. Sin embargo, muchas estructuras aún permanecen en el lugar a la espera de ser analizadas y documentadas.
 
Estamos ante un intento de constatar, por el procedimiento de su comprobación aplicándolo a la vida en el tema que nos ocupa, si el dialecto popular murciano contiene algún valor.
 
Este artículo tiene como fi nalidad dar a conocer el reciente hallazgo de tres aceñas y un tablacho medievales localizados en el yacimiento de Senda de Granada (Murcia). Estas estructuras hidráulicas están asociadas a las acequias Churra La Vieja y Alfatego, cuyos cauces derivan agua de la acequia Mayor de Aljufía que tiene su origen en Azud Mayor de la Contraparada. Se trata de las primeras aceñas de acequia islámicas que se conocen en esta parte oriental del territorio andalusí. La cronología que ofrecen los dos tipos de arcaduz documentados (siglos X y XI) nos permite, no sólo fechar estas estructuras sino también la construcción de las acequias a la que se asocian, fundamentalmente Churra La Nueva. También se hace en esta comunicación una propuesta de reconstrucción funcional de ese tipo de aceñas que se abastecían, gracias a la ley de vasos comunicante, del agua que circulaba por la acequia.
 
De la poesía improvisada española destaca el trovo de Cartagena por ser un arte popular afianzado en sus características propias y en su apuesta por la calidad y técnica de los versos. En sus 150 años de historia, desde sus orígenes mineros hasta el festival internacional de poesía improvisada TROVALIA, el trovo de Cartagena es un referente de peso en la poesía oral de España e Iberoamérica.
 
I. INTRODUCCIÓN. II. LA COMUNIDAD DE REGANTES DEL CAMPO DE CARTAGENA. LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL SEGURA. 1. Breve análisis de las confederaciones Hidrográfi cas, de sus funciones y de su carácter de organismo de colaboración del Estado y de las Comunidades Autónomas. 2. Dominio público hidráulico estatal; necesidad de las obras de regulación; los trasvases como culminación de la función de regulación. Sin estas obras no puede haber desarrollo sostenible. A) El dominio público hidráulico como dominio natural y jurisdicción o soberanía estatal. B) La necesidad de las obras de trasvase de aguas. C) La labor realizada para aprobar los planes hidrológicos de cuenca y el plan hidrológico nacional. III. EL TRASVASE DEL EBRO, EN PARTICULAR DEL EBRO-SEGURA. IV. LA DEROGACIÓN DEL TRASVASE DEL EBRO. V. LA LEY 11/2005, DE 22 DE JUNIO, LOS NUEVOS ESTATUTOS DE AUTONOMÍA Y LA REFORMA DE LA LEY DE AGUAS. 1. Disposición adicional décima de la Ley del Plan Hidrológico Nacional y Estatuto de la Comunidad de Cataluña. 2 Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana. 3. Estatuto de Andalucía. 4. Reforma del Estatuto de Aragón. 5. Proyecto de Estatuto de Castilla-La Mancha. La pretendida caducidad del Trasvase Tajo-Segura. 7. La reforma del TR de la Ley de Aguas. VI A MODO DE CONCLUSIÓN MUY PERSONAL.
 
Orígenes de la población cartagenera de de El Algar, surgida en época árabe, y algunas de sus vicisitudes alrededor de un pozo de agua (Pozo Algar) que dió servicio durante siglos tanto a sus propios vecinos como a los pastores y ganados trashumantes de la Mesta, procedentes de las tierras altas de Cuenca, y que, aparte de sus ganados de ida y vuelta, trajeron hasta aquí una imagen de la Virgen de Los Llanos que se quedó defi nitivamente como Patrona de los algareños.
 
A partir del medio natural, climatología, historia y derecho, se alude a la cuenca acuífera de San Pedro del Pinatar, se analizan los usos del agua para consumo humano y para riegos, los sistemas de captación (pluviales, pozo común, aceñas y norias; molinos de viento, etc.), y las soluciones para traer agua al Campo de Cartagena (canales del Taibilla y trasvase Tajo-Segura) y mejorar el nivel de vida, su actividad económica y la economía agraria.
 
El reparto entre los labradores de las antiguas tierras pertenecientes al municipio en el Rincón de San Ginés fue el origen del nacimiento de la localidad de Los Belones. Luego estos terrenos fueron adquiridos por personas de mayor poder adquisitivo. Posteriormente aparecieron los hermanos Bellón, comerciantes de Cartagena que, aunque nacidos en Alicante, procedían de una familia originaria de Marsella. Como propietarios de varias de esas parcelas, y gracias a su propia iniciativa, obtuvieron un permiso de las autoridades municipales cartageneras para benefi ciarse de las aguas sobrantes de las fuentes Grande y Chica. La concesión de este permiso propició el nacimiento de Los Belones como pueblo.
 
Los cuentos folklóricos constituyen un lenguage universal, pero sus tipos y variantes se adaptan a los contextos económicos y ecológicos y a las circunstancias históricas de la comunidad que los maneja. Este artículo pretende mostrar algunos ejemplos al respecto.
 
A pesar de la ausencia de datos bibliográfi cos, una breve búsqueda de información sobre el terreno ha permitido documentar el funcionamiento, hasta mediados del siglo pasado, de al menos una treintena de norias de tiro en el entorno de la rambla del Cañar y Rincón de Tallante (Espacio Natural Protegido de La Muela-Cabo Tiñoso, Cartagena). El interés natural y cultural de la zona justifi can la recuperación de alguna de ellas.
 
