Article

Y si adaptáramos los servicios hospitalarios de urgencias a la demanda social y no a las necesidades de salud?

Emergencias: Revista de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, ISSN 1137-6821, Vol. 20, Nº. 4, 2008, pags. 276-284 01/2008;
Source: OAI

ABSTRACT El incremento producido en la utilización de los servicios de urgencias hospitalarios (SUH), en estos últimos años y en todos los países desarrollados �incluso para situaciones de baja complejidad que podrían ser atendidas en niveles inferiores� no obedece simplemente a los cambios demográficos (aumento de la población por envejecimiento y movimientos migratorios) ni epidemiológicos, sino que parecen existir otros factores que intentan explicar y se asocian a esta conducta, como la necesidad percibida de atención inmediata, la dificultad de acceso a otros recursos del sistema, la falta se aseguramiento público y el nivel socioeconómico y cultural. España no ha sido ajena a ese fenómeno que, sin duda, contribuye a la masificación de estos departamentos, pérdida de continuidad asistencial y de calidad, insatisfacción de profesionales, inadecuación y demora en la atención a las urgencias verdaderas, mayor gasto sanitario y repercusiones muy importantes sobre la gestión del resto del hospital. Investigadas las causas de ese incremento, tanto desde el punto de vista de la oferta como de la demanda, y analizadas las intervenciones realizadas hasta la actualidad para disuadir o evitar el aumento de la frecuentación a los SUH (facilitar la accesibilidad a la atención primaria, mejoras educativas, instauración de barreras, reformas organizativas) derivando buena parte de la misma a los centros extrahospitalarios, se ha comprobado su escasa efectividad cuando no su inutilidad. Dados estos resultados, y entendiendo las diferencias entre necesidad, demanda y oferta de salud, desde un punto de vista antropológico y social �y, por tanto, los intentos de justificación de las percepciones de los ciudadanos ante una urgencia� cabría plantearse el rediseño funcional de la asistencia a estos procesos en un nuevo escenario, donde el hospital fuera adaptado al modelo de gestión del SUH y no a la inversa.

