• Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Numerous families exhibiting both frontotemporal dementia (FTD) and amyotrophic lateral sclerosis (ALS) have been described, and although many of these have been shown to harbour a repeat expansion in C9ORF72, several C9ORF72-negative FTD-ALS families remain. We performed neuropathological and genetic analysis of a large European Australian kindred (Aus-12) with autosomal dominant inheritance of dementia and/or ALS. Affected Aus-12 members developed either ALS or dementia; some of those with dementia also had ALS and/or extrapyramidal features. Neuropathology was most consistent with frontotemporal lobar degeneration with type B TDP pathology, but with additional phosphorylated tau pathology consistent with corticobasal degeneration. Aus-12 DNA samples were negative for mutations in all known dementia and ALS genes, including C9ORF72 and FUS. Genome-wide linkage analysis provided highly suggestive evidence (maximum multipoint LOD score of 2.9) of a locus on chromosome 16p12.1-16q12.2. Affected individuals shared a chromosome 16 haplotype flanked by D16S3103 and D16S489, spanning 37.9 Mb, with a smaller suggestive disease haplotype spanning 24.4 Mb defined by recombination in an elderly unaffected individual. Importantly, this smaller region does not overlap with FUS. Whole-exome sequencing identified four variants present in the maximal critical region that segregate with disease. Linkage analysis incorporating these variants generated a maximum multipoint LOD score of 3.0. These results support the identification of a locus on chromosome 16p12.1-16q12.2 responsible for an unusual cluster of neurodegenerative phenotypes. This region overlaps with a separate locus on 16q12.1-q12.2 reported in an independent ALS family, indicating that this region may harbour a second major locus for FTD-ALS.
    Acta Neuropathologica 01/2013; · 9.73 Impact Factor
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Con el incremento en el número de adultos mayores, la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento van adquiriendo mayor importancia. En México el número de pacientes mayores de 65 años en el año 2010 fue de 7 millones, esperando que sean 28 millones en el año 2050(1).La prevalencia de demencia crece exponencialmente de los 65 a los 85 años; duplicándose cada 5-6 años y estabilizándose a partir de los 85-90 años. La prevalencia de demencia incremento con la edad de 5% en aquellos de 71-79 años de edad a 37.4% en aquellos de 90 años y mayores. El único estudio de base poblacional realizado para la evaluación de la demencia en México indica que una prevalencia de demencia en ancianos de 8.6 y 8.5% para las áreas urbana y rural, respectivamente. (Llibre Rodríguez et al., 2008) (2) En un estudio publicado en Lancet en el 2005, se estimaron 4.6 millones de casos nuevos por año. Asimismo, se señala que el número de afectados crecería de manera exponencial y que para el 2040 sería de 82 millones (5). Una segunda estimación en el reporte de la ADI (Alzheimer’s Disease International, 2009) encontró que las cifras previamente estimadas habían presentado un incremento aproximado de 10% (4) En California se encontró una prevalencia de 4.8 % en latinos alrededor de los 60 años de edad y de 31 % en los mayores de 85 años. (5, 6) En México, se han realizado los primeros estudios epidemiológicos sobre deterioro cognitivo y demencia. Sin embargo, aún son insuficientes para conocer de manera certera la situación de las demencias con representatividad nacional. En un estudio realizado en la Ciudad de México, se encontró una prevalencia de 4.7% (7). En Jalisco se realizó un estudio que informa una prevalencia de demencia en mayores de 65 años de edad de 3.7 % con predominio en el sexo masculino (4) Se realizó un estudio en Unidades de Medicina Familiar del IMSS donde se reportó una prevalencia de 3.5% de demencia en mayores de 60 años de predominio en mujeres (2.3%) y 30.5% de deterioro cognitivo leve. (8) Se estima que poco menos del 25% de los pacientes con demencia son diagnosticados. (7) Esto se debe a que el médico de primer contacto, así como otros especialistas, sub-diagnostican e incluso ignoran este padecimiento en algunas ocasiones interpretando estos cambios como normales o propios de la vejez. Este capítulo aborda la epidemiología, fisiopatología, características clínicas, diagnóstico y tratamiento de los principales tipos de demencia que afectan a los adultos mayores.
  • Source