Article

El estrés laboral: un nuevo factor de riesgo. ¿Qué sabemos y qué podemos hacer?

Atención Primaria (Impact Factor: 0.96). 01/2003; DOI: 10.1157/13047737
Source: OAI
0 Bookmarks
 · 
187 Views
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: El mundo laboral ha experimentado modificaciones significativas en los últimos 30 años. Esto, unido a los cambios demográficos de la población y a las demandas psicosociolaborales, hace que los trabajadores estén expuestos a cambios frecuentes y a una continua necesidad de renovación y actualización. El estrés laboral se define como el conjunto de manifestaciones emocionales y físicas que se presentan cuando las demandas del trabajo exceden las expectativas y capacidades del trabajador1. Está bien documentada una relación entre la exposición a ambientes laborales psicosocialmente perniciosos y la presentación de diversos tipos de enfermedades2,3. Un instrumento de notable actualidad para evaluar el grado de estrés laboral es el cuestionario alemán Effort-Reward Imbalance Questionnaire (ERI)2-4. Esta herramienta ha probado su eficacia en la investigación de diversos problemas de salud y cuenta con más de 10 versiones en un número semejante de idiomas, incluido el español. La versión española se denomina Desequilibrio Esfuerzo-Recompensa (DER)3,5. Objetivos Medir el grado de estrés laboral –en términos de esfuerzo-recompensa– de los profesionales sanitarios de atención primaria del Área IV de Asturias e identificar las condiciones sociolaborales más estresantes. Recomprobar las propiedades psicométricas del instrumento DER de medida del estrés laboral. Diseño Estudio transversal y descriptivo. Emplazamiento Todos los centros de salud del Área Sanitaria IV de Asturias (Oviedo). Participantes Mediante una encuesta por correo entre todos los sanitarios del Área IV se pudo investigar a 233 profesionales (médicos y ATS/DUE), a los que se aplicó la versión española del cuestionario DER autoadministrado. La muestra investigada abarcó al 55% de los sanitarios del área en el momento del estudio. Mediciones principales El estrés laboral se midió con las 3 escalas del cuestionario DER4,5: Esfuerzo extrínseco, Recompensa y Sobreimplicación. Previamente se readaptó el ítem 4 de la escala Esfuerzo extrínseco conforme a los resultados de estudios previos5. La consistencia interna del instrumento de medida fue evaluada mediante el coeficiente alfa de Cronbach. Resultados Los médicos presentaron grados de Esfuerzo extrínseco y ratio esfuerzo-recompensa significativamente más elevados que los ATS/DUE, con grados similares de recompensa y sobreimplicación. Las situaciones laborales de trabajador eventual y los turnos de guardia se asociaron a mayores grados de estrés, especialmente debido a un nivel significativamente bajo de recompensa. A más edad se observó mayor esfuerzo. No se encontraron diferencias según el sexo y el grado de implicación. La fiabilidad ha sido satisfactoria en todas las escalas, con valores alfa entre 0,74 y 0,85 (tabla 1). Conclusiones Con el presente trabajo se ha realizado la validación de la versión española del ERI tras los últimos trabajos de readaptación. Se han podido reproducir en nuestro medio los componentes del modelo teórico y validar todos los ítems del instrumento de medida. La fiabilidad del instrumento es muy buena y similar a la que se conoce a partir de otros estudios6. Todo ello sugiere que los métodos seguidos en las fases de adaptación transcultural han producido una versión española del cuestionario DER equivalente a la versión original. Este hecho es esencial para permitir futuros estudios nacionales, así como otros comparativos internacionales. La medición ha podido reproducir diferencias importantes en cuanto a la edad, la categoría profesional, el tipo de trabajo o la estabilidad laboral de los trabajadores. Los grados de implicación más altos se dieron entre los mayores de 50 años. Dado que la sobreimplicación actúa como moderador (p. ej., incrementando) del efecto del desequilibrio esfuerzo-recompensa en la salud, los trabajadores de más edad se pueden considerar un grupo particularmente expuesto. En comparación con los profesionales sanitarios de un hospital público de la región5, no se hallaron diferencias entre los medicos de ambos medios asistenciales. Sin embargo, sí hay diferencias marcadas entre las enfermeras de ambos medios, que presentan más esfuerzo y menor recompensa en el medio hospitalario. Todos estos hallazgos apoyan la capacidad discriminatoria de la version adaptada y están en consonancia con los descritos por otros estudios previos6. Desde una perspectiva esfuerzo-recompensa, el colectivo sanitario investigado puede considerarse, en general, de bajo riesgo (un 15% tiene riesgo alto, ratio esfuerzo-recompensa ≥ 1). Sin embargo, la administración sanitaria debería revisar las condiciones laborales de los profesionales de atención primaria atendiendo especialmente a los criterios de categoría profesional, edad y estabilidad laboral. Agradecimientos Los autores agradecen a los sanitarios de atención primaria su participación en el estudio y a la Gerencia del Área de Oviedo las facilidades dadas para que éste pudiera realizarse.
    Atencion Primaria - ATEN PRIM. 01/2005; 36(8):468-470.