0 Bookmarks
 · 
69 Views
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Spain has universal public health care coverage. Emergency care provisions are offered to patients in different modalities and levels according to the characteristics of the medical complaint: at primary care centers (PCC), in an extrahospital setting by emergency medical services (EMS) and at hospital emergency departments (ED). We have more than 3,000 PCCs, which are run by family doctors (general practitioners) and pediatricians. On average, there is 1 PCC for every 15,000 to 20,000 inhabitants, and every family doctor is in charge of 1,500 to 2,000 citizens, although less populated zones tend to have lower ratios. Doctors spend part of their duty time in providing emergency care to their own patients. While not fully devoted to emergency medicine (EM) practice, they do manage minor emergencies. However, Spanish EMSs contribute hugely to guarantee population coverage in all situations. These EMS are run by EM technicians (EMT), nurses and doctors, who usually work exclusively in the emergency arena. EDs dealt with more than 25 million consultations in 2008, which implies, on average, that one out of two Spaniards visited an ED during this time. They are usually equipped with a wide range of diagnostic tools, most including ultrasonography and computerized tomography scans. The academic and training background of doctors working in the ED varies: nearly half lack any structured specialty residence training, but many have done specific master or postgraduate studies within the EM field. The demand for emergency care has grown at an annual rate of over 4% during the last decade. This percentage, which was greater than the 2% population increase during the same period, has outpaced the growth in ED capacity. Therefore, Spanish EDs become overcrowded when the system exerts minimal stress. Despite the high EM caseload and the potential severity of the conditions, training in EM is still unregulated in Spain. However, in April 2009 the Spanish Minister of Health announced the imminent approval of an EM specialty, allowing the first EM resident to officially start in 2011. Spanish emergency physicians look forward to the final approval, which will complete the modernization of emergency health care provision in Spain.
    International Journal of Emergency Medicine 01/2010; 3(4):219-26.
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Critical Review of: Lowthian JA, Cameron MA, Stoelwinder JU, Curtis A, Currlf A, Cooke MW, McNeil JJ. Increasing utilisation of emergency ambulances. Aust Health Rev. 2011;35(1):63-9 Calidad metodológica Para comprobar la calidad metodológica hemos utilizado el listado de lectura crítica CASPe para revisiones sistemáticas,1 además se han seguido las recomendaciones de López Alonso SR et al. (2009) para la revisión crítica.2 El estudio revisado presenta un sesgo de idioma, al no usar bases de datos ni revistas de divulgación relevantes, de lengua no inglesa, con estudios sobre países también considerados desarrollados. De este modo, se pierden para su inclusión trabajos con cobertura geográfica y lingüística del área no inglesa,3 pudiendo afectar a su validez externa. Además, no consta que se realice una lectura crítica de los estudios encontrados. Resultados El aumento de la demanda de servicios de ambulancia urgente es un problema de carácter internacional que se repite no sólo en países desarrollados o de lengua inglesa.4-7 De igual manera, los factores asociados al incremento de la demanda son similares, también, en otros contextos distintos al estudiado. Así, la mayoría de las demandas son de tipo no urgente asociándose más a factores socioeconómicos y organizacionales que con variaciones epidemiológicas de las enfermedades.8 Entre estos factores, se pueden mencionar:8,9 la edad avanzada, los cambios en las estructuras familiares, la lejanía del domicilio al punto fijo de urgencias y no disponer de vehículo, entre otros. En este sentido, estudios posteriores del mismo autor revelan la asociación entre el envejecimiento poblacional y el aumento de la demanda.10 Otros estudios con abordaje cualitativo recogen las situaciones que preceden a la demanda de la ambulancia de emergencias siendo éstas situaciones estresantes para el usuario, considerándolas como urgentes aquellas en las que existen una amenaza para la vida, sangrado visible, enfermedades crónicas y dificultad de transporte,11 promovido por la duda y el intento de manejo de la situación.12 Discusión Esta revisión refuerza la necesidad de cambio hacia un modelo de atención sanitaria cimentado sobre el desarrollo psicoantropológico, socioeconómico y sanitario, que reclama y exige efectividad, rapidez y calidad; planteando una adaptación a la demanda social que no siempre coincide con cubrir las necesidades de salud.13 Ante esta situación, han sido numerosos los nuevos modelos que se han propuesto como alternativa a esta atención convencional para dar respuesta a este continuo aumento de la demanda de los servicios de atención urgente en el domicilio. Entre estos modelos, basados en la costo-efectividad, se pueden destacar aquellos dirigidos a demandas inadecuadas, lesiones menores o problemas de salud no urgentes. En este sentido, se pueden mencionar los modelos de atención donde destaca la enfermera de práctica avanzada: en el servicio de atención y triage telefónico, en ambulancias junto a paramédicos, en ambulancias con acceso a médicos vía telefónica, entre otros.14-16 Estos nuevos modelos de atención urgente basados en la enfermera están implantándose progresivamente en distintas Comunidades Autónomas de España.17-20 Importancia de los resultados La constatación del continuo crecimiento de la demanda de ambulancias y la identificación de factores asociados a dicho incremento son de vital importancia para la supervivencia de los servicios públicos de salud, especialmente en un contexto de crisis económica. Estos resultados, especialmente los relativos al envejecimiento, a la soledad y a la inadecuación de demandas, podrían servir de base para la migración hacia modelos de atención más eficientes y orientados al cuidado, donde la enfermera parece perfilarse como el profesional idóneo para "cuidar" esta creciente demanda. Nivel de evidencia Según la clasificación GRADE, el nivel de evidencia es alta para la tendencia creciente de las demandas de atención y para su asociación con el envejecimiento poblacional. Si bien, no se puede establecer el nivel de evidencia para los factores asociados al incremento de la demanda, dado que no se realiza lectura crítica de los estudios que encuentran, a excepción del envejecimiento. Respuesta a la pregunta Existe un aumento continuo de la demanda de ambulancias, que se asocia con fuerza al envejecimiento poblacional, además de a otros factores tales como el incremento de la población, la falta de soporte social (vivir solo y falta de vehículo), la gratuidad del servicio de ambulancias, la falta de accesibilidad a la atención primaria, la mayor conciencia de la salud, los patrones de expectativas cambiantes de la comunidad, así como el uso inapropiado de los servicios. No obstante, son necesarios más estudios sobre los factores asociados al crecimiento de la demanda de ambulancias.
    Evidentia. 10/2013; 10(44):online.

Full-text

View
0 Downloads
Available from