Article

El paradigma de la ecología integral en la gestión de los recursos naturales

Sapêre 01/2004; 1(1):4-13.

ABSTRACT The ecology of the future –Integrative ecology- is constructed by self over the ashes of the ecosystemic paradigm, by the precepts of the Theory of the complex systems, with the exciting uncertainty of the nature in spirals, the utopia of the sustainable development and by the economic-mathematic game the cost of the option no taken. However, this cocktail, where will it carry us? Could we get environmental sustainability in the future, by means of theoretical predictive models concerning how ecosystems will respond –with different human impacts or natural disturbances-?. How could these models insert human corruption, inefficiency, avarice, greediness, incompetence and ineptitude?. The complexity of the systems, by self-definition, suggest us that we do not waste our time trying to resolve paradox with no practical sense, and does next question: How could we study and understand the ecosystem stability, by the analyses of the evolution and interactions of its components -ecology in web-, when man alter the function and structure of the ecosystems constantly, developing social and environmental conflicts?. However, some conservation biology models derived from the physics and mathematics sciences -theory of catastrophes-, can help us to reduce uncertainty of manage and action plans.

0 Bookmarks
 · 
42 Views
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Hace ya algunos años que se habla de un Estado Social de Derecho, en el cual la tutela legal de los intereses difusos y colectivos de una comunidad pasan a ser prioridad en las políticas ambientales de las administraciones públicas locales y nacionales. Así, se tiene como punto clave para el bienestar social y su armonización con el entorno natural, muchas veces protegido, el concepto de justicia social llevado al plano del ordenamiento ecológico del territorio bajo la premisa de que aparecerán, inminentemente, conflictos sociales y económicos difícilmente conciliables con la conservación del medio ambiental, pero no imposibles. La declaración de un área natural protegida, sea cual fuere su categoría, implica de esta forma, una gestión especial del entorno y una congruencia económica entre los usos del suelo y la protección ambiental [idea actual del concepto paisaje]. Cuando los planes generales de manejo del área protegida son adecuados y reafirman que sólo se permiten los usos tradicionales de los recursos, a la manera ancestral del aprovechamiento por los grupos indígenas, pueden representar una censura a los planes de prosperidad económica de algunos grupos externos de poder, ya que al decretarse la protección legal de la zona, se restringe la explotación intensiva de todo el capital natural. El conflicto emerge cuando la comunidad humana que ocupa el territorio protegido es de escasos recursos económicos y presenta un alto rezago social, ya que la administración pública, entonces, busca su crecimiento económico a costa del ambiente. Y se intensifican los conflictos cuando esa comunidad es denominada indígena, por sus raíces y cultura. Se produce, así, la llamada paradoja de la conservación: muchos ambientes naturales conservados están habitados por indigentes; y la mayoría de los ambientes alterados por actividades humanas están habitados por una población próspera o en vías de prosperidad. En el presente trabajo se hace una reflexión acerca de cómo priorizamos y asignamos valor a los hábitats que conforman un área natural protegida. Y cómo, cuando hablamos de protección de la cultura y métodos tradicionales de uso de los recursos, realmente queremos decir: “tratemos de preservar los grupos locales, endémicos, reducidos y desfavorecidos social y económicamente haciendo justicia socio-ambiental”.
    Derecho Ambiental y Ecología. 01/2008; 5(26):63-73.
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: By means of the paradigm of the research in ecology and biological conservation named integral ecology, we presents a theoretical proposal to obtain both essential goals of the biology of the conservation: i) To protect, of the misuse and of the overexploitation to the natural ecosystems in terms of their function and structure; ii) not to compromise the social goals of development and overcoming of the poverty. The study of integral ecology emerge of the ecosystemic approach on having visualized to the natural way under three meanings: abstraction, landscape, and functional genesis; at the time that it conjugates with the complexity in ecology, integrating by this way, a vision named deep ecology, which last purpose is to achieve the sustainable development of a zone. This approach brings together, likewise, elements of the adaptative and participative management of such way that we assure, on one hand, that the cultural and productive identity of the natural settlers where the area is to preserving, since it can be a Natural Protected Area [NAP] Remain untouchable; but inside productive modern and harmonic schemes with their natural environment. And on the other hand, that the goods that the inhabitants of the NAP obtain of their natural environment be stable and constant throughout the time, in order that the future generations also could enjoy them. One of the products of the plan of managing is the zoning of the territory with ecosocial criteria: I. priority areas of conservation, II. areas of ecological restoration, III. recreational areas, IV. areas of multiple uses, and V. ecological rehabilitation areas. In this work we put as illustrative example on a holistic work realized in the National Park Lake of Camécuaro, Michoacán.
    II COLOQUIO INTERNACIONAL DE MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO; 01/2008
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Resumen El Plan General de Manejo del Parque Nacional Lago de Camécuaro, desarrollado, indudablemente bajo el enfoque del manejo de microcuencas, al integrar la gestión de los medios terrestre, acuático, acuático subterráneo (biofísicos), extractivo y transformativo (sociales) en un escenario visual (paisaje), debe contar con bases ecológicas sólidas para la correcta aplicación de los planes de explotación. El estudio de los chapos ha permitido diferenciar el manejo de los ambientes acuáticos en una zonificación basada en microhábitats. También ha sido útil en proponer un manejo a escala temporal -a lo largo de la espiral hidrológica-. Introducción Desde que el paradigma ecosistémico se ha empleado para el estudio y la gestión de los sistemas naturales, hace aproximadamente 35 años (Bertrand 1972), la aproximación ecofisiológica, tal y como la propuso Pianka (1976), para el desarrollo de la biología de la conservación, ha ido en aumento, alcanzando sus mayores logros en la década de los 80's (DeAngelis y Waterhouse 1987). Sin embargo, y para fortuna de los estudiosos de la conservación biológica, la idea de que la naturaleza tiene varias lecturas, dependiendo simplemente de las escalas de observación, ya sea en el tiempo o en el espacio, se fue incluyendo en los estudios ecosistémicos, desarrollando así una aproximación a escala de cuenca hidrográfica para la gestión de los ecosistemas (Allen y Starr 1982). De esta forma, al entrar la década de los 90's, se tiene que para realizar una gestión integral de recursos naturales, deben contemplarse varias escalas espacio-temporales, los elementos claves para el funcionamiento ecológico y tomar como punto de referencia para el análisis final, la cuenca hidrográfica (Bailey 1996). Así, se conceptualiza a la cuenca hidrográfica como la unidad mínima operativa del paisaje que interactúa con el hombre (Gutiérrez-Yurrita 1997).
    01/2007;

Full-text

View
37 Downloads
Available from
May 28, 2014