  • [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Introducción En las sociedades occidentales, el esfuerzo físico en el trabajo ha sido suplantado, en gran medida, por el esfuerzo intelectual, y la población empleada envejece progresivamente al tiempo que crece la proporción de mujeres que ingresan en el mercado laboral. En este contexto, el ambiente psicosocial desfavorable en el trabajo se está convirtiendo en algo muy prevalente en las formas de vida laboral modernas, y la relación entre el estrés laboral y diversos tipos de enfermedad está bien documentada1,2. Un instrumento de notable actualidad para evaluar el estrés laboral es el modelo Desequilibrio esfuerzo-recompensa (DER) (Effort- Reward Imbalance o ERI)3. Su importancia internacional creciente ha hecho que haya más de 10 versiones idiomáticas y que se haya adaptado al castellano y comprobado estadísticamente en nuestro medio4. En el proceso de validación y adaptación transcultural de un cuestionario resulta de interés el análisis factorial confirmatorio (AFC) como una alternativa adecuada al análisis factorial exploratorio (AFE). El modelo de AFC corrige las deficiencias inherentes a la perspectiva exploratoria y supone una mayor concreción de las hipótesis contrastada al diagnosticar su bondad de ajuste (validación de constructo). Objetivos Dado que los estudios previos de comprobación estadística de la versión española del cuestionario ERI han empleado el AFE, el presente trabajo aborda el estudio de la validez de construcción y fiabilidad del cuestionario mediante el AFC. Diseño Estudio transversal y descriptivo. Emplazamiento Todos los centros de salud del Área Sanitaria IV de Asturias (Oviedo). Participantes Mediante una encuesta por correo entre todos los sanitarios del Área IV se pudo investigar a 233 profesionales sanitarios (médicos y personal de enfermería) mediante la aplicación autoadministrada del cuestionario DER. La muestra investigada abarcó al 55% de los sanitarios del Área en el momento del estudio. Mediciones principales El instrumento utilizado para evaluar el grado de estrés laboral de los individuos seleccionados fue la versión oficial española del cuestionario alemán ERI4 (disponible en la versión electrónica). Consta de 3 partes: en la primera (módulo I) se recogen las variables sociodemográficas más importantes del trabajador y del ambiente laboral. El módulo II (componente extrínseco del modelo) comprende 17 ítems y registra información de la apreciación del trabajador acerca de su situación laboral en lo referente a «esfuerzo extrínseco» (effort) (6 ítems; intervalo, 6-30) y «recompensa profesional» (reward) (11 ítems; intervalo, 11-55). El módulo III (componente intrínseco del modelo) comprende 6 ítems (intervalo, 6-24) y mide el grado de implicación vivido por el trabajador en su puesto de trabajo. Esta dimensión representa un factor latente único denominado «sobreimplicación » (overcommitmen). Resultados En la tabla 1 se resumen los resultados del análisis factorial confirmatorio y el coeficiente alfa de Chronbach para las escalas de los componentes extrínseco e intrínseco del modelo DER. Los análisis respectivos fueron realizados separadamente para las escalas sobre la base de los modelos estadísticos específicos conforme a los supuestos teóricos expuestos en el apartado anterior. Esta información es crucial, dado que la justificación estadística para usar las escalas simples y las medidas, compuestas en la explicación de estados de salud, descansa en la bondad de ajuste del modelo de medición con los datos. Tanto en relación con los componentes extrínseco e intrínseco del modelo, los indicadores de bondad de ajuste son buenos y sobrepasan los umbrales exigidos en cada caso.Todos los pesos de regresión estandarizados son mayores de 0,4 y los índices muestran un satisfactorio ajuste del modelo con los datos5. Asimismo, los valores de alfa de Chronbach son también altos (α = 0,74-0,85), lo que confirma que la fiabilidad es satisfactoria. Estos hallazgos son congruentes con los comunicados en la versión original alemana y otras versiones europeas adaptadas del modelo ERI6. Conclusiones Los resultados de la estructura factorial permiten afirmar que el constructo subyacente en el modelo ERI ha podido ser replicado en su versión castellana. Por ello, y a pesar de las limitaciones inherentes a todos los procesos de validación de herramientas de medida extranjeras a nuestro medio, los presentes resultados pueden considerarse como una importante confirmación de validez y fiabilidad de versión castellana del modelo ERI para su uso en nuestro medio.
    Atencion Primaria - ATEN PRIM. 01/2006; 38(8):465-466.
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Christina Maslach y Susan E. Jackson en 1981 definieron el burnout como “un síndrome de cansancio emocional, despersonalización y baja realización personal, que puede ocurrir entre individuos que trabajan con personas”. Elaboraron un instrumento de medida, el Maslach Burnout Inventory (MBI): cuestionario autoadministrado constituido por 22 ítems referentes a sentimientos personales y actitudes del profesional hacia las personas a las que ofrece su servicio y hacia su trabajo. El objetivo principal de este trabajo es conocer la prevalencia del síndrome de burnout y de sus tres dimensiones (cansancio emocional, despersonalización y falta de realización personal) en personal sanitario militar, médicos y enfermeros, destinados en Unidades, Centros y Organismos de la Comunidad de Madrid. Se ha diseñado un estudio transversal. Los datos se han recogido mediante dos cuestionarios: el MBI en su versión validada en castellano, y un cuestionario general donde se recogen variables sociodemográficas y laborales. Se ha realizado un estudio estadístico descriptivo y analítico.El 76% son hombres, con una edad media de 43,30 años (DS 9,79). Un 59% de los sanitarios militares tiene niveles altos de burnout, y un 23% niveles medios de este síndrome. Aparecen niveles altos de cansancio emocional en un 39% de los profesionales, y de despersonalización y falta de realización personal en un 35%, respectivamente. El perfil del sanitario militar con burnout es un profesional menor de 35 años, enfermero, destinado en Unidades, Centros u Organismos del Ejército de Tierra, Aire o Armada y con menos de 5 años de antigüedad en su destino actual. Aparecen como factores de protección tener un trabajo extrahospitalario, atender entre 10 y 20 enfermos/día y tener menos de 15 años de antigüedad en la profesión.

Full-text

View
716 Downloads
Available from
May 27, 2014