Article

Los deslizamientos de la carretera de cuota Tijuana-Ensenada, Baja California

GEOS 09/2000; 20(4):418-432.

ABSTRACT 418 INTRODUCCIÓN La región del norte de la península de Baja California y sur de California se caracteriza por la presencia de fallas regionales activas orientadas NW-SE (Legg et al., 1991) que, en gran me-dida, son responsables de la inestabilidad de zonas con impor-tante desarrollo urbano. Entre Tijuana y aproximadamente 75 km al sur de Ensenada, la costa occidental de la península mues-tra el desarrollo de acantilados que evidencian un importante levantamiento tectónico (Rockwell et al.,1989). Por medio de perfiles sísmicos de reflexión, en el borde continental de la penísnula se ha documentado que las fallas cercanas a la costa afectan a sedimentos cuaternarios (Legg, 1991; Legg et al., 1991). La deformación general del noroeste de Baja California está gobernada por el Sistema San Andrés-Golfo de California. En su interior se han identificado fallas que pueden generar sismos hasta de magnitud 7 (Frez y González, 1991). Aunque la activi-dad sísmica en el área de estudio es de baja magnitud, es impor-tante, debido a la inestabilidad propia del terreno, como conse-cuencia de las pronunciadas pendientes en algunas zonas y de la poca competencia de algunas unidades litológicas que floran ampliamente en la región. En la zona de Ensenada-Salsipuedes, donde se localiza la carretera de cuota Tijuana-Ensenada, es importante la sismicidad asociada con la Falla San Miguel, localizada hacia el oriente (Legg et al., 1991). La actividad predominante para la región de Salsipuedes es de enjambres (Wong et al., 1987). En esta región, el fallamiento dominante reciente está orientado hacia el NW y es de desplazamiento lateral y normal (Cruz-Castillo y Delgado-Argote, 1999). El fallamiento normal se observa en toda la zona de estudio, afectando la columna estratigráfica

0 Bookmarks
 · 
45 Views

Full-text

View
34 Downloads
Available from
Jun 3, 2014