Este artículo se ocupa de la alfarería tradicional aplicada a los recipientes empleados para guardar el agua con fi nes domésticos. Se estudia aquí desde la distribución geográfica de la producción cerámica, hasta los pormenores de su fabricación y su variedad tipológica.
 
Se comentan en el presente artículo distintas versiones de dos cuentos tradicionales, recogidos en el campo de Cartagena, que expresan a través de la fi cción narrativa la preocupación ancestral por la lluvia, común a las culturas agrícolas.
 
La confi guración del Estado de las Autonomías trajo consigo, entre otras muchas cosas, una movilización política, propiciada desde los nuevos centros de poder, con la finalidad de implantar el discurso de la identidad en las recién creadas regiones. En Castilla-La Mancha se eligió el diacrítico «agua» como eje vertebrador de un Nosotros, casi inexistente hasta hace unos pocos años, y se buscó en los territorios del Levante ese Otro tan imprescindible para generar el infi erno de las identidades.
 
Sirviéndonos de la toponimia como fuente de información etnográfi ca, se analizan los topónimos relacionados con el agua procedentes del Campo de Cartagena. La gran cantidad de topónimos relacionados con el agua que se ha documentado, demuestra que los recursos hídricos han marcado la concepción del paisaje en el Campo de Cartagena.
 
La comarca del Campo de Cartagena y en particular el municipio de Torre Pacheco albergan en el subsuelo una gran cantidad de subterráneos generados en su mayoría por el hombre respondiendo a diversos fines; minería, almacenamiento, búsqueda de agua, etc. Estos subterráneos sirvieron de vivienda y refugio en situaciones de emergencia para los habitantes de los alrededores. Aquí se recopila un catálogo de algunos subterráneos de dicho municipio y la importancia que tiene el agua en algunos de ellos.
 
La cultura del agua traducida a un signifi cado arquitectónico nos pone de manifi esto como el hombre se las ha ingeniado para captar, tratar y almacenar el agua para su uso. Es destacable la gran cantidad de aljibes que se encuentran en el municipio de Torre Pacheco, la mayoría catalogados y documentados.
 
Figura nº 2. Localización de galerías con lumbreras en la Región de Murcia.  
Figura nº 6: Croquis del Sistema de galería con lumbreras de los Celdranes.  
Fig. nº 4. Localización de los complejos de galerías con lumbreras en Fuente Álamo.
Se ha observado que hay sistemas de recogida, transporte y distribución de agua de acuíferos no muy profundos respecto a la superfi cie en zonas áridas y semiáridas del SE de la Península Ibérica. Estos consisten en pozos horizontales (galerías de drenaje), que se conocen con el nombre «galerías con lumbreras» en Murcia y «qanat-s», «fogara-s» y «viaje-s de agua» /»water-trips» en otros lugares. Tras describir y analizar esos sistemas, describimos las condiciones ecotopológicas del área así explotada, subrayando la importancia de tales sistemas como fuentes de agua en el sureste de la Península Ibérica, construidos en una zonsa de isoyetas de 400 milímetros, en la que las galerías con lumbreras son parte de los sistemas de recogida, transporte y distribución de agua. Este sistema permite afrontar y resolver la potencial evapotranspiración y consiguiente pérdida del agua disponible.
 
El agua, elemento indispensable para la vida, ejerce sobre el hombre un poderoso influjo, convirtiéndose en fuente de inspiración para muchos compositores. En el presente trabajo rememoramos los nombres de algunos de ellos que han pretendido recrear en sus obras los sonidos del agua.
 
Se va a tratar una tipología de elementos defi nidos dentro del patrimonio etnográfico, son los testigos que han quedado en la optimización de los recursos hídricos en el Campo de Cartagena. Entre los elementos que integran este estudio se va hacer una aproximación etnográfi ca a inmuebles de la cultura del agua como son: norias de sangre o ceñas, boqueras, lavaderos, molinos de arcabuces, saltos de agua, diques de contención, aljibes, pozos, abrevaderos, pozas, etc. Clasificándolos según su funcionamiento y uso social.
 
Las páginas que siguen a continuación describen las funciones desempeñadas por un muñidor, trabajador encargado de repartir el agua en los regadíos situados entre los municipios de Fuente Álamo y Torre Pacheco. Se trata de una breve historia de vida narrada por uno de esos repartidores del agua.
 
Se pretende destacar la importancia de «Los Zapata», en el desarrollo de la ganadería en la zona del Mar Menor, de «Los Maestres» y «Barnuevo» en la captación de aguas subterráneas para la agricultura y el problema secular de la escasez de agua en el Campo de Cartagena, tanto para beber como para riego de sus campos sedientos.
 
El espacio y la diversa procedencia del agua condicionó la utilización de distintos recipientes en el ámbito cotidiano. El presente trabajo recoge los tipos de material cerámico destinados a contener agua, usados en Cartagena y su comarca, entre el siglo XIX y el tercer cuarto del siglo XX.
 
Top-cited authors
Javier Marcos Arévalo
  • Universidad de Extremadura
Encarna Gil Meseguer
  • University of Murcia
José Antonio López Fernández
Ramón Martínez-Medina
  • University of Cordoba (Spain)
Carmen M. Cerdá
  • University of Murcia