Article

Personality disorders in the public sector.

New York State Office of Mental Health, New York.
Hospital & community psychiatry 06/1991; 42(5):481-7. DOI: 10.1176/ps.42.5.481
Source: PubMed

ABSTRACT Using a clinical data base for New York state hospitals, the authors examined the prevalence of DSM-III axis II personality disorders in state hospital patients and explored the patterns of comorbidity between axis I and axis II disorders. They found that 11 percent of the patients received a diagnosis of personality disorder and that these patients were more likely than other patients to have a primary diagnosis of schizoaffective disorder, major affective disorder, dysthymia, and substance use disorder other than alcoholism. Comparison of state hospital data with data from nonstate facilities showed different patterns of coexisting primary diagnoses and personality disorders and a much higher frequency of borderline personality disorder in nonstate patients. Based on the low percentage of state hospital patients diagnosed as having personality disorders, the authors conclude that axis II disorders are underreported in state facilities.

0 Followers
 · 
44 Views
  • Source
    [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Introducción. Los trastornos de personalidad (TP) constituyen un problema clínico y asistencial creciente. En España los estudios de los TP y de la utilización de servicios de salud mental (SM) en población clínica son escasos. Sin embargo, estos datos son necesarios para planificar la asistencia de los TP. Método. Se han estudiado todos los pacientes atendidos durante 1 año en el conjunto de los servicios psiquiátricos (n=2.701) y por separado en los servicios hospitalarios (n=193) y ambulatorios (n=2.649). Se han incluido todos los pacientes diagnosticados de TP mediante entrevista clínica (criterios DSM-IV-TR). Se han investigado variables demográficas, clínicas y uso de servicios de SM. Resultados. La proporción de TP en el conjunto de la población atendida fue del 11% (intervalo de confianza [IC] del 95%: 9,8-12,2) y en los servicios hospitalarios y ambulatorios del 17,6% (IC 95%: 12,9-23,6) y 10,3% (IC 95%: 9,2- 11,5), respectivamente. Los TP más representados fueron el límite (25,7%), el histriónico (24%) y el obsesivo-compulsivo (6,4%), y el 19,6% fueron TP no especificado. Los TP hicieron una utilización importante de los recursos de salud mental (hospitalarios, ambulatorios y urgencias). Los trastornos del estado de ánimo, de ansiedad y por consumo de sustancias fueron los más comórbidos en el eje I. Conclusiones. El estudio de los TP atendidos en los servicios de SM de un distrito sanitario mediante evaluación clínica es un instrumento económico, sencillo
  • [Show abstract] [Hide abstract]
    ABSTRACT: Resumen Existe una alta prevalencia de Trastornos de la Personalidad (TP), tanto en la población general como en las poblaciones psiquiátricas. Podría considerarse que el diagnóstico de los TP es inútil, ya que por su actual y discutida definición, son patrones de conducta que son permanentes e inflexibles, y por lo tanto diagnosticar un TP sólo serviría para considerar a ese paciente un enfermo desahuciado, con el que no valdría la pena más que realizar unos cuidados paliativos. También podría llevarnos a evitar este diagnóstico dejarnos guiar por el gran estrés que genera al clínico no familiarizado con los TP, por las distorsiones y problemas que generan en la relación con el clínico y con otros pacientes o porque exigen un proceso de atención costoso desde el punto de vista económico, de tiempo y de medios diagnósticos. Múltiples investigaciones hacen aconsejable que se valore la presencia de un TP en todos aquellos pacientes que acudan a los servicios de salud mental. Porque aumentan el número de síntomas y la intensidad de la psicopatología del Eje I, provocan mayor incidencia de enfermedades mentales primarias, incrementan el coste económico si no se tratan, generan un mayor sufrimiento personal del paciente y de las personas de su entorno e influyen en la evolución de enfermedades médicas generales.
  • Source